Los Estudios Demuestran que las Elecciones en la Alimentación y Estilo de Vida de Ambos Padres Tiene Efectos de Salud Multigeneracionales

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Diciembre 29, 2014 | 13,931 vistas

Historia en Breve

  • Varios estudios recientes han encontrado que las elecciones con respecto a la alimentación y estilo de vida tanto de la madre como del padre tienen impactos permanentes en las generaciones futuras
  • Un estudio demostró que el esperma puede contener la memoria del entorno del padre y patrones de estilo de vida a un embrión, las deficiencias nutricionales del padre pueden aumentar significativamente el riesgo de defectos de nacimiento del bebé
  • Otro estudio demuestra que los hijos y nietos de padres obesos pueden heredar los problemas de obesidad y metabólicos, incluso cuando comen sanamente
  • Los hijos de madres con sobrepeso u obesidad tienen mayores probabilidades de tener hijos predispuestos a la obesidad, mientras más peso tenga la madre, más significativo es el efecto
  • El número de adultos con sobrepeso u obesidad en el mundo desarrollado casi se ha cuadriplicado desde 1980 y actualmente afecta a muchas personas

Por el Dr. Mercola

¿Qué pasaría si sus elecciones de estilo de vida no sólo afectaran su propia salud, sino también la salud de sus hijos para toda su vida? ¿Qué pasaría si no hacer ejercicio en realidad afectara la salud de sus nietos? ¿Saber esto lo haría cambiar su estilo de vida? Aunque suene descabellado, varios estudios realizados recientemente sugieren que esto podría ser una realidad.

Probablemente no sea una sorpresa que la salud y las elecciones de estilo de vida de las mujeres embarazadas afecten la salud de su hijo no nacido. Sin embargo, un estudio pionero sugiere que las elecciones de estilo de vida y la salud del padre podrían ser igual de importantes que las de la madre.

Una investigación realizada en la Universidad de Adelaida está cambiando lo que pensábamos que sabíamos sobre la transmisión de los rasgos genéticos. El estudio australiano, publicado en FASEB Journal,1 encontró que el esperma proveniente de padres obesos puede aumentar el riesgo de obesidad en sus hijos y nietos.

Las señales moleculares de este “esperma de grasa” de alguna forma puede causar obesidad y síntomas como los de la diabetes en las siguientes dos generaciones- incluso cuando esas dos generaciones comen sanamente.

Los investigadores dicen que este es el primer reporte que afirma que tanto los hombres como las mujeres pueden heredar una enfermedad metabólica debido a la obesidad de sus padres. Estos efectos parecen ser el resultado de los procesos epigenéticos.

Sus Elecciones de Estilo de Vida Podrían Tener Efectos Multigeneracionales

Ahora sabemos que nuestros genes son maleables, no fijos y que se ven influenciados y moldeados de acuerdo a nuestro entorno, pensamientos y emociones. La gran sorpresa es que los rasgos epigenéticos pueden ser transmitidos a sus hijos e incluso a las generaciones posteriores.

Un estudio australiano encontró un aumento en el riesgo de desarrollar una enfermedad metabólica similar a la diabetes tipo 2 en la descendencia de hombres y mujeres. Y en el caso de las mujeres, existe un riesgo extra de sobrepeso u obesidad.

El estudio también se extendió a la progenie de la segunda generación, que demostró signos de trastornos metabólicos similares y obesidad, aunque no estuvieron tan pronunciados como en la primera generación.

Sin embargo, debe tomar en cuenta, que cada persona tiene el poder de alterar su expresión genética en base a las elecciones de estilo de vida que toma, pero es interesante señalar que incluso factores como el entorno del papá y las elecciones alimentarias pueden predisponer o dar una protección adicional en contra de ciertos problemas de salud.

Lo que se tiene que recordar es que cuando usted lleva consigo predisposiciones genéticas que no son las mejores, entonces tiene que hacer consciencia sobre las elecciones que está tomando.

La Deficiencia de Ácido Fólico en los Hombres Podría Causar un Aumento del 30 Por Ciento en el Riesgo de Defectos de Nacimiento

Algo que es bien sabido es que la alimentación de las mujeres embarazadas puede afectar al niño no nacido, pero también afecta su tendencia a tener sobrepeso. Un estudio que involucró a más de 40,000 mujeres y sus 91,000 lazos entre el aumento de peso materno y la obesidad infantil.

Los hijos de madres que suben mucho de peso durante el embarazo tuvieron un IMC que fue 0.43 kg/m2 mayor, en promedio, que aquellos cuyas madres subieron poco de peso durante el embarazo.2 A pesar de que el IMC no es una de las mejores pruebas que hay, es relativamente más precisa en niños. Pero qué hay del estado nutricional del papá- ¿podría tener efectos similares? Sí.

Un estudio canadiense dirigido por la Dra. Sarah Kimmins en la Universidad McGill revela hallazgos importantes en términos del impacto del estado nutricional del papá en su hijo no nacido. El estudio, que se realizó en animales (ratones), demostró que los niveles de ácido fólico del papá (vitamina B9) podrían ser tan importantes como el de la mamá para la salud y desarrollo del bebé.3, 4, 5

Los espermas contienen una “memoria” del entorno del papá y posiblemente incluso sus elecciones de alimentación y estilo de vida pueden ser transferidos al embrión. Los investigadores se quedaron sorprendidos al presenciar una aumento de casi el 30 por ciento en los defectos de nacimientos en bebés cuyos papás tenían bajos niveles de ácido fólico, incluyendo anormalidades esqueléticas que incluyeron deformidades cráneo-facial y de la columna.

El ácido fólico es importante para la salud cerebral y neurológica en general, el desarrollo de la memoria, aprendizaje y otros proceso cognitivos. Si usted es un futuro papá o está planeando convertirse en uno, debería seguir el consejo de la Dra. Kimmins:

“Nuestra investigación sugiere que los papás necesitan hacer consciencia sobre lo que ponen en sus bocas, si fuman o si beben- y recordar que son la base de las futuras generaciones.”

La Obesidad Maternal Aumenta el Riesgo de Cáncer de Mama

Si usted está embarazada, cuidar su aumento de peso durante la maternidad no sólo es bueno para la salud de su bebé, sino que también es importante para su riesgo de cáncer de mama a largo plazo. El embarazo tiene un efecto protector de por vida para la madre con respecto al cáncer de mama- pero si el aumento de peso durante el embarazo es excesivo, todos estos beneficios podrían perderse, esto de acuerdo con un estudio reciente.

Cuando se exponen a altos niveles de leptina (que es lo que sucede cuando se sube mucho de peso), las mujeres embarazadas pierden los efectos protectores del embarazo contra el cáncer de mama. De hecho, muestran un aumento en el riesgo de cáncer de mama después de la menopausia.

El embarazo cambia los genes de forma permanente para que permitan que las células mamarias saludables se protejan a ellas mismas en contra de lo que podría causar cáncer. Parece que la exposición a los niveles elevados de leptina durante el embarazo elimina estos cambios genéticos beneficios.6 La buena noticia es que usted puede reducir muchos de los factores de riesgo por medio de la modificación de su estilo de vida, porque hay muchos factores de riesgo que se ven afectados por las elecciones que hace todos los días.

Las Tasas de Mortalidad Infantil en los Estados Unidos Son una Vergüenza

La obesidad maternal también es un factor en la mortalidad infantil. Las tasas de mortalidad infantil son más altas en bebés de madres obesas, seguidas por los bebés de madres con sobrepeso y las tasas más bajas pertenecen a los bebés con madres con un peso saludable.7, 8

A pesar de gastar más dinero en el cuidado de salud que cualquier otro país industrializado, en los Estados Unidos mueren más bebés al día de los que nacen, en comparación con cualquier otro país desarrollado. Los Estados Unidos ocupan el lugar número 27 en mortalidad infantil entre los 30 países más desarrollados, esto de acuerdo con el Centro Nacional de Estadísticas de Salud. En nuestro país, 6.4 bebés de cada 1,000 no llegarán a su primer cumpleaños. Comparemos esto con Islandia, en donde la mortalidad infantil es de tan sólo 1.6 muertes por cada 1,000 nacimientos.9, 10, 11

Claro que no escuchamos a las autoridades de salud gritando sobre nuestras abismales estadísticas de mortalidad infantil tal y como lo hacen con las tasas de aborto, a pesar del hecho de que más del 75 por ciento de estas muertes infantiles son prevenibles. Más del 35 por ciento de las muertes infantiles son el resultado de un parto prematuro. Cuando la mortalidad infantil es alta, las personas tienen más hijos, así que las altas tasas de mortalidad infantil en realidad contribuyen con la sobrepoblación.12

En la Actualidad, Un Billón de Persona Son Obesas

Un estudio realizado en el Reino Unido presenta una nueva estadística sobre la obesidad que es realmente preocupante. El número de adultos con sobrepeso y obesidad en el mundo desarrollado casi se ha cuadriplicado desde 1980 y ahora afecta a casi un billón de personas. Sí, un billón de personas de nuestro pequeño planeta azul tienen sobrepeso o son obesas.13 Si la madre y el padre son capaces de “transmitir” la obesidad a sus hijos, entonces tenemos un problema aún más significativo en nuestras manos cuando miramos hacia el futuro.

El reporte realizado por Overseas Development Institute (ODI) define sobrepeso u obesidad como el índice de masa corporal mayor a 25. El IMC mundial creció de 23 a 34 por ciento entre 1980 y el 2008. Gran parte de este aumento se ve en el mundo desarrollado, particularmente en países en donde están aumentando sus ingresos, tales como Egipto y México.

En los Estados Unidos, el 18 por ciento de los niños entre las edades de seis y 11 años, son obesos. Como resultado de estas cifras, ODI predice un “gran aumento” en ataques cardíacos, derrames cerebrales y diabetes- como si aún no fueran bastante comunes hoy en día.

Actualmente, uno de cada cinco personas en los Estados Unidos muere a causa de la obesidad.14 Las muertes causadas por la obesidad incluyen aquellas relacionadas con la diabetes tipo 2, hipertensión, enfermedades cardíacas, enfermedades hepáticas, cáncer, demencia y depresión, porque casi todas tienen la disfunción metabólica como una causa común.

El número de personas con sobrepeso u obesidad en Estados Unidos es, lamentablemente, incluso más alto porque el IMC es una herramienta poco precisa- no toma en cuenta la distribución de la grasa corporal. El IMC, que simplemente mide el peso en relación a la altura, subestima significativamente las tasas de obesidad y podría clasificar erróneamente hasta a una cuarta parte de los hombres y casi la mitad de las mujeres. Un indicador simple es la proporción entre cintura-cadera que predice mejor el riesgo de enfermedades cardíacas que el peso corporal o el IMC.

¿Quiénes Son los Verdaderos Culpables del Aumento en la Obesidad?

Aunque la conclusión del ODI es correcta en decir que la alimentación moderna es en gran parte culpable de estas desorbitantes tasas de obesidad, su conclusión sobre que alimentos son los causantes es incorrecta. Ellos escriben:15

“El reporte llamado Future Diets del ODI dice que esto se debe al cambio de alimentación y al cambio del consumo de cereales y granos por más grasas, azúcar, aceites y productos de origen animal.”

Tiene razón sobre el azúcar y los aceites vegetales procesados- que son muy comunes en la alimentación moderna. Pero las grasas y productos de origen animal, esas no entran en esta clasificación. De hecho, la obesidad es en gran parte causada por una alimentación rica en granos, cereales y alimentos procesados.

La eliminación del consumo de estos productos en realidad es algo bueno, sin embargo actualmente las personas siguen comiendo muchos granos. La mayoría de las personas consumen el tipo incorrecto de aceites/grasas y productos de origen animal. Estoy en total desacuerdo con la afirmación que rechaza el consumo de todas las grasas y productos de origen animal- que lo único que hace es perpetuar algunos mitos bastante peligrosos.

Las grasas saturadas no son las culpables- los granos procesados y el azúcar, sí. La fructosa refinada, que generalmente viene en forma de jarabe de maíz, actualmente se encuentra en prácticamente todos los alimentos procesados que puede encontrar.

La fructosa refinada en realidad “programa” su cuerpo para consumir más calorías y almacenar grasa. Los granos refinados son otro de los culpables principales, ya que se convierten en azúcar rápidamente en el cuerpo. Estos tipos de carbohidratos (carbohidratos no vegetales) afectan las hormonas de la insulina y leptina, las cuales son poderosos reguladores de grasa. Es el consumo excesivo de alimentos altamente procesados lo que ha causa el desorbitante aumento de obesidad. Lo último que necesita es consumir más granos y cereales.

En lugar de eso, necesita consumir más alimentos enteros, especialmente vegetales y cantidades moderadas de fruta, esto en base a sus niveles de insulina y leptina. Las grasas de alta calidad (los aguacates son una excelente opción, son ricos en grasas saludables y prácticamente no contienen fructosa), así como productos de origen animal de alta calidad, provenientes de animales criados orgánicamente y no de CAFOs. Para más información sobre cómo optimizar su alimentación, por favor échele un vistazo a mi plan nutricional optimizado.

Usted Tiene Más Control de Su Salud de lo Que Imagina

Un estudio realizado por la Universidad de Oxford destaca el hecho de que usted tiene mucho control sobre su riesgo cáncer de mama.16 En Inglaterra, las mujeres afroamericanas y del sur de Asia tienen menores tasas de cáncer de mama en comparación con las mujeres caucásicas. Este estudio atribuye esa diferencia a los diferentes estilos de vida y patrones reproductivos. Las mujeres caucásicas toman más alcohol, tienen menos hijos y tienen menores probabilidades de amamantar. Estos factores, así como la obesidad, contribuyen con las tasas más altas de cáncer entre las mujeres caucásicas.17

En un estudio grande de mujeres posmenopáusicas, utilizando datos recaudados por la Iniciativa de Salud de la Mujer, se concluyó que las mujeres con estilos de vida saludables tenían un tercio menor de riesgo, incluyendo una probabilidad 20 por ciento menor de morir a causa de cáncer, que las mujeres que no tenían estilos de vida saludables.18 El mensaje final es que usted tiene mucho más control sobre su salud de lo que podría imaginar. La autora principal del estudio de Oxford, la Dra. Toral Gathani, escribe:

“Es importa para las mujeres de todos los grupos étnicos entender cuáles son los factores de riesgo modificables para el cáncer de mama, algunos de ellos son la obesidad y el consumo excesivo de alcohol, se deben tomar las medidas necesarias para reducir su riesgo.”

Regalos que Perduren para Sus Hijos

Probablemente no sea capaz de controlar todo lo que tiene que ver con su salud y la de sus hijos. Sin embargo, estamos aprendiendo que cada vez más factores están bajo nuestro control. Por lo que la salud de su hijo no nacido es “cuestión de suerte,” como si tener un bebé fuese como una ruleta rusa genética. Dado a la epigenética, las elecciones de estilo de vida de ambos padres parecen afectar la salud de sus hijos a largo plazo e incluso la de sus nietos. Las malas elecciones tomadas hoy en día repercutirán en las futuras generaciones con respecto a su salud- algo que podría haber sido prevenido.

Sus hijos podrían ser adultos, pero si ellos no están leyendo este boletín de salud y planean tener hijos, es sumamente importante que les comparta esta información. Estos estudios sugieren que llego la hora de hacernos más responsables por nuestra salud, incluso antes de que nazcan nuestros hijos. Si le va a dar a las futuras generaciones “un regalo que perdure” ¿por qué no puede ser llenarlos de salud y longevidad en lugar de una vida llena de obstáculos innecesarios para su salud?

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 MNT July 17, 2013
  • 2 Independent.ie October 2, 2013
  • 3 Epoch Times January 9, 2014
  • 4 McGill University December 10, 2013
  • 5 Nature Communications December 10, 2013
  • 6 MNT October 31, 2013
  • 7 Epidemiology January 2009
  • 8 NYC Department of Health and Mental Hygiene June 2012
  • 9 New York Times April 17, 2013
  • 10 KevinMD January 13, 2014
  • 11 NBC News April 30, 2013
  • 12 GiveWell August 3, 2008
  • 13 BBC News January 2, 2014
  • 14 American Journal of Public Health October 2013
  • 15 ODI Future Diets
  • 16 BJC October 29, 2013
  • 17 MNT January 9, 2014
  • 18 MNT January 8, 2014