Que le Sucede a Su Cerebro Cuando Bebe Alcohol

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Enero 13, 2016 | 88,046 vistas

Historia en Breve

  • El alcohol frena el funcionamiento del sistema límbico del cerebro, el cual controla emociones como la ansiedad y el miedo
  • El funcionamiento de la corteza prefrontal, una región cerebral que está relacionada con el razonamiento y el juicio, también se vuelve más lento cuando consume alcohol
  • En dosis altas, el alcohol podría ocasionar una menor comunicación entre las neuronas que controlan el índice cardiaco y la respiración, al punto de que ésta última se detiene por completo, lo que causa la muerte

Por el Dr. Mercola

El alcohol actúa como un depresivo en el sistema nervioso central, lo que significa que cuando bebe, las células en su cerebro se comunican a un índice más lento del normal. El sistema límbico del cerebro, el cual que controla emociones como la ansiedad y el miedo, también se ve afectado.

Conforme disminuye la función del sistema límbico, las inhibiciones pueden desaparecer y podría volverse más extrovertido y sociable.

El funcionamiento de la corteza prefrontal, una región cerebral que está relacionada con el razonamiento y el juicio, también se vuelve más lento cuando consume alcohol, por lo que causa una conducta más impulsiva y a veces (en combinación) mal juicio.

En dosis bajas, su cuerpo puede seguir funcionando bajo la influencia del alcohol, pero, conforme aumenta la dosis, también lo hacen sus efectos. Mientras más bebe, su comportamiento y su juicio se vuelven cada vez más desinhibidos, y su cerebelo, que representa un papel en la actividad muscular, también se verá impactado.

Es por esto que, conforme se embriaga más, puede perder el equilibrio, sentirse mareado y definitivamente, no debería intentar conducir.

En dosis altas, el alcohol podría ocasionar que disminuya la comunicación entre las neuronas que controlan el índice cardiaco y la respiración, al punto de que ésta última se detiene por completo y causa la muerte.1

El Alcohol Ocasiona Efectos Diferentes en Personas Distintas

La misma bebida alcohólica, ya sea una copa de vino o un coctel, afecta de forma diferente a cada persona. Su peso corporal, índice de músculo y grasa, estado de salud e incluso su constitución genética afectarán la cantidad de alcohol que entra en su torrente sanguíneo.

Independientemente si come o no también afectara esto, pues los alimentos en el estómago tienden a reducir la absorción del alcohol. Curiosamente, incluso su estado de ánimo puede afectar cómo se siente al beber alcohol, ya que tiende a hacer que el mal humor empeore.

Su estado mental también representa un papel, ya que las investigaciones muestran que incluso beber alcohol "falso" puede marear a las personas.2

Además, el alcohol es la sustancia adictiva más usada en Estados Unidos. Se estima que 1 de cada 12 personas en Estados Unidos abusan del alcohol o padecen dependencia a este, mientras que varios millones realizan patrones riesgosos de consumo excesivo de alcohol.3

Un Número Récord de Personas en Estados Unidos Beben Hasta su Muerte

En 2014, las muertes relacionadas con el alcohol alcanzaron su máximo en 35 años, cuando más de 30 700 personas en Estados Unidos fallecieron por causas como intoxicación por alcohol y cirrosis. En ese año, esta cantidad alcanzó las 9.6 muertes debido a causas inducidas por el alcohol por cada 100 000 personas: un aumento del 37% desde 2002.4

Estas cantidades no incluyen las muertes por homicidios relacionados con el alcohol, por beber en estado de ebriedad ni otros accidentes. Si se incluyeran esas cifras, la información de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) sugieren que las muertes relacionadas con el alcohol estarían cerca de las 90 000. Según reportó The Washington Post:5

"En años recientes, los expertos en salud pública se han concentrado ampliamente en las muertes por sobredosis de heroína y analgésicos recetados, las cuales han aumentado rápidamente desde principios del siglo XXI.

Pero en 2014, murieron más personas debido a causas inducidas por el alcohol (30 722) que por sobredosis de analgésicos recetados y heroína en conjunto (28 647) de acuerdo con CDC".

Esto no significa que la adicción a los analgésicos recetados y a la heroína no sea un gran problema epidémico. Un reporte colectivo de los CDC y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) reveló que las sobredosis letales de heroína se cuadruplicaron entre el año 2000 y el 2013.6

Entre 2000 y 2010, las muertes relacionadas a la heroína se elevaron a un índice promedio de 6% por año, en Estados Unidos. Luego, de 2010 a 2013, el aumento anual promedio dio un salto súbito de 37%.

De acuerdo con el Director de los CDC, el Dr. Thomas Frieden, los analgésicos opioides como la vicodina, el OxyContin y el Percocet aumentan la susceptibilidad a la adicción de heroína y el reporte encontró que la gran mayoría (el 75%) de los consumidores de heroína comienzan con los analgésicos recetados.

Además, aquellas personas que abusan de los opioides recetados tienen un riesgo 40% mayor de abusar de la heroína y se cree que el mal uso generalizado de los analgésicos es el núcleo de la creciente adicción a la heroína y las muertes relacionadas a ésta.

Sin embargo, regresando al alcohol, el aumento en las muertes relacionadas al alcohol podría estar relacionado al incremento estable del consumo de alcohol per cápita en Estados Unidos. Cerca del 57% de las personas en el país bebían al menos una vez al mes en 2014 (hasta el 55% en 2002).

Un estudio reciente publicado en Scientific Reports, que comparó los riesgos de las drogas recreativas, como el alcohol, tabaco y marihuana, encontró que el alcohol es el más mortal de todos, a nivel individual y afirmó que "en la escala de popularidad, solo el alcohol entraría en la categoría de alto riesgo."7

Las Visitas al Hospital por Intoxicación por Alcohol Duplicaron en Seis Años

En Inglaterra, las visitas al hospital por intoxicación por alcohol se duplicaron desde 1999, mientras que las admisiones en la sala de emergencias debido a la enfermedad del hígado y otras causas relacionadas con el alcohol incrementaron más de un 50% en los últimos nueve años, de acuerdo con la información de Nuffield Trust."8

Los índices de intoxicación por alcohol fueron los más altos entre las mujeres adolescentes entre los 15 y los 19 años, mientras que las visitas a la sala de emergencias debido a la enfermedad del hígado fueron mayores entre los hombres de 45 a 64 años. Se cree que estas cifras se han subestimado, ya que no incluyen las admisiones debido a las caídas o peleas relacionadas con el alcohol.

La intoxicación por alcohol perjudica al cuerpo y puede apagar eventualmente las áreas del cerebro que controlan las funciones básicas para la vida, como la respiración, ritmo cardiaco y el control de la temperatura. Las mujeres son más vulnerables a la intoxicación por alcohol, en parte, debido a que tienen un menor porcentaje de agua en el cuerpo.

La mujer promedio sólo tiene 52 por ciento de agua, mientras que el hombre tiene 61 por ciento. Las mujeres también tienen menos deshidrogenasa, una enzima del hígado diseñada para descomponer el alcohol en el cuerpo, que los hombres.

Sin embargo, esto no significa que los hombres estén completamente a salvo de los peligros de la intoxicación por alcohol, especialmente cuando las borracheras están involucradas. A continuación hay algunos de los indicios más comunes de la intoxicación por alcohol:

Pérdida de coordinación

Manos frías y húmedas, y piel azulosa debido a la hipotermia.

Vomitar repetidamente o incontrolablemente

Respiración irregular o lenta (menos de ocho respiraciones por minuto o más de 10 segundos entre respiraciones)

Ataques

Confusión, pérdida del conocimiento, estupor (o estado consciente pero sin respuesta) y, a veces, coma.

Las Borracheras en Conjunto con el Uso Crónico del Alcohol Dañan en Especial a su Hígado

Beber lo suficiente para que la concentración de alcohol en su sangre (BAC, por sus siglas en inglés) sea de 0.08 g o más por litro de sangre se considera un consumo excesivo. En general, esto ocurre cuando las mujeres beben cuatro o más bebidas alcohólicas, o los hombres consumen cinco o más, en un periodo de dos horas.

La combinación del consumo excesivo con el uso crónico del alcohol ocasiona daños en el hígado, que son más amplios de lo que se pensaba anteriormente, de acuerdo con las investigaciones publicadas en la revista Biomolecules.9 Cuando se expusieron ratones al uso crónico del alcohol o al consumo excesivo, se generó un daño moderado en el hígado. Sin embargo, cuando se expusieron a los ratones a ambas circunstancias, se generó el mayor nivel de daño en el hígado.

No fue completamente sorprendente, aunque sí lo fue el alcance del daño hepático; los ratones expuestos al alcohol crónico y excesivo tuvieron depósitos de grasa 13 veces más grandes en el hígado, en comparación con el grupo control.

El autor del estudio, el Dr. Shivendra Shukla de la Escuela de Medicina de la Universidad de Missouri, dijo para Medical News Today:10

"Beber alcohol de forma excesiva puede generar una respuesta inflamatoria en el hígado y en otros sistemas de órganos en el cuerpo. Si la función de esos órganos es baja, entonces puede verse afectada toda una multitud de procesos fisiológicos. 

Es importante para nosotros entender el alcance del daño causado por el abuso del alcohol, el cual también puede ocasionar otros problemas de salud, como diabetes, enfermedad cardiovascular y algunos tipos de cáncer".

Si tiene el hábito de las borracheras, puede ayudarse a reducir el consumo con simples mensajes de texto. Algunos adultos jóvenes recibieron una serie de mensajes de texto que preguntaban por sus planes para beber el fin de semana y expresaban preocupación cuando se mencionaban niveles excesivos.

Éstos también sugerían fijar metas para limitar o reducir su consumo de alcohol. Aquellos que recibieron los mensajes de texto del programa de intervención tuvieron una incidencia 12% menor en el consumo excesivo de alcohol.11 Incluso si no tiene disponible una intervención formal a través de mensajes de texto, puede intentar un programa similar con un grupo de amigos.

¿Puede Revertirse el Hígado Graso?

El consumo de alcohol es la causa principal del hígado graso, aunque la enfermedad de hígado graso no alcohólico (NAFLD, por sus siglas en inglés) podría aparecer en las personas que tienen sobrepeso u obesidad, colesterol alto o triglicéridos altos y que consumen poco o no nada de alcohol.

En cualquier caso, el hígado graso a menudo puede revertirse al hacer cambios de estilo de vida. Si el alcohol es la causa, necesitará abstenerse mientras que hace otros cambios positivos.

Si padece NAFLD, el primer paso del tratamiento debería ser limitar su consumo de fructosa a menos de 15 gramos al día (contando las frutas). La fructosa es, en muchas formas, muy similar al alcohol en el daño que puede causar al cuerpo y al hígado. Comer de forma correcta y hacer ejercicio a menudo puede prevenir esta condición e incluso puede revertirla en su etapa inicial. Esto se debe en parte a que estimula la pérdida de peso.

Cuando los pacientes de un estudio, que tenían la enfermedad avanzada del hígado graso, siguieron una dieta y un programa de ejercicio por un año, se reportaron beneficios significativos. El 90% de los que perdieron el 10% o más de peso corporal resolvieron la condición, mientras que el 45% tuvieron un retroceso en la fibrosis (cicatrización).12,13

El Consumo Crónico de Alcohol Perturba los Microbios Intestinales

Los investigadores están reconociendo cada vez más que el microbiota intestinal es uno de nuestros "órganos" poco valorados. Quizá sea incluso más adecuado ver su cuerpo como un "superorganismo" compuesto de microorganismos simbióticos. De cualquier forma, no se puede negar la poderosa influencia de estos microorganismos sobre su salud física y mental.

Sin embargo, las bacterias en su intestino pueden considerarse entre las más importantes, debido a sus efectos amplios y en cascada para la salud. Por ejemplo, se sabe bien que alterar el equilibrio de las bacterias en su tracto digestivo puede debilitar su sistema inmunológico.

Una vez que éste se ve comprometido, el cuerpo se vuelve mucho más vulnerable a todo tipo de invasores externos, a la inflamación y a las enfermedades.

Incluso los Institutos Nacionales para la Salud citan investigaciones que muestran que "las variaciones en la composición de las comunidades microbianas podrían contribuir a las condiciones crónicas de salud, como diabetes, asma, obesidad y problemas digestivos."14

La mala alimentación, el estrés, la exposición a los antibióticos y el uso crónico del alcohol tienen el potencial de perjudicar a los microbios de su intestino.

Por ejemplo, las investigaciones publicadas en el American Journal of Physiology: Gastrointestinal and Liver Physiology mostraron que el consumo crónico de alcohol genera alteraciones en el microbioma intestinal en un subgrupo de alcohólicos, lo cual puede ocasionar un estado inflamatorio.15

Así que, cuando considere la decisión de beber alcohol, especialmente de manera crónica, no solo necesita pensar en la salud de su hígado, sino también en el riesgo a su microbioma.

¿Es Saludable el Consumo Moderado de Alcohol?

El reporte científico más reciente del Comité Asesor de las Normas Alimentarias (DGAC, por sus siglas en inglés), que conforma la base de las Normas Alimentarias para Estados Unidos, sugiere que "el consumo moderado de alcohol [es un componente] de un patrón alimenticio benéfico en la mayoría de los estudios."16

Si el consumo moderado de alcohol es seguro o no, o incluso saludable, es controversial, ya que hay estudios que muestran resultados llenos de contradicciones. Por ejemplo, las investigaciones muestran que las personas que toman una o dos bebidas al día podrían reducir significativamente su riesgo de muerte por enfermedades cardiacas y "por todas las causas", en comparación con aquellas que nunca bebieron alcohol.17

Por otro lado, el consumo de alcohol podría estar relacionado a un mayor riesgo de cáncer, incluso a niveles moderados de consumo. El New York Times reportó:18

"Al sintetizar todo esto parece que hay una cantidad considerable de evidencias de que el consumo moderado de alcohol está relacionado a un menor índice de enfermedades cardiovasculares, diabetes y muerte. También parece estar relacionado a un mayor índice, quizá en menor grado, de ciertos cánceres, especialmente el de seno, así como con otras enfermedades o padecimientos.

El aumento en la cantidad de muertes debido a las enfermedades cardiovasculares sobrepasa la disminución en todas las demás enfermedades combinadas".

Cuando se trata de alcohol, yo generalmente defino el consumo "moderado" (el cual está permitido en la fase para principiantes de mi plan de nutrición) como una copa de vino de 5 onzas, una cerveza de 12 onzas o 1 onza de alguna bebida destilada con alimentos, una vez al día. Conforme progresa en el plan nutricional, le recomiendo eliminar todos los tipos de alcohol.

Si Bebe de Forma Crónica, Intente Hacer Ejercicio

Entre 60 bebedores de mucho tiempo, aquellos que estaban más activos físicamente tenían menos daño en la materia blanca del cerebro, en comparación con aquellos que eran menos activos.19 La materia blanca se considera el "cableado" del sistema de comunicación del cerebro y es conocido por disminuir en calidad con la edad y el consumo excesivo de alcohol.

Además de ayudar a proteger su cerebro, si actualmente es propenso a abusar del alcohol o tiene un historial familiar de adicción al alcohol, hacer ejercicio de forma regular puede reducir bastante su riesgo de volverse adicto. El deseo de consumir alcohol puede volverse obsesivo y eventualmente, un alcohólico no se sentirá "normal" sino hasta que haya bebido.

El abuso del alcohol también confunde inevitablemente su ritmo circadiano (el horario normal en el que come, duerme y despierta), lo que genera un espiral descendente de efectos en su salud y en sus emociones. Cuando bebe, se altera químicamente su cerebro, para liberar dopamina, una sustancia química que el cerebro relaciona con los comportamientos satisfactorios.

Sin embargo, cuando hace ejercicio, se libera esta misma sustancia, lo que significa que puede obtener el mismo "mareo" del ejercicio que de un paquete de seis cervezas, con resultados mucho mejores para su salud.

Para aquellas personas que ya son adictas, también es benéfico el ejercicio y podría ayudarles a debilitar las ansias. Las investigaciones han descubierto que, de hecho, los hámsters que corrían consumían menos alcohol, mientras que los hámsters menos activos tenían más ansias de consumir alcohol y bebían más.20

Al reemplazar la bebida con el ejercicio, puede encontrar que el sentimiento satisfactorio que le brinda éste último le proporciona una alternativa viable para la sensación gratificante que obtenía anteriormente del alcohol.

Si Planea Beber un Poco, Este Protocolo le Podría Ayudar a Disminuir el Daño a su Cuerpo

Mientras que no le recomiendo beber alcohol, si sabe que tomará algunos tragos, siga este protocolo natural previamente, para "preintoxicar" a su cuerpo:

1. N-acetilcisteína (NAC)

La NAC es una forma del aminoácido cisteína. Se conoce por ayudar a aumentar la glutationa y reducir la toxicidad causada por el acetaldehído21   que ocasiona muchos de los síntomas de la resaca. Intente tomar NAC (al menos 200 miligramos) 30 minutos antes de beber para ayudar a disminuir los efectos tóxicos del alcohol.

Si se pregunta qué tan poderosa puede ser la NAC, considere que, al igual que el alcohol, una de las formas a través de las cuales el Tylenol daña su hígado es al agotar el glutatión. Si mantiene altos sus niveles de glutatión, puede prevenirse en gran medida el daño del acetaminofén. Es por esto que cualquier persona con una sobredosis de Tylenol recibe una gran dosis de NAC en la sala de emergencias - para aumentar la glutationa.

2. Vitaminas B

Se cree que la NAC funciona mejor combinada con tiamina, o vitamina B1.22 La vitamina B6 también puede ayudar a disminuir los síntomas de la resaca. Ya que el alcohol agota las vitaminas B del cuerpo y éstas son necesarias para sacarlo de su cuerpo, podría ser útil tomar previamente un suplemento de vitaminas B, al igual que al día siguiente.

3. Cardo Lechero

El cardo lechero contiene silimarina y silibina, antioxidantes conocidos por ayudar a proteger al hígado de las toxinas, como los efectos del alcohol. No sólo se ha descubierto que la silimarina aumenta el glutatión, sino que también ayuda a regenerar las células del hígado.23

Un suplemento de cardo lechero podría ser más útil si lo toma durante toda la temporada festiva, si sabe que beberá cocteles en más de una ocasión.

4. Vitamina C

El alcohol puede agotar la vitamina C del cuerpo, la cual es importante para reducir el estrés oxidativo inducido por el alcohol en el hígado. Curiosamente, un estudio realizado con animales mostró que la vitamina C puede proteger más al hígado que la silimarina (cardo lechero) después de la exposición al alochol.24

Asegurarse de consumir suficiente vitamina C, ya sea a través de un suplemento o de sus alimentos, es otro truco que puede usar antes de permitirse tomar algunas bebidas alcohólicas. La vitamina C es un desintoxicante tan poderoso, que si toma dosis grandes antes de que le suministren anestesia dental, ¡esta podría debilitarse significativamente y es posible que no funcione!

5. Magnesio

El magnesio es otro nutriente que se agota con el alcohol, y además, muchas personas tienen deficiencia de éste. Además, el magnesio tiene propiedades antiinflamatorias que podrían ayudar a reducir algunos de los síntomas de la resaca. Si no consume muchos alimentos ricos en magnesio, podría ser útil tomar algún suplemento con magnesio antes de una velada en la que beberá.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Business Insider December 21, 2015
  • 2 Psychol Sci. 2003 Jan;14(1):77-80.
  • 3 National Council on Alcoholism and Drug Dependence, Facts About Alcohol
  • 4, 5 The Washington Post December 22, 2015
  • 6 CDC.gov Today’s Heroin Epidemic
  • 7 Sci Rep. 2015; 5: 8126.
  • 8 BBC News December 22, 2015
  • 9 Biomolecules November 20, 2015
  • 10 Medical News Today December 18, 2015
  • 11 PLoS One. 2015 Nov 18;10(11):e0142877.
  • 12 New York Times December 22, 2015
  • 13 Gastroenterology. 2015 Aug;149(2):367-78.e5; quiz e14-5.
  • 14 NIH December 19, 2007
  • 15 American Journal of Physiology: Gastrointestinal and Liver Physiology May 1, 2012
  • 16 Health.gov 2015 Dietary Guidelines
  • 17 Epidemiology. 1990 Sep;1(5):342-8.
  • 18 New York Times December 21, 2015
  • 19 Alcoholism: Clinical & Experimental Research April 2, 2013
  • 20 Alcoholism: Clinical & Experimental Research June 21, 2010
  • 21 Indian Journal of Clinical Biochemistry 1994, 9 (2)
  • 22 Agents and Actions April 1974, Volume 4, Issue 2, pp 125-130
  • 23, 24 Indian J Biochem Biophys. 2006 Oct;43(5):306-11.