El Importante Papel Que Desempeña el Aceite de Soya en la Obesidad y la Diabetes

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Agosto 08, 2015 | 62,780 vistas

Historia en Breve

  • Los ratones alimentados con aceite de soya aumentaron significativamente su peso, grasa corporal, diabetes, intolerancia a la glucosa y resistencia a la insulina en comparación con los que fueron alimentados con aceite de coco
  • También se encontró que la alimentación con aceite de soya desencadena los genes implicados en la obesidad, diabetes, inflamación, función mitocondrial y el cáncer
  • En un estudio cuando los pacientes con enfermedad cardiaca reemplazaron las grasas saturadas de animales con aceites vegetales omega-6 como el aceite de soya, les causo un mayor riesgo de muerte

Por el Dr. Mercola

El aceite de soya es el aceite más común utilizado en los Estados Unidos, pero este es un fenómeno relativamente nuevo. Antes de 1900, se acostumbraba cocina con manteca y mantequilla, y los alimentos procesados ​​que ahora son fuentes principales de aceite de soya (y otros ingredientes de soya) eran inexistentes.

En la década de 1950, las grasas saturadas fueron condenadas supuestamente porque elevaban sus niveles de colesterol y enfermedades del corazón--una teoría que desde entonces se ha desmentido, pero que todavía es persistente en los consultorios médicos y regulaciones de nutrición pública.

El aceite de soya parcialmente hidrogenado fue desarrollado para reemplazar las grasas saturadas como la mantequilla y la manteca de cerdo en el suministro alimentario. Los consumidores no solo la aceptaron, sino también los fabricantes de alimentos la utilizaron aún más debido a su bajo costo, larga vida útil y estabilidad a temperatura ambiente.

Sólo había un problema: los aceites parcialmente hidrogenados son fuentes de grasas trans, que ahora son conocidos por causar problemas de salud crónicos como obesidad, asma, enfermedad autoinmune, cáncer y degeneración ósea.

Sin embargo, incluso si se eliminara el proceso de hidrogenación, el aceite de soya sigue siendo perjudicial para su salud. Mientras que las grasas trans ahora están siendo eliminadas de los alimentos procesados ​​debido a sus extremos riesgos para la salud, el aceite de soya todavía sigue siendo un producto aceptado... pero no debe serlo—he aquí la razón.

El Aceite de Soya Causa Obesidad y Diabetes—El Aceite de Coco No

Los investigadores recientemente diseñaron una serie de cuatro dietas para investigar los efectos de las grasas saturadas (aceite de coco) contra grasas insaturadas (aceite de soya), así como el efecto de la fructosa en la obesidad y la diabetes.1

Sus resultados muestran lo retrógrado que son la mayoría de los consejos nutricionales, cuando sugirieron que los aceites vegetales eran mejores que las grasas saturadas...Los ratones alimentados con una dieta alta en grasas de aceite de coco se mantuvieron sanos, pero cuando agregaron aceite de soya tuvieron un aumento significativo en su peso,  grasa corporal, diabetes, intolerancia a la glucosa y resistencia a la insulina. El haber agregado aceite de soya, incluso resultó ser peor que la fructosa, el último de estos causó un prolapso rectal e hígado graso.

También se encontró que la alimentación con aceite de soya activa los genes implicados en la obesidad, diabetes, inflamación, función mitocondrial y cáncer. Los investigadores concluyeron:

"En conjunto, nuestros resultados indican que en los ratones, la alimentación alta en aceite de soya es más perjudicial para la salud metabólica que una dieta alta en fructosa o aceite de coco."

El Aceite de Soya Genéticamente Modificada Es Promocionada como una Alternativa Saludable

El aceite de soya convencional contiene aproximadamente 55 por ciento de ácido linoleico, que es una grasa poliinsaturada. DuPont ha desarrollado una forma de soya transgénica (GM) con bajo contenido de ácido linoleico y más alto en ácido oleico, que es el tipo que benéfico para el corazón que se encuentra en el aceite de oliva.

Como resultado, DuPont sostiene que el aceite hecho de su soya genéticamente modificada (GM), llamado Plenish, es "saludable para el corazón."2 Monsanto también ha desarrollado un tipo de soya con bajo contenido linoleico llamada Vistive Gold, que es estable sin necesidad de hidrogenación. Se espera que ambas estén disponibles para su venta en algún momento del 2015, "Siempre y cuando se les otorgue las aprobaciones clave de importación".

Pero ¿la soya transgénica realmente es más saludable que las variedades convencionales? ¡Escasamente! Según un estudio presentado en la reunión anual 97 de Endocrine Society en San Diego, California.

El aceite de soya GM plantea los mismos problemas de salud que el aceite de soya convencional, incluyendo: desencadenar la obesidad, diabetes e hígado graso en ratones. No parece causar resistencia a la insulina, que supuestamente era su único beneficio.

No obstante, reemplazar un aceite de soya regular por una versión GM claramente no es la respuesta. Nadie sabe cuáles serán los efectos en la salud a largo plazo, y lo que hemos visto con los productos actuales de soya transgénica en el mercado es que ofrecen poca tranquilidad.

De hecho, el 94 por ciento de soya cultivada en Estados Unidos ya es genéticamente modificada,3 simplemente la modificaron para que resistiera los herbicidas y no necesariamente para que tuviera un contenido bajo en ácido linoleico. Y esta es la razón suficiente para evitar su uso...

Por Qué Consumir Soya GM Es una Mala Idea...

La soya Roundup Ready ahora se cultiva a gran escala en todo el mundo, junto con el aumento del uso exponencial del herbicida Roundup. La investigación ha demostrado que hay diferencias significativas entre la composición de la soya GM y las variedades convencionales.4

Contrario a las afirmaciones de la industria, el estudio encontró que también difieren en cuanto a la calidad nutricional, la soya orgánica tiene el perfil nutricional más saludable. Según los autores, "este estudio niega que la soya GM sea "sustancialmente equivalente "a la soya convencional."

Además, "la soya Roundup Ready" de Monsanto es genéticamente modificada para soportar dosis letales de glifosato, el ingrediente activo en el herbicida Roundup de la compañía.

La investigación confirmó que la soya GM contenía altos residuos de glifosato,5 que en parte pudiera ser el culpable por aumentar las tasas de numerosas enfermedades crónicas en las sociedades occidentalizadas, según una investigación publicada en Entropy.6

Un reporte escrito por la Dra. Stephanie Seneff, científica investigadora en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y Anthony Samsel, un consultor de ciencias jubilado, argumenta que los residuos de glifosato "mejoran los efectos dañinos de los otros residuos químicos y toxinas ambientales trasmitidas por los alimentos, con la intención de interrumpir las funciones normales del cuerpo e inducir la enfermedad”.

Monsanto ha afirmado incondicionalmente que el Roundup es inofensivo para los animales y humanos debido a que el mecanismo de acción que utiliza (lo que le permite matar las malas hierbas), llamado la vía de shikimato, está ausente en todos los animales.

Sin embargo, la vía shikimato está presente en las bacterias, y esa es la clave para entender cómo es que causa ese daño sistémico generalizado en los seres humanos y animales.

El glifosato causa perturbación extrema en la función y ciclo de vida de los microbios. Lo que es peor, el glifosato afecta preferentemente a las bacterias beneficiosas, lo que permite que los agentes patógenos se desarrollen y tomen el control.

La Dra. Seneff ha revisado una variedad de enfermedades crónicas, explicando la manera en que el glifosato contribuye a cada condición. Así que para saber más, lo invito a leer este artículo. ¡En realidad le abrirá los ojos! Esto incluye (pero no se limita a) lo siguiente.

Y, por cierto, no asuma que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) está pendiente de esto y que analizara los alimentos que comemos para detectar niveles peligrosos de glifosato. Un portavoz del USDA indicó que la agencia había decidido no hacer las pruebas para el glifosato en los alimentos debido a que las pruebas son "extremadamente caras... para realizarlas regularmente."7

Autismo Enfermedades gastrointestinales tales como enfermedad inflamatoria del intestino, diarrea crónica, colitis y enfermedad de Crohn Obesidad
Alergias Enfermedad cardiovascular Depresión
Cáncer Infertilidad Enfermedad de Alzheimer
Enfermedad de Parkinson Esclerosis múltiple Esclerosis lateral amiotrófica y más

El Aceite de Soya Afecta su Proporción de Grasas Omega-3 y Omega-6

Las agencias de salud pública desde hace mucho tiempo han recomendado consumir por los menos un 5 a 10 por ciento de su requerimiento diario de energía de grasas poliinsaturadas de omega-6, como aceites vegetales y dicen que al reducir el consumo de omega-6 de los niveles actuales probablemente aumente el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca.

Por desgracia, este consejo empeorara en lugar de mejorar su salud, ya que comer demasiadas grasas omega-6 dañadas y muy pocas grasas omega-3 lo predispone a los mismo problemas de salud que intenta evitar, como la enfermedad cardiovascular, cáncer, depresión, enfermedad de Alzheimer, artritis reumatoide y diabetes, sólo por nombrar unas cuantas.

Las grasas omega-6 son pro-inflamatorias y contribuyen a la resistencia a la insulina y leptina,  alterando así su estado de ánimo y perjudicando el aprendizaje y reparación celular. La mayoría de las personas, especialmente las personas en Estados Unidos, son culpables de este desequilibrio de grasas omega-3 y omega-6, y para corregirlo, por lo general tendrá que hacer dos cosas:

  • Disminuir significativamente las grasas omega-6 al evitar los alimentos procesados y los alimentos ​​cocidos a altas temperaturas con el uso de aceites vegetales
  • Aumentar el consumo de grasas omega-3 de origen animal, saludables para el corazón, tales como el aceite de kril y las sardinas

Tanto las grasas omega-3 como las omega-6 son PUFA (ácidos grasos poliinsaturados) y son esenciales para su salud, pero cuando consume demasiadas grasas omega-6, empiezan los problemas—e incluso más si están dañadas debido al procesamiento. Uno de los problemas con los PUFA es que químicamente son muy inestables y altamente susceptibles al daño y desnaturalización por el calor y por la exposición a la luz y el aire.

Cuando come demasiados PUFAs, se incorporan excesivamente en sus membranas celulares. Debido a que estas grasas son inestables, las células se hacen frágiles y propensas a la oxidación, lo que conduce a todo tipo de problemas de salud, como la aterosclerosis. De hecho, en un estudio cuando los participantes reemplazaron las grasas saturadas de fuentes animales con grasas omega-6 de fuentes vegetales, tuvieron un mayor riesgo de muerte entre los pacientes con enfermedades cardiacas.8

El grupo que consumió ácido linoleico de omega-6 tuvo un riesgo del 17 por ciento mayor de morir de una enfermedad cardiaca durante el período del estudio, en comparación con el 11 por ciento entre el grupo de control (las personas que no recibieron ningún asesoramiento alimenticio). El grupo que tomó omega-6 también tuvo un mayor riesgo de mortalidad por cualquier causa.

Los Reemplazos de las Grasas Trans Podrían No Ser los Mejores...

La mayoría de los que están leyendo esto ya conocen los peligros del aceite de soya parcialmente hidrogenado (es decir, grasas trans), y que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) está en el proceso de prohibirlas por completo. Eso es una gran noticia, pero la pregunta es, ¿Por cuál grasa la sustituirán?

La respuesta es que los aceites que actualmente están utilizando en lugar de las grasas trans crean productos de oxidación tóxicos, que de hecho pueden ser más tóxicos que las grasas trans. Nina Teicholz es una periodista de investigación y autora de The Big Fat Surprise: Why Butter, Meat, and Cheese Belong in a Healthy Diet  (Por Qué la Mantequilla, Carne y Queso Pertenecen a Una Dieta Saludable). Un párrafo de su libro dice:

"Me encontré con este tema, porque un vicepresidente de [IOI] Loders Croklaan, un gran productor de grasas y aceites, me dijo: 'Acabo de escuchar esta aterradora charla de un hombre de una empresa que hace toda la limpieza en restaurantes de comida rápida... Dijo que han estado teniendo problemas ya que los restaurantes comenzaron a eliminar las grasas trans de sus freidoras alrededor del 2007... Los nuevos aceites acumulaban suciedad en los desagües y en las paredes.

Este tipo de mugre se endurece y los trabajadores tendrían que rasparla por días sin tener éxito alguno. Los productos de limpieza convencionales no funcionan. Resulta que estas sustancias químicas son altamente volátiles y se encuentran en el aire. Cuando se lavan  los uniformes de los restaurantes, las sustancias químicas eran tan volátiles que tenían problemas con las montañas de  uniformes convertidos en combustión espontánea en las carrocerías de los camiones. Y luego los meten a las secadoras. El calor de las secadoras, incluso después de haber lavado los uniformes del restaurante, podrían causar incendios.” [El énfasis es mío]

La otra cuestión es que, mientras que las grasas trans están siendo sustituidas, los restaurantes y servicios de comida están regresando al uso de aceites vegetales regulares (como el de cacahuate, maíz y aceite de soya) para freír. Pero estos aceites todavía tienen el problema preocupante de convertirse en productos de oxidación tóxicos cuando se calientan. Más de 100 peligrosos productos de oxidación se han encontrado en una sola pieza de pollo frito en aceites vegetal, dice Nina.

"’En primer lugar, esa es la razón por la que los aceites vegetales se endurecieron para poder ser utilizados’, dice. ‘No había manera de que fueran utilizados como aceite. Crearon una tecnología que descubrió cómo usarlos tal como aceites al cambiar la estructura de ácidos grasos en los aceites, y así es como llegaron al mercado los aceites vegetales en botellas como aceite Wesson y Canola en la década de 1940.

Pero incluso en ese entonces, en una serie de experimentos con animales, hubo resultados tremendamente preocupantes. Los animales desarrollaron cirrosis hepática o hígado agrandado. Y luego, cuando empezaron a comer aceites vegetales calentados, empezaron a morir prematuramente.’"

Cómo Enfocarse en Grasas y Aceites Verdaderamente Saludables

Muchas personas necesitan aumentar la grasa saludable en su alimentación a un 50 a 85 por ciento de sus calorías diarias. Esto no sólo incluyen la grasa saturada, sino también las grasas monoinsaturadas (del aguacate y nueces) y grasas omega-3. Cuando se trata de grasas para cocinar, algunos la comparan con el sebo y la manteca de cerdo, en términos de beneficios para la salud y seguridad, aunque el aceite de coco es una buena opción natural.

Tenga en cuenta que la mayoría de alimentos procesados ​​tienen muchas grasas omega-6, incluyendo aceite de soya y consumirlos sólo le garantizan que empeorara su proporción de omega-3 y omega-6. Las principales fuentes de ácidos grasos de omega-6 que se beneficiaría al reducir son:

Aceite de maíz Aceite de canola Aceite de soya
Grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadasMargarina Manteca vegetal

Por otro lado, los aceites saludables incluyen los siguientes. No se preocupe de incluir estos en su alimentación, y para más información sobre las grasas saludables, asegúrese de leer mi Plan de  Nutrición:

  • Aceite de oliva virgen extra de alta calidad (utilizar esto para comidas frías, no para cocinar)
  • Aceite de coco
  • Aguacates
  • Mantequilla hecha de leche orgánica
  • Grasa extraída de la cocción de carne animal también puede ser útil

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 PLOS One July 22, 2015
  • 2 GM Watch March 8, 2015
  • 3 USDA Recent Trends in GE Adoption
  • 4, 5 Food Chemistry June 15, 2014: 153; 207-215
  • 6 Entropy 2013, 15(4), 1416-1463
  • 7 Reuters December 19, 2014
  • 8 BMJ 2013;346:e8707 [Epub ahead of print]