Ocultar
Porque Gruñe el Estomago

Historia en Breve -

  • El gruñido en su estómago es el resultado de las contracciones musculares de la pared intestinal en combinación con la presencia de líquido y gas
  • Los gruñidos en el estómago son una función normal y uno que se produce la mayor parte del día, aunque la mayoría de las veces no los escucha
  • Sus intestinos tienden a calmarse cuando está durmiendo, pero una completa ausencia de ruidos intestinales puede ser un signo de una emergencia médica, especialmente si está acompañado de un dolor abdominal severo
 

¿Por Qué le Gruñe el Estómago?

Septiembre 5, 2015 | 214,624 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Si le preguntaran por qué gruñe su estómago, mucha gente contestaría: "¡Porque tengo hambre!" sin embargo, esto es un mito. Su estómago puede hacer ruido cuando tiene hambre y falta de alimentos en el estómago, pero también puede gruñir cuando no estás hambriento y está lleno.

Es probable que el gruñido ni siquiera provenga del estómago, sino más bien de su intestino delgado. A menudo, cuando el estómago (o intestino) hace ruido, un fenómeno técnicamente conocido como "borborigmos," es probable que ni siquiera lo escuche.

Los ruidos son más fuertes cuando el estómago está vacío, razón por la cual a menudo están relacionados con el hambre.

¿Qué Causa los Gruñidos En el Estómago?

El ruido de los gruñidos en su estómago es el resultado de las contracciones musculares de la pared intestinal en combinación con la presencia de líquido y gas. Es una función perfectamente normal y que se produce la mayor parte del día.

Sus intestinos tienden a calmarse cuando está durmiendo, pero una completa ausencia de ruidos intestinales en realidad puede ser un signo de una emergencia médica, especialmente si viene con dolor abdominal severo.

Según la Fundación Internacional sobre los Trastornos Gastrointestinales Funcionales (IFFGD), esto es lo que realmente está causando ruidos en su estómago:1

"Dentro de los intestinos, los líquidos y sólidos ingeridos se mezclan con la secreción diaria de unos ocho litros (dos galones) de líquido rico en enzimas, la mayoría de las cuales se absorbe posteriormente. Sin embargo, el ruido del líquido que se mueve a través de un tubo es silencioso—únicamente cuando hay aire en los tubos es que escuchamos el ruido de los tubos.

En el intestino, los gases que siempre están presentes se originan por el aire ingerido y de la liberación de hidrógeno, dióxido de carbono y otros gases por la fermentación bacteriana de los alimentos no digeridos en el intestino inferior. Incluso aunque la persona no pueda escuchar el ruido de los intestinos, los sonidos característicos pueden ser escuchados por un médico o una enfermera con un estetoscopio.

Mientras que el movimiento ruidoso del líquido y gas se produce en todos los niveles, los sonidos más audibles se originan en el estómago. Ya sean silenciosos o no, los ruidos intestinales en ausencia de otros síntomas significativos son fenómenos normales que no necesitan atención medica".

El Gruñido Es Parte del Complejo Motor Migratorio (MMC)

Si escucha al estómago gruñir, probablemente se debe a que su estómago e intestinos están comprometidos en un proceso llamado complejo motor migratorio (MMC). Esto suele ocurrir cuando el estómago y los intestinos han estado vacíos durante unas dos horas.

Al sentir la ausencia de alimentos, los receptores en las paredes de su estómago causan ondas de actividad eléctrica en el sistema nervioso entérico (que es como un segundo cerebro incrustado en la pared de su intestino).2

Esto, a su vez, provoca contracciones de hambre que viajan en todo su intestino, ayudando a limpiar el contenido del estómago, moco, partículas de alimentos, bacterias y otros residuos acumulados entre las comidas. Un MMC en mal funcionamiento se ha relacionado con dolor abdominal, náuseas, vómitos e indigestión.3

Se cree que la hormona motilina está involucrada en desencadenar diferentes fases de la MMC, pero poco se sabe al respecto porque no se expresa  en ratones y ratas (y por lo tanto no ha sido ampliamente estudiada).

Lo que se sabe es que los niveles de motilina aumentan cíclicamente cada 90 a 120 minutos entre los alimentos y su liberación se detiene después de comer una comida. Cuando los niveles de motilina aumentan, también, se presentan contracciones musculares en el estómago e intestinos.4

Se cree que la motilina puede desempeñar un papel en la obesidad y el hambre. El Dr. Jan Tack, profesor de medicina que estudia los trastornos gastrointestinales en la Universidad Lovaina en Bélgica, le dijo a TIME:5

"'Hemos demostrado que la señalización de hambre inducida por motilina está alterada en las personas que sufren pérdida de peso inexplicable y obesidad", dice. Tack dice que los niveles de motilina de una persona también parecen cambiar después de los procedimientos bariátricos como la cirugía de bypass gástrico.

La motilina también puede afectar la manera en que experimenta placer o un sentido de recompensa después de comer, añade.

Toda esta investigación es muy reciente. Pero la manipulación de motilina y la respuesta de MMC como resultado eventualmente podría surgir como una nueva forma de tratar la obesidad, dispepsia y otros problemas de salud relacionados con los intestinos, es lo que sugiere la investigación de Tack.”6

¿En Qué Momento Son Preocupantes los Sonidos en el Intestino?

La mayoría de las veces, el ruido en estómago no es nada preocupante. Sin embargo, los ruidos intestinales son conocidos por agravarse si tiene dispepsia, síndrome del intestino irritable o si tiene un ataque de diarrea, debido a mayores contracciones musculares y acumulación de líquido y gas (junto con heces flojas en el intestino).

Las condiciones de mala absorción, como la enfermedad celíaca o intolerancia a la lactosa también pueden conducir a lo que se conoce como ruidos intestinales hiperactivos. IFFGD explicó:7

“Al reducir los niveles de enzimas en los intestinos delgados necesarias para digerir la lactosa de azúcar de la leche, permite que el azúcar llegue al colon intacta, donde es fermentada por bacterias del colon.

Estos organismos liberan hidrógeno y productos que atraen fluidos en el intestino y estimulan sus contracciones. Estos agravan las tres condiciones que producen sonidos abdominales: movimientos intestinales, gas y líquido”.

En el caso más raro de una obstrucción mecánica de su intestino, los ruidos intestinales también podrían aumentar. En este caso, las contracciones en los intestinos intentan mover sólidos, líquidos, aire y gas a través de un intestino angosto, causando ruidos fuertes y agudos.

Si está experimentando una obstrucción, los ruidos serán acompañados de dolor abdominal severo y enfermedad y necesitara atención médica de emergencia.

El Exceso de Azúcar Puede Causar un Ruidos En el Estomago

Si nota que su estómago es vergonzosamente ruidoso, podría ser porque está comiendo demasiada azúcar, sobre todo fructosa y sorbitol (que se encuentra en frutas y también se utiliza como un endulzante artificial en muchos chicles y dulces sin azúcar).

Según IFFGD:8

"Las cantidades excesivas de estos azúcares... pueden causar diarrea, flatulencia y ruido intestinales más severos".

Por no mencionar que el exceso de fructosa y otros azúcares es una de las peores cosas que puede hacer para la salud general de su intestino—un estomago ruidoso y gruñón es lo mínimo (o tal vez un síntoma de ello).

Por ejemplo, el azúcar, es una fuente de alimento preferido para los hongos que producen las infecciones por hongos y sinusitis, mientras que los alimentos ricos en probióticos saludables como los vegetales fermentados aumentan las poblaciones de bacterias que promueven su salud, impidiendo de esta manera que las colonias potencialmente patógenas tomen el control.

Optimizar su flora intestinal es en realidad uno de los pasos más importantes que puede tomar para su salud. No sólo podría ayudar a normalizar su peso y protegerse de la diabetes, sino también es un componente crítico para que funcione bien su sistema inmunológico, que es su principal defensa contra todo tipo de enfermedades.

Incluso es esencial para su salud cerebral. Así que no se preocupe si escucha gruñir su estómago es típica y completamente normal. Sin embargo, tómelo como un recordatorio de los complejos procesos para mantener saludable su intestino y todo su cuerpo. Para apoyar estos procesos y optimizar sus bacterias intestinales y microbioma en general, mantenga en mente estas recomendaciones:

Que Hacer: Que No Hacer:
Coma muchos alimentos fermentados. Las opciones saludables incluyen lassi, leche orgánica fermentada como el kéfir, natto (soya fermentada) y vegetales fermentados. Si usted fermenta sus propios vegetales, considere utilizar un cultivo de inicio especial que haya sido optimizado con cepas bacterianas que produzcan altos niveles de vitamina K2.

Esta es una forma económica de optimizar su K2, que es particularmente importante si usted está tomando un suplemento de vitamina D3.
Antibióticos, al menos que sean definitivamente necesarios (y si los toma, asegúrese de repoblar su intestino con alimentos fermentados y/o un suplemento probióticos). Y aunque algunos investigadores están buscando métodos que pudieran aminorar la destrucción de las bacterias benéficas causada por los antibióticos,probablemente su mejor opción siempre será volver a sembrar su intestino con probióticos de alimentos fermentados y cultivados y/o con un suplemento de probióticos de alta calidad.
Tome un suplemento probióticos. Aunque yo no recomiendo tomar muchos suplementos (ya que considero que la mayoría de sus nutrientes deben provenir de los alimentos), los probióticos son una excepción si no come alimentos fermentados de forma regular. Carnes de animales convencionalmente criados y otros productos animales ya que los animales de CAFOs son administrados rutinariamente dosis bajas de antibióticos además de granos transgénicos, que también afectan su flora intestinal
Aumente su consumo de fibra soluble e insoluble. Se puede enfocar en los vegetales, frutos secos y semillas, incluyendo las semillas germinadas. Agua clorada y/o fluorada
Ensucie sus manos en el jardín.  Llevar una vida libre de gérmenes podría no ser lo mejor para usted, ya que la pérdida de bacterias saludables puede tener un fuerte impacto en su salud física, mental y emocional.

Exponer a bacterias y virus puede servir como una “vacuna natural” que fortalece su sistema inmunológico y brinda inmunidad a largo plazo en contra de enfermedades. Ensuciarse las manos en el jardín puede ayudar a que su sistema inmunológico se reencuentre con los microorganismos benéficos de las plantas y el suelo. De acuerdo con un reciente reporte, no exponerse al ambiente exterior puede en si hacer que su microbioma se haga deficiente.
Alimentos procesados. El exceso de azucares junto con otros nutrientes chatarras alimentan las bacterias patógenas.

Los emulsionantes alimentarios como el Polisorbato 80, lecitina, carrageno, poligliceroles y goma de xantana también parecen provocar un efecto negativo en su flora intestinal.9

Al menos que sean 100% orgánicos, también contienen transgénicos que tienden a estar muy contaminados con pesticidas como el glifosato.
Abra sus ventanas. En la mayor parte de la historia humana el exterior siempre fue parte del interior y en ningún momento durante nuestro día nos hemos separado de la naturaleza.

Actualmente, pasamos el 90 por ciento de nuestras vidas en el interior de algún lugar.

Y, aunque esto tiene sus ventajas, también ha cambiado el microbioma de su hogar. Las investigaciones demuestran que abrir las ventanas y aumentar el flujo de aire natural puede mejorar la diversidad y salud de los microbios en su hogar, lo que a su vez lo beneficia a usted.10
Sustancias químicas agrícolas, el glifosato (Roundup) en particular es un antibiótico conocido y en caso de comer alimentos contaminados con RoundUp, matara eficazmente muchos sus microbios intestinales
Lave sus trastes a mano en lugar de utilizar un lavavajillas. Investigaciones recientes han demostrado que lavar sus trastes a mano deja más bacterias en ellos que cuando los lava con lavavajillas y que estar en contacto con estos trastes menos estériles en realidad podría reducir el riesgo de alergias estimulando su sistema inmunológico. Jabón antibacterial, ya que se encarga de matar tanto las bacterias malas como las buenas y contribuye con el desarrollo de resistencia a los antibióticos.

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.