Ocultar
Alzheimer

Historia en Breve -

  • Estudios realizados con ratones sugieren que el extracto de ashwaganda podría revertir la pérdida de la memoria y mejorar las capacidades cognitivas de aquellas personas que padecen Alzheimer
  • La ashwaganda funcionó al estimular una proteína en el hígado, la cual entra al torrente sanguíneo y ayuda eliminar la proteína amiloide del cerebro
  • Investigaciones anteriores también han revelado que la ashwaganda podría ayudar a controlar el daño celular en el cerebro, al brindar una actividad antioxidante incluso más poderosa que la de las vitaminas A, C y E
  • Otras estrategias que protegen contra el Alzheimer son los cambios alimenticios, optimizar los niveles de vitamina D y hacer ejercicio
 

Ashwaganda: Una Hierba Antigua Que Ha Demostrado Ser una Cura Potencial para el Alzheimer

Noviembre 16, 2015 | 13,341 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

La ashwaganda es una pequeña hierba perenne que crece hasta cerca de 5 pies.

Algunos nombres comunes utilizados para la ashwaganda son: Cereza de Invierno, Withania somnifera (nombre botánico en latín) y Ginseng Indio, por nombrar algunos.

Sin importar el nombre que utilice para describir esta hierba adaptógena, la ashwaganda ha sido parte del sistema médico Ayurvédico de la India durante miles de años.

Ahí es considerada una hierba maravillosa.

Mientras que a menudo se le consideraba una hierba para reducir el estrés y mejorar la energía y vitalidad, hay un robusto cuerpo de investigaciones científicas que confirma el valor terapéutico potencial de la ashwaganda para varias docenas de condiciones de la salud.1

Actualmente, nuevas investigaciones han revelado que esta hierba también podría combatir los devastadores efectos del Alzheimer.

¿Podría la Ashwaganda Curar el Alzheimer?

El Alzheimer se encuentra actualmente en proporciones epidémicas, con 5.4 millones de personas en Estados Unidos – entre las cuales encontramos a una de cada ocho personas de más de 65 años – que viven con Alzheimer, según Alzheimer´s Disease Facts and Figures de 2011 de la Asociación de Alzheimer.2

Sin cura conocida y un pronóstico terminal, el Alzheimer está relacionado a la degeneración y muerte de las células cerebrales, lo que ocasiona la pérdida invariable de las habilidades intelectuales y sociales y, finalmente, la muerte prematura.

Sin embargo, los investigadores del Centro Nacional de Investigación Cerebral (NBRC, por sus siglas en inglés) han realizado estudios con ratones que sugieren que el extracto de ashwaganda podría revertir la pérdida de la memoria y mejorar las capacidades cognitivas en aquellas personas que padecen esta enfermedad. Inicialmente, los ratones con Alzheimer no fueron capaces de aprender o retener lo que habían aprendido, pero después de recibir ashwaganda durante 20 días, esto mejoró significativamente.

Después de 30 días, la conducta de los ratones regresó a la normalidad. Los investigadores reportaron:

  • Una reducción en las placas amiloides (las placas amiloides, en conjunto con los nudos de las fibras nerviosas, contribuyen a la degradación del cableado de las células cerebrales)
  • Mejores habilidades cognitivas

En vez de impactar directamente al cerebro, los investigadores encontraron que la hierba funcionaba al estimular una proteína del hígado, la cual entra en el torrente sanguíneo y ayuda a eliminar las proteínas amiloide del cerebro. Los investigadores concluyeron:

“El notable efecto terapéutico de la W. somnifera [ashwaganda]… revierte el déficit conductual y las patologías observadas en los modelos de Alzheimer".

Más Investigaciones Prometedoras Sobre la Ashwaganda y el Alzheimer

El estudio mencionado no es el único en mostrar que esta humilde hierba ha estado implicada en la mejora de la salud cerebral entre los pacientes con Alzheimer. En 2005, los investigadores encontraron que los derivados de los withanólidos (withaferrina A, withanoside IV y withanoside VI) aislados de la ashwaganda mejoraron la extensión de neurita en las células normales y las dañadas en los ratones modelo con Alzheimer.3

Este es un componente clave para tratar la enfermedad, según señalaron los investigadores:

“La reconstrucción de las redes neuronales en el cerebro dañado es necesaria para el tratamiento terapéutico de las enfermedades neurodegenerativas”.

Investigaciones adicionales publicadas en 2010 en Phytotherapy Research, revelaron que la ashwaganda podría ayudar a controlar el daño celular en el cerebro, al brindar una actividad antioxidante incluso más poderosa que la de las vitaminas A, C y E.4 Señalando que:

“Varios estudios han revelado que los antioxidantes naturales, como la vitamina E, la vitamina C y el beta-caroteno, podrían ayudar a cazar los radicales libres generados durante el inicio y el progreso del [Alzheimer]. Por lo tanto, ha habido un interés considerable en los fitoquímicos de la planta con propiedades antioxidantes, como sustancias potenciales para prevenir el progreso del Alzheimer.

Nuestras investigaciones anteriores acerca del fruto de la Withania somnifera ofrecieron withanólidos inhibidores de la peroxidación lipídica, que son más poderosos que los antioxidantes comerciales.

En este estudio, hemos analizado dos grandes withanólidos A (WA) y C (WC) por su capacidad de proteger… las células neuronales de las ratas, del daño celular inducido por los beta-amiloides. La muerte celular causada por los beta-amiloides fue anulada por el tratamiento con withanólidos”.

Otra Hierba Antigua Contra el Alzheimer…

El compuesto curcumina, que se encuentra en la especia cúrcuma, es otra hierba notable para la salud cerebral. Recientemente revelada como efectiva para detener la aglomeración de proteínas, la cual es el primer paso en las enfermedades como el mal de Parkinson,5 las investigaciones anteriores muestran que la curcumina podría ayudar a inhibir la acumulación de beta-amiloides destructivos en el cerebro de los pacientes con Alzheimer, así como deshacer las placas existentes.

Los investigadores determinaron que:

  • La curcumina es más efectiva para inhibir la formación de los fragmentos de proteína que muchos de los otros tratamientos potenciales para el Alzheimer
  • La estructura polar y de bajo peso molecular de la curcumina le permite penetrar efectivamente la barrera hematoencefálica y unirse a los beta-amiloides
  • Las poderosas propiedades antioxidantes y antiinflamatorias de la curcumina aliviaron los síntomas del Alzheimer causados por la inflamación y la oxidación

Las personas con Alzheimer tienden a tener niveles más altos de inflamación en el cerebro y la curcumina es mayormente conocida por sus poderosas propiedades antiinflamatorias. El compuesto ha demostrado influir en la expresión de más de 700 genes y puede inhibir la actividad y la síntesis de la ciclooxigenasa-2 (COX2) y la 5-lipooxigenasa (5-LOX), así como otras enzimas que modulan la inflamación.

Estrategias Adicionales para Disminuir Significativamente Su Riesgo de Desarrollar Alzheimer

Lo que es interesante e importante entender acerca de las enfermedades crónicas es que raramente existen en una burbuja. Lo que quiero decir es que si está desarrollando cambios en el cerebro que indican Alzheimer, posiblemente también experimente señales de resistencia a la insulina, como diabetes u obesidad.

Y, mientras tanto, también podría mostrar signos de enfermedad cardiaca, como presión arterial alta, ya que, muy a menudo, las enfermedades crónicas están entrelazadas intrincadamente; son el producto de los desequilibrios de su cuerpo que se manifiestan, probablemente, después de pasar años incubándose bajo la superficie. Sin embargo, esto puede ser algo bueno, ya que al implementar algunas técnicas simples se tratarán las causas subyacentes de múltiples enfermedades crónicas y el Alzheimer no es la excepción.

Estas son:

  • Optimizar su vitamina D. En 2007, los investigadores de la Universidad de Wisconsin descubrieron una fuerte relación entre los niveles bajos de vitamina D en los pacientes con Alzheimer y los resultados bajos en los exámenes cognitivos. Los científicos lanzaron un estudio después de que los miembros de la familia de los pacientes con Alzheimer, mientras que estos últimos eran tratados con grandes dosis de vitamina D recetada, reportaran que actuaban y se desempeñaban mejor que antes.6
  • Los investigadores creen que los niveles óptimos de vitamina D podrían mejorar la cantidad de biomoléculas importantes que hay en el cerebro y proteger las células cerebrales. Se han identificado receptores de vitamina D a todo lo largo del cuerpo humano, como en el cerebro.  Las vías metabólicas para la vitamina D existen en el hipocampo y en el cerebelo del cerebro, áreas que están involucradas en la planeación, el procesamiento de información y la formación de nuevos recuerdos.

    Una cantidad suficiente de vitamina D también es imperativa para el funcionamiento adecuado de su sistema inmune para combatir la inflamación excesiva y, como se mencionó anteriormente, otras investigaciones han descubierto que las personas con Alzheimer tienden a tener un alto nivel de inflamación en el cerebro.

  • Fructosa. Idealmente, es importante mantener su nivel por debajo de los 25 gramos al día. Esta influencia tóxica funciona como un regulador importante de la toxicidad cerebral. Ya que las personas promedio exceden esta recomendación en un 300%, este es un problema generalizado y serio.  
  • Yo creo que este es el paso MÁS importante que puede dar. Adicionalmente, cuando su hígado está ocupado procesando la fructosa (la cual el hígado convierte en grasa), daña gravemente su capacidad de generar colesterol. Este es otro aspecto importante que explica cómo y por qué el consumo excesivo de fructosa es tan dañino para su salud.

  • Mantenga su nivel de insulina en ayunas por debajo de 3. Esto está relacionado indirectamente a la fructosa, ya que ocasionará claramente la resistencia a la insulina. Sin embargo, otros azúcares, granos y la falta de ejercicio también son factores en este punto.
  • Vitamin B12: De acuerdo con un pequeño estudio finlandés publicado recientemente en la revista Neurology,7 las personas que consumen alimentos ricos en B12 podrían reducir su riesgo de desarrollar Alzheimer en sus últimos años.
  • Por cada aumento de una unidad en el marcador de vitamina B12 (holotranscobalamina) se reduce en un 2 por ciento el riesgo de desarrollar Alzheimer. Dosis muy altas de vitaminas B también han demostrado tratar el Alzheimer y reducir la pérdida de la memoria.

  • Lleve una alimentación nutritiva rica en folato, como la que se describe en mi plan nutricional. La alimentación vegetariana estricta ha demostrado aumentar el riesgo de Alzheimer, mientras que la alimentación alta en omega-3 disminuye el riesgo. Sin embargo, los vegetales, sin duda alguna, son la mejor forma de ácido fólico y deberíamos consumir una amplia cantidad de vegetales crudos frescos cada día.
  • Grasas omega-3 de origen animal de alta calidad, como el aceite de kril. (Yo recomiendo evitar la mayoría del pescado ya que, a pesar de que es naturalmente alto en omega-3, la mayoría de los peces actualmente están severamente contaminados con mercurio).
  • Un consumo alto de ácidos grasos DHA de omega-3 ayudan a prevenir el daño celular causado por el Alzheimer, por lo que disminuyen la velocidad de su progreso y su riesgo de desarrollar ese trastorno. Los investigadores también han dicho que el DHA “reduce dramáticamente el impacto del gen del Alzheimer”.

  • Evite el mercurio y elimínelo de su cuerpo. Las amalgamas dentales son una de las mayores fuentes de mercurio, aunque debería estar saludable antes de retirárselas. Una vez que se haya adaptado a la siguiente alimentación descrita en mi plan nutricional optimizado, puede seguir el protocolo de desintoxicación del mercurio y luego encontrar a un dentista biológico que le retire las amalgamas.
  • Evite el aluminio, como en los antitranspirantes, utensilios antiadherentes para la cocina,  adyuvantes de las vacunas, etc.
  • Haga ejercicio regularmente. Se ha sugerido que el ejercicio desencadena un cambio en la forma en el que la proteína del precursor amiloide se metaboliza, por lo tanto, de disminuir la aparición y progresión del Alzheimer. El ejercicio también aumenta los niveles de la proteína PGC-1alfa.  
  • Nuevas investigaciones han demostrado que las personas con Alzheimer tienen menos PGC-1alfa en su cerebro8 y las células que contienen más de esta proteína producen menos proteína amiloide tóxica relacionada con el Alzheimer.  Yo recomendaría ampliamente revisar la técnica Peak Fitness para conocer mis recomendaciones específicas.

  • Evite las vacunas contra la gripe, ya que la mayoría contienen mercurio y aluminio, así como proteínas de huevo (por ejemplo, la proteína básica de mielina), contra los cuales el cuerpo podría producir anticuerpos y que tienen una reacción cruzada con la mielina que recubre los nervios, lo que, en efecto, ¡causa que el sistema inmunológico ataque al sistema nervioso!
  • Coma moras azules. Las moras azules silvestres, que tienen un alto contenido de antocianina y antioxidantes, son conocidas por proteger contra el Alzheimer y otras enfermedades neurológicas.
  • Desafíe su mente todos los días. La estimulación mental, especialmente aprender algo nuevo, como aprender a tocar un instrumento o un nuevo idioma, está relacionada con una disminución del riesgo de Alzheimer. Los investigadores sospechan que el desafío mental ayuda a fortalecer el cerebro, haciéndolo menos susceptible a lesiones relacionadas con la enfermedad de Alzheimer.
  • Evite los medicamentos anticolinérgicos y las estatinas. Los medicamentos que bloquean la acetilcolina, un neurotransmisor del sistema nervioso, han demostrado aumentar su riesgo de demencia.  Entre estos medicamentos encontramos ciertos paliativos nocturnos, antihistamínicos, pastillas para dormir, ciertos antidepresivos, medicamentos para controlar la incontinencia y ciertos paliativos narcóticos para el dolor.

Un estudio encontró que aquellas personas que tomaron medicamentos clasificados como ‘anticolinérgicos definitivos’ tenían una incidencia cuatro veces mayor de padecer disfunciones cognitivas.9

Regularmente, tomar dos de estos medicamentos aumentaba aún más el riesgo de desarrollar disfunciones cognitivas. Las estatinas son particularmente problemáticas, ya que reprimen la síntesis del colesterol, el cual es una de las piezas fundamentales principales del cerebro. Según reporta la Dra. Stephanie Seneff:

“Las estatinas interfieren en la síntesis del colesterol en el hígado, pero las estatinas lipofílicas (como la lovastatina y la simvastatina) también interfieren en la síntesis del colesterol en el cerebro. Entonces, esto impactaría directamente la capacidad de las neuronas de mantener una cantidad adecuada de colesterol en la membrana.

Ciertamente, un estudio con base en la población mostró que las personas que tomaron alguna vez estatinas tenían un mayor riesgo de desarrollar Alzheimer,10 en una tasa de riesgo relativo de 1.21. De manera aún más alarmante, las personas que solían tomar estatinas tenían un índice de riesgo relativo de 2.54 (y un riesgo de más de dos veces y medio  de desarrollar Alzheimer) en comparación con aquellas que nunca las tomaron".

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.