Ocultar
Alimentacion Balanceada

Historia en Breve -

  • Reducir los azúcares añadidos puede mejorar la salud de un niño en tan sólo 10 días, al reducir sus triglicéridos 33 puntos y disminuir su azúcar en la sangre en un 53 por ciento
  • La idea de que puede disfrutarse la comida chatarra con moderación también fue refutada por un estudio que demuestra que consumir sólo un alimento chatarra al día durante un mes es suficiente para desencadenar el síndrome metabólico en las personas saludables
  • En otro estudio, los hombres que bebían dos vasos o más de soda o de otras bebidas endulzadas al día tenían 23 por ciento más riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca que aquellos que evitaban este tipo de bebidas
 

Veneno Más Nutrición No Es Igual a una Alimentación ‘Balanceada’

Noviembre 18, 2015 | 49,061 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

De acuerdo con las compañías de soda, como Coca-Cola, las bebidas azucaradas pueden disfrutarse de forma segura como parte de una alimentación y un estilo de vida “equilibrados”. Pero, ¿de qué tipo de “equilibrio” estamos hablando realmente?

En esencia, el "equilibrio” al que nos referimos aquí es entre el veneno y la nutrición. La idea que promueven es que si consume una alimentación saludable, puede darse el gusto de forma segura de envenenarse un poco de vez en cuando.

Este es el único equilibrio al que pueden referirse, ya que cuando se trata de alimentos reales y agua pura – la cual es la única bebida sin la cual no puede vivir el cuerpo – mantener el equilibrio no es realmente un problema.

Es benéfico consumir alimentos reales y no necesita preocuparse de los efectos adversos, como la obesidad y la diabetes.

Incluso una Pequeña Cantidad de Comida Chatarra Tiene un Impacto Adverso en Su Salud

Los alimentos apoyan la salud o no lo hacen. Si no lo hacen, entonces no deben ser interpretados como una parte aceptable de una alimentación saludable. Deben ser presentados con exactitud como una comida chatarra, que debe ser consumida lo menos posible, si es que se consume.

La idea de que puede disfrutarse la comida chatarra con moderación fue refutada de nuevo con la publicación de un estudio,1,2,3  que demuestra que consumir sólo un alimento chatarra al día durante un mes es suficiente para desencadenar el síndrome metabólico en las personas saludables.

Estos bocadillos, los cuales brindaron 1,300 calorías adicionales al día, fueron una selección de barras de caramelo y pastelillos.

En las personas que ya habían sido diagnosticadas con síndrome metabólico, el cual involucra síntomas como presión arterial alta, colesterol alto y niveles elevados de azúcar en la sangre, permitirse una malteada al día durante un mes empeoró su condición.

El síndrome metabólico, a su vez, puede tener consecuencias mortales, al elevar el riesgo de desarrollar diabetes y de padecer un infarto o derrame cerebral. Según afirmó la coautora Suzan Wopereis:

“Los efectos agudos de la alimentación generalmente son pequeños, pero tienen consecuencias graves con el tiempo.

Nuestra estrategia innovadora permite detectar los efectos pequeños pero relevantes, y de ese modo contribuir al cambio que necesitamos de manera urgente, para pasar del cuidado de las enfermedades al cuidado de la salud, con el objetivo de tener una salud óptima a lo largo de la vida y prevenir las enfermedades".

Los Anuncios de Bocadillos Predominan, Mientras Que el Costo de la Obesidad Severa Ha Llegado a los $8 Mil Millones

Medicaid gasta $8 mil millones al año en la obesidad grave4 -  un gasto que puede evitarse por completo.  La obesidad también podría ser un factor que contribuye al aumento en el uso de medicamentos recetados en Estados Unidos.

Investigadores de Harvard advierten que el 59 por ciento de los adultos en Estados Unidos utilizan al menos un medicamento recetado5 – 50 por ciento más que hace una década. También más personas toman medicamentos múltiples, lo que aumenta el riesgo de la interacción adversa de los medicamentos.  

Actualmente, cerca del 15 por ciento de los adultos toman más de cinco medicamentos y los investigadores sugieren que el aumento del uso de medicamentos podría estar relacionado al aumento en la obesidad.  

Sin embargo, para prevenir la obesidad, hay que decirles la verdad a las personas acerca de la nutrición y los alimentos procesados. La industria de los alimentos debe hacerse responsable por sus mentiras y la publicidad de alimentos chatarra para los niños debe minimizarse o erradicarse.  

De acuerdo con un reporte reciente, el 40 por ciento de los anuncios que los niños ven en la televisión son de bocadillos azucarados y las investigaciones6 muestran que estas impresiones tempranas pueden significativamente formar sus hábitos alimenticios futuros.

Desde 2010, los anuncios de bocadillos han aumentado en un 18 por ciento. En 2014, los niños de edad prescolar veían en promedio 582 anuncios de bocadillos en la televisión; los niños entre los 6 y 11 años veían 629 anuncios de bocadillos, 10 por ciento más desde 2010 y los adolescentes veían 635 anuncios de bocadillos, 29 por ciento más.

Otras compañías de alimentos también se concentran más en ciertos grupos raciales que en otros… Según reportó CNN:7

“La publicidad de bocadillos salados hacia los jóvenes afroamericanos e hispanos se disparó en un 551 por ciento, mientras que los anuncios de yogurt disminuyeron un 93 por ciento entre 2010 y 2014. Los niños afroamericanos vieron 64 por ciento más anuncios de bocadillos en la televisión que los niños caucásicos, así como 129 por ciento más anuncios de bocadillos salados".

Los adultos también ven más anuncios de comida chatarra. En 2014, los adultos vieron 793 anuncios de bocadillos, 32 por ciento más que en 2010. Millones de anuncios de comida chatarra fueron publicados en YouTube y en Facebook en 2014.

La Soda Está Relacionada con un Mayor Riesgo de Insuficiencia Cardiaca

Los investigadores suecos también advierten que el consumo de soda podría aumentar su riesgo de insuficiencia cardiaca. El estudio,8,9  involucró a 42,000 hombres (entre los 45 y 79 años) quienes fueron monitoreados durante casi 12 años.  

Los hombres que bebían dos vasos o más de soda o de otras bebidas endulzadas al día tenían 23 por ciento más riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca que aquellos que evitaban este tipo de bebidas.

Mientas que el estudio no pudo probar la causalidad, la autora principal Susanna Larson dijo para Reuters:10

“El mensaje central es que las personas que toman regularmente bebidas endulzadas deberían considerar reducir su consumo”.

Reducir el Azúcar Puede Mejorar Rápidamente Su Salud y la de Sus Hijos

Otro estudio reciente y ampliamente anunciado demuestra qué tan rápido puede mejorar su salud simplemente al evitar los azúcares añadidos. El estudio,11,12,13,14 fue dirigido por el Dr. Robert Lustig, endocrinólogo pediátrico, quien ha afirmado desde hace mucho tiempo que el azúcar es tóxico cuando se consume en cantidades muy altas.

Al reemplazar los azúcares refinados y la fructosa procesada con almidones, los niños obesos vieron mejoras significativas en los biomarcadores relacionados con la salud, tan sólo en 10 días, a pesar de que su consumo general de calorías y el porcentaje de carbohidratos se mantuvieron igual.

El estudio redujo la cantidad de azúcares añadidos de un promedio del 27 por ciento de calorías diarias a cerca de 10 por ciento, lo que está en la misma línea que las recomendaciones más recientes del Comité Asesor de Guías Alimentarias del gobierno federal, publicadas en febrero.  

Como afirmó el Dr. Lustig:15

“Cada aspecto de su salud metabólica mejoró, sin ningún cambio en las calorías. Este estudio muestra definitivamente que el azúcar no es dañino metabólicamente por sus calorías o sus efectos en el peso. Sino que el azúcar es metabólicamente dañino porque es azúcar”.

En promedio, los niños (entre los ocho y los 18 años) observaron las siguientes mejoras en sus exámenes de laboratorio y marcadores de enfermedades después de esta corta intervención:

  • Su colesterol LDL disminuyó 10 puntos
  • Su presión sanguínea diastólica disminuyó cinco puntos
  • Sus triglicéridos disminuyeron 33 puntos
  • Su azúcar en la sangre en ayunas disminuyó un 53 por ciento
  • Sus niveles de insulina también mejoraron significativamente

Los Azúcares Refinados y Procesados Son Diferentes de los Azúcares que se Encuentran en los Alimentos Enteros

Desde un punto de vista de la salud, los niños no fueron sometidos a una alimentación ideal – por ejemplo, fueron alimentados con hot dogs y papitas horneadas, pero esto se hizo específicamente para demostrar el impacto de los azúcares añadidos en la salud metabólica.

El azúcar refinado y la fructosa procesada, como el jarabe de maíz de alta fructosa, son MUCHO más dañinos que la glucosa y otros azúcares que se encuentran en los alimentos enteros. Incluso la fructosa de la fruta entera es menos dañina que el jarabe de maíz de alta fructosa procesado, debido a la presencia de fibra en la fruta. El Dr. Lustig habla sobre esta diferencia en la entrevista mencionada.

Postura Política de la Soda y el Fraude del Equilibrio de la Energía…

El Global Energy Balance Network es un grupo que es secretamente financiado por Coca-Cola.16,17,18,19,20 El objetivo de este grupo parece ser confundir a los consumidores acerca de la base científica de la soda y distraer la atención de la creciente evidencia que muestra que las bebidas dulces son el mayor contribuidor para la obesidad y las enfermedades relacionadas con la resistencia a la insulina, como la diabetes.

Según reportó The New York Times,21 el cual expuso la unión entre la Coca-Cola y Global Energy Balance Network en agosto de este año:

“Coca-Cola, el productor más grande del mundo de bebidas azucaradas, respalda una nueva solución 'con base científica' para la crisis de obesidad: para mantener un peso saludable, haga más ejercicio y preocúpese menos de reducir sus calorías. El gigante de las bebidas se ha unido a científicos influyentes quienes publican este mensaje en revistas médicas, conferencias y a través de los medios sociales...

‘La mayor parte del enfoque de los medios populares y de la prensa científica es, ‘Oh, comen demasiado, comen demasiado, comen demasiado – y culpan a la comida rápida, a las bebidas azucaradas y más', dice el vicepresidente del grupo, Steven N. Blair, científico del ejercicio, en un video reciente que anuncia a la nueva organización. ‘Y en realidad no hay evidencias convincentes de que esta sea la causa”.

Para afirmar que la falta de evidencia es más que ridícula y en apoyo al desenmascaramiento realizado por el New York Times, el Center for Science in the Public Interest (CSPI) escribió una carta al editor22 firmada por 36 destacados investigadores, científicos y funcionarios de la salud pública, donde se hace notar que Coca-Cola ignora descaradamente la “evidencia bien documentada de que las bebidas azucaradas son uno de los mayores contribuidores a la obesidad, enfermedades cardiacas y diabetes".

Las Compañías de Alimentos Deberían Dejar de Combatir lo Obvio, Dice Experto en Obesidad

La Administración de Alimentos y Bebidas de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha propuesto integrar los 'azúcares añadidos' a la tabla de información nutrimental de los alimentos procesados, establecidos en el 10 por ciento de consumo total de energía para una dieta de 2,000 calorías al día.  La cantidad total de azúcar añadida en gramos también se mencionaría. Con algunas excepciones, las compañías de alimentos están hostilmente en contra de la propuesta y afirman que sólo generará confusión,23 ya que todas las calorías del azúcar son idénticas metabólicamente.

En un artículo24  titulado Food companies should stop fighting the obvious: Sugar is ruining our health (Las compañías de alimentos deberían dejar de luchar contra lo obvio: el azúcar está arruinando nuestra salud), el Dr. Lustig critica severamente la opinión anticuada de la industria de los alimentos acerca de que todas las calorías son iguales y afirma que hay suficiente evidencia que demuestra que los azúcares añadidos son diferentes de los azúcares que se encuentran en los alimentos enteros.

También nota que el representante Robert Aderholt (R-Ala) ha incluso presentado un Proyecto de Ley que limitaría las normas nutricionales federales a únicamente aquellas con “evidencia científica robusta”. Esto significa que cualquier norma nutricional debería ser probada a través de pruebas controladas al azar.

“El problema es que la información nutricional clínica casi nunca alcanza a tener pruebas robustas, ya que no se puede cambiar la alimentación de las personas durante 50 años para ver si desarrollan más diabetes o enfermedades cardiacas; es costoso, poco ético e ilegal", escribe el Dr. Lustig.

“Los científicos han demostrado que añadir azúcares extra a la alimentación de las personas empeora los factores de riesgo cardiometabólico, como altos triglicéridos, presión arterial, glucosa y niveles de insulina, o bajo HDL – todos los cuales son componentes de lo que se conoce como "síndrome metabólico".

El Dr. Lustig continua acerca de los descubrimientos de su más reciente estudio, en el cual los biomarcadores de la salud mejoraron significativamente en niños obesos después de sólo 10 días de intercambiar azúcares añadidos por almidones. Ambos son carbohidratos, pero este experimento de corto plazo muestra claramente que NO todas las calorías son iguales, cuando se trata de sus efectos a la salud. Como afirmó el Dr. Lustig:

“Nuestro estudio…establece una relación directa entre el azúcar añadido y estas enfermedades crónicas, las cuales no están relacionadas a sus calorías o a sus efectos en el peso... [C]ada aspecto de su salud metabólica mejoró…todo sin cambiar el consumo de calorías de los niños o su peso y sin hacer ejercicio.

Simplemente sustituimos almidones por el azúcar en sus alimentos procesados y observamos cómo mejoró su salud. Esta no es una correlación. Es la causa – la evidencia más robusta de todas… Para darle la vuelta a nuestra epidemia de síndrome metabólico, la industria de los alimentos debe reducir el azúcar que añade secretamente a los alimentos procesados… La ciencia debería respaldar las normas, pero las ideas políticas se interponen.

Y las ideas políticas están basadas en el dinero. La industria de los alimentos gana alrededor de $450 mil millones al año, sin embargo, Estados Unidos gasta al menos $830 mil millones al año para cuidar de enfermedades relacionadas al síndrome metabólico... Esto es insostenible y es la razón principal por la que Medicare y el seguro social estarán en banca rota para el 2030. La USDA debe hacer lo correcto y frenar el consumo de azúcar añadida en Estados Unidos, en vez de postrarse ante la industria de alimentos procesados".

¿Consume Demasiada Azúcar?

La Asociación Americana del Corazón y la Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés) recomiendan limitar su consumo diario de azúcar añadida a nueve cucharaditas (38 gramos) para los hombres y seis cucharaditas (25 gr) para las mujeres. Sin embargo, en Estados Unidos la persona promedio consume alrededor de 20 cucharadas de azúcares añadidos al día y es bastante claro que esto es mucho más de lo que el cuerpo puede controlar.

Un metaanálisis25 publicado en el Mayo Clinic Proceedings encontró que una vez que se alcanza el 18 por ciento de las calorías diarias de azúcar añadida, el daño metabólico, que promueve la pre-diabetes y la diabetes, aumenta el doble.

Yo recomiendo ampliamente limitar su consumo de fructosa a 25 gramos o menos de todas las fuentes, incluso fuentes naturales, como la fruta - sin importar si es hombre o mujer. Eso equivale a un total de tan sólo un poco más de seis cucharaditas de azúcar al día. Si padece resistencia a la insulina, lo que aplica al 80 por ciento de las personas en Estados Unidos, sería sensato que limitara su consumo total de fructosa a 15 gramos al día, hasta que se haya resuelto su resistencia a la insulina.

No tiene que convertirse en otra estadística de enfermedad… El poder de volverse realmente saludable está en sus manos y una de las estrategias más poderosas para mejorar su salud es limitar (o eliminar) el azúcar refinado y la fructosa procesada (jarabe de maíz). Un buen comienzo sería reducir su consumo de soda y jugo, si los bebe regularmente, hasta que llegue a cero.  

Luego, comience a intercambiar los alimentos procesados por alimentos enteros.  No hace falta ser un genio para descifrar cómo es una alimentación saludable. En breve, son los ALIMENTOS REALES - alimentos en su estado sin adulterar o lo menos procesados como sea posible.

La siguiente tabla le brindará más detalles aclaratorios:

Alimentos que promueven el aumento de peso Alimentos que promueven el peso saludable
Alimento procesados de todo tipo. Vegetales, frutas y bayas enteras y sin adulterar (idealmente orgánicos)
Los azúcares añadidos, sin importar si tienen calorías o no. Entre estos encontramos todas las formas de azúcar, especialmente la fructosa procesada (como el jarabe de maíz de alta fructosa), aunque también los endulzantes artificiales, que confunden a su metabolismo y engañan a su cuerpo para almacenar grasa.  Alimentos fermentados y cultivados tradicionalmente sin procesar ni pasteurizar, como el kéfir, cambucha, natto, kimchee y todo tipo de vegetales fermentados.
Carne de las operaciones concentradas de alimentación animal, ya que generalmente son alimentados con granos transgénicos contaminados con glifosato, en vez de pastura pura, además de los antibióticos y otros promotores del crecimiento usados para engordar a los animales lo más rápido posible. 

Los peces de piscifactoría también son alimentados inadecuadamente, lo que reduce su calidad nutricional.

Carne de animales de pastoreo criados de forma orgánica, pollos de pastoreo y pescado silvestre, que es bajo en contaminantes.  
Granos procesados de todo tipo, incluso los orgánicos, ya que todos se descomponen como azúcar en el cuerpo. A menos de que sean orgánicos, los granos también podrían estar contaminados con glifosato, inclusive si no son transgénicos. Por ejemplo, tal es el caso de la mayoría del trigo convencional. Germinados frescos, que pueden cultivarse fácilmente en casa.  Se puede germinar una amplia variedad de semillas, lo que maximiza su valor nutricional. Por ejemplo, una vez que las semillas de girasol germinan, su contenido de proteínas, vitaminas y minerales generalmente le brindará 30 veces más nutrientes que los vegetales orgánicos.
Las grasas trans que se encuentran en los aceites vegetales hidrogenados, como la margarina y los aceites de canola, maíz y soya. Las grasas saludables, como carnes de animales orgánicos de pastoreo, peces aceitosos, como el salmón silvestre, aceite de coco, aceitunas y aceite de oliva,26 aguacate, frutos secos sin procesar,27 yema de huevo orgánico de animales de pastoreo y mantequilla hecha con leche sin procesar de animales de pastoreo.

Para cocinar, la grasa animal y la manteca son ideales.  Ya que son grasas saturadas, no se oxidan al calentarse. Y, ya que las grasas saturadas no tienen enlaces dobles que puedan reaccionar con el oxígeno, tampoco pueden formar peligrosos aldehídos u otros productos oxidativos tóxicos.  El aceite de coco es otra opción saludable, ya que también resiste la oxidación al calentarse.

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.