Como Su Microbioma Controla Su Salud

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Abril 06, 2015 | 52,557 vistas

Historia en Breve

  • El ejército de microbios en su cuerpo es responsable de muchos procesos importantes biológicos, desde la salud inmunológica y de la memoria hasta la salud mental
  • Su sistema nervioso entérico es su "segundo cerebro," que desempeña un papel activo en el control de la inflamación, estado de ánimo, metabolismo, antojos y hasta el "instinto"
  • Cuando su microbioma se distorsiona, se pueden presentar enfermedades, incluyendo la diabetes tipo 2, depresión, ansiedad, déficit inmunológico, e incluso el cáncer
  • Todos los días su microbioma está bajo asalto por ciertos alimentos y factores ambientales, incluyendo el azúcar, transgénicos, pesticidas, medicamentos farmacéuticos y otros
  • Optimizar su ecosistema interno requiere eliminar estos agresores, posteriormente repoblar la flora con alimentos naturalmente fermentados, tales como el chucrut

Por el Dr. Mercola

La interconexión de su intestino, cerebro, sistema inmunológico y sistemas hormonales es muy fuerte. En los últimos años se ha creado un alboroto científico de información sobre lo importante que es su microflora para su expresión genética, sistema inmunológico, peso corporal y composición, salud mental, memoria y para minimizar el riesgo de numerosas enfermedades, desde diabetes hasta cáncer.

El investigador Jeroen Raes, descubrió que incluso usted podría pertenecer a uno de los pocos "tipos de microflora," que son similares a los tipos de sangre. La investigación sobre el microbioma humano es muy reciente y hay muchas cosas que todavía no entendemos.

Dicho esto, hay alguna información que tenemos bien clara. Cada vez es más evidente que al destruir su flora intestinal con medicamentos, productos químicos ambientales adversos y alimentos tóxicos es un factor principal en el incremento de las tasas de enfermedad.

La investigación reciente sugiere que la inflamación intestinal puede desempeñar un papel crítico en el desarrollo de ciertos cánceres. Hasta que empezamos a apreciar esta relación compleja, no podremos ser capaces de prevenir o intervenir eficazmente muchas de las enfermedades que hoy en día están devastando la vida de las personas.

A fin de generar una verdadera sanación y prevención significativa, debe enviar continuamente mensajes a su cuerpo que sean seguros y que no estén bajo ataque, y que también estén bien alimentados, apoyados y tranquilos. Este artículo se enfoca en la manera de cómo puede enviarle a su cuerpo estos mensajes y por qué cuidar de su microbioma personal es tan importante para todos los aspectos de su salud.

¿Cómo Puede Sentirse Solo Teniendo 100 Trillones de Compañeros Constantes?

La idea de que los microorganismos tienen que ser "divididos y conquistados" ahora es un punto de vista anticuado de nuestro mundo. No sólo vivimos con ellos y estamos rodeados de ellos, sino dependemos de ellos para nuestra propia existencia. Pamela Weintraub describe hábilmente la simbiosis entre los humanos y los microorganismos en su artículo en la revista Life Experience1 de la edición de Junio 2013.

Su cuerpo es un ecosistema complejo compuesto por más de 100 trillones de microbios que deben estar correctamente equilibrados y atendidos si desea estar sano.

Este sistema de bacterias, hongos, virus y protozoos que viven en su piel, boca, nariz, garganta, pulmones, intestinos y tracto urogenital, es conocido como el "microbioma humano." Esto varía de persona en persona en base a factores como la alimentación, historia clínica, ubicación geográfica e incluso la ascendencia.

Cuando su microbioma se distorsiona, podría enfermarse. Esos organismos realizan una multitud de funciones en los sistemas biológicos clave, desde suministrar vitaminas esenciales hasta combatir los patógenos, modular el peso y el metabolismo.

Este ejército de organismos también representa el 70 por ciento de su sistema inmunológico, "hablando" directamente de los asesinos naturales de su cuerpo, células-T que puedan separar a los “buenos” de los invasores peligrosos. Su microbioma también ayuda a controlar la manera en que los genes se expresan. Así que al optimizar su flora nativa, en realidad está controlando sus genes.

Instinto—Su Segundo Cerebro

Su microbioma está estrechamente entrelazado con sus dos cerebros, sí, usted tiene dos. Además del cerebro en la cabeza; se encuentra otro unido a la pared de su intestino, es su sistema nervioso entérico (SNE), que funciona de manera independiente y en conjunción con el cerebro en su cabeza. De acuerdo con New Scientist:2, 3

"El SNE es parte del sistema nervioso autónomo, la red de los nervios periféricos que controlan las funciones viscerales. También es el sistema nervioso original, que se deriva de las primeras vertebrados hace más de 500 millones de años y se hicieron más complejos a medida que los vertebrados evolucionaron—es posible que incluso hayan nacidos del mismo cerebro.”

Se piensa que su SNE es en gran parte responsable de sus "instintos," que responde de las amenazas ambientales y de enviar información a su cerebro que afecta su bienestar.

Estoy seguro de que ha experimentado diversas sensaciones en su intestino acompañadas con fuertes emociones como el miedo, la emoción y el estrés. La sensación de "mariposas" en el estómago en realidad es el resultado de la sangre que está siendo enviada de sus intestinos a los músculos, como parte de la respuesta de lucha o huida.

Estas reacciones intestinales suceden fuera de su conciencia, ya que son parte de su sistema nervioso autónomo, al igual que los latidos de su corazón. Su SNE contiene 500 millones de neuronas. ¿Por qué tantas? Debido a que la alimentación está repleta de peligros:4

"Al igual que la piel, el intestino debe detener los invasores potencialmente peligrosos, como las bacterias y los virus, evitando que entren en el cuerpo.

Si un patógeno intenta cruzar el revestimiento intestinal, las células inmunes en la pared intestinal secretaran sustancias inflamatorias incluyendo histamina, que son detectadas por las neuronas en el SNE. El cerebro intestinal posteriormente desencadena la diarrea o le envía alertas al cerebro en la cabeza, indicándole iniciar los vómitos  o ambos.”

Ahora sabemos que esta comunicación entre sus "dos cerebros" funciona en ambos sentidos y es la vía que determina como los alimentos afectan su estado de ánimo. Por ejemplo, los alimentos grasos lo hacen sentir bien porque los ácidos grasos son detectados por los receptores de las células en el revestimiento del intestino, que luego envían señales nerviosas cálidas y confusas a su cerebro.

Conociendo esto, puede comenzar a entender cómo no sólo su salud física, sino también su salud mental está profundamente influenciada por la salud de su intestino y por los microbios que viven allí. Sus microbios intestinales afectan a la función del cerebro en general, desde cambios de humor básicos hasta el desarrollo de enfermedades graves como el autismo, la enfermedad de Alzheimer y la esquizofrenia.

Cuando Se Trata de la Inflamación, El Microbioma Gobierna

Su intestino es el punto de partida para la inflamación—en realidad es el guardián de su respuesta inflamatoria. Según la Psiconeuroinmunologa Kelly Brogan, los microorganismos del intestino desencadenan la producción de citoquinas. Las citoquinas están implicadas en regular la respuesta de su sistema inmunológico a la inflamación e infección. Al igual que las hormonas, las citoquinas son moléculas de señalización que apoyan la comunicación entre las células, que le indican a las células a dónde ir cuando se presenta la respuesta inflamatoria.

La mayoría de las señales entre el intestino y el cerebro viajan a través de su nervio vago—más del  90 por ciento de ellos.5 El nervio vago en latín significa "vagabundo," nombre muy apropiado, ya que este nervio viaja a través de su cráneo a su pecho y abdomen, uniendo múltiples órganos.6

Las citoquinas mensajeras producidas en su crucero intestinal llegan a su cerebro a través de la "autopista del nervio vago." Una vez en el cerebro, las citoquinas le indican a su microglía (las células inmunes en el cerebro) que realicen ciertas funciones, como producir neuroquímicos. Algunos de estos tienen efectos negativos en su mitocondria, lo que puede afectar la producción de energía y la apoptosis (muerte celular), además de repercutir negativamente en el sistema de retroalimentación muy sensible que controla las hormonas del estrés, como el cortisol.

Por lo tanto, esta respuesta inflamatoria que se origina en su intestino viaja a su cerebro, que a su vez se desarrolla allí y envía señales al resto de su cuerpo en un complejo circuito de retroalimentación. No es importante que entienda toda la fisiología aquí, pero el mensaje es que la influencia de su flora intestinal no es local, afecta y controla significativamente la salud de todo el cuerpo.

Su Flora Intestinal Está Continuamente Bajo Amenaza

Sus bacterias intestinales--y por lo tanto su salud física y mental se ven afectados continuamente por su entorno y por sus opciones de alimentación y estilo de vida. Si su microbioma es dañado y desequilibrado (disbiosis), se pueden presentar todo tipo de enfermedades, tanto agudas como crónicas. Lamentablemente su débil ecosistema interno hoy en día está bajo amenaza casi constantemente. En la siguiente tabla incluimos los factores que poseen los peligros más graves en su microbioma.

Azúcar refinada, especialmente jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) Alimentos transgénicos (muy abundantes en los alimentos procesados ​​y bebidas) Productos químicos agrícolas, tales como herbicidas y pesticidas. El glifosato parece ser uno de los peores
Carnes de animales criados convencionalmente y otros productos de origen animal; los animales de CAFO son rutinariamente alimentados con antibióticos en dosis bajas y piensos transgénicos Gluten Antibióticos (utilícelos únicamente si son necesarios, y asegúrese de repoblar su intestino con alimentos fermentados y/o un buen suplemento probiótico)
NSAIDs (medicamentos antiinflamatorios no esteroides) dañan las membranas celulares y alteran la producción de energía en las mitocondrias)                Inhibidores de la bomba de protones (medicamentos que bloquean la producción de ácido en el estómago, comúnmente recetados GERD, como Prilosec, Prevacid y Nexium)
Agua fluorada y/o clorada Estrés    Contaminación

La Obesidad, Cáncer, Depresión y Otras Enfermedad Que Están Vinculadas a la Disbiosis

Mientras aumentan con regularidad, la ciencia moderna está vinculando cada vez más las enfermedades a la disbiosis. Sospecho que con el tiempo, encontraremos evidencia de que la disbiosis contribuye a casi a todas las enfermedades humanas - las consecuencias para su salud son así de amplias. La siguiente es sólo algunos ejemplos:7

  1. Enfermedad psiquiátrica: La clave para una salud mental es en su intestino. Los probióticos (psiobióticos o "bacterias para su cerebro") están siendo utilizados exitosamente para tratar la depresión, ansiedad y otros problemas psiquiátricos.8, 9
  2. Diabetes tipo 2 y obesidad: Los científicos han encontrado un patrón específico de que los microbios intestinales pueden aumentar el riesgo de diabetes tipo 2. Este patrón puede servir como un biomarcador para determinar el riesgo de diabetes. Los ratones obesos tienen una proporción mucho mayor de bacterias Firmicutes, mientras que los ratones delgados tienen una proporción mucho mayor de bacterias Bacteroidetes.10
  3. Del mismo modo, los investigadores también han encontrado diferencias en las cepas bacterianas entre las personas con sobrepeso y sin sobrepeso. Una cepa de bacterias benéficas llamada Lactobacillus rhamnosus parece ser útil para la pérdida de peso en las mujeres.

  4. Cáncer colorrectal: La inflamación causada por la infección, lesión u otros insultos corporales cambian el ecosistema de su intestino, que puede permitir que los agentes patógenos causantes de cáncer invadan y aumenten el riesgo de cáncer colorrectal.
  5. Sistema inmunológico débil en los niños: Los bebés amamantados reciben microbios de la leche de su madre, lo que permite la colonización microbiana en su intestino a temprana edad. Esto aumenta la expresión de los genes implicados en la inmunidad. El resultado final es que los bebés alimentados con leche materna muestran mejor resistencia a los patógenos.
  6. Asma y sinusitis: La disbiosis en el tracto respiratorio puede ser responsable de la rinosinusitis crónica (CRS) y el asma; con CRS, el crecimiento excesivo de un solo organismo, Corynebacterium tuberculostearicum, es a menudo la causa.

Eliminando lo Malo...

La mejor manera de optimizar su flora intestinal es a través de su alimentación. Una alimentación benéfica para el intestino debe ser rica en alimentos enteros, sin procesar, alimentos sin azucares, junto con alimentos tradicionalmente fermentados o cultivados. Pero antes de que estos alimentos poderosos puedan hacer magia en su cuerpo, tiene que eliminar los alimentos dañinos que se interponen en su camino.

Un buen lugar para comenzar es reducir drásticamente los granos y el azúcar y evitar los ingredientes transgénicos, alimentos procesados ​​y los alimentos pasteurizados. Los alimentos pasteurizados pueden dañar sus bacterias buenas y el azúcar promueve el crecimiento de la levadura patógena y otros hongos (por no mencionar que alimentan las células cancerosas).

Los granos que contienen gluten son particularmente perjudiciales para su microflora y salud en general.11, 12 Este sería un buen momento para que revisara la tabla anterior que enlista los alimentos, medicamentos y otros agentes que afectan sus microbios benéficos—con el fin de evitar la mayor cantidad posible.

Incluyendo lo Bueno…

El consumo de alimentos fermentados naturalmente es una de las mejores maneras de optimizar su microbioma. Sus bacterias intestinales no solo son importantes para prevenir la enfermedad, sino también desempeñan un papel crítico en el peso corporal y la composición.

Los alimentos fermentados también son un componente clave del protocolo GAPS, que es una dieta diseñada para curar y sellar su intestino. Los estudios científicos han revelado un bucle de retroalimentación positivo entre sus antojos de alimentos y la composición de su microbioma, que depende de esos nutrientes para sobrevivir. Así que, si tiene antojo por azúcar y carbohidratos refinados, en realidad podría estar alimentando a un ejército voraz de Cándida.

Una vez que haya empezado a eliminar los alimentos que dañan la flora benéfica, empiece a incorporar los alimentos fermentados como el chucrut, encurtidos fermentados naturalmente, miso, tempeh, y lácteos fermentados hechos de leche bronca sin pasteurizar (yogur, kéfir, etc.). Estos alimentos probióticos le ayudarán a sanar, repoblar, y "re-educar" a su intestino.

Un artículo publicado en la revista Physiological Anthropology menciona el caso que la fermentación controlada adecuadamente amplifica el nutriente específico y el contenido fitoquímico de los alimentos, lo que mejora la salud del cerebro, tanto física como mental. Los autores indican:13

"Consumir alimentos fermentados puede ser particularmente relevante para la investigación emergente que relaciona las prácticas alimentarias tradicionales a la salud mental positiva. Eso demuestra  que los artículos alimentarios tradicionales podrían mitigar la inflamación y el estrés oxidativo puede ser controlado, al menos en cierto grado, por su microbiota.”

Ellos le dicen que los microbios relacionados con los alimentos fermentados (por ejemplo, especies de Lactobacillus y bifidobacterias) también pueden influir en la salud del cerebro a través de vías directas e indirectas, lo que prepara el camino para nuevas investigaciones científicas en el área de "psiquiatría nutricional."

Desarrollar una flora intestinal saludable comienza con el nacimiento. El parto y la lactancia preparan el escenario para lo que los organismos habiten en el cuerpo de su bebé. Por lo tanto, si está a punto de ser madre, es importante que optimice su propia microflora, ya que se la estará heredando a su hijo. Durante los primeros meses de su bebé, él depende de leche materna para que su sistema inmunológico ayude a determinar lo que es peligroso. Este es el principio de la inmunidad natural, que es mucho más complejo de lo que lo que le dicen los vacunólogos.

Fermentar sus Propios Vegetales Alimenta su Sistema Inmunológico

La buena noticia es que es muy fácil hacer vegetales fermentados en su propia cocina. Ellos también son la forma más rentable de obtener probióticos de alta calidad en su alimentación.

Su objetivo debe ser consumir un cuarto a media taza de vegetales fermentados con cada comida, pero puede ser que tenga que comenzar con poquito. Considere comenzar con sólo una o dos cucharaditas un par de veces al día y aumentar según los vaya tolerando. Si eso es demasiado (tal vez su cuerpo se verá gravemente comprometido), incluso se puede empezar tomando una cucharadita del escabeche de los vegetales fermentados, que también es rico en los mismos microbios benéficos.

También sería prudente considerar un suplemento probiótico de alta potencia, pero por favor entienda que no nada reemplaza a los alimentos.

Dado que sus microbios intestinales son el ejército de ataque de su sistema inmunológico y responsables de mantener bajo control todos sus sistemas, es de vital importancia cuidarlos. Todo, desde su estado de ánimo cotidiano hasta su riesgo de enfermedades debilitantes dependen fuertemente de la salud y la fuerza de su microbioma. Si le da un buen cuidado a sus 100 trillones de pequeños compañeros, ellos le regresaran el favor.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Experience Life June 2013
  • 2, 4 New Scientist December 17, 2012
  • 3 Neurosciencestuff December 18, 2012
  • 5 American Journal of Physiology December 2002
  • 6 WiseGeek Vagus Nerve
  • 7 Experience Life June 2013
  • 8 GreenMedInfo January 21, 2014
  • 9 Biol Psychiatry November 14, 2013
  • 10 Nature December 21, 2006
  • 11 GreenMedInfo “The Dark Side of Wheat”
  • 12 Huffington Post November 12, 2013
  • 13 J Physiol Anthropol January 15, 2014