Ocultar
Grasas Saturadas

Historia en Breve -

  • La hipótesis de que la grasa satura causa la enfermedad cardíaca esta basada en estadísticas manipuladas que desde hace mucho tiempo han sido refutadas y probadas como incorrectas, pero la creencia dogmática de que la grasa es mala para usted todavía persiste en la casi todos los médicos y medios de comunicación
  • Las grasas saturadas de origen animal y vegetal proporcionan los bloques de construcción para las membranas celulares y una variedad de hormonas y sustancias similares a las hormonas que son esenciales para su salud. También actúan como portadores de vitaminas solubles en grasa, y son necesarias para la absorción de minerales y para una serie de otros procesos biológicos
  • Hay más de una docena de diferentes tipos de grasas saturadas, pero usted predominante consume sólo tres: ácido esteárico, ácido palmítico y ácido láurico. Es bien establecido que el ácido esteárico (que se encuentra en el cacao y grasa animal) no tiene ningún efecto sobre sus niveles de colesterol. Los otros dos, palmítico y el ácido láurico, elevan el colesterol "bueno" tanto o más que el colesterol "malo"; por lo tanto, disminuyen su riesgo de enfermedad cardiaca
  • Las grasas saludables incluyen las aceitunas, aceite de oliva, aceite de coco, mantequilla de leche cruda de vacas alimentadas con pasto, frutos secos crudos, huevos orgánicos, carnes de animales alimentados con pasto y aguacates, sólo por nombrar unos pocos
 

Las Grasas Saturadas de los Alimentos Ayudan a Desarrollar Hormonas y a Calmar su Apetito

Marzo 29, 2016 | 35,173 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

CBS News, uno de los programas informativos con mayor audiencia en el mundo, publicó recientemente un informe cuestionando si la grasa animal es tan mala como lo quiere hacer creer la "sabiduría convencional".

¿La respuesta?

Sin duda alguna, no lo es.

La difamación de las grasas se remonta a principios de 1950, cuando el Dr. Ancel Keys publicó un influyente artículo comparando el consumo de grasa a las muertes de enfermedad cardíaca en seis países.

Las personas en Estados Unidos que consumieron la mayor cantidad de grasa tuvieron la más alta tasa de mortalidad por enfermedad cardiaca, mientras que los japoneses, que comían la menor cantidad de grasa tenían el menor número de muertes por enfermedades cardiacas.

Sin embargo, este fue un caso perfecto de una estadística manipulada para apoyar una posición.

Las estadísticas en realidad estuvieron disponibles en 22 países, y cuando se analizaron y se incluyeron las estadísticas los 22, el vínculo entre el consumo de grasas y las enfermedades cardiacas era inexistente.

El Peligro de Convertir una Hipótesis Equivocada y No Probada, en un Dogma...

Por desgracia, la hipótesis presentada por el Dr. Keys se convirtió rápidamente en la creencia dogmática de que las grasas saturadas aumentan el riesgo de ataque cardiaco y enfermedades cardiovasculares, independientemente de las pruebas que mostraron lo contrario.

Hoy en día, es bien establecido que la única grasa realmente peligrosa que existe son las grasas trans (margarina, aceites vegetales), que al principio e irónicamente, son promocionadas como la respuesta a la grasa saturada que afecta al corazón.

A pesar de esto, la creencia general de que la grasa es mala persiste incluso en los niveles más altos de la medicina.

La verdad es que su cuerpo necesita grasas saturadas, y la "evidencia sustancial" que indica que las grasas saturadas son nocivas tiene muy poca solidez.

Gary Taubes hablo de esta falta de pruebas en una entrevista que hicimos hace unos meses. Taubes es periodista de salud y ciencia y ha escrito varios libros, incluyendo Good Calories, Bad Calories: Fats, Carbs, and the Controversial Science of Diet and Health, y Why We Get Fat: And What to Do About It. En esa entrevista, dijo que la idea de la hipótesis de la grasa y la enfermedad cardiaca no tiene ningún mérito científico:

"Esos estudios previos en realidad nunca confirmaron la hipótesis", dice. "...Hace un par de años, di una conferencia en NIH... hablé con un señor que dirige un programa de investigación de la obesidad infantil financiado por el NIA.

Dijo que su principal preocupación con los niños obesos es mantener abajo su contenido de grasa saturada... Dijo que hay miles de estudios que confirman... los males de la grasa saturada.

Yo le dije, 'La diferencia entre usted y yo es que en realidad pasé una parte importante de mi vida leyendo esos estudios, y entendiéndolos.

En 1984, cuando hubo una conferencia por el NIH manifestando que cada persona de más de dos años debe llevar una alimentación baja en grasa, en realidad, solo había ocho o nueve estudios... [pero] nunca pudieron demostrar que consumir menor grasa saturada le haría a vivir más tiempo.

Podría reducir las tasas de enfermedades cardiacas; lo hizo en algunos estudios, pero aumentó las tasas de cáncer... Cuando analizamos los meta-análisis que se han realizado en estas cuestiones, y un par de ellos apenas fueron publicados en los últimos dos años, los resultados siempre son los mismos.

No hay pruebas suficientes para afirmar que la grasa saturada es mala, y nunca han existido esas pruebas”.

La mayoría de nosotros (incluyendo la mayoría de los médicos y profesionales de salud) no tienen la formación científica y/o el tiempo de leer y digerir grandes cantidades de investigación científica, que es precisamente la razón por la que es tan valioso el trabajo de Gary Taubes.

Leer y realmente comprender era y sigue siendo su trabajo principal. Y lo que él y muchos otros expertos conocedores ​​nos están diciendo es que las grasas saturadas son buenas y que disminuir el consumo de grasas puede generar una cascada de problemas de salud.

¿Por Qué Su Cuerpo Necesita Grasa Saturada?

Las grasas saturadas de origen animal y vegetal (tales como carne, productos lácteos, ciertos aceites y plantas tropicales como el coco) proporcionan los bloques de construcción para las membranas celulares y una variedad de hormonas y sustancias parecidas a las hormonas que son esenciales para su salud. Las grasas también ralentizan la absorción de sus alimentos para que se sienta satisfecho por más tiempo.

Además, las grasas saturadas también son:

  • Transportadores de importantes vitaminas solubles en grasa, como A, D, E y K, y son necesarias para la conversión de caroteno en vitamina A, para la absorción de minerales y para una serie de otros procesos biológicos
  • Agentes antivirales útiles (ácido caprílico)
  • Eficaces agentes como anti-caries, anti-placa y anti hongos (ácido láurico)
  • Útiles para bajar los niveles de colesterol (palmítico y esteárico)
  • Moduladores de la regulación genética y prevención del cáncer (ácido butírico)

Las grasas también le proporcionan a su alimentación una fuente de energía altamente concentrada--una fuente de energía que es mucho más ideal que los carbohidratos, razón por la que recomendamos aumentar el consumo de grasa saludable en combinación con la restricción severa de carbohidratos refinados (azúcares, fructosa y granos).

Hay pruebas convincentes de que su alimentación debe ser al menos la mitad de grasa saludable, y posiblemente hasta un 70 %. Parte de la razón de esto es que hay cambios hormonales poderosos y negativos que normalmente se producen cuando el cuerpo quema carbohidratos no vegetales como granos y azúcares.

Esto no se produce cuando consume vegetales fibrosos o grasas saludables. Esto probablemente explica la creciente evidencia científica que muestra que una alimentación restringida en calorías extiende la vida útil. Es muy probable que no sea una cuestión de calorías en sí, más bien el tipo de calorías, específicamente los carbohidratos no vegetales.

Como regla general, cuando disminuye los carbohidratos, necesita aumentar su consumo de grasas. Reemplazarlos con más proteína no es una buena elección, ya que también tendrá los mismos problemas. Y, aunque esto también funciona en el sentido opuesto; es decir, cuando disminuye su consumo de grasa, es necesario reemplazar la fuente de energía perdida con carbohidratos, esta estrategia tiene el desafortunado efecto de promover el almacenamiento de grasa y aumento de peso.

Hace casi 10 años, publique uno de los artículos de Taubes en este sitio, que explicaba el erróneo asesoramiento alimenticio de "comer menos grasa y más carbohidratos", indicando que este consejo podría ser la causa de las exorbitantes tasas de la obesidad en Estados Unidos.

Hoy en día, no hay escasez de evidencia que apoye dicha afirmación de que el exceso de azúcar y el consumo de carbohidratos en realidad sea el principal factor determinante detrás de la obesidad. Muchos de mis artículos hablan de este problema, cada semana. Otra pieza del rompecabezas es la falta de grasa saludable (o simplemente el tipo erróneo de grasas) en la alimentación de muchas personas.

No Todas las Grasas Saturadas Son Iguales...

Es desafortunado, pero en el mundo actual lleno de productos procesados tipo alimentos, es más importante que nunca entender con certeza lo que es un alimento "real", y no dejarse llevar por la idea de que puede sustituir alimentos reales con alternativas "nuevas y mejoradas".

De lo contrario, podría tener consecuencias graves en su salud. Sustituir las grasas saturadas naturales por grasas trans es sólo un ejemplo. No entender las diferencias inherentes entre las carnes de animales criados con pastura y la carne de las operaciones concentradas de alimentación animal (CAFO) es otro.

Simplemente no hay manera que los pueda intercambiar. Ni tampoco los vegetales orgánicos por los cultivados convencionalmente, o peor aún, variedades transgenéticas...

Dicho esto, ¡Regresemos a las Grasas!

Como acabo de mencionar, cuando elimina los carbohidratos, necesita sustituir esas calorías con grasas saludables. Ambas son fuentes de energía, pero las grasas saludables son mucho más ideales que los carbohidratos. (De hecho, la grasa saturada es el combustible preferido para el corazón.) Sin embargo, no cualquier tipo de grasa.

La dieta Atkins es un ejemplo popular de una dieta baja en carbohidratos, alta en grasa que ha ayudado a muchas personas a bajar el peso indeseado. Por desgracia, el Dr. Atkins no puso mucho énfasis a la CALIDAD de las grasas, por lo que, si bien sus recomendaciones funcionan a corto plazo, muchas de las personas que la intentaron terminaron experimentando problemas a largo plazo.

Es importante entender que no todas las grasas saturadas son las mismas. Hay diferencias sutiles que tienen increíbles implicaciones en la salud, y si evita el consumo de todas las grasas saturadas, su salud probablemente sufrirá las consecuencias.

De hecho, hay más de una docena de diferentes tipos de grasas saturadas, pero usted predominantemente sólo consume tres: ácido esteárico, ácido palmítico y ácido láurico.

Ya es bien establecido que el ácido esteárico (que se encuentra en el cacao y la grasa animal) no tiene efectos adversos sobre los niveles de colesterol, y de hecho su hígado lo convierte en grasa monoinsaturada llamada ácido oleico.

Los otros dos, acido palmítico y láurico, si elevan el colesterol total. Sin embargo, dado que aumentan el colesterol "bueno" tanto o más que el colesterol "malo", realmente está disminuyendo su riesgo de enfermedad cardíaca.

Entonces, ¿Qué Es una “Grasa Saludable" y Cuánta Necesita?

Las fuentes de grasas saludables incluyen:

Otra de grasa saludable que debe tener en cuenta es la grasa omega-3 de origen animal. La deficiencia de esta grasa esencial puede causar o contribuir a problemas de salud muy graves, tanto mentales como físicos y puede ser un factor subyacente significativo de hasta 96

Aceitunas y aceite de oliva Cocos y aceite de coco Mantequilla hecha de leche de vacas alimentadas con pastura
Frutos secos sin pasteurizar, como almendras o nueces pecanas Yemas de huevos orgánicos Aguacates
Carnes de animales alimentados con pastura Aceite de palma Aceites de frutos secos sin calentar

000 muertes prematuras, cada año.

En lo personal, mi alimentación consiste en cerca del 70 % de grasa. Hace poco publiqué una discusión entre Pablo Jaminet, PhD., Autor del libro, Perfect Health Diet, y el Dr. Ron Rosedale, un experto en el metabolismo de la insulina y la leptina, que compara sus singulares recomendaciones de una dieta baja en carbohidratos y alta en grasa.

Si bien existe una ligera controversia en cuanto si debe o no incluir sin ningún problema los almidones como arroz y papas, ambos recomiendan consumir alrededor del 50-70 % grasa.

Esto está en marcado contraste con las convencionales directrices alimentarias emitidas por el gobierno estadunidense, que le recomienda consumir menos del 10 % de sus calorías de grasas saturadas.

La Grasa Saturada Es Esencial para una Alimentación Saludable

Dicha recomendación mínima es lógica si tenemos en cuenta la evidencia disponible de hoy en día, que apoya la grasa saturada como una parte necesaria de una alimentación saludable para el corazón. Por ejemplo, como se mencionó en un reciente artículo de Donald W. Miller, Jr., MD., un número de tribus indígenas de todo el mundo son una prueba viva de que una dieta alta en grasas saturadas equivale una baja mortalidad de enfermedades cardiacas.

Estas tribus incluyen:

Tribus Dieta Primordial Porcentaje de Grasa Saturada
Tribu Maasai en Kenya/Tanzania Carne, leche, sangre de res 66 %
Esquimales Inuit en la Antártica Carne y grasa de ballena 75 %
Tribu Rendille en el Noroeste de Kenya Carne, leche, sangre de res 63 %
Tokealu, islas atolones del teritorio de Nueva Zelanda Pescado y cocos 60 %

Y luego está la leche materna humana, que contiene en 54 % grasa saturada. Dado que la leche materna es el alimento más perfecto que existe para los bebés en desarrollo, la presencia de altas cantidades de grasa saturada no puede ser fácilmente vista como un "error".

Además:

  • Un meta-análisis,1 que encuestó datos de 21 estudios y que incluyo a cerca de 348 000 adultos, no encontró diferencias en el riesgo de enfermedad cardíaca y derrame cerebral entre las personas con los consumos más bajo o mayores de grasas saturadas.
  • En un editorial realizado en 1992 publicado en la revista Archives of Internal Medicine,2 el Dr. William Castelli, ex director del estudio Framingham del Corazón, dijo:
  • "En Framingham, Mass., entre más grasas saturadas una persona comía, más colesterol y más calorías, más bajo era su nivel de colesterol sérico de la persona. Lo contrario de lo que predijo Key y su equipo... Hemos encontrado que las personas que comieron la mayor cantidad de colesterol, comieron más grasa saturada, comieron la mayor cantidad de calorías, pesaban menos y eran los más activos, físicamente. "

  • Otro estudio hecho en 2010 publicado en el American Journal of Clinical Nutrition3 encontró que una reducción en el consumo de grasas saturadas debe ser evaluada en el contexto de sustitución por otros macronutrientes, como los carbohidratos.
  • Cuando sustituye la grasa saturada con un mayor consumo de carbohidratos, especialmente carbohidratos refinados, afectará su resistencia a la insulina y obesidad, aumentará los triglicéridos y las pequeñas partículas de LDL, y reducirá el colesterol HDL beneficioso. Los autores afirman que los esfuerzos alimentarios para mejorar su riesgo de enfermedad cardiovascular deben principalmente destacar la limitación del consumo de carbohidratos refinados y la reducción de peso.

Creo que este último punto es muy importante, y probablemente es una clave importante para explicar el incremento desacelerado de la obesidad, enfermedades cardiacas y diabetes. Y una vez que pueda identificar el problema, solucionarlo será pan comido.

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.