Ocultar
Vitamina D para la Depresion

Historia en Breve -

  • Las mujeres con el consumo más alto de vitamina D fueron significativamente menos propensas a sufrir síntomas depresivos
  • La vitamina D podría afectar la función de la dopamina y norepinefrina, los neurotransmisores que probablemente están involucrados en la depresión
  • La vitamina D modula la inflamación en su cuerpo, lo cual también está relacionado a la depresión
  • Optimizar sus niveles de vitamina D a través de una adecuada exposición a la luz solar, usar una cama de bronceado segura o administrar suplementos de vitamina D3 podrían ser pasos importantes para proteger su salud mental y emocional
 

Nuevo Estudio Muestra Que la Vitamina D Ayuda a Prevenir la Depresión

Junio 9, 2016 | 25,380 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Un estudio de más de 81 000 mujeres encontró que aquellas con un consumo mayor de vitamina D de fuentes alimenticias tuvieron una prevalencia significativamente menor de síntomas depresivos.1

Los investigadores sugirieron que la vitamina D podría afectar la función de la dopamina y la norepinefrina.

Estos son los neurotransmisores que probablemente están vinculados con la depresión, mientras que también regulan la relación entre la depresión y la inflamación.

Esto se suma a la creciente evidencia que muestra que si sufre de depresión una de las mejores elecciones que puede hacer es pasar el mayor tiempo al aire libre bajo la luz solar, tanto como le sea posible.

La exposición a la luz solar es, por mucho, la mejor manera de optimizar sus niveles de vitamina D.

Particularmente, es útil saber esto ya que el horario de verano ha terminado y la mayoría no tienen acceso a suficiente luz solar para producir vitamina D hasta la primavera.

La Vitamina D Combate la Depresión

La conexión entre la vitamina D y la depresión no es algo nuevo. En el 2006, los científicos evaluaron los efectos de la vitamina D en la salud mental en 80 pacientes de edad avanzada y encontraron que aquellos con los niveles más bajos de vitamina D eran 11 veces más propensos a estar deprimidos2 que los que recibieron dosis saludables.

En el estudio actual, los investigadores encontraron que el consumo de más de 400 UI de vitamina D de fuentes alimenticias estaba relacionado con un riesgo 20 % menor de síntomas depresivos en comparación con el consumo de menos de 100 UI.

Este fue un beneficio significativo obtenido de una muy pequeña cantidad de vitamina D—ya que 400 UI es una cantidad demasiado baja para beneficiar a la mayoría de las personas (sin mencionar que su cuerpo está diseñado para obtener la vitamina D principalmente de la luz solar, no de alimentos o suplementos, como explicaré más adelante).

Ahora parece como si la mayoría de los adultos necesitan alrededor de 8 000 IU de vitamina D por día con el fin de obtener sus niveles séricos por encima de 40 ng/ml, que es la cantidad más baja que deberían tener. Lo ideal sería que sus niveles séricos estuvieran entre los 50 y 70 ng/ml, y hasta 100 ng/ml para atender el cáncer y las enfermedades cardiacas.

Es probable que la vitamina D combata la depresión a través de varias vías, no solo directamente en su cerebro, sino también a través de la inflamación. Los receptores de vitamina D fueron identificados en todo el cuerpo humano, y eso incluye a los de su cerebro.

Los investigadores han localizado las vías metabólicas de la vitamina D en el hipocampo y el cerebelo, áreas que están involucradas en la planificación, el procesamiento de la información, y la formación de nuevos recuerdos.

Asimismo, también es imprescindible una cantidad suficiente de vitamina D para el buen funcionamiento de su sistema inmunológico para combatir la inflamación, y otras investigaciones han descubierto que las personas deprimidas tienden a tener niveles más altos de inflamación en el cerebro.

¿Por Qué Es Mejor Obtener la Vitamina D de la Luz Solar?

Los investigadores antes mencionados señalaron que los estudios han demostrado que solo un 30 % del 25 (OH) D (vitamina D) que circula en los habitantes de los Estados Unidos es producto de la exposición a la luz solar.

Esto en un derivado desafortunado del consejo equivocado de las agencias de salud pública acerca de permanecer alejados de la luz solar para evitar el cáncer (cuando en realidad la vitamina D obtenida a través de la exposición a la luz solar prevendrá el cáncer).

La verdad es que la vitamina D que se obtiene de la exposición a la luz solar es la MEJOR manera de optimizar sus niveles de vitamina D, y una reciente entrevista con la Dra. Stephanie Seneff destacó importancia de obtener su vitamina D a través de la exposición a la luz solar en un nivel completamente nuevo.

He recomendado consistentemente obtener su vitamina D a través de la exposición regular a la luz solar siempre que le sea posible, y el análisis de la Dra. Seneff acerca de cómo la vitamina D--específicamente la que se obtiene de la exposición a la luz solar--está íntimamente ligada a los niveles saludables de colesterol y azufre, hace que esta recomendación sea la más importante.

Como un breve resumen, cuando expone la piel a la luz solar, su piel sintetiza el sulfato de vitamina D3. Esta forma de vitamina D es soluble en agua, a diferencia de los suplementos de vitamina D3 por vía oral, que no son sulfatados.

La forma soluble en agua puede viajar libremente en el torrente sanguíneo, mientras que la forma no sulfatada necesita LDL (el llamado colesterol "malo") como vehículo de transporte.

Su sospecha es que posiblemente la forma oral no sulfatada de vitamina D no proporcione todos los beneficios que la vitamina D producida en su piel por exposición a la luz solar, ya que no puede ser convertida en sulfato de vitamina D.

Es muy difícil obtener suficiente vitamina D de fuentes alimenticias por sí solas, ya que muy pocos alimentos contienen vitamina D, naturalmente, y los que la contienen, no tienen suficiente cantidad para optimizar sus niveles. Curiosamente, la única vitamina que no se encuentra en la leche materna es la vitamina D.

Considere esto como una enorme pista de que no fuimos diseñados para consumir estrictamente la vitamina D. Fuimos diseñados para producirla a través de exponer la piel a la luz solar natural.

La falta de exposición a la luz solar es realmente la raíz del problema, ya que la deficiencia de vitamina D, la cual ahora se encuentra en niveles epidémicos, en términos históricos, es un problema de salud muy reciente.

La Conexión Entre la Depresión-Inflamación Que Hace Aún Más Importante a la Vitamina D

A menudo, la depresión va de la mano con inflamaciones gastrointestinales y enfermedades autoinmunes, así como las enfermedades cardiovasculares, enfermedades neurodegenerativas, diabetes tipo 2 y también el cáncer, en donde la inflamación crónica de bajo grado es un importante factor contribuyente.

Los investigadores han sugerido que "la depresión podría ser una manifestación neuropsiquiátrica de un síndrome inflamatorio crónico".

La deficiencia de vitamina D está relacionada a una mayor inflamación2 en personas sanas, y mayores concentraciones de TNF-alfa sérico, un marcador inflamatorio, el cual fue descubierto en las mujeres que tenían niveles insuficientes de vitamina D.3

Todo esto se reduce a que la inflamación crónica en su cuerpo altera el funcionamiento normal de muchos sistemas corporales, y puede causar estragos en su cerebro y posiblemente causar síntomas depresivos.

Esta es una vía más por la cual la vitamina D es importante para su estado de ánimo y salud cerebral, ya que la vitamina D ayuda a reducir la inflamación sistémica. La deficiencia de vitamina D en realidad es algo que sucede con mayor frecuencia, y puede tener un impacto más allá que solo en su salud mental.

Optimizar sus niveles de vitamina D podría ayudar a prevenir al menos 16 tipos diferentes de cáncer, junto con enfermedades cardiacas, diabetes, Alzheimer, gripe y mucho más.

¿Por Qué los Antidepresivos No Funcionan?

Hay muchas razones por las que no funcionan de la manera que la mayoría de las personas piensan que trabajan o quieren que trabajen.

Dos de tales razones, las cuales escribí hace unos dos años, son:

  1. El estrés crónico no causa los mismos cambios moleculares que produce la depresión, pero la mayoría de los antidepresivos se basan en la hipótesis de que el estrés causa depresión. La hipótesis no es válida, lo que significa que los medicamentos son prácticamente inútiles.
  2. Siempre se consideró que un desequilibrio en los neurotransmisores en el cerebro no podría provocar los síntomas depresivos. En vez de ello, los eventos bioquímicos que conducen a la depresión parecen comenzar en el desarrollo y funcionamiento de las neuronas.
  3. Esto significa que los antidepresivos se centran en el efecto de la depresión, y pierden por completo la causa.

Estos descubrimientos fueron presentados en la conferencia de Neurociencia 2009 en Chicago, Illinois. El comunicado de prensa anunció los siguientes resultados:

"¿Porqué más de la mitad de las personas que toman antidepresivos para la depresión no obtienen alivio?

Esto se debe a que la causa de la depresión se ha simplificado y los medicamentos destinados a tratarlo tratan al objetivo equivocado, de acuerdo con una nueva investigación de la Escuela Feinberg de Medicina de la Universidad Northwestern. Los medicamentos son como flechas disparadas a las dianas de los anillos exteriores, en vez del centro.

Un estudio realizado en el laboratorio de Eva Redei, la investigadora de depresión a largo plazo... parece derribar dos creencias muy arraigadas sobre la depresión. Una de ellas es que los eventos estresantes de la vida son una de las principales causas de la depresión. La otra es que un desequilibrio en los neurotransmisores en el cerebro desencadena los síntomas depresivos.

Ambos resultados son significativos porque estas creencias fueron la base para el desarrollo de medicamentos que actualmente son utilizados para tratar la depresión.

Redei, Profesora de Psiquiatria de David Lawrence Stein en la Escuela Feinberg de Northwestern, encontró una poderosa evidencia molecular que anula el dogma tradicional de que el estrés es generalmente una de las principales causas de la depresión. Su nueva investigación revela que casi no hay coincidencia entre los genes relacionados con el estrés y los genes relacionados con la depresión.

...[O]tra razón de que los antidepresivos actuales a menudo son ineficaces es que su objetivo es estimular a los neurotransmisores basados en la explicación molecular popular de la depresión, lo que significa que es el resultado de bajos niveles de los neurotransmisores serotonina, noradrenalina y dopamina.

Pero eso es incorrecto, dijo Redei. En la segunda parte del estudio, Redei encontró fuertes indicios de que en realidad la depresión comienza más arriba en la cadena de eventos cerebrales. Los eventos bioquímicos que finalmente ocasionan la depresión realmente inician en el desarrollo y funcionamiento de las neuronas.

"Los medicamentos se han enfocado en el efecto, no en la causa", dijo ella. "Es por eso que se necesita tanto tiempo para que puedan funcionar y por qué no son eficaces para muchas personas".

Efectos Secundarios Bien Documentados

Aún no se comprende completamente la interacción que existe entre los antidepresivos y el cerebro, el hígado, el sistema digestivo y otros sistemas, sí se sabe que los efectos secundarios son numerosos. Además de la extensa lista estándar de náuseas, boca seca y pérdida de la libido, los efectos secundarios más graves de los antidepresivos que son comúnmente recetados incluyen:

Sentimientos y pensamientos suicidas, y comportamiento violento: Lo principal y más importante por lo cual debe estar preocupado es que en realidad podría tener un MAYOR riesgo de suicidio.

Su riesgo de suicidio podría ser dos veces más alto si toma Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina (SSRI, por sus siglas en inglés). Siete de cada doce tiroteos en las escuelas también fueron perpetrados por niños que tomaban antidepresivos o se les habían retirado.

Diabetes: De acuerdo con un estudio, su riesgo DE diabetes tipo 2 es dos a tres veces mayor si toma antidepresivos. Todos los tipos de antidepresivos, incluyendo los tricíclicos y SSRI, aumentan el riesgo de diabetes tipo 2.

Problemas con su sistema inmunológico: Los SSRI ocasionan que la serotonina permanezca más tiempo en sus uniones nerviosas, interfieren con la señalización de las células inmunológicas y el crecimiento de las células T.

Mortinatos: Un estudio canadiense de casi 5 000 madres encontró que las mujeres que tomaban SSRI tenían el doble de probabilidades de tener un feto muerto, y casi el doble de probabilidades de tener un bebé prematuro o de bajo peso al nacer; otro estudio mostró un riesgo 40 % mayor de defectos de nacimiento, como el paladar hendido.

Huesos frágiles: Un estudio mostró que las mujeres que toman antidepresivos tienen un riesgo 30 % mayor de fractura vertebral y un riesgo 20 % mayor de cualquier tipo de fractura. Esto se debe a que la serotonina también está involucrada en la fisiología de los huesos. Si altera los niveles de serotonina con un medicamento, esto puede ocasionar una baja densidad ósea, lo cual aumenta el riesgo de fractura.

Derrame cerebral: Su riesgo de accidente cerebrovascular puede ser un 45 % más alto si toma antidepresivos, posiblemente relacionado con la forma en que los medicamentos afectan a la coagulación sanguínea

Enfermedades cardiacas y muerte cardiaca súbita: Una nueva investigación presentada en la reunión de Nueva Orleans del Colegio Americano de Cardiología descubrió que los antidepresivos aumentan el riesgo de enfermedades cardiacas,5 lo cual ocasiona que las paredes de las arterias se espesen. Aun no se conoce el mecanismo biológico exacto.

Un análisis de bibliografía de estudios realizados entre el año 2000 y 2007, publicado en Expert Opinion on Drug Safety en 2008,6 encontró que "los antipsicóticos pueden aumentar el riesgo cardíaco, incluso en dosis bajas, mientras que los antidepresivos lo hacen generalmente en dosis altas o en un conjunto de combinaciones de medicamentos".

Otro estudio publicado en enero de 2009 en New England Journal of Medicine7 también encontró que los medicamentos antipsicóticos duplicaron el riesgo de muerte cardíaca súbita. Se descubrió que la mortalidad depende de la dosis, por lo que aquellos que toman dosis más altas presentaron un mayor riesgo de evento cardíaco letal.

Muerte: En general, se encontró que las tasas de mortalidad son 32 % más altas en mujeres que toman antidepresivos.

En relación con los antipsicóticos, que están destinados a tratar enfermedades mentales más graves, como la esquizofrenia, los riesgos pueden ser aún más graves, lo cual depende del medicamento.

Por ejemplo, un reciente estudio publicado en JAMA8 descubrió que, contrariamente a lo que pensábamos previamente, la esquizofrenia en sí no altera su masa cerebral.

Lo que se creía anteriormente que era videncia de que la enfermedad causaba una contracción del cerebro era en realidad el efecto de los medicamentos antipsicóticos prescritos para los esquizofrénicos...

Si consideramos esto, ¿será prudente recetar antipsicóticos a cualquier persona que no sufra de esquizofrenia o trastorno bipolar?

Ahora bien, si es sensible o no, lo cierto es que son prescritos a una gran cantidad de personas que no son ni bipolares ni esquizofrénicos, y los efectos secundarios son malos en cualquier sentido.

Y como otro ejemplo del peligroso mal uso y prescripción no autorizada la cual en la actualidad predomina tanto, un artículo de 2009 en Medscape Today revela que el 60 % de los veteranos militares de los Estados Unidos que recibieron medicación antipsicótica en 2007 no fueron diagnosticados con ninguna de las enfermedades mentales para las cuales fueron aprobados estos medicamentos.

Ese mismo año, más de 162 440 veteranos militares--la MAYORÍA; 60 %, se les prescribió medicamentos que dañan el cerebro ¡sin un diagnóstico que justificara su uso!

Y eso es solo en un grupo de personas. También, cada año existen cientos de miles de civiles a los cuales se les prescriben antipsicóticos de uso no aprobado. Una vez más, los medicamentos que causan el ENCOGIMIENTO CEREBRAL se les proporciona a las personas ¡sin un diagnóstico adecuado de enfermedad mental!

¿Acaso NO es esto un ultraje?

¿Cómo iba a guardar silencio sobre algo tan perjudicial como esto?

Si le dan una prescripción para un antipsicótico, y realmente no es esquizofrénico, ¿acaso no le gustaría saber acerca de este efecto secundario potencialmente devastador?

¿Considera Que el Uso de Estos Medicamentos Será Apropiado en Algún Momento?

Comprenda que no trato de disminuir el impacto de las enfermedades mentales. Esto es masivamente generalizado y responsable de decenas de miles de muertes cada año y el sufrimiento innecesario de millones de personas.

Mi experiencia clínica me lleva a creer que el único uso apropiado de estos medicamentos peligrosos es como un último esfuerzo cuando el paciente está en un grave riesgo para sí mismo u otros. Los medicamentos deben continuarse hasta que la enfermedad esté bajo control y estén fuera de peligro.

Esta es una estrategia muy similar a la forma que emplearía al acudir a una sala de emergencias y con un cirujano ortopédico para un molde cuando tiene un accidente y se fractura un hueso importante. No utiliza ese molde por el resto de su vida. Solo lo utiliza hasta que el hueso haya sanado.

La VERDADERA tragedia es que la mayoría de las compañías farmacéuticas no ven a los antidepresivos de esta manera. Hay enormes esfuerzos de marketing para clasificar el comportamiento normal como anormal o enfermo, el cual a su vez requiere tratamiento de por vida con los medicamentos como solución a ello.

Cuatro Principales Consejos Adicionales Para Superar la Depresión

Optimizar sus niveles de vitamina D no es la única estrategia de tratamiento que puede utilizar para superar la depresión. Prácticamente todas las personas con depresión también deben:

1. Hacer ejercicio: La actividad física regular funciona mejor que los medicamentos antidepresivos para mejorar su estado de ánimo. De hecho, es una de las estrategias más poderosas que puede tomar para prevenir y tratar la depresión y mejorar su estado de ánimo.

2. Evitar el azúcar y la fructosa: El azúcar (incluyendo la fructosa) también tiene un serio impacto negativo en su función cerebral. Hay un excelente libro sobre este tema, The Sugar Blues, escrito por William Dufty hace más de 30 años, que profundiza detalladamente en este tema.

3. Obtener mayor cantidad de grasas omega-3 de origen animal de alta calidad: Su cerebro se compone de alrededor del 60 % de grasa, especialmente el DHA, por lo que necesita un consumo constante de grasas esenciales de omega-3 de origen animal como el aceite de kril, para que su cerebro funcione correctamente.

De hecho, un estudio demostró que las personas con bajos niveles de ácidos grasos de omega-3 en la sangre eran más propensas a tener síntomas de depresión y una perspectiva más negativa, mientras que aquellas con niveles más altos en la sangre demostraron estados emocionales opuestos.

4. Atender el estrés emocional: Si ha seguido mis artículos, incluso por poco tiempo, sabrá que yo recomiendo encarecidamente tomar un papel activo en su salud emocional. Esto incluye participar en las modalidades de alivio del estrés que más le gusten y sean eficaces, como hacer ejercicio, masajes, llevar un diario, visualización y mucho más.

A menudo, la depresión es una enfermedad grave, incluso mortal, y no recomiendo que se auto recete. En vez de eso, acuda con un profesional de la salud el cual pueda guiarlo a través de las opciones de tratamiento natural, que le proporcionen apoyo emocional y físico de manera holística para que pueda sanar a un nivel más profundo.

Se Solicitan Participantes para el Estudio: Analice sus Niveles de Vitamina D en su Hogar

Puede convertirse en un participante en el estudio de Acción Comunitario de Salud D* que se encuentra en curso, el cual evalúa el impacto de la vitamina D en su estado de salud general.

Cuando se una a acción D*, estará de acuerdo en analizar sus niveles de vitamina D dos veces al año durante un programa de cinco años, y compartir su estado de salud para demostrar el impacto de este nutriente en la salud pública.

Hay un costo de US$60 cada 6 meses (US$120 por año) para el patrocinio del proyecto, que incluye un kit de prueba completo y nuevo para ser utilizado en el hogar, e informes electrónicos de su progreso continúo.

Recibirá un correo electrónico de seguimiento cada seis meses que le recordará que "es hora de hacerse la siguiente encuesta de prueba de salud". Para unirse ahora, siga este enlace para obtener el formulario de registro.

Es posible que desee considerar unirse a este estudio, no solo porque ayudará a crear conciencia sobre la profunda importancia de la vitamina D para la salud óptima, sino también porque es una forma ideal para probar y controlar sus propios niveles de vitamina D, lo cual es ampliamente recomendado.

Importantes Reflexiones Finales--¡Léalas!

Quiero dejar algo muy claro antes de concluir este tema. Sé de primera mano que la depresión es devastadora. Tiene un costo muy alto en las familias más saludables y puede destruir amistades de por vida.

Pocas cosas son más difíciles en la vida que ver a alguien que amas perder el sentido de la alegría, la esperanza y el propósito en la vida, y se preguntan si alguna vez lo encontrarán de nuevo. Y no tener el poder para cambiar su situación. Uno se pregunta si alguna vez su ser querido regresara a la normalidad.

Es imposible trasmitir la voluntad de vivir a alguien que ya no lo posee. Ninguna lógica, razonamiento, o recordatorio acerca de todo lo que tienen por vivir le pondrá una sonrisa en la cara a un ser querido enmascarado por la nube gris de la depresión.

A menudo no se pueden cambiar sus circunstancias. Sin embargo, puede cambiar su respuesta a ellos. Los invito a tener un equilibrio en sus vidas. No ignoren las señales de advertencia de su cuerpo de que tienen que cambiar algo. A veces las personas están tan ocupadas en cuidar de todos los demás que se pierden de vista a sí mismas.

Hay momentos en que un medicamento recetado puede ayudar a restaurar el equilibrio de su cuerpo. Pero no está claro si el medicamento es el que proporciona los beneficios, o el increíble poder de su mente que está convencida de que funcionará.

Si ha sido afectado personalmente por la depresión, mi corazón está con usted.

Un cuerpo quebrantado puede ser más fácil de corregir que una mente afectada. La depresión es real. Espero que no se sienta juzgado, más bien que se sienta inspirado y animado por aquellos que han estado en ese lugar.

© Copyright 1997-2016 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.