La Fibra Proporciona Alimento Para Sus Microbios Que Ellos Fermentan Para Moldear Su ADN

Inflamación

Historia en Breve -

  • El material genético de los microbios parece haberse colado al ADN humano y podrían haber desempeñado un papel muy importante en la diversificación de nuestro ADN
  • Una de las mejor formas de mejorar su salud intestinal es por medio de su alimentación. Los alimentos fermentados son ideales, pero la fibra alimentaria también es importante. Algunos microbios fermentan la fibra y los subproductos resultantes nutren su colon
  • Algunos de estos subproductos de la fermentación también ayudan a calibrar su sistema inmunológico, por lo tanto previene trastornos inflamatorios como el asma y la enfermedad de Crohn

Por el Dr. Mercola

Su cuerpo es un ecosistema complejo que está compuesto por más de 100 trillones de bacterias, hongos, virus y protozoos, que en conjunto son conocidos como su microbioma y si usted quiere mantener una buena salud, entonces debe tener el equilibrio y cuidado adecuado.

Estos microbios son tan numerosos que en realidad superan a las células de su cuerpo en 10 a 1. Con una prevalencia tan alta de microbios en su sistema, parece razonable sospechar que son de gran importancia.

Y de hecho lo son, en los últimos años ha surgido una gran número de información científica que demuestra la importancia del microbioma, ya que influye en la expresión genética, función inmunológica, peso y composición corporal, salud mental, memoria y prevención de numerosas enfermedades, que van desde la diabetes hasta el cáncer.

Por ejemplo, en un estudio,1 el análisis de ADN de las secciones enfermas del intestino que fueron removidas de pacientes que padecían la enfermedad de Crohn, revelaron que una bacteria en particular, Faecalibacterium prausnitzii, tenía niveles más bajos de lo normal.

Aunque los investigadores han relacionado el exceso de bacterias especificas con varios tipos de enfermedades, estos hallazgos sugieren que ciertos microbios antinflamatorios podrían participar activamente en la prevención de ciertas enfermedades y cuando carecemos de esas bacterias, terminamos perdiéndonos de su protección.

Investigaciones recientes también sugieren que los genes de los microbios se han incorporado en el ADN humano, incluyendo algunos genes que ayudan a su sistema inmunológico a defenderse de las infecciones.

Enfermedades Modernas Relacionadas con Alteraciones en la Microflora Intestinal

La composición del microbioma humano varía de persona en persona en baso a factores como la alimentación, historial clínico, ubicación geográfica e incluso ascendencia y se es fácilmente influenciada por la alimentación, exposiciones químicas, higiene y otros factores ambientales.

De hecho, se está volviendo cada vez más claro que destruir la flora intestinal con antibióticos, medicamentos farmacéuticos, sustancias químicas ambientales y alimentos tóxicos es uno de los factores principales en el aumento de las tasas de enfermedades.

La razón de esto es que su intestino en realidad es el principal guardián de la respuesta inflamatoria y la inflamación tiende a ser el sello distintivo de la mayoría de las enfermedades crónicas.

La respuesta inflamatoria comienza en su intestino y después se va a su cerebro, que posteriormente manda señales al resto del cuerpo en un complejo circuito de retroalimentación. No es importante que comprenda la totalidad de la fisiología que ocurre aquí, el mensaje con el que debe quedarse es que la influencia de la flora intestinal está lejos de ser local. Afecta significativamente y controla la salud de todo su cuerpo.

Los Genes Microbianos Son Transmitidos de Padre a Hijo

Es importante darse cuenta que el fundamento de la flora intestinal de la personas se establece desde el nacimiento. Al igual que cualquier otra información genética, los microbios (y su materia genético) son transmitidos de padre a hijo.

Un bebé, básicamente "hereda" el microbioma de su madre en su paso por el canal del parto (siempre y cuando sea un parto natural). Esta es la razón por la que es tan importante tratar la salud intestinal antes, durante y después del embarazo.

Los microbios también son transmitidos de la madre al hijo por medio de la leche materna y por el contacto corporal en general. Como se señaló recientemente en un artículo publicado en Scientific American,2 toda ésta trasferencia es crucial para la salud del niño, pero puede ser fácilmente eludida por las intervenciones médicas y "conveniencias" modernas.

"Debido a que el tema crítico es la transferencia intergeneracional de microbios y su conjunto programado, tres periodos son relevantes: antes del embarazo, durante el embarazo y en la vida temprana del niño.

Para todos estos periodos, el uso de antibióticos es relevante porque podría cambiar directamente los microbios maternos antes de ser transferidos o los microbios del niño después de ser transferidos.

La cesárea electiva significa que el niño se pierde del tránsito del canal del parto y los jabones antibacterianos y los alimentos afectan directamente la composición de la microbiota.

Las fórmulas infantiles no han sido fabricadas con el beneficio de millones de años de evolución de los mamíferos, porque la leche materna contiene nutrientes seleccionados específicamente para el crecimiento de organismos coevolutivos e inhiben a oportunistas y patógenos."

La flora (o falta de) poco amigable puede predisponer a los bebés al Síndrome del Intestino y la Psicología (GAPS), que puede aumentar el riesgo del niño de un gran número de problemas de salud, incluyendo autismo y trastornos autoinmunes.

Los bebés que desarrollan una flora intestinal normal tienen sistemas inmunológicos comprometidos, lo que a su vez puede ser un factor crucial cuando se trata del daño inducido por las vacunas.

Como lo explicó la Dra. Campbell-McBride, las vacunas fueron originalmente desarrolladas para los niños con sistemas inmunológicos sanos, por lo tanto los niños con una flora intestinal anormal no son candidatos adecuados para el programa de vacunas actual, ya que son más propensos a sufrir daños. Para aprender más sobre este tema, por favor échele un vistazo a este artículo.

Genes de los Microbios Encontrados en el ADN Humano

Algunas de las investigaciones3 más recientes en este campo revelan que las bacterias, hongos y virus podrían ser parte del "eslabón perdido" en el progreso de los seres humanos. Como se señaló en un reporte de la CNN:4

"Aunque la mayoría de nuestros genes provienen de nuestros ancestros primates, muchos de ellos se colaron a nuestro ADN de los microbios que viven en nuestros cuerpo, dice el investigador británico, Alastair Crisp. Se le llama transferencia horizontal de genes…

Los genes de las bacterias se deslizan entre sí y esto les ayuda a evolucionar. Los científicos han visto insectos con genes bacterianos que les permiten digerir ciertos alimentos… Los seres humanos podrían tener cientos de genes foráneos que se cuelan de sus microbios."

El genoma humano está compuesto por unos 23,000 genes, mientras que el material genético combinado de su microbioma es de entre 2 a 20 millones.

De acuerdo con los investigadores, estos genes extra podrían desempeñar un papel muy importante en ayudar a diversificar nuestro propio ADN. En este estudio,5 investigadores de la Universidad de Cambridge, identificaron 128 genes "foráneos" en el genoma humano, incluyendo genes que determinan su tipo de sangre (A, B u O).

Este gen y otros- incluyendo algunos que ayudan a su sistema inmunológico a defenderse de las infecciones- parecen haber sido transferidos a la reserva genética humana de los microbios.

Los Microbios que Fermentan la Fibra Son Importantes para la Salud

Una de las formas más rápidas y sencillas de mejorar su salud es intestinal es por medio de su alimentación, ya que los microbios en su cuerpo consumen los mismos alimentos que usted. Los microbios benéficos tienden a alimentarse de alimentos que son conocidos por beneficiar la salud y viceversa. El azúcar, por ejemplo, es el alimento preferido de los hongos para producir infecciones y sinuistis, mientras que los alimentos ricos en probióticos como los vegetales fermentados, benefician a las poblaciones de bacterias que promueven la salud, por lo tanto comer sanamente ayuda a eliminar las colonias potencialmente patogénicas.

La fibra también es importante para tener un microbioma sano. Algunos de los microbios en su intestino se especializan en fermentar la fibra encontrada en legumbres, frutas y vegetales y los subproductos de la fermentación ayudan a nutrir a las células que recubren su colon. Algunos de estos subproductos de la fermentación también ayudan a calibrar su sistema inmunológico, por lo tanto previenen trastornos inflamatorios tales como el asma y la enfermedad de Crohn.6, 7, 8

Su intestino alberca más de 500 especies diferentes de microbios y las investigaciones sugieren que prácticamente todos ellos tienen la capacidad de afectar su salud de una forma o de otra, aunque aún no hemos comprendido por completo los mecanismos y vías por las que lo logran.

Sin embargo, este es un campo que está evolucionando rápidamente y estamos aprendiendo más con el paso de cada año. Por ejemplo, una investigación publicada hace un par de años demuestra que los metabolitos bacterianos comunes- ácidos grasos de cadena corta (SCFAs)- expanden selectivamente las células T reguladoras llamadas células Tregs, que son sumamente importantes para la regulación de la inflamación intestinal.9

De acuerdo con uno de estos estudios:10

"Las células Tregs suprimen las respuestas de otras células inmunológicas, incluyendo a las que promueven la inflamación. Este hallazgo ofrece un nuevo vínculo entre los productos bacterianos y una importante vía antinflamatoria en el intestino."

Otra investigación,11, 12 ha relacionado a las Tregs- que se alimentan de fibra alimentaria- con la prevención y reversión del síndrome metabólico, en parte porque estimula el metabolismo oxidativo en su hígado y tejido adiposo.

¿Está Consumiendo la Cantidad Adecuada de Fibra de Alta Calidad?

Las recomendaciones alimentarias aconsejan el consumo de 20-30 gramos de fibra al día. Yo creo que la cantidad ideal para la mayoría de los adultos es de 32 gramos de fibra al día. Sin embargo, la mayoría de las personas tan sólo consumen la mitad de esa cantidad o menos. Muchos alimentos enteros, especialmente las frutas y vegetales, contienen de forma natural fibra soluble e insoluble.

Esto es ideal, ya que ambos tipos de fibra ayudan a alimentar a los microorganismos que viven en su intestino. Este no es el caso de los granos (incluyendo los granos enteros) y alimentos procesados, ya que los carbohidratos encontrados en ellos pueden alimentar a los microorganismos que tienden a ser dañinos y no benéficos para su salud.

La gliadina y lecitina contenida en los granos también podría aumentar la permeabilidad intestinal o síndrome del intestino permeable. Así que, para maximizar sus beneficios de salud, debe consumir más vegetales, frutos secos y semillas. A continuación una pequeña muestra de los alimentos que contienen los niveles más altos de fibra soluble e insoluble.

Cáscara de semilla de Psyllium, linaza y semillas de chía

Bayas

Vegetales como el broccoli y las coles de Bruselas

Vegetales de raíz y tubérculos cebollas, camote y jícama

Almendras

Chícharos

Ejotes

Coliflor

Frijoles

Un consejo simple para aumentar la cantidad de fibra y nutrientes biodensos en su alimentación sería añadir germinados de girasol a sus comidas. Pueden ser un excelente ingrediente de su ensalada, pero también pueden ser añadidos a prácticamente cualquier platillo para aumentar radicalmente su valor nutricional.

La cáscara de psyllium orgánica es otra opción efectiva. Consúmala tres veces al día, esto puede añadir hasta 18 gramos de fibra alimentaria (soluble e insoluble) a su alimentación. Opte por la versión orgánica de psyllium, ya que esto prevendrá su exposición a pesticidas, herbicidas y fertilizantes químicos, el psyillium convencional es un cultivo altamente fumigado. También le recomiendo elegir uno que no contenga aditivos ni endulzantes, ya que estos tienden a tener un efecto negativo en su microbioma.

Optimizar Su Microbioma Podría Ser Una de las Más Importantes Estrategias de Prevención de Enfermedades

Optimizar su flora intestinal podría ser una de las cosas más importantes que puede hacer por su salud y la buena noticia es que no es muy difícil hacerlo. Sin embargo, necesita tomar medidas proactivas. Para optimizar su microbioma por dentro y por fuera, considere las siguientes recomendaciones:

Que Hacer Que No Hacer

Que Hacer: Coma muchos alimentos fermentados. Las opciones saludables incluyen lassi, leche orgánica fermentada como el kéfir, natto (soya fermentada) y vegetales fermentados. Si usted fermenta sus propios vegetales, considere utilizar un cultivo de inicio especial que haya sido optimizado con cepas bacterianas que produzcan altos niveles de vitamina K2. Esta es una forma económica de optimizar su K2, que es particularmente importante si usted está tomando un suplemento de vitamina D3.

Que No Hacer: Antibióticos, al menos que sean definitivamente necesarios (y si los toma, asegúrese de repoblar su intestino con alimentos fermentados y/o un suplemento probióticos). Y aunque algunos investigadores están buscando métodos que pudieran aminorar la destrucción de las bacterias benéficas causada por los antibióticos,13, 14 probablemente su mejor opción siempre será volver a sembrar su intestino con probióticos de alimentos fermentados y cultivados y/o con un suplemento de probióticos de alta calidad.

Que Hacer: Tome un suplemento probióticos. Aunque yo no recomiendo tomar muchos suplementos (ya que considero que la mayoría de sus nutrientes deben provenir de los alimentos), los probióticos son una excepción si no come alimentos fermentados de forma regular.

Que No Hacer: Carnes de animales convencionalmente criados y otros productos animales ya que los animales de CAFOs son administrados rutinariamente dosis bajas de antibióticos además de granos transgénicos, que también afectan su flora intestinal

Que Hacer: Aumente su consumo de fibra soluble e insoluble. Se puede enfocar en los vegetales, frutos secos y semillas, incluyendo las semillas germinadas.

Que No Hacer: Agua clorada y/o fluorada

Que Hacer: Ensucie sus manos en el jardín. Llevar una vida libre de gérmenes podría no ser lo mejor para usted, ya que la pérdida de bacterias saludables puede tener un fuerte impacto en su salud física, mental y emocional. De acuerdo con la hipótesis de la higiene la exposición a bacterias y virus puede servir como una "vacuna natural" que fortalece su sistema inmunológico y brinda inmunidad a largo plazo en contra de enfermedades. Ensuciarse las manos en el jardín puede ayudar a que su sistema inmunológico se reencuentre con los microorganismos benéficos de las plantas y el suelo.

Que No Hacer: Alimentos procesados. El exceso de azucares junto con otros nutrientes chatarras alimentan las bacterias patógenas. Los emulsionantes alimentarios como el Polisorbato 80, lecitina, carrageno, poligliceroles y goma de xantana también parecen provocar un efecto negativo en su flora intestinal.15

Al menos que sean 100% orgánicos, también contienen transgénicos que tienden a estar muy contaminados con pesticidas como el glifosato.

Que Hacer: Abra sus ventanas. En la mayor parte de la historia humana el exterior siempre fue parte del interior y en ningún momento durante nuestro día nos hemos separado de la naturaleza. Actualmente, pasamos el 90 por ciento de nuestras vidas en el interior de algún lugar. Y, aunque esto tiene sus ventajas, también ha cambiado el microbioma de su hogar. Las investigaciones16 demuestran que abrir las ventanas y aumentar el flujo de aire natural puede mejorar la diversidad y salud de los microbios en su hogar, lo que a su vez lo beneficia a usted.

Que No Hacer: Sustancias químicas agrícolas, el glifosato (Roundup) en particular.

Que Hacer: Lave sus trastes a mano en lugar de utilizar un lavavajillas. Investigaciones recientes han demostrado que lavar sus trastes a mano deja más bacterias en ellos que cuando los lava con lavavajillas y que estar en contacto con estos trastes menos estériles en realidad podría reducir el riesgo de alergias estimulando su sistema inmunológico.

Que No Hacer: Jabón antibacteriano, ya que se encarga de matar tanto las bacterias malas como las buenas y contribuye con el desarrollo de resistencia a los antibióticos.

Publique su comentario