Las Sorprendentes Maneras En Como la Comida Rápida y Su Empaque Perjudican su Salud

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Noviembre 05, 2014 | 56,987 vistas

Historia en Breve

  • La reciente investigación revela que las personas que usaron desinfectante para las manos, sostuvieron un recibo de la caja registradora, y luego comieron papas fritas, absorbieron cantidades significativamente elevadas de bisfenol A (BPA) por el recibo de la caja registradora
  • La absorción de BPA se produjo en personas que sostuvieron el recibo por tan sólo dos segundos. Connecticut es el único estado que ha prohibido el BPA en recibos de pago en efectivo
  • Muchos restaurantes están utilizando cajas y envolturas importadas, que pueden contener los peligrosos percloratos y perfluorocarboxylates (PFC) que los fabricantes estadounidenses han dejado de utilizar
  • La investigación reciente muestra que beber regularmente soda envejece sus células inmunes en un grado similar al del hábito diario de fumar

Por el Dr. Mercola

Una serie de productos químicos comunes son disruptores endocrinos potentes, lo que significa que alteran su función hormonal. Los productos químicos disruptores endocrinos (EDC) son similares en estructura a las hormonas sexuales naturales, tales como el estrógeno.

Estos productos químicos pueden potencialmente interferir con la fisiología normal, incluso en muy pequeñas cantidades. Las glándulas endocrinas regulan los procesos fisiológicos vitales como el metabolismo, la reproducción, el crecimiento y el desarrollo.

El trabajo de una hormona es ayudar a regular la función celular, enviándole señales que le instruye realizar ciertas tareas, pero los EDC interfieren con la adecuada señalización hormonal.

Los productos químicos disruptores endocrinos, como el bisfenol A (BPA), pueden imitar las hormonas naturales, engañando a su cuerpo ya sea aumentando o disminuyendo la producción de hormonas o bloquear las señales hormonales al unirse con los receptores celulares. Por lo tanto, los compuestos que interfieren con estos procesos vitales pueden producir efectos intensos.

El Bisfenol-A (BPA) es un disruptor endocrino conocido, y de acuerdo con investigaciones recientes, una cadena de acontecimientos que ocurren probablemente millones de veces cada día en muchos lugares, en realidad maximizan el daño causado por estos productos químicos. Como lo reportó Time Magazine:1

"De acuerdo con un nuevo estudio2... las personas que usaron desinfectante para las manos, tocaron un recibo de caja registradora y luego comieron papas fritas fueron rápidamente expuestos a altos niveles de bisfenol A (BPA), un producto químico ampliamente utilizado para cubrir el papel de la caja registradora." [Énfasis mío]

El Triclosán, los Recibos y los Dedos Grasosos Aumenta su Exposición a Productos Químicos

Todas estas cosas: el triclosán (el ingrediente activo en muchos desinfectantes para las manos), los bisfenoles (BPA y BPS), y los aceites vegetales son perjudiciales para su salud de manera aislada.

La investigación destacada ahora muestra que cuando se combinan, se crea una situación en la que su cuerpo absorbe la mayor cantidad de toxinas posibles... En primer lugar, la absorción de BPA a través de su piel promueve mayores niveles de BPA biológicamente activo en su cuerpo, en comparación con su consumo a través de alimentos contaminados.

"Cuando los científicos añadieron otros dos factores - lavarse las manos con desinfectante para manos y el consumo de comida grasosa - la evidencia apunta a una dosis elevada de BPA," señala la revista Time.

"Los productos químicos utilizados para hacer los desinfectantes de manos, jabones, lociones, y protectores solares degradan la capacidad de la piel para actuar como una barrera, en cambio actúan como potenciadores en la penetración de la piel," dice [el autor del estudio] vom Saal.

Así, el BPA entra en el cuerpo de manera más eficiente de lo que entraría de otra manera. La grasa de alimentos y otros aceites pueden actuar de manera similar, porque el BPA en sí es soluble en grasa..."

Sorprendentemente, la absorción de BPA se produjo en la gente que sostiene un recibo de caja registradora por tan sólo DOS SEGUNDOS. Según el autor del estudio, las cantidades de absorción de BPA encontradas en su investigación "están en una zona donde pueden generar efectos asociados con la obesidad, la diabetes y efectos neurológicos."

Investigaciones anteriores también sugieren que la precaución se justifica al manipular los recibos, incluso si sólo los sostiene mientras los guarda en su billetera. Un estudio realizado en el 2010 en Analytical and Bioanalytical Chemistry3 encontró que de los 13 papeles de impresión térmica analizados, 11 contenían BPA.

En ese estudio, en donde el papel se sostuvo durante cinco segundos fue el tiempo suficiente para transferir BPA a la piel de una persona, y la cantidad de BPA transferido aumentó en casi 10 veces si sus dedos estaban húmedos o grasosos (como si recientemente hubiera aplicado crema o comido comida grasosa).

Hasta el momento, se han aprobado leyes en una docena de estados en Estados Unidos que prohíben el BPA en una variedad de productos, principalmente los productos destinados a los niños, como los biberones y tazas para bebés. Connecticut es el único estado que ha prohibido el BPA en recibos de pago en efectivo.

Otros Productos Químicos Peligrosos en el Empaquetado de Comida Rápida

Otro riesgo asociado con la comida rápida se relaciona al empaquetado utilizado. Mientras que los fabricantes estadounidenses han dejado de utilizar el perclorato y los perfluorocarboxylates (PFC) en las envolturas antiadherentes de los alimentos y cajas de comida para llevar, muchos restaurantes están utilizando cajas y envolturas importadas.

Estos todavía pueden contener estas sustancias químicas peligrosas. La investigación ha demostrado que los PFC pueden causar:4, 5

  • Infertilidad – los PFOA y PFOS se ha demostrado aumentar drásticamente las probabilidades de infertilidad. En un estudio realizado en el 2009, los PFOS aumentaron el riesgo de infertilidad en cualquier de 70 hasta 134 por ciento, mientras que el PFOA se relacionó con un aumento de 60 a 154 por ciento en el riesgo de infertilidad.
  • Enfermedad de la tiroides - Otro estudio publicado en la revista Environmental Health Perspectives encontró que el PFOA puede dañar su función tiroidea. Los individuos con las concentraciones más altas de PFOA tenían más del doble de probabilidades de reportar la enfermedad tiroidea actual, en comparación con aquellos con las concentraciones más bajas de PFOA.
  • Cáncer - PFOA se ha asociado con tumores en al menos cuatro órganos diferentes en las pruebas con animales (hígado, páncreas, testículos y glándulas mamarias en ratas), y se ha asociado con aumentos en el cáncer de próstata en trabajadores de fábrica que manejan PFOA. La EPA ha decretado los PFCs como "probables carcinógenos," y ha manifestado que el PFOA "presenta riesgos de desarrollo y de reproducción en los seres humanos."
  • Problemas del sistema inmunológico - Varios estudios realizados por científicos en Suecia indican que los PFCs a tienen un efecto adverso sobre el sistema inmunológico. Como se describe en el informe de EWG sobre los PFCs, se encontró que PFOA disminuyó todas las subpoblaciones de células inmunes estudiadas, en el timo y el bazo, y causó inmunosupresión.
  • Niveles elevados de colesterol LDL - Un estudio Archives of Pediatric & Adolescent Medicine encontró que los niños y adolescentes con los niveles más altos de PFOA tenían niveles más altos de colesterol total y LDL o colesterol "malo," mientras que los PFOS se asociaron con aumento del colesterol total, incluyendo tanto el colesterol LDL como el colesterol "bueno" HDL.

Para obtener más información sobre los estudios que relacionan a los PFCs con diversos problemas de salud, por favor revise el extenso reporte6 de los Grupos de Trabajo Ambiental sobre este tema.

En respuesta a la preocupación de que los PFCs todavía están llegando a los consumidores a través de los paquetes o cajas importadas utilizados en la comida rápida, una petición creada por el consumidor y los grupos de salud fue presentada7 recientemente con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), que le solicita a la agencia aprobar una ley que "cierre esta laguna política y prohibir los productos químicos en la producción de alimentos."

Los Investigadores Afirman Que el Consumo de Soda lo Hace Envejecer al Igual que el Cigarro

En noticias relacionadas, una investigación publicada en American Journal of Public Health8 afirma que beber regularmente soda envejece sus células inmunes en un grado similar al hábito de fumar diariamente. Para llegar a esta conclusión, los investigadores estudiaron el efecto del azúcar en la soda sobre los telómeros humanos.

Cada célula de su cuerpo contiene un núcleo, y en el interior del núcleo están los cromosomas que contienen los genes. El cromosoma se compone de dos "brazos," y cada brazo contiene una sola molécula de ADN. Una típica molécula de ADN es de unos 100 millones de bases de largo. Esta enroscado como un slinky, que se extiende desde un extremo del cromosoma a otro.

En la punta de cada brazo del cromosoma es donde se encuentra el telómero. Sus telómeros se acortan con el tiempo porque no pueden replicar completamente cada vez que la célula se divide. Por lo tanto, a medida que envejece, sus telómeros se hacen más cortos. Como lo señaló la Time Magazine:9

"Los telómeros más cortos se han relacionado con detrimentos de salud como una esperanza de vida más corta y más estrés, enfermedades cardiovasculares, diabetes y cáncer... [El autor del estudio Elissa Epel, PhD] y su equipo analizaron los datos de 5,309 adultos en la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición (NHANES) de hace unos 14 años.

Ellos encontraron que las personas que bebían más sodas azucaradas tendían a tener telómeros más cortos. Beber una porción diaria de 8 onzas de soda representó 1.9 años de envejecimiento adicional, y beber una porción diaria de 20 onzas se relacionó a 4.6 más años de envejecimiento.

Este último, los autores señalaron que es exactamente la misma relación encontrada entre la longitud de los telómeros y el tabaco... 'La dosis de azúcar extremadamente alta que ponemos en nuestro cuerpo en cuestión de segundos por el consumo de bebidas azucaradas es particularmente tóxico para el metabolismo,' dice ella."

La Verdad No Tan Dulce Sobre los Endulzantes Artificiales

Otro peligro tóxico inherente con los alimentos procesados ​son los endulzantes artificiales,10 de los que he hablado en muchos de mis artículos anteriores. Más recientemente, un estudio publicado en la revista Nature11 concluyó que los endulzantes artificiales inducen intolerancia a la glucosa alterando el equilibrio microbiano en el intestino. Esto a su vez aumenta el riesgo de diabetes. Otros estudios han encontrado resultados similares, lo que hace dudar sobre la inteligente recomendación de los endulzantes artificiales para los diabéticos.

Un estudio publicado en PLoS One12 en el 2012 encontró que la exposición crónica de por vida al aspartame, que comienza en el útero, produce cambios en los parámetros de glucosa en la sangre de los ratones. Los investigadores utilizaron una dosis de aspartame que se aproxima a la ingesta diaria admisible (IDA) de aspartame en los Estados Unidos (aprox. 50 mg/kg de peso corporal). No sólo se encontró que el aspartame disminuye la sensibilidad a la insulina en comparación con los controles, también causó estragos en la función cerebral.

Como lo he mencionado en innumerables ocasiones, optimizar su sensibilidad a la insulina es la clave para una salud óptima, ya que la resistencia a la insulina es una característica de casi todas las enfermedades crónicas que pueda imaginar, pero sobre todo la diabetes tipo 2. Ahora bien, contrariamente a la creencia popular, el aspartame es una sustancia que en realidad disminuye o empeora su sensibilidad a la insulina, que es todo lo contrario de lo que quiere--sobre todo si ya es pre-diabético o diabético.

Los ratones machos alimentados con aspartame también experimentaron significativamente mayor aumento de peso en comparación con el grupo de control, mientras que el aumento de peso en las hembra no se vio afectada por la alimentación a base de aspartame en comparación con los controles. Sin embargo, los depósitos de grasa visceral--esos depósitos de grasa peligrosos alrededor de los órganos internos, que están asociados con un mayor riesgo de enfermedades cardiacas en los seres humanos—aumentaron en los ratones de ambos sexos alimentados con aspartame. Los ratones de ambos sexos alimentados con aspartame también tuvieron niveles elevados de glucosa en la sangre en ayunas en comparación con los que no consumieron aspartame. Otro estudio publicado en el 2007 en la revista Diabetes Care13 reportó resultados similares.

El hecho de que el aspartame puede alterar su equilibrio microbiano también se ha demostrado en estudios previos. Uno de esos estudios, publicado en la revista Clinical and Experimental Rheumatology14 reveló un posible vínculo entre el aspartame y el síndrome del intestino irritable (SII). La sucralosa (Splenda), que se relaciona con muchos de los mismos efectos adversos que el aspartame, también se ha encontrado que afecta su flora intestinal. De hecho, la investigación publicada en la Revista Toxicology and Environmental Health15 en el 2008 encontró que la Splenda reduce la cantidad de bacterias buenas en el intestino en un 50 por ciento.

Las Grasas Trans de la Comida Rápida Están Siendo Reemplazadas con Variedades Más peligrosas

Por último, pero no menos importante, quiero abordar el tema de la grasa en la comida rápida, que maximiza la absorción de BPA a través de las manos y los dedos, especialmente si también utiliza desinfectantes para las manos... Como probablemente ya sepa, el pasado noviembre la FDA anunció16 que estaba considerando la eliminación de los aceites parcialmente hidrogenados--la principal fuente de grasas trans—de la lista de ingredientes "generalmente reconocidos como seguros" (GRAS). Este es un gran paso en la dirección correcta, pero por desgracia parece que la industria alimentaria ha sustituido simplemente una grasa peligrosa con una que es mucho más dañina...

Según lo explicó la periodista de investigación Nina Teicholz, autora de The Big Fat Surprise: Why Butter, Meat, and Cheese Belong in a Healthy Diet, mientras que las grasas trans están siendo reconocidas como dañinas y están en proceso de ser eliminadas, aún estamos enfrentándonos a un gran problema porque los restaurantes están regresando al uso regular de aceites vegetales  (tales como aceite de cacahuete, de maíz, y de soya) para freír, y estos aceites se convierten en productos de oxidación tóxicos cuando se calienta. En Noruega, un grupo de investigación está tratando de evaluar los efectos sobre la salud de los trabajadores de restaurantes, pero, como lo menciona Nina:

"[Estos compuestos volátiles] son muy difíciles de estudiar porque son muy inestables. Son difíciles de aislar. Una cosa que hicieron fue simplemente demostrar que existen estos productos. Hay toda una categoría llamada aldehídos, que son particularmente preocupantes. Un grupo que realiza una investigación en animales ha encontrado que en niveles muy bajos de exposición, estos aldehídos causaron una severa inflamación en los animales, lo que se relaciona con las enfermedades cardiacas. Ellas oxidan el colesterol LDL, que se cree que es el colesterol LDL que se convierte en dañino. Hay un vínculo a la enfermedad cardíaca. También hay evidencia que vincula estos aldehídos, en particular, a la enfermedad de Alzheimer. Parece que tienen un efecto muy grave en el cuerpo."

Un investigador ha encontrado que los aldehídos cíclicos causan shock tóxico en animales a través del daño gástrico. Ahora sabemos mucho sobre la función que desempeña su intestino en su salud, y la idea de que los aldehídos de los aceites vegetales calentados pueden dañar su sistema gástrico es consistente con el actual aumento de problemas inmunológicos y enfermedades gastrointestinales relacionadas.

"Cuando la FDA eliminó las grasas trans... los restaurantes comenzaron a utilizar estos aceites líquidos regulares... eran la opción posiblemente más barata de utilizar... La FDA en realidad no consideró ninguna de esta literatura acerca de estos productos de oxidación. Cuando se implementa una ley, se supone que deben observar los riesgos. ¿Qué pasaría si se implementa un nuevo reglamento? en este caso, n lo hizo la FDA," dice Nina.

Consejos para Ayudarle a Evitar los Productos Químicos Tóxicos

Vivimos en un mundo tóxico, y claramente no podemos aclarar todos los riesgos químicos; sin embargo se puede limitar o reducir al mínimo su exposición. Como se demostró en el estudio destacado, la seguridad no se puede determinar al estudiar un producto químico en forma aislada, ya que la combinación de productos químicos puede aumentar dramáticamente su absorción y efectos biológicos...

En el caso del BPA, usted tiene la combinación de un desinfectante para las manos que le adelgaza la piel y permite una mayor permeabilidad; seguido por sostener un recibo de caja registradora que contiene BPA y comida grasosa. Este combo de triclosán, BPA y grasa, causa una absorción máxima de BPA, que se sabe que causa daño en pequeñas cantidades... También hay un sinnúmero de otros productos químicos que debemos tener cuidado. Para reducir al mínimo su exposición a algunas de las toxinas más bien investigadas, considere implementar las siguientes sugerencias:

  1. Compre y coma vegetales orgánicos y frescos junto con carne de res alimentada con pastura y criadas sustentablemente para reducir su exposición a hormonas, pesticidas y fertilizantes agregados. También evite la leche y otros productos lácteos que contienen la hormona recombinante del crecimiento bovino por ingeniería genética (rBGH o rBST).
  2. Coma principalmente alimentos frescos y enteros sin procesar. Los alimentos procesados ​​y envasados ​​son una fuente común de productos químicos como BPA y ftalatos.
  3. En lugar de comer pescado convencional o de piscifactoría, que a menudo está contaminado con PCBs y mercurio, supleméntese con un aceite de kril de alta calidad o consuma pescado capturado en rio y cuya pureza haya sido probada en un laboratorio, como el salmón de Alaska capturado de manera silvestre o de rio.
  4. Considere la posibilidad de omitir los recibos de caja registradora, ya que la mayoría de los recibos térmicos contienen BPA.
  5. Compre productos que vienen en botellas de vidrio en lugar de plástico o latas, ya que las sustancias químicas pueden filtrarse del plástico (y en revestimiento de las botellas de plástico) al contenido; por favor entienda que incluso los plásticos libres de "BPA" por lo general filtran otros productos químicos disruptores endocrinos que son tan dañinos como los BPA.
  6. Almacene sus alimentos y bebidas en contenedores de vidrio, en lugar de plástico y evite el uso de envolturas de plástico.
  7. Utilice biberones de vidrio para sus bebés.
  8. Reemplace las ollas y sartenes antiadherentes con utensilios de cocina de cerámica o de vidrio.
  9. Filtre su agua del grifo tanto para beber como para bañarse. Si no puede con el gasto de los dos, filtrar el agua de bañera podría ser más importante, ya que su piel absorbe contaminantes. Para eliminar el herbicida atrazina que altera el sistema endocrino, asegúrese de que su filtro tenga la certificación para remover ese herbicida. Según el EWG, el perclorato se puede filtrar utilizando un filtro de ósmosis inversa.
  10. Busque productos que sean hechos por compañías amigables con el medio ambiente, con los animales, ecológicas, con certificación orgánica, y libre de transgénicos. Esto se aplica a todo, desde alimentos, productos para el cuidado personal hasta materiales de construcción, alfombras, pinturas, artículos de bebé, muebles, colchones, y mucho más.
  11. Utilice una aspiradora con un filtro HEPA para eliminar el polvo de la casa.
  12. Cuando compre nuevos productos, como muebles, colchones, o acolchado para alfombra, pregunte qué tipo de retardante de llama contiene. Evite los artículos que contienen PBDEs, antimonio, formaldehído, ácido bórico, y otros productos químicos bromados. A medida que elimina los elementos tóxicos de y alrededor de su casa, reemplácelos con los que contienen de materiales naturalmente menos inflamables, como el cuero, la lana, el algodón y la seda.
  13. Evite las prendas, los muebles y las alfombras resistente al agua y a las manchas con el fin de evitar los productos químicos perfluorados (PFCs).
  14. Asegúrese de que los juguetes de su bebé sean libres de BPA y BPS, tales como chupones, mordedores y cualquier cosa que su niño pueda ser propenso a chupar o masticar. Mejor aún, evite todos los plásticos, especialmente los flexibles, ya que incluso los productos libres de BPA están cargados con otros plastificantes que son igual de malos o peores que el BPA.
  15. Utilice productos de limpieza naturales o haga sus propios. Evite los que contienen 2-butoxietanol (EGBE) y methoxydiglycol (DEGME): dos éteres de glicol tóxicos que pueden dañar su fertilidad y causar daño fetal.17
  16. Cambie a productos para el cuidado personal que sean orgánicos, entre ellos champú, pasta de dientes, desodorantes y cosméticos. La Base de Datos Skin Deep del EWG18 puede ayudarle a encontrar los productos de cuidado personal que son libres de ftalatos y otras sustancias químicas potencialmente peligrosas.
  17. Reemplace la cortina de la bañera vinil por una tela.
  18. Reemplace los productos de higiene íntima femenina (tampones y toallas sanitarias) con alternativas más seguras.
  19. Busque productos sin perfume. Una fragancia artificial puede contener cientos, incluso miles-de productos químicos potencialmente tóxicos. Evite los suavizantes y hojas para la secadora, ya  que contienen una mezcla de productos químicos sintéticos y fragancias.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Time October 22, 2014, DOI: 10.1371/journal.pone.0110509
  • 2 PLOS One October 22, 2014
  • 3 Analytical and Bioanalytical Chemistry July 11, 2010: 398(1); 571-576
  • 4 National Collaborating Centre for Environmental Health October 2010, Potential human health effects of perfluorinated chemicals (PFCs) (PDF)
  • 5 Environmental Working Group, PFC Health Concerns
  • 6 EWG's Guide to Perfluorochemicals
  • 7 Washington Post October 16, 2014
  • 8 American Journal of Public Health June 21, 2014 [Epub ahead of print]
  • 9 Time October 17, 2014
  • 10 Science News October 1, 2014
  • 11 Nature October 9, 2014: 514; 181-186
  • 12 PLoS ONE April 3, 2012: 7(4): e31570
  • 13 Diabetes Care July 2007; 30(7e59)
  • 14 Clinical and Experimental Rheumatology July 4, 2012 [Epub ahead of print]
  • 15 Journal of Toxicology and Environmental Health Part A 2008;71(21):1415-29
  • 16 Federal Register November 8, 2013
  • 17 EWG October 28, 2013
  • 18 EWG Skin Deep