El Uso de Herbicidas e Insecticidas en los Cultivos Transgénicos Se Ha Disparado y las Aprobaciones Ahora Marcan el Comienzo de la Próxima Generación de Transgénicos

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Diciembre 01, 2015 | 14,169 vistas

Historia en Breve

  • Existen dos categorías principales de los cultivos transgénicos: los diseñados para soportar grandes cantidades de un herbicida específico y los diseñados para producir su propio insecticida interno (cultivos Bt)
  • Los transgénicos fueron inicialmente impuestos con la promesa de una mayor eficiencia y menores necesidades de pesticidas tóxicos, pero la verdad ha resultado ser completamente lo opuesto
  • El uso generalizado de los transgénicos ha suscitado un problema de resistencia exponencial. Las súpermalezas y plagas resistentes se están extendiendo rápidamente a través de las tierras agrícolas. Como resultado, los productos químicos tóxicos se están extendiendo cada vez más
  • La USDA recientemente liberó la próxima generación Dow Chemical de los cultivos transgénicos, que no sólo son resistentes al glifosato, sino también causan resistencia a toxinas como el ingrediente Agente Naranja 2, 4-D y Dicamba
  • Datos de la USDA revelan que el uso de glifosato ha aumentado 12 veces desde 1996, con la llegada de los cultivos transgénicos. Mientras tanto, la resistencia de malezas ha sido documentado en 60 millones de acres (24 hectáreas) agrícolas en los Estados Unidos

Por el Dr. Mercola

Un reciente artículo publicado en el Huffington Post1 escrito por David Bronner, Presidente de Dr. Bronner’s Magic Soaps, resalta los problemas graves que enfrentamos mientras que sigue aumentando el uso de pesticidas en los cultivos transgénicos.

Es bastante sorprendente darse cuenta de que la forma en que se cultivan los alimentos en los Estados Unidos, así como muchas otras regiones del mundo, está produciendo un legado tóxico, que sin duda será difícil de combatir por nuestros descendientes.

La tierra, los arroyos y los alimentos en sí son cada vez más tóxicos, gracias a la codicia aparentemente ilimitada de las empresas de tecnología químicas.

El Sr. Bronner ofrece un resumen del documento del Dr. Ramon J. Seidler “Pesticides Use on Genetically Engineered Crops.”2 (Uso de Pesticidas en los Cultivos Transgénicos). El Dr. Seidler, Ph.D. es un ex científico líder de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), y no cumple con la norma cuando habla de los riesgos asociados a los transgénicos.

Según Bronner, el documento del Dr. Seidler "debería ser de lectura obligatoria para todos los periodistas que escriben sobre transgénicos, así como para los ciudadanos en general, con el fin de tener en cuenta lo importante que es saber si un alimento es manipulado genéticamente."

El Uso de Productos Químicos Tóxicos en los Cultivos Transgénicos Esta Aumentado

Hay dos categorías principales de transgénicos: los diseñados para soportar grandes cantidades de un herbicida específico, como las variedades RoundUp Ready de Monsanto, y los diseñados para producir su propio insecticida interno (cultivos Bt).

Estas dos categorías representan más del 99 por ciento de toda la superficie dedicada a los cultivos transgénicos en los Estados Unidos. Su uso generalizado ha causado un fenomenal problema de resistencia—llamado "súper malezas” y cada vez más plagas resistentes se están extendiendo rápidamente y causando estragos en las tierras agrícolas de América.

Desde el principio, esto parecía un resultado inevitable, incluso para los no científicos, sin embargo, durante mucho tiempo la industria de la tecnología química insistió en que no se produciría resistencia.

Bueno, ahora sabemos que, o bien no sabían de lo que estaban hablando, o deliberadamente fabricaron una mentira para mantener su negocio en crecimiento...

En cualquier caso, el resultado final es que los agricultores se han visto obligados a aplicar aún más y más productos químicos tóxicos en sus cultivos sólo para mantener el ritmo de la creciente resistencia química. Como lo señala Bronner:3

"[E]l uso de insecticidas sistémicos, que cubren al maíz y la soya transgénica que está incorporado dentro de toda la planta, se ha disparado en los últimos 10 años.

Esto incluye el uso de los neonicotinoides (neonics) que son neurotoxinas extremadamente poderosas que contaminan nuestros alimentos y el agua, y destruyen involuntariamente los polinizadores y la vida silvestre, como las abejas, las mariposas y los pájaros...

Los principales medios de comunicación que defienden a los transgénicos también omiten hablar de la cantidad cada vez mayor de herbicidas más tóxicos como 2,4 D y Dicamba que son fumigados junto con grandes volúmenes de glifosato para combatir las malas hierbas.

Lo más importante y atroz, este informe parcial no menciona la inminente aprobación de la próxima generación de cultivos tolerantes a herbicidas de la industria de plaguicidas que son resistentes no sólo al glifosato, sino también a altas dosis de 2,4 D y Dicamba, que causara un enorme aumento de estos productos químicos tóxicos rociados en nuestras comunidades agrícolas y alimentarias.”

Pronto Se Liberara una Nueva Generación de Transgénicos...

Solo en los Estados Unidos se utiliza alrededor de 1.1 millones de libras de pesticidas cada año,4, 5 y hay pocas dudas de que la carga actual de los plaguicidas este cobrando un precio alto, ya que cada vez son las más las investigaciones que relacionan los pesticidas a una amplia gama de problemas de salud graves.

Los transgénicos fueron inicialmente impuestos con la promesa de una mayor eficiencia y menores necesidades de pesticidas tóxicos, pero la verdad ha resultado ser completamente lo opuesto. Estamos atrapados en un círculo vicioso que exige remedios cada vez más tóxicos sólo para mantenerse al día con la resistencia que se desarrolla por el uso excesivo de productos químicos.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) recientemente decidió aprobar la próxima generación Dow Chemical de cultivos transgénicos, que no sólo son resistentes al glifosato, sino también causan resistencia a las toxinas como el ingrediente del Agente Naranja 2, 4-D y Dicamba.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA) también parece estar dispuesta a aprobar el nuevo herbicida Enlist 2,4-D  Dow Chemical resistente al maíz y la soya. Este herbicida contiene 2,4-D y glifosato. Andrew Kimbrell, director ejecutivo del Centro para la  Seguridad Alimentaria dijo en un comunicado de prensa el 17 de septiembre:6

"Los cultivos resistentes a 2,4-D representan una amenaza monumental a la agricultura, la salud ambiental y humana de nuestra nación. Con esta aprobación se producen millones de libras de herbicidas tóxicos fumigados en nuestra tierra; es un resultado inaceptable. El Centro para la Seguridad Alimentaria seguirá todas las opciones legales disponibles para detener la comercialización de estos cultivos peligrosos.”

Cultivos Resistentes a 2,4-D—Una Solución Más Peligrosa Que el Problema Original  

Como se mencionó  en artículos anteriores, el ácido 2,4-diclorofenoxiacético (2,4-D) fue uno de los ingredientes en el Agente Naranja, que fue usado con un efecto devastador durante la guerra de Vietnam. El 2,4-D y herbicidas similares se han relacionado con:

  • Cánceres del sistema inmunológico
  • Enfermedad de Parkinson
  • Alteración endocrina
  • Problemas reproductivos

Dow Chemical desarrolló cultivos resistentes a 2,4-D en "respuesta" a la resistencia al glifosato. De acuerdo con el propio análisis de la USDA, la aprobación del maíz y la soya resistente al 2,4-D de Dow, aumentará de dos a siete veces el uso de 2,4-D en el año2020 - de nuestro uso actual de 26 millones de libras a un estimado 176 millones de libras por año. Y eso es sólo en los Estados Unidos.

Esa es la "respuesta." Sobre todo porque los insectos, desarrollaran sin duda resistencia contra estas toxinas dentro de una década más o menos. ¿Y luego qué? Además de los cultivos resistentes al 2,4-D y Dicamba, un número de otras variedades resistentes a los herbicidas también están en espera de aprobación federal, incluyendo las siguientes. Todos y cada uno de ellos eventualmente causaran resistencia, y probablemente resistencia múltiple a sustancias químicas, tal como hemos visto en las bacterias resistentes a los antibióticos con resistencia a múltiples medicamentos:

  • Cultivos tolerantes a ALS (Pioneer Hi-Bred)
  • Cultivos tolerantes al Bromoxinil (Calgene)
  • Cultivos tolerantes a imidazolinonas (BASF)
  • Cultivos Tolerantes Isoxaflutol (Bayer)
  • Cultivos tolerantes a sulfonilurea (DuPont)

Como lo señaló Kimbrell:

"Esta no es la solución a nuestro problema de plagas y sólo estimulará la evolución de incluso más malezas resistentes a los herbicidas. Necesitamos un nuevo enfoque de nuestro sistema agrícola, no mayor dependencia a los productos químicos.”

El Ex Científico de la EPA Corrige el Malentendido

¿Quién se beneficia de la imparable locura de esta "tendencia química," para usar el término del Dr. Seidler? Por supuesto que las empresas de plaguicidas. Y son las mismas empresas que desarrollan estas semillas transgénicas patentadas y altamente rentables. El Dr. Seidler escribe:7

"Las empresas químicas que históricamente han producido DDT, PCBs, hormona de crecimiento bovino, agente naranja, productos de glifosato y, más recientemente,  neonicotinoides se han insertado directamente en la producción de cultivos de semillas del suministro alimentario del mundo. Estas empresas tienen un claro conflicto de interés cuando se trata de reducir el número y las concentraciones de los productos químicos en los cultivos, porque tal reducción tiene un impacto inmediato en sus resultados financieros.

También hay un claro conflicto de intereses cuando se trata de alterar el control agrícola para evitar la resistencia a los insectos y las malas hierbas si resultara en un menor uso de productos químicos... Más rasgos de genes y un mayor uso de productos químicos significa más beneficios. A través de la aplicación de los derechos de patente intelectual, la industria también ha prohibido que los científicos independientes investiguen los problemas emergentes sobre la resistencia a los insectos…”

Según el Dr. Seidler, datos de la USDA revelan que el uso de glifosato ha aumentado 12 veces desde 1996, con la llegada de los cultivos transgénicos. En general, el uso anual de herbicidas ha aumentado en más de 500 millones de libras. Mientras tanto, la resistencia de malezas ha sido documentada en 60 millones de acres agrícolas en los Estados Unido. Él reprende a los medios de comunicación por el uso de los datos del USDA que muestran que el insecticida utilizado en el maíz Bt disminuyó sustancialmente antes del 2010; ignorando los datos más recientes que muestran que el uso de insecticidas aumentó dramáticamente desde el 2010. Así que sugerir que los cultivos Bt causaron una disminución en el uso de insecticidas es evidentemente falso. El gusano de la raíz resistente al Bt también se reportó en los Estados Unidos y Brasil, mostrando el fracaso absoluto de esta tecnología química.

"Por otra parte, el uso de semillas recubiertas con insecticidas neonicotinoides sistémicas se ha disparado en los últimos 10 años, pero esto es generalmente ignorado," dijo él. "Recientemente, científicos del gobierno de Estados Unidos encontraron que el uso de la clotianidina en el maíz en Iowa casi se duplicó entre 2011 y 2013, causando una extensa contaminación de agua y causando efectos nocivos sobre la fauna no objetivo...

Los científicos informan que sólo de 5-40 partes por billón (ppb) de estas neurotoxinas son letales para los polinizadores. Una cantidad de polvo neonicotinoides del tamaño de una goma de un lápiz estándar puede contener de 50-100,000 dosis letales de abejas. El poder letal de las 350 toneladas (770,000 libras) de neonicotinoides utilizados en granjas de Iowa el año pasado es incalculable.”

Los Granos Convencionales Son Convertidos en Alimentos Químicos

La mayoría de nosotros simplemente ignoramos la cantidad que productos químicos utilizados para cultivar los alimentos de nuestros platos. Para combatir las plagas y la resistencia de las malezas, a los agricultores se les recomienda emplear lo que se llama un "control integrado de resistencia.” Esto incluye:

  • Uso “apilado” de semillas transgénicas con rastros de Bt de hasta ocho genes diferentes
  • Inyección de insecticidas en el suelo antes de la germinación de los cultivos
  • Uso de semillas recubiertas con un máximo de cuatro insecticidas sistémicos, además de un fungicida
  • Rotar anualmente los cultivos en donde por lo menos dos diferentes cultivos transgénicos se roten para evitar ciclos continuos de maíz

Básicamente, los productos químicos tóxicos son la base de la agricultura transgénica. Los productos químicos se añaden constantemente a la tierra, sobre las semillas, a la planta, y en algunos cultivos también se añaden herbicidas directamente a la cosecha, para aumentar la liberación de semillas. Esta técnica se llama desecante. Por ejemplo, la desecación de los cultivos no orgánicos de trigo con glifosato justo antes de la cosecha empezó hace unos 15 años, y la Dra. Stephanie Seneff sospecha que esta práctica podría ser la razón por la que hemos visto un aumento tan dramático en la enfermedad celíaca desde entonces.

La enfermedad celíaca es una reacción severa al gluten que afecta principalmente al sistema gastrointestinal. El glifosato ha demostrado dañar gravemente su flora intestinal y causar enfermedades crónicas arraigadas en la disfunción intestinal. Lo que pasa es que las vellosidades en el intestino se destruyen por el glifosato, lo que reduce su capacidad para absorber las vitaminas y minerales. Además, el trigo contiene gliadina, que es difícil de romper.

Normalmente, causa una reacción que crea conexiones entre diferentes proteínas en el trigo. Pero el glifosato se pone justo en medio de ese proceso, creando un trigo que es altamente indigerible. Causando enfermedades toxicas de indigestión... hoy en día estas son las palabras famosas de la mayoría de nuestro suministro alimentario. ¿Cómo pudo ocurrir semejante tragedia? Como lo señalo el Dr. Seidler:

"El uso excesivo de plaguicidas en la agricultura es análogo al uso excesivo de antibióticos en los sistemas de producción ganadera comercial, lo que ha ocasionado nuevos gérmenes que pueden soportar múltiples antibióticos, lo que requiere aún más antibióticos en concentraciones más altas. Estos "súper gérmenes" son como las "súper malezas" y ahora "súper insectos" que se resisten a las opciones de tratamiento estándar. Los científicos advierten que si no contamos con un procedimiento de control libre de químicos, la resistencia a malezas e insectos crecerá y requerirán concentraciones aún más elevadas de productos químicos más tóxicos en nuestro sistema de producción alimentario.”

El Etiquetado de Productos Transgénicos Amenaza el Negocio de Esta Industria

Para colmo de males, las empresas de tecnología química, incluyendo a Monsanto, Dow y Basf, sólo por nombrar algunos de los más notables, están gastando decenas de millones de dólares cada año en esfuerzos de cabildeo y relaciones públicas para evitar que usted conozca estos cultivos cargados de toxina presentes en los alimentos que consume regularmente.

Algunas 65 naciones de todo el mundo requieren que los alimentos transgénicos sean etiquetados, mientras que aquí, en "la tierra de los libres" estamos luchando con uñas y dientes por el mismo derecho a saber. Los que se oponen al etiquetado de productos transgénicos gastaron más de $27 millones en cabildeo en los primeros seis meses de este año. Esto es cerca de tres veces más de lo que gastaron durante todo el 2013, cuando gastaron $9.3 millones.8

"Un reciente informe internacional9 de unos 60 científicos advirtió que las actuales prácticas agrícolas en los países desarrollados no se pueden seguir... El desgaste energético, la destrucción del medio ambiente, la pérdida de hábitat y la pérdida de la biodiversidad natural son muy graves. Se necesitan inmediatamente cambios rápidos y significativos en el control de los sistemas de producción agrícola," escribe el Dr. Seidler.

"Se recomiendan prácticas agrícolas (también conocidas como "prácticas sostenibles, agroecológicas o biológicas" que reemplacen los recursos consumidos por una intensa agricultura comercial a través del uso de diversas estrategias de agricultura en general, rotación de cultivos amigables para el medio ambiente y un menor uso de productos químicos tóxicos."

La forma de eliminar esta tendencia fuera de control implica el fin de las ganancias ilimitadas para la industria de la tecnología química, y es por eso que no quieren que usted sepa qué alimentos contienen productos transgénicos. El mercado de alimentos procesados ​​en Estados Unidos es demasiado grande. Si las personas comenzaran a hacer diferentes opciones de alimentos, podría revolucionar rápidamente el sistema agrícola de Estados Unidos, porque los agricultores sembrarían lo que se vende. Y si la gente desea alimentos orgánicos no contaminados, es lo que los agricultores sembrarían--y ya hay evidencia de que la agricultura biodinámica se puede hacer incluso a gran escala. De hecho, el uso de principios biodinámicos, puede crecer mucho más alimentos en menos superficie.

¿Cuáles son las soluciones? Sólo tenemos que superar o vencer a la industria de la tecnología química en nuestro suministro de alimentos, y eso empieza en la casa de todos y cada uno de nosotros, con la elección de alimentos que tomamos cada día. Su dinero puede apoyar a este sistema insostenible a base químicos que amenaza la supervivencia de la Tierra y de sus descendientes, o apoyar un sistema que pueda regenerar y revitalizar el suelo y el medio ambiente para que los alimentos saludables y las personas sanas pueden prosperar. Pero para hacer elecciones conscientes, necesitamos información, por eso es tan importante el etiquetados de productos transgénicos.

Prepare alimentos nutritivos y deliciosos y reúna a su familia a la hora de comer. No hay nada mejor que compartir una deliciosa comida en familia. Aquí le doy algunas ideas, descargue gratis mi libro electrónico Recetas Saludables:

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1, 3 Huffington Post September 15, 2014
  • 2, 7 Dr. Ramon J. Seidler, Pesticide Use on Genetically Engineered Crops (PDF)
  • 4 National Pesticide Information Center
  • 5 EPA.gov, World and US Pesticide Use Statistics 2007
  • 6 Center for Food Safety September 17, 2014
  • 8 Reuters September 3, 2014
  • 9 UNCTAD, Trade and Environment Review 2013