¿Quién Hubiera Pensado Que Prevenir los Cálculos Renales Fuera Tan Fácil?

Calculos Renales

Historia en Breve -

  • Los cálculos renales (litiasis renal) pueden ser una de las condiciones más terriblemente dolorosas que podría experimentar. Una vez que ha padecido un ataque de cálculos renales, la probabilidad de que vuelva a ocurrir es de entre el 70 y el 80%
  • Afortunadamente, entre el 90 y el 95% de los cálculos renales se eliminan dentro de algunos días o semanas, sin ninguna intervención. Y, noticias aún mejores - el mejor remedio para ellos también es el mejor método de prevención, y es muy económico: simplemente tomar más agua
  • Los cálculos renales se forman cuando los minerales y las sales ácidas de la orina se cristalizan, se pegan o se solidifican formando una masa
  • Los síntomas más comunes son dolor en el costado y la espalda, debajo de las costillas, orina turbia, sanguinolenta o maloliente, dolor al orinar, ente otros

Por el Dr. Mercola

Los cálculos renales (litiasis renal) pueden ser una de las condiciones más terriblemente dolorosas que podría experimentar. En Estados Unidos, entre el 10 y el 15 por ciento de los adultos serán diagnosticados con cálculos renales en algún momento de su vida.

Cerca de 1 millón de personas en Estados Unidos desarrolla cálculos renales cada año. Una vez que ha padecido un ataque de cálculos renales, la probabilidad de que vuelva a ocurrir es de entre el 70 y el 80 por ciento.

La genética familiar puede aumentar el riesgo. Y mientras más joven sea al momento de padecer el primer ataque, el riesgo de una recurrencia será mayor.

Se pueden encontrar récords sobre los cálculos renales desde el inicio de la civilización. La litotomía, un procedimiento quirúrgico para eliminar las piedras, es uno de los procedimientos más antiguos conocidos. De hecho, en el juramento hipocrático encontramos una advertencia acerca de los peligros de retirar de manera quirúrgica los cálculos.

Si es hombre, su riesgo de padecer cálculos renales es cuatro veces mayor que si es mujer. Y si vive en la parte sudeste de Estados Unidos, también conocida como el "cinturón de los cálculos renales", su riesgo es aún mayor, debido a los altos índices de deshidratación.

En el Medio Oriente, los índices de cálculos renales son casi del doble de los de Estados Unidos, debido al clima más cálido.

Los cálculos renales pueden ser del tamaño de un grano de arena o llegar a ser más grandes que una pelota de golf. Si un cálculo no se elimina, podría ocasionar daños permanentes a su tracto urinario.

Esto no es algo que se debe ignorar - aunque realmente no se puede ignorar un episodio tan doloroso.

El número de casos de cálculos renales en adultos parece ir en aumento, muy probablemente debido a la alimentación moderna. Y actualmente, vemos cálculos renales en niños, en una cantidad sin precedentes1…un triste resultado más de nuestros hábitos alimenticios modernos.

Afortunadamente, entre el 90 y el 95 por ciento de los cálculos renales se eliminan dentro de algunos días o semanas, sin ninguna intervención. Y, noticias aún mejores - el mejor remedio para ellos también es el mejor método de prevención, y es muy económico: simplemente tomar más agua.

Reconocer Un Ataque de Cálculos Renales

Los riñones son los responsables de eliminar el exceso de fluido del cuerpo y de filtrar los electrolitos que no se necesitan y los desechos de la sangre, lo que ocasiona la producción de la orina.

Los cálculos renales se forman cuando los minerales y las sales ácidas de la orina se cristalizan, se pegan o se solidifican formando una masa. Esto sucede cuando su orina contiene más sustancias que forman los cristales, como calcio y ácido úrico, de las que puede diluir el fluido disponible. Esto puede suceder cuando la orina es altamente ácida o altamente alcalina.

Las condiciones que permiten que se formen los cálculos renales se generan debido a los problemas en la forma en la que el cuerpo absorbe y elimina el calcio, y otras sustancias. Algunas veces, la causa subyacente es un trastorno metabólico o una enfermedad renal.

Ciertos medicamentos también pueden promover los cálculos renales, como el Lasix (furosemida), Topomax (topiramato), y Xenical, entre otros. Muchas veces, se deben a una combinación de factores que generan un ambiente favorable para la formación de cálculos.

Usted no sabrá que tiene un cálculo hasta que éste se mueva a su uretra – el tubo que conecta el riñón con la vejiga. Los síntomas más comunes son:2

  • Dolor en el costado y la espalda, debajo de las costillas
  • Episodios de dolor que duran entre 20 y 60 minutos, de intensidad variada
  • "Olas" de dolor que irradian de su costado a su espalda, del abdomen bajo a la ingle.
  • Orina turbia, sanguinolenta o maloliente
  • Dolor al orinar
  • Náuseas y vómitos
  • "Urgencia" (deseo persistente de orinar)
  • Fiebre y escalofríos (esto indica que hay infección)

El dolor es el resultado de la distensión de los tejidos que se encuentran por encima del cálculo, ya que bloquean la vía de la orina, en vez de deberse a la presión del cálculo mismo.

Cuatro Tipos de Cálculos Renales

La mayoría de los cálculos renales contienen cristales de tipos diferentes. Sin embargo, generalmente predomina un tipo, y determinarlo ayuda a identificar la causa subyacente:

  1. Cálculos de calcio. El tipo más común (cuatro de cada cinco casos) generalmente viene en la forma de oxalato de calcio. El oxalato se encuentra en algunas frutas y vegetales, pero el hígado produce la mayor cantidad. Si encuentra que tiene cálculos de oxalato, su doctor podría recomendarle evitar los alimentos ricos en ellos, como los vegetales de hojas verdes, las nueces y el chocolate.
  2. Cálculos de estruvita. Se encuentran más a menudo en las mujeres, y casi siempre son el resultado de infecciones del tracto urinario.
  3. Cálculos de ácido úrico. Estos son un subproducto del metabolismo de las proteínas. Se ven generalmente en las personas con gota, y pueden ser el resultado de ciertos factores y trastornos genéticos de los tejidos que producen la sangre.
  4. Cálculos de cistina. Representan un porcentaje muy pequeño de cálculos renales. Son el resultado de un trastorno hereditario que ocasiona que los riñones excreten cantidades masivas de ciertos aminoácidos (cistinuria).

Muchos Factores de Riesgo Están Bajo SU Control

El factor de riesgo número uno de padecer cálculos renales es no tomar suficiente agua. Si no toma la suficiente, su orina tendrá una concentración más alta de sustancias que podrían formar cálculos.

¿Cómo saber si toma suficiente agua?

Su orina debería ser de un color amarillo ligero. El requerimiento de agua de cada persona es diferente, depende de su sistema particular y de su nivel de actividad, pero mantener el color de la orina amarillo claro, servirá bastante para evitar los cálculos renales. Recuerde aumentar su consumo de agua cuando incremente su actividad o cuando esté en un clima más cálido.

Si por casualidad está tomando algún multivitamínico o suplementos de vitamina B que contengan vitamina B2 (riboflavina), el color de su orina será muy brillante, casi amarillo fluorescente, y esto no le permitirá que se guíe con el color de su orina para saber si está hidratado.

Esperar hasta que sienta sed es a menudo demasiado tarde. La sed generalmente significa deshidratación.

Un Estilo de Vida Saludable Es la CLAVE para Evitar los Cálculos Renales

Otro factor de riesgo es ser sedentario. Será más propenso a padecer cálculos renales si está postrado en cama o ha sido muy sedentario durante un periodo largo de tiempo, parcialmente porque la actividad limitada podría ocasionar que los huesos liberen más calcio.

La presión sanguínea alta dobla el riesgo de padecer cálculos renales.

Los problemas digestivos también aumentan el riesgo, ya que los cambios en los proceso digestivos afectan la absorción del calcio y otros minerales.

Una alimentación alta en azúcar puede ocasionar cálculos renales, ya que el azúcar perturba las relaciones de minerales en el cuerpo al interferir en la absorción del calcio y el magnesio. El azúcar y el jarabe de maíz de alta fructuosa no sólo ocasionan obesidad y diabetes, sino que el actual consumo exagerado de estos azúcares dañinos por los niños es una gran razón de que los niños menores de 5 o 6 años padezcan cálculos renales.

Un estudio Sudafricano, realizado en 1999,3 encontró que beber soda exacerba las condiciones en la orina que ocasionan la formación de problemas por cálculos renales de oxalato de calcio.

La alimentación alta en sal procesada también es una mala idea. La sal aumenta la cantidad de calcio y oxalato en la orina. Y los alimentos procesados son extremadamente altos en sal.

El Dr. Bruce L. Slaughenhoupt, codirector de urología pediátrica en la Universidad de Wisconsin, reporta un gran incremento en la carga de sal que hay en la alimentación de los niños – desde papas fritas, papas a la francesa, carne para sándwich, sopas enlatadas y bebidas deportivas, como Gatorade, que actualmente se venden en cajitas de jugo para niños. Él cree que el consumo exagerado de alimentos procesados de los niños en la actualidad es la causa del aumento en los cálculos renales infantiles.

Como era de esperar, también parece haber una conexión entre la obesidad infantil y los cálculos renales.4 Además, los niños tienen fama de no tomar suficiente agua, lo que aumenta el problema.

El consumo de soya podría predisponerlo a desarrollar cálculos renales, debido a los altos niveles de oxalatos presentes en muchas variedades de frijoles de soya. ¡Un clavo más en el ataúd de la soya no fermentada!

Y, finalmente, la cafeína ha sido relacionada a los cálculos renales. En un estudio, se dio cafeína a personas con un historial de cálculos renales, tras lo cual se examinó su orina. Los sujetos mostraron una cantidad elevada de calcio en la orina, lo que los ponía en mayor riesgo de desarrollar cálculos renales.

¿Qué Hay Sobre el Consumo de Calcio?

En el pasado, las personas que padecían cálculos renales recibían la advertencia de evitar los alimentos altos en calcio. Sin embargo, actualmente hay evidencia de que evitar el calcio podría empeorar las cosas. El Harvard School of Public Health realizó un estudio con más de 45,000 hombres. Aquellos que llevaban una alimentación rica en calcio tuvieron un riesgo 1/3 menor de desarrollar cálculos renales que aquellos con una alimentación baja en calcio.5

¿Por qué sucedió esto? Pareciera ser contradictorio. Después de todo, el calcio es el mayor componente de los cálculos.

La respuesta es que una alta cantidad de calcio alimenticio bloquea la acción química que ocasiona la formación de cálculos. Se une con los oxalatos (de los alimentos) en el intestino, lo que previene que se absorba en la sangre y que después se transfiera a los riñones.

Así que, los oxalatos urinarios podrían ser más importantes para la formación de los cristales de calcio-oxalato en los cálculos renales que el calcio urinario.

Es importante saber que es el calcio de los alimentos el que es benéfico – no el calcio de los suplementos, pues se ha descubierto que éste ayuda a incrementar el riesgo a los cálculos renales un 20 por ciento.6

Aclarando el Mito de Que Una Alimentación Alta en Proteína Ocasiona Cálculos Renales

En la década de los 90, cuando la dieta Atkins fue muy popular, los críticos afirmaron que un alto consumo de proteína ocasiona cálculos renales. Esto resultó ser un mito completo, pero la información errónea todavía circula.

A pesar de que las dietas de restricción de proteínas son útiles para las personas que padecen una enfermedad renal, consumir carne no genera problemas en los riñones.7 Además, las vitaminas solubles en grasa y la grasa saturada que se encuentra en los alimentos animales son esenciales para la función adecuada de los riñones.

"No Haga Nada - ¡Sólo Resista!"

Como con la mayoría de las cosas, el mejor acercamiento es el más seguro y el más simple - dejar que el cálculo pase por sí mismo. Esto podría tardar días, o semanas en algunos casos, pero la clave es beber suficiente agua – NO soda – para disminuir la concentración de sólidos en la orina, hasta que el cálculo se disuelva.

Evite beber té, ya que es rico en oxalatos.

Existen varios procedimientos médicos y técnicas quirúrgicas que pueden utilizarse para tratar los cálculos, pero los riesgos son demasiado altos, por lo que los médicos generalmente los evitan, a menos de que no haya otra opción. Esto es en realidad algo bueno, considerando la cantidad de problemas que los pacientes enfrentan en Estados Unidos debido a los errores médicos.

Generalmente le ofrecerán medicamentos para el dolor, si el nivel es intolerable.

Se han identificado algunas hierbas medicinales que son útiles para los episodios agudos, entre las que encontramos:

  • Hoja de ortiga8
  • Gayuba
  • Amor de hortelano
  • Pelo de maíz
  • Barbatilla
  • Eupatoria púrpura
  • Kava kava
  • Ammi visnaga
  • Hortensia
  • Raíz de la piedra9

Siempre debe pedir el consejo de un herbolario experto, ya que las hierbas pueden ser tan potentes como los medicamentos farmacéuticos y pueden ocasionar daños, si se utilizan de forma errónea.

Por supuesto, es mucho mejor nunca tener este doloroso problema, que dejarlo pasar de forma natural.

Modificaciones En El Estilo de Vida Para Tener Riñones Saludables

En resumen, hacer algunos cambios en su estilo de vida será muy útil para prevenir un doloroso ataque de cálculos renales:

  • Como se mencionó anteriormente, manténgase bien hidratado
  • Evite tomar medicamentos por prescripción, ya que dañan más de lo que curan
  • Evita el azúcar, la soya, la cafeína, el exceso de sal y los alimentos procesados
  • Haga suficiente ejercicio para mantener los fluidos corporales en movimiento
  • Asegúrese de consumir suficiente magnesio y vitamina B6 en su alimentación, pues ambos se aconsejan para prevenir la formación de cálculos renales

Los cambios de estilo de vida siempre requieren esfuerzo y podrían parecer inconvenientes al principio.

Pero, en comparación con el doloroso proceso de eliminar un cálculo renal, ¡algunos cambios de estilo de vida son pan comido!

Publique su comentario
Haga clic aquí y sea el primero en comentar sobre este artículo