Ocultar
Depresion

Historia en Breve -

  • La depresión es uno de los trastornos de salud mental más comunes en el mundo, donde 15.7 millones de adultos experimentaron al menos un gran episodio depresivo el año pasado
  • Es posible que la depresión no se deba al desequilibrio de las sustancias químicas del cerebro, como baja serotonina, el cual pueda “corregirse” con medicamentos antidepresivos
  • El primer paso para sentirse mejor en los casos más leves, y en conjunto con el tratamiento profesional en los casos graves, es regresar el equilibrio – a su cuerpo y a su vida
 

¿Qué Se Siente Ocultar la Depresión?

Mayo 19, 2016 | 11,596 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

La depresión es uno de los trastornos de la salud mental más comunes en Estados Unidos, donde 15.7 millones de adultos – o casi el 7 % de la población del país – experimentaron al menos un gran episodio depresivo el año pasado.1

Muchas de estas personas sufren en silencio, a veces fingiendo alegría ante su familia, amigos y colegas, mientras que por dentro se sienten atrapados en la oscuridad. En el video de abajo, Doug Leddin compartió su propia experiencia acerca de los últimos 10 años de su vida con depresión.

Uno de los problemas más grandes para Leddin, y probablemente para millones de personas, es sentir que llevan una doble vida. Explicó que sus amigos lo describían como una persona despreocupada y temía liberar el secreto con el que vivía.

La peor parte para él no fue la tristeza debilitante, sino el miedo de perder a sus amigos, seres queridos e incluso su trabajo debido a ella.

Video disponible solo en ingles

Por Qué No Debería Ignorar la Depresión

Cerca de la mitad de las personas en Estados Unidos que son diagnosticadas con depresión no reciben tratamiento, 2 lo cual podría ser una decisión peligrosa. Sin embargo, depender de los antidepresivos como la “cura” también es erróneo y potencialmente peligroso.

Si padece depresión, es esencial obtener ayuda, así como un tratamiento que pueda ayudarle a lidiar con las razones subyacentes del problema. Si no se trata, la depresión puede, no solo quitarle su capacidad de disfrutar la vida, sino también podría ocasionar cambios físicos en su cerebro.

Específicamente, los episodios depresivos recurrentes pueden reducir el tamaño del hipocampo - un área del cerebro involucrada en la formación de las emociones y la memoria - por lo que es muy importante una intervención temprana, especialmente en los adolescentes.3

La memoria no sólo se limita a recordar fechas y contraseñas; también juega un papel importante en el desarrollo y mantenimiento del sentido de uno mismo.

Así que, cuando su hipocampo se encoje, no solo su capacidad de memorización se ve afectada. También se alteran los comportamientos relacionados con el sentido de uno mismo y un hipocampo más pequeño equivale a una pérdida general de las funciones emocionales y del comportamiento.

La buena noticia es que probablemente el daño sea reversible, pero para lograrlo, tiene que hacer algo acerca de la situación.

La Depresión Podría No Deberse a un Desequilibrio en Su Cerebro

Al contrario de la creencia popular, es posible que la depresión no se deba al desequilibrio de las sustancias químicas del cerebro, como la baja serotonina, que se puedan “corregir” con medicamentos antidepresivos.

La hipótesis de la baja serotonina, también conocida como la hipótesis de la monoamina, ha sido cuestionada numerosas veces.

De acuerdo con un análisis publicado en Nature Reviews: La neurociencia, por ejemplo,

“...[E]videncias recientes indican que los problemas en el procesamiento de la información dentro de las redes neuronales, en vez de los cambios en el equilibrio químico, podrían ser la base de la depresión”. 4,5

Un estudio publicado en New England Journal of Medicine afirmó más a fondo:5

“... [N]umerosos estudios de la norepinefrina y los metabolitos de serotonina en plasma, orina y líquido cerebroespinal, así como los estudios postmórtem del cerebro de los pacientes con depresión, tienen que identificar aún de manera confiable el significado de la deficiencia.

... Ningún mecanismo puede representar todas las variaciones clínicas de este problema. La teoría de la monoaminooxidasa puede explicar muchas de las acciones de los antidepresivos, aunque los factores genéticos, el estrés y los factores psicosociales también representan un papel en la depresión”.

Si la Baja Serotonina No Es el Problema, Entonces, ¿De Qué Sirven los Antidepresivos?

Las preguntas que rodean las hipótesis de la baja serotonina resaltan uno de los problemas al tratar la depresión con medicamentos antidepresivos. Los ISRS funcionan al evitar la receptación (movimiento retrógrado hacia la terminación de los nervios) del neurotransmisor, la serotonina.

Esto permite que haya más serotonina disponible para su uso en el cerebro, lo que se cree mejora el estado de ánimo.

Pero, como explicó el periodista investigador de salud Robert Whitaker, en 1983 el Instituto Nacional de la Salud Mental (NIMH, por sus siglas en inglés) investigó si las personas con depresión tenían baja serotonina o no.

En ese momento, concluyó que no había ninguna evidencia de que hubiera algo mal con el sistema serotoninérgico de los pacientes deprimidos.

Las investigaciones publicadas en 2009 añadieron mayores evidencias, al indicar que la idea de la baja serotonina era incorrecta, ya que encontraron indicaciones fuertes de que la depresión comienza, en realidad, más arriba en la cadena de actividades del cerebro.6

Esencialmente, los medicamentos se habían estado concentrando en el efecto, no en la causa.

Sin embargo, las compañías de medicamentos continuaron trabajando con la teoría de la baja serotonina, ya que justifica el uso agresivo de los antidepresivos para corregir el supuesto “desequilibrio”.

¿En Realidad Funcionan los Antidepresivos en la Mayoría de las Personas?

Los antidepresivos son el tipo de medicamento recetado más comúnmente, además de los antibióticos, y más de 1 de cada 10 personas en Estados Unidos (y 1 de cada 4 mujeres entre los 50 y 64 años) los han tomado.7

Muchas personas asumen que tales pastillas son el mejor tratamiento disponible para los síntomas de la depresión, aunque, en realidad, la diferencia entre los antidepresivos y el placebo es muy pequeña – y ambos son inefectivos para la mayoría de los pacientes con depresión.8

Si a su hijo le diagnostican depresión, tenga en cuenta que hay muchas opciones de tratamiento disponibles, como la terapia cognitivo conductual (TCC).9

En un análisis sistemático de 11 estudios, no se encontró ninguna diferencia estadísticamente significativa en la efectividad entre los antidepresivos de segunda generación y la TCC.

1Además, en un metaanálisis publicado en PLOS Medicine, solo las personas con la depresión más grave mostraron alguna respuesta a los antidepresivos y fue bastante mínima.10

Esta falta de efectividad debe tomarse en consideración, en conjunto con los efectos secundarios de los medicamentos – que son muchos.

Los Efectos Secundarios Graves Relacionados con los Antidepresivos

Por ejemplo, las investigaciones sugieren que tomar un ISRS podría duplicar su riesgo de fracturas óseas.11 Esto se debe a que la serotonina también está involucrada en la fisiología del hueso.

Si altera sus niveles de serotonina con un medicamento, esto puede ocasionar poca densidad ósea, lo que aumenta el riesgo de fractura.

Un gran estudio realizado con mujeres postmenopáusicas también encontró que aquellas que tomaban antidepresivos tricíclicos o ISRS eran 45 % más propensas a sufrir un derrame cerebral fatal.12

Mientras tanto, las tasas de mortalidad general fueron 32 % más altas en las mujeres que tomaban los medicamentos, mientras que otras investigaciones relacionaron el uso de antidepresivos con arterias más gruesas, lo que podría contribuir a su riesgo de enfermedad cardiaca o derrame cerebral.13

Sin embargo, entre los efectos secundarios más preocupantes – especialmente para la sociedad en conjunto--son los pensamientos suicidas y el comportamiento violento, que son efectos secundarios bien conocidos, particularmente entre los jóvenes.

En caso de que no haya oído, la investigación realizada por la Dra. Helen Mayberg, profesora de psiquiatría en Emory University, podría sentar las bases para un plan de tratamiento más refinado y personalizado.

Mayberg identificó un biomarcador en el cerebro que puede ser utilizado para predecir si un paciente deprimido es buen candidato para los medicamentos, o si le iría mejor con la psicoterapia. Quizá algún día esto ayude a más personas a obtener el tratamiento que realmente es bueno para ellas.

Opciones Naturales para Tratar la Depresión

Si padece depresión grave, por favor busque la ayuda de un profesional. El primer paso para sentirse mejor en los casos más leves, y en conjunto con el tratamiento profesional en los casos graves, es regresar el equilibrio – a su cuerpo y a su vida.

Si toma actualmente antidepresivos y desea dejarlos, debería hacerlo gradualmente bajo el cuidado de un médico experto. La abstinencia abrupta de estos medicamentos puede ocasionar problemas psiquiátricos o físicos graves.

No tiene nada que perder, y todo por ganar, al hacer modificaciones en su estilo de vida antes de probar un medicamento, especialmente en los niños. Se sorprenderá de lo mucho que estos cambios aminoran los síntomas de forma natural.

Ejercicio

Además de generar nuevas neuronas, como aquellas que liberan el neurotransmisor relajante GABA, el ejercicio aumenta los niveles de sustancias químicas poderosas del cerebro, como la serotonina, dopamina y norepinefrina, que pueden ayudar a amortiguar algunos de los efectos del estrés.

Muchas personas ávidas del ejercicio también sienten una sensación de euforia después de entrenar, lo que a veces se conoce como "euforia del corredor". Puede ser bastante adictiva, de manera positiva, una vez que experimente lo bien que se siente aumentar su ritmo cardiaco y mover su cuerpo.

Técnicas de Liberación Emocional (EFT)

Las EFT pueden ser muy efectivas para ayudarle a reprogramar las reacciones de su cuerpo a los inevitables factores estresantes de la vida diaria. Esto involucra tanto factores estresantes reales, como imaginarios, los cuales pueden ser fuentes significativas de ansiedad.

Tenga en mente que mientras que cualquier persona puede aprender a utilizar la EFT en casa, el autotratamiento para los problemas serios, como la ansiedad o depresión persistente, podría ser peligrosa y NO se recomienda, y debería consultar a un experto en EFT para lograr el alivio que necesita.

Optimice su Flora Intestinal

Su intestino y cerebro funcionan en conjunto, y uno influye sobre el otro. Es por esto que su salud intestinal puede tener una influencia tan profunda en su salud mental y viceversa. También es la razón por la que su alimentación está relacionada de forma cercana con su salud mental.

Investigaciones anteriores han demostrado que el probiótico Lactobacillus rhamnosus tuvo un efecto marcado en los niveles de GABA en ciertas regiones cerebrales y disminuyó la hormona inducida por el estrés, la corticosterona, lo que ocasionó menos conductas relacionadas con la ansiedad y la depresión.14

El probiótico conocido como el Bifidobacterium longum NCC3001 también ha demostrado normalizar el comportamiento similar a la ansiedad en ratones con colitis infecciosa.15

Así que, optimizar su flora intestinal con bacterias benéficas es una estrategia muy útil. Esto puede realizarse al eliminar los azúcares y alimentos procesados, y consumir suficientes vegetales no almidonados, evitar los aceites vegetales procesados y utilizar grasas saludables.

Además, consumir suficientes vegetales fermentados o tomar un probiótico de alta potencia podría ser útil para reestablecer la flora intestinal saludable.

Grasas Omega-3

Su alimentación debería contener una fuente de grasas omega-3 de alta calidad de origen animal, como el aceite de kril.

Las grasas omega-3 EPA y DHA juegan un papel importante en su bienestar emocional y las investigaciones muestran una reducción dramática de 20 % en la ansiedad entre los estudiantes de medicina que toman omega-3s.

El Dr. Andrew Stoll, psiquiatra de Harvard, fue uno de los primeros líderes en la compilación de evidencia que apoya el uso de grasas omega-3 de origen animal para el tratamiento de la depresión.

Escribió un libro excelente que detalla su experiencia en esta área, llamado “The Omega-3 Connection” (La Conexión Omega-3).

Vitamina D

Optimice sus niveles de vitamina D, idealmente a través de la exposición regular al sol. La vitamina D es muy importante para su estado de ánimo. En un estudio, las personas con los menores niveles de vitamina D fueron 11 veces más propensas a padecer depresión que aquellas con niveles normales.17

La mejor forma de obtener vitamina D es a través de la exposición al sol o con una cama bronceadora de alta calidad. Si esto no es posible, puede usar un suplemento de vitamina D3, aunque deberá monitorear regularmente sus niveles.

Disminuya su Consumo de Azúcar y Alimentos Procesados

Además de ser altos en azúcar y granos, los alimentos procesados también contienen una variedad de aditivos que pueden afectar su función cerebral y estado mental, así como glutamato monosódico (GMS) y endulzantes artificiales.

Hay un excelente libro acerca de este tema, “The Sugar Blues”, escrito por William Dufty hace más de 30 años, que indaga en el tema del azúcar y la salud mental en gran detalle.

Duerma

Duerma las horas suficientes. Puede tener la mejor alimentación y programa de ejercicio posibles, pero si no duerme bien, es posible que se deprima fácilmente.

El sueño y la depresión están relacionados de forma tan íntima que un trastorno del sueño es parte de la definición del complejo de síntomas etiquetado como depresión.

Los medicamentos para la ansiedad también se recetan a menudo para los problemas para dormir. Le sugiero que primero lea mi Guía del Buen Sueno para Obtener mis 33 Consejos Simples para mejorar su sueño.

Pequeños ajustes a su rutina diaria y área para dormir pueden ser muy útiles para asegurar el sueño reparador e ininterrumpido (lo que también podría ayudar para sus síntomas de ansiedad).

© Copyright 1997-2016 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.