Ocultar
Tiroides

Historia en Breve -

  • Una de cada ocho mujeres entre los 35 y 65 años padece algún tipo de enfermedad de la tiroides—entre las cuales, la más común es la tiroides lenta. Cada célula del cuerpo usa las hormonas de la tiroides, por lo que los síntomas pueden variar bastante
  • Cuando hay síntomas a pesar de los niveles “normales” de TSH, observar un análisis de estimulación de la hormona liberadora de tirotropina y T3 inversa puede brindar pistas adicionales, como indicaciones de una toxicidad subyacente que requiere un protocolo de desintoxicación
  • Las deficiencias de nutrientes, como yodo, selenio, calcio y hierro pueden dañar la función tiroidea, así como la exposición a las sustancias químicas que sustituyen al yodo, como el bromuro, fluoruro y cloruro
Artículo Anterior Siguiente Artículo
 

Cómo Diagnosticar y Tratar la Enfermedad de la Tiroides

Octubre 28, 2015 | 184,533 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

La enfermedad de la tiroides se ha vuelto muy preponderante en el mundo actual, gracias a una variedad de factores de estilo de vida. Se estima que una de cada ocho mujeres entre los 35 y 65 años padece algún tipo de enfermedad de la tiroides1 — entre las cuales, la más común es la tiroides lenta.

Más de un cuarto de las mujeres que están en la premenopausia son diagnosticadas con hipotiroidismo, en la cual se produce una cantidad insuficiente de hormonas tiroideas.

Cada célula del cuerpo usa las hormonas de la tiroides2, por lo que los síntomas pueden variar bastante. Por ejemplo, las hormonas tiroideas regulan el metabolismo y el peso corporal, al controlar la grasa que se quema para obtener energía y calor.

Las hormonas tiroideas también son necesarias para el crecimiento y desarrollo de los niños. Señalan la producción prácticamente de todos los factores de crecimiento en el cuerpo, como:

  • Somatomedina (crecimiento del tejido esquelético)
  • Eritropoyetina (involucrada en el desarrollo de glóbulos rojos)
  • Factor de crecimiento nervioso
  • Factor de crecimiento epidérmico

En las mujeres embarazadas, la hormona de la tiroides también está involucrada en la producción de prolactina, una hormona responsable de la producción de leche.

La mala función de la tiroides ha sido relacionada a una gran variedad de condiciones serias de salud3, desde fibromialgia y síndrome del intestino irritable, a infertilidad, enfermedades autoinmunes y cáncer tiroideo4.

Es por ello que es tan importante entender cómo opera la tiroides y qué puede ocasionar una disfunción.

Entender Cómo Funciona Su Glándula Tiroides

La tiroides es una glándula con forma de mariposa que se encuentra en el cuello, justo debajo de la laringe o caja de voz. Es una glándula de dos pulgadas de largo y altamente vascular, que tiene dos lóbulos localizados a cada lado de la tráquea, conectados por un tejido llamado istmo.

Su tiroides es responsable de producir las hormonas principales del metabolismo, que afectan prácticamente todas las funciones de su cuerpo. Produce tres tipos de hormonas:

  • Triyodotironina (T3)
  • Tiroxina (T4)
  • Diyodotironina (T2)

Las hormonas secretadas pro la tiroides interactúan con todas sus otras hormonas, como la insulina, cortisol y las hormonas sexuales, como los estrógenos, progesterona y testosterona.

El hecho de que todas estas hormonas estén unidas y en comunicación constante explica por qué un estado menos que óptimo de la tiroides está relacionado con tantos síntomas y enfermedades extendidas.

Casi el 90 por ciento de las hormonas producidas en la tiroides están en la forma de T4, que es inactiva. El hígado convierte la T4 en T3, la forma activa, con la ayuda de una enzima.

Actualmente, la T2 es el componente menos entendido de la función tiroidea y es sujeto de varios estudios que están en progreso.

Si todo funciona adecuadamente, generará lo que necesita y tendrá las cantidades correctas de T3 y T4, que controlan el metabolismo de cada célula de su cuerpo.

Si su T3 es inadecuada, ya sea por una producción escasa o por no convertir adecuadamente la T4, el cuerpo entero experimentará las consecuencias.

Los Interruptores de la Tiroides Abundan…

Es importante tener en cuenta que la disfunción de la tiroides es un problema complejo, con muchas variables y muchas casusas subyacentes potenciales, como las siguientes.

Si la disfunción de su tiroides es ocasionada por factores como estos, desintoxicarse y cambiar su estilo de vida para evitar las sustancias químicas que interrumpen la hormona, podrían ser los componentes claves para una intervención exitosa.

Predominio de estrógeno

El hipotiroidismo a una edad media puede estar relacionado con el predominio subyacente de estrógenos5, en cuyo caso no se tratará la raíz del problema al tomar la hormona de la tiroides.

Medicamentos Ciertos medicamentos, como los esteroides, barbitúricos, los que disminuyen el colesterol y los beta bloqueadores pueden interrumpir la función de su tiroides, en cuyo caso, el remedio más adecuado podría no ser añadir la hormona de la tiroides.
Interruptores endócrinos químicos Los interruptores endócrinos químicos como el mercurio, plomo, los ftalatos y el bisfenol-A (BPA) se han relacionado a la menopausia temprana y a los problemas de la tiroides6.
Exposición al bromo Los bromuros que se encuentran en pesticidas, plásticos, alimentos horneados, bebidas que contienen aceites vegetales bromados (BVO) y en las sustancias resistentes al fuego también tienen un efecto interruptor en la función de la tiroides.

El bromo, cloro y flúor están en la misma familia que el yodo y, por lo tanto, los tres pueden reemplazar al yodo en la glándula tiroides.
Fluoruro El fluoruro, que aún se añade rutinariamente a los suministros de agua de muchas áreas en todo Estados Unidos, se usaba a finales de la década de los 70, en Europa para reducir la actividad tiroidea en los pacientes con hipertiroidismo.

De acuerdo con un reporte de 2006 realizado por el Consejo Nacional de Investigación de las Academias Nacionales7, el fluoruro es un "interruptor endócrino en el sentido amplio de alterar la función endócrina normal".

Esta función alterada puede involucrar la tiroides, paratiroides y glándulas pineales, así como los suprarrenales, páncreas y la pituitaria.

La función tiroidea alterada está relacionada con el consumo de fluoruro de tan sólo 0.05-0.1 mg por kilogramo de peso corporal al día (mg/kg/día) o 0.03 mg/kg/día de deficiencia de yodo.8

El fluoruro tiene la capacidad de:
  • Imitar la hormona estimulante de la tiroides (TSH)
  • Dañar las células en la glándula de la tiroides
  • Interrumpir la conversión de la forma inactiva de la hormona de la tiroides (T4) a la forma activa (T3).
Metales pesados La toxicidad por metales pesados es otro factor que puede ser parte del problema.

Síntomas de una Tiroides Lenta

Algunos síntomas de hipotiroidismo (tiroides lenta) pueden ser los siguientes:

Fatiga, pérdida de energía, aletargamiento general Intolerancia al frío
Dolor muscular o articular Menor sudoración
Depresión Hinchazón
Aumento de peso Piel y cabello áspero o seco
Pérdida de cabello Apnea del sueño
Síndrome del túnel carpiano Olvidos, mala memoria, incapacidad para concentrarse
Disminución de la audición Bradicardia (menor índice cardiaco)
Alteraciones menstruales Disminución del apetito
Fertilidad disminuida Estreñimiento
Congestión en la garganta, ronquera Mayor riesgo de enfermedades cardiacas
Mayor cantidad de colesterol "malo" (LDL) Debilidad en las extremidades
Inestabilidad emocional Visión borrosa
Deficiencia mental Disminución de la capacidad auditiva

El Examen Estándar de la Tiroides Diagnostica Erróneamente a Muchas Personas

La forma más común de diagnosticar la disfunción de la tiroides es midiendo cuánta hormona estimulante de la tiroides (TSH) excreta la glándula pituitaria. Cuando la tiroides no produce su hormona en niveles suficientes, la pituitaria envía TSH para estimular el aumento de su producción.

Por lo tanto, mientras más alto sea su nivel de TSH, es más probable que padezca hipotiroidismo. Sin embargo, mientras que el análisis de TSH se ha vuelto el estándar de oro para determinar el nivel de actividad de la tiroides, podría no ser completamente adecuado.

De acuerdo con el Dr. Raphael Kellman, médico integrativo en la ciudad de Nueva York, que se especializa en trastornos de la tiroides, muchos pacientes cuyo nivel de TSH entra en el rango "normal" aceptado, exhiben los síntomas clásicos de una tiroides lenta.

Como notó un artículo reciente de Epoch Times9, el examen de TSH "frecuentemente malinterpreta lo que sucede en la tiroides y en la pituitaria". Parte de este problema es que el examen de TSH no revela la influencia de las sustancias interruptoras endócrinas, la cual puede causar estragos en la función hormonal.

Según afirmó el artículo mencionado:

"Para detectar un problema de la tiroides, un examen de TSH debe asumir que la señalización hormonal del resto del sistema funciona de forma normal. Ya que los interruptores endócrinos químicos podrían interrumpir muchos puntos en el sistema de señalización y no sólo en la tiroides, puede ser difícil identificar un desequilibrio tan sólo con el examen de TSH. Kellman dice que ésta es una gran razón por la que los análisis de sangre convencionales y los índices de referencia utilizados para detectar la anormalidad de la tiroides pueden ignorar los problemas reales".

"Tenemos que tener en cuenta que cuando se trata de interruptores endócrinos, los análisis de sangre pueden ser imprecisos. No es tan definitivo como cuando se observan los efectos del proceso autoinmune", dijo. "Podría no ser tan evidente en el examen de sangre. Y los exámenes de sangre incluso pueden parecer contradictorios".

El Caso de la TRH y el Análisis de T3 Inversa

En los casos en los que la TSH está dentro del rango normal y sin embargo están presentes los síntomas de una tiroides lenta, un análisis de estímulo de la hormona liberadora de tirotropina (TRH) puede brindar pistas adicionales.

Involucra una inyección de tirotropina (que es producida por la glándula del hipotálamo), en respuesta a la cual su glándula pituitaria libera en el torrente sanguíneo toda la TSH que tenía almacenada. El análisis de TRH básicamente le dice cuánta TSH contiene la pituitaria en total, a diferencia de la cantidad de TSH que libera en algún momento dado.

Si hay una cantidad alta de TSH almacenada en la pituitaria y aun así muestra niveles normales en el análisis de TSH, el análisis sugiere que hay un trastorno en la glándula pituitaria y la toxicidad subyacente podría ser parte del problema.

Como afirma el Dr. Kellman: "Las toxinas no tienen que llegar a niveles altos para afectar el delicado sistema, que es muy, muy vulnerable a la toxicidad. Especialmente la tiroides, la que creo que es el componente más vulnerable del sistema endócrino".

El Dr. Jonathan Wright, pionero en la medicina natural, también ha notado que los niveles elevados de T3 inversa (RT3)10 tienden a señalar la presencia de metales tóxicos. En su experiencia, la mayoría de las personas que tienen niveles elevados de RT3 verán que sus niveles vuelven a la normalidad después de someterse a la quelación de EDTA y DMPS, que extrae el cadmio, plomo, mercurio y otros metales tóxicos.

En esencia, la toxicidad por metales pesados puede ocasionar una forma funcional de hipotiroidismo. Como explicó previamente el Dr. Wright:

"Se sabe bien que el plomo y el cadmio interfieren con la producción de testosterona. Lo que no se conoce tanto es que los metales tóxicos estimulan la T3 inversa, así que aumenta. En efecto, podemos tener niveles tan altos, que sobrepasan por mucho la cantidad regular de T3. Y usted padecería funcionalmente hipotiroidismo incluso si sus niveles liberados de TSH y T3 son normales".

Análisis de Laboratorio para Evaluar la Función de la Tiroides

Para obtener una visión más amplia de la salud de la tiroides, recomiendo usar los siguientes análisis de laboratorio:

Examen TSH Mientras más alto sea su nivel de TSH, será más probable que padezca hipotiroidismo. El nivel ideal de TSH es entre 1 y 1.5 miliunidades internacionales por litro.
T4 y T3 liberadas El nivel normal de T4 liberada es entre 0.9 y 1.8 nanogramos por decilitro. La T3 debería estar entre los 240 y 450 picogramos por decilitro.
Análisis de Anticuerpos Tiroideos Esto involucra los anticuerpos peroxidasa tiroidea y anticuerpos antitiroglobulina. Estas dos medidas ayudan a determinar si su cuerpo está atacando su tiroides o reacciona excesivamente contra sus propios tejidos (es decir, reacciones autoinmunes). Desafortunadamente, los médicos convencionales casi siempre omiten este análisis. Si su doctor se reúsa a incluir este análisis, puede obtenerlo usted mismo a través de DirectLabs.com.
Temperatura Basal Corporal Aunque hay algunos protocolos diferentes, el que se usa más comúnmente es el sistema Broda Barnes11, que es una medición de la temperatura basal corporal en reposo.
Análisis de Estimulación con TRH Para los casos más difíciles, la TRH puede medirse con el análisis de estimulación con TRH. La TRH ayuda a identificar el hipotiroidismo que es ocasionado por la deficiencia de la glándula pituitaria. 
T3 Inversa Mientras que la T3 (RT3) inversa es metabólicamente inactiva, sus niveles elevados podrían indicar que la toxicidad por metales pesados afecta la función de su tiroides.

El Yodo Es Esencial para la Salud de la Tiroides

El yodo es fundamental para la salud de la tiroides y para el metabolismo eficiente. Incluso los nombres de las diferentes formas de la hormona de la tiroides reflejan la cantidad de moléculas de yodo que están unidas - la T4 tiene cuatro moléculas de yodo y la T3 (la forma biológicamente activa de esta hormona) tiene tres -- lo que muestra lo importante que es el yodo en la bioquímica de la tiroides.

Ya que el cuerpo no puede producir su propio yodo, debe obtenerlo de su alimentación. Desafortunadamente, estos días la deficiencia de yodo es extremadamente común:

  • Más del 11 por ciento de las personas en Estados Unidos - y más del 15 por ciento de las mujeres en Estados Unidos en edad fértil – tienen niveles de yodo en orina menores a 50 microgramos por litro (mcg/L)12, lo que indica que tienen una deficiencia moderada a severa.
  • Se considera que el 36 por ciento de las mujeres en edad reproductiva en Estados Unidos tienen una deficiencia ligera de yodo (<100 mcg/L yodo en orina). La Academia Americana de Pediatría recomienda tomar un suplemento de yodo durante el embarazo, ya que la mayoría de las mujeres embarazadas padecen deficiencia.13

Además de las deficiencias alimenticias, las toxinas también pueden afectar sus niveles de yodo al reemplazarlo. El yodo es miembro de una clase de elementos relacionados llamados "halógenos", en la cual se encuentran el bromo, el flúor y el cloro.

Cuando se reducen químicamente, se convierten en "halogenuros" (yoduro, bromuro, fluoruro y cloruro). La mayoría de las personas están expuestas a estos halógenos/halogenuros a través de los alimentos, agua, medicamentos y ambiente y estos elementos llenan selectivamente los receptores del yodo, lo que aumenta su déficit de yodo.

¿Cuánto Yodo Necesita para la Salud Tiroidea?

En Japón, la dosis diaria de yodo obtenida de la alimentación está en promedio entre los 2,000 y los 3,000 microgramos (mcg) o los 2-3 miligramos (mg) y hay razones para creer que esta podría ser una cantidad más adecuada que la cantidad diaria recomendada (RDA por sus siglas en ingles) en Estados Unidos de 150 mcg.

Algunas personas argumentan a favor de una cantidad incluso mayor, como el Dr. Brownstein, quien recomienda consumir regularmente 12.5 miligramos (mg).

Yo creo que sería prudente que la mayoría de las personas evitaran dosis tan altas, a menos de que se usen terapéuticamente y durante un periodo corto.

Personalmente, siento que la suplementación de una dosis de pocos mg, podría ser lo mejor para la mayoría. El yodo es particularmente importante para las mujeres embarazadas, ya que desempeña un papel importante en el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso del bebé. Las investigaciones14 sugieren que tener una cantidad suficiente de yodo durante los primeros meses de embarazo puede mejorar el IQ del bebe cerca de 1.25 puntos.

Algunas buenas fuentes de yodo son:

  • Yodo Lugol's, que brinda 6.3 mg de yodo/yoduro molecular por gota.
  • Algas marinas
  • El alga llamada sargazo vejigoso (nombre científico: Fucusvesiculosus), que puede comprar en polvo o en cápsulas.

Tipos Recomendados de Medicamentos para la Tiroides

Cuando se trata de hormonas tiroideas, tiene dos grandes opciones:

  1. Hormonas tiroideas bioidénticas - que son las que recomiendo usar - como Nature-Throid y Westhroid. Están hechas de glándulas tiroideas de cerdo disecadas y contienen el espectro completo de las hormonas tiroideas: T4, T3, T2 y T1.
  2. Hormonas sintéticas15, como Synthroid (marca genérica: Levotiroxina), que sólo contiene T4.

Una de las partes más difíciles del reemplazo de la hormona de la tiroides es encontrar la dosis ideal. Esto generalmente requiere la modulación fina durante un periodo, con análisis de sangre regulares para observar cómo afecta la dosis sus niveles de hormonas tiroideas y para monitorear los síntomas.

Dos señales clave de que está tomando demasiada hormona son la sudoración excesiva y el latido rápido o palpitaciones. Si tiene cualquiera de estos dos síntomas, está consumiendo demasiada hormona y necesita disminuir su dosis.

También vale la pena hacer notar que en algunos casos, si está al límite del hipotiroidismo, podría tan sólo necesitar un suplemento de yodo, en vez de un reemplazo de hormona tiroidea. Aun así, incluso con los medicamentos para la tiroides, algunas personas no ven grandes mejoras en sus síntomas y hay una variedad de razones por las que esto ocurre.

¿Por Qué No Funciona su Medicamento para la Tiroides?

GreenMedInfo habló recientemente sobre este problema y dio varias razones potenciales por las que su medicamento para la tiroides no le brinda el alivio que esperaba16. Entre estas encontramos:

Enfermedad de Hashimoto no diagnosticada - un trastorno autoinmune en el que el cuerpo ataca la tiroides. Como regla general, las señales de este mal involucran una TSH de más de 4.25 y una cantidad de anticuerpos peroxidasa tiroidea (TPO) de más de 30. Menor sensibilidad al receptor de la tiroides, generalmente debido a la inflamación crónica. Una vez que se ha insensibilizado el receptor de la tiroides, aumenta la cantidad de hormona tiroidea requerida para que el cuerpo la reconozca y la use.
Mala conversión de la hormona tiroidea. El cuerpo convierte la T4 inactiva en su forma activa T3 y una variedad de factores pueden dañar la capacidad del cuerpo para hacer esta conversión (como la deficiencia de ciertos nutrientes, mencionados más adelante). Si el índice de conversión está dañado, la dosis requerida aumenta. Niveles elevados de T3 inversa (RT3). Un nivel alto de RT3 no es una señal de deficiencia tiroidea. Aunque, es una señal de gran estrés o toxicidad potencial por metales pesados, lo que indica que tal vez necesite tratar estos dos problemas para regresar la salud a su tiroides.
Deficiencia de yodo, selenio, hierro o cortisol17. Sin la cantidad suficiente de estos nutrientes, no puede realizarse el metabolismo y la conversión de la hormona de la tiroides. (La deficiencia de selenio es particularmente común en aquellas personas con trastornos gastrointestinales). Sensibilidad al gluten. El gluten es muy similar a la hormona de la tiroides, por lo que las personas que padecen la enfermedad de Hashimoto deben llevar una alimentación sin gluten, para apaciguar la respuesta autoinmune. Algunos medicamentos sintéticos para la tiroides pueden contener gluten, así que es importante asegurarse de que sus medicamentos no lo contengan, para eliminar al gluten de su alimentación.

Tratamiento para una Tiroides Demasiado Activa (Hipertiroidismo)

Cuando su cuerpo produce demasiada hormona de la tiroides, termina con una condición llamada hipertiroidismo. Mientras que una tiroides demasiado activa es mucho menos común que una lenta, puede ser una condición muy seria.

Para empeorar las cosas, las opciones convencionales de tratamiento generalmente involucran el uso de yodo radioactivo, el cual es un desastre, o la cirugía. De acuerdo con el Dr. Jonathan Wright, podría haber una opción mucho mejor y más segura: una combinación de yodo y litio.

Este tratamiento fue originado por el Centro Médico Militar Walter Reed (WRAMC, por sus siglas en inglés), en su departamento para la tiroides. Hace más de dos décadas, The Mayo Clinic también publicó un ensayo en el que el litio disminuyó en solo 10 días los niveles anormalmente altos de T3 y T4. Sin embargo, no funcionó en todas las personas.

De acuerdo con el Dr. Wright, el sistema de Walter Reed es profundamente efectivo, pues falló en sólo dos casos de los 40 que ha tratado. Se puede lograr regresar los niveles de T3 y T4 a la normalidad en menos de dos semanas. Para conocer más acerca de este protocolo, vea el video anterior. En resumen, el tratamiento es de la siguiente manera:

  • El paciente comienza con cinco gotas de yodo Lugol's, tres veces al día.
  • Después de cuatro o cinco días, el paciente comienza a recibir 300 mg de carbonato de litio, entre una y tres veces al día

Recapitulemos

Se pueden escribir libros enteros, y ya se ha hecho, acerca de los detalles de la salud y disfunción de la tiroides. En el mejor de los casos, este artículo es un resumen de los factores más comunes a considerar.

Para empezar, sugiero realizarse un panel tiroideo completo (TSH, T3, T4 y anticuerpos tiroideos) para descartar un problema autoinmune (enfermedad de Hashimoto). Si padece la enfermedad de Hashimoto, su tratamiento necesitará estrategias que aplican para la mayoría de las enfermedades autoinmunes, como optimizar su vitamina D y su salud intestinal, así como tratar las fuentes de inflamación.

En los casos más complejos, en los que hay síntomas a pesar de los niveles "normales" de TSH, observar un análisis de estimulación de la hormona liberadora de tirotropina y T3 inversa (RT3) puede brindar pistas adicionales, como indicaciones de una toxicidad subyacente que requiere un protocolo de desintoxicación. Si este es el caso, un protocolo de desintoxicación debe formar parte de su tratamiento.

Luego, evalúe cualquier deficiencia nutricional potencial, como de yodo, selenio, calcio y hierro. También considere la exposición a las sustancias químicas que reemplazan el yodo, como el bromuro, fluoruro y cloruro. El agua del grifo sin filtrar y los alimentos procesados son los culpables principales de estas tres sustancias químicas.

Esto es importante, ya que podría no ser suficiente añadir más yodo, sino que también podría necesitar eliminar estas sustancias que reemplazan al yodo. Un estudio ruso realizado en 200518 encontró que incluso un mayor consumo de yodo fue insuficiente para contrarrestar los efectos adversos de la exposición excesiva al fluoruro, en la glándula tiroides de los niños.

Y por último, aunque no por ello menos importante, si su tiroides realmente es lenta, necesitará tomar hormona tiroidea. Le recomiendo usar hormonas tiroideas bioidénticas, pero como se afirma en mi entrevista con el Dr. Jonathan Wright, en algunos casos de enfermedad de Hashimoto, podría ser más recomendable usar una hormona T4 sintética, al menos al inicio del tratamiento.

En este punto, generalmente es necesario monitorear sus síntomas y evaluar sus niveles de hormonas tiroideas en intervalos regulares, para encontrar la dosis correcta. La tiroides demasiado activa (hipertiroidismo) es un problema mucho menos común, pero si es uno de los desafortunados que lo padecen, le recomiendo revisar con su doctor el régimen del Dr. Wright.

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.