Cómo Afecta la Carga de Sustancias Químicas a Su Cuerpo

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Agosto 08, 2015 | 28,610 vistas

Historia en Breve

  • El ochenta y cinco por ciento de los nuevos químicos aprobados para su venta en Estados Unidos no tienen información sobre su sanidad ni seguridad
  • De las 82,000 sustancias químicas actualmente en el mercado, la EPA ha actuado exitosamente con cinco de ellas
  • Los desechos residuales tóxicos de las plantas de tratamiento del agua, demasiado tóxicos para los vertederos o para incinerarse, son renombrados como “fertilizantes” y se rocían en los cultivos de alimentos

Por el Dr. Mercola

Más de 80,000 sustancias químicas sintéticas están a su alrededor todos los días. Los químicos sintéticos están en el aire, alimento, agua y en la mayoría de los productos que utiliza - muchos van directo a su cuerpo o al de sus hijos, incluso antes de nacer.

Sus células interactúan con cerca de 200 químicos industriales todos los días. Hasta hace poco, la ciencia moderna no entendía realmente lo que esta exposición incesante podría significar para su salud, pero eso está cambiando.

Los índices de las enfermedades globales van en aumento. La mayoría de los niños de hoy desarrollarán enfermedades crónicas de algún tipo, mientras que ese no era el caso hace pocas décadas.

Abundan las teorías acerca de la causalidad. Sin embargo, los problemas son complejos y a menudo son confusos debido a las maniobras políticas y a los intereses de las corporaciones. Muchas personas no saben qué creer.

“Unacceptable Levels”1 (Niveles Inaceptables) es un documental que habla de las sustancias químicas en el cuerpo, cómo llegaron ahí y qué podemos hacer al respecto. El director del video viajó extensivamente para entrevistar a las mejores mentes en los campos de la ciencia, defensa y leyes.

El documental examina las consecuencias de la revolución química de la década de los cuarentas a través de los ojos del director Ed Brown, un padre que busca entender el mundo en el que él y su esposa crían a sus hijos.

El video genera la controversia sobre estas cargas tóxicas, para que pueda tomar decisiones informadas para usted y su familia, y reta a la industria, al gobierno y a cada uno de nosotros a tomar acción para lograr el cambio del sistema.

Pérdidas de la Revolución Química

La revolución química fue el resultado directo de la Segunda Guerra Mundial, cuyas innovaciones se originaron de los esfuerzos de la guerra. La industria estaba floreciendo y las personas en Estados Unidos comenzaron a requerir que la tecnología se enfocara en hacer la vida más fácil y más conveniente.

Cuando terminó la guerra, la industria privada reclutó a todos los científicos. Los productos del petróleo fueron el núcleo de la mayoría de las investigaciones de la postguerra, ya que eran baratos y abundantes, y la industria de los plásticos simplemente se disparó.

No teníamos idea de que las sustancias químicas en los productos con base de petróleo podrían encontrar la forma de llegar al interior de nuestro cuerpo, y mucho menos sabíamos cómo podían afectarnos. El problema actualmente es que no sólo estamos expuestos a una sustancia química – sino que vivimos en un mar de sustancias sin importar qué tan cuidadosos seamos.

Existen evidencias convincentes que muestran que la exposición prenatal a ciertos químicos industriales puede ocasionar un desarrollo anormal en el feto, disminución de la inteligencia, problemas de comportamiento, infertilidad, maduración sexual anormal, disfunción metabólica y cáncer.

Incluso a pesar de que muchos de estos niveles químicos ambientales son bajos, se suman, y es el efecto acumulativo el que debemos observar. Pequeñas cantidades pueden tener efectos desastrosos, al actuar como drogas, pero de formas que no podemos controlar.

Por ejemplo, la píldora anticonceptiva funciona en partes por mil millones, y muchas de estas sustancias químicas sintéticas son igualmente poderosas. También hay que considerar los "efectos en combinación". Algunos interpretan la falta de evidencias de los riesgos como evidencia de su seguridad - pero este es un error peligroso.

La Mezcla Puede Convertir a las Sustancias Químicas 'Seguras’ en Cancerígenos

Una reciente evaluación2 de National Food Institute en la Universidad Técnica de Dinamarca encontró que incluso las pequeñas cantidades de sustancias químicas pueden amplificar entre sí sus efectos adversos al combinarse.

Tenemos una variedad de tipos de sustancias químicas en el cuerpo en todo momento. Si nos negamos a considerar sus interacciones seremos como un médico que prescribe un medicamento sin preguntar cuales ya está tomando.

Se cree que uno de cada cinco cánceres es causado por la exposición a los químicos ambientales. De acuerdo con un reciente estudio publicado en la revista Carcinogenesis,3 una mezcla común de sustancias químicas podría desencadenar el cáncer – y esto incluye a los químicos considerados como “no cancerígenos" por sí solos.

Al actuar sobre varias vías, órganos y sistemas de órganos, células y tejidos, los efectos acumulativos de las sustancias químicas no cancerígenas pueden actuar en común acuerdo para producir sinérgicamente una actividad cancerígena.

Este hecho pone de cabeza los exámenes convencionales de seguridad, ya que el análisis de carcinogenicidad – el poco que en realidad se realiza – se hace con las sustancias químicas aisladas.

Fluoración: El Desperdicio Tóxico Que Se Añade Su Agua

“La fluoración es el caso más grande de fraude científico de este siglo, si no es que de todos los tiempos”. Dr. Robert Carton, antiguo científico de la EPA

Parte del problema de la toxicidad actual es la industria que ha transformado sus desechos tóxicos en un centro de ganancias – los desechos químicos tienen su propia industria. Se habla acerca de varios ejemplos en el documental, entre los cuales está la fluoración.

En 1945, el gobierno de Estados Unidos le dio luz verde al fluoruro después de la descarga de una gran cantidad de fluoruro de hidrógeno de la planta de Nueva Jersey de DuPont’s Deepwater. Una cantidad masiva de fluoruro de hidrógeno tóxico se produjo como subproducto de la industria y su eliminación era un problema inconveniente y costoso.

Para evitar las demandas legales, se le ocurrió a la industria la ingeniosa idea de reformar la imagen del fluoruro – le dijeron a las personas que el fluoruro era bueno para sus dientes y comenzaron a añadirlo a los suministros públicos del agua.

Inicialmente, el desecho de fluoruro de la industria del aluminio fue el que llegó al agua para beber. Pero, a finales de la década de los 40, encontraron una fuente más barata, la industria del fosfato, un subproducto de la fabricación de fertilizantes.

En vez de eliminar este contaminante tóxico de forma adecuada, la industria de la agricultura ahora gana de $200 a $300 millones al año de la venta de fluoruro a las plantas de tratamiento de aguas, y "mágicamente" ya no es un contaminante - a diferencia de cuando sale de una chimenea.

Si se les pregunta, la mayoría de los dentistas dirán que es el fluoruro de grado farmacéutico (fluoruro de sodio) el que se añade al agua, pero esto no es correcto - el 90 por ciento es ácido hidrofluosilícico, también conocido como HFS o FSA,4 un producto de desecho de la industria del fosfato.

La fluoración está relacionada al ADHD, hipotiroidismo, interrupción endócrina, neurotoxicidad y daño en el CI de los niños, así como fluorosis dental.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) recientemente disminuyó el nivel recomendado de fluoruro en el agua de 0.7 a 1.2 miligramos por litro (mg/L) de agua a 0.7 mg/L, para ayudar a prevenir la sobreexposición al fluoruro.

Sin embargo, las investigaciones sugieren que este nivel aún podría plantear un riesgo para muchas personas, como los niños y las personas mayores.

Convertir Armas Químicas en Pesticidas

De forma similar, los pesticidas fueron presentados después de la Segunda Guerra Mundial, cuando ciertas compañías buscaban nuevas formas para vender el excedente de las sustancias químicas de la guerra. Estos venenos fueron diseñados originalmente para matar personas, no insectos. Después de la guerra, decidieron intentar usarlos para matar insectos… ¡y funcionó! Por supuesto, jamás se hizo un análisis de seguridad – la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) todavía ni siquiera existía.

Actualmente cada año, 1.2 mil millones de libras de pesticidas (principalmente glifosato) se rocían sobre los cultivos, y contaminan la tierra y el agua, hasta llegar a la cadena alimenticia - de la cual nosotros somos la cima. En cuanto a los peligros que presentan estos químicos agrícolas, los reguladores y políticos escuchan mucha más propaganda de las corporaciones que ciencia real… y la industria no para de decir que “si no se utilizan pesticidas se triplicarán los precios de los alimentos, habrá escasez y las familias morirán de hambre", pero nada de esto es verdad.

Nuestro sistema alimentario depende altamente del aceite y de los desechos industriales – desechos en busca de un vertedero, y el vertedero es usted. ¿Sabía que los alimentos que consume actualmente han crecido en aguas residuales tóxicas?

Las aguas residuales son un producto de desecho altamente tóxico del tratamiento de las aguas, contiene todas las sustancias nocivas que se eliminaron en el proceso de la purificación del agua - desechos médicos, desechos humanos, organismos patogénicos, sustancias resistentes al fuego, metales pesados, lo que sea que pueda imaginar, se encuentra en ellas.

Las plantas de tratamiento del agua no purifican sus aguas residuales. Simplemente filtran toda la inmundicia fuera del agua y el remanente es una sopa espesa de aguas negras tóxicas. ¿Pero qué hacer con esta sopa? La EPA dice que es demasiado tóxica para ponerla en los vertederos o para incinerarla, pero dice que está bien echarla en los cultivos de alimentos, ya que hay un poco de nitrógeno en la mezcla.

Por lo tanto, similar al renombramiento del desecho de fluoruro como un producto de salud dental, las aguas residuales mágicamente se redefinen como fertilizante y se utilizan en los cultivos de alimentos. Después de la cosecha de esta tierra remojada con lodos de aguas residuales, los alimentos se envían para que vuelvan a ser adulterados en los procesos de la industria de los alimentos.

Más Ataques Químicos de los Alimentos y Cosméticos

El noventa por ciento de los alimentos actualmente son procesados con saborizantes, colorantes, texturizantes y conservadores – y comúnmente están cargados con azúcar y jarabe de maíz de alta fructuosa. Entre el procesamiento, los químicos agrícolas y las aguas residuales tóxicas, se puede entender por qué se acumula en el cuerpo una multitud de sustancias químicas que dañan su salud con el paso del tiempo.

Prácticamente, no existe la transparencia pública o la vigilancia de los análisis de seguridad de los alimentos. Una fisura peligrosa en el Food Additives Amendment de 1958 permite que las compañías de alimentos añadan sustancias químicas en los productos sin compartir la información de seguridad con la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos.

Se ha permitido que los fabricantes "declaren por sí mismos" que creen que sus ingredientes son seguros, y si lo hacen, no tienen que darle al gobierno una lista completa de sus ingredientes.

Como con otras sustancias químicas, los efectos de las sustancias en los alimentos son acumulables - sus efectos son mucho mayores al usarse combinadas. La laxitud de la regulación de los aditivos de los alimentos tan sólo es superada por los productos de cuidado personal, como los cosméticos, productos de limpieza del hogar, juguetes, ropa de cama, ropa, etc.

La mujer promedio en Estados Unidos utiliza 12 productos de cuidado personal al día, que contienen 168 químicos diferentes. Los fabricantes de cosméticos no tienen que revelar los ingredientes de sus productos. La gran mayoría contiene químicos que, o se sabe que son tóxicos, se sospecha que lo son o sus efectos son desconocidos ya que no se han analizado.

No se regulan porque la industria así lo prefiere; la regulación costaría mucho dinero. Si creen que un ingrediente podría ser dañino, no tienen que eliminarlo –tan sólo pueden no ponerlo en la lista.

Un Grupo de Presión Busca Protección al Limpiar las Regulaciones Químicas

De acuerdo con el documental, el 85 por ciento de los nuevos químicos se aprueban para su venta sin ninguna información de salud o seguridad. De las 82,000 sustancias químicas actualmente en el mercado, la EPA ha actuado exitosamente con cinco de ellas. Fuertes evidencias científicas muestran que la exposición a estas sustancias químicas contribuye al cáncer, anormalidades reproductivas, pubertad temprana y una multitud de otros problemas endócrinos, neurológicos y metabólicos.

El 23 de junio del 2015, la Cámara de Representantes pasó la ley Vitter-Udall, que actualiza la Ley de Control de Sustancias Tóxicas de 1976.5 Una ley complementaria (s.697) está programada para llegar frente al Senado de Estados Unidos algún día de julio. En conjunto, las medidas requerirán que la EPA comience a estudiar los efectos a la salud de cerca de 64,000 sustancias químicas diferentes. Mientras que esto suena una muy buena idea que está bastante atrasada, las cosas no son tan buenas como parecen.

Se descubrió que el borrador de esta ley fue coescrito por la American Chemistry Council, una organización comercial y cabildera de la industria química.6,7 Uno de los muchos problemas de la ley fue que en realidad restringe la capacidad de los estados para limitar o prohibir ciertas sustancias.

Para afrontar el aparente conflicto de interés, los senadores Barbara Boxer (D-Calif y Edward Markey (D-Mass) presentaron la versión revisada de la ley,8 en la cual se encuentran estipulaciones más rigurosas y no se anticipa a las leyes estatales.

Pero, al final, fue la ley respaldada y coescrita por la industria la que ganó los votos de la Cámara. Como respuesta, el presidente del Grupo de Trabajo Ambiental Ken Cook afirmó:9

“Pedimos a la Cámara que se enfoque en la necesidad de revisar las políticas de las sustancias químicas, pero esta legislación no servirá. Está demasiado de acuerdo con la industria que necesita ser seriamente regulada”.

Otro punto a considerar es este: a principios de junio un panel de la Cámara aprobó una ley que corta el financiamiento de la EPA en un 9 por ciento10 - la enorme cantidad de $718 millones - en el 2016. Esta es una reducción significativa, especialmente al considerar que el financiamiento de la EPA ya ha sido reducido un 20 por ciento desde el 2011.

Si consideramos el financiamiento declinante de la EPA, salen a la luz muchas preguntas acerca de la capacidad de la agencia para analizar de forma adecuada decenas de miles de sustancias químicas de forma puntual.

Consejos Para Evitar las Sustancias Químicas Tóxicas

Primero lo ignoran, luego se burlan de usted, luego luchan en su contra, luego usted gana la batalla”. - Mahatma Gandhi

Está claro que el gobierno de Estados Unidos no cumple cuando se trata de protegernos de las sustancias químicas tóxicas potencialmente devastadoras. En un sistema tan disfuncional, usted es la persona que puede mantener a salvo a su familia. A pesar de que nadie puede evitar por completo TODOS los químicos y las sustancias tóxicas, sí puede minimizar su exposición al mantener los siguientes principios en mente.

Consuma ALIMENTOS REALES, idealmente locales, frescos y orgánicos. Los alimentos procesados y empacados son una fuente común de sustancias químicas como el BPA y ftalatos. Lave bien sus productos frescos, especialmente si no son orgánicos.
Elija la carne y productos lácteos de animales de pastoreo criados de manera sustentable para reducir su exposición a las hormonas, pesticidas y fertilizantes. Evite la leche y otros productos lácteos que contengan la hormona de crecimiento bovino recombinante (rBGH o rBST) transgénica.
En vez de consumir pescado convencional o de piscifactoría, el cual a menudo está altamente contaminado con PCB y mercurio, tome suplementos de aceite de kril de alta calidad o consuma pescado salvaje y cuya pureza haya sido analizada, así como el salmón salvaje de Alaska.
Compre productos que vengan en botellas de vidrio en vez de plástico o latas, ya que los químicos se filtran de los plásticos (y los recubrimientos de plástico de las latas) hacia su contenido; tenga en cuenta que los plásticos "sin BPA” comúnmente tienen otros interruptores endócrinos químicos que son tan malos para usted como el BPA.
Almacene sus alimentos y bebidas en recipientes de vidrio, en vez de plástico y evite utilizar plástico para envolver sus alimentos.
Utilice biberones de vidrio.
Reemplace sus ollas y sartenes antiadherentes por utensilios de cerámica o cristal.
Filtre su agua para beber y para bañarse. Si sólo puede permitirse una, filtrar el agua para bañarse podría ser más importante, ya que la piel absorbe los contaminantes. Para eliminar el herbicida interruptor endócrino Atrazina, asegúrese de que su filtro esté certificado para hacerlo. De acuerdo con el Environmental Working Group (EWG), el perclorato puede filtrarse sin un filtro de ósmosis inversa.
Busque productos que sean fabricados por compañías ecológicas, que respeten a los animales, sustentables, con certificación orgánica y sin transgénicos. Esto aplica a todo, desde alimentos y productos de cuidado personal hasta materiales de construcción, alfombras, pintura, artículos de bebé, muebles, colchones y otros.
Utilice una aspiradora con un filtro HEPA para eliminar el polvo contaminado de su hogar. Esta es una de las mayores rutas de exposición a los químicos resistentes al fuego para usted, sus hijos y mascotas.
Cuando compre productos nuevos, como muebles, colchones o relleno de alfombra, considere comprar las variedades resistentes al fuego que contengan materiales naturalmente menos flamables, como cuero, lana, algodón, seda y Kevlar.
Evite la ropa, muebles y alfombras resistentes a las manchas y al agua, para eludir los químicos perfluorados (PFC).
Asegúrese de que los juguetes de su bebé no contengan BPA, como los chupones, anillos para la dentición, así como cualquier objeto que su bebé pudiera chupar o masticar – incluso los libros, que a menudo están plastificados. Se aconseja evitar todos los plásticos, en especial las variedades flexibles.
Utilice productos de limpieza naturales o hágalos usted mismo. Evite aquellos que contienen 2-butoxietanol (EGBE) y metoxidiglicol (DEGME) – dos éteres de glicol tóxicos que pueden comprometer su fertilidad y ocasionar daños al feto.
Reemplace su cortina de vinil con una de tela.
Reemplace sus productos de higiene personal (tampones y toallas sanitarias) por alternativas más seguras.
Utilice productos de baño orgánicos, como shampoo, pasta dental, antitranspirante y cosméticos. La base de datos Skin Deep del EWG11 puede ayudarle a encontrar productos de cuidado personal sin ftalatos y otros químicos potencialmente peligrosos.
Busque productos sin fragancia. Las fragancias artificiales pueden contener cientos - o hasta miles – de sustancias químicas potencialmente tóxicas. Evite los suavizantes de ropa y las toallitas para secadora, que contienen una mezcla de sustancias químicas y fragancias sintéticas.

¿Tiene un Huerto Familiar?

La idea de plantar huertos familiares data de la Primera y Segunda Guerra Mundial y fue promocionada como una forma de ayudar a los patriotas a hacer una diferencia en el frente del hogar. Plantar estos huertos ayudó a que los ciudadanos evitaran la escasez de alimentos al proveerse ellos mismos y a los vecinos con productos frescos.

Plantar su propio huerto familiar puede ser muy útil en su intento de comer sanamente y a la larga, podrá brindar un incentivo para la transformación de toda la industria y para regresar a consumir alimentos reales para todos en todo el mundo. Una muy buena forma de empezar es con los germinados. Puede que sean pequeños, pero los germinados están llenos de nutrientes y, lo mejor de todo, son fáciles de cultivar y no cuestan mucho.

¡Comparta Conmigo Fotos de Su Huerto o de Sus Germinados!

¿Tiene fotos de su huerto o de sus germinados que le gustaría compartir? ¡Definitivamente me encantaría ver sus fotos y escuchar sobre su experiencia! Envíe sus fotos a gardening@mercola.com y publicaré mis favoritas.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Unacceptable Levels” website
  • 2 National Food Institute March 19, 2015
  • 3 The Guardian June 23, 2015
  • 4 Fluoride Alert: Water Fluoridation
  • 5 New York Times June 23, 2015
  • 6 Daily Kos March 18, 2015
  • 7 SF Gate March 16, 2015
  • 8 US News March 18, 2015
  • 9 Science Insider June 23, 2015
  • 10 The Hill June 10, 2015
  • 11 EWG Skin Deep Cosmetics Database