Ocultar
Alimentos Procesados

Historia en Breve -

  • Los alimentos procesados promueven el aumento de peso y la enfermedad crónica porque tienen un alto contenido de azúcar, fructosa, carbohidratos refinados e ingredientes artificiales y bajos en nutrientes y fibra
  • Los alimentos procesados son adictivos y fueron diseñados para hacerlo comer grandes cantidades; también promueven los antojos excesivos de alimentos, lo que causa aumento de peso
  • El consumo de alimentos procesados promueve la resistencia a la insulina y la inflamación crónica, que son características de la mayoría de enfermedades crónicas y/o enfermedades graves
  • La solución para mejorar su salud y perder peso a menudo es tan simple como cambiar los alimentos procesados por alimentos reales
 

9 Maneras Que Muestran Cómo Comer Alimentos Procesados Lo Enferman y Engordan

Abril 2, 2015 | 22,269 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Durante mucho tiempo he estado diciendo que si desea tener una salud óptima, debe gastar el 90 por ciento de su presupuesto de alimentos en alimentos enteros y sólo el 10 por ciento en alimentos procesados. Desafortunadamente, la mayoría de las personas en Estados Unidos actualmente hacen lo contrario y como consecuencia su salud se ve afectada.

Para la mayoría de los alimentos, entre más cerca estén de la naturaleza, mejor. Es posible consumir algunos alimentos procesados ​​que aún son saludables; por ejemplo, los ejotes congelados, la mantequilla, la carne de res molida de animales alimentados con pastura o mantequilla de almendras recién preparada.

Sin embargo, en la mayoría de casos, el término "alimento procesado" se refiere a aquellos que son tratados químicamente y lo que son hechos de ingredientes altamente refinados y aditivos artificiales. Dichos alimentos procesados ​​son la pesadilla de la alimentación de las civilizaciones occidentales.

9 Razones Por la que los Alimentos Procesados ​​Pueden Enfermarlo y Engordarlo

No es una exageración culpar a los alimentos procesados ​​por las crecientes tasas de enfermedades crónicas y el aumento de peso en todo el mundo. ¿Por qué? Permítame contar las maneras…1

1. Los alimentos procesados ​​tienen alto contenido de azúcar y/o jarabe de maíz de alta fructosa

Esto no se trata de "calorías vacías" que lo hacen aumentar de peso sin darle una nutrición adecuada. El consumo excesivo de azúcar está vinculado a la resistencia a la insulina, niveles altos de triglicéridos, enfermedad cardíaca, diabetes, obesidad y cáncer.

La fructosa refinada, típicamente en alguna forma de jarabe de maíz, ahora se encuentra en casi todos los alimentos procesados ​​que pueda imaginar, y la fructosa en realidad hace que su cuerpo consuma más calorías y almacene grasa.

La fructosa es principalmente metabolizada en el hígado, debido a que su hígado es el único órgano que lo puede transportar. Toda la fructosa es enviada a su hígado y si lleva una típica alimentación estilo occidental, entonces consume altas cantidades de ella, por lo que la fructosa terminara afectando y dañando su hígado de la misma manera que lo hace el alcohol.

Y al igual que el alcohol, la fructosa se ​​metaboliza directamente en grasa—se almacena en las células de grasa, que pueden provocar un mal funcionamiento mitocondrial, obesidad y enfermedades relacionadas con la obesidad, especialmente si es resistente a la insulina o a la leptina.

Entre más fructosa o jarabe de maíz de alta fructosa contenga un alimento más cantidad de fructosa total consume, lo que es peor es para su salud. Como recomendación estándar, le aconsejo mantener su consumo de fructosa total a menos de 25 gramos por día.

Para la mayoría de la gente, también sería conveniente limitar la fructosa de la fruta a 15 gramos o menos, ya que es muy probable que consuma fuentes "ocultas" de fructosa si toma bebidas que no sean agua y come alimentos procesados.

Es importante entender que el azúcar agregado (por lo general en forma de jarabe de maíz de alta fructosa) no se limita a los snacks o dulces; también es común en los alimentos procesados ​​salados.

Por ejemplo, la mayoría de las salsas de espagueti de la marca Prego tienen una característica en común y es el azúcar--es la segundo ingrediente más grande, justo después de los tomates. Una media taza de Prego tradicional contiene el equivalente de más de dos cucharaditas de azúcar.

2. Los Alimentos Procesados ​​Están Diseñados A Hacerlo Comer Más

Su cuerpo está diseñado para regular de forma natural la cantidad de alimentos que consume y la energía que quema. Pero los fabricantes de alimentos han descubierto una manera de burlar estos reguladores intrínsecos, al diseñar alimentos procesados ​​que son "súper-gratificantes."

De acuerdo con la "hipótesis de obesidad de recompensa de comida," los alimentos procesados ​​estimulan una respuesta de recompensa tan fuerte en el cerebro que facilita el consumo en exceso. Una de las guías principales de la industria de alimentos procesados ​​es conocida como "saciedad sensorial específica."

El periodista de investigación Michael Moss describe esto como "la tendencia de los sabores grandes y distintos para abrumar a su cerebro."2 Los mayores éxitos, ya sea en las bebidas o alimentos, le deben su credibilidad a las fórmulas complejas que despiertan su paladar lo suficiente, sin abrumarlo, anulando de esta manera la inclinación de su cerebro a decir "basta."

Las papas fritas son algunos de los alimentos chatarra más adictivos en el mercado, que contienen los tres ingredientes que le dan gozo: azúcar (de la papa), sal y grasa.

3. Los Alimentos Procesados ​​Contienen Ingredientes Artificiales

Los alimentos procesados ​​pueden contener docenas de sustancias químicas artificiales que de ninguna alguna son alimentos reales. Estos incluyen:

  • Conservantes
  • Colorantes artificiales
  • Sabores artificiales (el término sabor artificial en la etiqueta puede incluir 10 o más sustancias químicas)
  • Texturizantes (sustancias químicas que agregan textura a los alimentos)

Los fabricantes de alimentos comúnmente afirman que los aditivos alimentarios artificiales son seguros, pero la investigación indica lo contrario. Por ejemplo, los conservantes, se han relacionado con problemas de salud tales como el cáncer, reacciones alérgicas y más.

El Hidroxianisol butilado (BHA) y hydrozyttoluene butilado (BHT) son conservadores que afectan el sistema neurológico del cerebro, alteran el comportamiento y tienen el potencial de causar cáncer. La terbutilhidroquinona (TBHQ) es un conservador químico tan mortal que sólo cinco gramos pueden matarlo.

Otro ejemplo con los colorantes artificiales. Nueve de los colorantes alimentarios actualmente aprobados para su uso en los Estados Unidos están relacionados con problemas de salud, desde el cáncer e hiperactividad hasta reacciones tipo alergias--y estos resultados fueron de los estudios realizados por la propia industria química.3 Los sabores artificiales no son mucho mejores.

El saborizante artificial llamado diacetil, que a menudo es utilizado como un saborizante de mantequilla en las palomitas de microondas, tiene muchas propiedades cuestionables para la salud del cerebro y puede desencadenar la enfermedad de Alzheimer. Los potenciadores de sabor transgénicos también pueden ser mencionados bajo sabor artificial (o sabor natural) en la etiqueta.

4. Puede Desarrollar Adicción a los Alimentos Procesados

¿Tiende adicción a la comida chatarra? Sí, este es un fenómeno real que está respaldado por la ciencia. El procesamiento modifica o elimina los componentes importantes de los alimentos, como la fibra, el agua y los nutrientes, cambiando la forma en que son digeridos y asimilados en su cuerpo.

A diferencia de los alimentos enteros, que contienen una mezcla de carbohidratos, grasas, proteínas, fibra y agua para ayudarle a sentirse satisfecho, alimentos procesados ​​estimulan la dopamina, un neurotransmisor que lo hace sentirse, a pesar de que los alimentos carezcan de nutrientes y fibra. Esta estimulación artificial de dopamina puede causar antojo excesivo de alimentos y en última instancia, adicción a la comida.

El año pasado, se descubrió que las galletas Oreo son tan adictivas como la cocaína o la morfina, las galletas Oreos activan más neuronas en los centros de placer del cerebro de las ratas que la exposición a los medicamentos ilícitos. Sin embargo, las papas fritas, son algunos de los alimentos chatarra más adictivos en el mercado, ya que contiene tres ingredientes que causan placer: azúcar (de la papa), sal y grasa. De acuerdo con Moss:4

"La capa de sal, el contenido de grasa que recompensa al cerebro con sensaciones instantáneas de placer, el azúcar que no solo está presente como un aditivo, pero en forma de almidón de la papa en sí—toda esto es combinado para crear un perfecto alimento adictivos."

5. Los Alimentos Procesados ​Generalmente son Altos en Carbohidratos Refinados

Los carbohidratos refinados, como los cereales de desayuno, panecillos, galletas, galletas saladas, y la mayoría de los alimentos procesados ​​se convierten rápidamente en azúcar en su cuerpo. Esto aumenta los niveles de insulina y leptina y contribuye a la resistencia a la insulina, que es otro factor principal subyacente de casi todas las enfermedades crónicas y condiciones conocidas por el hombre, incluyendo el aumento de peso. Como lo reportó Business Insider:5

"Uno de los principales problemas es que los carbohidratos refinados simples se descomponen rápidamente en el tracto digestivo, lo que provoca aumentos rápidos en los niveles de azúcar e insulina en la sangre. Esto puede causar antojos de carbohidratos unas horas después, cuando los niveles de azúcar en la sangre nuevamente caen. Este fenómeno también es llamado “la montaña rusa del azúcar,” que han experimentado muchas personas que han llevado una dieta alta en carbohidratos.

No es un sorpresa que consumir una gran cantidad de carbohidratos refinados esté relacionado con efectos negativos para la salud y muchas enfermedades crónicas.

No se deje engañar por las etiquetas como "granos enteros" que a menudo son pegadas en los paquetes de alimentos procesados, entre ellos cereales para el desayuno. Estos en realidad son granos normalmente completos que han sido pulverizados en harina muy fina y son tan perjudiciales como sus contrapartes refinadas.”

6. La Mayoría de los Alimentos Procesados Son Bajos en Nutrientes

Los alimentos procesados ​​a menudo no cuentan con la nutrición verdadera, en ocasiones es agregada en forma de vitaminas y minerales sintéticos. Sin embargo, estos productos sintéticos no engañan a su cuerpo y no proporcionarán toda la nutrición sinérgica que proporcionan los alimentos reales.

Además, no hay manera de que un laboratorio pueda "agregar" todos los miles de fitoquímicos y trazas de nutrientes que están presentes en los alimentos enteros. La ciencia ni siquiera ha comenzado a descubrir todos ellos. La mejor manera de asegurar que su cuerpo reciba los beneficios de todas las vitaminas, minerales, antioxidantes, y más que la naturaleza tiene para ofrecer es al comer alimentos enteros, sin procesar.

7. Los alimentos procesados ​​son típicamente bajas en fibra

Las directrices de salud pública de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aconsejan a las personas comer entre 20 y 30 gramos de fibra al día, pero la mayoría de los adultos ni siquiera comen la mitad de esa cantidad. Esto no es sorprendente, ya que la fibra se refiere a la parte no digerible de los alimentos de origen vegetal y la dieta americana estándar está cargada de fibras refinadas, las fibras saludables a menudos son eliminadas a través del procesamiento. A menos que coma regularmente frutas enteras y vegetales, frutos secos y semillas, podría estarse perdiendo las formas más saludables de fibra disponible.

8. Se Requiere Menos Energía y Tiempo para Digerir los Alimentos Procesados

"La Desaparición de la Densidad Calórica" ​​es un término utilizado para describir los alimentos procesados ​​que se derriten en la boca, que tiene el efecto de hacer que su cerebro piense que no contienen calorías. Resultado final—nunca deja de comer. Los Cheetos son un ejemplo de ello.

Estos alimentos procesados no solo se consumen ​​más rápido (piense en la diferencia entre masticar una papa frita o un pedazo de brócoli), sino también se necesita menos energía para digerirlas. En un estudio, les tomó a los voluntarios el doble de calorías para digerir una comida no procesada en comparación con una comida procesada.6 Las personas que regularmente consumen alimentos procesados ​​pueden reducir la cantidad de calorías que queman durante todo el día debido a esto.

9. Los Alimentos Procesados ​​Son Altos en Grasas Trans y Aceites Vegetales Procesados

Las grasas trans sintéticas son comunes en los alimentos que contienen aceite vegetal parcialmente hidrogenado, tales como las galletas, papas fritas, la mayoría de los productos para hornear comprados en la tienda y cualquier alimento frito, sólo por nombrar algunos ejemplos. Las grasas trans sintéticas son conocidas por promover la inflamación, que es una característica de la mayoría de las enfermedades crónicas y/o  graves.

La mayoría también contienen altas cantidades de grasas omega-6 en forma de aceites vegetales procesados. Estas grasas poliinsaturadas (PUFAs por sus siglas en inglés) tienden a estimular los procesos inflamatorios en su cuerpo y químicamente son muy inestables y propensas a la oxidación. Consumir una gran cantidad de estas grasas oxidadas está relacionado con todo tipo de problemas de salud, como la aterosclerosis y la enfermedad cardíaca.

La Acrilamida que Causa Cáncer Es Otro de los Principales Riesgos por los Alimentos Procesados

Si está buscando una motivación para dejar de comer alimentos procesados, recuerde que esto es algo más que simplemente comer calorías vacías o incluso demasiado azúcar. Los alimentos procesados ​​contienen muchas sustancias que son dañinas para la salud y la acrilamida es una de ellas. La acrilamida se forma en muchos alimentos que son cocinados o procesados ​​a temperaturas superiores a los 212°F (100°C), pero los alimentos ricos en carbohidratos son los más vulnerables a este subproducto inducida por el calor.

Como regla general, la sustancia química es formada cuando la comida se calienta lo suficiente al grado de producir una superficie bastante seca y "dorada." Por lo tanto, se puede encontrar en grandes cantidades en muchos alimentos procesados, especialmente:

  • Papas: papas fritas, papas a la francesa y otros alimentos de papas ya sean asados o fritos
  • Granos: corteza de pan, pan tostado, pan crujiente, cereales tostados y varios snacks procesados

Los estudios han demostrado que la exposición a la acrilamida aumenta el riesgo de varios tipos de cáncer y la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer considera la acrilamida un "probable carcinógeno humano."

Las papas fritas en particular, son muy ricas en esta sustancia química peligrosa. Tan ricas que de hecho en 2005 el estado de California demandó a los fabricantes de papas fritas por no advertir a los consumidores de California sobre los riesgos para la salud de la acrilamida en sus productos. Se llevó a cabo un acuerdo en 20087 cuando Frito-Lay y otros varios fabricantes de papas fritas acordaron reducir los niveles de acrilamida en sus papas a 275 partes por billón (ppb) para 2011, que es lo suficientemente bajo para evitar la necesidad de una etiqueta de advertencia sobre peligro de cáncer.

El Secreto para una Mejor Salud: Comer Alimentos Reales

La solución para mejorar su salud y perder peso a menudo es tan simple como cambiar los alimentos procesados ​​por alimentos reales. Esto es lo que dijo Business Insider:8 "Cuando sustituimos los alimentos reales y tradicionales como la mantequilla, carne y vegetales con alimentos chatarra procesados, engordamos y nos enfermamos. Los alimentos reales son la clave para una buena salud, los alimentos procesados ​​no lo son. Punto."

Las personas hemos prosperado con vegetales, carnes, huevos, frutas y otros alimentos enteros durante siglos, mientras que los alimentos procesados ​​fueron inventados recientemente. Muchos de los altos ejecutivos y científicos de las principales empresas de alimentos procesados ​​evitan sus propios alimentos debido a una variedad de razones de salud.

Para deshacerse de los alimentos procesados ​​requiere que planee sus comidas con anticipación, pero si lo lleva paso a paso como lo indica mi Plan de Nutrición, es muy posible, y manejable, eliminar fácilmente los alimentos procesados ​​de su alimentación. Puede intentar explorar los mercados locales en la búsqueda de productos de temporada que estén disponible para la venta, y planear adecuadamente sus comidas, pero también puede utilizar esta misma premisa, con los especiales de los supermercados.

En general, puede planear una semana de comidas a la vez, asegurándose de tener disponibles todos los ingredientes necesarios, y después preparar por adelantado para que la cena sea fácil de cocinar cuando no tenga mucho tiempo disponible (y al día siguiente para el desayuno puede reutilizar las sobras).

A medida que elimine los alimentos procesados ​​de su alimentación, es importante reemplazar estos alimentos con grasas saludables, no de proteínas o carbohidratos de granos—algo que a menudo no le indican. Creo que la mayoría de las personas necesitan entre 50 y 70 por ciento de sus calorías diarias en forma de grasas saludables, entonces, a medida que elimina los alimentos procesados de sus comidas, asegúrese de comer más de los siguientes:

Olivas y aceite de oliva Coco y aceite de coco Mantequilla hecha de leche de vacas alimentadas con pastura
Frutos seco orgánicos y sin procesar, especialmente macadamia que tienen un bajo contenido de proteína y grasas de omega 6 Yemas de huevos de gallinas y carde de animales alimentados con pastura Aguacates

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.