Ocultar
Grasas Trans

Historia en Breve -

  • Durante más de 60 años, las grasas saturadas han sido acusadas erróneamente de causar enfermedades cardiacas, a pesar de la gran cantidad de evidencia que muestra que la grasa saturada es fundamental para la salud óptima, mientras que son las grasas trans las que ocasionan las enfermedades cardiacas
  • La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) actualmente anuncio que está considerando eliminar los aceites parcialmente hidrogenados – la fuente principal de las grasas trans – de la lista de ingredientes “generalmente reconocidos como seguros” (GRAS, por sus siglas en inglés)
  • Sacar a las grasas trans de la lista GRAS es el primer paso para eliminarlas por completo de la alimentación de las personas en Estados Unidos. La decisión de la FDA se originó inmediatamente después de una demanda que un investigador de las enfermedades cardiacas presentó contra la agencia
  • La FDA todavía se aferra a su punto de vista ignorante sobre las grasas saturadas y le insta a que "elija productos que tengan la menor cantidad combinada de grasa saturada, colesterol y grasas trans”. Este consejo ocasiona mucho más daño que bien
  • Las grasas saturadas de fuentes animales y vegetales brindan una variedad de beneficios importantes para la salud y su cuerpo las necesita para funcionar adecuadamente. Los estudios científicos han desacreditado el mito que dice que la grasa saturada promueve las enfermedades cardiacas
 

La FDA Fue Demandada y Forzada a Cancelar la Clasificación de Seguridad de las Grasas Trans

Diciembre 3, 2015 | 13,009 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Durante más de 60 años, las grasas saturadas han sido acusadas erróneamente de causar enfermedades cardiacas, a pesar de la gran cantidad de evidencia que muestra que la grasa saturada es fundamental para la salud óptima, mientras que las grasas trans son las grasas alimenticias que ocasionan enfermedades cardiacas.

A mediados de la década de los 50, las grasas trans, que se encuentran en la margarina, en la manteca vegetal y en los aceites vegetales parcialmente hidrogenados se han popularizado ampliamente como una “alternativa más saludable” a las grasas saturadas animales, como la mantequilla y la manteca. Sin embargo, su inicio se remonta 100 años, cuando en 1911 Proctor & Gamble creó Crisco.1

En 1961, la Asociación Americana del Corazón comenzó a animar a las personas en Estados Unidos a que limitaran su grasa alimenticia, particularmente la grasa animal, para reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiacas. En las décadas siguientes, a pesar de que la dieta baja en grasa se volvía cada vez más parte de la norma, se han disparado los índices de enfermedades cardiacas.

Ha pasado ya bastante tiempo, pero el 7 de noviembre de 2013, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) anunció que actualmente está considerando eliminar los aceites parcialmente hidrogenados – la fuente principal de las grasas trans – de la lista de ingredientes “generalmente reconocidos como seguros” (GRAS, por sus siglas en inglés).2

La FDA aceptaría comentarios durante 60 días, después de los cuales se tomará una decisión permanente. Se ha concluido, la decisión de la FDA implica que los fabricantes de alimentos ya no pueden usar aceites parcialmente hidrogenados, es decir, grasas trans, en sus productos, sin saltar a través de aros para obtener un permiso especial.

El periodo de comentarios comenzó el 8 de noviembre de 2013. Le insto a que envíe su comentario a la FDA y le diga que desea que finalice la determinación acerca de que el aceite parcialmente hidrogenado ya no se reconoce como seguro para su uso en los alimentos.

Puede enviar sus comentarios electrónicamente a la lista de casos de la FDA en regulations.gov.

Asegúrese de usar el número de rótulo FDA-2013-N-1317. Para enviar sus comentarios por correo, utilice la siguiente dirección de la FDA. De nuevo, recuerde incluir el nombre de la agencia y el número de rótulo:

Division of Dockets Management (HFA-305)
Food and Drug Administration
5630 Fishers Lane, Rm. 1061
Rockville, MD 20852

Este Es el Primer Paso Hacia la Eliminación de las Peligrosas Grasas Trans

Este es un giro radical y personalmente, no podría estar más contento con la propuesta de este cambio. Este es el primer paso hacia la verdad, informar a los consumidores que las grasas trans son las culpables principales de la muerte prematura. La Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés) también ha pedido la eliminación de las grasas trans del suministro mundial de alimentos.3

Desafortunadamente, la FDA todavía se aferra a su punto de vista ignorante sobre las grasas saturadas, y le insta a que "elija productos que tengan la menor cantidad combinada de grasa saturada, colesterol y grasas trans”.4 Como diré más adelante, este consejo podría causar más daño que bien. No se puede esperar mucho de este departamento, después de haber pasado décadas difundiendo la información incorrecta y creando una política horrible - no querrán verse tontos al admitir sus errores.

Los Peligros de las Grasas Trans

Las grasas trans se forman cuando se añade hidrógeno al aceite vegetal durante el proceso de los alimentos, para que solidifique. Este proceso, conocido como hidrogenación, ocasiona que sea menos probable que la grasa se descomponga, así los alimentos duran frescos más tiempo, tienen una vida de estante más larga y también tienen una textura menos grasosa.

Sin embargo, el resultado final es un tipo de grasa completamente antinatural que ocasiona disfunción celular. De acuerdo con la FDA, el 12 por ciento de todos los alimentos procesados contienen al menos un aceite parcialmente hidrogenado, alias grasa trans.5

Pero prácticamente cualquier alimento hecho o frito con aceites parcialmente hidrogenados podría contener potencialmente grasas trans, aunque no estén nombradas en la etiqueta. Una fisura permite que los fabricantes de alimentos se abstengan de nombrar las grasas trans en la etiqueta si contienen menos de medio gramo por porción. En muchos casos, esta es la razón de que algunos alimentos tengan tamaños de porción tan ridículamente pequeños.

Si consume algunas porciones y cada una contiene medio gramo de grasas trans, podría ingerir una cantidad fisiológicamente significativa de esta grasa mortal. Así que, para realmente evitar las grasas trans, necesita leer la etiqueta y observar más allá de los 0 gramos de grasas trans.

Revise los ingredientes y busque el aceite parcialmente hidrogenado. Si el producto nombra este ingrediente, probablemente contiene grasas trans.

Es importante mantener su consumo de grasas trans tan bajo como sea posible, si es que las consume, ya que incluso las cantidades bajas pueden plantear graves riesgos a la salud. De hecho, aumentar su consumo diario de grasas trans de 2 gramos a 4.67 gramos, ¡aumenta su riesgo de padecer una enfermedad cardiaca en un 30 por ciento!6

Las investigaciones también han encontrado que las grasas trans contribuyen al cáncer, problemas óseos, desequilibrio hormonal y enfermedades de la piel; infertilidad, dificultades en el embarazo y problemas con la lactancia; peso bajo al nacer, problemas de crecimiento e incapacidad infantil para aprender.

Las Grasas Trans Podrían Ser Responsables de Hasta 20,000 Ataques Cardiacos Cada Año

De acuerdo con Thomas Frieden, director de CDC,7 cada año un estimado de 5,000 personas en Estados Unidos fallecen debido a una enfermedad cardiaca causada por las grasas trans y otras 15,000 desarrollarán enfermedades cardiacas como resultado de consumir demasiadas grasas trans. Otras estadísticas de CDC sugieren que cada año podrían evitarse hasta 20,000 ataques cardiacos al eliminar las grasas trans del suministro de alimentos.8

El consumo de grasas trans ha disminuido de manera constante durante los últimos años. De acuerdo con el estimado de la FDA, en 2012, las personas en Estados Unidos consumieron un promedio de un gramo de grasas trans al día, en comparación con los 4.6 gramos al día que consumieron en 2003. Sin embargo, de acuerdo con el instituto de medicina, las grasas trans son inseguras a cualquier nivel.

Se Revela la Hipocresía del CSPI

A pesar de la evidencia científica, ha habido muchas controversias alrededor del daño potencial de las grasas trans y algunas organizaciones, como el Center for Science in the Public Interest (CSPI) ha dudado mucho en cuanto a sus recomendaciones. El CSPI siguió un proceso similar con el aspartame, donde al principio no mostró ninguna preocupación, pero una vez popularizado, cambió su postura. Según se reportó recientemente en The Atlantic:9

“En la década de los 80, algunos científicos comenzaron a relacionar las enfermedades cardiacas con las grasas saturadas y, como respuesta, algunos grupos como el Center for Science in the Public Interest y la National Heart Savers Association (NHSA) persiguieron a los fabricantes por 'envenenar a Estados Unidos con grasas saturadas' y debido a esto 'casi todas las compañías acosadas respondieron reemplazando las grasas saturadas con grasas trans’, como escribió David Schleifer en 2012 para la revista Technology and Culture.10

En ese tiempo, muchos restaurantes usaban grasa de res para freír, lo que tales grupos, como el CSPI, creían que era mucho peor que los aceites hidrogenados…”.

Después de años de campañas y de presionar a los restaurantes de comida rápida y a las compañías de alimentos para que cambiaran la grasa animal y los aceites tropicales (saludables) por aceites vegetales11 (mucho más dañinos), el Center for Science in the Public Interest (CSPI) ahora aplaude la decisión de la FDA de revocar la clasificación GRAS12 a las grasas trans y ha eliminado de su página web la información que promociona los beneficios de los aceites hidrogenados. Antes de aplaudir la decisión de la FDA sobre las grasas trans, era el grupo principal que promovía esta peligrosa sustancia. Por estas razones, el CSPI no está en mi lista de recursos confiables.

Hace diez años, la Fundación Weston A Price notó la postura hipócrita del CSPI acerca de este tema y se preguntó si el CSPI podría estar promoviendo los intereses de la industria de la soya en vez de la salud pública:13

“Es imposible medir los daños y el dolor que Liebman y Jacobson – los líderes de una gran organización ‘activista’ para la nutrición del consumidor – han infligido en muchos millones de personas poco informadas - porque la campaña del CSPI fue extremadamente exitosa. Gracias al CSPI, las tradicionales grasas saludables casi han desaparecido del suministro de alimentos y han sido reemplazadas con grasas trans fabricadas, conocidas por causar muchas enfermedades.

Para 1990, la mayoría de las cadenas de alimentos habían comenzado a usar aceite vegetal parcialmente hidrogenado. En 1982, una comida de McNuggets de pollo de McDonald´s, una orden grande de papas fritas y un bollo danés o un pay, contenían 2.4 gramos de grasas trans, de un total de 54 gramos de grasa. En 1992, la misma comida contenía 19.2 gramos de grasas trans, un aumento del 700 por ciento.

...¿Quién se beneficia? La soya, por su puesto. El ochenta por ciento de todo el aceite parcialmente hidrogenado utilizado en los alimentos procesados en Estados Unidos proviene de la soya, así como el 70 por ciento de todo el aceite líquido. El CSPI argumenta que su financiamiento proviene de los suscriptores de su boletín Nutrition Action…pero de hecho, en su boletín de enero de 1991, Jacobson afirma que “nuestro esfuerzo ha sido en conjunto. . . …por la Asociación Americana de la Soya”.

La FDA Hace lo Correcto Hasta que Está Contra la Pared

La mayoría de las agencias de noticias aclaman el borrador de la decisión de la FDA de revocar la clasificación GRAS a las grasas trans como signo de que (después de todo) la agencia funciona. Pero quizá muchos de ustedes se preguntan qué incitó a la FDA a tomar una acción correctiva ahora, después de que décadas de investigaciones han reiterado lo dañino que son las grasas trans. ¿Qué incitó a una agencia mejor conocida por corrupción y conflictos de interés a actuar ahora a favor de los intereses de la salud de las personas en Estados Unidos?

Bueno, resulta que la decisión de la agencia se tomó inmediatamente después de una demanda presentada por el Dr. Fred Kummerow, investigador de 99 años, quien ha estudiado las enfermedades cardiacas durante aproximadamente 60 años. Desde 1957, escribió sobre los peligros a la salud de las grasas trans.14

En agosto 2009, el Dr. Kummerow presentó una petición ciudadana a la FDA para que se prohibieran las grasas trans, con base en la evidencia científica del daño que provocan. Todavía se requiere que la agencia responda dentro de 180 días. Cuatro años después, no se había publicado ninguna respuesta, así que el Dr. Kummerow recurrió a demandar a la agencia.15

La demanda, Kummerow vs US Food and Drug Administration et al 16 fue presentada el 9 de agosto de 2013 en Tribunal Central del Distrito de Illinois. Los acusados nombrados son Kathleen Sebelius, Michael M Landa, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, el Centro para la Seguridad de los Alimentos y la Nutrición Aplicada, Margaret Hamburg y la FDA.

De acuerdo con un reporte del 13 de agosto de 2013 realizado por FoodNavigator.com,17 el Dr. Kummerow “busca un juicio que declare el fracaso de la FDA para prohibir los aceites parcialmente hidrogenados…y su demora en publicar una respuesta final a su petición de 2009 viola la Ley de Procesos Administrativos y la Ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos". El Dr. Kummerow también buscó “una orden que persuada a la FDA de responder a su petición y a prohibir los aceites parcialmente hidrogenados ‘a menos de que un análisis administrativo completo encuentre evidencia de su seguridad’".

Considerando que la evidencia de la seguridad de las grasas trans es escasa, por decir lo menos, parece que la FDA no tiene mucha opción en cuanto a hacer lo que debió haber hecho hace años, que es enfrentar una toxina bien conocida que se encuentra en el suministro de alimentos. Está muy mal que se necesitara una demanda para que hiciera su trabajo. De acuerdo con un reporte publicado en St. Louis Dispatch:18

“Cuando se le preguntó si la demanda de Kummerow había ocasionado la acción de la FDA, una vocera de la agencia dijo que no podía comentar sobre la litigación pendiente. Pero el jueves, los abogados de la FDA presentaron la determinación de la agencia sobre las grasas trans como prueba documental en la demanda de Kummerow y su propuesta de prohibición contenía una mención de la petición de 2009 de Kummerow.

‘No hay forma de saber si esta petición o si la demanda fueron el suceso iniciador (de la prohibición), pero el momento en que se realizó es interesante', dijo Diana Yates, editora de biociencias en la Universidad de Illinois".

El Dr. Chris Masterjohn ha trabajado con el Dr. Kummerow durante una variedad de años y recientemente lo entrevisté acerca de este tema y sobre cómo la demanda del Dr. Kummerow podría ser la fuerza impulsora de la decisión de la FDA de actuar finalmente.

El Dr. Chris Masterjohn es el creador y autor de Cholesterol-and-Health.Com, una página de internet dedicada a elogiar los beneficios de los alimentos tradicionales, ricos en nutrientes y en colesterol y para elucidar los muchos papeles fascinantes que el colesterol representa en el cuerpo. Chris es contribuidor frecuente en Wise Traditions, la revista trimestral de la Fundación Weston A. Price y es un orador perene en la conferencia anual Wise Traditions y ha publicado siete artículos como primer autor y revisadas en pares.

Obtuvo un doctorado en Ciencias Nutricionales en la Universidad de Connecticut y actualmente trabaja como Asociado de Investigación Postdoctoral en la Universidad de Illinois, donde estudia la interacción entre las vitaminas A, D y K. Las opiniones que expresa en esta entrevista representan su análisis independiente y no manifiestan necesariamente la posición de la Universidad de Illinois.

No Se Deje Engañar – la Grasa Saturada No Está Relacionada con un Mayor Riesgo de Desarrollar Enfermedades Cardiacas

Como mencioné anteriormente, mientras que actualmente se reconocen oficialmente los peligros de las grasas trans, las agencias de salud del gobierno y la institución médica como conjunto aún se aferran a su hipótesis obsoleta que indica que las grasas saturadas animales y los aceites tropicales también son malos para la salud. Nada podría estar más alejado de la verdad y si le importa su salud debería reconsiderar el consejo acerca de seguir una dieta estrictamente baja en grasa. Una gran cantidad de evidencia científica apoya a la grasa saturada como una parte necesaria de una dieta saludable para el corazón y desacredita firmemente el mito de que la grasa saturada promueve las enfermedades cardiacas. Por ejemplo:

  • En 1992, el Dr. William Castelli, antiguo director del estudio Framingham Heart afirmó en un editorial de Archives of Internal Medicine:19
    • “En Framingham, Mass., la mayor cantidad de grasa que uno consumía, significaba que uno consumía una mayor cantidad de colesterol, lo que a su vez, representaba una mayor cantidad de calorías consumidas y esto provocaba una menor cantidad de colesterol en suero que tenía una persona.
    • Esto era lo opuesto de lo que…Keys et al podría predecir…Nosotros encontramos que las personas que consumían más colesterol, que comían más grasa saturada, comían más calorías y pesaban mucho menos y estaban muy activas físicamente”.

  • En un metaanálisis de 2010,20 que utilizó información de 21 estudios en los que participaron cerca de 348,000 adultos, no encontró ninguna diferencia en los riesgos de desarrollar enfermedades cardiacas y derrames cerebrales entre las personas con el menor y el mayor consumo de grasas saturadas.
  • Otro estudio de 2010 publicado en American Journal of Clinical Nutrition21 encontró que una reducción en el consumo de grasas saturadas debe evaluarse en el contexto de su reemplazo con otros macronutrientes, como los carbohidratos.
  • Cuando se reemplaza la grasa saturada con un mayor consumo de carbohidratos, particularmente los refinados, se exacerba la resistencia a la insulina y la obesidad, aumentan los triglicéridos y las pequeñas partículas de LDL y se reduce el colesterol HDL benéfico. Los autores afirman que los esfuerzos alimenticios para disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares deberían enfatizar principalmente limitar el consumo de carbohidratos refinados y reducir el peso.

¿Cómo Es una Alimentación Saludable para el Corazón?

Es importante darse cuenta de que las grasas saturadas de fuentes animales y vegetales brindan una variedad de beneficios importantes para la salud y su cuerpo los necesita para funcionar adecuadamente.

Membranas celulares Corazón Huesos (para asimilar el calcio)
Hígado Pulmones Hormonas
Sistema inmunológico Saciedad (reducen el hambre) Regulación genética

Para prevenir las enfermedades del corazón es fundamental tratar la resistencia a la insulina y a la leptina, la cual es el resultado de llevar una dieta demasiado alta en azúcares y granos, no en grasa. Según han demostrado décadas de investigaciones, la grasa alimenticia tiene muy poco que ver con los riesgos de padecer enfermedades cardiacas - con la excepción de las grasas trans de los aceites vegetales parcialmente hidrogenados, la cual ha sido relacionada a un mayor riesgo de enfermedades cardiacas, incluso en pequeñas cantidades.

Así que, para revertir la resistencia a la insulina y a la leptina de forma segura y efectiva y, por lo tanto, para disminuir su riesgo de enfermedades cardiacas, necesita:

  1. Evitar el azúcar, la fructosa, los granos y los alimentos procesados.
  2. Consumir una alimentación saludable con alimentos enteros, idealmente orgánicos y reemplazar los carbohidratos de los granos con:
    • Grandes cantidades de vegetales
    • Una cantidad baja a moderada de proteína de alta calidad (piense en animales criados de manera orgánica y de pastoreo).
    • Toda la grasa saludable de alta calidad que desee (grasa saturada y monosaturada de origen animal y de los aceites tropicales). La mayoría de las personas necesita aumentar su consumo de grasa en un 50 a 70 por ciento para una salud óptima - lo que está muy lejos del 10 por ciento recomendado actualmente.

Una de las grasas más importantes que el cuerpo necesita para la salud óptima es el omega-3 de origen animal. La deficiencia de esta grasa esencial puede contribuir a problemas de salud muy graves, tanto mentales, como físicos y podría ser un factor subyacente significativo de hasta 96,000 muertes prematuras cada año. Para obtener más información acerca de los omega-3 y las mejores fuentes de esta grasa, vea este artículo previo. Además de las grasas omega-3 de origen animal, otras fuentes de grasas saludables que puede integrar a su alimentación son:

Aguacates Mantequilla hecha con leche orgánica de animales de pastoreo Lácteos sin procesar Yemas de huevo orgánico de gallinas de pastoreo
Coco y aceite de coco Aceites de frutos secos orgánicos sin calentar Frutos secos sin procesar, como almendras, pecanas, nueces de macadamia y semillas Carne de animales de pastoreo

Consejos Sobre las Grasas Saludables

La estrategia de prevención más efectiva contra las enfermedades cardiacas es su alimentación - los alimentos que consume y que no consume cada día. Por ejemplo, el estilo de alimentación mediterráneo ha demostrado ser tres veces más efectivo que las estatinas para reducir la mortalidad cardiovascular. Una alimentación estilo mediterráneo prácticamente es una dieta de alimentos enteros. Y, ciertamente, esa es la clave en cualquier alimentación saludable. La respuesta a sus preocupaciones sobre las enfermedades cardiacas es CONSUMIR ALIMENTOS REALES.

Este cambio por sí mismo reducirá dramáticamente la cantidad de azúcar refinada y fructosa procesada de su alimentación. También tratará el problema de las grasas saludables contra las grasas dañinas. Además de eliminar los alimentos procesados, los siguientes consejos pueden ayudarle a asegurarse de que está consumiendo las grasas correctas para su salud:

  • Use mantequilla orgánica hecha con leche sin pasteurizar de animales de pastoreo, en vez de margarina o aceites vegetales para untar.
  • Use aceite de coco para cocinar. Es muy superior a cualquier otro aceite para cocinar y está cargado con beneficios para la salud.
  • Use aceite de oliva FRÍO, por ejemplo, sobre las ensaladas o el pescado. No es un aceite ideal para cocinar, ya que se daña fácilmente con el calor.
  • Seguir mi plan nutricional le enseñará a concentrarse en los alimentos enteros saludables, en vez de en la comida chatarra.
  • Para completar su consumo de grasa saludable, asegúrese de consumir grasa sin procesar, como la que encuentra en los aguacates, los productos lácteos crudos y en el aceite de oliva y consuma una fuente de grasas omega-3 de origen animal y de alta calidad, como el aceite de kril.

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.