Ocultar
Peces de Criadero

Historia en Breve -

  • La piscicultura es uno de los métodos menos sostenibles para la cría de peces. También ocasiona muchos problemas ambientales, y plantea riesgos únicos para su salud
  • Las piscifactorías terrestres han demostrado ocasionar importantes cambios ecológicos transformadores, al reducir la biodiversidad y matar a las especies sensibles a la contaminación
  • Los peces criados en granjas desarrollan todo tipo de mutaciones y deformaciones, incluyendo huesos del oído deformados, lo que reduce su capacidad auditiva. Los peces criados también tienden a contener una mayor cantidad de toxinas que los peces silvestres
 

¿Cómo Es Que las Piscifactorías Destruyen el Ecosistema y Ponen en Peligro su Salud?

Mayo 24, 2016 | 36,542 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Los peces solían ser uno de los alimentos más saludables del planeta, pero la contaminación y la perversión de los métodos de crianza han hecho de la mayoría de los peces un alimento muy poco saludable, y a algunos tipos de peces de cría los ha convertido en el alimento más tóxico del planeta.

La cría de peces, la cual comenzó hace unos 65 años es considerada por muchos como uno de los enfoques menos sostenibles para la agricultura.

Particularmente, esto es cierto cuando se trata de peces carnívoros como el salmón, los cuales se alimentan de otros peces. Para criar una libra de salmón, se necesita más de 2 libras de pescado silvestre para producir su alimento.

Además de ser una práctica insostenible, la acuicultura también causa muchos problemas ambientales, y plantea riesgos particulares para su salud. De hecho, la piscicultura industrial plantea muchas de las mismas preocupaciones acerca de los productos químicos y contaminantes asociados con el ganado para engorda y las granjas industriales de pollos.

Los Corrales para Engorda Ubicados en el Mar

La mayoría de los peces silvestres ahora sufren de algún grado de contaminación, debido a la contaminación generalizada del medio ambiente.

Ya que la mayoría de las piscifactorías se ubican en mar abierto o lagos interiores, los peces de criadero están expuestos a los mismos contaminantes, pero también son alimentados con una mezcla de pesticidas,1 antibióticos y otros medicamentos.

Frecuentemente, el sulfato de cobre tóxico también se utiliza para mantener las redes libres de algas. Todas estas toxinas se acumulan en los sedimentos del fondo del mar y se dispersan por todo el medio ambiente, lo cual afecta a otros peces y criaturas marinas silvestres.

A pesar de sus muchas desventajas, la acuicultura está en auge. Entre el año 2008 y el año 2013, la industria de la cría de peces en los Estados Unidos creció a un ritmo de 5 % por año. Como se observa en el video presentado, se necesitan mejores soluciones.

Una nueva invención es el Aquapod—una gran esfera geodésica aprueba de depredadores que puede resistir ser colocada muy lejos mar adentro. Al dispersar a los subproductos residuales en aguas más profundas, se reduce el impacto ambiental.

Sin embargo, en mi opinión, esto está lejos de ser una solución ideal, ya que los medicamentos y las toxinas aún son dispersados en la naturaleza, y aunque podría tomar más tiempo producir efectos adversos, sin duda estos efectos no son eliminados a través de este método.

Es similar a la descarga de barriles de residuos tóxicos en aguas profundas a mitad del océano. Podría ser como “ojos que no ven, corazón que no siente”, pero eso ¡no significa que no tenga ramificaciones ambientales a largo plazo!

Las Piscifactorías Terrestres También Ocasionan un Desastre Ecológico

Otra solución fue colocar a las piscifactorías en zonas terrestres o cerca de ellas, pero la reciente investigación2  demuestra que esta no es la solución. Según informó CBC News:3

"El único estudio revisado que analizó el impacto ambiental de las piscifactorías terrestres en Nueva Escocia, ha encontrado algunos efectos negativos en los ecosistemas río abajo.

Una unidad ahora extinta de Environment Canada, realizó una investigación en cinco sitios en el 2011, para lo cual crio peces jóvenes para transferirlos posteriormente a jaulas abiertas en el mar...

El investigador principal, Benoit Lalonde dijo que analizaron la salud de invertebrados bentónicos, "los componentes básicos de lo que vive en el río o en la corriente" en las áreas donde el agua que pasó por encima de los criaderos fluyó...

Los investigadores encontraron cambios significativos en la biodiversidad... [L]as únicas especies que se desarrollaron eran "especies tolerantes a la contaminación"... "Lo que perdimos allí, fueron todas las especies sensibles", dijo el investigador.

Los seres humanos que viven cerca de las granjas de peces también sufren efectos nocivos. En Vietnam, más de 100 familias que viven cerca de un canal que aloja dos piscifactorías informan que sufren de una variedad de enfermedades relacionadas con la contaminación del agua.4

Antes de la instalación de estas granjas de peces, el agua en el canal estaba limpia y utilizable, pero dentro de un lapso de solo dos años, las granjas han destruido la calidad del agua hasta el punto de que los residentes tienen que hervir el agua solo para poder bañarse con ella.

La Mitad de la Población de Peces para Cría Sufren de Mutaciones Genéticas y Malformaciones

La investigación también muestra que los peces criados en granjas tienden a desarrollar todo tipo de mutaciones, lo que sugiere que este método de crianza está demasiado lejos de lo idealmente natural.

Algunas de las mutaciones están relacionadas con los pesticidas que se utilizan para combatir el piojo del mar y otras plagas, ya que se descubrió que estos productos químicos también afectan al ADN de los peces.

De acuerdo con Kurt Oddekalv, un respetado activista del medio ambiente de origen noruego, alrededor del 50 % del bacalao criado esta deformado, y las hembras del bacalao que se escapan de las granjas son conocidas por aparearse con el bacalao silveste, lo cual esparce las mutaciones genéticas y malformaciones en la población silvestre.

Del mismo modo, un reciente estudio5 publicado en la revista Scientific Reports descubrió que la mitad de los peces criados en granjas examinados tenían deformados los huesos del oído, lo cual provoca el deterioro de la audición.

En los peces de mayor edad y tamaño más grande, las probabilidades de esta deformidad fueron aún más elevadas. Entre los salmones criados en granjas con más de 9 libras, todos tenían esta deformidad en al menos una oreja. Como informó la revista Newsweek:6

"Los otolitos [huesos del oído] de estos peces vibran en una frecuencia diferente al resto del cuerpo del animal y son utilizados para captar y medir las ondas de sonido...

En los peces sanos, estos huesos se componen de aragonita, una forma cristalina del carbonato de calcio. Pero como lo descubrieron, Reimer y sus colegas, muchos de estos otolitos estaban deformados y compuestos de un material diferente--vaterite.

La vaterita también se compone de carbonato de calcio, pero en forma de una estructura cristalina irregular y menos densa, lo cual cambia la forma en que el sonido es captado y procesado... La presencia de estas deformidades de vaterita fueron 10 veces mayores en los peces criados que en los animales silvestres..."

¿Qué Es lo Que produce las Deformidades en los Huesos del Oído?

Aún se desconocen las causas de estas deformidades de los huesos del oído. Los investigadores sugieren que podrían ser desencadenadas por algún factor alimenticio, o podrían estar relacionadas a una mayor tasa de crecimiento anormal. La genética es otra posibilidad, y los investigadores esperan investigar todas estas hipótesis.

Aunque la pérdida de audición podría parecer una deformidad que no tiene consecuencias en los peces criados, de hecho, puede tener consecuencias adversas.

La mayoría de los peces criados nunca serán liberados en la naturaleza, donde tendrían que valerse por sí mismos y encontrar su propia comida. Pero algunos, tales como el salmón del Pacífico, son criados en piscifactorías solo para ser liberados en la naturaleza con el fin de repoblar la especie. Como señaló la revista Newsweek:7

"Allison Coffin, una investigadora de la Universidad Estatal de Washington, la cual no participó en el estudio, dice que posiblemente la deformidad podría afectar la supervivencia de los peces liberados en la naturaleza...

Sin embargo, es importante destacar que el estudio provee "más pruebas de que las condiciones de crianza causan problemas en los peces, y tenemos que averiguar qué es lo que hacemos", dice la investigadora”.

El Salmón de Piscifactoría Tiene Muchas Características Anormales, Incluyendo una Más Alta Carga Tóxica que Cualquier Otro Alimento Analizado

El salmón de piscifactoría también sufre otras mutaciones perturbadoras. La carne del salmón de piscifactoría es "frágil", y se rompe cuando se dobla --una característica muy anormal. Además, el contenido nutricional es tremendamente anormal, lo cual podría tener consecuencias para su salud.

El salmón silvestre contiene alrededor de 5 a 7 % de grasa mientras que la variedad que es criada puede contener entre 14.5 y 34 %.

Muchas toxinas se acumulan fácilmente en la grasa, lo que significa que incluso cuando se crían en condiciones de contaminación similares, el salmón de piscifactoría contendrá mucha más cantidad de toxinas que el salmón silvestre.

Esta elevada toxicidad es bastante significativa. De acuerdo con el investigador de toxicología de origen noruego, Jerome Ruzzin, el salmón de piscifactoría ¡es uno de los alimentos más tóxicos en el mundo!

Generalmente, las pruebas muestran que el salmón criado contiene cinco veces más toxinas que cualquier otro producto alimenticio analizado.

Sorprendentemente, la investigación revela que la fuente más importante de exposición tóxica no son los pesticidas o los antibióticos, sino las bolitas de alimento seco.

Los contaminantes que se encuentran en la alimentación de los peces incluyen dioxinas, bifenilos policlorados (PCB, por sus siglas en inglés), y un sin número de diferentes medicamentos y productos químicos.

La fuente de estas toxinas se origina en los peces grasos utilizados como alimento--peces que no pueden ser vendidos para el consumo humano directo debido a sus elevados niveles de contaminación. Posteriormente, estos contaminantes son incorporados en las bolitas de alimento.

Otro problema se deriva del proceso de elaboración. Primero, los peces grasos se cocinan y se separan en alimento proteico y aceite. Mientras que el aceite tiene altos niveles de dioxinas y de PCB, el polvo de proteína se suma a la toxicidad del producto final. A la proteína en polvo se le agrega un "antioxidante" llamado etoxiquina.

Este producto químico fue desarrollado por Monsanto en la década de 1950, como un pesticida, y realmente no tiene cabida en el alimento para peces. De hecho, Europa tiene regulaciones estrictas sobre este plaguicida en otros alimentos, como frutas y vegetales.

Este químico ayuda a prevenir la oxidación, por lo que los fabricantes de bolitas de pescado comenzaron a utilizarlo en secreto como "antioxidante", pero en realidad nunca fueron definidos los efectos de esta sustancia en la salud humana.

Sin embargo, el único estudio que fue realizado acerca de la etoxiquina y la salud humana encontró que tiene la capacidad de atravesar la barrera hematoencefálica, y puede tener efectos cancerígenos.

El Salmón Criado en Piscifactoría Tiene Diferente Genética al Salmón Silvestre

Curiosamente, la reciente investigación8,9 también muestra que el salmón nacido en criadero tiene una genética muy diferente al salmón silvestre. Resulta que el salmón se adapta al cautiverio extremadamente rápido.

En una sola generación, su composición genética cambia, y con ella su capacidad natural para desarrollarse y reproducirse en la naturaleza. Este es un problema, ya que no todo el salmón de piscifactoría es destinado al consumo humano.

En zonas como Oregón y Washington, los salmones son criados en instalaciones de incubación, y posteriormente son liberados en la naturaleza para reponer las poblaciones de salmón silvestre.

Sorprendentemente, los investigadores encontraron no menos de 700 disparidades genéticas diferentes entre el salmón de criadero y silvestre. El salmón que se analizó fue la trucha arcoíris.

En la naturaleza, estos peces son criaturas solitarias y territoriales. En las piscifactorías, son criados en condiciones densamente atestadas, y en una sola generación no solo pierden algunos de estos rasgos instintivos, sino que también desarrollan una mejor función inmune y mecanismos de curación de lesiones.

De acuerdo con el investigador principal Michael Blouin:

"Prácticamente esto establece la cuestión de si los peces de criadero pueden ser o no genéticamente diferentes después de una sola generación de domesticación. Lo que es importante es que este proyecto es un paso en tratar de averiguar qué rasgos se encuentran bajo una marcada selección en la incubadora, y qué condiciones de incubación exacerban esta selección".

Cuidado con los Bagres de Piscifactorías

El bagre criado en granjas también tiende a estar cargado de dioxinas, y además, aquí la alimentación es la fuente. Como señaló Nutrition Facts:10

"En la década de 1990, una encuesta de supermercado encontró una mayor concentración de dioxinas en los bagres criados en granjas. Se determinó que la fuente de las dioxinas era la alimentación, pero eso es sorprendente, ya que los bagres no son alimentados con una gran cantidad de grasa animal.

Resultó que la fuente del problema era la arcilla contaminada con dioxinas añadida a la alimentación como un agente anti-aglutinante, la cual originalmente podría haber provenido de aguas residuales... por lo que, podría haber iniciado en las aguas residuales y terminado en el plato de los consumidores en la forma de bagre de piscifactoría..."

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) solicitó que el uso del alimento de arcilla para peces fuera descontinuado. Pero en realidad no la prohibieron o restringieron.

Como resultado, no hubo cambios en la industria, y una tardía investigación de seguimiento realizada en el 2013 descubrió que el 96 % del bagre criado ahora está contaminado con dioxinas.

En el estudio inicial11 realizado en 1997, sólo un tercio de las muestras de bagre contenía dioxinas, por lo que el problema se incrementó enormemente.

Y, aunque a menudo, el pescado importado tiende a estar más contaminado que los peces en los Estados Unidos, este no fue el caso con el bagre. Realmente, los bagres importados de China o Taiwán estaban 10 veces menos contaminados que los criados en los Estados Unidos.

Como señaló Nutrition Facts:

"[C]uando se analizó la alimentación que se le proporcionaba al bagre de los Estados Unidos, más de la mitad estaba contaminado, y por lo tanto, es probable que los productos de arcilla extraídos continúen utilizándose en la alimentación para el bagre de los Estados Unidos...

Este es un buen ejemplo de cómo no podemos confiar necesariamente en los reguladores para proteger la salud de nuestras familias".

Los Cultivos Transgénicos Omega-3 Tienen Efectos Devastadores en las Mariposas

Parece que entre más científicos tratan de "arreglar" las cosas, empeora la situación. Para sustituir a los aceites omega-3 del pescado, se han desarrollado la canola y la camelina transgénicas (GM, por sus siglas en inglés) que contienen ácidos grasos omega-3. El Reino

Unido aprobó la camelina transgénica en el 2014, y es promovida como un suplemento de omega-3 para los seres humanos y para los peces criados.

El profesor Johnathan Napier, quien dirigió el proyecto de transgénicos en Rothamsted Research, aclamó que el cultivo transgénico es una fuente "verdaderamente sostenible" de alimentación para la piscifactoría.

Por desgracia, estos cultivos resultan tener consecuencias ecológicas devastadoras.

Aunque reducir la carga sobre las poblaciones de peces pareciera una buena idea, la reciente investigación ha demostrado que cuando los ácidos grasos omega-3 de cadena larga que se encuentran en el aceite de pescado (EPA y DHA) son proporcionados como alimento para la mariposa blanca de la col--que se alimentan de canola y camelina.

Los insectos en el estudio se desarrollaron más pesados y tuvieron una alta incidencia de deformidades en las alas.

Como señaló Cornucopia Institute:12

"El problema con los cultivos transgénicos productores de omega-3 radica en el hecho de que los ingenieros genéticos han introducido un compuesto del mar en un entorno terrestre.

Ni esta mariposa ni otros invertebrados que se alimentan de estas plantas nunca antes estuvieron expuestos a estas moléculas en su alimentación.

Algunos podrían alegrarse de que tales cultivos transgénicos productores de omega-3 tuvieran el inesperado beneficio adicional de hacer daño a una mariposa que está considerada como plaga de cultivos.

Pero eso sería hacer caso omiso de los efectos potenciales sobre los insectos beneficiosos que no son plagas como las mariposas, abejas y otros polinizadores. También se desconocen los efectos que podrían ocurrir en lo más alto de la cadena alimenticia, como en los depredadores que consumen este tipo de insectos...

Parece ser que la lección que debemos aprender de este nuevo estudio, es que debemos tener cuidado con las declaraciones de los ingenieros genéticos acerca de que sus productos son seguros y sostenibles, cuando estas afirmaciones no estén sustentadas por pruebas rigurosas.

Al hacer tales afirmaciones, a menudo restringen su base a unas consideraciones limitadas y egoístas, tales como si el cultivo transgénico expresa o no el rasgo deseado y proporciona un producto aceptable cuando se alimenta al ganado--en este caso, los peces criados.

Ellos ignoran el más amplio contexto en el que son cultivados y consumidos los cultivos transgénicos. De esta forma, el aclamado éxito de ‘sostenibilidad’ de los ingenieros genéticos puede llegar a ser un peligro para los ecosistemas".

Las Piscifactorías Producen Más Problemas de los Que Solucionan

Cada vez es más claro que las granjas de peces no son una solución viable para la pesca excesiva. En todo caso, empeoran la situación, ya que de inicio destruyen el ecosistema marino a un ritmo mucho más rápido... Entonces, ¿cuál es la respuesta?

Por desgracia, la gran mayoría de los peces—aun cuando son silvestres--están demasiado contaminados como para consumirlos de forma frecuente.

La mayoría de las vías fluviales navegables más importantes del mundo están contaminadas con mercurio, metales pesados ​​y productos químicos como las dioxinas, PCBs y otros productos químicos agrícolas que terminan en el medio ambiente.

La radiación por la fuga de la planta generadora de Fukushima en Japón es otro motivo de preocupación, y muchos simplemente han renunciado a comer pescado por temor a la contaminación radiactiva, o en vez de eso optan por peces de granja, al considerar que es una opción más segura.

Basados en la evidencia, elegir los peces criados en granja para evitar la radiación no le harán nada bien a su salud, en lo absoluto.

Es posible evitar la radiación nuclear, pero en vez de ello recibe mucha más cantidad de otras toxinas. Una respuesta a este interrogante es ponerse en contacto con el distribuidor de cualquier pescado silvestre que pudiera interesarle, y preguntarle si hacen o no pruebas en busca de radiación. Algunas empresas las realizan.

Alternativamente, puede conseguir un contador Geiger y comprobarlo usted mismo.

Las Mejores Opciones de Productos del Mar: Salmón Silvestre de Alaska, Sardinas Y Anchoas

Aunque actualmente es mejor evitar muchos tipos de pescado, existen excepciones. Por ejemplo, considero que los beneficios nutricionales del salmón rojo silvestre de Alaska aún son mayores que los riesgos potenciales de contaminación.

El riesgo de salmón rojo al acumular grandes cantidades de mercurio y otras toxinas se reduce debido a su corto ciclo de vida, que es aproximadamente de unos tres años. Además, la bioacumulación de toxinas también es reducida por el hecho de que no se alimenta de otro pescado, previamente contaminado.

Asimismo, no está permitida la cría del salmón de Alaska, y por lo tanto los que se obtienen son silvestres.

Mi marca favorita es Vital Choice Wild Seafood and Organics, la cual ofrece una buena variedad de productos de salmón de alta calidad que está comprobado por tener una alta cantidad de grasas omega-3 y bajos niveles de contaminantes.

Regularmente, los peces también fueron analizados en busca de radiación de Fukushima y se encontró que no estaban contaminados por esta radiación. El salmón enlatado con la etiqueta "salmón de Alaska" es una alternativa menos costosa que los filetes de salmón.

Otra excepción, es el pescado más pequeño con ciclos de vida cortos, como las sardinas y las anchoas, las cuales consumo casi todos los días.

Estas también tienden a ser mejores alternativas en términos de contenido de grasa, por lo que es una situación de ganar-ganar—tienen menor riesgo de contaminación y un mayor valor nutricional. Una pauta general es que cuanto más abajo este de la cadena alimenticia, menos contaminación habrá acumulado.

Solo asegúrese de que no sea del Mar Báltico, que es conocido por sus niveles excepcionalmente altos de contaminación. Otras buenas opciones son el arenque y la hueva de pescado, los cuales están cargados de importantes fosfolípidos que nutren a las membranas mitocondriales.

© Copyright 1997-2016 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.