Ocultar
Peligro de los Celulares

Historia en Breve -

  • Recientemente, varios acontecimientos han destacado los crecientes peligros de la contaminación de los campos electromagnéticos (EMFs por sus siglas en inglés) y la necesidad crucial para enfrentarlos
  • En 2007, el Grupo de Trabajo BioInitiative publicó un informe de 650 páginas citando a más de 2 000 estudios (muchos muy recientes) que detallan los efectos tóxicos de los EMFs de todas las fuentes. La exposición crónica a la radiación, incluso a niveles bajos (como a la de los teléfonos celulares), puede causar una variedad de tipos de cáncer, dañar la inmunidad y contribuir a la enfermedad de Alzheimer y la demencia, enfermedades cardiacas y muchos otros padecimientos
  • Además, cada estudio individual de los tumores cerebrales que se presenta después de los 10 o más años de uso, muestra un aumento en el riesgo de cáncer cerebral
  • Un estudio reciente realizado en Suecia es particularmente alarmante, ya que sugiere que si comenzó a usar un teléfono celular desde la adolescencia, tiene un riesgo 5 veces mayor de cáncer cerebral que los que empezaron a la edad adulta
 

Los Celulares Son Peligrosos, Pero Esto Podría Ser Mucho Peor

Mayo 25, 2016 | 33,900 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Cada vez es más la evidencia científica que está emergiendo de que las plagas humanas de nuestro siglo pueden estar vinculadas a algún aspecto de nuestro uso de electricidad, incluyendo:

  • Leucemia linfoblástica aguda infantil
  • Tumores cerebrales
  • Melanoma maligno
  • Asma
  • Enfermedad cardiovascular
  • Disfunción del sistema inmune
  • Alteración hormonal
  • Diabetes inestable
  • Trastornos del sueño, dolores de cabeza, enfermedad de Alzheimer y el TDAH

Y esta es solo una parte de la lista.

Los Campos Electromacnéticos y su ADN

Las células en su cuerpo pueden reaccionar a los campos electromagnéticos o (EMFs por sus siglas en inglés) como un invasor perjudicial, al igual que lo hacen con otras toxinas ambientales.

Recuerde que usted es un ser eléctrico.

Su cuerpo es un complejo dispositivo de comunicación en donde se “comunican” las células, los tejidos, órganos y los organismos.1 En cada uno de estos niveles, la comunicación incluye transmisores y receptores bio-eléctricos finamente sintonizados, los cuales se sintonizan al igual que se sintoniza una emisora ​​de radio.

¿Qué pasa cuando expone una antena de radio a una cantidad significativa de ruido externo? Recibe estática del ruido--y eso es lo que le sucede a su cuerpo en el entorno de la contaminación electromagnética de hoy en día.

Dos de los efectos biológicos más conocidos de la contaminación electromagnética son la interrupción del patrón de onda cerebral2 que provoca problemas de comportamiento3 y la interferencia de todo el sistema de comunicación de su cuerpo (citoesqueleto)4 que provoca una función neurológica anormal, tal como la demencia, síndrome de fatiga crónica y fibromialgia.

A nivel celular, los receptores de la membrana celular (el cerebro de las células) reconocen los campos electromagnéticos a niveles muy bajos de exposición, lo que produce una respuesta de estrés similar a la que se produce por la exposición a metales pesados ​​o sustancias químicas tóxicas.5

Esto puede provocar que la membrana celular pase de un estado "activo" o permeable, donde permite la eliminación de los nutrientes y las toxinas, a un estado "inactivo", donde la membrana celular es impermeable.

Durante un día normal, sus células cambiaran sus estados en miles de veces, pero cuando están bajo constante estrés ambiental, las membranas pueden quedar atrapadas en el estado inactivo. Esto a menudo se conoce como "estrés oxidativo", ya que los nutrientes son capaces de entrar en la célula, mientras que las toxinas (radicales libres) no pueden ser eliminados.

También hay evidencia real de que este estado inactivo puede incluso tener efectos genotóxicos, lo que significa que la contaminación electromagnética es tóxica, al dañar tanto el ADN como al impedir a su cuerpo repare el ADN, que puede ser el primer paso para el cáncer.

Realmente no estamos seguros de cuál es el “desencadenante” que causa los problemas de salud, pero sabemos que la contaminación electromagnética es sin duda un factor que contribuye. Para tener buena salud, su cuerpo debe poder comunicarse entre sí, es decir, estar en sintonía con el ritmo natural de la tierra y toda la vida.

Los patrones caóticos e impredecibles de la contaminación electromagnética pueden crear ruido en el cuerpo y robarle la armonía a su cuerpo. Estos efectos biológicos dañinos se han encontrado en niveles muy por debajo de los llamados límites de seguridad gubernamental e industrial—1 000 000 veces menores que esos límites, en algunos casos.

¿Por qué ciertas cosas como EFT, la acupuntura, las unidades de TENS, marcapasos, y muchos otros tratamientos bio-eléctricos funcionan? Una de las principales razones por las que funcionan se debe a que se centran en regresar a su cuerpo a su ritmo natural o resonancia. Al igual que inhala el oxígeno de una atmósfera que no puede ver, las células están suspendidas en un mar de energía vibratoria que no puede ver ni sentir—es decir, hasta que se enferma.

Como lo afirma el artículo de MSNBC:

"Recuerde, estos cambios positivos-negativos se están produciendo en muchas miles de veces por segundo, así que los electrones en su cuerpo están bailando con esa melodía. Su cuerpo se vuelve a recargar porque prácticamente se está comunicando con el campo eléctrico transitorio".

Tenga en cuenta que todas las células de su cuerpo-- ya sea que los islotes en el páncreas estén en espera de una señal para producir insulina o los glóbulos blancos se están dirigiendo rápidamente a la zona afectada-- utilizan la electricidad, o un "cambio de electrones" para comunicarse entre sí.

Al anteponerse con los mecanismos de señalización del cuerpo, ¿Podría la [contaminación electromagnética] transitoria interferir con la secreción de insulina, estropear la llamada y respuesta del sistema inmunológico y causar otros problemas? "

Si, definitivamente.

Y el aspecto realmente aterrador de la contaminación electromagnética es el pequeño control que se tiene sobre ella.

¿Cómo Puede Protegerse?

Afortunadamente, uno está completamente indefenso. Hay estrategias que pueden ayudarle a reducir su exposición y a protegerse de la constante exposición excesiva de la radiación.

Durante más de 20 años, los Biólogos de Construcción ( www.buildingbiology.net ) han estado estudiando y educando al público en general sobre los efectos negativos de los campos electromagnéticos (EMFs). En su página web encontrará múltiples vídeos e información sobre el por qué, qué y cómo abordar el tema de los campos electromagnéticos.

Lo primero y más importante, es que disminuya, lo más que pueda, su exposición a tantas fuentes.

Estas recomendaciones son más recomendaciones de Camilla Rees:

  • Cuidado intestinal: Asegúrese de consumir suficientes alimentos fermentados. La Clínica Paracelso en Suiza descubrió que los síntomas de electrosensibilidad se pueden reducir al proporcionarle un impulso a la barrera intestinal.
  • Programas regulares de desintoxicación: No sólo está tratando con cantidades cada vez más elevadas de sustancias químicas toxicas en su entorno, su cuerpo está lleno de microorganismos que responden a los EMFs, al generar un mayor nivel de sus propias toxinas, esto según un curso para médicos sobre este tema, impartido por Dr. Dietrich Klinghardt, MD .
  • Cuidado con el moho: El moho al igual que otros microorganismos, también pueden reaccionar en ambientes altos en EMFs. Un estudio mostró que se generan 600 veces más neurotoxinas del moho en un entorno de alto en EMFs. De acuerdo con Rees, también se están revisando casos legales de moho, que cuestionan si los problemas en edificios infestados con moho en realidad pudieran haberse infestado por la infraestructura de la antena cercana.

El controlar el entorno donde duerme es especialmente importante, dado a que pasa un tercio de su vida allí.

Más Soluciones para la Contaminación Eléctrica

Electrical Pollution Solution6 tiene una extensa lista de pasos que puede tomar para combatir la contaminación electromagnética tanto en su hogar como en el trabajo. Sus sugerencias incluyen las siguientes:

  • Deshágase del horno de microondas. Además de la peligrosa radiación de los EMFs, los hornos de microondas tienen otros impactos negativos en su salud.
  • Evite el uso de sabanas y colchonetas eléctricas.
  • Use guantes de hule para lavar los platos o para cualquier cosa que involucre tocar agua con las manos y parece en un tapete que no transporte EMFs. Estos dos consejos aumentan la resistencia para que lleguen a su cuerpo.

Para obtener información adicional sobre los EMFs, por favor visite la página de internet EMF.mercola.com para leer las últimas noticias y actualizaciones.

Conviértase en un Conductor de Poder

La última cosa que puede hacer, y quizás la más importante, es ayudar a difundir el conocimiento sobre este problema cada vez mayor.

Si cree que uno o más productos transmisores lo están enfermando, por favor repórtelo/los a siguientes agencias (tenga a la mano la información del fabricante, modelo y/o número de serie, y una lista de sus síntomas):

  1. FDA al 1-800-FDA-1088 El mismo programa de la FDA que regula los productos médicos también regula los productos que emiten radiación.
  2. Consumer Product Safety Commission al 1-800-638-2772
  3. EMR Policy Institute

Es lamentable, pero el gobierno no hará nada para involucrase en cuidar su salud, al menos que sienta la presión del público.

Las compañías de luz han derrotado exitosamente los intentos de modificar las normas de la exposición. La industria de la telefonía celular, que ha financiado al menos un 87% de la investigación sobre el tema, se ha resistido a una regulación efectiva.

Por favor, involúcrese en cualquier nivel que pueda, para ayudar a aumentar la presión en los reguladores de la industria y a la misma industria, que es la única manera de crear un futuro más seguro para todos los seres vivos.

© Copyright 1997-2016 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.