¿Cepillo o Hilo Dental? ¿Cuál Va Primero?

Hilo Dental

Historia en Breve -

  • Algunos dentistas recomiendan utilizar el hilo dental primero porque disminuye el riesgo de que al final de cepillar, simplemente se olvide
  • Otros recomiendan usarlo primero, porque entonces usted puede cepillar y eliminar cualquier partícula de placa o desechos de alimentos que haya sido extraídos con el hilo
  • Sin embargo, algunos otros aconsejan primero cepillarse los dientes y después utilizar el hilo dental, antes de enjuagar, para así eliminar la pasta dental de entre los dientes con el hilo
  • Usted puede cepillarse primero o utilizar el hilo, como le parezca mejor

Por el Dr. Mercola

Cerca del 70% de las personas en Estados Unidos se cepillan los dientes al menos dos veces al día, sin embargo, sólo el 40 por ciento utiliza el hilo dental al menos una vez al día. El veinte por ciento de las personas en Estados Unidos afirman nunca usar el hilo y, a pesar de que el sondeo de Delta Dental encontró una fuerte relación entre el uso diario del hilo y una salud oral buena,1 no hay más fuentes definidas.

Por ejemplo, un análisis sistemático encontró que, mientras que usar el hilo además de cepillarse los dientes puede reducir la gingivitis en comparación con cepillarse únicamente, existen evidencias “débiles y muy poco fiables” de que el uso del hilo en conjunto con el cepillarse esté relacionado a una pequeña reducción de la placa.2

El Dr. Philippe Hujoel, profesor de ciencias de la salud oral en la Universidad de Washington en Seattle, recomienda a sus pacientes el uso del hilo dental, a pesar de afirmar que: “las pruebas del uso del hilo dental en uno mismo no han podido mostrar algún beneficio en la reducción del deterioro dental”.3

Lo que ha demostrado un claro beneficio es que la limpieza con hilo dental sea realizada por un profesional. Los niños a los que un profesional les realizó una limpieza dental con hilo diariamente durante 1.7 años, tuvieron un 40% menos riesgo a padecer caries.4 Así que quizá el secreto está en utilizar el hilo adecuadamente. Con esto en mente, ¿importa si utiliza el hilo antes o después de cepillarse los dientes?

Hilo o Cepillo: ¿Cuál Debe Ir Primero?

Es básico para la salud dental cepillarse los dientes y utilizar el hilo dental regularmente, sin embargo, ¿importa qué hacemos primero? Depende de a quién le preguntemos. Algunos dentistas recomiendan utilizar el hilo dental primero porque disminuye el riesgo de que al final de cepillar simplemente se olvide.

Otros recomiendan usarlo primero porque entonces usted puede cepillar y eliminar cualquier partícula de placa o desechos de alimentos que haya sido extraida con el hilo. Sin embargo, algunos otros aconsejan primero cepillarse los dientes y después utilizar el hilo dental, antes de enjuagar, para así eliminar la pasta dental de entre los dientes con el hilo.

También están aquellos que dicen que usar el hilo primero es mejor, porque “abre” las áreas entre los dientes para que entre la pasta dental… De acuerdo con la Asociación Dental de Estados Unidos (ADA, por sus siglas en inglés), “Cualquier forma es aceptable mientras que la limpieza sea rigurosa.”5 En breve, si usted prefiere un modo u otro, puede continuar de esa forma.

En caso de que se lo esté preguntando, un sondeo de la ADA encontró que el 53 por ciento de las personas en Estados Unidos se cepillan primero y el 47% lo hace después.6

Cómo Usar el Hilo Dental Como un Profesional

El método que utilice al limpiarse los dientes con hilo dental es más importante que el tiempo que dura haciéndolo. La ADA recomienda los siguientes pasos para una limpieza perfecta:7

  • Comienze con cerca de 18 pulgadas de hilo. Enrolle la mayor parte en su dedo medio y enrolle el resto alrededor de su dedo medio de la otra mano.
  • Mantenga el hilo tenso entre sus pulgares y dedos índices.
  • Lleve suavemente el hilo por entre sus dientes y frótelo como si puliera los dientes. No golpee el hilo contra sus encías.
  • En la orilla de las encías, curve el hilo en forma de “C” y frótelo contra su diente. Deslice el hilo entre la encía y el diente.
  • Mantenga el hilo tenso contra el diente y suavemente frote el costado con un movimiento de arriba a abajo. Repita con el resto de sus dientes e incluya hasta la parte posterior de su último diente.

Es recomendable que también los niños utilicen el hilo dental, a partir de que tengan dos dientes que estén juntos. La mayoría de los niños no pueden utilizar el hilo correctamente sino hasta los 10 u 11 años de edad, así que uno de sus padres deberá hacerlo por los hijos más jóvenes.

Si Desea Tener Dientes Saludables, Asegúrese de Alimentarse Correctamente

Alan Cooper, director del Centro Australiano de ADN Antiguo,8 y su equipo observaron la placa calcificada en los dientes de esqueletos prehistóricos y demostraron que el cambio en la alimentación causó cambios perjudiciales en la bacteria oral.

Dos de los mayores culpables, en cuanto a cambios en la alimentación y la salud dental, fueron la introducción de grandes cantidades de carbohidratos cultivados en el periodo Neolítico (hace cerca de 10,000 años) seguida por la introducción más reciente de harinas y azúcares procesados (alrededor de mediados de los años 80).

La placa dental calcificada brindó a los investigadores un “récord genético detallado” que mostró que la transición de la alimentación de los recolectores a la de los agricultores “cambió la comunidad microbial oral a una configuración relacionada con la enfermedad”.

Las bacterias causantes de la caries se volvieron dominantes, como en la Revolución Industrial y, los ecosistemas microbióticos orales también mostraron “notablemente menos” diversidad, lo que, según los investigadores, “podría contribuir a las enfermedades orales (y otras) crónicas en los estilos de vida postindustriales.”9

En 1900, el Dr. Weston A. Price encontró, y documentó en su libro clásico Nutrition and Physical Degeneration (Nutrición y Degeneración Física), que las tribus nativas consumían sus alimentos tradicionales y tenían una dentadura casi perfecta y cerca del 100 por ciento menos de deterioro dental.

Sin embargo, cuando se trajeron las harinas blancas y el azúcar a estas poblaciones, adivine qué sucedió…su salud y sus dientes perfectos se deterioraron rápidamente. Así que cláramente, una de las claves para la salud oral es llevar una alimentación fresca y sin productos procesados, rica en vegetales, frutos secos y carnes de animales alimentados con pastura, que van de acuerdo con su genética ancestral.

La Vitamina K2 Para la Salud Oral

Las investigaciones muestran que cuando se administra vitamina K2 se reduce la cantidad de bacterias en la saliva. Específicamente, la vitamina K2 redujo la concentración de bacterias involucradas en el deterioro dental, Lactobacillus acidophilus, de 323,000 a 15,000.10

Es obvio que la vitamina K2 juega un rol en nuestra salud oral, sin embargo, sus mecanismos exactos no son muy conocidos. La segunda concentración más grande de vitamina K2 en el cuerpo se encuentra en las glándulas salivales y, la vitamina K es secretada en la saliva. Es probable que la vitamina K2 funcione en conjunto con otras vitaminas, como la vitamina D, para estimular la salud oral. De acuerdo con la Fundación Weston A Price:11

“Hay tres tejidos calcificados en los dientes: el cemento que forma las raíces, el esmalte que forma la superficie y la dentina que soporta la estructura bajo ella. Las células llamadas odontoblastos que cubren la superficie de la pulpa justo debajo de la dentina contínuamente producen material dentino nuevo.

Si una caries invade la dentina y alcanza estas células, éstas pueden morir. El tejido pulposo, sin embargo, contiene células madre que pueden diferenciarse en nuevos odontoblastos que podrían regenerar la dentina perdida si se encuentran en las condiciones adecuadas.

La dentina es única entre los tejidos de los dientes debido a su manifestación de osteocalcina, una proteína dependiente de la vitamina K, mejor conocida por su papel en la organización de los depósitos de calcio y sales de fosfato en el hueso.

En una rata bebé, cuyos dientes crecen muy rápidamente, la dentina produce mucha más osteocalcina que los huesos, lo que sugiere que la osteocalcina juega un papel importante en el crecimiento de dentina nueva. La proteína Gla de la Matríz (MGP, por sus siglas en inglés), que se necesita para la mineralización del hueso, también se manifiesta en la dentina.

Las vitaminas A y D hacen una señal a los odontoblastos para que produzcan osteocalcina y, probablemente para que también regulen su manifestación de MGP. Sin embargo, únicamente después de que la vitamina K2 activa la habilidad de estas proteínas para unir el calcio, pueden depositar la matríz rica en minerales de la dentina.”

Esto es intrigante, ya que los vegetales fermentados, que están llenos de flora amigable que mejora la digestión, también alteran la flora bucal. Y cuando han sido hechos con los cultivos adecuados, los vegetales fermentados son una fuente excelente de vitamina K2. Desde que añadí vegetales fermentados a mi alimentación, mi placa ha disminuido un 50 por ciento y es mucho más suave.

Otros Factores Nutricionales para Unos Dientes y Encías Saludables

La higiene dental adecuada es importante para la salud óptima en su boca y el resto de su cuerpo. La clave está en su alimentación y en los cuidados dentales adecuados: el cepillado y el hilo dental de siempre.

Al evitar los azúcares y los alimentos procesados y consumir vegetales fermentados, ayudamos a prevenir la proliferación de la bacteria causante del deterioro, ya que se promueven las variedades protectoras. Al contrario de la creencia popular, las sustancias antimicrobiales y los enjuagues bucales con alcohol diseñados para “eliminar las bacterias” ocasionan, de hecho, más daño que bien.

El microbioma oral, que está conectado con el microbioma intestinal, es bastante único. Y, lo más importante, tiene un componente protector que lo resguarda de los virus mortales y las bacterias en el ambiente. Además de consumir alimentos que sean parte de un “alimentación tradicional” y de evitar los productos procesados y el azúcar refinada, asegúrese de consumir bastantes grasas omega-3. Las últimas investigaciones sugieren que incluso cantidades moderadas de grasas omega-3 pueden ayudar a evitar las enfermedades de las encías.

Mi fuente favorita de grasas omega-3 de alta calidad es el aceite de krill. Un tipo específico de miel de Nueva Zelanda llamada miel de Manuka, también ha demostrado ser efectiva para reducir la placa. Los investigadores encontraron que la miel de Manuka funciona como un enjuague bucal químico, y mejor que el alcohol del azúcar xilitol, que combate las caries, para reducir los niveles de placa.

Recuerde, Su Salud Oral Impacta su Salud Sistémica

Miles de estudios han relacionado la gingivitis con la enfermedad sistémica. La inflamación es conocida como una fuerza “devastadora” y causante de enfermendades y, la gingivitis y otras enfermedades orales producen una inflamación crónica de bajo grado en el cuerpo.

Cuando las bacterias que ocasionan el deterioro dental y la gingivitis entran en el sistema circulatorio, causan que el hígado libere proteínas c-reactivas, que tienen un efecto inflamatorio en el sistema circulatorio entero. La enfermedad periodontal o gingivitis avanzada puede aumentar el riesgo a un ataque al corazón fatal alrededor de diez veces.

De acuerdo con el Dr. Gerry Curatola, fundador de Rejuvenation Dentistry, si usted tiene un ataque al corazón relacionado con la enfermedad periodontal o gingivitis, 9 de 10 veces podría morir. También hay una incidencia del 700 por ciento de diabetes tipo 2 en aquellas personas con gingivitis, cortesía de los efectos inflamatorios de una microflora desequilibrada en la boca.

Así que, mientas que su cepillo y su pasta de dienes son imporantes, no se confunda al pensar que son las únicas opciones para una buena salud dental. Muchas sustancias naturales, como los alimentos que consume, también tienen el poder de mejorar drásticamente la salud de sus dientes y encías y, por lo tanto, también del resto de su cuerpo.

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo