La Deficiencia de Vitamina D Está Vinculada a Enfermedades Neurológicas; También Aumenta el Riesgo de Ataques de Asma y Más…

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Noviembre 17, 2014 | 81,080 vistas

Historia en Breve

  • Cerca de 3,000 genes están influenciados en el estado de la vitamina D
  • La deficiencia de vitamina D prevalece entre los pacientes diagnosticados con esclerosis múltiple (MS) y otras condiciones neuromusculares
  • Los altos niveles de vitamina D ayudan a proteger la función cerebral después de un ataque cardiaco
  • Los niveles bajos de vitamina D están significativamente asociados con mayor frecuencia y severidad a ataques en personas con asma

Por el Dr. Mercola

Si alguna vez hubiera una competencia de los mejores nutrientes, la vitamina D podría ser la vencedora. La vitamina D afecta su ADN a través de receptores de vitamina D (VDRs) que se unen a sitios específicos en el genoma humano.

Hasta ahora, los científicos han identificado cerca de 3,000 genes que se ven influenciados por el estado de vitamina D, y un cuerpo robusto y creciente de investigaciones demuestran claramente que la vitamina D es esencial para una salud óptima y prevención de enfermedades.

Esto incluye algunas de las condiciones más difíciles de tratar, así como la enfermedad de Alzheimer,1 Parkinson, y esclerosis múltiple (MS).2

La Deficiencia de Vitamina D Prevalece en las Personas con Esclerosis Múltiple

La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad crónica, neurodegenerativa de los nervios en el cerebro y la columna vertebral, causada por un proceso de desmielinización. Durante mucho tiempo se ha considerado una enfermedad "sin cura," ya que hay muy pocas opciones de tratamiento.

La receta típica para EM se centra en los medicamentos altamente tóxicos, como la prednisona y el interferón. Sin embargo, la investigación en los últimos años sugiere que la EM puede mejorarse usando un número de métodos naturales, incluyendo la vitamina D.

Más recientemente, un estudio3, 4 presentado en la reunión anual de la Asociación Americana de Medicina Neuromuscular y Electrodiagnóstico5 (AANEM) muestra que la deficiencia de vitamina D es sorprendentemente frecuente tanto en las personas diagnosticadas con EM como en los pacientes que sufren otras enfermedades neuromusculares.

Aquí, la deficiencia de vitamina D se define como un 25(OH) D3 nivel de 30 ng/ml o menos. De los pacientes diagnosticados con una enfermedad neuromuscular, el 48 por ciento tenían deficiencia de vitamina D. Sólo el 14 por ciento estaban por encima del nivel "normal," que aquí se compone de un nivel de vitamina D de 40 ng/ml. Según uno de los autores:

"Mientras que la conexión entre la deficiencia de vitamina D y la enfermedad neurológica es probablemente compleja y aun no entendida en su totalidad, este estudio puede incitar a los médicos a considerar revisar los niveles de vitamina D en sus pacientes con condiciones neurológicas y complementar cuando sea necesario."

Además de éste, alrededor de una docena de otros estudios6 también han observado un fuerte vínculo entre la EM y la deficiencia de vitamina D. Por ejemplo, un número de estudios han confirmado que el riesgo de EM aumenta entre más lejos viva del ecuador, lo que sugiere que la falta de exposición al sol amplifica su riesgo.

Creo que optimizar su nivel de vitamina D es de gran importancia si usted tiene EM, pero no es el único factor. Para obtener sugerencias de tratamiento adicionales, por favor vea mi artículo anterior que habla de Tips Naturales para el Tratamiento de EM.

La Deficiencia de Vitamina D Aumenta el Riesgo de Disfunción Cerebral y Muerte Después de un Paro Cardíaco

Además de ayudar a prevenir los trastornos cerebrales crónicos como la demencia, la suficiencia de vitamina D también puede ayudar a proteger la función cerebral en caso de tener la desgracia de sufrir un paro cardíaco. Como se señaló en un comunicado de prensa reciente:7, 8

"La deficiencia de vitamina D aumenta el riesgo de mala función cerebral después de un paro cardíaco repentino en siete veces, según la investigación presentada en el Acute Cardiovascular Care 2014 by Dr Jin Wi de Korea. La deficiencia de vitamina D también dio lugar a una mayor probabilidad de morir después de un paro cardíaco repentino.

El Dr. Wi dijo: ‘En los pacientes resucitados de un paro cardíaco repentino, la recuperación de la función neurológica es muy importante, así como la supervivencia. La deficiencia de vitamina D se ha reportado estar relacionado con el riesgo de tener varias enfermedades cardiovasculares, incluyendo un paro cardíaco repentino.

Hemos investigado la asociación de la deficiencia de vitamina D con el resultado neurológico después de un paro cardíaco repentino, un tema sobre el cual no hay información hasta el momento...

Los pacientes con deficiencia de vitamina D eran más propensos a tener un mal resultado neurológico o morir después de un paro cardíaco repentino que aquellos que no eran deficientes.

Casi un tercio de los pacientes que eran deficientes en vitamina D murieron 6 meses después de su paro cardíaco, mientras que todos los pacientes con niveles suficientes de vitamina D estaban todavía vivos.’

La Deficiencia de Vitamina D Está Vinculada al Asma

En noticias relacionadas,9 los ataques de asma también se han relacionado con un estado insuficiente de vitamina D. Los niveles bajos de vitamina D se asociaron significativamente con una mayor frecuencia y severidad de los ataques en las personas con asma. De acuerdo con el autor principal, el doctor Ronit Confino-Cohen, académico en el Centro Médico Meir en Kfar Saba, Israel:

"Creo que si un paciente ha tenido un buen tratamiento para el asma y aún no está controlada, tal vez deberían ser analizados sus niveles de vitamina D antes de agregar más medicamentos. Tal vez la suplementación con vitamina D podría funcionar.”

Esta no es la primera vez que la deficiencia de vitamina D se ha relacionado con los ataques de asma. La investigación publicada en el 2010 también encontró que los niños con asma con bajos niveles de vitamina D en la sangre pueden tener un mayor riesgo de sufrir ataques de asma severos. De acuerdo con este estudio, la misma insuficiencia de vitamina D se relacionó con un aumento del 50 por ciento en el riesgo de ataques severos de asma.

A finales del 2008, la Academia Americana de Pediatría duplicó su dosis recomendada de vitamina D para los bebés, niños y adolescentes, elevándolo de 200 a 400 unidades por día.10, 11 Pero la investigación12 publicada a principios de ese mismo año reveló que los niños podrían necesitar 10 veces esa cantidad con el fin de recibir los beneficios de salud que ofrecen los niveles óptimos de vitamina D.

Muchas madres también son deficientes de vitamina D, que es otro factor que contribuye al asma. Un estudio13 en el 2007 mostró que la mala alimentación y la falta de vitamina D durante el embarazo fueron factores determinantes si sus hijos sufrían de asma a la edad de cinco.

¿Ya Se Hizo la Prueba de Vitamina D?

Mientras que el nivel óptimo para la salud en general se encuentra entre 50-70 ng/ml, cuando se tratan las enfermedades crónicas tales como el cáncer, enfermedades del corazón, autoimmunes y/o enfermedades neurológicas, su nivel debe ser, idealmente, entre 70-100 ng/ml, lo que es aproximadamente el doble de lo que se considera típicamente "normal."


Referencias para rangos específicos

Es importante entender que la deficiencia de vitamina D14 es común alrededor del mundo, incluso en las zonas donde sospecharía que la mayoría de las personas obtienen mucha exposición al sol. Un estudio15 reciente realizado en la India encontró que el 69 por ciento de las 37,000 personas sometidas a pruebas en todo el país tenían deficiencia de vitamina D (en o por debajo de los 20 ng/ml), y el otro 15 por ciento tenía niveles insuficientes (20-30 ng/ml). Los hombres entre las edades de 31-60 y las mujeres entre 16-30 de edad estaban en mayor riesgo de deficiencia de vitamina D.

El método ideal para optimizar sus niveles de vitamina D es a través de la exposición ligera al sol, o el uso de una cama de bronceado. Si ninguno está disponible, puede utilizar un suplemento oral de vitamina D3. GrassrootsHealth tiene una gráfica útil que muestra la dosis adulta promedio requerida para alcanzar niveles saludables de vitamina D en base a sus niveles. Muchos expertos coinciden en que 35 UI de vitamina D por libra de peso corporal podrían ser utilizados como una estimación de la dosis ideal.

Si Toma un Suplemento de Vitamina D, También Recuerde Tomar K2 y Magnesio

Si se opta por un suplemento, asegúrese de tomar la vitamina D3 y no la vitamina D2 sintética y tome vitamina K2 y magnesio en conjunto. La vitamina D es soluble en grasa, por lo que tomar algún tipo de grasa saludable también ayudará a optimizar la absorción. La función biológica de la vitamina K2 es ayudarle a mover el calcio en las áreas apropiadas en su cuerpo, y sin cantidades suficientes, el calcio puede acumularse en áreas como en las arterias y los tejidos blandos. Esto puede causar calcificación que puede causar endurecimiento de las arterias--un efecto secundario que anteriormente se pensaba que era causado por la toxicidad de la vitamina D. Ahora sabemos que la calcificación inapropiada en realidad se debe a la falta de vitamina K2 y no a la vitamina D.

El magnesio también es importante, tanto para la función apropiada de calcio como para la actividad de la vitamina D, ya que convierte la vitamina D en su forma activa. El magnesio también activa la actividad enzimática que ayuda a su cuerpo a utilizar la vitamina D. De hecho, todas las enzimas que metabolizan la vitamina D requieren magnesio para funcionar. Al igual que con la vitamina D y el K2, la deficiencia de magnesio16 también es común y si tiene deficiencia de magnesio y toma suplementos de calcio, podría agravar la situación.

La vitamina A, zinc y boro son otros cofactores importantes que interactúan con la vitamina D, y de hecho, la deficiencia de zinc también ha sido identificada como un factor que contribuye a la enfermedad de Alzheimer. Cuando tome suplementos, puede ser fácil crear niveles desiguales, así que obtener estos nutrientes a través de una alimentación a base de productos orgánicos y la exposición ligera al sol es generalmente la mejor opción. Las fuentes alimentarias de magnesio incluyen vegetales marinos, como las algas, dulce y nori. Los vegetales también pueden ser una buena fuente. En cuanto a los suplementos, el citrato de magnesio y treonato magnesio son unos de los mejores.

Analice sus Niveles por lo Menos Una Vez al Año—Aunque Este Sano

Considerando la importancia de la vitamina D, le recomiendo revisar sus niveles por lo menos una vez al año, a la mitad del invierto cuando los niveles están súper bajos. Esto le dará una idea de la magnitud de su insuficiencia. Lo ideal sería que revisara sus niveles varias veces al año, en intervalos regulares para garantizar que se mantiene continuamente dentro del rango ideal. Una vez que conozca su patrón y pueda cómodamente predecir que sus niveles no disminuirán por debajo de los 60 ng-ml, entonces puede realizar la prueba una vez al año.

Para participar sólo tiene que comprar D*Action Measurement Kit y seguir las instrucciones de registro incluidas. (Tome en cuenta que el cien por ciento de los ingresos de los kits, van a financiar el proyecto de investigación. No cobro nada como distribuidor de los kits de prueba.)

Como participante, usted está de acuerdo en revisar  sus niveles de vitamina D dos veces al año durante un estudio de cinco años y compartir su estado de salud para demostrar el impacto en la salud pública de este nutriente. Hay una tarifa de $65 cada seis meses para patrocinar  este proyecto de investigación, que incluye un kit de prueba para ser utilizado en su hogar y los informes electrónicos sobre su progreso en marcha. Usted recibirá un correo electrónico de seguimiento cada seis meses que le recordará que "es momento de realizarse la siguiente prueba.”

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Vnitr Lek. 2012 May;58(5):393-5
  • 2 Meschino Health
  • 3 Aanem.org Abstracts
  • 4 Multiple Sclerosis Today November 3, 2014
  • 5 Aanem.org
  • 6 Greenmedinfo.com Multiple Sclerosis
  • 7 Prohealth November 3, 2014
  • 8 European Society of Cardiology October 18, 2014
  • 9 New York Times October 31, 2014
  • 10 Vitamin D Council April 30, 2013
  • 11 US News October 13, 2008
  • 12 Eurekalert May 27, 2008
  • 13 American Journal of Clinical Nutrition March 2007: 85(3); 649-650
  • 14 Huffington Post October 30, 2014
  • 15 The Hindu November 5, 2014
  • 16 Huffington Post October 30, 2014