¿Es Seguro Volver a Congelar los Alimentos Descongelados?

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Octubre 26, 2015 | 38,201 vistas

Historia en Breve

  • Los alimentos descongelados pueden regresar sin riesgos a su congelador siempre y cuando primeramente hayan sido descongelados de manera segura
  • Volver a congelar los alimentos descongelados podría ocasionar cambios en su sabor o textura, pero su seguridad no se verá comprometida
  • Mientras que generalmente lo mejor es consumir alimentos frescos, muchos de ellos mantienen la mayoría de sus nutrientes al ser congelados

Por el Dr. Mercola

Descongelados o no, si los alimentos que alguna vez estuvieron congelados se pueden volver a congelar, es una de las preguntas más populares expuestas en la línea telefónica para la seguridad de los Alimentos del Servicio de Seguridad e Inspección de los Alimentos (FSIS, por sus siglas en inglés) del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, ídem).

Además, uno de los mitos que circulan más ampliamente, indica que es peligroso volver a congelar los alimentos.

Mientras que regresar al congelador un pedazo de carne o un bloque de queso podría ocasionar algunos cambios en su sabor o textura, es perfectamente seguro y no presenta ningún riesgo para su salud. Sin embargo, hay algunos cuidados que hay que tener en cuenta.

Es Seguro Volver a Congelar los Alimentos Descongelados

Los alimentos descongelados pueden regresar sin riesgos a su congelador siempre y cuando primeramente hayan sido descongelados de manera segura. La peor forma de descongelar la comida es dejarla fuera sobre el mostrador de la cocina. Tina Hanes, nutrióloga registrada en FSIS de USDA, dijo para The New York Times:1

"…[A] las bacterias les gusta lo cálido, como a nosotros y se multiplican rápidamente a temperatura ambiente. Descongelar los alimentos sobre el mostrador no es seguro y punto. Jamás debería hacer eso".

De hecho, se dice que el factor más grande que impacta que sus alimentos sean "seguros" o no, no es si ya habían estado congelados, sino que tiene que ver con la cantidad de tiempo que pasan en la "zona peligrosa" de la temperatura (entre los 40 y 120 grados F).2

Además de descongelarlos en el mostrador de la concina, descongelar carne, aves o mariscos al verter agua caliente sobre ellos, también es peligroso, desde un punto de vista de seguridad de los alimentos. Si necesita descongelar rápidamente carne o aves, puede lograrlo al verterles agua fría o al sumergirlas en agua fría y cambiar el agua cada 30 minutos, hasta que estén descongeladas.3

Si usa este último método, debe cocinar los alimentos inmediatamente – no volverlos a congelar o meterlos al refrigerador. La USDA recomienda:4

"Una vez que los alimentos se han descongelado en el refrigerador, es seguro volverlos a congelar sin cocinarlos, aunque podrían perder su calidad, debido a la humedad que perdieron al descongelarse. También es seguro volver a congelar alimentos que ya han sido cocinados.

Si descongela en el refrigerador alimentos que ya estaban cocinados, puede volver a congelar la porción que no utilizó. Congele las sobras dentro de 3 o 4 días. No vuelva a cocinar cualquier alimento que haya estado fuera del refrigerador durante más de 2 horas; 1 hora a temperaturas mayores a los 90° F.

Si compra carne, aves o pescado previamente congelados, puede volver a congelarlos si han sido tratados correctamente".

¿Retienen Sus Nutrientes los Alimentos Congelados?

Generalmente, es mejor consumir alimentos frescos, lo más pronto posible después de haber sido cosechados. Sin embargo, los alimentos congelados no son una mala alternativa cuando esto no es posible. De algunas formas, los alimentos congelados podrían estar "más frescos" que los que están en el supermercado.

Esto se debe a que los productos agrícolas generalmente se congelan poco después de haber sido cosechados, mientras que los productos frescos pueden viajar miles de millas antes de que lleguen a la tienda de su localidad (y sus nutrientes se degradan durante todo el camino).

Las investigaciones sugieren que los vegetales frescos podrían perder hasta el 45 por ciento de sus nutrientes, desde el momento en el que se cosechan hasta cuando son comprados en un supermercado.5 Por otro lado, las investigaciones sugieren que los alimentos congelados contienen una cantidad de nutrientes comparable a los alimentos frescos y, a veces, incluso son más nutritivos. Por ejemplo:6

  • El brócoli congelado contuvo más vitamina C, luteína y beta-caroteno, aunque tuvo niveles más bajos de polifenoles (también se encontró que algunos brócolis congelados no tenían la capacidad de producir el anticancerígeno sulforafano) 7
  • Las zanahorias congeladas tuvieron tres veces más luteína y el doble de beta-caroteno, así como más vitamina C y polifenoles
  • Los germinados congelados tuvieron mayores niveles de todos los nutrientes que se midieron
  • Las moras congeladas, los ejotes y las frambuesas también tuvieron mayores niveles de vitamina C y polifenoles

Algunas investigaciones realizadas a parte sobre la diferencia entre los productos congelados y frescos, como zanahorias, brócoli, espinaca, fresas y otros, concluyeron que "en general, el contenido de vitaminas en los productos congelados era comparable al de sus contrapartes frescas y, ocasionalmente, fue incluso mayor".8

La excepción en este caso fue el beta-caroteno, que disminuyó significativamente en algunos de los productos congelados.

Aún no cabe duda de que los alimentos más ricos en nutrientes son los frescos, siempre y cuando pueda consumirlos poco después de haber sido cosechados (es decir, los alimentos que cultiva usted mismo o que compra en una granja local o en el mercado de agricultores). Sin embargo, los alimentos congelados son bastante nutritivos y vale la pena consumirlos si no tiene al alcance productos frescos cultivados de manera local.

Congelar sus Alimentos Puede Ayudar a Disminuir el Desperdicio

El otro beneficio de congelar los alimentos (o de volverlos a congelar) es disminuir el desperdicio. Los desperdicios orgánicos, como el de los alimentos descompuestos, es el segundo componente más grande en los vertederos de Estados Unidos. Desde 1974, los desperdicios orgánicos en los basureros han aumentado un 50 por ciento per cápita.9

Un reporte del National Resources Defense Council (NRDC) reveló que el 40 por ciento de los alimentos en Estados Unidos no son consumidos, lo que ocasiona una cantidad de desecho de más de 20 libras de alimentos por persona, cada mes. Esto suma hasta más de $2,275 de pérdida anual en los hogares promedio de cuatro personas, en Estados Unidos.10 Cuando se habla de desperdicio, no solo se trata de los alimentos mismos:

  • $165 mil millones son básicamente "desechados"
  • Se desperdicia el 25 por ciento del uso de agua potable
  • También se desperdician enormes cantidades de sustancias químicas, energía y tierras innecesarias
  • La descomposición de los alimentos en los vertederos suma cerca del 25 por ciento de las emisiones de metano en Estados Unidos.

El reporte de NRDC también estima:11

"…[L]os alimentos que se ahorran al reducir tan sólo el 15 por ciento de las pérdidas podrían alimentar cada año a más del 25 por ciento de las personas en Estados Unidos, en un periodo cuando una de cada seis personas en Estados Unidos carece de un suministro seguro de comida a su mesa".

En total, se estima que las familias en Estados Unidos tiran cerca del 25 por ciento de los alimentos y bebidas que compran. En el Reino Unido, cerca de dos tercios del desperdicio de alimentos se deben a que éstos se descomponen antes de utilizarse. Y, sorprendentemente, ¡en el sistema de alimentos de Estados Unidos se desperdician más frutas y vegetales de los que se consumen (se desperdicia el 52 por ciento, mientras que se consume el 48 por ciento)!12

Así que, si se percata de que ha traído a casa más alimentos perecederos de los que puede consumir, empaquételos bien y colóquelos en el congelador (excepto los siguientes...).

Hay Ciertos Alimentos No Se Congelan Bien

La mayoría de los alimentos pueden congelarse exitosamente, siempre y cuando los almacene correctamente en el congelador. Sin embargo, la calidad de algunos productos sí se altera o degrada al congelarlos. Las especias y condimentos son particularmente vulnerables.

Alimentos Uso Común Condición Después de Descongelar
Col*, apio, berro, pepinos*, escarola, lechuga, perejil y rábanos Como ensalada cruda Blandos, saturado de agua, desarrollan rápidamente un color, aroma y sabor oxidado
Papas irlandesas, horneadas o hervidas En sopas, ensaladas, salsas o con mantequilla Suaves, se deshacen, saturadas con agua y harinosas
Macarrones, espagueti o arroz cocidos Cuando se congelan solo para su uso posterior Blandos, sabor de recalentado
Claras de huevo cocinadas En ensaladas, alimentos acremados, sándwiches, salsas, salsas espesas o postres Suaves, correosas, chiclosas y esponjosas
Merengue En postres Suave, correoso, chicloso y esponjoso
Glaseados hechos con claras de huevo Pasteles y galletas Espumoso y suda
Relleno de crema o natilla Pays y alimentos horneados Se separa, acuoso y grumoso
Salsas con leche Para guisados o salsas espesas Puede cortarse o separarse
Crema agria Aderezo, en ensaladas Se separa, acuosa
Cobertura de queso o migajas de pan En guisados Pastosa
Mayonesa o aderezo para ensaladas En sándwiches (no en ensaladas) Se separa
Gelatina En ensaladas o postres Suda
Mermelada de frutas Sándwiches Puede remojar el pan
Alimentos fritos Todos, menos papas fritas o aros de cebolla Pierden lo crujiente, se aguadan
*Los pepinos y la col pueden congelarse como productos marinados, como "ensalada de congelador" o "encurtidos congelados". No tienen la misma textura que la ensalada o los encurtidos regulares.

De acuerdo con el Centro Nacional para la Conservación de los Alimentos Caseros, algunas hierbas, como la cebolla y el pimentón, cambian de sabor cuando se congelan, mientras que otros tienden a tener un sabor más fuerte (esto aplica a la pimienta, clavo, ajo y pimiento verde).

El curry congelado podría desarrollar un "sabor rancio", mientras que la sal podría perder su sabor e incluso aumentar la rancidez de los alimentos que contienen grasa. Si sabe que algún alimento irá al congelador (como una porción grande de salsa de tomate) lo mejor es sazonarlo ligeramente antes de congelarlo y luego añadir los toques finales, después de descongelarlo o recalentarlo.13

El Centro Nacional para la Conservación de los Alimentos Caseros también publicó esta útil tabla de alimentos que generalmente no se congelan bien:14

Cuál Es la Mejor Forma de Congelar Estos 5 Alimentos Comunes

Si se toma unos momentos para envolver y preparar sus alimentos antes de meterlos al congelador, puede extender su vida y asegurar su alta calidad una vez descongelados. El Centro Nacional para la Conservación de los Alimentos Caseros tiene una guía completa acerca de la mejor forma de congelar los alimentos comunes.15 A continuación encontrará algunos ejemplos:16

  • Mantequilla: moldéela de la forma que prefiera (cubos, tortitas, etc.), envuélvala bien en papel aluminio o papel para congelador y luego séllela en un recipiente resistente a la humedad/vapor. Tiempo de almacenamiento recomendado en el congelador: seis a nueve meses.
  • Queso: el queso duro o semiduro debería estar cortado en pedazos de entre 1.5 a una libra y empacado en un material resistente a la humedad/vapor. Al descongelarse puede deshacerse o estar harinoso, pero conservará su sabor. Los quesos crema, cottage y ricota generalmente no son buenos congelados.
  • Moras azules: no lave las moras azules. Empaquételas secas en recipientes y deje un espacio libre; esto permitirá que los alimentos se expandan sin romper su empaque. También puede congelarlas extendidas en una charola y luego empaquetarlas en recipientes cuando estén congeladas.
  • Carne (res, cordero y puerco): empaquete la carne en papel para congelador o para alimentos. Las carnes que se han comprado en la tienda deben volverse a envolver con papel para congelador (a menos que esté empaquetado en un papel nuevo reforzado, que no necesite ninguna envoltura extra).
  • Jitomates: lave los jitomates y métalos en agua hirviendo durante 30 segundos para quitarles la piel. Pele los jitomates y quíteles el centro, luego empaquételos en recipientes y deje un espacio de una pulgada (los jitomates pueden congelarse enteros o en pedazos). Una vez descongelados, los jitomates no estarán sólidos, así que planee cocinarlos.

Más Indicaciones Para Congelar Alimentos

Si se pregunta cuánto tiempo durarán los alimentos en su congelador, no se mantendrán para siempre. Las frutas y vegetales durarán más, entre ocho y 12 meses, mientras que la carne molida mantiene su calidad alrededor de tres a cuatro meses. El pescado dura entre tres y seis meses, mientras que las aves se mantendrán entre seis y nueve meses.

Tenga en cuenta que aún será seguro consumir los alimentos después de este tiempo de almacenamiento, pero su calidad podría no ser tan alta (es decir, su textura o sabor podría cambiar).

Algunas indicaciones adicionales del Centro Nacional para la Conservación de los Alimentos Caseros para ayudarle a almacenar exitosamente los alimentos en su congelador son las siguientes:17

  • Congele los alimentos a 0° F o menos. Para facilitar el congelado rápido, ajuste la temperatura a -10° F o menos aproximadamente 24 horas antes.
  • Congele los alimentos en cuanto los haya empaquetado y sellado.
  • No sobrecargue su congelador con alimentos que no estén congelados. Añada únicamente la cantidad de alimentos que se congelará en 24 horas, que generalmente es entre 2 y 3 libras por pie cúbico de espacio de almacenamiento. Si lo sobrecarga disminuirá el índice de congelado y los alimentos que se congelan demasiado lentamente podrían perder su calidad.
  • Coloque los paquetes en contacto con las superficies congeladas de la parte más fría del congelador.
  • Deje un poco de espacio entre los paquetes para que el aire pueda circular libremente. Luego, cuando los alimentos estén congelados, almacénelos juntos.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1, 3 New York Times October 2, 2015
  • 2 NRDC Report September 2013
  • 4 University of Nebraska-Lincoln
  • 5 The Telegraph March 5, 2010
  • 6 Mail Online October 9, 2013
  • 7 J Food Sci. 2013 Sep;78(9):H1459-63
  • 8 J Agric Food Chem. 2015 Jan 28;63(3):957-62
  • 9 Infographics Village January 6, 2014
  • 10, 11, 12 National Resources Defense Council, “Wasted: How America is Losing Up to 40 Percent of its Food from Farm to Fork to Landfill,” August 2012
  • 13, 14, 15, 16, 17 "So Easy to Preserve", 5th ed. 2006. Bulletin 989, Cooperative Extension Service, The University of Georgia, Athens. Revised by Elizabeth L. Andress