Exceso de Carbohidratos: Una Cultura Desesperada por Comer

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Febrero 07, 2015 | 63,804 vistas

Historia en Breve

  • Casi 80 millones de personas en Estados Unidos, aproximadamente uno de cada cuatro tiene diabetes o pre-diabetes
  • En su gran mayoría, la evidencia señala a una alimentación defectuosa—de hecho, una cultura completa de alimentos inapropiados que dañan la salud
  • La diabetes tipo 2 es el resultado de la insulina crónica y resistencia a la leptina, que se puede resolver al reducir el consumo de azúcares, granos y alimentos procesados, junto con otros cambios de estilo de vida saludables

Por el Dr. Mercola

Estados Unidos ha visto un rápido aumento en la prediabetes y la diabetes tipo 2 en la última década. Casi 80 millones de personas, aproximadamente uno de cada cuatro ahora tiene diabetes o pre-diabetes.

La diabetes en niños y adolescentes también está aumentando a un ritmo rápido. Los datos más recientes1, 2 revelan que entre 2001 y 2009, la diabetes tipo 2 entre los niños de edades de 10-19 aumentó en un 30 por ciento.

En su gran mayoría, la evidencia señala a una alimentación defectuosa—de hecho, una cultura completa de alimentos inapropiados, que dañan la salud. Lathe Poland y Eric Carlsen realizaron un buen documental llamado: Carb-Loaded: A Culture Dying to Eat,3 que se centra en este tema.

Poland fue diagnosticado con diabetes en 2010, lo que lo llevo a crear este revelador documental. En un comunicado de prensa, Poland señala:

"Yo no tenía sobrepeso... Para ser honesto, me quedé completamente impresionado cuando mi doctor me dio el diagnóstico. ¿Por qué una persona aparentemente sana de 30 años, como yo desarrolla una enfermedad como esta?

Mi idea falsa al igual que la mayoría de las personas era que había dos escenarios por los cuales se desarrolla diabetes... Es hereditario y no se tiene control y/o el consumo de comida chatarra “junk food” que desarrolla diabetes.”

Su médico quería que tomara tres medicamentos diferentes, y esto alarmó a Polond. Así que decidió investigar más detalladamente, para averiguar lo que realmente causa la diabetes, y si el enfoque de medicamentos en realidad es el único remedio.

Los Carbohidratos Procesados ​​Promueven la Epidemia de Diabetes

Durante los últimos 50 años, a las personas se les ha sugerido comer una dieta rica en carbohidratos complejos y baja en grasas saturadas. Incluso a las personas con diabetes se les ha recomendado comer 50 a 60 por ciento de sus calorías diarias en forma de carbohidratos procesados.

Como lo señalaron los cineastas "los alimentos refinados y procesados, especialmente carbohidratos procesados ​​se han convertido en alimentos básicos de nuestra cultura y estamos cosechando las consecuencias." La sabiduría popular afirma que los granos integrales son parte de una dieta saludable para el corazón y los comerciales de cereales populares hacen esa misma afirmación...

Pero no nos equivoquemos al respecto. Este consejo nutricional es exactamente la razón por las que las tasas de diabetes están increíblemente elevadas. (Incluso a los atletas se le aconseja reconsiderar su dieta cargada de carbohidratos, ya que una dieta alta en grasa tiende a mejorar el rendimiento en un mayor grado).

El asesoramiento convencional también establece que las personas con diabetes pueden utilizar azúcar de mesa sin ningún problema, siempre y cuando ajuste el medicamento para compensarlo adecuadamente (es decir, tomar más medicamentos para aumentar su capacidad de almacenamiento en las células grasas). También se recomienda el uso de endulzantes artificiales tóxicos en lugar de azúcar.

La triste verdad es que estas recomendaciones no están respaldadas por la ciencia nutricional, sino por la industria del cabildeo - al igual que la Pirámide de Alimentos de la USDA, la cual contiene enormes conflictos de interés de la industria.

Como se discute en el documental, NO había evidencia científica que respaldara estas recomendaciones nutricionales. En esencia, era un experimento y ahora podemos decir que el experimento fue un fracaso absoluto que provocó un dolor innecesario, sufrimiento y muerte prematura a decenas de millones de personas.

Simplemente no podemos seguir la pirámide de la alimentación convencional (o la versión actualizada llamada MyPlate) y mantener una salud óptima. ¿Por qué? porque los granos se convierten en azúcar en su cuerpo, lo que ocasiona la resistencia a la insulina y promueve la inflamación crónica en su cuerpo.

El documental también discute la influencia perniciosa y poder de la industria de alimentos procesados y la forma en que moldean nuestra cultura—y la mayoría de la “inteligencia convencional sobre alimentos - a través de la publicidad de comida chatarra.

La Medicina Convencional Es Muy Deficiente...

La medicina convencional tiene a la diabetes tipo 2 etiquetada como un problema arraigado en "la desregulación del control de azúcar en la sangre," que por lo general se explica como "la incapacidad del cuerpo para producir suficiente insulina."

Con ese punto de vista, parece razonable concluir que con el fin de controlar la diabetes, necesitara una receta para la insulina o medicamentos que eleven la insulina para contrarrestar los niveles elevados de azúcar en la sangre.

Sin embargo, en realidad, el problema subyacente es la señalización inadecuada de la leptina e insulina. En la diabetes tipo 2, el páncreas sigue produciendo algo de insulina—de hecho, por lo general un exceso de insulina está siendo producida de manera cotidiana---pero el páncreas es incapaz de reconocer la insulina y utilizarla correctamente.

Esta es una etapa avanzada de la resistencia a la insulina,4 que normalmente es causada por una alimentación demasiado alta en azúcares y alimentos que se convierten en azúcar como los granos. La diabetes de tipo 2 también implica un mal funcionamiento de la señalización de la leptina, que es causada por niveles crónicamente elevados de insulina y leptina—repito, debido a una alimentación demasiado alta en azúcar.

Por esta razón es que el tratamiento farmacológico no nos lleva a ningún lado. Tratar la diabetes tipo 2 con insulina en realidad es una de las peores cosas que puede hacer, ya que en realidad empeora su resistencia a la insulina y leptina con el tiempo. Usted no necesita más insulina, necesita restaurar la sensibilidad de la insulina y los receptores de leptina y la manera de hacerlo es manteniendo bajos sus niveles de insulina y leptina.

Como el Dr. Ron Rosedale lo escribió en 2005, los médicos agravan aún más la diabetes, debido a las prescripciones erróneas, que se derivan de una carencia básica de evaluar las causas subyacentes de la diabetes.

Es importante entender que esto simplemente sucede cuando agrega insulina sin abordar el problema subyacente de la resistencia a la insulina/leptina. Cuando el nivel de azúcar en la sangre se eleva, la insulina se libera para enviar la energía adicional (azúcar) al almacenamiento. Una pequeña cantidad se almacena como un almidón llamado glucógeno, pero la mayoría se almacena como grasa.

La función principal de la insulina no es disminuir el azúcar en la sangre, sino más bien almacenar esta energía adicional en forma de grasa para las necesidades futuras cuando no haya alimentos  disponibles. El hecho de que la insulina disminuye el azúcar en la sangre no es más que un "efecto secundario" de este proceso de almacenamiento de energía. Por lo que tomar más insulina simplemente lo hará engordar.

Como el Dr. Rosedale ya lo había indicado anteriormente; "la diabetes tipo 2 es causada por tener constantemente un exceso de insulina y leptina circulante, además de la misma alimentación que ha sido recomendada para tratar la diabetes y la enfermedad cardiaca, la alimentación baja en grasas y alta en carbohidratos. Y posteriormente, darle más insulina a estos diabéticos, más insulina es como echarla gasolina al fuego. Los médicos no podrían causar más daño si lo intentaran."

La Diabetes Tipo 2 Puede Prevenirse y Tratarse Sin Medicamentos

Dado que la diabetes tipo 2 implica la pérdida de la sensibilidad de la insulina y la leptina, es fácilmente prevenible y casi reversible al 100 por ciento sin medicamentos. Una de las fuerzas principales que impulsan el desarrollo de la diabetes tipo 2 es el consumo excesivo de granos, azúcar refinada y en particular fructosa procesada, esta última causa efectos adversos en todas las hormonas metabólicas, incluyendo la insulina y la leptina.

Según las estadísticas de la película, después de la Segunda Guerra Mundial, las personas en Estados Unidos consumían un estimado de 16 a 24 gramos de fructosa por día. A mediados de los años 70, ese promedio había aumentado a 37 gramos por día, y 20 años más tarde, las personas están consumiendo un promedio de casi 55 gramos de fructosa por día. Otras estadísticas encontradas en el libro del Dr. Richard Johnson, The Sugar Fix,5 sugieren que alrededor del 50 por ciento de las personas en Estados Unidos consumen casi la mitad de una libra, más de 225 gramos, al día.

Realmente no tengo la menor duda que consumir regularmente más de 25 gramos de fructosa por día aumentará dramáticamente su riesgo de resistencia a la insulina/leptina, obesidad, síndrome metabólico y enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2.

Es importante entender que a pesar de que la fructosa es relativamente "baja en índice glicémico," en realidad reduce la afinidad del receptor de la insulina, lo que causa resistencia crónica a la insulina y niveles elevados de azúcar en la parte trasera. Así que, si bien es probable que no note un fuerte aumento en el azúcar en la sangre inmediatamente después del consumo de fructosa, es probable que cambie la capacidad de todo su sistema endocrino para funcionar correctamente.

Una nota rápida a analizar: Asegúrese de controlar el nivel de insulina en ayunas, además de monitorear su azúcar en la sangre en ayunas. Lo ideal sería que su nivel de insulina en ayunas estuviera entre los 2 y 4. Entre mayor sea su nivel, mayor será su resistencia a la insulina y el más agresivo tendrá que ser con su plan de tratamiento, sobre todo cuando se trata de modificar su alimentación.

Modificaciones Fundamentales en Su Estilo de Vida para Prevenir y Revertir la Diabetes

Entonces, ¿cómo revertir la diabetes? Las siguientes modificaciones en su nutrición y estilo de vida son fundamentales para prevenir la diabetes y cualquier plan de tratamiento.

  • Reemplace los alimentos procesados, todas las formas de azúcar—particularmente la fructosa—al igual que los granos por ALIMENTOS REALES (alimentos enteros y frescos). Una razón principal del fallido tratamiento convencional para la diabetes tiene que ver con las recomendaciones alimentarias seriamente defectuosas. La fructosa, los granos y otros carbohidratos almidonados que se convierten en azúcar son en gran parte responsables de las reacciones adversas de insulina en su cuerpo y todos los azúcares y granos-- incluso los granos "saludables," como los integrales y los orgánicos—necesitan disminuirse drásticamente.
  • Si tiene resistencia a la insulina/leptina, diabetes, presión arterial alta, enfermedades cardiacas o sobrepeso, sería prudente limitar su consumo total de fructosa a 15 gramos por día hasta que su resistencia a la insulina/leptina se haya resuelto. Esto incluye en la mayoría de las personas. Para todos los demás, les recomiendo limitar su consumo de fructosa al día a 25 gramos o menos, para mantener una salud óptima.

    La forma más sencilla de lograr esto es al reemplazar los alimentos procesados ​​por alimentos enteros, idealmente orgánicos. Esto significa cocinar desde cero con ingredientes frescos. Los alimentos procesados ​​son la fuente primordial de todos los responsables, incluyendo el jarabe de maíz de alta fructosa y otros azúcares, granos procesados, grasas trans, endulzantes artificiales y otros aditivos sintéticos que pueden agravar la disfunción metabólica.

    Además de la fructosa, las grasas trans (grasas NO saturada) aumentan el riesgo de diabetes6 al interferir con sus receptores de insulina. Las grasas saturadas saludables no hacen esto. Dado a que está disminuyendo una gran cantidad de energía (carbohidratos) de su alimentación cuando reduce el consumo de azúcares y granos, es necesario sustituirlos por algo. El reemplazo ideal es una combinación de:

    • Cantidad baja-moderada de proteínas de alta calidad. Las cantidades importantes de proteínas se pueden encontrar en la carne, pescado, huevos, productos lácteos, legumbres y frutos secos. Al seleccionar proteínas de origen animal, asegúrese elegir carnes, huevos y productos lácteos de animales criados orgánicamente o con pastura, con el fin de evitar complicaciones potenciales en la salud causados ​​por la alimentación animal transgénica y pesticidas.
    • La mayoría de las personas que viven en los Estados Unidos consumen demasiadas proteínas, así que tenga cuidado con la cantidad. Creo que es rara la persona que realmente necesita más de medio gramo de proteína por kilo de masa corporal magra. Las personas que hacen ejercicio agresivamente o que están en competencias y las mujeres embarazadas deben consumir un 25 por ciento más, pero la mayoría de la gente rara vez necesita más de 40 a 70 gramos de proteína al día.

      Para determinar la masa corporal magra, averigüe su porcentaje de grasa corporal y résteselo a 100. Esto significa que si usted tiene 20 por ciento de grasa corporal, tiene 80 por ciento de masa corporal magra. Sólo se multiplica por su peso actual para obtener su masa corporal magra en libras o kilos. Para determinar si está recibiendo demasiada proteína, sólo tiene que calcular su masa corporal magra, como se describe anteriormente, después escriba todo lo que está comiendo por unos días, y calcule la cantidad de proteínas diarias de todas las fuentes.

      Una vez más, su objetivo es únicamente medio gramo de proteína por kilo de masa corporal magra, lo que sitúa a la mayoría de las personas en el rango de 40 a 70 gramos de proteína por día. Si en la actualidad está comiendo un promedio mucho más elevado, ajuste adecuadamente la cantidad. Usted podría utilizar la tabla de abajo o simplemente buscar en Google el alimento que desee investigar y encontrará rápidamente los gramos de proteína en el alimento.

      Carne roja, carne de cerdo, aves y mariscos un promedio 6.9 gramos de proteína por onza.

      Una cantidad ideal para la mayoría de las personas sería una porción de 3 onzas de carne o mariscos (no 9 o 12 onzas de filete), Que le proporcionará aproximadamente de 18 a 27 gramos de proteína
      Huevos que contengan alrededor de 6-8 gramos de proteína por huevo. Así que un omelet hecho de dos huevos equivale a unos 12 a 16 gramos de proteína.

      Si agrega queso, también es necesario calcular esa proteína (revise la etiqueta de su queso)
      Las semillas y frutos secos contienen un promedio de 4-8 gramos de proteína por cada cuarto de taza Los frijoles cocidos tienen un promedio de 7.8 gramos por cada media taza
      Los granos cocinados tienen un promedio de 5-7 gramos por taza La mayoría de los vegetales contienen alrededor de 1-2 gramos de proteína por onza
    • Grasa Saludable de Alta Calidad (incluyendo grasa saturada y monosaturada7) Las personas con resistencia a la insulina se beneficiaran por consumir de 50 a 85 por ciento de calorías diarias en forma de grasas saludables. Las fuentes excelentes de grasas saludables incluyen coco y aceite de coco, aguacates, mantequilla, frutos secos y grasas animales. (Recuerde, las grasas tienen un alto contenido de calorías a pesar de consumir una pequeña porción. Así que su plato debe tener más vegetales que carnes)
    • Cantidad indiscriminada de vegetales
  • Haga ejercicio con regularidad e intensamente. Los estudios han demostrado que el ejercicio, incluso sin enfoque para pérdida de peso, aumenta la sensibilidad a la insulina.8 El entrenamiento en intervalos alta intensidad (HIIT), que es un componente central de mi programa Peak Fitness, ha demostrado mejorar la sensibilidad a la insulina hasta en un 24 por ciento en tan sólo cuatro semanas.
  • Mejore su relación de omega-3 y omega-6. La alimentación occidental actual tiene demasiadas grasas de omega-6 procesadas ​​y dañadas y muy pocas grasas omega-3.9 Las principales fuentes de grasas de omega-6 son el maíz, soya, canola, cártamo, maní y aceite de girasol (los dos primeros son típicamente transgénicos, lo que complica aún más las cosas). Nuestros cuerpos evolucionaron para una óptima relación de 1:1 de omega-6 y omega-3. Sin embargo, nuestra relación se ha deteriorado a 20:01 y 50:1 a favor de las grasas omega-6. Esta relación desigual tiene consecuencias gravemente perjudiciales para la salud.
  • Para remediar esto, reduzca el consumo de aceites vegetales (esto significa no cocinar con ellos, y evitar los alimentos procesados), y aumentar las grasas omega-3 de origen animal, como el aceite de kril. También debería incluir en su alimentación grasas omega-3 de origen vegetal encontradas en el aceite de nuez y aceite de linaza. Sólo recuerde que estas no pueden reemplazar las grasas de omega-3 de origen animal.

  • Mantenga niveles óptimos de vitamina D durante todo el año. Una nueva evidencia apoya firmemente la idea de que la vitamina D es muy benéfica no sólo para la diabetes tipo 1 como se ha mencionado antes, sino también para la diabetes tipo 2. La forma ideal para optimizar su nivel de vitamina D es mediante la exposición a la luz del sol, o mediante el uso de una cama de bronceado segura. Como último recurso, considere monitorear regularmente su vitamina D junto con un suplemento oral, para confirmar que está tomando suficiente vitamina D para obtener sus niveles sanguíneos en el rango terapéutico de 50-70 ng/ml. También tenga en cuenta que si usted toma suplementos de vitamina D, crea una mayor demanda de vitamina K2.
  • Duerma lo suficiente todas las noches. La falta de sueño parece aumentar el estrés y el azúcar en la sangre, estimulando la resistencia a la insulina y leptina y aumento de peso. En un estudio10 de 10 años de duración, de las 70,000 mujeres libres de diabetes, los investigadores descubrieron que las mujeres que dormían menos de cinco horas o más de nueve horas cada noche eran 34 por ciento más susceptibles a desarrollar síntomas de diabetes que las mujeres que dormían entre siete y ocho horas cada uno noche. Si usted está teniendo problemas para dormir, intente las sugerencias en mi artículo "33 Secretos para dormir bien durante la noche"
  • Mantenga un peso corporal saludable. Si usted incorpora los cambios recomendados anteriormente en su alimentación y estilo de vida, mejorara en gran medida su sensibilidad a la insulina y leptina, y con el tiempo tendrá un cuerpo saludable. Su peso corporal ideal dependerá de una variedad de factores, incluyendo su altura, edad, nivel de actividad general y su genética. Como norma general, busque una tabla de índice cintura/cadera. Esto es mucho mejor que el índice de masa corporal para evaluar si podría o no tener un problema de peso, ya que el índice de masa corporal no puede determinar la forma muscular ni su masa grasa intra-abdominal (la grasa visceral peligrosa que se acumula alrededor de los órganos internos), que es un potente indicador de la sensibilidad a la leptina y con muchos problemas de salud.
  • Incorpore el ayuno intermitente. Si ha seguido al pie de la letra las directrices de alimentación y ejercicio y todavía no nota suficientes mejoras en su peso o salud en general, recomiendo encarecidamente incorporar el ayuno intermitente. Esto imita eficazmente los hábitos alimenticios de nuestros antepasados, que no tenían acceso a los supermercados o alimentos durante todo el día. Ellos pasaban por períodos de escasez y hambruna, y la investigación moderna muestra que este ciclo produce una serie de beneficios bioquímicos, incluyendo, mejoramiento de la sensibilidad a la insulina/leptina, niveles bajos de triglicéridos y otros biomarcadores de salud y pérdida de peso.
  • El ayuno intermitente es sin duda la forma más eficaz que conozco para eliminar la grasa no deseada y eliminar los antojos de azúcar. El ayuno intermitente también ha sido identificado como un aliado potente para la prevención y tal vez incluso para el tratamiento de la demencia. Las cetonas son liberadas como un subproducto de la quema de grasa, y las cetonas (no la glucosa) en realidad es el combustible preferido para su cerebro. Siga con el ayuno intermitente hasta que su resistencia a la insulina/leptina haya mejorado (o su peso, presión arterial, proporción de colesterol, o hasta que se normalice su diabetes). Después de eso, sólo tiene que hacerlo "según sea necesario" para mantener su estado de salud.

  • Optimice su salud intestinal. Su intestino es un ecosistema vivo, lleno de bacterias buenas y malas. Múltiples estudios han demostrado que las personas obesas tienen diferentes bacterias intestinales que las personas delgadas. Una reciente investigación también sugiere que su microbioma puede influenciar en su riesgo de diabetes. Como regla general, entre más bacterias buenas tenga, más fuerte es su sistema inmunológico y mejor funcionara todo su cuerpo. Afortunadamente, la optimización de su flora intestinal es relativamente fácil. Usted puede poblar nuevamente su cuerpo con buenas bacterias al comer regularmente alimentos fermentados (como natto, queso crudo u orgánico, miso y vegetales fermentados) o al tomar un suplemento probiótico de alta calidad.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 JAMA May 7, 2014: 311(17); 1778-1786
  • 2 New York Times May 3, 2014
  • 3 Carbloaded.com
  • 4 Mercola.com, May 31, 2005, “Diabetes is not a disease of blood sugar”
  • 5 Johnson RJ and Gower T. (2009) The Sugar Fix: The High-Fructose Fallout That is Making You Sick and Fat, Pocket, 416 pp
  • 6 Mercola.com, June 16, 2001, Trans fat, NOT saturated fat, increases diabetes”
  • 7 Mercola.com, August 17, 2002, The truth about saturated fat—part 1 of 3
  • 8 Mercola.com, April 5, 2003, “Exercise can reverse pre-diabetes”
  • 9 Mercola.com, “Omega-3: How to properly increase intake of omega-3 with krill oil to protect against disease”
  • 10 Mercola.com, March 08, 2003, “Get enough sleep to avoid diabetes”