¿Qué le Pasa a Su Cuerpo Cuando Bebe Fluoruro?

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Febrero 28, 2016 | 58,251 vistas

Historia en Breve

  • En 2012, más de dos-tercios de la población de los Estados Unidos recibió agua fluorada
  • No hay un sólo proceso metabólico en su cuerpo que requiera del fluoruro. Por el contrario, el fluoruro es un veneno que se acumula, el cual ha sido relacionado reducir el Coeficiente Intelectual y con una variedad de problemas de salud
  • Christopher Bryson, el autor del libro The Fluoride Deception, reveló el trasfondo político e industrial que causa que el agua fluorada sea un profiláctico dental.

Por el Dr. Mercola

Aquellos que se tomaron la molestia de profundizar en la ciencia detrás de la fluoración del agua inevitablemente verán que existe una falta de evidencia que defienda esta práctica usual, y mucha terrible evidencia compilada en su contra.

La fluoración del agua inicio en 1945. Actualmente, los Estados Unidos agregan fluoruro a más de dos-tercios de los suministros de agua municipal, que llegan a 211 millones de sus habitantes.

En 2012, más del 67 % de los habitantes de los Estados Unidos recibió agua fluorada,1 más del 66 % en 2010.2 De acuerdo con los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), de esa población, más de 11 millones de personas recibieron fluoruro en el nivel o más del nivel considerado como "optimo".

Probablemente, su dentista --junto con numerosos funcionarios del gobierno y la salud pública-- han alabado y promovido el uso de fluoruro, localizado en el agua potable y la pasta de dientes, al denominarlo como una parte "necesaria" de su régimen oral de salud.

Pero aclaremos este punto: el fluoruro no es un nutriente esencial necesario para su salud-- dental u otra. No hay un sólo proceso metabólico en su cuerpo que requiera fluoruro. Por el contrario, el fluoruro es un veneno que se acumula.

Fluoruro --un Veneno Acumulativo

Aproximadamente el 98 % del fluoruro que consume en el agua es absorbido en su torrente sanguíneo a través de su tracto gastrointestinal. De allí, entra en los tejidos celulares de su cuerpo. En promedio, alrededor del 50 % del fluoruro que consume diariamente es excretado por medio de sus riñones.

El resto se acumula en sus huesos3 y dientes, glándula pineal4 y otros tejidos --que incluye a los vasos sanguíneos, donde puede contribuir a la calcificación. De acuerdo a un estudio del 2012 publicado en la revista Nuclear Medicine Communications:5

"La absorción del fluoruro en las paredes vasculares fue demostrado en 361 zonas de 54 (96 %) pacientes, mientras que la calcificación se observó en 317 zonas de 49 (88 %) pacientes.

Se observó en la mayoría de las paredes arteriales una importante correlación entre la absorción del fluoruro y la calcificación, con excepción de aquellas situadas en la aorta abdominal.

Se demostró una absorción de fluoruro en las arterias coronarias presentes en 28 (46 %) pacientes, y se observó una calcificación coronaria en 34 (56 %) pacientes".

Peligros Para Salud Relacionados con una Sobre Exposición al Fluoruro

Conforme ha aumentado el número de estudios acerca de los efectos tóxicos del fluoruro, actualmente hay un sustento para la larga lista de problemas de salud potenciales relacionados con la acumulación de fluoruro en su cuerpo.

Por ejemplo, de acuerdo a un informe científico de 500 páginas,6 el fluoruro es un disruptor endocrino que puede afectar a sus huesos, cerebro, glándula tiroidea, glándula pineal, e incluso a sus niveles de azúcar en la sangre.

Más de 100 estudios en animales han demostrado que la exposición al fluoruro puede causar daño cerebral, y también 42 estudios humanos7 han relacionado moderadamente a  la alta exposición de fluoruro con una menor inteligencia.

Lo más sorprendente en estos estudios son 30 investigaciones (de un total de 32) que han mostrado que el fluoruro disminuyó la habilidad de los animales para aprender y recordar. La siguiente lista contiene 20 de los peligros y enfermedades más comúnmente mencionadas, que se relacionan con la exposición al fluoruro:89

Menor Coeficiente Intelectual Daño cerebral Fracturas oseas10
Alteración del sistema inmunológico Mayor tasa de tumores y cáncer Hiperactividad y/o letargo
Demencia Cáncer de hueso(osteosarcoma) Inhibición de la formación de anticuerpos
Aceleración del proceso de envejecimiento Mayor absorción de plomo11 Trastornos musculares
Fluorosis dental (manchas y caries en los dientes) Daño genético y muerte celular12 Menor producción de melatonina y temprana aparición de la pubertad13
Alteración de la síntesis del colágeno Artritis Enfermedad tiroidea y menor funcionamiento tiroideo
Inactivación de las 62 enzimas14 Mayor infertilidad y daño a la producción de esperma

La Sórdida Historia de la Fluoración del Agua

El video anterior presenta una entrevista con Christopher Bryson, autor del libro: The Fluoride Deception. Tanto el libro como la entrevista fueron publicados en 2014, hace 10 años. Bryson es un periodista premiado y un ex productor de radio de la BBC.

El libro está basado en casi una década de valiosa investigación, y revela los sorprendentes detalles de cómo el fluoruro --un derivado tóxico de la industria del aluminio-- terminó siendo agregado al agua potable como un profiláctico dental.

La historia comúnmente repetida de la forma en que la fluoración de agua vino a establecer que la práctica fue propiciada por la investigación durante la década de 1930, la cual descubrió que las personas que tomaban agua que contiene más altos niveles de fluoruro natural,  tenían la tendencia a tener caries dentales menos severas.

Aparentemente, parecía como si fuera un éxito de la intervención gubernamental para el beneficio de las personas. Más de 60 años después, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), declararon que la fluoración del agua de la comunidad era uno de los 10 logros más grandes en la salud pública del siglo XX.

Sin embargo, la verdadera historia revela que fue poco más que una maniobra bien orquestada de relaciones públicas --un vivo ejemplo del arte difundido de las "verdades personalizadas", para vender una realidad inconvenientemente tóxica al público ignorante.

En este libro, Bryson describe los intereses profundamente entrelazados que existían en la década de los 40 y 50, entre la industria del aluminio y el programa de armas nucleares de los Estados Unidos, y la industria dental, que resultó en que el fluoruro no solo se declaró como seguro, sino benéfico para la salud humana.

Antes de 1945, cuando surtió efecto la fluoración del agua de la comunidad de los Estados Unidos, el fluoruro era realmente una toxina conocida. Una edición de 1936 del Journal of the American Dental Association declaró que el fluoruro en una concentración de una parte por millón (ppm), es tan tóxico como el arsénico y el plomo.

El Journal of the American Medical Association, en su edición del 18 de septiembre de 1943, declaró que los fluoruros son generalmente venenos protoplásmicos que cambian la permeabilidad de las membranas celulares por medio de ciertas enzimas.15 Y, un artículo publicado el 1 de octubre de 1994 en Journal of the American Dental Association, manifestó:

"El agua potable que contiene al menos una cantidad de 1.2 ppm de fluoruro causará trastornos de desarrollo. No podemos correr el riesgo de producir tales trastornos sistemáticos serios. Las potencialidades de daño superan a aquellos beneficios"

Se Solicitan Nuevos Métodos Científicos

Debido a las masivas cantidades de fluoruro requeridas para producir bombas enriquecidas con uranio y plutonio para armas nucleares, en 1946 el proyecto Manhattan realizó varios experimentos para determinar sus efectos tóxicos.

Ya existían muchos casos en el expediente del fluoruro de que era tóxico para los cultivos, ganado, y personas que viven en áreas expuestas a los contaminantes, por lo que la preocupación pública sobre las emisiones de fluoruro necesitaron ser reprimidas para evitar demandas potencialmente abrumadoras. 

La idea de la fluoración del agua fue de Gerald Cox, un investigador del Instituto Mellon en Pittsburg. Él recibió la sugerencia de investigar los efectos del fluoruro en los dientes de parte de Francis C. Frary, el entonces director del laboratorio de aluminio en Aluminum Company of America.

Frary estaba muy preocupado acerca de las crecientes demandas acerca de la contaminación de fluoruro que producía su planta. La eliminación del fluoruro --los desechos de productos tóxicos de plantas de aluminio-- se tornó rápidamente en un problema muy costoso. Gerald Cox también tuvo razones para encontrar una solución al problema de los desechos de fluoruro.

El Instituto Mellon ha sido el principal defensor de la industria del asbesto, al realizar una investigación que muestra que los asbestos son inofensivos, y que los problemas de salud de los trabajadores fueron ocasionados por otras causas, en un esfuerzo por salvar la industria del asbesto de una catástrofe financiera.

La industria del aluminio se dio cuenta rápidamente que podría generar demandas de magnitud similar a las de los asbestos.

La conexión de Cox con el Instituto Mellon --y su historia por ofrecer una protección a la industria "basándose en la ciencia"-- hace que su recomendación de volver a los materiales de desechos tóxicos en un "producto saludable" útil, sea algo que no puede tomarse como una mera coincidencia.

Fluoración del Agua --un Caso de Ingeniería Social Exitosa

Un hombre llamado Harold Hodge fue el último instrumento impulsor detrás de la fluoración que gano la aceptación pública, consolidó la percepción del fluoruro como un aditivo saludable y, lo más importante, de que era seguro para el agua potable.

En los archivos del Proyecto de Manhattan y la Comisión de Energía Atómica, los cuales ahora están desclasificados, Christopher Byron descubrió que el departamento de toxicología de la Universidad de Rochester, bajo la dirección de Harold Hodge, fue requerido producir información médica acerca del fluoruro, la cual podría ayudar a defender al gobierno de las demandas producidas por la contaminación del fluoruro.

En 1957, Harold Hodge era el científico más importante y respetado del país, por lo que todos le creyeron cuando declaró que el fluoruro era "absolutamente seguro" en 1 ppm.

Más tarde, fue revelado públicamente que Hodge dirigía experimentos de radiación en humanos--una mancha negra en la historia médica de los Estados Unidos que consistió en que los ciudadanos fueron inyectados con plutonio y uranio sin su conocimiento o autorización.

Por lo que, la aprobación del fluoruro como un profiláctico de salud dental, en realidad se originó a raíz de la necesidad de tratar crecientes problemas industriales y de debilitamiento político relacionados con la contaminación de fluoruro. Y como ellos comentan, el resto es historia.

En su artículo de 2012 "Poison is Treatment --Edward Bernays and the Campaign to Fluoridate America",16 James F. Tracy,  revela audazmente la campaña de relaciones públicas que creó esta falsa medida de salud pública:

"La amplia escala de aceptación en los Estados Unidos de compuestos de fluoruro en el agua potable y la amplia variedad de productos de consumo en la última mitad del siglo es un caso muy claro de la ingeniería social orquestada por el sobrino de Sigmund Freud y el 'padre de las relaciones publicas' Edward L. Bernays," escribe.

"El episodio es revelador, ya que sugiere la tremenda capacidad de los intereses del poder para remodelar el entorno social, para de esto modo impulsar a las personas a pensar y actuar de forma desprevenida en formas que frecuentemente son dañinas para ellos y sus seres queridos".

¿Qué es lo Contiene Realmente su Suministro de Agua?

También es importante entender que el "fluoruro" agregado en su agua potable NO es un mineral natural, y tampoco es un fluoruro de calidad farmacéutica. Existen tres compuestos básicos que puede ser utilizados para la fluoración del suministro de agua:17

  • Fluoruro de sodio (NaF, por sus siglas en inglés)
  • Silicofluoruro de sodio
  • Ácido hidrofluorosilicico

El primero de estos, el fluoruro de sodio, fue el primero de los materiales de deshecho del fluoruro en ser utilizado para la fluoración, pero ahora casi no se utiliza. Es el más conocido, ya que es el compuesto utilizado con grado farmacéutico en los estudios de toxicología y otras investigaciones con posibles peligros para la salud del fluoruro.

Los otros dos, el silicofluoruro de sodio y el ácido hidrofluorosilicico, son compuestos que en realidad se utilizan para la fluoración del agua; el ácido hidrofluorosilicico es el más comúnmente utilizado como aditivo, de acuerdo con CDC.18

El silicofluoruro de sodio y el ácido hidrofluorosilicico son productos de deshecho de los sistemas de depuración de humedad de las industrias fertilizadoras, están clasificados como desechos peligrosos.

La contaminación con varias impurezas como el arsénico, también es común en estos productos. El ácido hidrofluorosilicico es uno de los químicos más reactivos conocidos por el hombre, y su toxicidad es bien conocida en los círculos químicos.

Deteriorara las tuberías de plástico y metal, y corroe el acero inoxidable y otros materiales. Disuelve las llantas de goma y derrite el concreto.19 Esto es lo que se ha agregado a su agua --¡y todo en el nombre de salvar a los niños de las caries!

Pero incluso el fluoruro de sodio, que es el menos reactivo, es un veneno mortal, aún en pequeñas cantidades y en la forma utilizada para fluoración, también contienen impurezas adicionales. Otros usos comunes del fluoruro de sodio incluyen:

  • Venenos para ratas y cucarachas
  • Anestésicos
  • Medicamentos psiquiátricos e hipnóticos

La Forma de Proceder: Cambiar la Responsabilidad de Comprobación

A pesar de toda la evidencia, sacar al fluoruro de los suministros de agua de los Estados Unidos ha sido extremadamente difícil. Y realmente no es de sorprender, cuando le añade a la considerable responsabilidad que el gobierno de los Estados Unidos podría enfrentar, el que ellos de pronto admiten que la fluoración del agua fue solo una forma para esconder la contaminación tóxica, y que existen efectos dañinos para la salud al beber estos contaminantes.

Afortunadamente, existe una forma de resolverlo. De acuerdo con Jeff Green, el Director Nacional de Citizens for Safe Drinking Water, un tema repetido en algunos de los casos recientes donde las comunidades eliminaron exitosamente el fluoruro de sus suministros de agua, es el de cambiar la responsabilidad de comprobación.

En vez de que los ciudadanos tomen la responsabilidad de comprobar que el fluoruro es perjudicial y no debe añadirse, una estrategia más exitosa ha sido hacer que todos los que hacen reclamaciones, y los funcionarios elegidos que dependen de ellos, sean responsables de entregar pruebas de que el químico especifico utilizado para la fluoración cumpla con las demandas de salud y seguridad, y con todas las normas, leyes y evaluaciones de riesgo ya requeridas para tener un agua potable segura.

Por ejemplo, hace un par de años atrás, un pueblo de Tennessee detuvo la adición de un producto del fluoruro el ácido hidrofluorosilicico, que habían estado usando, aunque todavía mantienen esta resolución de fluorizar su completo suministro de agua (significa que no tomaron la decisión de si podría ser o no dañino).

Simplemente no han sido capaces de encontrar un producto que lo reemplace que cumpla con las actuales leyes, reglamentación y requerimientos de seguridad del agua, y no agregaran ningún producto de fluoruro que no las cumpla.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 CDC 2012 Water Fluoridation Statistics
  • 2 CDC 2010 Water Fluoridation Statistics
  • 3 Journal of Public Health Dentistry September 1992:52(5);288–291
  • 4 Caries Research 2001;35:125-128
  • 5 Nuclear Medicine Communications January 2012
  • 6 Fluoride Action Network, National Research Council Findings 2006
  • 7 Fluoride Action Network, Effects of Fluoride on Brain
  • 8 Fluoride Action Network, 50 Reasons to oppose fluoridation
  • 9 Fluoridation of water: Questions about health risks and benefits remain after more than 40 years
  • 10 J Dent Res. 1998 Sep;77(9):1739-48
  • 11 Neurotoxicology 2000 Dec;21(6):1091-100
  • 12 Archives of Toxicology July 2000: 74(4-5)
  • 13 Luke J., Ph.D Dissertation, School of Biological Sciences, University of Surrey, UK. 1997
  • 14 Waldbott GL, et. Al., 1978, Fluoridation: The Great Dilemma. Coronado Press, Inc.
  • 15 LewRockwell.com, Donald W. Miller Jr., MD, Fluoride Follies, July 15, 2005
  • 16 National Health Federation August 23, 2012
  • 17 Fluoride Action Network, 50 Reasons to oppose fluoridation
  • 18 CDC fact sheet, Community Water Fluoridation
  • 19 Mercola.com, Dr. Ted Spence, The fluoride controversy