Ocultar
Destete

Historia en Breve -

  • Los regímenes modernos occidentales de alimentación para los bebés y los niños de edad temprana difieren dramáticamente de los regímenes de alimentación estilo ancestral
  • El 92 % o más de las personas occidentalizadas tienen algún grado de maloclusión, como amontonamiento de los dientes, estrechez de las mandíbulas o ambos. Esto tiene ramificaciones en la respiración y el sueño, lo que a su vez puede ocasionar el trastorno de déficit de atención
  • Con la alimentación complementaria a demanda, usted puede infundir en su hijo(a) el deseo de consumir alimentos saludables, reducir el riesgo de obesidad más adelante en su vida y otros riesgos a la salud relacionados con ésta y promover el desarrollo natural de la cavidad dental de su hijo(a), lo cual podría ser útil para prevenir los problemas del sueño
  • La alimentación complementaria a demanda involucra premasticar alimentos enteros, en vez de servir comida procesada para bebé. Esto puede realizarse al premasticar los alimentos antes de servírselos a su bebé o con una malla antiahogo
 

Cómo el Destete en los Niños Puede Promover una Buena Salud Oral y Física en su Hijo

Mayo 14, 2016 | 7,905 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Un tema del que se habla raramente, a pesar de ser de fenomenal importancia, se trata de los alimentos que reciben los niños y los bebés y la forma de destetarlos. Esto puede tener un impacto profundo en la futura salud dental y física de su hijo.

El Dr. Kevin Boyd es dentista de turno en Lurie Children's Hospital (anteriormente Children's Memorial Hospital), la institución pediátrica más importante en el área de Chicago. Incidentalmente, fue aquí donde realicé parte de mi capacitación como residente. Es un excelente hospital de capacitación asociado a la Universidad Northwestern.

También está capacitado en bioquímica nutricional y es miembro de un consejo con Joy Moeller, quien es la experta líder en terapia oral miofuncional en Estados Unidos.

El interés del Dr. Boyd en la alimentación, salud y salud dental comenzó durante su trabajo en un programa experimental de voluntariado de Peace Corps en Honduras, donde los niños padecían terrible deterioro dental.

"[L]a caña de azúcar es un cultivo abundante en este lugar. Los niños comienzan a consumirla desde el nacimiento y sus dientes frontales se pudren", dice.

Eventualmente obtuvo un título de maestro en bioquímica nutricional y realizó su investigación en el área de la alimentación dañina, en cuanto que afecta el peso corporal y la susceptibilidad a la diabetes y el deterioro dental. Después de eso, entró a la escuela dental.

El Aumento de Peso y las Caries Tienen la Misma Causa Principal

Como explica el Dr. Boyd, los alimentos que causan aumento de peso son los mismos que ocasionan el deterioro dental – principalmente, los carbohidratos simples. Este descubrimiento lo llevó a investigar las causas principales y las causas aproximadas, es decir, el significado evolutivo de la alimentación y el deterioro dental.

Ahora se dedica a terminar un doctorado en antropología y medicina evolutiva, y observa los patrones históricos de la occidentalización en el suministro de alimentos y cómo impacta la enfermedad interna y oral.

"Sugerir que esta epidemia de deterioro dental se debe a la falta de cepillado no tiene sentido, desde una perspectiva evolutiva", dice. "No está basado en las evidencias. Es importante cepillarse los dientes.

Pero la placa – eso que se forma sobre los dientes después de comer – del residuo de los alimentos no es intrínsecamente productora de ácido. No produce gingivitis. No produce deterioro dental, a menos de que se active".

Lo que la activa son los carbohidratos simples – los almidones y los azúcares – que no están conjugados con su fibra natural. Todos los azúcares de la naturaleza, como la fructosa de las frutas, está conjugada con fibra, que limpia mecánicamente los dientes.

"Creo que es importante cepillarse, pero es más importante no activar la placa con azúcares simples", dice.

Introducir alcalinidad en la forma de bicarbonato también puede ayudar a disminuir el nivel de ácido en la boca y en la superficie de los dientes y las encías, lo que podría prevenir la formación de la placa. Yo personalmente doy fe de la efectividad de cepillar y limpiar los dientes con hilo dental con bicarbonato de sodio.

Esto es algo que aprendí del Dr. Tim Rainey, pionero en la odontología biológica. A pesar de comer de forma saludable durante más de una década, todavía tenía problemas con la formación persistente de placa.

Noté un cambio significativo después de integrar vegetales fermentados (lo que me brindó decenas de billones de bacterias benéficas o probióticos al día), pero lo que realmente hizo la diferencia fue añadir irrigación con bicarbonato a mi régimen diario.

Después de esto me enjuago la boca con aceite de coco, ya que coloca una capa protectora sobre los dientes, que la irrigación con bicarbonato tiende a desaparecer.

La Importancia Vital de la Alimentación Complementaria a Demanda

La tesis doctoral que el Dr. Boyd desea realizar compararía los regímenes de alimentación moderna occidentalizada de los bebés y la infancia temprana con lo que él llama los "regímenes de alimentación estilo ancestral de los bebés y la infancia temprana".

Los registros fósiles muestran que hasta hace 300 años aproximadamente, los bebés se alimentaban casi exclusivamente de leche materna durante los primeros seis meses de vida. Curiosamente, esto puede determinarse a través de los dientes fosilizados.

"Se puede observar cuando un bebé dejó de ser amamantado en un diente de 30 000 años de edad. Podemos analizarlo", explica el Dr. Boyd.

"Hay algo llamado la línea natal. Muestra cuándo llegó un bebé al mundo y dejó de alimentarse a través de la placenta. Y, luego, al observar los dientes y huesos, podemos determinar cuándo comenzaron a destetarse y cuándo dejaron la leche materna por completo".

La razón por la que probablemente nunca haya escuchado a su doctor o dentista hablar de esto se debe a que no se enseña en las escuelas de medicina u odontología. Sin embargo, los antropólogos lo han sabido durante décadas.

"Las escuelas dentales necesitan tener biólogos evolutivos entre sus maestros. Simplemente lo necesitan", dice. "Mi única misión – dedicaré a esto el resto de mi carrera – es integrar esto a la educación dental que se imparte en la odontología. Lo llamo medicina oral evolutiva u odontología darwiniana".

Un régimen de alimentación estilo ancestral de los bebés y la infancia temprana se define por seis meses de leche materna, después de la cual el bebé es sometido a un periodo de destete.

Este periodo involucra la leche materna a demanda, en combinación con la introducción gradual de alimentos regulares, a través de un proceso que ahora se conoce como "alimentación complementaria a demanda". Este tipo de plan alimentario es al que estaba adaptado el genoma humano.

Una de las colegas antropólogas del Dr. Boyd, Gill Rapley, que vive en Inglaterra, popularizó la alimentación complementaria a demanda actual e involucra premasticar alimentos enteros regulares, en vez de servir alimentos procesados para bebé. El Dr. Boyd explica:

"Se llama nutrición por beso. Los cazadores-recolectores de la actualidad (no quedan muchos, aunque algunas culturas aborígenes todavía siguen estas prácticas) premastican su comida, como lo hacen los pájaros, y la escupen en la boca de su bebé. Suena asqueroso, pero realmente no lo es. Es maravilloso.

...Generalmente, para los siete, ocho y, definitivamente, nueve meses de edad – incluso a pesar de que un niño no tuviera muchos dientes, o ninguno – masticaba con las encías todo lo que cualquier persona de la tribu masticara.

Ciertamente, para el año, no había ninguna diferencia en lo que un niño comía. Eso continuaría hasta el tercer año de vida. Los niños generalmente toman leche materna a demanda, mientras que se destetan con comidas regulares y sólidas hasta el tercer año de vida y a veces hasta más adelante. Esto ha sido algo consistente a lo largo de la historia humana".

Este proceso natural entrena la lengua del niño a colocarse hacia adelante y arriba, y a lateralizarse hacia los lados de las mandíbulas. Cuando la lengua empuja hacia adelante y arriba, expande el paladar en el centro, lo que permite que el paladar y la mandíbula se coloquen en posiciones anatómicamente correctas.

Como resultado de este tipo de alimentación ancestral, el cual permite que la cavidad oral se desarrolle de forma natural y adecuada, los dientes chuecos y las mandíbulas mal alineadas no incomodaban a nuestros ancestros. Las evidencias antropológicas muestran que tales problemas no habían surgido sino hasta hace 350 años.

En la actualidad, se estima que el 92 % o más de las personas occidentales tienen algún tipo de maloclusión, como el amontonamiento de los dientes, estrechez de las mandíbulas o ambos. (Es aquí donde entra el entrenamiento oral miofuncional de Joy Moeller – su protocolo ayuda a corregir los defectos y desajustes orales generados por la alimentación moderna).

Esto tiene ramificaciones en la respiración y el sueño, lo que a su vez puede ocasionar lo que se ha apodado actualmente como el "trastorno de déficit de atención".

"Ahora sabemos que los niños que roncan y los que no tienen sueño de buena calidad –sueño MOR bueno – son mucho más susceptibles a presentar disfunciones conductuales y cerebrales, como TDA", dice Boyd. "Darle un estimulante a un niño para controlar el TDA no es lo que se debe hacer con un niño que necesita dormir mejor.

Algunas veces, con solo cambiar la arquitectura de sus mandíbulas a una edad temprana (no digo que sea la única opción), darles entrenamiento miofuncional y hacer que mastiquen alimentos más duros, frescos y nutritivos puede descartar cualquier tipo de problema para el que actualmente suministramos medicamentos".

Cómo Promueve el Desarrollo Oral Adecuado la Leche Materna

Cuando un niño es alimentado de acuerdo con la forma en la que está diseñado genéticamente, se estimula la estructura de la boca y los huesos faciales para desarrollarse de la forma óptima. Esto comienza con darle solo leche materna, idealmente durante los primeros seis meses.

Sin embargo, si no puede amamantarlo, por la razón que sea, hay alternativas que imitan el estímulo generado al hacerlo, las cuales promueven la formación adecuada de la cavidad oral del niño.

De acuerdo con el Dr. Boyd, los biberones NO son la opción que hay que tomar si no puede amamantar. En cambio, es mucho mejor alimentar a su hijo con una taza. Sin embargo, no con un vasito entrenador con tapa, sino una taza destapada con un pequeño corte.

"Los vasitos para niños de Panera Bread son fáciles de modificar. Yo les digo a los padres que vayan a Panera Bread y pidan uno de sus vasitos. Simplemente puede cortar un pedacito para la boca. Tan solo corta una pequeña curva en él, como un arco".

¿El Dr. Boyd Brinda una Imagen/Ilustración?

Esto podría sorprender a muchas personas, pero los biberones no imitan realmente la succión natural que genera el bebé sobre el pecho. Los biberones fueron diseñados bajo la creencia errónea de que los bebés deforman el pezón de la madre y lo estiran hasta el paladar suave. Es por esto que los chupones de los biberones están diseñados así.

También se asumió que los bebés masajean la leche a través de un movimiento de onda peristáltica, que presiona el pezón contra el paladar. Pero, ay, la Dra. Donna Geddes desmintió sólidamente todas estas conjeturas.

"Puede visitar una página llamada Bumpology y entrar en Ultrasound Breastfeeding (Ultrasonido de la lactancia).

Donna puso una sonda de ultrasonido debajo del pecho de una madre mientras amamantaba y desmintió completamente la suposición de que los bebés estiran el pezón hasta la arcada y lo masajean contra la estructura media del paladar. Esto no es lo que sucede", dice el Dr. Boyd.

En cambio, lo que pasa en verdad es que se crea un vacío cuando la parte media de la lengua del bebé baja, lo que ayuda a extraer la leche del pecho. Luego, la parte frontal de la lengua del bebé empuja el pezón de la madre hacia adentro, justo detrás de los dos dientes frontales.

Este movimiento explica por qué la alimentación ancestral amplía la mandíbula y empuja hacia adelante tanto la mandíbula superior como la inferior. También empuja hacia adelante los pómulos en la parte media de la cara.

"Es como un pistón que empuja hacia afuera sobre la parte media del rostro. Hay una sutura incisiva que llega hasta la nariz y que empuja hacia adelante toda la parte media de la cara", explica.

Cómo Llevar a Cabo la Alimentación Complementaria a Demanda

Primero que nada, no hay que darles a los bebés ningún tipo de alimento sólido, como alimento para bebé en puré, hasta que sean capaces de sentarse por sí solos. Esto generalmente ocurre aproximadamente a los seis meses, lo que coincide con el momento en el que nuestros ancestros dejaban de alimentar a los bebés exclusivamente con leche materna.

El Dr. Boyd también recomienda a los padres que esperen hasta que su bebé pueda agarrar los alimentos sólidos para integrarlos a su alimentación.

Esto se debe a que la capacidad de agarrar algo firmemente con la mano coincide con el desarrollo del reflejo del vómito, el cual es la forma en la que la naturaleza se asegura de que el bebé no se ahogue con la comida. (Naturalmente, usted todavía tendrá que observar y supervisar a su bebé mientras come por sí solo).

Dicho esto, incluso antes de que su bebé pueda sentarse por sí solo, deberá dejarlo lamer, oler, ver y hasta tocar los alimentos reales, para que se acostumbre a ellos.

"Ya que nacen con patrón visceral de succión y deglución, creen que el puré para bebé de Gerber es leche espesa y tratarán de succionarlo.

Y es ahí donde comienza el patrón anormal lengua-deglución", dice el Dr. Boyd. "No se les permite la transición entre el patrón visceral innato de succión-deglución a uno más maduro de masticación-deglución para lateralizar.

Esto es lo que hace la alimentación complementaria a demanda en conjunto con la leche materna. Enseña a la lengua a pasar de la succión-deglución infantil e inmadura a una masticación-deglución madura.

Luego, entre los seis y siete meses de edad, en ese primer mes, puede cortar alimentos frescos. Permita que su bebé los tome y haga un caos en su mesita. Permítales sostener los alimentos con la boca. Deje que recojan cosas grandes, ya sabe, como zanahorias. Pueden mordisquearlas".

Para aquellas personas que deseen incorporar la "nutrición por beso", pueden premasticar, es decir premascar, los alimentos antes de dárselos a su bebé o puede comprar lo que se conoce como "malla antiahogo" – una bolsa de redecilla donde se colocan los alimentos frescos cortados, los cuales se convierten en puré conforme su bebé mastica la bolsa de malla.

De esta forma, su bebé se beneficia del desafío para sus mandíbulas. Esto también le brinda un entrenamiento adecuado para su lengua. Una vez que estén hechos puré, puede vaciar el contenido en un plato y permitirle a su bebé que se alimente a sí mismo con las manos.

"Gradualmente, al hacer los alimentos un poco más burdos, un poco menos cortados, hasta que, sin duda, para los 10, 11 o 12 meses un niño debería comer todo lo que comen los adultos", dice el Dr. Boyd.

Cinco Recomendaciones para Optimizar la Salud Oral de su Bebé

Las cinco mejores recomendaciones publicadas por el Dr. Boyd para promover la salud oral en su bebé son:

1. Encontrar a un dentista pediátrico al año de edad y llevarlo a revisiones al menos dos o tres veces por año.

2. Establecer hábitos alimenticios saludables basados en alimentos enteros y bajos en azúcar o sin azúcar. Si su hijo no consume azúcar, sus dientes no se deteriorarán, incluso si no se cepilla religiosamente. Durante la lactancia, asegúrese de solo amamantar a su hijo durante la noche.

Si consumen algún otro tipo de carbohidrato comercial (la mayoría de las fórmulas para bebé están cargadas de azúcar), la leche materna puede volverse tóxica para los dientes.

"Si es solo leche materna, la lactoferrina elimina la bacteria que ocasiona el deterioro dental", explica el Dr. Boyd. "En cuanto sus hijos hayan llegado al punto en el que no necesiten la leche materna durante la noche, tendrán menos riesgo de padecer deterioro dental. Pero, mientras que solo sea leche materna, no se preocupe".

3. Cepille sus dientes tres veces al día. Idealmente, lo mejor es comenzar a masajear las encías de su bebé antes de que salgan los dientes, ya sea con el dedo, un hisopo o un cuadro de gasa.

Cuando a los seis o siete meses, los dientes de su hijo comiencen a aparecer, puede empezar a cepillarlos con pasta dental para bebé. El cepillado nocturno es el más importante. Puede dejar que su hijo se cepille por sí solo en la mañana y al medio día. "Si pueden sostener el cepillo, harán lo necesario", dice el Dr. Boyd.

Los niños generalmente no necesitan usar el hilo dental sino hasta los tres o cuatro años de edad, cuando los espacios entre los dientes comienzan a reducirse.

4. Tomar agua natural como bebida principal y

5. Si bebe jugo, que consuma junto con él una pieza de fruta entera (entonces, si bebe cuatro onzas de jugo de naranja, coma ocho rebanadas de naranja). De esta forma, su hijo obtiene la fibra de la fruta, la cual disminuye la velocidad de la absorción y ayuda a limpiar mecánicamente sus dientes.

Luego, enjuague la boca con agua. Personalmente, yo le recomendaría que evite darle cualquier tipo de jugo. Bríndele únicamente fruta fresca a su hijo.

Trabaje con la Adaptación Genética y No Contra Ella…

Queda bastante claro que al seguir un programa de alimentación que involucre amamantar (o usar una taza en vez de un biberón) y la alimentación complementaria a demanda puede tener un impacto tremendamente benéfico en el desarrollo futuro de su hijo.

Debe permitir la formación natural de la lengua, mandíbula y cara, hasta promover una mejor salud dental y evitar problemas comunes como roncar, respirar por la nariz y de sueño, que pueden contribuir a las incapacidades conductuales y del aprendizaje.

Todo lo que se necesita es hacer algunas modificaciones mínimas, como cambiar el biberón por una taza sin tapa y usar la "nutrición por beso" o una malla antiahogo, en vez de alimentos procesados para bebé.

Para conocer más acerca del trabajo del Dr. Boyd, visite su página en dentistry4children.net. Para más información acerca de la alimentación complementaria a demanda, el Dr. Boyd recomienda el libro Baby-Led Weaning, de Gill Rapley y Tracey Murkett. También puede conocer más en babyledweaning.com.1

[+] Fuentes y Referencias

© Copyright 1997-2016 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.