Los Bajos Niveles de Vitamina D en la Infancia Están Vinculados a los Riesgos Cardiacos en el Futuro y Aumentan el Riesgo de Cáncer y Derrame Cerebral en Adultos

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Febrero 23, 2015 | 22,213 vistas

Historia en Breve

  • La deficiencia de vitamina D en la infancia podría duplicar su riesgo de endurecimiento de las arterias en la edad media
  • Las personas que tienen un estatus bajo de vitamina D son más propensas a sufrir un derrame cerebral severo y también tienen mayores riesgos de sufrir un derrame cerebral en comparación con las personas con niveles más adecuados de vitamina D
  • Las personas diagnosticadas con cáncer colorrectal metastástico que tienen niveles elevados de vitamina D tienen una tasa de sobrevivencia libre de progresión más elevada que las personas que son deficientes

Por el Dr. Mercola

Los investigadores como el Dr. Robert Heaney, a quien entrevisté previamente, ahora se han dado cuenta que la vitamina D está involucrada en el "motor" bioquímico de todas las células y tejidos del cuerpo, por lo que tiene un impacto muy potente en la salud y la enfermedad.

Cuando usted no tiene suficiente vitamina D, su cuerpo completo terminara teniendo problemas para funcionar correctamente, porque todas las células necesitan la forma activa de la vitamina D para abrir el genoma y acceder a la información que se encuentra dentro de sus planes genéticos.

Cuando se es deficiente de vitamina D, su salud puede deteriorarse en cualquier número de formas debido a esta falta de acceso al esquema genético de las células. Los investigadores han señalado anteriormente que el aumentar los niveles de vitamina D3 en la población general podría prevenir las enfermedades crónicas que cobran la vida de casi un millón de personas en todo el mundo anualmente.

Es probable que este número aumente aún más si se tomara en cuenta la investigación más reciente. De cualquier manera, la evidencia convincente sugiere que al optimizar sus niveles de vitamina D podría reducir el riesgo de muerte por cualquier causa,1 por lo que es un componente esencial para una salud óptima.

La Deficiencia de Vitamina D en la Infancia Podría Ser Muy Cara en Términos de Salud

Durante años se ha sabido que los niños nacidos de madres deficientes en vitamina D tienen un mayor riesgo de diabetes tipo 1. La deficiencia de vitamina D en la infancia también está relacionada con el asma y alergias graves.

Investigaciones recientes también sugieren que tener niveles bajos de vitamina D en la infancia puede aumentar el riesgo de endurecimiento de las arterias en la edad media. El estudio,2 publicado en la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, que involucro a casi 2,150 personas que se inscribieron en 1980 a la edad de 3-18 años. Según lo que reportó el New York Times:3

"Todos se sometieron a exámenes físicos periódicos, incluyendo mediaciones de los niveles séricos de vitamina D, presión arterial, niveles de lípidos, alimentación, tabaquismo y actividad física y fueron examinados hasta los 45 años.

Los médicos utilizaron ultrasonido para examinar las arterias, incluyendo la arteria carótida en el cuello; el engrosamiento de las arterias es considerado un marcador de mayor riesgo cardiovascular.

Un nivel de vitamina D entre 30 a 50 se considera generalmente adecuado. Los niños con niveles de vitamina D menores a un cuarto, a unos 15 nanogramos por mililitro, fueron casi el doble de propensos de tener un engrosamiento de la arteria carótida que los de los otros tres cuartos.”

Según el autor principal, el Dr. Markus Juonala, profesor de medicina interna en la Universidad de Turku en Finlandia, los hallazgos sugieren que la vitamina D desempeña un papel en la salud arterial a largo plazo.

Aquí, no encontraron que niveles bajos de vitamina D durante la infancia provocaran condiciones específicas del corazón o derrame cerebral en el futuro, pero otros estudios de hecho han señalado una fuerte conexión entre niveles bajos de vitamina D en adultos y en este tipo de problemas de salud.

Los Niveles Bajos de Vitamina D Podrían Predecir un Derrame Cerebral Severo

De acuerdo con el veterano investigador de la vitamina D, el Dr. Michael Holick, la investigación ha demostrado que la deficiencia de vitamina D puede aumentar el riesgo de ataque cardiaco en un 50 por ciento. Por otra parte, si tiene un ataque cardiaco y es deficiente de vitamina D, el riesgo de morir por un ataque cardiaco es más del 100 por ciento.

Del mismo modo, los resultados presentados en la Conferencia Internacional Sobre Derrame Cerebral de la American Stroke Association's de este año sugieren que las personas que tienen un status bajo de vitamina D son mucho más propensos a sufrir un derrame cerebral más grave.

También tienen mayores riesgos de sufrir un derrame cerebral en comparación con aquellos con niveles más adecuados de vitamina D. Según lo reportado por la Asociación Americana del Corazón:4

"Los pacientes con derrame cerebral que tenían niveles bajos de vitamina D--definidos como menos de 30 nanogramos por mililitro (ng/mL) - tenían áreas cerca de dos veces más grandes de tejido muerto como consecuencia de la obstrucción del suministro de sangre en comparación con los pacientes con niveles normales de vitamina D...

Por cada reducción de 10 ng/ml en el nivel de vitamina D, la probabilidad de una recuperación saludable en los tres meses después del derrame cerebral disminuyó casi a la mitad, independientemente de la edad del paciente o la gravedad inicial del derrame cerebral."

Prácticamente Todos los Pacientes con Cáncer Tienen Niveles Bajos de Vitamina D

Los niveles bajos de vitamina D también están fuertemente relacionados a un mayor riesgo por más de una docena de diferentes tipos de cáncer, incluyendo cáncer de mama y de colon. Las teorías que vinculan la deficiencia de vitamina D con el cáncer han sido probadas y confirmadas en cientos de estudios epidemiológicos y la comprensión de su base fisiológica proviene de más de 2,500 estudios de laboratorio.

Sus efectos contra el cáncer incluyen la promoción de la apoptosis (muerte de células cancerosas), y la inhibición de la angiogénesis (crecimiento de los vasos sanguíneos que alimentan el tumor), y el nivel de protección que ofrece la vitamina D de hecho puede ser significativo. Por ejemplo:

  • Un reciente meta-análisis5 encontró que tener un alto nivel de suero de 25-hidroxivitamina D se asoció con una reducción del 25 por ciento en el riesgo relativo de cáncer de vejiga
  • Un estudio en 2007 publicado en el American Journal of Preventive Medicine6 concluyó que un nivel de vitamina D de más de 33 ng/ml se asoció con un riesgo del 50 por ciento menor de cáncer colorrectal
  • Los investigadores,7, 8 Joan Lappe y Robert Heaney encontraron que las mujeres menopáusicas que se les suministró suficiente vitamina D para aumentar sus niveles séricos a 40 ng ml experimentaron una reducción del 77 por ciento en la incidencia de todos los cánceres después de sólo cuatro años de tomar el suplemento
  • De acuerdo con Carole Baggerly, fundadora de GrassrootsHealth,9 la evidencia sugiere que hasta el 90 por ciento de cáncer de mama ordinario puede estar relacionado con la deficiencia de vitamina D

Se Fortaleció la Relación Entre los Niveles de Vitamina D y Cáncer Colorrectal

En primer lugar, la vitamina D no solo lo protege en contra la proliferación de tumores, también afecta a los resultados del tratamiento y la recuperación. La conexión entre la vitamina D y la supervivencia de cáncer se demostró recientemente en la investigación presentada en la Conferencia Anual de Cánceres Gastrointestinales.

Los pacientes diagnosticados con cáncer colorrectal metastásico que tenían niveles más altos de vitamina D tenían una tasa mucho mayor de supervivencia libre de progresión que los que eran deficientes. Según lo reportado por Clinical Oncology:10

"El investigador principal del estudio, Kimmie Ng, MD, MPH... dijo que la investigación se suma a la evidencia actual de que los niveles de vitamina D tienen un efecto sobre el cáncer. La vitamina D es conocida por inhibir la proliferación celular y la angiogénesis, inducir la diferenciación celular y la apoptosis y por tener efectos anti-inflamatorios.

‘Muchos de estos procesos están mal regulados en el cáncer, lo que causo que supusieran que tal vez la vitamina D tenía actividad contra el cáncer,’ dijo el Dr. Ng. Los datos de laboratorio apoyan esta hipótesis, y hay experimentos que muestran que administrar vitamina D a los ratones con cáncer intestinal reduce la carga tumoral.”

Cerca de 1,045 pacientes con cáncer colorrectal metastásico fueron incluidos en el estudio y el nivel promedio de vitamina D entre ellos era alrededor de más de 17 ng/ml. Pocos de ellos reportaron estar tomando algún tipo de suplemento de vitamina D. Por lo general, cualquier cosa por debajo de 20 ng/ml se considera un estado de deficiencia grave que incrementa las probabilidades de cualquier número de problemas de salud, incluyendo el cáncer.

Muchos estudios muestran que tener niveles adecuados de vitamina D es importante para optimizar el resultado del tratamiento. Aquí, el Dr. Ng señaló que:

"Los pacientes que tenían niveles en el quintil más alto tenían una supervivencia media de 32.6 meses en comparación con 24.5 meses en los pacientes con niveles en quinto lugar más bajo."

Muchos de los Riesgos de la Deficiencia de Vitamina D

La vitamina D es uno de los nutrientes más bien investigados, y la evidencia se enfoca al hecho de que es fundamental para una óptima salud y prevención de enfermedades. A finales de 2012, había cerca de 34 mil estudios publicados sobre los efectos de la vitamina D, y hay más de 800 referencias en la literatura médica que muestran la eficacia de la vitamina D contra el cáncer.

Estoy plenamente convencido de que optimizar sus reservas de vitamina D puede ser una excelente manera para prevenir la enfermedad y vivir una vida más larga y saludable, ya que los beneficios para la salud de la vitamina D ahora son cientos, sino es que miles. Además del cáncer y la enfermedad cardiovascular, otros beneficios de la vitamina D incluyen protección contra:

Enfermedades autoinmunes. La vitamina D es un potente modulador del sistema inmunológico, que es muy importante para la prevención de enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple11 (MS) y enfermedad inflamatoria intestinal.
Enfermedad pulmonar. En las personas que son deficientes, los suplementos de vitamina D pueden reducir los brotes de síntomas crónicos de la enfermedad pulmonar obstructiva (COPD por sus siglas en ingles) en más del 40 por ciento.12 Otra investigación13 sugiere que la vitamina D también puede protegerlo contra algunos de los efectos adversos del tabaco.
Infecciones, incluyendo la influenza. La vitamina D también combate las infecciones, incluyendo los resfriados y la gripe, ya que regula la expresión de los genes que influyen en el sistema inmunológico para atacar y destruir las bacterias y los virus. Creo que es mucho más prudente, más seguro, menos costoso, y lo más importante, mucho más eficaz optimizar sus niveles de vitamina D que vacunarse contra la gripe.
Reparación del ADN y procesos metabólicos. Uno de los estudios del Dr. Michael Holick mostró que los voluntarios sanos que tomaron 2000 UI de vitamina D por día durante unos meses regularon 291 genes diferentes que controlan hasta 80 diferentes procesos metabólicos. Esto incluyó mejor reparación del ADN; que tiene un efecto benéfico sobre la autoxidación (por ejemplo, oxidación que se produce en presencia de oxígeno y/o radiación UV, que tiene implicaciones en el envejecimiento y el cáncer); estimular el sistema inmunológico; y muchos otros procesos biológicos.
Salud del cerebro (depresión,14, 15 demencia y Alzheimer). Los receptores de vitamina D aparecen en una amplia variedad de tejido cerebral y los receptores de vitamina D activados aumentan de crecimiento nervioso en el cerebro. Por lo tanto, la vitamina D es importante para la función cerebral óptima, salud mental y para la prevención de los trastornos degenerativos del cerebro, incluyendo el Alzheimer. Según un estudio reciente,16, 17 las personas mayores con niveles bajos de vitamina D pueden duplicar su riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer.

Otro estudio,18, 19, 20 encontró que las personas con el consumo más alto de vitamina D tenían un riesgo del 77 por ciento menor de Alzheimer. Los investigadores creen que los niveles óptimos de vitamina D pueden aumentar la cantidad de sustancias químicas importantes en el cerebro y proteger las células del cerebro al aumentar la eficacia de las células gliales al recupera la salud de las neuronas dañadas. La vitamina D también puede ejercer algunos de sus efectos benéficos en el cerebro a través de sus propiedades antiinflamatorias e inmunomoduladoras.

¿Cuánta Vitamina D Necesita?

El Dr. Robert Heaney es un profesor e investigador respetado sobre la vitamina D, después de haber estudiado este nutriente durante más de 50 años. Él compartió muchas de sus ideas sobre esta cuestión. Como regla general, un nivel ideal y lo que necesita ser reclasificado como normal de vitamina D se encuentra en el rango de 40 a 60 ng/ml. Según el Dr. Heaney, la investigación ha demostrado que el 40-60 ng/ml es el nivel que una madre lactante necesita para garantizar que su leche contenga vitamina D con el fin de suministrarle las cantidades requeridas a su bebé. El rango de 40-60 ng/ml también es el mismo rango necesario para la salud de la tiroides y es el rango que se encuentra en las poblaciones tribales que viven en las llanuras ecuatoriales de África oriental.

El Dr. Heaney ha señalado una nueva investigación que demuestra que las fuentes orales de vitamina D son mucho más altas de lo que se pensaba, y esto proporciona una justificación convincente para el uso de un suplemento oral. Pero prácticamente a todos los expertos que les he preguntado sobre la vitamina D producida por el sol o una cama de bronceado si creen que podría proporcionar adicionales beneficios terapéuticos. Pero para la mayoría de las personas, el invierno no les da esta opción más que tomar un suplemento oral de vitamina D.

Dicho esto, la exposición ligera al sol parece ser la mejor forma de optimizar su nivel de vitamina D. De hecho, yo personalmente no he tomado un suplemento de vitamina D durante más de cinco años, pero mis niveles están en el rango de 70 ng/ml. El Dr. Heaney sugiere que es necesario recibir aproximadamente 5,000 a 6,000 UI de vitamina D por día de todas las fuentes--sol, suplementos y alimentos-con el fin de lograr y mantener un nivel sanguíneo de 40 a 60 ng/ml.

Tenga en cuenta que la dosis específica no es una recomendación exacta, porque la capacidad de responder a la vitamina D varia ampliamente en las personas. GrassrootsHealth—cuyo director de investigación es el Dr. Heaney--también tiene una gráfica útil que muestra la dosis adulta promedio necesaria para alcanzar niveles saludables de vitamina D  según sus medidas iniciales.

Lo ideal sería que se asegurara de controlar sus niveles a intervalos regulares y tomar cualquier cantidad de vitamina D3 necesaria para mantener un nivel clínicamente relevante durante todo el año. Recuerde tomar vitamina D3--no la forma sintética D2--junto con vitamina K2 y magnesio. Para obtener más información sobre la razón de esta recomendación, por favor vea mi artículo anterior, Tomar Calcio sin Esto Puede provocar un Ataque Cardiaco y Muerte Súbita.


Fuentes

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 New York Times November 24, 2014
  • 2 Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism February 10, 2015 [Epub ahead of print]
  • 3 New York Times February 10, 2015
  • 4 American Heart Association February 11, 2015
  • 5 Renal and Urology News December 2, 2014
  • 6 American Journal of Preventive Medicine March 2007: 32(3); 210-216
  • 7 Am J Clin Nutr June 2007: 85(6); 1586-1591
  • 8 GrassrootsHealth, Cancer Prevention with Vitamin D? (PDF)
  • 9 GrassrootsHealth
  • 10 Clinical Oncology February 2, 2015
  • 11, 15 Community Voices December 3, 2014
  • 12 Preventdisease.com December 3, 2014
  • 13 Science Daily July 20, 2012
  • 14 J Nutr Health Aging. 1999;3(1):5-7
  • 16 Neurology August 6, 2014
  • 17 Healthline News August 6, 2014
  • 18 Journals of Gerontology April 13, 2012 [Epub ahead of print]
  • 19, 20 Preventdisease.com April 24, 2012