6 Sorprendentes Desencadenantes del Dolor Crónico

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Octubre 03, 2015 | 32,741 vistas

Historia en Breve

  • El dolor crónico impacta a cerca de 100 millones de adultos en Estados Unidos, un número mayor que el de personas con diabetes, enfermedades cardiacas y cáncer juntos
  • En muchos casos, no hay un suceso inicial (como una lesión de espalda, infección, artritis o cáncer) que haya ocasionado el dolor, por lo que la causa subyacente permanece en el misterio
  • Algunos desencadenantes poco conocidos del dolor son el trauma emocional, los analgésicos, dormir mal, el intestino permeable, la deficiencia de magnesio y la enfermedad de Lyme
  • Si padece dolor crónico, primero intente modificar su estilo de vida y estrategias alimenticias, reaprender la postura correcta, la quiropráctica, el masaje, los remedios herbales y otras estrategias naturales, antes de recurrir a los medicamentos recetados

Por el Dr. Mercola

En el mundo entero, más de 1.5 mil millones de personas padecen dolor crónico. En Estados Unidos, el dolor crónico impacta a cerca de 100 millones de adultos en Estados Unidos, un número mayor que el de personas con diabetes, enfermedades cardiacas y cáncer juntos.1

Puede ser desafiante tratar esta condición, ya que, mientras que algunos dolores crónicos están relacionados a una lesión o enfermedad, en otros casos no hay un suceso inicial (como una lesión de espalda, infección, artritis o cáncer) que haya ocasionado el dolor.

En algunos casos, el dolor puede continuar durante semanas, meses o años, sin que la causa sea clara. Esto puede describir dolores como el de espalda baja, de cabeza o incluso el dolor neurogénico (a veces llamado dolor neuropático), que es el dolor que llega desde el sistema nervioso periférico o central.

El Dolor Crónico Es la Causa Principal de Incapacidad

El dolor crónico (particularmente el dolor de espalda) es la causa principal de incapacidad entre las personas en Estados Unidos, e interfiere significativamente con la calidad de vida y la productividad. Cuando se consideran los costos médicos y económicos (incapacidad, perdida de salario y productividad) el cuidado del dolor le cuesta hasta $635 mil millones al año al sistema de salud de Estados Unidos.2

Este es un número impresionantemente alto, pero no se puede poner un precio al daño que el dolor crónico puede ocasionar en la vida de una persona. Por ejemplo, de acuerdo con una encuesta realizada por la American Pain Foundation a personas que sufren dolor crónico:3

  • El 59 por ciento reportó un impacto en el gozo general de su vida
  • El 77 por ciento reportó sentirse deprimido
  • El 70 por ciento dijo que tenía problemas para concentrarse
  • El 74 por ciento dijo que su dolor tiene un efecto en su nivel de energía
  • El 86 por ciento reportó no poder de dormir bien

Además, aquellas personas con dolor crónico son incapaces de alcanzar su potencial profesional completo, ya que los trabajadores reportan perder en promedio de cerca de cinco horas a la semana de tiempo productivo debido al dolor. Hasta el 20 por ciento de las personas se ven obligadas por el dolor a pedir días de incapacidad en el trabajo o a cambiar totalmente de trabajo. Otro porcentaje significativo (13 por ciento) están tan debilitadas por el dolor que necesitan ayuda con las actividades de la vida diaria.4

También hay que considerar los efectos secundarios de los analgésicos, los cuales son, según la creencia de muchas personas, su única opción de alivio. El testimonio congresal de la American Society of Interventional Pain Physicians afirmó que las personas en Estados Unidos consumen 80 por ciento de las pastillas de analgésicos del mundo5 y que, una vez que se comienza a usarlos, activan una cascada de reacciones en el cuerpo que hace que sea extremadamente difícil dejarlas.

Los analgésicos opioides, como la morfina, codeína, oxicodona, hidrocodona y fentanilo, son una de las clases de medicamentos de las que comúnmente se abusa más. Estos medicamentos no sólo son adictivos, sino que pueden ocasionar respiración lenta y hasta la muerte si se toman en exceso y los riesgos se agravan si añade alcohol a la ecuación.

Quizá, lo más frustrante de todo es el hecho de que más de la mitad de aquellas personas encuestadas por la American Pain Foundation dijeron que tenían muy poco o nada de control sobre su dolor.6 A Menudo, esto se debe a que ni siquiera saben qué lo está causando, y ni siquiera cómo tratarlo efectivamente.

6 Desencadenantes Comunes del Dolor que Podrían Sorprenderlo

Primero que nada, creo firmemente que debería estar agradecido por el dolor, ya que, generalmente, su cuerpo le está dando una poderosa retroalimentación acerca de alguna actividad de su estilo de vida que lo está incapacitando. Claramente, este no es el caso con la mayoría de los traumas, pero son un porcentaje relativamente menor del dolor crónico.

¿Sabe qué enfermedad ocasiona que su cuerpo pierda la sensibilidad al dolor? La lepra. Generalmente, las personas que padecen lepra mueren prematuramente debido a infecciones graves que sufren como resultado de la pérdida de la sensación al estar expuestas a objetos dañinos, calientes o filosos en el medio ambiente.

Si padece dolor crónico que no tiene una causa obvia, échele un vistazo a la siguiente lista de desencadenantes. A menudo, el dolor físico puede ser resultado de una condición subyacente, un factor del estilo de vida o trauma emocional que no ha tomado en cuenta.

1. Trauma Emocional

Pocas personas quieren escuchar que su dolor tiene un origen psicológico o emocional, pero hay bastante evidencia que lo respalde. Una teoría es que el trauma emocional (en conjunto con las lesiones físicas y las toxinas del medio ambiente) puede estimular moléculas en el sistema nervioso central, llamadas microglía.

Estas moléculas liberan sustancias químicas inflamatorias al estresarse, lo que ocasiona dolor crónico y trastornos psicológicos, como ansiedad o depresión.7 Por ejemplo, el Dr. John Sarno, usa técnicas de mente y cuerpo para tratar a sus pacientes con dolor grave de espalda baja y ha escrito una variedad de libros sobre este tema.8

Su especialidad eran aquellas personas que ya se habían sometido a cirugía debido a su dolor de espalda baja y que no habían sentido ningún alivio. Este es un grupo difícil de pacientes, aun así, su índice de éxito fue mayor al 80 por ciento al utilizar métodos como la Técnica de Liberación Emocional (EFT, por sus siglas en inglés).

2. Analgésicos

Irónicamente, los mismos medicamentos que prescribe la mayoría de los médicos para tratar el dolor podrían ocasionar empeorar el dolor después de usarlos durante algunos meses. El Dr. Sanjay Gupta, jefe asociado de neurocirugía del Hospital Grady Memorial y jefe médico corresponsal para CNN, reportó:9

“…después de sólo pocos meses de tomar las pastillas, algunas cosas comienzan a cambiar en el cuerpo. La efectividad desaparece y los pacientes generalmente reportan obtener cerca del 30 % del alivio al dolor que lograban cuando comenzaron a usarlas. Lo que es todavía más preocupante, es que un subgrupo de estos pacientes desarrolla una condición conocida como hiperalgesia, una mayor sensibilidad al dolor.

Como podría adivinar, todo esto genera una situación en la que la persona comienza a tomar cada vez más pastillas. E, incluso aunque ya no le brinden tanto alivio a su dolor, aún pueden disminuir el impulso del cuerpo a respirar.

Si está despierto, podría no notarlo, pero si se duerme con demasiadas pastillas de estas en su sistema, jamás despertará. Añada alcohol y el problema empeora exponencialmente. Las personas que toman pastillas para el dolor o para dormir y toman un par de copas de vino están jugando a la ruleta rusa”.

3. Dormir Mal

Dormir mal puede tener un impacto prácticamente sobre cada aspecto de su salud y la razón de esto es que el ritmo circadiano (ciclo de dormir y vigilia) “impulsa” los ritmos de la actividad biológica a un nivel celular. Además, el cuerpo necesita el sueño profundo para el crecimiento y la regeneración de los tejidos, lo que es crucial para aliviar el dolor. De acuerdo con una reciente investigación de Gran Bretaña, dormir mal o de forma insuficiente fue el predictor más fuerte de dolor en adultos de más de 50 años.10

4. Intestino Permeable

Los cambios alimenticios (ver a continuación) son cruciales para controlar el dolor y esto es, en parte, debido a la forma en la que influencian en su salud intestinal. Las sustancias como los granos, por ejemplo, podrían aumentar la permeabilidad intestinal (es decir, el síndrome del intestino permeable), lo que permite que las partículas de alimentos sin digerir, bacterias y otras sustancias tóxicas se "filtren" al torrente sanguíneo. El intestino permeable puede ocasionar síntomas digestivos como hinchazón, gas y calambres abdominales, así como ocasionar o contribuir a muchos otros síntomas, como inflamación y dolor crónico.

5. Deficiencia de Magnesio

Entre las muchas funciones del magnesio está bloquear los receptores cerebrales del glutamato, un neurotransmisor que podría causar que sus neuronas se vuelvan hipersensibles al dolor.11 Esto es especialmente importante, debido a que se estima que el 80 por ciento de las personas en Estados Unidos tienen deficiencia de magnesio. Dos de los factores de estilo de vida más importantes que agotan más el magnesio del cuerpo son el estrés y los medicamentos por prescripción, lo que pone a los pacientes con dolor crónico en un mayor riesgo de esta deficiencia.

6. Enfermedad de Lyme

Algunos de los primeros síntomas de la enfermedad de Lyme podrían ser condiciones parecidas al resfriado, con fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, cuello rígido, dolor general y fatiga. Sin embargo, a menudo permanecen de manera crónica, en algunas personas durante más de una década, y ocasionan dolor muscular y de las articulaciones.

Ya que la enfermedad de Lyme y todas su co-infecciones ocasionan muchos síntomas constantes, imitan fácilmente trastornos como esclerosis múltiple (MS), artritis, Parkinson, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia y otros. Si padece dolor crónico y no sabe por qué, vale la pena considerar la enfermedad de Lyme, incluso si no cree que lo haya mordido una garrapata (su transmisor principal).

Menos de la mitad de los pacientes con enfermedad de Lyme recuerdan haber sido mordidos por una garrapata. Muchos de los pacientes con Lyme no recuerdan tal suceso, debido a que la garrapata adormece la piel antes de morder, así que no se siente. En algunos estudios, este número era tan bajo como el 15 por ciento. Así que, si no recuerda haber visto una garrapata en su cuerpo, eso no descarta la posibilidad de que padezca la enfermedad de Lyme.

La Mayoría de los Médicos No Tienen Idea de Cómo Tratar el Dolor Crónico

Las encuestas muestran que siete de cada 10 personas en Estados Unidos creen que las investigaciones y el control del dolor deberían ser una de las prioridades más importantes dela comunidad médica.12 Pero, en cambio, apenas y recibe una mención superficial.

El estudio APPEAL (Advancing the Provision of Pain Education And Learning), que encuestó a escuelas médicas universitarias en Europa, encontró que aunque hay cursos obligatorios sobre el dolor, representan tan sólo 12 horas del programa de seis años – o el 0.2 por ciento.13 Además, la mayoría de las escuelas no tienen cursos necesarios sobre el dolor que todos los estudiantes deban tomar.

Esto significa que el estudio de 12 horas sobre el dolor representa el mejor escenario. Con el 82 por ciento de las escuelas médicas sin cursos obligatorios sobre el dolor, los estudiantes podrían recibir incluso menos capacitación… o ninguna en absoluto. Aunque el estudio APPEAL se realizó en Europa, recuerda una tendencia similar identificada en Estados Unidos y Canadá por un estudio aparte publicado en The Journal of Pain.14

La mayoría de las escuelas ofrecían educación sobre el dolor, tan sólo como parte de los cursos educativos generales. Menos del cuatro por ciento de las escuelas tenían un curso necesario sobre el dolor y muchas no le dedicaban ningún curso. Cuando los médicos no saben cómo tratar efectivamente el dolor crónico, recurren al único tratamiento que conocen: la prescripción de medicamentos, que no harán nada para resolver las causas subyacentes por las que siente dolor.

Sin mencionar que hay opciones disponibles que no son medicamentos para tratar su dolor, mientras se vuelve a equilibrar a través del uso de las estrategias adecuadas de estilo de vida. Entre las opciones que no son medicamentos encontramos:

  • Ajustes quiroprácticos u osteopáticos: De acuerdo con un estudio publicado en los Annals of Internal Medicine y financiado por los Institutos Nacionales de Salud, los pacientes con dolor de cuello que visitaron al quiropráctico o hicieron ejercicio fueron más de dos veces más propensos a eliminar su dolor en 12 semanas, en comparación con aquellos que tomaron medicamentos.15
  • Masaje: Los masajes liberan endorfinas, que ayudan a inducir la relajación, aliviar el dolor y reducir los niveles de las sustancias químicas del estrés, como cortisol y noradrenalina – lo que revierte los efectos dañinos del estrés al disminuir el índice cardiaco, la respiración y el metabolismo, y reducir la presión arterial alta.
  • Acupuntura: Los investigadores concluyeron que la acupuntura tiene un efecto definitivo para reducir el dolor crónico, como el dolor de espalda y de cabeza – más aún que el tratamiento estándar para el dolor.16
  • Terapia física: Puede ser una modalidad altamente efectiva para la rehabilitación del dolor.
  • Reaprender una postura adecuada: El Método Gockhale trata la causa original del dolor físico, que a menudo es creado por una postura inadecuada. El método le enseña a recuperar su postura primaria, que es la forma en la que su cuerpo está diseñado para estar de pie, sentarse y moverse. También puede probar el Entrenamiento Foundation--un método innovador desarrollado por el Dr. Eric Goodman para tratar su propio dolor crónico de espalda baja. Los ejercicios están diseñados para ayudarle a fortalecer todo su torso y para moverse de la forma planeada por la naturaleza.

4 Cambios Alimenticios Que Hacer Si Padece Dolor

Si padece dolor crónico, hay una gran probabilidad de que necesite modificar su alimentación de la siguiente manera:

  1. Comience a tomar grasas omega- 3 de alta calidad y de origen animal, como el aceite de kril. Las grasas omega-3 son precursores de los mediadores de la inflamación, llamados prostaglandinas. (De hecho, es así como funcionan los analgésicos antiinflamatorios; influencian positivamente a las prostaglandinas). Las grasas omega-3 EPA y DHA que se encuentran en el aceite de kril han demostrado tener propiedades antiinflamatorias, en muchos estudios clínicos y con animales, las cuales son benéficas para el alivio del dolor.
  2. Reduzca su consumo de la mayoría de los productos procesados, ya que no sólo contienen azúcar y aditivos, sino que la mayoría están cargados de grasas omega-6, que molestan el delicado índice omega-3:6, que contribuye a la inflamación, un factor clave en la mayoría del dolor.
  3. Elimine o reduzca radicalmente la mayoría de los granos y azúcares (especialmente la fructuosa) de su alimentación. Evitar los granos y azúcares disminuirá sus niveles de insulina y leptina. Mayores niveles de insulina y leptina son uno de los estimulantes más profundos de la producción de prostaglandina inflamatoria. Es por esto que eliminar el azúcar y los granos es tan importante para controlar su dolor.
  4. Optimice su producción de vitamina D, al exponerse al sol de forma adecuada y regular, lo que hará que funcione una variedad de mecanismos diferentes para reducir su dolor. Esto satisface el apetito del cuerpo de exposición al sol regular.

Pruebe Estos Analgésicos de la Madre Naturaleza

Si tiene dolor crónico de cualquier tipo, comprenda que hay muchas alternativas seguras y efectivas a los analgésicos recetados y sin receta médica. Los siguientes remedios para el dolor son naturales y le brindarán un excelente alivio al dolor sin ninguno de los daños a la salud que los medicamentos para el dolor a menudo ocasionan.

  • Jengibre: esta hierba es antiinflamatoria y brinda propiedades que alivian el dolor y asientan el estómago. El jengibre fresco funciona bien remojado en agua hirviendo, como té o rallado en el jugo de vegetales.
  • Curcumina: la curcumina es el compuesto terapéutico principal identificado en la especia cúrcuma. En un estudio realizado con pacientes con osteoartritis, aquellos que añadieron tan sólo 200 mg de curcumina al día a su plan de tratamiento redujeron su dolor y aumentaron su movilidad. De hecho, la curcumina ha demostrado, en más de 50 estudios clínicos, tener una poderosa actividad antiinflamatoria, así como, en cuatro estudios, reducir los efectos adversos a la salud relacionados con el Tylenol.
  • Boswellia: también conocida como "planta de incienso”, esta hierba contiene poderosas propiedades antiinflamatorias, que ha sido alabadas durante miles de años. Esta es una de mis favoritas, ya que he visto que funciona bien en muchos pacientes con artritis reumatoide.
  • Bromelina: esta enzima que digiere las proteínas, que se encuentra en la piña, es un antiinflamatorio natural. Puede tomarse como suplemento, pero comer piña fresca también puede ser útil. Tenga en cuenta que la mayoría de la bromelina se encuentra en el centro de la piña, así que considere dejar intacto un poco el centro pulposo cuando consuma la fruta.
  • Cetil Miristoleato (CMO): este aceite, que se encuentra en el pescado y en la mantequilla, actúa como “lubricante de articulaciones” y como antiinflamatorio. Yo he usado una preparación tópica en mí para aliviar los ganglios y un molesto síndrome del túnel carpiano leve que aparece cuando trabajo demasiado en un teclado que no es ergonómico.
  • Aceites de onagra vespertina, grosellero negro y borraja: contienen el ácido graso gamma linoleico (GLA), que es útil para tratar el dolor de artritis.
  • Crema de cayena: también conocida como crema capsaicina, esta especia proviene de los chiles secos. Alivia el dolor al agotar el suministro corporal de sustancia P, un componente químico de las neuronas que transmite las señales del dolor al cerebro.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1, 2, 3, 4, 6, 12 American Academy of Pain Medicine, Facts and Figures on Pain
  • 5 Congressional Testimony May 24, 2011
  • 7, 11 Rodale News May 12, 2014
  • 8 Dr. John Sarno Official Website
  • 9 CNN November 14, 2012
  • 10 Reuters February 19, 2014
  • 13 The APPEAL Study 2013
  • 14 J Pain. 2011 Dec;12(12):1199-208.
  • 15 Annals of Internal Medicine January 3, 2012 vol. 156 no. 1 Part 1 1-10
  • 16 Archives of Internal Medicine 2012 Sep 10:1-10 [Epub ahead of print]