Prevenir los Cálculos Renales Podría Ser Tan Simple Como Cambiar Su Alimentación

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Diciembre 07, 2014 | 84,513 vistas

Historia en Breve

  • El principal factor de riesgo para los cálculos renales es no tomar suficiente agua
  • Las nuevas recomendaciones señalan que las personas que han tenido cálculos renales deben aumentar su ingesta de líquidos para que tengan al menos dos litros de orina al día
  • Aumentar el consumo de agua podría reducir el riesgo de la recurrencia de cálculos renales a la mitad

Por el Dr. Mercola

En la década de 1970, menos del 4 por ciento de las personas en Estados Unidos había sufrido de cálculos renales. Para la década de 1990, esto había aumentado a más del 5 por ciento. En la actualidad, las tasas siguen aumentando, los cálculos renales afectarán a uno de cada 10 personas adultas en Estados Unidos en algún punto de sus vidas1 - por lo general entre los 20 y 50 años de edad.

En la mayoría de los casos, los cálculos renales pasan sin causar un daño duradero, pero el dolor que cusan mientras pasan puede ser insoportable. También, algunas veces, los cálculos renales están relacionados con el dolor de espalda, dolor de estómago, náuseas o vómito, fiebre y escalofríos.

Generalmente, mientras más grande sea el cálculo, mayor es el dolor y los síntomas que causa. Algunas veces es necesario aplicar tratamientos agresivos para eliminarlos y cada año, más de medio millón de persona en los Estados Unidos, llegan a las salas de emergencia debido a cálculos renales.2

Una vez que ya ha padecido de cálculos renales, su riesgo de recurrencia aumenta. Cerca del 35 al 50 por ciento de las personas que ya ha tenido cálculos renales los volverá a tener en un periodo de cinco años a menos que realicen algunos cambios.3 ¿Qué tipo de cambios? De acuerdo con las nuevas recomendaciones emitidas por el American College of Physicians (ACP), una de las estrategias más simples es tomar más agua.

Mantenerse Hidratado Reduce Su Riesgo de Recurrencia de Cálculos Renales

El principal factor de riesgo para los cálculos renales es no tomar suficiente agua. Si usted no está tomando lo suficiente, su orina tendrá mayores concentraciones de sustancias que pueden formar cálculos renales.

Específicamente, las sustancias químicas que pueden formar cálculos incluyen el calcio, oxalato, urato, cisteína, xantina y fosfato. Estas sustancias químicas deben eliminarse en la orina a través de su riñón, pero si hay muy poco líquido presente, entonces pueden fusionarse para formar un cálculo. De acuerdo con la National Kidney Foundation:4

“La orina tiene varios residuos disueltos en ella. Cuando hay muchos residuos y muy poco líquido, comienzan a formarse cristales. Los cristales atraen a otros elementos y hace que se fusionen para formar un sólido que se irá haciendo cada vez más grande a menos que sea eliminado del cuerpo a través de la orina… En la mayoría de las personas, tener el líquido suficiente ayuda a eliminarlos o bien otras sustancias en la orina hacen que el cálculo deje de formarse.”

Las nuevas recomendaciones del ACP aconsejan a las personas que han tenido cálculos renales en el pasado a aumentar su consumo de líquidos para que tengan al menos dos litros de orina al día, lo que según ellos podría reducir la recurrencia de cálculos por lo menos a la mitad.5 Para lograr esto, ellos recomiendan aumentar la ingesta de líquidos durante todo el día, señalando que tanto el agua como el agua mineral son benéficas.

Las investigaciones demuestran, por ejemplo, entre pacientes con cálculos renales quienes aumentaron su hidratación hasta lograr tener los dos litros de orina al día tuvieron una tasa de recurrencia de 12 por ciento, en comparación con el 27 por ciento de recurrencia entre las personas que no aumentaron su ingesta de líquidos.

La National Kidney Foundation recomienda tomar más de 12 vasos de agua al día, pero un forma simple de saber si está tomando lo suficiente es checar el color de la orina, su orina debe tener un color muy amarillo pálido muy claro (la orina más oscura es más concentrada).

Los requerimientos de agua son diferente para cada persona, dependiendo de sus requerimientos metabólicos en particular y su nivel de actividad, pero mantener un color de orina claro le ayudará a prevenir los cálculos renales.

Recuerde aumentar su consumo de agua cada vez que aumenta su nivel de actividad y cuando está en climas cálidos. Si usted está tomando cualquier multivitamínico o suplementos de vitamina B que contenga vitamina B2 (riboflavina), el color de su orina será amarillo muy brillante, casi fluorescente y esto no le permitirá utilizar el color de su orina como guía para saber qué tan hidratado está.

El Agua Reduce el Riesgo, Pero la Soda lo Aumenta

Un punto importante: no cualquier líquido lo ayudará a aumentar su producción de orina. Aunque el agua y el agua mineral son benéficas, tomar soda está relacionado con los cálculos renales, posiblemente porque el ácido de fósforo que contiene acidifica la orina, lo que promueve la formación de cálculos renales.

Además, un estudio realizado en Sudáfrica encontró que tomar soda empeora las condiciones en la orina que causan la formación de cálculos renales de oxalato de calcio.6 El azúcar, incluyendo la fructosa (jarabe de maíz de alta fructosa), también es un problema.

Una alimentación rica en azúcar puede dar lugar a la formación de cálculos renales, dado a que el azúcar altera las relaciones minerales en su cuerpo interfiriendo con la absorción de calcio y magnesio. El consumo de azúcar y soda en niños es un factor muy importante y en la razón por la que en la actualidad niños de hasta 5 años de edad están desarrollando cálculos renales.

El azúcar también aumenta el tamaño de los riñones y produce cambios patológicos en ellos, tales como la formación de cálculos renales. De acuerdo con la National Kidney Foundation, usted debería prestar especial atención en mantener sus niveles de fructosa bajo control:7

“Consumir mucha fructosa se correlaciona con un aumento en el riesgo de desarrollar cálculos renales. La fructosa se puede encontrar en el azúcar de mesa y en el jarabe de maíz de alta fructosa. En algunos individuos, la fructosa se puede metabolizar en oxalato.”

Así que si a usted le gusta tomar soda, reducir su consumo es una importante estrategia que debe recordar. En un estudio, las personas con cálculos renales que eliminaron el consumo de soda de su alimentación, redujeron su riesgo de recurrencia en un 15 por ciento.8

Cálculos Renales Relacionados con Mayor Riesgo de Fracturas Óseas

Como lo mencioné anteriormente, los cálculos renales pasan sin complicaciones duraderas, sin embargo existen algunos riesgos a largo plazo relacionados con este problema de salud. Los cálculos renales aumentan su riesgo de desarrollo de enfermedades renales crónicas, por ejemplo, nuevas investigaciones también demuestran que podrían estar relacionadas con huesos más frágiles.9

Una investigación sugirió que las personas con cálculos renales tienen una menor densidad mineral ósea. Un nuevo estudio que utilizo información de más de 52,000 personas demostró que aquellos con cálculos renales tenían un mayor riesgo de fracturas óseas. Específicamente:10

  • Los hombres con cálculos renales eran 10 por ciento más propensos a sufrir fracturas óseas en comparación con los hombres sin cálculos renales
  • Hombres adolescentes con cálculos renales eran 55 por ciento más propensos a sufrir fracturas óseas en comparación con adolescentes sin cálculos renales
  • Las mujeres con cálculos renales eran de 17 a 52 por ciento más propensas a sufrir fracturas óseas dependiendo de su edad (a partir de los 20 a 60); las mujeres de entre 30-39 tuvieron el riesgo más alto

El Fluoruro También Está Relacionado con los Cálculos Renales

Si usted vive en un área con agua potable fluorada (como la mayor parte de los Estados Unidos), entonces podría estar interesado en saber que los niveles elevados de fluoruro en el agua están relacionados con los cálculos renales.11 Este problema de salud fue casi cinco veces más común en un área con alto contenido de fluoruro (de 3.5 a 4.9 partes por millón o ppm) que en un área similar sin altos niveles de fluoruro en el agua.12

En general, la prevalencia de cálculos renales en un área con niveles elevados de fluoruro en el agua fue casi el doble que en un área sin altos niveles de fluoruro en el agua. La fluorosis dental- un problema de salud en el que el esmalte de los dientes se decolora y motea- es uno de los primeros signos de la sobre-exposición al fluoruro.

Eventualmente, esto puede causar grandes daños en los dientes y peor... Es importante tomar en cuenta que la fluorosis dental NO “es sólo un problema cosmético.” Sino que también puede reflejar el estado del resto de su cuerpo, como el de sus huesos y órganos internos, incluyendo su cerebro, que también han sido sobre-expuestos al fluoruro. En otras palabras, si el fluoruro está teniendo un efecto visualmente dañino en la superficie de sus dientes, entonces tiene prácticamente garantizado que también está dañando otras partes de su cuerpo, como sus huesos. Un sistema de filtración de agua por ósmosis inversa puede eliminar el fluoruro de su agua potable.

El Ejercicio y Evitar Comer en Exceso Son Dos Poderosas Herramientas para Prevenir la Formación de Cálculos Renales

Usted es más propenso a la formación de cálculos renales si está inactivo o lleva una vida sedentaria durante un largo periodo de tiempo, en parte porque esta actividad limitada puede hacer que sus huesos liberen más calcio. El ejercicio también lo ayudará a tratar la presión arterial alta, un problema de salud que duplica su riesgo de cálculos renales. Incluso hacer poco ejercicio podría ayudarle a reducir su riesgo. En un estudio que involucró a más de 84,000 mujeres posmenopáusicas, se encontró que las que se ejercitaban tuvieron un riesgo 31 por ciento menor de cálculos renales.13 Este vínculo se mantuvo incluso cuando realizaban pequeñas cantidades de actividad física.

Específicamente, la investigación demostró que se obtuvo un menor riesgo al hacer tres horas de caminata, cuatro horas de un poco de jardinería y una hora de trote a la semana. Usted puede encontrar mis recomendaciones de ejercicio, incluyendo cómo realizar ejercicios de intervalos de alta intensidad (HIIT), aquí. Con respecto a la alimentación, las mujeres que consumieron más de 2,200 calorías al día aumentaron su riesgo de cálculos renales en un 42 por ciento, mientras que la obesidad también aumentó el riesgo. Cabe la pena señalar que a pesar de que la obesidad aumentó el riesgo de cálculos renales, la cirugía para la pérdida de peso que altera su tracto digestivo en realidad aumenta el riesgo. Después de un cirugía para la pérdida de peso, los niveles de oxalato son mucho más altos (el oxalato es el tipo de cristal más común en los cálculos renales más común).

3 Enfoques Alimentarios para Evitar la Formación de Cálculos Renales

Ya hemos hablado sobre cómo tomar mucha agua y evitar la soda, el exceso de azúcar y fructosa, influyen en la formación de cálculos renales. ¿Qué más puede hacer para reducir su riesgo?

1. Asegúrese de Obtener las Cantidades Suficientes de Magnesio

El magnesio es responsable de más de 300 reacciones bioquímicas en su cuerpo y la deficiencia de este mineral ha sido relacionada con los cálculos renales. Un estimado del 80 por ciento de las personas en Estados Unidos tiene deficiencia de magnesio, por lo que este podría ser uno de los factores principales. El magnesio desempeña un papel muy importante en la absorción y asimilación de calcio, ya que si usted consume mucho calcio sin consumir el magnesio suficiente, el exceso de calcio puede volverse tóxico y contribuir con problemas de salud como los cálculos renales.

El magnesio ayuda a evitar que el calcio se combine con el oxalato, que, como lo mencioné, es el tipo de cálculo más común. Los vegetales de hoja verde como la espinaca y la acelga son excelentes fuentes de magnesio y una de las formas más sencillas de asegurarse de estar consumiendo lo suficiente es haciendo sus vegetales en forma de jugos. Los jugos de vegetales son una excelente fuente de magnesio, al igual que algunos frijoles, frutos secos como almendras y semillas como las semillas de calabaza, de girasol y de sésamo. Los aguacates también son otra buena fuente.

2. Consuma Alimentos Ricos en Calcio (Pero Tenga Cuidado con los Suplementos)

En el pasado, a las personas que sufrían de cálculos renales se les advertía que debían evitar alimentos ricos en calcio, ya que el calcio es uno de los componentes principales de los cálculos renales. Sin embargo, actualmente existe evidencia de que evitar el calcio podría tener más efectos negativos que positivos. La Escuela de Salud Pública de Harvard llevó a cabo un estudio de más de 45,000 hombres14 y los hombres que llevaban dietas ricas en calcio tuvieron un riesgo un tercio menor de cálculos renales en comparación de los que llevaron dietas bajas en calcio. Resulta que una alimentación rica en calcio en realidad ayuda a bloquear una acción química que causa la formación de cálculos.

Se une con los oxalatos (de los alimentos) en su intestino, lo que evita que ambos sean absorbidos en su sangre y después sean transferidos a los riñones. Así que los oxalatos urinarios podrían ser más importantes para la formación de cálculos renales con cristales de calcio-oxalato que el calcio urinario. Es importante tomar en cuenta que es el calcio que se obtiene de los alimentos el que es benéfico- no el calcio de los suplementos, que se ha encontrado aumentan su riesgo de cálculos renales en un 20 por ciento.15

3. Evite la Soya No Fermentada

La soya y los alimentos a base de soya podrían promover la formación de cálculos renales en las personas más propensas, ya que podrían contener altos niveles de oxalatos, que puede unirse al calcio en sus riñones y formar cálculos renales. Esta es tan sólo una razón por la que la soya fermentada- el tipo de soya que se encuentra en la leche, hamburguesas de soya, helado de soya e incluso en el tofu- no es un alimento saludable. Si revisara cuidadosamente los miles de estudios que se han realizado sobre la soya, creo que llegaría a la misma conclusión a la que yo he llegado- que es, los riesgos de consumir productos de soya sin fermentar superan por MUCHO sus posibles beneficios.

Si está interesado en disfrutar de los beneficios de salud de la soya, entonces consuma soya fermentada, ya que después de un largo proceso de fermentación se reducen los niveles de fitato (que bloquea su absorción de minerales esenciales) y de anti-nutrientes de la soya (incluyendo los oxalatos) y sus propiedades benéficas se ponen a la disponibilidad de su sistema digestivo.

Así que aunque los cálculos renales pueden ser sumamente dolorosos, la buena noticia es que existen muchas formas de reducir su riesgo…Échele un vistazo a mi plan nutricional para obtener una guía paso a paso sobre qué tipos de alimentos puede consumir para reducir su riesgo de cálculos renales y otros problemas de salud crónicos y agudos.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 The National Kidney Foundation Kidney Stones
  • 2 The National Kidney Foundation Kidney Stones
  • 3 Washington Post November 5, 2014
  • 4 The National Kidney Foundation Kidney Stones
  • 5 Annals of Internal Medicine November 4, 2014
  • 6 Urological Research 1999, 27(1):77-81
  • 7 The National Kidney Foundation Kidney Stones
  • 8 J Clin Epidemiol. 1992 Aug;45(8):911-6
  • 9 Clinical Journal of the American Society of Nephrology October 23, 2014
  • 10 Medicine Net October 23, 2014
  • 11 Urological Research June 22, 2001
  • 12 Fluoride Action Network October 11, 2001
  • 13 Journal of the American Society of Nephrology December 12, 2013
  • 14 New England Journal of Medicine Mar 1993, 328(12):833-8
  • 15 Annals of Internal Medicine Apr 1997, 126(7):497-504