Comida Chatarra: Tan Mala Como los Cigarros, y las Tácticas del Marketing También Rivalizan con las Grandes Tabacaleras

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Enero 15, 2015 | 57,460 vistas

Historia en Breve

  • El documental Consuming Kids revela las prácticas astutas de una máquina de marketing de miles de millones de dólares que fueron diseñada para convertir a sus hijos en fieles consumidores de por vida, lo que también influirá en la forma en que toda la familia gasta su dinero
  • Los niños de edades entre 2 y 11 años, ven ahora un promedio de más de diez anuncios televisivos de comida por día. El 98 por ciento de los anuncios de alimentos vistos por los niños, son los productos que tienen un alto contenido en grasas, azúcar o sodio. La mayoría son también bajos en fibra
  • Un funcionario de la ONU advirtió recientemente que la obesidad es la mayor amenaza para la salud global que el uso del tabaco, y que este hecho no se toma tan en serio como debería de ser
  • Se exhorta a las naciones a colocar regulaciones más estrictas sobre los alimentos poco saludables, restringir la publicidad de comida chatarra y modificar los subsidios agrícolas que hacen que los alimentos procesados poco saludables sean más baratos que los alimentos saludables

Por el Dr. Mercola

Existen más de 61.5 millones de niños menores de 14 años en el mundo,1 por lo que para las grandes empresas estos niños representan una de las características demográficas más poderosas en capturar.

Estos niños no sólo gastan $40 mil millones de dólares al año en refrigerios, juguetes y electrónicos, utilizando el dinero que se les da por parte de sus padres o miembros de la familia, sino que también ejercen una poderosa influencia sobre el gasto de sus padres.

Como se señala en el documental Consuming Kids, los niños menores de 12 años influyen en el gasto de sus padres, quienes gastan una asombrosa cantidad de $700 mil millones de dólares al año, lo que equivale a la economía combinada de 115 de los países más pobres del mundo.

La película también revela prácticas de negocios astutos, donde refleja que la máquina de marketing tiene solo un objetivo: convertir a sus hijos en fieles consumidores de por vida lo que también influye en la forma en que toda la familia gasta su dinero.

Gran parte de este dinero se gasta en alimentos procesados "chatarra," lo que implica en el aumento de las tasas de manera abrumadora, sobre todo de enfermedades crónicas como la obesidad en los niños.

Cautivan la atención de los niños con los superhéroes y otros personajes de dibujos animados, el uso de promociones que incluyen juguetes de regalo para atraerlos, incluso garantizando que los pasillos del supermercado están llenos de barras de caramelo al alcance de los niños - todo el marketing intencional hacia ellos.

Lo que es peor, según un estudio reciente en la adicción a la comida, "los alimentos altamente procesados pueden conducir a signos clásicos de adicción como la pérdida de control, intolerancia y la ausencia,"2 informa la revista Time. El azúcar, sal y grasas trans que se encuentran en los alimentos procesados también son intencionales. Por lo que muchos "científicos en nutrición" han colaborado para asegurar que los receptores del gusto humano, sean manipulados por estos bienes irresistibles.

La Obesidad Es una Amenaza Mayor para la Salud que el Fumar

Otro artículo de la revista Time cita a un Relator Especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación. Olivier De Schutter dice que "la obesidad es una mayor amenaza para la salud global que el consumo de tabaco," y que este hecho no se toma tan en serio como debería de ser.

Sus declaraciones fueron entregadas en la inauguración del encuentro anual de la Organización Mundial de la Salud en el año 2014. De Schutter quiere, en una última instancia, unir fuerzas de las naciones para poner regulaciones más estrictas sobre los alimentos poco saludables:

"Así como el mundo se unió para regular los riesgos del tabaco, debería existir un convenio audaz donde se acuerde cómo debe ser una buena alimentación," dijo.

"El Relator Especial previamente ha promovido una mayor acción gubernamental en cuanto a los alimentos chatarra, incluyendo los impuestos a los productos no saludables, la regulación de las grasas y los azúcares, tomar medidas enérgicas contra la publicidad de comida chatarra y repensar los subsidios agrícolas que hacen que los alimentos poco saludables sean más baratos," señala la revista Time.

"Los gobiernos se han centrado en el aumento de la disponibilidad de calorías," dijo, "pero a menudo han sido indiferentes en cuanto al tipo de calorías que ofrecen, el precio, para quiénes están disponibles y la forma en que se comercializan."

Es probable que muchos se resistan a la idea de que el exceso de peso puede ser más perjudicial que el fumar, tomando en cuenta que lo "normal" se convertido en tener peso extra, pero en términos de efectos sobre la salud en general y los costos de atención de salud posteriores, lo más probable es que sea cierto. Por ejemplo, los datos acopiados por más de 60 mil canadienses, muestran que la obesidad conduce a más visitas al médico que el fumar.3

Las estadísticas sobre la obesidad entre canadienses y estadounidenses van a la par, con cerca de un cuarto a un tercio de los adultos en la categoría de obesos. Asombrosamente dos tercios de la población estadounidenses tienen sobrepeso. Esto en sí es una carga pesada para el sistema de atención de la salud. Es importante darse cuenta de que un gran número de enfermedades está directamente atribuible a la obesidad, incluyendo:

Diabetes

Cáncer

Insuficiencia cardíaca congestiva

Agrandamiento del corazón

Embolia pulmonar

Síndrome de ovario poliquístico

Enfermedad por reflujo gastroesofágico

Enfermedad de hígado graso

Hernia

Disfunción eréctil

Incontinencia urinaria

Insuficiencia renal crónica

Linfedema

Celulitis

Derrame cerebral

Síndrome de Pickwick

Depresión

Osteoartritis

Podagra/Gota

Enfermedad de la vesícula biliar

El Auge del Marketing Cauteloso

Los niños están siendo literalmente engañados por las empresas de alimentos chatarra causando destrucción a su salud en busca de ingresos. Y no existe nada "accidental" por el aumento de las tasas de obesidad infantil cuando se toma en cuenta la comercialización engañosa. El marketing para los niños se ha convertido en toda una ciencia en su propio derecho. Por ejemplo, el documental destacado revela cómo el "nag factor" ha sido estudiado hasta el punto en que los vendedores pueden ser advertidos sobre "qué tipo de berrinches funcionan mejor."

Sí, los anuncios están realmente diseñados para aumentar el número de veces en que su hijo le pida el producto, es decir, le hará un berrinche hasta que usted le compre lo que quiere con tal de que se detenga. Con los avances tecnológicos, las vías de comercialización también han crecido de manera exponencial en los últimos 30 años. Ya no se limita a los anuncios de televisión. Los niños están ahora expuestos a un marketing inteligente a través de la concesión de licencias de marca, la colocación de productos, las escuelas, la comercialización de sigilo, el marketing viral, DVDs, juegos, e Internet. Existen tantas maneras de llegar a los niños hoy en día, que hay una marca en la frente de su hijo casi cada momento del día. Según el resumen del Top Documentary Films:4

"Sobre la base de los conocimientos de los profesionales de la salud, defensores de los niños y los expertos de la industria, la película se centra en el crecimiento explosivo de la comercialización del niño como consecuencia de la desregulación, que muestra cómo los vendedores han utilizado los últimos avances en la psicología, antropología y neurociencia para transformar a los niños en una de las más poderosas y rentables demografías de consumidores en el mundo.

Consuming Kids presiona en que se comercialicen alimentos enteros a los niños, planteando preguntas urgentes sobre la ética de la comercialización de los niños y su impacto en la salud y el bienestar de ellos."

Como se menciona en la película, lo que estamos viendo es un aumento de "360 grados de comercialización inmersiva," diseñada para convencer a los niños que la vida es cuestión de comprar y "conseguir." Se trata de convertir a los niños en fieles consumidores de por vida y cuando se trata de los alimentos procesados, los niños están siendo engañados haciéndolos creer que los alimentos chatarra los harán saludables y felices. Sin embargo la verdad es diametralmente opuesta a este tipo de propaganda. Según un informe en el año 2013 por el Instituto de Medicina (IOM),5 los niños en edad de dos a 11 años ven un promedio de más de 10 anuncios televisivos de comida por día. Y casi todos (el 98 por ciento) son para los productos con alto contenido de procesados, grasas dañadas, azúcar y/o sodio. La mayoría (el 79 por ciento) son bajos en fibra.6 Según la IOM:

"La comercialización de alimentos y bebidas con alto contenido calórico y bajos en nutrientes está relacionada con el sobrepeso y la obesidad. Un informe de la IOM en el 2006, proporcionó pruebas de que la publicidad televisiva influye en las preferencias de alimentos, bebidas y el consumo a corto plazo de los niños."

Una Imparable 'Bestia' Esta Devorando a sus Hijos

A finales de 1970, a raíz de la creciente preocupación sobre los cereales azucarados y la incapacidad de los niños a entender la intención de la publicidad, la Comisión Federal de Comercio (FTC) trató de prohibir todos los anuncios dirigidos a los niños menores de ocho años. Después de todo, un niño pequeño no puede entender que un anuncio no es un infomercial imparcial que dice la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad... Por esta razón la publicidad dirigida a los niños no es extremadamente deshonesta, sino francamente inmoral.

Cuando se trata de publicidad de comida chatarra, una pregunta que debe plantearse es: ¿dónde está la responsabilidad por mentirle a los niños sobre la alimentación y la nutrición? Decir que algo es bueno para usted, cuando en realidad destruye su función metabólica y promueve la obesidad, y todos sus problemas de salud asociados, es una mentira tremendamente perjudicial. Desde mi punto de vista esto es una mentira de los fabricantes de alimentos procesados, por la cual deben considerarse responsables. ¿Por qué es un crimen matar a alguien al instante, pero no cuando se está matando a la gente poco a poco? No es sorprendente que las grandes empresas intervinieran y convencieran al congreso en bloquear los intentos de publicidad de la FTC para el público infantil.

Esta peligrosa práctica de comercialización de alimentos chatarra, adictivos para los niños, es un acto despreciable que es aún más perverso que las tácticas que utilizaron las grandes tabacaleras durante décadas.

El congreso recientemente aprobó una ley llamada "The FTC Improvement Act," que despojó a la FTC del poder y la autoridad para regular la comercialización de los niños. Como se señala en el documental presentado, antes de la desregulación de la comercialización televisiva de los niños, el gasto de los niños había aumentado en un modesto cuatro por ciento al año. Después de la desregulación, el gasto de los niños se disparó a un 35 por ciento por año, a partir de $4.2 mil millones al año en 1984 a $40 mil millones al año en la actualidad, un incremento del 852 por ciento ¡en menos de tres décadas!

La Comercialización de Comida Chatarra Funciona y Altera las Preferencias Alimentarias a Largo Plazo

No hay duda de que la publicidad de comida chatarra funciona y funciona a largo plazo. La investigación7 muestra que los padres alimentan a sus niños en edad preescolar con alimentos chatarra que contienen un alto nivel azúcar, sal y grasas no saludables, lo que tuvo un impacto duradero en sus preferencias de sabor. Todos los niños que fueron examinados mostraron preferencias por los alimentos chatarra y todos (¡incluso los que tenían tan sólo tres años!). También fueron capaces de reconocer algunos refrescos, comida rápida y marcas de comida chatarra.

Los investigadores llegaron a la conclusión de lo que probablemente ya sospechaban: los niños que fueron expuestos, a través de la publicidad, a la comida chatarra como refrescos y comida rápida, mostraron que sus padres los alimentaban con estos alimentos, por lo que aprendieron a reconocer y a preferir estos alimentos a través de opciones más saludables. No hay duda de que esto tiene un impacto en su salud, ya que los nutrientes de los alimentos de calidad son fundamentales para ayudar a su hijo a alcanzar su máximo potencial. Un estudio británico8 reveló que los niños que llevaban una alimentación principalmente de alimentos procesados a la edad de tres años, tenían puntuaciones de CI inferiores a 8.5 años.

Por cada aumento medido en los alimentos procesados, los participantes tuvieron una disminución de 1.67 puntos en el coeficiente intelectual. Como se puede sospechar, los que comían alimentos más saludables experimentaron niveles más altos de CI. Por cada incremento medido en la puntuación de la alimentación, significaba que el niño estaba comiendo más frutas y vegetales. Por ejemplo, hubo un aumento de 1.2 puntos en el coeficiente intelectual. Por otra parte, como se informó recientemente en la revista Time,9 los alimentos procesados parecen ser intrínsecamente adictivos, lo que provoca a los niños una adicción a los alimentos chatarra a una edad temprana:

"El estudio de la adicción a la comida es un campo emergente y controversial. Pero de acuerdo con Ashley Gearhardt, una investigadora que se centra en la adicción a la comida en la Universidad de Michigan y que ayudó a establecer las directrices para la Escala de Adicción a la Comida de la universidad de Yale, los alimentos altamente procesados pueden conducir a los típicos signos de la adicción como la pérdida de control, la intolerancia y la ausencia.

Un creciente cuerpo de investigación la respalda-- y que está especialmente preocupado en los niños, mencionó que una adicción forjada en los primeros años de un niño podría ponerlo en un peligro más grave para cuando tenga una alimentación crónicamente poco saludable en la edad adulta... Gearhardt explica: "Mientras más niños están expuestos [a los alimentos chatarra] a temprana edad, más los prepara para los problemas. Sus cerebros todavía están en desarrollo."

Según Gearhardt, la respuesta no es aumentar la disponibilidad de alimentos saludables. La respuesta es ELIMINAR los alimentos chatarra por completo. Si son todavía una opción, los niños podrán elegir ellos cada vez más de lo normal. Esto incluiría también la eliminación de las máquinas expendedoras en las escuelas. Si la historia sirve de indicio, puede tomar un tiempo para superar la inercia política en este frente, por lo que la mayor parte de la responsabilidad caerá sobre usted, su padre. Por lo menos puede abstenerse de alimentar a su familia con alimentos procesados y comida chatarra, para que su hijo se encuentre en un camino más saludable.

Errado Asesoramiento Alimentario Promueve de la Obesidad

Es importante entender que usted obtiene la grasa que come por el tipo equivocado de calorías. Al final del día su consumo de carbohidratos, ya sea en forma de granos y azúcares (especialmente fructosa), determinará si es o no capaz de controlar su peso y mantener una salud óptima. Esto es porque estos tipos de carbohidratos (fructosa y granos) afectan a dos importantes hormonas de la regulación de grasa: la insulina y la leptina. Las grasas y las proteínas afectan estas hormonas en un grado mucho menor.

Muchas compañías de alimentos y bebidas procesados han inculcado la idea falsa de que sus alimentos son una parte perfectamente razonable de una alimentación saludable. No hace mucho tiempo Coca-Cola hizo una campaña engañosa "anti-obesidad" que promovía sus productos en relación con el ejercicio adecuado. Usted, en última instancia, obtiene la grasa de los ingredientes específicos en estos productos, todo el jarabe de maíz de alta fructosa y otros azúcares añadidos, incluyendo endulzantes artificiales, lo que puede causar que usted aumente libras de más que con el azúcar regular.

El doctor Robert Lustig, un experto en el destino metabólico del azúcar, explica que la fructosa es "isocalórica pero no isometabólica." Esto significa que puede tener la misma cantidad de calorías de fructosa y glucosa, fructosa y la proteína, o fructosa y grasa, pero el efecto metabólico será completamente diferente a pesar de la cantidad idéntica de calorías. Este es un punto crucial que debe ser entendido. La fructosa es, de hecho, mucho peor que otros carbohidratos debido a que la gran mayoría se convierte directamente en GRASA, tanto en sus tejidos grasos como en el hígado. Y es por eso que contar calorías no funciona... Mientras usted sigue comiendo fructosa y granos, está programando a su cuerpo para crear y almacenar la grasa.

Por otra parte, la investigación del doctor Richard Johnson, jefe de la División de Enfermedades Renales e Hipertensión de la Universidad de Colorado y autor de The Sugar Fix y The Fat Switch, demuestra que grandes porciones de comida y la falta de ejercicio, no son los únicos responsables de por qué esté aumentando peso. Más bien es el azúcar que contiene fructosa la que causa la obesidad, no por las calorías, sino por activar su "interruptor de grasa," una adaptación biológica de gran alcance hace que las células de grasa se acumulen en previsión de la escasez (o hibernación). Según explica el doctor Johnson basado en sus décadas de investigación:

"Aquellos que son obesos comen más a causa de un 'interruptor' defectuoso y hacen menos ejercicio debido a un estado de energía más bajo. Si usted puede aprender a controlar el 'interruptor' específico ubicado en el centro neurálgico de cada una de sus células -las mitocondrias – serán la clave para combatir la obesidad."

Una Sola Lata de Soda es Suficiente para Rebasar sus Niveles Permisibles de Azúcar para una Salud Óptima...

Como pauta general recomiendo limitar su consumo de fructosa a 25 gramos por día o incluso a menos de 15 gramos por día si es resistente a la insulina. Esto si padece de sobrepeso o tiene enfermedades del corazón, diabetes o cualquier otra enfermedad derivada de la resistencia a la insulina. Mientras tanto, sólo una lata de Coca Cola contiene aproximadamente 35 gramos de azúcar, por lo que por sí sola supera la ingesta diaria recomendada de fructosa.

Contrariamente a lo que los fabricantes de soda le hacen creer, usted puede lograr una salud óptima sin la necesidad de tener una adición de azúcar o endulzantes artificiales. De hecho si quiere entender el balance de energía, lea sobre cómo puede enseñar a su cuerpo a quemar grasa como combustible, en lugar de hacerlo con azúcar o carbohidratos. Para ello es necesario eliminar prácticamente todos los azúcares añadidos. Los beneficios de la grasa para su salud están fuertemente respaldados y confirmados por la ciencia, sin embargo usted no obtendrá esta información por parte de la mayoría de las autoridades convencionales de salud. Y la razón de esto es porque la mayoría de los profesionales dedicados a la nutrición se benefician por las empresas de alimentos procesados.

La negación por la industria de alimentos procesados en aceptar la responsabilidad de que usted y sus hijos van por el mal camino, no es diferente a la negación de las empresas tabacaleras de que sus productos causan cáncer de pulmón. Sin embargo la verdad prevaleció. Esto es lo que también debe suceder con la industria de alimentos procesados. Sus productos están causando una cantidad increíble de enfermedades crónicas, sin embargo anuncian sus mercancías como productos saludables.10, 11 Tal como ocurre con el tabaco, lo que necesitamos es una importante demanda de acción de clase para dejar las cosas claras y poner fin a su intención.

Sin embargo existen algunas noticias alentadoras. Como se informó en el artículo anterior El Atlántico,12 el consumo de sodas se encuentra "en caída libre," el consumo de la población ha disminuido en un 40 por ciento desde el año 2003. Por desgracia muchos están simplemente cambiando a bebidas sin o bajas en calorías, que la Coca-Cola ahora está tratando de impulsar.

Ayude a Luchar Contra la Comercialización Abusiva en los Niños

Una investigación demuestra claramente que incluso si usted controla la cantidad de calorías que come, si esas calorías provienen de fructosa y granos procesados, usted está en mayor riesgo de desarrollar el síndrome metabólico (pre-diabetes), que incluye la resistencia a la insulina, hígado graso, alta presión arterial y niveles altos de triglicéridos. En definitiva, evitar la fructosa en todas sus formas, junto con otros azúcares, es imprescindible con el fin de evitar activar el interruptor de grasa", que hará que su cuerpo acumule exceso de grasa.

Esto significa eliminar los alimentos procesados, ya que la mayoría están cargados de azúcares procesados y grasas trans. Como se señaló anteriormente, una alimentación de alimentos procesados promueve fuertemente el exceso de peso, la obesidad y los problemas de salud relacionados, y los riesgos de salud asociados con este tipo de alimentación, en realidad ahora superan los peligros de fumar. Ya es hora de reconocer el papel que han jugado los alimentos procesados en la creación de la actual epidemia de obesidad en todo el mundo.

En cuanto a la lucha contra la influencia de la comercialización en las preferencias alimentarias de sus hijos y en última instancia de su salud, le aconsejo limitar la cantidad de tiempo que su hijo pasa viendo televisión y navegando por la web. Los niños menores de tres años de edad no deben estar viendo cualquier programa de televisión en absoluto, ya que este es un momento crucial del desarrollo rápido del cerebro, en la que el cerebro de su niño se forma en respuesta a lo que están expuestos. Por desgracia, la comercialización está en todas partes y no se puede aislar a su hijo de ella, todo el tiempo. Sin embargo, en términos de salud mental y física, los anuncios de comida chatarra se encuentran entre los más dañinos y aquí se puede prestar su apoyo para el cambio. Hable con sus hijos sobre lo que están viendo y por qué la comida rápida y los alimentos procesados, simplemente no son buenos para ellos a pesar de lo que dice el anuncio.

Recuerde, los anuncios están diseñados para vender productos; no para decir toda la verdad y nada más que la verdad... La campaña "No estamos comprando" (We're Not Buying It) del Instituto de Prevención,13 está solicitando al presidente Obama a poner directrices voluntarias de nutrición basadas en la ciencia a las empresas que comercializan alimentos a los niños. Usted puede firmar esta petición ahora, pero lo invito a ir un paso más allá y dejar de apoyar a las empresas que están comercializando los alimentos chatarra a sus hijos hoy en día.

Lo ideal es que usted y su familia vote con su bolsillo y evite los alimentos procesados tanto como sea posible y consuma alimentos crudos, orgánicos y/o cultivados localmente tanto como sea posible. Si usted y sus hijos están absolutamente enganchados a la comida rápida y otros alimentos procesados, necesitará un poco de ayuda y muy probablemente algún tipo de apoyo de amigos y familiares. Además de rodearse de apoyo y de personas de ideas afines, también puede revisar mi artículo "Cómo quitarse la costumbre de los alimentos procesador en siete pasos" o leer el libro que escribí sobre el tema, llamado Generación XL: Generation XL: Raising Healthy, Intelligent Kids in a High-Tech, Junk-Food World.

Por último, mi plan de nutrición gratuito ofrece una guía paso a paso para alimentar a su familia de buena manera, y le invito a leerlo ahora. Usted necesita primero educarse sobre lo que es una nutrición adecuada y los peligros de la comida chatarra y alimentos procesados, con el fin de cambiar la cultura de la comida en toda su familia. Para darle a su hijo el mejor comienzo en la vida y ayudarlo a inculcarle hábitos saludables que durarán toda la vida, debe predicar con el ejemplo. Los niños simplemente no saben qué alimentos son saludables a menos que usted, como padre, les enseñe.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Statista.com
  • 2 Time May 28, 2014
  • 3 Medical News Today July 18, 2012
  • 4 Top Documentary Films, Consuming Kids
  • 5 Institute of Medicine, Challenges and Opportunities for Change in Food Marketing to Children and Youth - Workshop Summary, March 4, 2013
  • 6 Interagency Working Group on Foods Marketed to Children (IWG), The facts on junk food marketing and kids
  • 7 Appetite 2011 Apr;56(2):428-39
  • 8 Journal of Epidemiology and Community Health doi:10.1136/jech.2010.111955
  • 9 Time May 28, 2014
  • 10 Coca-Cola advertising through the years
  • 11 NPR.com January 26, 2013
  • 12 The Atlantic January 18, 2013
  • 13 Prevention Institute's "We're Not Buying It" campaign