Ocultar
Endulzante Diabetes

Historia en Breve -

  • Las personas que cambiaron a los endulzantes artificiales típicamente tienen más peso y/o son diabéticos. La mayoría no están conscientes de que esto puede ser sin duda el peor cambio en su alimentación que implementar
  • Tanto los endulzantes artificiales y ciertos microbios intestinales han sido previamente vinculados a la obesidad, y los endulzantes artificiales pueden aumentar el riesgo de diabetes al dañar su microflora intestinal
  • Los endulzantes artificiales alteran ciertas vías metabólicas asociadas con la enfermedad, y pueden causar muy rápidamente disbiosis intestinal e intolerancia a la glucosa en personas sanas
  • Investigaciones anteriores han demostrado que las personas que toman soda de dieta experimentaron un incremento del 70 por ciento en la circunferencia de la cintura durante una década en comparación con los que no tomaron soda de dieta
  • Las personas que tomaron dos o más sodas de dieta al día experimentaron una mayor circunferencia de la cintura que fue 500 por ciento mayor que las personas que no tomaron, en el transcurso de una década
 

Este Endulzante Alternativo Podrían Alterar su Microbioma Intestinal y Aumentar el Riesgo de Diabetes

Octubre 1, 2014 | 29,260 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Tanto los endulzantes artificiales como ciertos microbios intestinales han sido previamente vinculados a la obesidad y de acuerdo con las últimas investigaciones, los endulzantes artificiales pueden aumentar el riesgo de diabetes al dañar su microflora intestinal. Según los autores del estudio ampliamente publicitado:1

"Hemos demostrado que el consumo de formulaciones de endulzantes artificiales sin calorías de uso común impulsa el desarrollo de intolerancia a la glucosa al provocar alteraciones composicionales y funcionales del microbiota intestinal."

Los investigadores encontraron que los endulzantes artificiales alteran ciertas vías metabólicas asociadas con la enfermedad metabólica, y pueden inducir a la disbiosis intestinal e intolerancia a la glucosa en personas sanas.

La intolerancia a la glucosa es una condición en la cual el cuerpo pierde su capacidad para soportar grandes cantidades de azúcar, y es un precursor conocido de la diabetes tipo 2. También juega un papel en la obesidad, ya que el exceso de azúcar en la sangre termina siendo almacenado en las células de grasa.

El hecho de que los endulzantes artificiales pueden exacerbar los trastornos metabólicos como la diabetes, es una mala noticia para los diabéticos que obedientemente siguen las recomendaciones de cambiar a los alimentos y bebidas de dieta con el fin de controlar su diabetes.

Los investigadores han sabido desde hace mucho tiempo que los endulzantes artificiales NO son el mejor amigo ni para las personas con o sin diabetes. El problema es que no ha llamado tanto la atención necesaria de los medios, hasta ahora.2, 3

"En conjunto, nuestros resultados vinculan al consumo de endulzantes artificiales sin calorías (NAS), la disbiosis y anormalidades metabólicas, solicitando una reevaluación del uso masivo de NAS," señalan los investigadores.

Los Endulzantes Artificiales Pueden Causar Intolerancia a la Glucosa al Alterar su Microbioma

Los investigadores recientemente empezaron a probar los endulzantes artificiales sacarina, aspartame y sucralosa en ratones y se "sorprendieron" al descubrir que los ratones desarrollaron intolerancia a la glucosa.

Como se ha señalado por el microbiólogo de la Universidad de Nueva York, Martin Blaser,4 nadie había considerado previamente que los endulzantes artificiales podrían exacerbar la enfermedad metabólica a través del microbioma.

De los tres endulzantes sin calorías probados, la sacarina tuvo el efecto más pronunciado en los niveles de glucosa. Esto hizo que se realizara una prueba en humanos, en el que se evaluaron los datos de las 400 personas inscritas en un estudio nutricional.

Se encontró que las personas que consumieron grandes cantidades de endulzantes artificiales tuvieron niveles más altos de HbA1--una medida de azúcar en la sangre-- en comparación con las personas que no tomaron o que tomaron endulzantes artificiales ocasionalmente.

Siete voluntarios que no utilizaron endulzantes artificiales fueron reclutados y se les solicito consumir el equivalente de 10 a 12 paquetes individuales de endulzantes artificiales todos los días durante una semana.

Según los investigadores, cuatro de las siete personas desarrollaron "perturbaciones significativas en sus niveles de glucosa en la sangre". ¡Algunos se convirtieron en pre-diabéticos en pocos días!

La razón de este cambio dramático se remonta a las alteraciones en la flora intestinal. Algunas bacterias fueron exterminadas, mientras que otras comenzaron a proliferarse. Como se señaló en el artículo destacado de NPR:5

"Podría ser que para algunas personas que respondieron negativamente a los endulzantes artificiales, las bacterias que proliferaron ayudaron a mantener la glucosa bajo control."

Esto refleja la investigación anterior,6 que encontró que las poblaciones bacterianas en el intestino de los diabéticos son diferentes a la de las personas sin diabetes.

Otro estudio en el 2008 demostró que la sucralosa puede alterar el microbioma en ratas al reducir la población de bacterias intestinales benéficas y la investigación publicada en Clinical and Experimental Rheumatology7 en 2012, reveló un vínculo potencial entre el aspartame y el síndrome del intestino irritable (IBS). La flora intestinal desequilibrada también se ha relacionado con la obesidad.

Resultados Convincentes Sugieren que Deberíamos Reconsiderar el Uso Generalizado de Endulzantes Artificiales

En agudo contraste con muchos otros estudios, de hecho este fue capaz de mostrar claramente la causalidad, es decir, que hay una relación causa-efecto directa entre el consumo de endulzantes artificiales y el desarrollo de los niveles elevados de azúcar en sangre. Como lo reportó The Scientist:8

"Cuatro semanas de tratamiento con antibióticos que agotan las bacterias intestinales revirtieron la intolerancia a la glucosa en los ratones que siguieron recibiendo la sacarina. Esto hizo que el equipo examinara si el microbioma de los ratones alteraba de alguna manera el metabolismo de la glucosa.

El trasplante de las heces de ratones no tratados con antibióticos que consumieron agua contaminada con sacarina o glucosa a ratones libres de gérmenes, causó en seis días elevaciones en el azúcar en la sangre en animales que nunca habían estado expuestos a endulzantes.

‘Este es un experimento elegante y exitoso que muestra la causalidad en los ratones,’ dijo [la patóloga Cathryn] Nagler.

Con el uso de la secuenciación metagenómica insertada en las muestras fecales, los investigadores demostraron que los ratones que recibieron la sacarina o los que recibieron un trasplante fecal de los ratones alimentados con sacarina tuvieron una composición microbioma diferente en comparación con los ratones que recibieron azúcar o endulzantes."

Cathryn Nagler, que escribió un comentario extra9 en la revista Nature, dijo que los resultados fueron "muy convincentes," señalando que "el estudio sugiere... que deberíamos dar un paso atrás y reevaluar nuestro uso extenso de endulzantes artificiales."

El Aspartame Aumenta los Niveles de Insulina al Igual que el Azúcar

Otros estudios también han vinculado los endulzantes artificiales a alteraciones metabólicas que promueven la diabetes tipo 2, lo opuesto a la creencia convencional y recomendaciones de salud.

Por ejemplo, un estudio en el 201210 encontró que la exposición crónica al aspartame, comenzando en el útero, produjo cambios en los parámetros de glucosa en la sangre en ratones. No sólo se encontró que el aspartame disminuye la sensibilidad a la insulina en comparación con los controles, sino que también causó estragos en la función cerebral...

Otro estudio publicado en el 2007 en la revista Diabetes Care11 encontró resultados similares. Aquí, los investigadores estudiaron el efecto de diferentes composiciones de macronutrientes sobre la glucosa en plasma y niveles de insulina durante una serie intensa de ejercicio en hombres con diabetes tipo 2.

Ellos supusieron que el uso de fructosa o aspartame tendría un menor impacto en la liberación de insulina y en la respuesta de la glucosa que un alimento endulzado con sacarosa. Todos ustedes que han estado leyendo mis artículos citando a expertos sobre el azúcar y la fructosa como el Dr. Richard Johnson y el Dr. Robert Lustig reconocerán inmediatamente esto como una hipótesis fatalmente defectuosa. Y de hecho, eso es lo que descubrieron. Según los autores:

"Contrariamente a todas las expectativas, el desayuno de aspartame provocó un aumento similar en los niveles de glucosa e insulina en la línea base que el alimento con sacarosa, incluso si el alimento con aspartame tuviera el mismo sabor, y fue 22 por ciento más bajo en calorías y 10 por ciento menor en carbohidratos, con un índice glucémico inferior. Considerando la falta de pruebas en el uso de aspartame en pacientes con diabetes tipo 2, consideramos que estas observaciones clínicas, en un marco de ejercicio, plantean preocupaciones importantes con respecto a la seguridad del aspartame como se sugiere por las normas internacionales.”

La Obesidad Sigue en Aumento

De acuerdo con un reciente estudio de JAMA,12, 13 la tasa de obesidad entre los adultos en Estados Unidos ha aumentado de forma continua durante la última década. Entre 1999 y 2012, la circunferencia de la cintura promedio medida por edad aumentó de 95.5 centímetros (37 19/32 pulgadas) a 98.5 centímetros (38 25/32 pulgadas). La grasa abdominal también aumentó de 46.4 por ciento entre 1999-2000 al 54.2 por ciento entre el 2011-2012. El Reino Unido se está enfrentando una crisis de salud similar. De acuerdo con un artículo publicado el 17 de septiembre en Mail Online:14

"La obesidad es un ‘accidente automovilístico en cámara lenta’ que amenaza con destruir al NHS, según su presidente ejecutivo. Simon Stevens dijo que ahora el problema es más mortal que el tabaquismo y provocando que millones de personas sufran enfermedades y discapacidades de por vida. También reveló que - absurdamente - el NHS gasta mucho más en cirugías drásticas para la pérdida de peso en lugar de evitar el problema en primer lugar. Una cuarta parte de los adultos y una quinta parte de los niños ahora son considerados obesos y las tasas casi se han duplicado en los últimos 20 años...

El próximo mes, el señor Stevens publicará una serie de planes para detener el problema que ocasionará que el NHS y empresas privadas se apresuren a crear más cosas para la pérdida de peso. Tanto a los médicos como a las enfermeras se les invitara a ser modelos saludables para los pacientes, y los hospitales dijeron que prohibirán la comida chatarra en las cafeterías.

 También se les invita a los organismos del NHS y empresas privadas a ayudar al personal a bajar de peso al involucrase en clases de adelgazamiento, clubes de caminatas o simplemente colocar una portabicicletas en el trabajo. El Sr. Stevens, quien asumió sus funciones el pasado abril, dijo: ‘La obesidad es la nueva enfermedad tipo tabaquismo y representa un accidente automovilístico en cámara lenta en términos de enfermedades evitables y de los crecientes costos de atención de la salud..." [El énfasis es mío]

Los Endulzantes Artificiales Pueden Severamente Obstaculizar sus Esfuerzos para el Control de Peso

Las personas que cambian a los endulzantes artificiales típicamente tienen más peso y/o son diabéticos, o propensos a estas condiciones. Desafortunadamente, esto puede ser el peor cambio alimentario que podría implementar si tiene sobrepeso o es diabético. La investigación ha demostrado en repetidas ocasiones que las bebidas sin o bajas en calorías endulzadas artificialmente y otros alimentos de "dieta" tienden a estimular el apetito, aumentar los antojos de carbohidratos, estimular el almacenamiento de grasa y aumento de peso, y promover la resistencia a la insulina y la diabetes.

Hay un número de diferentes razones para esto. En primer lugar, los endulzantes artificiales básicamente engañan a su cuerpo haciéndolo pensar que recibirá azúcar (calorías), pero cuando el azúcar no llega, le indica a su cuerpo que necesita más, causando así antojos de carbohidratos. Esta conexión entre el sabor dulce y el aumento del hambre se puede encontrar en la literatura médica que se remonta por lo menos a dos décadas (vea la lista de estudios seleccionados en la parte de abajo). Pero los endulzantes artificiales también producen una variedad de disfunciones metabólicas que promueven el aumento de peso--y ahora podemos agregar la disbiosis intestinal y microbioma alterada a esa lista.

En el 2011, el Centro de Ciencias Médicas de la Universidad de Texas en San Antonio difundió los resultados de dos estudios importantes, diciendo:15

"En la batalla constante para perder pulgadas o al menos mantener el mismo peso, tomamos soda de dieta. Dos estudios presentados [ 25 de junio, 2011] en las sesiones científicas de la Asociación Americana de Diabetes sugieren que esto podría ser un comportamiento autodestructivo. Los epidemiólogos de la Escuela de Medicina de la Universidad del Centro de Ciencias Médicas de la Universidad de Texas en San Antonio reportaron datos que muestran que el consumo de sodas de dieta se asocia con una mayor circunferencia de la cintura en los seres humanos, y un segundo estudio encontró que el aspartame eleva la glucosa en ayunas (azúcar en la sangre) en ratones propenso a la diabetes...

Las personas que tomaron soda de dieta, en grupo, experimentaron un aumento mayor del 70 por ciento en la circunferencia de la cintura en comparación con los que no las tomaron [Nota del editor: el estudio fue de 10 años de duración]. Los usuarios frecuentes, que dijeron haber tomado de dos o más refrescos de dieta al día, experimentaron mayor circunferencia de la cintura que fue 500 por ciento mayor que las personas que no tomaron.

‘Los datos de este y otros estudios prospectivos sugieren que la promoción de las sodas de dieta y endulzantes artificiales como alternativas saludables pueden ser un mal consejo,’ dijo Helen P. Hazuda, Ph.D., profesora y jefe de la División de Epidemiología Clínica en la Facultad de Medicina. "Pueden estar libre de calorías, pero no de las consecuencias." [El énfasis es mío]

Varios Estudios que Rechazan las Reclamaciones de "Dieta"

He aquí una muestra de algunos de los estudios publicados a través de los años, rechazando claramente las afirmaciones de la industria de las sodas de dieta que ayudan para el control de peso. La revisión hecha en el 2010 en el Yale Journal of Biology and Medicine16 es de particular importancia aquí, ya que ofrece un gran resumen histórico de los endulzantes artificiales en general, y la evidencia epidemiológica y experimental que muestra que los endulzantes artificiales tienden a promover el aumento de peso. También ilustra que a medida que aumenta el uso de endulzantes artificiales, las tasas de obesidad también aumentan—a pesar de todos estos productos de “dieta.”

Fuente: Yale Journal of Biology and Medicine June 8 2010: v83(2)

Preventive Medicine, 198617 Este estudio examinó a casi 78,700 mujeres de 50-69 años de edad durante un año. El uso de endulzantes artificiales aumentó con el peso relativo, y los usuarios fueron significativamente más propensos a aumentar de peso, en comparación con aquellos que no utilizaron endulzantes artificiales-independientemente de su peso inicial. Según los investigadores, los resultados "no son explicables por las diferencias en los patrones de consumo de alimentos. Los datos no apoyan la hipótesis de que el uso de endulzantes artificiales a largo plazo, ayude ya sea a bajar de peso o evite el aumento de peso."
Physiology and Behavior, 198818 En este estudio, se determinó que los endulzantes intensos (sin o bajos en calorías) pueden producir cambios significativos en el apetito. De los tres endulzantes probados, el aspartame produjo los efectos más pronunciados.
Physiology and Behavior, 199019 Aquí, encontraron que el aspartame tuvo un efecto dependiente del tiempo sobre el apetito, “produciendo una disminución transitoria seguida por un aumento sostenido en las calificaciones de hambre."
Journal of the American Dietetic Association, 199120 En un estudio sobre los endulzantes artificiales realizado por estudiantes universitarios, tampoco encontró evidencia de que el uso endulzantes artificiales estuviera relacionado con una disminución de su consumo total de azúcar.
International Journal of Obesity and Metabolic Disorders, 200421 Este estudio de la Universidad de Purdue, encontró que las ratas alimentadas con líquidos endulzados artificialmente comieron más alimentos de alto contenido calórico que las ratas alimentadas con líquidos endulzados con alto contenido calórico. Los investigadores creen que la experiencia de beber líquidos endulzados artificialmente interrumpió la capacidad natural de los animales para compensar las calorías de la comida.
San Antonio Heart Study, 200522 Los datos recolectados de San Antonio Heart Study de 25 años de duración, también mostraron que las bebidas de dieta aumentaron la probabilidad de aumento de peso - mucho más que la soda regular.23 En promedio, por cada bebida de dieta que los participantes bebieron por día, fueron 65 por ciento más propensos a tener sobrepeso durante los próximos siete u ocho años, y el 41 por ciento de ellos fueron más propensos a ser obesos.
Journal of Biology and Medicine, 201024 Este estudio profundiza en la neurobiología de los antojos de azúcar y resume la evidencia epidemiológica y experimental sobre el efecto de los endulzantes artificiales en el peso.

Según los autores: "los hallazgos sugieren que las calorías contenidas en los endulzantes naturales pueden desencadenar una respuesta para mantener el consumo general de energía constante... La evidencia creciente sugiere que los endulzantes artificiales no activan las vías de recompensa de alimentos de la misma manera que los endulzantes naturales, particularmente los endulzantes artificiales, porque son dulces, estimulan los antojos de azúcar y la dependencia del azúcar."
Yale Journal of Biology and Medicine, 201025 Esta revisión ofrece un resumen de la evidencia epidemiológica y experimental sobre los efectos de los endulzantes artificiales en el peso, y explica esos efectos a la luz de la neurobiología de la recompensa de comida. También muestra la correlación entre el aumento del uso de endulzantes artificiales en los alimentos y bebidas, y el correspondiente aumento en la obesidad.
Appetite, 201226 Aquí, los investigadores mostraron que la sacarina y el aspartame causan mayor aumento de peso que el azúcar, incluso cuando el consumo calórico total permanece similar.
Trends in Endocrinology & Metabolism, 201327 Este informe destaca el hecho de que las personas que beben soda de dieta sufren exactamente los mismos problemas de salud que los que optan por la soda regular, tales como aumento excesivo de peso, diabetes tipo 2, enfermedad cardiovascular y accidente cerebrovascular.28, 29 Los investigadores especulan que el consumo frecuente de endulzantes artificiales puede inducir alteraciones metabólicas.
Nature, 201430 Este estudio fue capaz de demostrar claramente la causalidad, que revela que hay una relación causa-efecto directa entre el consumo de endulzantes artificiales y el desarrollo de los niveles elevados de azúcar en sangre.

Se encontró que las personas que consumen altas cantidades de endulzantes artificiales tenían niveles más altos de HbA1C--una medida a largo plazo del azúcar en la sangre en comparación con los no usuarios o usuarios ocasionales de endulzantes artificiales.

Siete voluntarios que no utilizaron endulzantes artificiales fueron reclutados, y se les pidió consumir el equivalente de 10 a 12 paquetes individuales de endulzantes artificiales todos los días durante una semana.

Según los investigadores, cuatro de las siete personas desarrollaron "perturbaciones significativas en sus niveles de glucosa en la sangre." Algunos se convirtieron en pre-diabéticos en tan solo pocos días.

La razón de este cambio dramático se remonta a las alteraciones en la flora intestinal. Algunas bacterias fueron exterminadas, mientras que otras comenzaron a proliferarse.

¿Existirán Alternativas Seguras y Saludables al Azúcar?

Una de las mejores estrategias para dejar el hábito del azúcar es implementar el ayuno intermitente y asegurarse consumir la mayor cantidad de grasas saludables. Una vez que su cuerpo tiene el combustible adecuado, los antojos por lo dulce disminuirán radicalmente. Si usted necesita un endulzante podría utilizar stevia o Lo Han, ambos son endulzantes naturales seguros. Para una mejor comprensión de los mejores y peores endulzantes, por favor échele un vistazo a mi artículo anterior, Los 4 mejores y los 3 Peores Endulzantes en su Cocina. Sólo recuerde, si usted lucha con la presión arterial alta, colesterol alto, diabetes o exceso de peso, entonces tiene problemas de sensibilidad a la insulina y se beneficiaría al evitar todos los endulzantes.

Si tiene problemas para dejar de tomar soda, intente Turbo Tapping. Turbo Tapping es un uso inteligente de la Técnica de Liberación Emocional (EFT), diseñada específicamente para resolver muchos aspectos de una adicción en un período de tiempo concentrado. Por último, pero no menos importante, si usted experimenta efectos secundarios por aspartame o cualquier otro endulzante artificial, por favor repórtelo sin demora a la FDA (si usted vive en los Estados Unidos). Es fácil hacer un reporte - sólo tiene que ir a la página de Coordinador de Quejas del Consumidor de la FDA, busque el número telefónico de su estado, y haga una llamada para reportar su reacción.

Prepare alimentos nutritivos y deliciosos y reúna a su familia a la hora de comer. No hay nada mejor que compartir una deliciosa comida en familia. Aquí le doy algunas ideas, descargue gratis mi libro electrónico Recetas Saludables:

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.