Ocultar
Productos Quimicos

Historia en Breve -

  • Más de 84,000 productos químicos se ponen en los alimentos y productos de América cada año, esencialmente sin pruebas de seguridad, lo que genera más de $763 mil millones de dólares en ganancias para la industria química
  • Existe evidencia científica sólida de que la exposición a estos productos químicos contribuye al cáncer, anormalidades reproductivas, pubertad precoz y una serie de otras enfermedades endocrinas, neurológicas y metabólicas
  • Es imposible evitar todas las exposiciones químicas pero se podrían minimizar; se proporciona una lista de consejos
 

Cómo Los Químicos Prolíferos Están En Nuestra Vida Diaria

Junio 13, 2015 | 17,726 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Es un hecho lamentable que ahora vivamos en una sopa química. Es increíble la gran cantidad de productos químicos que hay en nuestro aire, alimentos, agua y productos para el hogar que podrían poner en peligro su salud.

Ochenta y cuatro mil sustancias químicas son legales para el comercio en los Estados Unidos, esencialmente ninguna esta regulada. En 2011, los productos químicos representaron más de $763 mil millones de dólares en ingresos. Como ejemplo, los seis millones de libras de BPA producidos cada año generan alrededor de $8 mil millones de dólares en ganancias para sus fabricantes.

Alrededor de 13,000 sustancias químicas se utilizan solamente en cosméticos, de los cuales sólo el 10 por ciento han sido evaluadas en cuestión de seguridad, y cada año se introducen nuevas sustancias. Los productos para el hogar comunes podrían ser fuentes importantes de exposición a sustancias químicas que se suman a la carga tóxica del cuerpo.

La exposición a los productos químicos industriales y contaminantes contribuye a una amplia gama de problemas de salud, como asma, cáncer de mama y ​​anormalidades reproductivas, por nombrar sólo algunos.

Los niños están entrando en la pubertad a edades más tempranas. En 2010, la edad media de inicio de la pubertad fue de 10.5 años para las niñas - cuatro años más jóvenes que en 1860, cuando entraban a la pubertad a los 16.6 años,1 y los químicos bloqueadores de hormonas son probablemente la causa.2,3

Se han encontrado que muchos productos químicos industriales se acumulan en el medio ambiente y otros también se acumulan en su cuerpo. Pero incluso los productos químicos que son menos propensos a la bioacumulación, como BPA, podrían producir efectos biológicos significativos debido a su exposición casi continua en la actualidad.

Cómo Los Disruptores Endocrinos Engañan A Su Cuerpo

Una serie de productos químicos comunes para el hogar son disruptores endocrinos, es decir, alteran la función normal de las hormonas. Estos se conocen como "disruptores endocrinos" (EDC, por sus siglas en inglés).

Las glándulas endocrinas regulan los procesos fisiológicos vitales como el metabolismo, capacidad reproductiva y su crecimiento y desarrollo.

El trabajo de un hormona es interactuar con las células de su cuerpo, enviar señales que indiquen que tareas desempeñar, pero los EDC interfieren con este proceso de comunicación.

Los productos químicos que son disruptores endocrinos son similares en estructura a las hormonas sexuales naturales, tales como el estrógeno, por lo que incluso exposiciones muy pequeñas podrían interferir potencialmente con su fisiología normal y engañar a su cuerpo con respecto al aumento o disminución de su producción de hormonas.

Son las pequeñas pero repetidas exposiciones a los EDC las que podrían imitar su sistema endocrino natural - y ​​eso es lo que es tan preocupante. Sus hormonas funcionan en concentraciones de partes por millón y partes por billones. Es por esto que muchos expertos creen que no existe un nivel seguro de exposición para muchos de estos EDC.

La Exposición Química Comienza En El Útero

Los productos químicos afectan a los bebés y niños pequeños más que a los niños mayores de esa edad o adultos porque los jóvenes se desarrollan mucho más rápido y sus órganos son más sensibles.

Cualquier cosa que una futura madre introduce en su cuerpo potencialmente podría pasarlo a su hijo en desarrollo. En un estudio relevante,4 de 2005, EWG encontró un promedio de 200 productos químicos industriales y contaminantes en la sangre del cordón umbilical de los recién nacidos en los Estados Unidos.

Las pruebas detectaron un total de 287 productos químicos de pesticidas, productos de consumo, envases de alimentos y residuos del medio ambiente, incluyendo BPA, retardantes de llama, PCB e incluso DDT. EWG escribió:

"De los 287 productos químicos que detectamos en la sangre del cordón umbilical, sabemos que 180 causan cáncer en los seres humanos o animales, 217 son tóxicos para el cerebro y el sistema nervioso y 208 causan defectos de nacimiento o desarrollo anormal en pruebas con animales.

Los peligros de la exposición pre o postnatal a esta compleja mezcla de agentes carcinógenos, toxinas del desarrollo y neurotoxinas nunca han sido estudiados".

Existe ciencia convincente de que la exposición prenatal a ciertos productos químicos industriales se relaciona con el desarrollo anormal del feto, disminución de inteligencia, problemas de conducta, infertilidad, maduración sexual anormal, disfunción metabólica y cánceres en el futuro.

Algunos de estos productos químicos podrían atravesar la placenta y producir efectos a dosis muy pequeñas. En 2012 la Organización Mundial de la Salud (OMS, por sus siglas en inglés) informó sobre los disruptores endocrinos, los autores escribieron:5,6

"La diversos sistemas afectados por los productos químicos disruptores endocrinos probablemente incluyen todos los sistemas hormonales y van desde los que controlan el desarrollo y la función de los órganos reproductivos de los tejidos hasta los órganos que regulan el metabolismo y la saciedad.

Los efectos sobre estos sistemas podrían conducir a la obesidad, infertilidad o reducción de la fertilidad, dificultades de aprendizaje y memoria, diabetes del adulto o enfermedad cardiovascular, así como una variedad de otras enfermedades".

Las advertencias de un informe de Endocrine Society7 son tan amenazadoras como los del informe de la OMS:

"La evidencia de resultados adversos reproductivos (infertilidad, cáncer, malformaciones) de la exposición a productos químicos disruptores endocrinos es fuerte y hay creciente evidencia de efectos sobre otros sistemas endocrinos, incluyendo tiroides, neuroendocrino, obesidad y metabolismo, y homeostasis de la glucosa e insulina...

Los efectos de los disruptores endocrinos podrían transmitirse a las generaciones futuras a través de modificaciones epigenéticas de la línea germinal o por la exposición continua de la descendencia al insulto ambiental".

Las 12 Peores Sustancias Químicas Que Alteran Las Hormonas

Un informe8 del Grupo de Trabajo Ambiental identifica a muchos de los saboteadores de hormonas más conocidos, pero también enumera algunos que lo podrían sorprender, como el plomo, mercurio y arsénico. Si bien estos son conocidos por otros efectos nocivos para la salud, la alteración hormonal no es típicamente discutida en relación a ellos.

La lista "Docena sucia" del EWG enlista los 12 peores disruptores endocrinos que se describen en la siguiente tabla. He escrito sobre muchas de ellas en los artículos anteriores, por lo que para obtener más información acerca de alguno en particular, por favor siga los enlaces.

Bisfenol-A (BPA)Dioxina AtrazinaFtalatos
PercloratoRetardantes de fuego PlomoMercurio
ArsénicoProductos químicos perfluorados (PFC, por sus siglas en inglés) Plaguicidas organofosforadosÉteres de glicol

Nuestro Sistema de Regulación Química Esta Severamente Descompuesto

Decenas de miles de productos químicos industriales se utilizan a diario en los productos de consumo con pruebas de seguridad inadecuadas - si es que se realizaron prueba de seguridad en absoluto. Según la GAO, el 85 por ciento de las nuevas aplicaciones químicas no incluyen ninguna prueba en absoluto.

Incluso en las mejores circunstancias, el sistema estadounidense actual no se fija en cómo las dosis crónicamente bajas de sustancias químicas le afectan, o cómo la exposición adicional le afecta a través del tiempo - y son estos efectos combinados los que representan la mayor preocupación.

En 1976, la Ley de Control de Sustancias Tóxicas (TSCA, por sus siglas en inglés) apadrino unos 62,000 productos químicos, que calificó como "seguros" porque ya estaban en uso. Sobra decir que algunos de ellos han resultado ser bastante dañinos para su salud.

De acuerdo con la TSCA, la responsabilidad para demostrar si un producto químico no es seguro es de la EPA. Las empresas proporcionan datos o pruebas a la EPA sólo si la EPA puede probar un riesgo sustancial, pero esto es difícil de hacer sin datos de la industria. La responsabilidad de las pruebas tiene que pasar de la EPA financieramente atada a la industria, que se beneficia ampliamente de estos productos químicos y debe asumir la responsabilidad de establecer su seguridad.

No es sorprendente que los esfuerzos para reformar las leyes federales hayan sido vehementemente desbaratados  por la industria química, por lo que los estados han tomado la delantera. En 2013, 29 estados introdujeron legislación para reducir la exposición química. El poder del consumidor será la fuerza que con el tiempo conducirá a cambios a largo plazo. Por ejemplo, como resultado de la presión de los consumidores, en 2012 Johnson y Johnson acordó eliminar algunos de los productos químicos tóxicos de sus productos con el fin de hacerlos más seguros.9

Tenga Cuidado Con Lo Que Come y Se Pone

Al contrario de lo que cabría esperar, sólo porque el gobierno permite una sustancia química en el alimento no significa en absoluto que la seguridad ha sido probada en los humanos. Muchos aditivos alimentarios tienen perfiles de seguridad cuestionables y sólo un pequeño porcentaje ha sido debidamente probado.

¿Por qué? Una laguna en la Enmienda de Aditivos Alimentarios en 1958 permitió a las compañías de alimentos agregar productos químicos a sus productos sin compartir información sobre seguridad con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés). Los productos que se incluyen bajo la denominación de "generalmente reconocidos como seguros" (GRAS, por sus siglas en inglés) están exentos del proceso de aprobación y los fabricantes de alimentos utilizan esta laguna jurídica para eludir la vigilancia de la FDA.

Los productos de cuidado personal también son vías comunes de exposición a los productos químicos tóxicos, como el formaldehído y arsénico. Recuerde que su piel es una membrana semipermeable, por lo que la mayor parte de lo que aplica por vía tópica se absorbe en su cuerpo.

Los cosméticos son una fuente importante de exposición, especialmente para las mujeres. Las pruebas sugieren que las mujeres podrían absorber cinco libras de productos químicos cada año simplemente de sus rutinas diarias de maquillaje. En promedio, las mujeres se aplican en la piel 126 ingredientes diferentes todos los días y el 90 por ciento de ellos nunca han sido evaluados en términos de  seguridad.

El esmalte de uñas, que ahora está bajo investigación por la presencia de retardantes de llama, generalmente contiene formaldehído junto con ftalatos tóxicos de dibutilo (DBP, por sus siglas en inglés) y tolueno. Muchos de estos productos químicos han sido directamente relacionados con el cáncer o son conocidos por dañar su cerebro, sistema reproductivo y otros órganos. Pero no se desespere - podría controlar un poco de su exposición a estos compuestos potencialmente tóxicos.

Consejos Para Ayudarle A Evitar Los Productos Químicos Tóxicos

Dentro de un sistema tan disfuncional, usted es el mejor para mantener a salvo a su familia. Aunque nadie podría alejarse exitosamente de todos los productos químicos y contaminantes, si podría minimizar su exposición al mantener una serie de principios fundamentales en mente.

  1. Lleve a cabo una dieta centrada en alimentos enteros cultivados localmente, frescos e idealmente orgánicos. Los alimentos procesados ​​y envasados ​​son una fuente común de productos químicos como BPA y ftalatos. Lave bien los productos frescos y especialmente si no son de cultivos orgánicos.
  2. Elija carne y lácteos de pastoreo y criados de manera sostenible para reducir su exposición a las hormonas, pesticidas y fertilizantes. Evite la leche y otros productos lácteos que contienen la hormona recombinante del crecimiento bovino genéticamente modificada (rBGH o rBST, por sus siglas en inglés).
  3. En lugar de comer pescado convencional o de criadero, que a menudo esta muy contaminado con PCB y mercurio, tome un suplemento de aceite de kril de alta calidad o coma pescado atrapado de forma silvestre, cuya pureza haya sido analizada en el laboratorio para su seguridad, como el salmón silvestre de Alaska.
  4. Compre productos que vienen en botellas de vidrio en lugar de plástico o latas, ya que los productos químicos podrían filtrase de los plásticos (y de los plásticos los forros), en los contenidos; incluso tenga cuidado con los plásticos "libres de BPA" normalmente filtran otros productos químicos disruptores endocrinos que son igual de malos que los BPA.
  5. Almacene los alimentos y bebidas recipientes de vidrio, en lugar de plástico y evite usar envolturas de plástico.
  6. Utilice biberones de vidrio.
  7. Reemplace sus ollas y sartenes antiadherentes por utensilios de cocina de cerámica o de vidrio.
  8. Filtre su agua del grifo tanto para beber como para bañarse. Si sólo puede permitirse el lujo de hacer uno, filtrar el agua del baño podría ser más importante, ya que su piel absorbe contaminantes. Para eliminar el herbicida atrazina que es un disruptor endocrino, asegúrese de que el filtro este certificado para quitarla. Según el EWG, el perclorato se podría eliminar utilizando un filtro de ósmosis inversa.
  9. Busque productos fabricados por compañías que se preocupen por el medio ambiente y los animales, y que sean sostenibles, certificados como orgánicos y libres de transgénicos. Esto se aplica a todo, desde alimentos y productos para el  cuidado personal hasta los materiales de construcción, alfombras, pinturas, artículos de bebé, muebles, colchones y otros.
  10.  Utilice una aspiradora con un filtro HEPA para eliminar el polvo contaminado dentro de su hogar. Esta es una de las principales vías de exposición a productos químicos retardantes de llamas.
  11.  Cuando compre productos nuevos como muebles, colchones, acolchado de alfombra, considere comprarlos en sus variedades libres de retardantes de llama, que contienen materiales naturalmente menos inflamables, como el cuero, lana, algodón, seda y Kevlar.
  12.  Evite la ropa, muebles y alfombras resistentes a las manchas y al agua para evitar los productos químicos perfluorados (PFC, por sus siglas en inglés).
  13.  Asegúrese de que los juguetes de su bebé estén libres de BPA, como chupetes, mordederas y cualquier cosa que su niño podría ser propenso a chupar o masticar - incluso libros, que a menudo son plastificados. Es aconsejable evitar todas las variedades de plástico, especialmente flexibles.
  14. Utilice productos de limpieza naturales o haga los suyos. Evite los que contienen 2-butoxietanol (EGBE, por sus siglas en inglés) y methoxydiglycol (DEGME, por sus siglas en inglés) - dos éteres de glicol tóxicos que podrían poner en peligro su fertilidad y causar daño fetal.
  15.  Cambie a artículos de tocador orgánicos, incluyendo champú, pasta de dientes, desodorantes y cosméticos. La base Skin Deep del EWG10 podría ayudarle a encontrar productos de cuidado personal libres de ftalatos y otras sustancias químicas potencialmente peligrosas.
  16.  Reemplace su cortina de vinilo por una tela.
  17.  Reemplace los productos de higiene femenina (tampones y toallas sanitarias) por alternativas más seguras.
  18.  Busque productos sin perfume. Una fragancia artificial podría contener cientos - incluso miles – de productos químicos potencialmente tóxicos. Evite suavizantes y hojas para la secadora, que contienen una mezcla de productos químicos sintéticos y fragancias.

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.