Ocultar
Acidez Estomacal

Historia en Breve -

  • Se ha vinculado a los medicamentos inhibidores de la bomba de protones (PPIs, por sus siglas en inglés), con un incremento en el riesgo de tener una enfermedad crónica renal
  • Previamente, los medicamentos PPI han estado vinculados a un trastorno renal llamado nefritis intersticial aguda
  • Estos medicamentos antiácidos, también pueden incrementar el riesgo de tener fracturas, infecciones serias, ataques cardiacos y deficiencia en los nutrientes
 

Las Pastillas Para la Acidez Están Vinculadas a Enfermedades Renales

Febrero 10, 2016 | 30,153 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Los medicamentos antiácidos conocidos como inhibidores de la bomba de protones (PPIs), se encuentran entre los medicamentos usualmente más utilizados en el mundo. Alrededor de 15 millones de personas en los Estados Unidos, utilizan medicamentos PPI, ya sea en forma de prescripción o venta libre. Las marcas incluyen a Prisolec, Prevacid y Nexium.

Los medicamentos han sido ofrecidos extensamente como una forma segura de alivio para la acidez, indigestión y el reflujo ácido. Actúan inhibiendo la producción de ácido en su estómago, el cual ayuda a aliviar los síntomas, pero también parecen tener un sin número de consecuencias imprevistas, incluyendo en sus riñones.

Previamente, los medicamentos PPI han estado vinculados a un trastorno renal llamado nefritis intersticial aguda. Ahora, los investigadores los han vinculado con el riesgo de tener una enfermedad crónica renal; inmediatamente, los expertos pidieron tener más precauciones al utilizarlos.

Los Medicamentos Antiácidos Pueden Incrementar el Riesgo de Tener una Enfermedad Renal

Investigadores de Johns Hopkins Bloomberg School of Health, analizaron dos bases de datos que representan a más de 250 000 personas.1

En la primera base, el riesgo absoluto de desarrollar una enfermedad crónica renal en 10 años, fue de 11.8 % entre aquellos que toman medicamentos PPI, comparado con el 8.5 % en aquellos que no toman estos medicamentos.

El segundo análisis encontró que el riesgo absoluto de tener una enfermedad crónica renal en aquellos que toman medicamentos PPI fue de 15.6 % comparado con 13.9 % en aquellos que no son usuarios.2

El estudio dejó algunas preguntas sin solución, como ¿qué tanto tiempo han estado tomando los medicamentos PPI aquellos que desarrollaron una enfermedad renal? Asimismo, se desconoce cómo pueden estos medicamentos, estar dañando a los riñones.

También, muchas de las personas que toman medicamentos PPI tienen otros factores de riesgo para tener enfermedades renales, incluyendo que es más probable que utilicen medicamentos para presión arterial (la presión arterial alta está vinculada a un incremento en el riesgo de tener una enfermedad renal).

Sin embargo, incluso aunque el análisis no pudo probar que los medicamentos PPI eran directamente responsables por el incremento en el riesgo de tener una enfermedad renal, el resultado justifica el tener precauciones en el uso de estos medicamentos, especialmente dada su frecuencia.

Adam Schoenfeld, un residente de medicina interna en University of California, San Francisco, dijo en una editorial adjunta que, "cada vez más evidencia demuestra que los medicamentos PPI están asociados con un número de efectos adversos y que son excesivamente prescritos".3 Continuó en NPR con:

"Pienso que es un problema bastante grande... Al principio cuando aparecieron, no estaban vinculados con efectos secundarios, o no pensamos que lo estaban... Por lo que dejamos que [las personas] pensaran acerca de estos medicamentos que: "Son una solución rápida y muy seguros" Pero en realidad, están asociados a una serie de efectos secundarios".

Los Medicamentos Inhibidores de la Bomba de Protones Están Vinculados a Riesgos Cardíacos

Si toma medicamentos PPI, debe saber que no solamente pueden estar en riesgo sus riñones, sino también su corazón podría resentirlo.

Después de revisar los expediente médicos de cerca de 3 millones de personas, investigadores de la Universidad Stanford en California encontraron que las personas con enfermedad de reflujo gastroesofágico (GERD), quienes tomaban medicamentos PPI tenían un riesgo de 16 % de tener un ataque cardiaco.4

Además, se observó un incremento del doble en el riesgo de mortalidad cardiovascular, en los usuarios de medicamentos PPI.5 Tales riesgos parecen lógicos, cuando considera que los medicamentos PPI son conocidos por reducir el óxido nítrico (NO, por sus siglas en inglés) en las paredes de sus vasos sanguíneos.

El óxido nítrico tiene el efecto de relajar los vasos sanguíneos, por lo que al reducir la cantidad de NO en las paredes de sus vasos sanguíneos, los medicamentos PPI pueden incrementar el riesgo de tener un ataque cardíaco.

Los Medicamentos Inhibidores de la Bomba de Protones Pueden Incrementar el Riesgo de Fracturas

En el 2010, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), dispusieron que se agregara a las etiquetas una nueva alerta acerca del riesgo de fractura, en las prescripciones de medicamentos PPI y en los PPI de venta libre.

Los avisos de seguridad, se basaron en la revisión de varios estudios epidemiológicos, los cuales encontraron que los medicamentos estaban vinculados a un incremento en el riesgo de fracturas en la cadera, muñecas y columna vertebral.6

El mayor riesgo en el incremento de un riesgo de fractura, se encontró en las personas que habían tomado altas dosis de estos medicamentos (disponibles solo en forma de prescripción) o habían tenido prescripción de medicamentos al menos por un año.

Debido a esto, en el 2011 la FDA volvió a hacer un llamado de alerta de seguridad en los medicamentos PPI de venta libre, estableciendo que al momento no se indicaba "un aviso de fractura u osteoporosis en la "información nutrimental” de las etiquetas de los medicamentos inhibidores de bomba de protones (PPIs) de venta libre (OTC)".7

Su razonamiento fue que los medicamentos PPI de venta libre "son comercializados en dosis bajas, y solo están destinados para un período de tratamiento de 14 días, hasta 3 veces por año" Ya que los medicamentos antiácido de venta libre, se supone que solo deben utilizarse por períodos de tratamiento cortos, ellos creían que el riesgo de fracturas era bajo.

Sin embargo, en realidad, muchas personas utilizaron medicamento antiácido de venta libre por mucho tiempo, más allá de dos semanas a la vez, y por lo tanto, podrían haber estado expuestos a ellos por un largo período. También, es posible que algunas personas tomen más altas dosis de las que están recomendadas. Incluso la FDA reconoce esto, estableciendo que:

"... [C]onsumidores, ya sea por sí mismos, o basados en una recomendación de un profesional del cuidado en la salud, pueden tomar estos productos por períodos de tiempo que exceden las indicaciones de las etiquetas de los de venta libre".

Desafortunadamente, en vez de dejar que los consumidores sepan acerca de los riesgos de fracturas (así ellos podrían hacer una decisión informada acerca del uso de estos medicamentos), la FDA les informó a los profesionales del cuidado en la salud, sobre los riesgos en fracturas para los pacientes que toman medicamentos PPI de venta libre, en altas dosis o por períodos de tiempo prolongado.

Si no hay comunicación entre las dos partes, el consumidor estará en riesgo.

Los Medicamentos Inhibidores de la Bomba de Protones Pueden Quitarle a Su Cuerpo Nutrientes Importantes e Incrementar el Riesgo de Infecciones Serias

Si sufre de reflujo gástrico, suprimir el ácido estomacal puede parecer una muy buena idea. Sin embargo, tenga en cuenta de que hacerlo trae riesgos significativos. Por ejemplo, el ácido estomacal es importante para que el cuerpo absorba vitamina B12.

El ácido separa la vitamina B12 de la proteína a la que está unida, que es vital para ser absorbida por su cuerpo. Las personas que toman medicamentos PPI por más de dos años, tienen un incremento del 65 % en el riesgo de una deficiencia de vitamina B12.8 Esto, a su vez, puede conducir a un número de enfermedades problemáticas, incluyendo:

  • Anemia
  • Daño neurológico
  • Problemas Psiquiátricos
  • Demencia

Sus niveles de magnesio también están en riesgo. En el 2011, la FDA advirtió que los medicamentos PPI podrían causar bajos niveles de magnesio, si se tomaban por más de un año. Incluso el tomar suplementos de magnesio no era suficiente para incrementar adecuadamente los niveles en alrededor de un cuarto de las personas que toman medicamentos PPI.9

Las señales tempranas de deficiencia en magnesio incluyen pérdida del apetito, dolor de cabeza, náuseas, fatiga, y debilidad. Una continua deficiencia de magnesio puede conducir a calambres en los músculos, convulsiones, ritmo cardíaco anormal, cambios en la personalidad y más.

Además, los medicamentos PPI pueden incrementar en un 65 % el riesgo de diarrea asociada a Clostridium difficile, una infección potencialmente mortal.10 El riesgo de neumonía adquirida en un hospital también puede incrementarse con el uso de PPI, una consideración importante puesto que usualmente los medicamentos PPI se les proporcionan a los pacientes de hospital.

Un estudio que utiliza un modelo de micro simulación, encontró que esta práctica necesita analizarse seriamente, porque iniciarse de nuevo la terapia de PPI, conduce a un incremento de la mortalidad en los hospitales en alrededor del 90 % de los pacientes.11

El reducir el ácido estomacal también disminuye su principal mecanismo de defensas en contra de los patógenos que provienen de los alimentos, de ese modo, incrementa posiblemente el riesgo de intoxicación alimenticia.

Los Medicamentos Antiácidos Tratan los Síntomas, No la Causa

En la mayoría de los casos, el reflujo ácido no es consecuencia de tener demasiado ácido en su estómago; más bien, es una enfermedad usualmente más relacionada con la hernia hiatal --una enfermedad en la cual el ácido proviene de su estómago, que es a dónde pertenece. Después de que el alimento pasa a través de su esófago hacia su estómago, se cierra una válvula muscular llamada esfínter esofágico inferior (LES, por sus siglas en inglés), previniendo que la comida o el ácido suban.

El reflujo gastroesofágico ocurre cuando LES se relaja inapropiadamente, permitiendo que el ácido estomacal fluya (reflujo) de regreso hacia su esófago.

A principios de los años ‘80, el Dr. Barry Marshall, un físico Australiano, descubrió que un organismo llamado Helicobacter pylori (inicialmente llamado campylobacter) causaba una inflamación crónica de bajo nivel en el recubrimiento de su estómago, la cual es en gran medida responsable de producir muchos de los síntomas de reflujo ácido.

Una de las explicaciones del porqué el suprimir el ácido estomacal es tan ineficaz--y existen más de 16 000 artículos en la literatura médica que avalan esto-- es que cuando disminuye la cantidad de ácido en su estómago, suprime la habilidad de su cuerpo de destruir la bacteria heliobacter.

Por lo que al suprimir la producción de ácido estomacal, tiende solo a empeorar y perpetuar esta enfermedad. Si está tomando unos medicamentos PPI para tratar su acidez, entiende que solo está tratando un síntoma; de ninguna manera está atendiendo la causa subyacente. Y al hacerlo, se está exponiendo a sí mismo a otros problemas de salud posiblemente más peligrosos, por cortesía de su propio medicamento.

Dicho lo anterior, no intente dejar de tomar sus medicamentos PPI de jalón, porque esto le puede causar una recaída y a un severo dolor. Para minimizar el riesgo, puede disminuir gradualmente la dosis que está tomando, y una vez que baje hasta la dosis mínima de PPI, puede empezar a sustituirlo con bloqueadores H2 de venta libre como Tagamet, Cimetidina, Zantac, o Ranitidina.

Entonces, gradualmente intente deshacerse del bloqueador H2, en el transcurso de las siguientes semanas. Mientras deja de tomar estos medicamentos, empiece implementando cambios en su estilo de vida comentados más adelante para ayudar a eliminar la acidez de una vez por todas.

La Acidez Puede Ser Debido a Demasiado Ácido Estomacal

Si tiene problemas de acidez, esta puede ser causada por que tiene demasiado ácido estomacal. Una estrategia sencilla para tratar esta deficiencia es, reemplazar la sal de mesa procesada por una versión no procesada, como la sal del Himalaya. Al consumir suficiente materia prima, estimulará a su cuerpo a elaborar naturalmente suficiente cantidad de ácido clorhídrico (ácido estomacal).

La chucrut o jugo de col, también se encuentran entre los estimulantes más fuertes para que su cuerpo produzca ácido estomacal. Otro beneficio es que puede proveerle con bacterias valiosas para ayudarle a equilibrar y nutrir su intestino.

El consumir algunas cucharaditas de jugo de col antes de comer, o mejor aún, el jugo de col fermentado del chucrut, hará maravillas para mejorar su digestión. El jugo de col fresco y natural, también puede ser de mucha utilidad para curar ulceras resistentes.12

Otra opción, es el tomar un suplemento de hidrocloruro de betaína, el cual se encuentra disponible sin prescripción en las tiendas de alimentos saludables. Tome toda la cantidad que necesite para tener la menor sensación de dolor, y después disminuirá a una pastilla. Esto le ayudará a su cuerpo a digerir de mejor manera sus alimentos, y además le ayudará a destruir a la helicobacter y normalizar su cuadro clínico.

Ahora, aunque la hernia hiatal y la infección por Helicobacter pylori no están relacionadas, muchas personas que tienen hernias hiatales además tienen Heliobacter pylori y síntomas asociados.13 Si tiene una hernia hiatal, también la terapia física puede funcionar en el área, y muchos de los quiroprácticos son hábiles en hacer este cambio.

Tratamiento Natural para la Acidez

Finalmente, la respuesta a la acidez y la indigestión ácida, es el restaurar la función y el equilibrio natural gástrico, y para hacer esto, necesita tratar su salud intestinal. El paso más importante es el eliminar los alimentos procesados y azúcares, ya que ellos son una forma segura de agravar el reflujo ácido.

Asimismo, alteran su microbioma intestinal y estimulan el crecimiento de microbios patógenos. Por lo que asegúrese de comer muchos vegetales frescos y otros alimentos orgánicos no procesados. Las alergias alimenticias, también pueden ser un factor que contribuya al reflujo ácido, por lo que debe eliminar productos como la cafeína, alcohol, y nicotina.

Asimismo es importante el volver a sembrar su intestino con bacterias benéficas, ya sea por medio de alimentos tradicionalmente fermentados o suplementos probióticos de alta calidad, porque esto no solo ayudará a equilibrar su flora intestinal, también ayudará a eliminar naturalmente la bacteria helicobacter. Los probióticos y alimentos fermentados, especialmente los vegetales fermentados, además promueven las digestión adecuada y la asimilación de sus alimentos. Otras estrategias útiles para mantener bajo control a la acidez incluyen las siguientes recomendaciones.14,15,16

Vinagre de manzana natural, sin filtrar Puede ayudar a mejorar el contenido de ácido en su estómago, al tomar un vaso grande con agua con una cucharadita de vinagre de manzana sin filtrar y natural.
Bicarbonato Media a una cucharadita de bicarbonato (bicarbonato de sodio) en un vaso con ocho onzas de agua, puede aliviar el ardor por reflujo ácido, porque ayuda a neutralizar el ácido estomacal. No recomendaría esto como una solución regular, pero de seguro puede ayudar en una emergencia, cuando tenga un dolor insoportable.
Jugo de aloe/sábila El jugo de la planta de aloe ayuda a reducir naturalmente la inflamación, que puede aliviar los síntomas de reflujo ácido. Beba alrededor de media taza de jugo de aloe vera antes de los alimentos. Si desea evitar su efecto laxante, busque una marca que haya eliminado el componente laxante.
Raíz de jengibre Se ha encontrado que el jengibre tiene un efecto gastroprotector, al bloquear el ácido y suprimir a la helicobacter pylori. Además, de acuerdo a un estudio del 2007, es muy superior al lansoprazol en prevenir la formación de úlceras, exhibiendo una eficacia de seis a ocho veces más que el medicamento.17

Tal vez todo esto no es tan sorprendente, considerando el hecho de que la raíz de jengibre ha sido tradicionalmente utilizada desde tiempos antiguos contra los trastornos gástricos. Agregue dos o tres rebanadas de raíz de jengibre fresca a dos tazas de agua caliente. Deje en infusión alrededor de media hora a una hora. Beba alrededor de 20 minutos, o más o menos ese tiempo antes de su alimento.
Vitamina D La vitamina D es importante para tratar cualquier componente infeccioso. Una vez que sus niveles de vitamina D estén optimizados, también optimizará la producción de alrededor de 200 péptidos antimicrobianos que ayudan a su cuerpo a erradicar cualquier infección que no deba estar allí.

Como ya lo he comentado antes en muchos artículos previos, puede incrementar sus niveles de vitamina D a través de la exposición sensible a los rayos del sol, o a través del uso de una cama de bronceado. Si ninguna de las dos está disponible, puede tomar un suplemento oral de vitamina D3; solo recuerde incrementar también su consumo de vitamina K2.
Astaxantina Se encontró que este antioxidante excepcionalmente potente, reduce los síntomas de reflujo ácido en los pacientes, comparado con un placebo, particularmente en aquellos con una pronunciada infección por Helicobacter pylori.18 Se obtuvieron mejores resultados con una dosis diaria de 40 mg.
Olmo deslizadizo El olmo deslizadizo cubre y alivia su boca, garganta, estómago, y los intestinos, y contiene antioxidantes que pueden ayudar a tratar las enfermedades inflamatorias intestinales. Además estimula las terminaciones nerviosas de su tracto gastrointestinal. Ayuda a incrementar la secreción mucosa, que protege a su tracto gastrointestinal de las úlceras y el exceso de acidez.

El Centro Medico de la Universidad de Maryland hace las siguientes recomendaciones para dosis en adultos:19
  • Té: Vierta dos tazas de agua en ebullición en 4 gramos (aproximadamente 2 cucharaditas) de corteza en polvo, luego deje en infusión de 3 a 5 minutos. Beba 3 veces al día.
  • Tintura: 5 mL, 3 veces al día.
  • Pastillas: De 400 a 500 mg, 3 a 4 veces al día por 4 a 8 semanas. Tome un vaso lleno de agua.
  • Pastillas: siga la dosis indicada en la etiqueta.
Glutamina La investigación publicada en el 2009, encontró que el daño gastrointestinal causado por Helicobacter pylori puede ser tratado con el aminoácido glutamina, encontrado en muchos alimentos, incluyendo la carne de res, pollo, pescado, huevos, productos lácteos, y algunas frutas y vegetales20 La l-glutamina, un isómero de glutamina biológicamente activo, también se encuentra ampliamente disponible como un suplemento.
Folato o ácido fólico (vitamina B9) y otras vitaminas B Como se reportó en la investigación del nutricionista clínico Byron Richards, se sugiere que las vitaminas B pueden reducir el riesgo de un reflujo ácido.21 Se encontró que un mayor consumo de ácido fólico reduce aproximadamente un 40 % de reflujo ácido.

Además, los bajos niveles de vitamina B2 y B6 están vinculados a un incremento en el riesgo de tener reflujo ácido. La mejor forma de elevar los niveles de folato, es al comer alimentos integrales ricos en folato, como, espárragos, espinacas, quimbombó u okra, y frijoles.
Melatonina, l-triptófano, vitamina B6, ácido fólico, vitamina B12, metionina, y betaína Se encontró que un suplemento alimenticio que contenga melatonina, l-triptófano, vitamina B6, ácido fólico, vitamina B12, metionina, y betaína, es superior a los medicamentos de omeprazol, en el tratamiento de enfermedad por reflujo gastroesofágico (GERD).22

Se cree que parte del éxito se debe a la acción inhibidora de la melatonina en la biosíntesis del óxido nítrico, el cuál juega un papel importante en la relajación transitoria del esfínter esofágico inferior (LES).

Notablemente, el 100 % de los pacientes que recibieron el suplemento, reportaron un retroceso completo de los síntomas después de 40 días de tratamiento, comparado con algo menos del 66 % en aquellos de tomaron omeprazol. Los autores concluyeron que "esta fórmula estimula el retroceso de los síntomas de GERD sin efectos secundarios significativos".

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.