Ocultar
Omega-3

Historia en Breve -

  • La mayoría de los beneficios a la salud relacionados con las grasas omega-3 están vinculados a las grasas omega-3 de origen animal EPA y DHA, no a la grasa omega-3 de origen vegetal ALA
  • Los tipos de omega-3 que se encuentran en los animales marinos, como el pescado y el kril, llamados EPA (ácido eicosapentaneoico) y DHA (ácido docosahexaenoico), pueden proteger su corazón
  • Un estudio realizado en marzo de 1991 en Mayo Clinic con mujeres embarazadas “normales” que llevaban una alimentación “normal” mostró que todas tenían deficiencia de grasas omega-3
 

¿Está Consumiendo el Tipo Adecuado de Grasas Omega-3?

Marzo 31, 2016 | 11,741 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola:

Hace cincuenta años, dos epidemiólogos daneses se preguntaron por qué el pueblo Inuit nativo de Groenlandia tenía un índice tan bajo de ataques cardiacos, a pesar de llevar una alimentación alta en grasa y cargada de carne de ballena y foca.

Volaron a Groenlandia y recolectaron muestras de sangre de 130 Inuit. De vuelta en el laboratorio, encontraron en las muestras sustancias químicas sobre las que no habían oído antes – llamadas grasas omega 3.

Actualmente, los ácidos grasos omega-3 se han convertido en un negocio de miles de millones de dólares. Las personas en Estados Unidos gastan $2.6 mil millones en suplementos nutricionales y alimentos fortificados con grasas omega-3. Aunque, no todo este dinero se gasta bien.

Décadas de investigación respaldan la afirmación de que los tipos de omega-3 que se encuentran en los animales marinos, como el pescado y el kril, llamados EPA (ácido eicosapentaneoico) y DHA (ácido docosahexaenoico), pueden proteger su corazón.

Aunque, muchos de los alimentos que encuentra en el supermercado están suplementados, en cambio, con ácido alfa-linoleico (ALA), el tipo de omega-3 que se encuentra en los frutos secos y semillas de linaza.

Los cardiólogos creen que no tiene los mismos beneficios, debido a que el cuerpo no convierte bien el ALA a EPA.

¿Qué Tipo de Grasa Omega-3 Debería Tomar?

Hay mucha confusión allá afuera acerca de las grasas omega-3 y es importante aclararlo, pues el tipo de grasa omega-3 que consuma realmente hace una diferencia en sus efectos a la salud.

En primer lugar, lo ideal es elegir una variedad de origen animal – no de origen vegetal.

La mayoría de los beneficios a la salud relacionados con las grasas omega-3 están vinculados a las grasas omega-3 de origen animal EPA y DHA, no a la grasa omega-3 de origen vegetal ALA.

El ALA, que es el tipo de omega-3 que se encuentra en la semilla de linaza y en los frutos secos, se convierte en EPA y DHA en el cuerpo, aunque a un índice demasiado lento.

Así que, incluso si consume grandes cantidades de ALA, su cuerpo solo puede convertir una cantidad relativamente pequeña en EPA y DHA y solo cuando hay suficientes enzimas.

Esto no significa que las grasas omega-3 de origen animal sean intrínsecamente dañinas o que deberían evitarse, sino solo que lo ideal es integrar también una forma de origen animal.

Personalmente, yo integro regularmente productos con omega-3 de origen vegetal (ALA), como linaza y cáñamo, en mi alimentación, aunque siempre los combino con grasas omega-3 de origen animal.

¿Cuál Es la Mejor Fuente de Grasa Omega-3 de Origen Animal?

Cuando se trata de elegir entre la selección de omega-3 de origen animal, las opciones principales son el pescado, aceite de pescado, hígado de bacalao y aceite de kril. Como explicaré, yo creo que el aceite de kril es, por mucho, la mejor opción de esta lista.

  • Pescado: En un mundo perfecto, usted podría obtener todos los omega-3 que necesita al consumir pescado. Desafortunadamente, la gran mayoría de nuestro suministro de pescado está muy cargado de contaminantes industriales y toxinas, como mercurio, PCB, metales pesados y venenos radioactivos, por lo que simplemente ya no lo puedo recomendar.
  • Aceite de pescado: Yo solía recomendar el aceite de pescado para mejorar el consumo de grasas omega-3; y los aceites de pescado de alta calidad son, ciertamente, productos geniales con muchos beneficios importantes para la salud. Sin embargo, el aceite de pescado tiene poco contenido antioxidante.

Esta es una gran desventaja del aceite de pescado, ya que, mientras que aumenta su consumo de grasas omega-3 al consumirlo, también aumenta su necesidad de más protección antioxidante.

Esto sucede debido a que el aceite de pescado es altamente perecedero y la oxidación ocasiona la formación de radicales libres dañinos. Por lo tanto, los antioxidantes son necesarios para asegurar que el aceite de pescado no se oxide y se haga rancio dentro del cuerpo.

Entonces, necesita consumir antioxidantes adicionales para su salud general y para cubrir la necesidad incrementada de antioxidantes, por utilizar el aceite de pescado.

  • Aceite de hígado de bacalao: Ya no recomiendo el aceite de hígado de bacalao porque puede tener índices problemáticos de vitaminas A y D.
  • Aceite de Kril: Por último, aunque, ciertamente, no por ello menos importante, está mi fuente preferida de grasas omega-3 de origen animal, el aceite de kril.

La potencia antioxidante del aceite de kril es, de hecho, 48 veces más alta que el aceite de pescado y también contiene astaxantina – un flavonoide único de origen marino – que genera un vínculo especial entre el EPA y DHA, lo que le permite el metabolismo directo de los antioxidantes, lo cual los hace más biodisponibles para usted.

El kril también es una fuente completamente sustentable y ecológica de omega-3. No solo es la biomasa más grande en el mundo, sino que la pesca de kril es una de las mejores reguladas del planeta, al utilizar un límite internacional preventivo para la pesca, que se revisa regularmente para asegurar la sustentabilidad.

Los Beneficios de la Grasa Omega-3

Los Beneficios de la Grasa Omega-3

El omega-3 es uno de los nutrientes esenciales más importantes que existen. Tres estudios recientes incluso encontraron que la deficiencia de omega-3 puede causar o contribuir a problemas serios de la salud, tanto mental como física, y podría ser un factor subyacente significativo de hasta 96 000 muertes prematuras cada año.

En 2008, otros tres estudios resaltaron la importancia vital de las grasas omega-3 para la salud óptima, lo que subrayó la importancia de mantener un consumo alto de omega-3 alimenticio a lo largo de la vida.

Los resultados mostraron que las concentraciones bajas de EPA y DHA ocasionaron un mayor riesgo de muerte por todas las causas y deterioro cognitivo acelerado. También se encontró que aquellas personas que padecían depresión tuvieron menores niveles de omega-3 en la sangre, que las personas sin depresión.

Incluso se ha descubierto que salva la vida de los niños que padecen el síndrome del intestino corto (SIC) y los análisis en niños con impedimentos para el aprendizaje han demostrado que el omega-3 es un tratamiento efectivo.

Así que, los beneficios de las grasas omega-3 realmente abarcan toda la gama de beneficios, desde la salud mental y conductual a cualquier edad, hasta prevenir la muerte prematura por cualquier cantidad de enfermedades, entre las cuales encontramos las siguientes:

  • Enfermedad coronaria y derrame cerebral
  • Deficiencia de ácidos grasos esenciales en la infancia (desarrollo retinal y cerebral)
  • Trastornos autoinmunitarios (por ejemplo, lupus y nefropatía)
  • Enfermedad de Crohn
  • Cáncer de seno, colon y próstata
  • Hipertensión leve
  • Artritis reumatoide
  • Mal de Parkinson
  • Prevención del parto prematuro

Usted Podría Tener Deficiencia de Grasas Omega-3

La mayoría de las personas no consume la cantidad suficiente de esta grasa esencial y, como resultado, ¡la deficiencia de omega 3 podría ser la sexta causa de muerte de las personas en Estados Unidos!

La mayoría de las mujeres también tiene grandes deficiencias de esta grasa y, según las estadísticas, es muy probable que usted también.

Un estudio realizado en marzo de 1991 en Mayo Clinic con 19 mujeres embarazadas "normales" que llevaban una alimentación "normal" mostró que todas tenían deficiencia de grasas omega-3. Otro estudio realizado con mujeres Inuit (esquimales) y comparadas a mujeres canadienses reveló una deficiencia de omega-3 en la leche de las madres canadienses lactantes.

¿Por qué es esto importante?

Porque las células animales no pueden generar grasas omega-3, un feto debe obtener todos sus ácidos grasos omega-3 de la alimentación de su madre. El consumo alimenticio diario y las concentraciones de DHA en plasma de una madre influyen directamente en el estado de DHA del feto en desarrollo, lo que puede impactar la salud cerebral y ocular de su bebé.

Ya que el feto depende de la grasa omega-3 de la alimentación de su madre y el bebé también depende de la grasa omega-3 de esta fuente (a través de la leche materna), es esencial que las mujeres tengan un suministro adecuado. Sin embargo, la mayoría de las mujeres no obtienen la suficiente tan solo de su alimentación.

Es por esto que, para los hombres y mujeres por igual, añadir un suplemento de omega-3 de origen animal a su alimentación diaria es una de las cosas más simples, y más poderosas, que puede hacer por su salud.

[+] Fuentes y Referencias

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.