Ocultar
alzheimer

Historia en Breve -

  • Las vitaminas B pueden disminuir la contracción cerebral hasta siete veces en las regiones del cerebro específicamente conocidas por ser las más afectadas por la enfermedad de Alzheimer
  • Los altos niveles del aminoácido homocisteína, están relacionados con la contracción cerebral y un incremento en el riesgo de la enfermedad de Alzheimer; las vitaminas B son conocidas por suprimir a la homocisteína
  • Entre los participantes que toman altas dosis de ácido fólico y vitaminas B6 y B12, los niveles de homocisteína en la sangre se redujeron al igual que con la contracción cerebral asociada -hasta en un 90 por ciento
  • El ácido fólico es un tipo de vitamina B sintética utilizada en suplementos y alimentos fortificados, mientras que el folato es la forma natural que se encuentra en los alimentos; si toma un suplemento de vitamina-B, asegúrese de que contenga folato natural en vez del ácido fólico sintético
 

Investigadores Dicen que la Vitamina B Puede Proteger Contra el Alzheimer

Diciembre 30, 2015 | 27,676 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Actualmente, la enfermedad de Alzheimer es de proporciones epidémicas, con 5.4 millones de personas en Estados Unidos -incluyendo 1 de cada 8 personas arriba de los 65 años -que viven con la enfermedad de Alzheimer.1 Se espera que para el año 2050, suba a 16 millones, y en los siguientes 20 años, está proyectado que la enfermedad de Alzheimer afectará a 1 de 4 personas en Estados Unidos.

Mientras que la causa de esta enfermedad se considera un misterio, se está volviendo cada vez más claro que lo que come o no come, puede influir en su riesgo así como la velocidad en que la enfermedad de Alzheimer progresa. En particular, el grupo de vitaminas B, especialmente el ácido fólico y las vitaminas B6 y B12, otra vez están siendo noticia por su poderoso rol en la prevención de la enfermedad de Alzheimer.

Las Vitaminas B Pueden Reducir la Contracción Cerebral Hasta un 90 Por Ciento

Los altos niveles del aminoácido homocisteína están relacionados a la contracción cerebral y al aumento del riesgo de la enfermedad de Alzheimer. La vitamina B es conocida por suprimir la homocisteína. En un estudio del 2010,2 los participantes recibieron relativamente altas dosis de complejo B, incluyendo:

  • 800 microgramos (mcg) de ácido fólico -- el consumo diario recomendado en Estados Unidos es de 400 mcg
  • 500 microgramos de B12 (cianocobalamina) -- el consumo diario recomendado en Estados Unidos es de solo 2.4 mcg
  • 20 mg de B6 (clorhidrato de piridoxina) -- el consumo diario recomendado en Estados Unidos es de 1.3 a 1.5 mg

Este estudio se basó en la suposición de que al controlar los niveles de homocisteína, podría ser capaz de reducir la cantidad de contracción cerebral.

De hecho, después de dos años, aquellos que han recibido el régimen de vitamina-B sufrieron significativamente menos contracción cerebral en comparación con aquellos que han recibido un placebo. En aquellos que tuvieron niveles de homocisteína más altos al principio del ensayo, sus cerebros se contrajeron la mitad de la proporción de aquellos que tomaron un placebo.

El último estudio lleva a esta investigación un paso más lejos, al mostrar que no solo el grupo de vitaminas-B pueden disminuir la contracción cerebral, sino que puede disminuir específicamente la contracción hasta 7 veces en regiones del cerebro específicamente conocidas por ser las más afectadas por la enfermedad de Alzheimer.3

Entre los participantes que toman altas dosis de ácido fólico y vitaminas B6 y B12, los niveles de homocisteína en la sangre se redujeron al igual que con la contracción cerebral asociada -hasta en un 90 por ciento. Los investigadores destacaron:

"Las vitaminas B disminuyen los niveles de homocisteína, lo que directamente provoca una disminución en el deterioro de la materia gris (GM), disminuyendo así el declive cognitivo. Nuestros resultados mostraron que los suplementos de vitamina-B pueden frenar el deterioro en regiones específicas del cerebro que son componente clave en el proceso de la enfermedad de Alzheimer y que están relacionadas con el declive cognitivo".

Los Alimentos Ricos En Vitamina B12 También son Conocidos por Disminuir el Riesgo de Alzheimer

De acuerdo a un estudio Finlandés pequeño, publicado en la revista Neurology,4 las personas que consumieron alimentos ricos en B12 pueden reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer en sus últimos años. Por cada aumento unitario en el marcador de vitamina B12 (holotranscobalamina), el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer fue reducido un 2 por ciento.

Esto deja claro que es importante asegurar que su alimentación incluya abundantes fuentes saludables de vitamina-B, tales como carne, aves, huevos, productos lácteos y pescado de rio.

Los vegetales de hoja verde, frijoles y las peras también proveen algo de vitaminas B, pero si come una completa alimentación vegetariana o vegana, la vitamina B12 es uno de los nutrientes en los que cuerpo tendrá mayor deficiencia, ya que está presente naturalmente en alimentos de origen animal, incluyendo la carne, el pescado, los huevos, la leche y productos derivados de la leche.

Este es también un fuerte argumento del uso de alimentos fermentados y de limitar el consumo de azúcar.

Considere que la serie del grupo entero de vitamina B es producido continuamente en su intestino, al asumir que es continuamente reimplantado y replantado con flora saludable de alimentos cultivados orgánicamente, particularmente alimentos tradicionales fermentados llenos de flora, por ejemplo el yogurt, chucrut o si no dispone de esos alimentos, un buen suplemente probiótico.

Deficiencia de Vitamina-B Ligada a Riesgos en el Cerebro

Incluso si come alimentos de origen animal, la vitamina B12 requiere un sistema complejo en su cuerpo que envuelva factores intrínsecos para unirse para que así esto pueda ser activamente absorbido al final de su intestino delgado (íleon terminal).

Mientras envejece, su habilidad para producir el factor intrínseco disminuye y puede causar un estado deficiente. Estudios del experimento estadounidense Framingham muestran que 1 de cada 4 adultos tiene deficiencia de vitamina B12, y cerca de la mitad de la población tiene niveles sanguíneos insuficientes .

Es importante tenerlo en cuenta y corregirlo si le está pasando esto, ya que las personas con altos niveles en los marcadores de deficiencia de vitamina B12 son más propensos a tener puntajes menores en pruebas cognitivas, así como a tener un volumen cerebral total más pequeño, lo que sugiere una falta de vitamina que puede conducir a la contracción cerebral.5

Un estudio previo acerca del impacto de la vitamina B12 en el desgaste cerebral, también encontró que las personas mayores con menor nivel de vitamina B12 al principio del estudio tuvieron una mayor reducción en el volumen cerebral al final del mismo.6 Aquellos con niveles más bajos de vitamina B12 tuvieron una tasa seis veces mayor de pérdida del volumen cerebral en comparación con aquellos que tuvieron los niveles más altos.

Curiosamente, ninguno de los participantes en realidad eran deficientes en vitamina B12 -- simplemente tuvieron bajos niveles dentro del rango normal. Esto demuestra que "normal" no necesariamente es lo mismo que "optimo" cuando nos referimos a los nutrientes. Claramente no tiene que ser deficiente para experimentar un declive en la salud cerebral. El investigador principal del estudio comentó acerca de esto, indicando:

"Nuestros resultados sugieren que en vez de mantener su vitamina B12 al nivel que es apenas superior al límite para llegar a ser deficiente, sería prudente ayudar a mantenerlo más alto del rango normal".

Ácido Fólico Versus Folato: ¿Cuál Es la Diferencia?

El escuchar acerca de los beneficios de las vitaminas B para su salud cerebral puede hacerle considerar probar un suplemento. Sin embargo, es importante saber la diferencia entre ácido fólico y folato, antes de que lo haga.

Aunque usualmente se utiliza indistintamente, el ácido fólico es una forma sintética de la vitamina B, utilizada en suplementos y alimentos fortificados, mientras que el folato es la forma natural que se encuentra en los alimentos. Medite: el folato proviene del follaje (plantas de hojas comestibles) y no suplementos en frascos, como lo indica la norma.

Existen algunas investigaciones que sugieren que el tomar altas dosis de ácido fólico sintético puede en realidad incrementar el riesgo de cáncer, daño en el sistema inmunológico y otros problemas de salud.7 Además, para que el ácido fólico sea de utilidad para su cuerpo, primero debe ser activado en su forma biológicamente activa L-5-MTHF.

Esta es la forma que es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica para darle los beneficios cerebrales notables. Sin embargo, cerca de la mitad de la población tiene dificultad para convertir el ácido fólico en un forma bioactiva debido a una reducción genética en la actividad de la enzima. Por esta razón, si toma un suplemento de vitamina-B, asegúrese de que contenga folato natural en vez de ácido fólico sintético.

Más Estrategias Alimenticias para Combatir a la Enfermedad de Alzheimer

Asegurarse de tener los niveles adecuados de vitamina B en su alimentación es solo una de las estrategias alimenticias para reducir el riesgo de la enfermedad de Alzheimer y proteger su salud cerebral, ya que cada vez es más claro que el mismo proceso patológico que conduce a la resistencia a la insulina y al diabetes tipo 2, puede presentarse en su cerebro.

Mientras se excede en azúcares y granos, y se priva a sí mismo de suficientes ácidos grasos esenciales, su cerebro se ve abrumado por los constantes niveles altos  de insulina y eventualmente apaga los indicadores de insulina,  causando así un deterioro en su habilidad de memoria y de pensamiento, y causando finalmente daño cerebral permanente.

La enfermedad de Alzheimer al principio fue denominada "diabetes tipo 3" a principios del 2005, cuando los investigadores aprendieron que el páncreas no es el único órgano que produce insulina. Su cerebro también produce insulina, y esta insulina del cerebro es necesaria para la supervivencia de las células cerebrales – , hasta que el cerebro empieza a resistir los niveles crónicamente elevados de esta, y se convierte en tóxica.

Es posible que ya sepa que soy un fan de las advertencias de los peligros de la fructosa. No hay duda en mi mente de que el consumir regularmente más de 25 gramos de fructosa diariamente puede incrementar dramáticamente el riesgo de demencia y de la enfermedad de Alzheimer. El consumir mucha fructosa puede inevitablemente causar estragos en las habilidades de su cuerpo para regular los niveles apropiados de la insulina.

En un estudio de la UCLA, investigadores encontraron que las ratas que llevaron una alimentación rica en fructosa y deficiente en grasa de omega-3 (similar a lo que consumen muchas personas en Estados Unidos) desarrollaron ambas, resistencia a la insulina y una función cerebral deteriorada en solo seis semanas.8

Adicionalmente, investigaciones recientes también encontraron que el ayuno intermitente también desencadena una variedad de cambios metabólicos y promotores de salud hormonal similares a aquellos que se obtienen de la restricción constante de calorías -incluyendo una reducción de las contracciones cerebrales relacionadas con la edad.

De acuerdo al Profesor Mark Mattson, Director de Neurociencia en el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento en Estados Unidos (NIA):9

"Una repentina caída en el consumo de alimentos dramáticamente -cortándolos al menos la mitad por día o algo así -activa procesos que protegen el cerebro". Él los compara con los efectos del ejercicio, al declarar que el ayuno intermitente puede ayudar a proteger al cerebro contra las enfermedades degenerativas como la enfermedad de Alzheimer.

Un Estilo de Vida Anti-Alzheimer

La pérdida de la memoria y el daño cognitivo NO son partes normales del envejecimiento. Si bien es posible que se presenten ligeros “momentos olvidadizos” debido a la edad, eso podría deberse a los mismos problemas de la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia. Estos cambios cognitivos sin duda alguna son inevitables.

Las personas que experimentan poco declive en su función cognitiva hasta su muerte han mostrado (post parto) no tener lesiones cerebral, lo que indica que es completamente posible prevenir que el daño se presente en primer lugar… y una de las mejores maneras de hacer esto es al llevar un estilo de vida saludable, que incluya:

  • Mejore sus niveles de magnesio. Existe una emocionante y preliminar investigación que sugiere fuertemente una disminución en los síntomas de Alzheimer con tan solo aumentar los niveles de magnesio en el cerebro. Desafortunadamente, la mayoría de los suplementos de magnesio no atraviesan la barrera hematoencefálica, pero uno nuevo, el treonato magnesio, parece y resulta prometedor para el tratamiento fututo de esta condición.
  • Optimice sus niveles de vitamina D por medio de la exposición al sol. Se han revelado fuertes vínculos entre los niveles bajos de vitamina en los pacientes con Alzheimer y malos resultados en la pruebas cognitivas.10 Los investigadores creen que los niveles óptimos de vitamina D podrían mejorar la cantidad de sustancias químicas importantes en su cerebro y proteger a las células cerebrales al aumentar la eficacia de las células gliales al recuperar la salud de las neuronas dañadas.
  • La vitamina D incluso podría ejercer algunos de sus efectos benéficos sobre el Alzheimer a través de sus propiedades antiinflamatorias y que apoyan al sistema inmunológico. Suficiente vitamina D es importante para un funcionamiento apropiado de su sistema inmunológico para combatir la inflamación que también está relacionada con el Alzheimer.

  • Mantenga sus niveles de insulina en ayunas por debajo de los 3. Esto está directamente relacionado a la fructosa, ya que claramente causara resistencia a la insulina. Sin embargo, algunos otros factores podrían ser el azúcar (la sacarosa es 50 % azúcar), granos y la falta de ejercicio
  • Vitamina B12 y otras vitaminas del complejo B. Como lo mencioné, estas vitaminas parecen ser útiles para proteger contra el encogimiento cerebral e incluso podrían tratar la enfermedad de Alzheimer y reducir la perdida de la memoria.
  • Lleve una alimentación nutritiva, rica en folato, como se indica en mi Plan de Nutrición. Los vegetales sin duda algunas son la mejor forma de folato y todos deberíamos comer muchos vegetales frescos y crudos todos los días.
  • Coma muchas grasas de omega-3 de alta calidad y de origen animal, como el aceite de kril, le recomiendo que evite la mayoría de los pescados, ya que aunque el pescado es naturalmente alto en grasas oomega-3, la mayoría de los peces ahora están contaminados con mercurio.
  • El alto consumo de ácido graso DHA y EPA en las grasas omega-3 ayuda a prevenir el daño celular causado por la enfermedad de Alzheimer, disminuyendo su progresión y disminuyendo su riesgo de que se desarrolle el problema.

  • Evite y elimine el mercurio de su cuerpo. Las amalgamas dentales, que son 50 % mercurio en peso son una de las principales fuentes de toxicidad por metales. Sin embargo, su salud debe estar en buena condición antes de que se las extraigan.
  • Una vez que se haya acostumbrado al tipo de alimentación mencionado en mi Plan de Nutrición, puede seguir el protocolo de desintoxicación de mercurio y luego encontrar un dentista biológico para que le extraiga las amalgamas.

  • Evite el aluminio, tales como desodorantes, utensilios de cocina antiadherentes.
  • Haga ejercicio regularmente. Se ha sugerido que el ejercicio desencadena un cambio en la manera en que es metabolizada11 la proteína precursora amiloide, disminuyendo así la aparición y progresión del Alzheimer.
  • El ejercicio también aumenta los niveles de la proteína PGC-1 Alfa.12 La investigación también ha mostrado que las personas con Alzheimer tienen menos PGC-1 alfa en sus cerebros y las células que contienen más de la proteína, producen menos proteína amiloide toxica que se relaciona con el Alzheimer. Le recomiendo firmemente revisar mi Técnica de Peak Fitness para obtener las recomendaciones específicas.

  • Aceite de Coco, podría ofrecen increíbles beneficios que ayudan a combatir el Alzheimer. Uno de los principales combustibles que su cerebro utiliza es la glucosa, que se convierte en energía. Cuando su cerebro se hace resistente a la insulina, se presenta la atrofia debido a la inanición.
  • Sin embargo, los cuerpos cetónicos y cetoácidos, también pueden alimentar a su cerebro, talvez mejor y prevenir la atrofia cerebral. Incluso podría restaurar y renovar la función neuronal y nerviosa en su cerebro después de que se haya presentado el daño. De hecho, al parecer las cetonas son la fuente de alimento preferida de los cerebros de los pacientes afectados con diabetes o alzheimer.

    Las cetonas son lo que su cuerpo produce cuando convierte la grasa (a diferencia de la glucosa) en energía, y una fuente principal de cuerpos cetónicos son los triglicéridos de cadena mediana (MTC) encontrados en el aceite de coco, que es aproximadamente 66 % MCT en peso. También puede ser utilizado para tratar la enfermedad de Alzheimer con la combinación de una dieta cetónica y aceite de coco.

  • Astaxantina, es un pigmento natural con propiedades singulares y muchos beneficios clínicos, incluyendo alguna de la actividad antioxidante más potente actualmente conocida. Como un nutriente soluble en grasa, la astaxantina atraviesa fácilmente la barrera hematoencefálica. Un estudio encontró que podría prevenir la neurodegeneración relacionada con el estrés oxidativo, así como también podría ser un potente y natural “alimento cerebral”.13
  • Ginko Biloba. Curiosamente, estudios han demostrado que el Ginko Biloba tiene efectos positivos para la demencia, incluyendo mejor rendimiento cognitivo y funcionamiento social en las personas que padecen de demencia.
  • Ácido Alfa lipoico (ALA), puede estabilizar las funciones cognitivas entre los pacientes con Alzheimer e incluso podría ralentizar la progresión de la enfermedad.
  • Evite las vacunas contra la gripe ya que la mayoría contienen tanto mercurio como aluminio que son agentes inmunotóxicos y neurotóxicos bien conocidos
  • Coma moras azules. Las moras silvestres, que tienen un alto contenido de antioxidantes y antocianinas, son conocidas por proteger contra el Alzheimer y otras enfermedades neurológicas.
  • Desafíe su mente todos los días. La estimulación mental, sobre todo aprender algo nuevo, como aprender a tocar un instrumento o un nuevo idioma, está relacionado con un menor riesgo de enfermedad de Alzheimer. Los investigadores sospechan que el desafío mental ayuda a desarrollar su cerebro, haciéndolo menos susceptible a las lesiones asociadas con la enfermedad de Alzheimer.
  • Evite los anticolinérgicos y los medicamentos de estatinas. Se ha demostrado que los medicamentos que bloquean la acetilcolina, un neurotransmisor del sistema nervioso, aumentan el riesgo de demencia. Estos medicamentos incluyen ciertos analgésicos durante la noche, antihistamínicos, pastillas para dormir, ciertos antidepresivos, medicamentos para controlar la incontinencia, y ciertos analgésicos narcóticos.

Los medicamentos con estatinas son particularmente problemáticos porque supriman la síntesis del colesterol, agotan la coenzima Q10 de su cerebro y los precursores neurotransmisores, además previenen la entrega adecuada de los ácidos grasos esenciales y antioxidantes solubles en grasa a su cerebro, al inhibir la producción de un portador biomolecular indispensable conocido como lipoproteína de baja densidad. De hecho, el año pasado la FDA le requirió a los fabricantes de medicamentos con estatinas incluir en la etiqueta “perdida de la memoria” como un efectos secundario.

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.