La Comida Rápida Podría Afectar el Desempeño Académico de Su Hijo

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Enero 14, 2015 | 11,792 vistas

Historia en Breve

  • Muchos niños no están obteniendo los nutrientes que necesitan para una función cerebral saludable y una salud óptima, en los Estados Unidos cerca del 40 por ciento de la alimentación de los niños está basada en azúcares y grasas poco saludables
  • Investigaciones previas revelaron que los niños que llevan una alimentación a base de alimentos procesados principalmente a la edad de tres años tuvieron puntuaciones de CI inferiores a los 8.5 años de edad
  • Los niño de quinto grado que consumen comida rápida cuatro veces a la semana o más, tienen una puntuación 20 por ciento menor en sus pruebas en el octavo grado

Por el Dr. Mercola

Los nutrientes provenientes de alimentos de alta calidad son sumamente importantes para ayudar a su hijo a alcanzar su máximo potencial. Desafortunadamente, muchos niños no están obteniendo los nutrientes que necesitan, especialmente en los Estado Unidos en donde cerca del 40 por ciento de la alimentación de los niños está basada en azúcares y grasas poco saludables.1

Tan sólo el 21 por ciento de los niños de 6 a 19 años de edad consume las cinco o más porciones recomendadas de frutas y vegetales al día.

Este es el camino que lleva a una mala salud crónica y es la razón principal por la que muchos de los niños de hoy en día son más pesados y más propensos a enfermedades en comparación con generaciones anteriores.

En el 2011, más del 17 por ciento de los niños en Estados Unidos de entre dos y 19 años de edad eran obesos2, 3 y casi el seis por ciento de los jóvenes cumplieron con los criterios para la obesidad clase 2, clasificados con un Índice de Masa Corporal (IMC) superior a 120 por ciento del percentil 95 (o un IMC de 35).

Más del dos por ciento de los niños entraron en la categoría de obesidad clase 3, lo que indicaba que tenían un IMC de 40 o más. Ese tipo de obesidad durante la juventud realmente puede ponernos en el camino de problemas de salud graves de por vida.

Las enfermedades que una vez parecieron ser un problema únicamente para las personas de edad media en adelante, incluyendo la diabetes tipo 2, la presión arterial alta e incluso las enfermedades hepáticas actualmente son muy comunes entre los jóvenes. Una alimentación a base de comida chatarra también puede establecer el escenario perfecto para el desarrollo de asma, eccema y una gran variedad de alergias, problemas inflamatorios y enfermedades autoinmunes.

De hecho, la mayoría de las principales enfermedades que plagan nuestro país están relacionadas con la alimentación. Incluso los Institutos Nacionales de Salud (NIH) admiten que cuatro de las seis principales causas de muerte en los Estados Unidos están relacionadas con una alimentación poco saludable.

Una Alimentación a Base de Comida Rápida Retrasa el Aprendizaje y Reduce el CI

Ya sea que su hijo tenga o no exceso de peso, es importante considerar lo que una alimentación a base de alimentos procesados podría causarle a su salud- y Coeficiente Intelectual (CI)…Un estudio británico4 reveló que los niños que llevaban una alimentación a base de alimentos procesados a la edad de tres años, tenían puntuaciones menores de CI a los 8.5 años de edad.

Por cada aumento medido en los alimentos procesados, los participantes tuvieron una reducción de 1.67 puntos en el CI. Más recientemente, una investigación publicada en la revista Clinical Pediatrics5, 6, 7 advirtió que el consumo frecuente de comida rápida podría afectar negativamente el desempeño académico de su hijo.

En el estudio fueron incluidos un total de 11,470 estudiantes. Todos fueron analizados en matemáticas, lectura y ciencia mientras estaban en quinto y octavo grado. Cuando estaban en quinto grado, también llenaron una encuesta sobre su alimentación.

Más de la mitad reportó consumir comida rápida de una a tres veces por semana, el 10 por ciento la consumía de cuatro a seis veces por semana y el otro 10 por ciento reportó consumirla todos los días. Como lo informó PBS News:8

“Los niños que reportaron consumir comida rápida cuatro veces a la semana o más en quinto grado mostraron una menor puntuación de más de 20 por ciento en las pruebas en el octavo grado en todas las materias calificadas.

Los niños que reportaron consumir comida rápida de una a tres veces por semana se quedaron por detrás de sus compañeros que no consumían comida rápida en una materia- matemáticas.”

Aunque el estudio no puede demostrar la causalidad, los resultados siguieron siendo los mismos incluso cuando los investigadores controlaron los factores de confusión como la calidad de la escuela, el estado socioeconómico, frecuencia de ejercicio y la cantidad de televisión que veían.

Sin duda es muy importante que los padres de familia presten atención, ya que no es necesario ser un genio para darse cuenta de que una mala nutrición tendrá efectos adversos en el desarrollo- tanto físico como mental- de su hijo.

Las deficiencias nutricionales a temprana edad también pueden causar déficits en la función cerebral, lo que pone a su hijo en riesgo de problemas de comportamiento- desde hiperactividad hasta agresión- lo que puede durar hasta la adolescencia e incluso la edad adulta. De acuerdo con el autor principal del estudio:9

“Existe mucha evidencia de que el consumo de comida rápida está relacionado con la obesidad infantil, sin embargo los problemas no terminan allí. Basar la alimentación de su hijo en comida rápida puede afectar su desempeño en el salón de clase…

No estamos diciendo que los padres de familia jamás deberían darle a sus hijos comida rápida, pero estos resultados sugieren que el consumo de comida rápida debería limitarse lo más que se pueda.”

¿Por Qué Tantos Niños Están Acostumbrados a Consumir Comida Rápida?

Como lo señalaron los autores de este estudio, muchos padres de familia caen en el hábito de alimentar a sus hijos con comida rápida de forma regular debido a falta de tiempo y/o conocimiento para preparar comidas saludables. Además, la comida rápida tiende a ser más barata, lo que es otro de los factores determinantes de su popularidad.

En un estudio realizado en el 2012,10 un aumento de 10 por ciento en el precio de la comida rápida causó una reducción de 5.7 por ciento en su consumo por niños de quinto grado, así que pedir que suban los precios podría evitar su consumo excesivo y promover un cambio a alternativas más saludables, según sugieren los investigadores.

Ellos también recomiendan sacar la comida rápida de las escuelas, otra cosa que es una obviedad. En los Estados Unidos, el 10 por ciento de las escuelas primarias, 18 por ciento de las escuelas secundarias y 30 por ciento de las escuelas preparatorias sirven comida rápida en sus cafeterías. Los restaurantes de comida rápida también tienden a conglomerarse alrededor de las zonas escolares. Limitar la publicidad de comida rápida, tanto en las escuelas como en la televisión, también podría tener un impacto benéfico muy marcado.

Enséñeles a Sus Hijos Cómo Tomar el Control de Su Salud

Desafortunadamente, incluso si esas soluciones fueran acordadas e implementadas, tomarían un poco de tiempo- tiempo que su hijo podría no tener, ya que la infancia se va rápidamente. Le recomiendo firmemente tomar el asunto en sus manos en lugar de esperar a que la sociedad cambie. Si la comida rápida y los alimentos procesados siguen formando gran parte de las comidas de su familia, sería bueno reconsiderar sus hábitos alimenticios.

Mi plan nutricional optimizado le ofrece una guía paso a paso de cómo alimentar a su familia correctamente, por lo que lo invito a leerlo en su totalidad.

También recuerde que predicar con el ejemplo es otra de las herramientas de aprendizaje más efectivas que existen, lo que ayudará a sus hijos a estar mejor preparados para enfrentarse a un mundo cada vez más tóxico a medida en que se convierten en padres de familia. En primer lugar, creo que necesita enseñarles a sus hijos qué es en realidad un “alimento real.”

Recuerde, los alimentos saludables son los alimentos “vivos” y generalmente crudos y el sello distintivo de un alimento vivo es el hecho de que se marchita y echa a perder. Como una visión general rápida, aquí algunas de las estrategias de estilo de vida más importantes que puede enseñarle a su hijo y que le servirán para el resto de su vida, comenzar a darles una base sólida para una función cerebral óptima, que puede ayudarles a sacar su máximo desempeño en los estudios académicos:

  • Optar por alimentos reales y eliminar los alimentos procesados: Para una guía más completa, échele un vistazo a mi plan nutricional optimizado. Generalmente hablando, debe enfocarse en una alimentación entera a base de alimentos orgánicos, sin procesar o lo menos procesados posible. Para mayores beneficios de salud y la mejor nutrición, deberá consumir una buena parte de sus alimentos en su forma cruda.
  • Remplazar el azúcar refinado y fructosa procesada con grasas saludables: Todas las formas de azúcar tienen efectos tóxicos cuando se consumen en exceso y causa múltiples procesos de enfermedades en su cuerpo, uno de ellos es la resistencia a la insulina, que es una de las causas principales de las enfermedades crónicas y el envejecimiento acelerado. Creo que los dos puntos principales para una salud óptima son restringir severamente los carbohidratos no vegetales de su alimentación y aumentar el consumo de grasas saludables. Esto optimizará sus niveles de insulina y leptina, lo que es sumamente importante para mantener un peso saludable y una salud óptima. Las grasas saludables son particularmente importantes para una función cerebral óptima y una buena memoria. Esto es algo que debe fomentar durante toda su vida, pero especialmente en la infancia. Fuentes de grasa saludables incluyen:
  • Aceitunas y aceite de oliva Coco y aceite de coco Mantequilla hecha con leche proveniente de vacas criadas orgánicamente
    Frutos secos crudos, particularmente la macadamia Yemas de huevo orgánicas y pasteurizadas Aguacate
    Carnes orgánicas Aceite de palma Aceites de frutos secos orgánicos y sin calentar
  • Obtener grasas omega-3 de origen animal: Otra grasa saludable que es particularmente importante para la salud cerebral es el ácidodecosahexaenoico o DHA, una grasa omega-3. Aproximadamente el 60 por ciento de su cerebro está compuesto de grasas- 25 por ciento del cual es DHA. El DHA es también un ingrediente esencial de la leche materna, que es la razón por la que creo que los bebés alimentados con leche materna consistentemente tienen una mayor puntuación de CI que los bebés alimentados con fórmulas.
  • Las grasas omega-3 como el DHA son consideradas esenciales porque su cuerpo no puede producirlas y debe obtenerlas de la alimentación. Le recomiendo consumir grasas omega-3 de origen animal como el aceite de krill de forma regular, mientras simultáneamente limita el consumo de grasas omega-6 que se encuentran en abundancia en los aceites vegetales y alimentos procesados.

  • Tomar mucha agua purificada: Evitar el consumo de bebidas endulzadas, incluyendo las versiones endulzadas artificialmente, ya que los endulzantes artificiales puede causar daños en su metabolismo y función cerebral.
  • Hacer ejercicio de forma regular: Si su hijo tiene problemas en la escuela, quizá necesite evaluar su nivel de actividad y estado físico. Los investigadores han encontrado repetidamente las conexiones entre el estado físico y la salud cerebral, que impacta de forma natural todas las áreas de la función cerebral, desde las habilidades de pensamiento cognitivo y memoria. (Investigaciones previas también han descubierto una relación entre el estado físico y la agudeza mental en las personas adultas, por lo que es sumamente importante para todas las edades.)
  • De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad del Norte de Texas, tener un corazón y pulmones sanos en realidad podría ser uno de los factores más importantes para los estudiantes de escuela secundaria, con respecto a sus calificaciones en matemáticas y lectura.11 Otra revisión de 14 estudios,12 que en tamaño iban de 50 participantes hasta 12,000, también demostró que mientras más activos sean los niños, mejor será su desempeño académico.

  • Mantener un intestino saludable: Cerca del 80 por ciento del sistema inmunológico reside en el intestino y las investigaciones demuestran que su microbioma (bacterias benéficas que viven en el intestino) afecta su salud de muchas formas; incluso se ha dicho que son la clave de un cerebro saludable. En un sentido muy real, su intestino actúa como un “segundo cerebro.” Las bacterias intestinales transmiten información al cerebro por medio del nervio vago, el décimo nervio craneal que va del cerebro al sistema nervioso entérico (el sistema nervioso del tracto gastrointestinal).
  • Existe una estrecha relación entre la flora intestinal anormal y el desarrollo cerebral anormal y así como tiene neuronas en el cerebro, también tiene neuronas en el intestino- incluyendo neuronas que producen neurotransmisores como la serotonina, que también se encuentra en el cerebro y está relacionada con su estado de ánimo. Es bastante simple, si salud intestinal puede impactar en su función cerebral, psique y comportamiento, ya que están interconectadas e independientes de muchas formas distintas. Una alimentación saludable es ideal para mantener un intestino sano y consumir alimentos fermentados de forma regular es la manera más sencilla y efectiva de optimizar su flora intestinal.

  • Optimizar sus niveles de vitamina D: Los receptores de vitamina D activos aumentan el crecimiento de nervio en su cerebro y los investigadores también han localizado vías metabólicas para la vitamina D en el hipocampo y en el cerebelo del cerebro, áreas involucradas en la planeación, procesamiento de información y formación de nuevos recuerdos. El Instituto Nacional de Salud Mental recientemente concluyó que es vital que la madre obtenga suficiente vitamina D mientras está embarazada con el fin de que el cerebro del bebé se desarrolle adecuadamente.
  • El niño debe obtener suficiente vitamina D después de nacer para una función cerebral “normal.” La exposición apropiada al sol es todo lo que necesita para optimizar sus niveles para un funcionamiento cerebral saludable. Si eso no es una opción, entonces pruebe las camas de bronceado seguras como su segunda mejor alternativa, seguida por un suplemento de vitamina D3. (Si opta por un suplemento, también recuerde que necesita aumentar el consumo de vitamina K2 y magnesio.)

  • Evitar las sustancias químicas, toxinas y contaminantes lo más que pueda: Esto incluye deshacerse de los productos de limpieza para el hogar tóxicos, jabones y productos de higiene personal, aromatizantes, pesticidas para jardín, insecticidas, por mencionar algunos y remplazarlos con alternativas no tóxicas.
  • Obtener sueño de alta calidad: La falta de sueño puede afectar el metabolismo y producción de hormonas de una forma similar a los efectos del envejecimiento y las etapas tempranas de la diabetes y se sabe que tiene un efecto adverso en la salud cerebral. El sueño también es sumamente importante para alcanzar una visión mental completamente nueva y ser capaz de utilizar soluciones creativas y nuevas a problemas viejos. El sueño ayuda a “reiniciar” su cerebro para que vea los problemas desde una perspectiva diferente, lo que es crucial para la creatividad.
  • Además, ciertas formas de potenciación a largo plazo- un proceso neural relacionado con el aprendizaje y la memoria- pueden ser provocadas en el sueño, lo que sugiere que las conexiones sinápticas se fortalecen mientras duerme. Esto también aplica en el caso de los bebés y los niños y las investigaciones13 demuestran que las siestas pueden mejorar la capacidad intelectual de los niños. Específicamente, los bebés que durmieron entre cada sesión de aprendizaje tuvieron una mejor capacidad para reconocer patrones en información nueva, lo que indica un cambio importante en la memoria que desempeña un papel esencial en el desarrollo cognitivo.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Prevention Institute
  • 2 JAMA Pediatrics 7 April, 2014 [Epub ahead of print]
  • 3 Reuters April 7, 2014
  • 4 J Epidemiol Community Health doi:10.1136/jech.2010.111955
  • 5 Clinical Pediatrics December 5, 2014 [Epub ahead of print]
  • 6 Foodnavigator.usa.com December 23, 2014
  • 7 Time December 23, 2014
  • 8 PBS December 22, 2014
  • 9 See Time December 23, 2014, and PBS December 22, 2014
  • 10 See Foodnavigator.usa.com December 23, 20
  • 11 Medical News Today August 6, 2012
  • 12 Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine January 2012;166(1):49-55
  • 13 Psychological Science August 2006; 17(8): 670