Haga Sus Tés con Hierbas Cultivadas en su Jardín

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Abril 14, 2015 | 7,229 vistas

Historia en Breve

  • El té puede ser mucho más entretenido de lo que pensamos, simplemente hace falta un poco de imaginación y un pequeño espacio para cultivar hierbas
  • Por sus diferentes fragancias, dulzura y colores, las hierbas producen distintos tipos de tés. La lavanda, el tomillo o la stevia son hierbas fácilmente cultivables que sirven por sí solas como infusión o para agregar sabor al té negro que se adquiere en la tienda
  • No solo se pueden lograr deliciosos tés, sino que también estas hierbas poseen propiedades de suma importancia para la salud

Por Melodie Metje

Puede hacer sus propios tés con hierbas que crecen en su jardín o para darle sabor a los tés que se compran en tiendas. Hierbas como bergamota, manzanilla, lavanda, bálsamo de limón, verbena de limón, citronela, menta, romero, salvia, stevia para endulzar y tomillo son excelentes opciones.

  • La bergamota, o bálsamo de abeja, tiene un olor que recuerda a la naranja bergamota italiana. Se puede secar o usar fresca, sumergida por 10 minutos por si misma o añadirla a un té negro para darle el mismo tipo de sabor como el de un té Earl Gray. La bergamota fue usada como un sustituto del té en las colonias después del Motín del Té en 1773. Sus flores también atraen a las abejas y su color es blanco o puede presentar numerosos tonos de color rojo y púrpura.
  • Los Nativos Americanos la usaban para atraer aves y le daban un uso medicinal por sus propiedades antisépticas, para curar dolores de cabeza, fiebre y estómagos adoloridos. La bergamota es de la familia de la menta así que puede ser agresiva en el jardín.

  • La manzanilla es usada como un popurrí por su olor, en suplementos, tónicos y tés por sus propiedades calmantes, en vapores faciales y manos para suavizar y blanquear la piel. Utilice las flores frescas o secas para el té.
  • Las hojas de lavanda o las flores pueden prestar una nota floral para los tés. El té de lavanda es usado para aliviar los nervios, dolores de cabeza y mareos. Su uso como un popurrí es legendario. También es genial para colocar en los closets no sólo para dar un gran olor, sino también para proteger la ropa de las polillas. También es usado como un tónico antiséptico para el acné o para acelerar la renovación celular facial. La lavanda también es un ingrediente típico en Hierbas de Provenza.
  • La menta viene en muchos sabores como uvas, peras, piña, limón, lima y naranja. ¡Hasta existe menta sabor chocolate! La menta tomará el control de un jardín si se le permite. Para evitarlo se puede cavar un anillo de por lo menos tres pulgadas de profundidad a su alrededor para que no se extienda bajo tierra, o colocarla en una maceta. La menta pierde la mayoría de su sabor cuando se seca así que fresca es su mejor apuesta. ¡Las abejas aman a las flores de la menta!

Otras hierbas que imparten una nota cítrica son la salvia de piña, el bálsamo de limón, la verbena de limón y citronela.

  • La salvia de piña es usada para la depresión y la ansiedad, para ayudar a la digestión y es un antiséptico y anti-hongos.
  • El té de bálsamo de limón es usado comúnmente para aliviar el resfriado y para aliviar la tensión y depresión. Las hojas frescas tienen el mejor sabor.
  • La verbena de limón también es usada para aliviar el resfriado y es ligeramente sedante. Es un aditivo maravilloso para hacer popurrí y es cultivada anualmente.
  • La citronela es una planta tropical de la cual cualquier parte de la rama puede ser usada como un té. Es considerada revitalizadora y antiséptica.
  • Ciertas hierbas como el romero no se adaptan mucho al clima en el que vivo, pero normalmente añado un poco de cobertura vegetal a principios de invierno para darles más protección. El romero tiene una fragancia deliciosa y se cree que ayuda en la digestión y alivia el dolor de articulaciones.
  • Se cree que el tomillo es benéfico para las resacas, digestión, tos o resfriados. Los tés pueden ser hechos con hojas frescas o secas. El tomillo silvestre inglés es el más fuerte por sus cualidades medicinales, pero cualquiera puede ser usado.

También se puede añadir una fruta al té para lograr nuevos sabores. Una amiga inventó un delicioso té de salvia de zarzamora muy fácil de hacer, usó salvia seca y moras, que pueden ser frescas o congeladas. Simplemente se aplastan las moras hasta conseguir una cucharada de jugo y se añaden al té de salvia remojada. ¡Mmm!

¡El único límite al hacer té casero con ingredientes cultivados en casa es la imaginación! Las hierbas también tienen muchas propiedades sanas con lo cual tiene sentido aprovechar sus beneficios y probarlas en tés calientes. Un toque final será añadir flores comestibles o un puñado de hierbas como un adorno.

La stevia acaba de llegar a la escena herbal de los Estados Unidos y lo ha hecho con fuerza. Es súper dulce, un súper antioxidante, con cero carbohidratos y cero calorías. La stevia es nativa de regiones tropicales; es adecuada para ser cultivada en contención. El truco con la stevia es medir la dosis, si se añade demasiado va de dulce a amargo.

Si lo que se busca es té, se puede cultivar plantas de té en macetas. Son fáciles de cultivar. Sin embargo, ¡hay opciones herbales geniales!

Sobre el Autor

Melodie Metje es ingeniero de tiempo completo y jardinera y bloguera de medio tiempo. Para más consejos en cultivo en espacios pequeños y de contención orgánico, vea el blog de Melodie en www.victorygardenonthegolfcourse.com.

*Para artículos relacionados y más información, por favor visite la página de Via Organica.