Cómo las Grasas Trans Dañan Su Memoria

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Diciembre 02, 2014 | 58,649 vistas

Historia en Breve

  • Hallazgos preliminares revelan que las grasas trans están vinculadas a un riesgo más elevado de deterioro de la memoria
  • Las grasas trans actúan como un pro inflamatorio, lo que contribuye al estrés oxidativo, causando así daño celular
  • Los aceites vegetales se oxidan cuando se calientan, y cuando el colesterol oxidado y las grasas trans entran en sus partículas LDL, se vuelven potencialmente destructoras, lo que contribuye a la acumulación de la placa en su cerebro

Por el Dr. Mercola

Hay una serie de enlaces alimentarios entre la demencia y la enfermedad cardíaca. El exceso de azúcar/fructosa procesados, los granos, y el consumo de grasas trans son tres factores que promueven ambas enfermedades.

No es sorprendente que las investigaciones recientes1 hayan señalado que la enfermedad cardíaca también aumenta sus probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, que es una forma grave y mortal de la demencia.

Según los autores, el daño vascular puede predisponer a su cerebro a una mayor acumulación de placa amiloide, que es una característica de esta enfermedad degenerativa del cerebro. La acumulación de placa empeora con las arterias más rígidas, por lo que prevenir la acumulación de placa arterial puede ser un factor crítico en la prevención de la demencia.

Durante décadas, las grasas saturadas se han demonizado como la causa de las enfermedades cardiacas. La industria de alimentos, en respuesta a estas preocupaciones de salud reemplazó las grasas saturadas con grasas trans, y surgió un nuevo mercado de alimentos bajos en grasa (pero alto contenido de azúcar).

Desde entonces, la salud de las personas en Estados Unidos se ha deteriorado, y no se sabe la cifra de las personas que han sido prematuramente asesinadas por este error... Para empeorar las cosas, el aceite de soya transgénico, que es una fuente importante de grasas trans, puede oxidar el interior de su cuerpo, causando daño a su corazón y su cerebro.

La Grasa Trans Obstruye las Arterias, No la Grasa Saturada

Pues resulta que, las grasas saturadas nunca han sido el culpable de la enfermedad cardíaca. Esta suposición se basa en una investigación deficiente, cuyas conclusiones fueron completamente erróneas.

El Dr. Fred Kummerow, autor del libro Cholesterol Is Not Culprit, ha investigado las grasas y las enfermedades cardiacas durante ocho décadas, y fue el primer investigador en identificar el tipo de grasas que causan obstrucción de las arterias.

El diciembre pasado, el New York Times2 publicó la investigación del Dr. Kummerow sobre las grasas, lo que demuestra que las grasas trans (que se encuentran en los aceites vegetales parcialmente hidrogenados) son los culpables de las crecientes tasas de enfermedades cardiacas. El Dr. Kummerow fue el primero en publicar un artículo científico sobre esta asociación, en 1957.

Hallazgos preliminares del estudio3 presentados en las Sesiones Científicas de la American Heart Association en el 2014 también revelaron que las grasas trans están vinculadas a un mayor riesgo de deterioro de la memoria. Esto no es sorprendente si tenemos en cuenta los vínculos entre la demencia y la enfermedad cardíaca. De acuerdo con la revista Time:4

"El consumo de grasas trans se relacionó con una mala memoria en personas menores de 45 años, incluso después de controlar los factores que influyen en la mente como la edad, la depresión y la educación. Cada gramo de grasa trans consumido por día se relacionó con un recordatorio de palabras de 0.76, ¿traducción?, las personas que comieron más grasa trans recordaron 11 palabras menos.”

Una de las autoras, la Dra. Beatrice Golomb, señaló que dado a que el número promedio de palabras recordadas correctamente fue de 86, una pérdida de alrededor de una docena de palabras representa un detrimento funcional significativamente elevado."5

La investigación, mientras que no puede establecer la causa y efecto, sugiere que las grasas trans pueden actuar como un pro oxidante, lo que contribuye al estrés oxidativo, causando daño celular. Esto es similar a los hallazgos anteriores del Dr. Kummerow, que muestran que los aceites vegetales se oxidan cuando se calientan, y cuando el colesterol oxidado y grasas trans entran en sus partículas de LDL, se hacen potencialmente destructoras.

Grasas Trans 101

El Dr. Kummerow, ahora a sus 100 años de edad, sigue siendo un investigador y escritor activo. Solo en los últimos dos años publicó cuatro documentos. Algunas de sus investigaciones más recientes6 muestran que hay dos tipos de grasas en nuestra alimentación que son las responsables por el desarrollo de las enfermedades cardiacas:

  1. Grasas trans encontradas en el aceite parcialmente hidrogenado. Estructuralmente, las grasas trans son ácidos grasos sintéticos; 14 de ellos se producen durante el proceso de hidrogenación. (No están presentes en las grasas animales ni en las grasas vegetales.)
  2. Las grasas trans impiden la síntesis de prostaciclina,7 que es necesaria para mantener la sangre que fluye. Cuando las arterias no pueden producir prostaciclina, forman coágulos de sangre, lo que podría predisponerlos a la muerte súbita.

  3. Colesterol oxidado, se forma cuando los aceites vegetales poliinsaturados (tales como aceites de soya, maíz y girasol) se calientan. Este colesterol oxidado (colesterol no alimentario) causa un aumento en la formación de tromboxano, un factor que coagula la sangre.
  4. Dos de los documentos del Dr. Kummerow se refieren a la forma en que estos aceites endurecen las arterias y juegan un papel importante en el desarrollo de aterosclerosis. Como lo reportó el New York Times:8 “El problema, dice el [Dr. Kummerow] no es el colesterol LDL, el ‘colesterol malo’... Lo que importa es si el colesterol y la grasa que están presentes  en esas partículas de LDL están o no oxidadas...

    [Él] dice que las altas temperaturas utilizadas para freír alimentos causan aceites poliinsaturados inherentemente inestables a la oxidación, y que estos ácidos grasos oxidados se convierten en una parte destructiva de las partículas de LDL. Incluso cuando no se oxidan en el proceso de freír, los aceites de soya y de maíz pueden oxidar el interior del cuerpo.”

Usted Necesita Grasas Saturadas para una Función Cerebral Saludable

La alimentación de nuestros antepasados era muy alta en grasas saturadas y prácticamente no contenía azúcares ni carbohidratos chatarra. Hoy en día, no sólo la mayoría de nosotros comemos una cantidad excesiva de carbohidratos, estos carbohidratos son refinados y altamente procesados.

En la última década, también hemos optado por granos y azucares transgénicos (GE) como (remolacha azucarera y maíz transgénico), los efectos para la salud a largo plazo por esos alimentos nunca se habían presentado.

Está equivocada fobia a las grasas, sin duda, ha jugado un papel importante en el dramático aumento de la demencia y otros trastornos neurológicos, porque su cerebro no puede funcionar correctamente sin grasas. De hecho, la mayoría de las personas se beneficiaran por consumir hasta 50 a 85 por ciento de sus calorías diarias en forma de grasas para una salud óptima (para la lista de grasas saludables, vaya al final del artículo), en el intento  de resolver su resistencia a la insulina.

En comparación, la Asociación Americana del Corazón recomienda limitar las grasas saturadas a entre cinco y seis por ciento del total de calorías.9 No tengo la menor duda de que este nivel recomendado gravemente sub-óptimo está contribuyendo a la mala salud de las personas en Estados Unidos y promoviendo enfermedades cardíacas y demencia.

Mientras que el consumo de grasas trans se redujo en alrededor de un tercio entre 1980-2009,10 muchos todavía están consumiendo demasiadas grasas trans. El problema es que a menudo esta oculta. Incluso los productos que tienen en su etiqueta "cero grasas trans" pueden contener grasas trans, ya que los fabricantes de alimentos no están obligados a enlistar las grasas trans si su contenido es por debajo de una cierta cantidad por porción.

Utilizar ridículamente una pequeña porción es una laguna legal que permite a los fabricantes de alimentos engañarlo sobre las grasas trans que contienen sus productos. Como regla general, para evitar las grasas trans, necesitaría evitar cualquier y todos los alimentos que contengan o sean cocinados con aceite vegetal parcialmente hidrogenado, así que asegúrese de revisar la lista de ingredientes.

Dos Preocupaciones Adicionales: Aldehídos Cíclicos y Acrilamida

Además del daño causado por las grasas trans, los aceites vegetales como el de cacahuate, maíz y soya se degradan en productos de oxidación altamente tóxicos llamados aldehídos cíclicos cuando se calientan, y estos subproductos en realidad pueden hacer más daño que las grasas trans. Pero como esto es tan nuevo, muy pocas personas saben de este problema.

En los animales, incluso niveles bajos de aldehídos cíclicos oxidan el colesterol LDL y causan altos niveles de inflamación asociada con enfermedades cardiacas. Los aldehídos cíclicos también han demostrado causar choque tóxico en los animales a través de daño gástrico, lo cual es consistente con el aumento de problemas inmunes y enfermedades gastrointestinales en la población humana. Para saber más sobre esto, por favor lea mi entrevista con la periodista de investigación Nina Teicholz.11

La acrilamida12, 13 es otro subproducto altamente tóxico que se produce cuando los alimentos almidonados o ricos en carbohidratos, como la papa y los granos son fritos o cocinados a altas temperaturas. Las papas fritas, a la francesa, galletas, crackers y cereales tienden a tener los niveles más altos de acrilamida, cortesía del procesamiento al que se sometieron. La acrilamida es una neurotoxina conocida, y la investigación en animales ha revelado una clara evidencia de actividad carcinogénica.14

Aunque no hay datos oficiales sobre lo que pueden causar los aceites para cocinar o para prevenir la acumulación de acrilamida, creo que es bastante claro que los aceites vegetales procesados de los alimentos procesados o cocinados a altas temperaturas aumentan los riesgos de salud. Hablando de la acrilamida, el 7 de noviembre, el Departamento de Agricultura (USDA), aprobó variedades de papa transgénicas,15 diseñadas para generar menos acrilamida que las papas regulares cuando se cocinan. Desde mi punto de vista, esta locura sólo va a empeorar las cosas.

El problema de las grasas trans y los aldehídos cíclicos podría en gran medida abordarse al regresar al uso de las grasas saturadas como la mantequilla, aceite de coco y manteca de cerdo, Los dos últimos de estos son muy estables y excelentes para la cocción a altas temperaturas.

El problema de la acrilamida se resuelve al cocinar los alimentos a temperaturas más bajas. Esto, por supuesto, sería un duro golpe para la industria de alimentos procesados. Así que en lugar de hacer algunos cambios tan necesarios en nuestro sistema alimentario (como alejarse de los alimentos procesados y promover los alimentos enteros), una papa que es manipulada  genéticamente para que no desarrolle acrilamida—esta es una manera para que la industria de alimentos pueda continuar fabricando chips y papas a la francesa que dañan el corazón, el cerebro y el intestino, la mayoría de los aceites de maíz y soya son transgénicos,  mientras que pretenden hacerse pasar por alimentos que fueron modificados para hacer más seguros los alimentos.

Evitar los Alimentos Procesados Es la Manera Más Sencillas de Proteger su Salud

Según el Dr. Kummerow, su cuerpo puede eliminar las grasas trans en alrededor de un mes, lo cual es alentador. La trágica realidad, por supuesto, es que el 95 por ciento de los alimentos que la mayoría de las personas consumen son procesados – y en los alimentos procesados es donde se encuentran todas estas grasas—y también los aldehídos cíclicos, acrilamida, ingredientes transgénicos y pesticidas... Por lo tanto, si usted quiere proteger su salud, especialmente el corazón, cerebro e intestino, es necesario evitar la mayor cantidad de alimentos procesados (incluyendo la mayoría de los alimentos en los restaurantes) tanto como le sea posible, y empezar a cocinar en casa, utilizando ingredientes enteros no adulterados y frescos. En resumen, le recomiendo:

  1. Evitar el azúcar, la fructosa procesada y los granos. Esto significa que debe evitar la mayoría de los alimentos procesados
  2. Comer muchos alimentos enteros, idealmente orgánicos, y reemplace los carbohidratos de granos con:
    • Grandes cantidades de vegetales orgánicos, cultivados localmente
    • Proteína de alta calidad en cantidades bajas a moderadas (piense en carne de animales de pastoreo)
    • La mayor cantidad que desee de grasas saludable de alta calidad (grasas saturadas y monosaturadas de animales y fuentes de aceite tropicales). La mayoría de las personas necesitan más de 50-85 por ciento de grasas en su alimentación para una salud óptima, una cantidad muy diferente al 10 por ciento actualmente recomendado. Las fuentes de grasas saludables que puede agregar a su alimentación:
Aguacates Mantequilla hecha de leche orgánica de animales alimentados con pastura Lácteos sin procesar Huevos de gallinas de pastoreo
Cocos y aceite de coco Aceite de frutos secos sin calentar Frutos secos crudos, como almendras, nueces pecanas, macadamia y semillas Carnes de animales alimentados con pastura

Consejos Alimentarios Adicionales para Mantener una Función Cerebral Saludable

Cuando se trata de proteger su cerebro y prevenir la perdida de la memoria y demencia, su alimentación y estilo de vida son sus aliados más importantes. Mi Plan de Nutrición Optimizado puede guiarlo en este proceso. Como lo explicó el neurólogo Dr. David Perlmutter, autor del libro Grain Brain. El Alzheimer es una enfermedad causada principalmente por sus elecciones en su estilo de vida; dos de los principales culpables son el consumo excesivo de azúcar y gluten.

Lo ideal sería que se mantuviera alejado de los ingredientes transgénicos, ya que están altamente contaminados con glifosato—un herbicida que se cree que es peor que el DDT, y el DDT – y ya ha sido relacionado con el desarrollo del Alzheimer. En cuanto a su alimentación y otros factores en su estilo de vida, las siguientes sugerencias podrían ser unas de las más importantes para conservar la función de su cerebro a medida que envejece:

  • Evite el azúcar y la fructosa refinada. Lo ideal es que mantuviera su consumo total de azúcar y fructosa por debajo de los 25 gramos al día o hasta 15 gramos al día si padece de resistencia a la insulina o trastornos relacionados
  • Evite el gluten y la caseína (principalmente el trigo y productos lácteos pasteurizados, pero no la grasa de los productos lácteos, como la mantequilla). Las investigaciones demuestran que su barrera hematoencefálica, la barrera que elimina las cosas que no pertenecen en el cerebro, se ve afectada de forma negativa por el gluten. El gluten también hace a su intestino más permeable, lo que permite que las proteínas entren en su torrente sanguíneo, lugar al que no pertenecen. Eso sensibiliza su sistema inmunológico y promueve la inflamación y la autoinmunidad, ambos desempeñan un papel muy importante en el desarrollo del Alzheimer.
  • Optimice su flora intestinal comiendo regularmente alimentos fermentados o tomando un suplemento de probióticos de alta calidad y de alta potencia.
  • Aumente el consumo de todas las grasas saludables, incluyendo ácidos grasos omega-3. Grasas promotoras de la salud que su cerebro necesita para un funcionamiento óptimo mencionadas anteriormente. Asimismo, asegúrese de que está recibiendo suficientes grasas omega-3 de origen animal, tales como el aceite de krill. (Recomiendo evitar la mayoría de los peces, ya que, aunque el pescado es naturalmente alto en ácidos grasos omega-3, la mayoría de los peces están severamente contaminados con mercurio). El alto consumo de grasas omega-3 EPA y DHA ayuda a prevenir el daño celular causado por el Alzheimer, por lo tanto ralentiza su progresión, y la reducción de su riesgo de desarrollar el trastorno.
  • Reduzca su consumo total de calorías y/o ayune intermitentemente, hasta que resuelva su resistencia a la insulina. Las cetonas se movilizan cada vez que reemplaza carbohidratos con aceite de coco y otras fuentes de grasas saludables. Como se mencionó anteriormente el ayuno intermitente es una poderosa herramienta para mejorar la habilidad de que su cuerpo recuerde cómo quemar grasa y reparar la resistencia a la inulina/leptina, que es también un factor principal que contribuye a la enfermedad de Alzheimer. Para obtener más información, por favor consulte este artículo anterior.
  • Mejore sus niveles de magnesio. Existe una emocionante investigación preliminar que sugiere fuertemente una disminución en los síntomas de Alzheimer con tan solo aumentar los niveles de magnesio en el cerebro. Desafortunadamente, la mayoría de los suplementos de magnesio no superan los niveles sanguíneos en el cerebro, pero uno nuevo, el treonato magnesio, parece y resulta prometedor para el tratamiento de esta condición y puede ser superior a otras formas.
  • Lleve una alimentación rica en folato. Los vegetales, sin lugar a dudas, son la mejor fuente de folato y debe comer todos los vegetales crudos y frescos. Evite los suplementos de ácido fólico, que es una versión sintética inferior de folato.
  • Haga ejercicio regularmente. Se ha sugerido que el ejercicio puede causar un cambio en la forma en la que se metaboliza la proteína amiloide, por lo tanto, reduce la aparición y progresión de Alzheimer. El ejercicio también aumenta los niveles de la proteína PGC-1 alfa. Las investigaciones también han demostrado que las personas con Alzheimer tienen menos PGC-1 alfa. En sus cerebros y las células que contienen más de la proteína producen menos proteína amiloide tóxica relacionada con el Alzheimer. Yo recomendaría revisar la Técnica Peak Fitness para mis recomendaciones específicas.
  • Optimice sus niveles de vitamina D por medio de la exposición al sol. Tener los niveles adecuados de vitamina D es sumamente importante para el funcionamiento apropiado del sistema inmunológico para combatir la inflamación que está relacionada con el Alzheimer.
  • Evite o elimine el mercurio de su cuerpo: Las amalgamas dentales, las cuales están compuestas de 50 por ciento de mercurio, son una de las principales fuentes de toxicidad por metales pesados. Sin embargo, debería estar sano antes de practicarse una extracción. Una vez que haya implementado los cambios alimentarios descritos en mi plan nutricional, puede seguir el protocolo de desintoxicación de mercurio y después encontrar un dentista biológico que le extraiga sus amalgamas.
  • Evite el aluminio de su cuerpo. Fuentes de aluminio incluyen los antitranspirantes, utensilios antiadherentes, coadyuvantes de vacunas, etc. Para obtener recomendación de como desintoxicarse de aluminio, por favor vea mi artículo anterior El Primer Caso Práctico que Muestra la Relación Entre el Alzheimer y la Toxicidad por Aluminio.
  • Evite las vacunas para la gripe ya que la mayoría contienen mercurio y aluminio, que son neurotóxicos y agentes inmunotóxicos bien conocidos.
  • Evite los anticolinérgicos y los medicamentos de estatinas. Los medicamentos que bloquean la acetilcolina, un neurotransmisor del sistema nervioso, ha demostrado aumentar el riesgo de demencia. Estos medicamentos incluyen a ciertos analgésicos para dolor nocturno, antihistaminas, pastillas para dormir, ciertos antidepresivos, medicamentos para controlar la incontinencia y ciertos analgésicos narcóticos. Los medicamentos de estatinas son particularmente problemáticos porque suprimen la síntesis de colesterol, agotan su cerebro de coenzima Q10 y neurotransmisores, también previenen la entrega adecuada de ácidos grasos esenciales y antioxidantes solubles en grasa para su cerebro inhibiendo la producción de biomoléculas indispensables conocidas como lipoproteína de baja densidad.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Medicinenet.com March 31, 2014
  • 2 New York Times December 16.2013
  • 3 Newsmax November 18, 2014
  • 4 Time November 18, 2014
  • 5 Newsmax November 18, 2014
  • 6 Clinical Lipidology Januray 28, 2014 [Epub ahead of print]
  • 7 Scand Cardiovasc J. 2013 Dec;47(6):377-82
  • 8 New York Times December 16.2013
  • 9 Reuters October 22, 2014
  • 10 Reuters October 22, 2014
  • 11 Wall Street Journal, The Last Anti-Fat Crusaders, Nina Teicholz
  • 12 National Toxicology Program, Acrylamide (PDF)
  • 13 FDA.gov, Survey Data on Acrylamide in Food
  • 14 Forbes November 19, 2014
  • 15 Survey Data on Acrylamide in Food: Total Diet Study Results