La Vitamina E Podría Aliviar los Síntomas de la Enfermedad Hepática Causada por la Obesidad

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Septiembre 19, 2015 | 21,298 vistas

Historia en Breve

  • La vitamina E podría ayudar a aliviar la mayoría de los síntomas relacionados con la esteatohepatitis no alcohólica (EHNA), una enfermedad hepática grasa relacionada con la obesidad
  • Sin un tratamiento conocido – y muchas veces sin la presencia de síntomas hasta que ha ocurrido un daño grave – la EHNA puede dar lugar a cirrosis hepática e insuficiencia hepática; el mejor momento para intervenir es antes de que pueda desarrollarse un daño hepático permanente
  • Los investigadores también revelaron que las mejoras en la función de los vasos sanguíneos que ocurren cuando un fumador deja de fumar podrían aumentar al tomar un suplemento de vitamina E
  • La alimentación promedio de las personas que viven en los Estados Unidos ofrece una cantidad de vitamina E considerablemente menor a la cantidad recomendada, si elige suplementarse, evite las versiones sintéticas etiquetadas como “dl-alfa-tocoferol”

Por el Dr. Mercola

La obesidad se caracteriza no sólo por el exceso de grasa cerca de la superficie de su cuerpo, sino también por el exceso de grasa dentro y alrededor de los órganos internos.

Algunas veces el exceso de grasa se acumula en el hígado y puede causar inflamación y cicatrización, lo que es un problema de salud grave conocido como esteatoheapatitis no alcohólica (EHNA). Cuando su hígado se vuelve graso y se llena de cicatrices, deja de funcionar normalmente. En su forma más severa, esto puede progresar a cirrosis, insuficiencia hepática e incluso la muerte.

Aunque cualquier persona puede desarrollar EHNA, especialmente considerando que el consumo de fructosa es una de las causas principales,1 es más común en personas con sobrepeso u obesas y su incidencia ha estado aumentando junto con las tasas de obesidad en la última década. Entonces, si usted padece de esta enfermedad, por supuesto que el primer paso sería limitar el consumo total de fructosa a menos de 15 gramos al día (incluyendo las frutas).

Sin un tratamiento conocido – y muchas veces sin la presencia de síntomas hasta que ha ocurrido un daño grave – esta enfermedad “silenciosa” es uno de los mayores riesgos de salud relacionados con la obesidad; para las 63 millones de personas dentro de los Estados Unidos que actualmente se encuentran en riesgo de padecer EHNA, aquí una buena noticia: aumentar su consumo de vitamina E podría ayudar significativamente.

La Vitamina E Podría Ayudar a Aliviar los Síntomas de la EHNA

Recientemente dos nuevos estudios investigaron el papel de la vitamina E, un poderoso antioxidante sin el cual no puede vivir, en la EHNA. El primero analizó la hipótesis de que los niveles bajos de vitamina E podrían estar relacionados con la enfermedad hepática y de hecho encontró que en los ratones modificados por medio de la bioingeniería para tener niveles inadecuados de vitamina E hubo un aumento de estrés oxidativo, deposición de grasa y otros signos de lesión hepática.2

Cuando los ratones fueron suplementados con vitamina E, aliviaron la mayoría de los síntomas relacionados con la EHNA.

Del mismo modo, un segundo estudio que analizó el papel de la vitamina E en la EHNA demostró que las ratas con enfermedad hepática que fueron suplementadas tanto con tocotrienoles d-mezclados y alfa-tocoferol de amplio espectro tuvieron múltiples mejoras en comparación con las suplementadas con alfa-tocoferol o mezcla de tocotrienoles.3 Los beneficios incluyeron:

  • Menor acumulación de triglicéridos en el hígado
  • Menor nivel de peróxidos lípidos
  • Mejora de los marcadores de daño hepático
  • Inhibición de la fibrosis hepática
  • “Este estudio nos demuestra que tomar tanto complejo de tocotrienol de espectro completo y alfa-tocoferol juntos, ayuda a mejorar sinérgicamente la EHNA y reforzar la salud hepática”, dijeron los investigadores.4

La ENHA generalmente es una enfermedad de crecimiento lento que puede tomar años o décadas en desarrollarse. El proceso puede detenerse e incluso revertirse espontáneamente o podría progresar empeorando la cicatrización causando cirrosis. Una vez que esto sucede, la progresión de la enfermedad continuará hasta causar insuficiencia hepática y a partir de este punto se puede hacer muy poco para detenerla.

Por lo tanto, suplementarse con vitamina E o aumentar su consumo por medio de su alimentación, podría ser un paso crucial que puede ayudarlo a detener la progresión de esta enfermedad.

Junto con la pérdida de peso en caso de padecer sobrepeso (que significa llevar una alimentación saludable y hacer ejercicio) y evitar estresar su hígado, por medio del consumo del alcohol, consumir cantidades excesivas de fructosa y la medicación innecesaria, asegurándose de obtener la cantidad adecuada de vitamina E es un paso que cualquier persona en riesgo de EHNA debería tomar proactivamente. El mejor momento para intervenir es antes de que haya ocurrido un daño permanente.

La Vitamina E Podría Aumentar los Beneficios de Salud de Dejar de Fumar

Su hígado no es el único que se beneficia del consumo adecuado de vitamina E. Los investigadores recientemente revelaron que las mejoras en la función de los vasos sanguíneos que se producen cuando un fumador deja de fumar podrían aumentar al suplementarse con vitamina E.5

Siete días después de dejar de fumar, los exfumadores tuvieron un aumento en la función vascular (capacidad de los vasos sanguíneos para dilatarse) en un promedio de 2.8 por ciento. Sin embargo, las personas que tomaron vitamina E gamma-tocoferol tuvieron una aumento adicional de 1.5 por ciento.

Esto podría parecer una cantidad poco significativa, sin embargo cada aumento de 1 por ciento en la función vascular equivale a una reducción de 13 por ciento en el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas a futuro6 - as– que la mejora adicional de 1.5 por ciento es significativa.

Los exfumadores que tomaron el suplemento de vitamina E también tuvieron niveles menores de proteínas inflamatorias que están relacionadas con las enfermedades cardíacas, lo que sugiere que la vitamina E podría ayudar al cuerpo de los fumadores a regresar a un estado saludable más rápido e incluso revertir potencialmente algo del daño causado por el cigarro.

Aunque la forma de vitamina E más estudiada es el alfa tocoferol, la forma más abundante encontrada en su cuerpo, esta investigación utilizó gamma tocoferol, que es la forma de vitamina E más común en la alimentación de las personas en  Estados Unidos, encontrada en alimentos como nueces y pecanas.

Aunque el alfa tocoferol natural tiene beneficios antioxidantes increíbles y es importante, cada vez se está volviendo más claro que cada uno de los ocho miembros de la familia de la vitamina E ofrecen sus propios beneficios únicos, que es la razón por la que elegir un suplemento con una mezcla de tocoferoles y toctrienoles es sumamente importante.

Richard Bruno, investigador principal del estudio, explicó:7

“Utilizamos el tipo gamma tocoferol a diferencia de prácticamente todos los demás estudios sobre la vitamina E, que utilizaron alfa tocoferol… El alfa tocoferol es una de las formas más conocidas. Es la forma que sabemos es necesaria para los seres humanos, pero gamma tocoferol es la forma más abundante.

Utilizamos la forma gamma tocoferol porque no sólo tiene actividad antioxidante, como la forma alfa tocoferol, pero la evidencia reciente indica que también tiene la capacidad efectiva de reducir la inflamación y atrapar lo que llamamos especies reactivas de nitrógeno. Estas son sustancias químicas generadas en el cuerpo que pueden provocar daños en varias proteínas”.

La Mayoría de las Personas en los Estados Unidos Necesitan Más Vitamina E de la Que Consumen en Su Alimentación

Probablemente su cuerpo necesita más que el valor diario (VD) de 22 UI de vitamina D al día, sin embargo la alimentación promedio de las personas que viven en los Estados Unidos ofrece una cantidad de vitamina E considerablemente menor a la cantidad recomendada.

El investigador reconocido internacionalmente, Dr. Evan Shute, un médico reconocido por sus más de 30 años de trabajo con la vitamina E, sugiere que una mujer sana promedio debería consumir 400 UI al día, mientras que un hombre debería consumir 600 UI al día. Incluso los Institutos Nacionales de Salud afirma:8

“La alimentación de la mayoría de las personas en los Estados Unidos ofrece menos de la cantidad de vitamina E recomendada”.

¿Cuáles son algunas de las mejores fuentes alimenticias de vitamina E?

  • Frutos secos, como las avellanas, almendras, nueces y pecanas
  • Legumbres
  • Vegetales verdes, como la espinaca y el brócoli

Los aceites vegetales, incluyendo el aceite de girasol, cártamo, maíz y soya, también contienen vitamina E, sin embargo hay muchas razones para evitar estos aceites en su alimentación, incluyendo el hecho de que se volverán rancios y se oxidaran al momento de calentarse y generalmente están hechos de cultivos transgénicos.

Los cereales para el desayuno también están comúnmente fortificados con vitamina E, pero incluso las variedades “saludables” bajas en azúcar aumentarán tanto el azúcar en la sangre como la insulina en su cuerpo, haciéndolos una mala opción nutricionalmente hablando. Así que en realidad hay relativamente muy pocas fuentes alimenticias  de vitamina E, razón por la que podría ser necesario un suplemento.

Una Advertencia Sobre los Suplementos Sintéticos de Vitamina E

Si elige suplementarse con vitamina E, es sumamente importante evitar las versiones sintéticas, que están enlistadas como “dl-alfa-tocoferol” en las etiquetas. Para empezar, la forma natural de vitamina E – enlistada como “d-alfa-tocoferol” – es más potente; 100 UI de vitamina E natural es igual a cerca de 150 UI de la forma sintética.9

Además, como lo señaló GreenMedInfo, “el dl-alfa tocoferol sintético es un subproducto de un proceso de fabricación dependiente de la petroquímica y podría tener actividad adversa en la alteración endocrina”.10 Es la forma sintética de vitamina E la que ha sido relacionada con un aumento en el riesgo de cáncer de próstata, junto con otros efectos dañinos como derrame cerebral hemorrágico y neumonía.11

Lo ideal es obtener la mayoría de los nutrientes que necesita de los alimentos, lo que significa que tiene que consumir alimentos enteros, de preferencia orgánicos – no alimentos procesados fortificados con vitaminas y minerales sintéticos.

Entonces, dependiendo de su estado de salud, debería evaluar si necesita o no tomar un suplemento de vitamina E natural para ayudarlo a hacerle frente a un problema de salud en particular o contrarrestar cualquier deficiencia en particular dentro de su alimentación. Sin importar el tipo de suplemento que esté considerando, asegúrese de elegir la forma más natural, que deberá ser la más parecida a la forma encontrada en los alimentos.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 GreenMedInfo.com, Fructose-Induced Fatty Liver Disease, 20 Abstracts
  • 2 Study presented at the annual meeting of the American Society for Biochemistry and Molecular Biology
  • 3 Journal of Clinical Biochemistry and Nutrition March 2013; 52(2):146-53
  • 4, 6 Medical News Today April 25, 2013
  • 5 Study presented at the Experimental Biology 2013 meeting, Boston, MA
  • 7 Time.com April 25, 2013
  • 8, 9 National Institutes of Health, Office of Dietary Supplements, QuickFacts
  • 10, 11 GreenMedInfo Dl-alpha-tocopherol acetate