Ocultar
Quimicos Dañinos

Historia en Breve -

  • Las sustancias industriales como los BPA, pesticidas y retardantes de flama están contribuyendo a la infertilidad, defectos de nacimiento, cáncer, autismo, mal de Parkinson y muchas otras enfermedades graves
  • 84 000 sustancias químicas son legales en Estados Unidos – las cuales, básicamente, no están bien reguladas; cada año se introducen nuevas sustancias que no se han analizado por completo.
  • Muchas de estas sustancias químicas son interruptoras endócrinas, que tienen el potencial de interferir con la función hormonal, incluso en cantidades extremadamente pequeñas
  • La exposición prenatal a las sustancias químicas industriales es generalizada y podría estar relacionada con el desarrollo anormal fetal, menor IQ y problemas metabólicos, entre otros.
  • Los trastornos ocasionados por la exposición prenatal a las sustancias químicas podrían heredarse a múltiples generaciones a través de la “herencia epigenética”, que causa alteraciones en la expresión de los genes
 

Los Peligros de las Sustancias Químicas Cotidianas

Junio 28, 2016 | 32,539 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Desafortunadamente, hoy en día estamos inmersos en una sopa de sustancias químicas. Si ha estado poniendo atención a los titulares, muchas de las sustancias químicas que nos rodean en el aire, agua, alimentos y productos de consumo podrían estar comprometiendo su salud.

Las sustancias químicas y contaminantes industriales están contribuyendo a las enfermedades, en especial, ciertos tipos como el asma, autismo, TDAH, cáncer de seno, infertilidad y aborto natural, enfermedad de Parkinson, cánceres infantiles y defectos de nacimiento, especialmente en los niños pequeños.

Los niños también están entrando a la pubertad a una edad cada vez más temprana; el desarrollo de los senos de las niñas está comenzando a los siete u ocho años. Los artículos domésticos comunes y los productos para el cuidado personal son las fuentes más grandes de exposición a las sustancias químicas que pueden causar que su cuerpo acumule una variedad de toxinas.

Algunas toxinas se pueden evitar, aunque muchas otras no, ya que son contaminantes o simplemente no están en la etiqueta. Las sustancias químicas industriales tienden a acumularse en el ambiente y algunas permanecen durante décadas o más.

En 2004, el Silent Spring Institute1 analizó 120 hogares en busca de 89 sustancias químicas interruptoras endócrinas. Quedaron estupefactos al encontrar 67 de ellas, la mayoría, pesticidas y retardantes de flama. Sin embargo, quizá el descubrimiento más sorprendente fue que dos tercios de estos hogares resultaron positivos en DDT – a pesar de haber sido prohibidos hace 40 años.

Cómo Engañan a su Cuerpo los Disruptores Endócrinos

Una variedad de sustancias químicas domesticas comunes son disruptores endócrinos, lo que significa que afectan sus funciones hormonales. Las sustancias disruptoras endócrinas (EDC, por sus siglas en inglés) son similares en estructura a las hormonas sexuales naturales, como el estrógeno, así que pueden interferir potencialmente con la fisiología normal, incluso en cantidades extremadamente pequeñas.

Las glándulas endócrinas regulan los procesos fisiológicos vitales, como el metabolismo, la reproducción, el crecimiento y el desarrollo, como explica el profesor Meeker en el video anterior.

La tarea de una hormona es interactuar con las células del cuerpo, enviando señales que les indiquen que deben realizar ciertas funciones, pero las EDC interfieren con la señalización adecuada de las hormonas.

Las sustancias químicas interruptoras endócrinas pueden imitar a las hormonas naturales y engañar al cuerpo a aumentar o disminuir la producción hormonal o bloquear las señales hormonales al unir los receptores celulares. Por lo tanto, los compuestos que interfieren con estos procesos vitales pueden producir efectos profundos.

La exposición repetida a cantidades minúsculas es lo que realmente imita al sistema endócrino natural – y es lo que es tan preocupante. Las hormonas del cuerpo funcionan en concentraciones en partes por millón y partes por billones. Es por esto que muchos expertos creen que NO hay un nivel seguro de exposición a muchas de estas EDC.

La Exposición a las Sustancias Químicas Comienza en el Útero

Las sustancias químicas afectan más a los bebés y niños pequeños que a los niños mayores o adultos debido a que los más jóvenes se desarrollan con mucha mayor rapidez, así que sus sistemas de órganos son más sensibles. Como mujer embarazada, todo lo que entra en su cuerpo puede transferirse potencialmente al niño en desarrollo.

En un estudio relevante realizado en 2005,2 el Grupo de Trabajo Ambiental (EWG, por sus siglas en inglés) encontró un promedio de 200 sustancias químicas y contaminantes en la sangre del cordón umbilical de los niños nacidos en Estados Unidos.

Los análisis revelaron un total de 287 sustancias químicas, de pesticidas, productos de consumo, empaques de alimentos y deshechos ambientales, como BPA, retardantes de flama, PCB e incluso DDT. El EWG dice:

"De las 287 sustancias químicas que fueron detectadas en la sangre del cordón umbilical, sabemos que 180 causan cáncer en los seres humanos o animales, 217 son tóxicas para el cerebro y el sistema nervioso y 208 causan defectos de nacimiento o desarrollo anormal en las pruebas con animales.

Nunca se han estudiado los peligros de la exposición prenatal o postnatal a esta compleja mezcla de cancerígenos, sustancias tóxicas para el desarrollo y neurotoxinas".

Hay información científica de que la exposición prenatal a ciertas sustancias químicas industriales está relacionada al desarrollo anormal del feto y el bebé, menor inteligencia, problemas del comportamiento, infertilidad, maduración sexual anormal, disfunción metabólica y cánceres en la madurez.

Algunas de estas sustancias químicas pueden atravesar la placenta, entrar en el útero y causar efectos en dosis increíblemente minúsculas. En 2012, en un reporte revolucionario de la Organización Mundial de la Salud (WHO, por sus siglas en inglés) sobre las sustancias químicas disruptoras endócrinas, los autores escribieron:3,4

"Los diversos sistemas afectados por las sustancias químicas disruptoras endócrinas probablemente involucran a todos los sistemas hormonales y van desde aquellos que controlan el desarrollo y la función de los órganos reproductivos hasta los tejidos y órganos que regulan el metabolismo y la saciedad.

Los efectos en estos sistemas pueden ocasionar obesidad, infertilidad o reducir la fertilidad, dificultades para el aprendizaje y la memoria, diabetes en edad adulta o enfermedades cardiovasculares, así como una variedad de otras enfermedades".

La Exposición Fetal Puede Tener un Impacto en Usted, sus Hijos y los Hijos de sus Hijos

Con el tiempo, estas sustancias químicas generalmente se acumulan en el cuerpo. Por ejemplo, en este momento, más del 90 % de nosotros tiene BPA y retardantes de llama (como PDBE) detectables en el cuerpo.5 Y el glifosato (Roundup), herbicida tóxico, se encuentra en un porcentaje significativo de las mujeres en Estados Unidos, incluso en aquellas que activamente intentan evitar los contaminantes químicos.

Estudios científicos sugieren que los disruptores endócrinos a los que estuvo expuesto en el útero podrían no solo afectarlo a usted, sino que pueden heredarse a varias generaciones – incluso a sus tataranietos. En un estudio animal de 2005 publicado en Science,6 los trastornos inducidos por sustancias químicas (en este caso, la infertilidad masculina) se presentaron en casi todos los machos de las generaciones subsecuentes.7

La exposición "reprogramó" el ADN familiar y los trastornos se extendieron en varias generaciones a través de la "herencia epigenética", un proceso por medio del cual se altera el comportamiento de los genes.7 Si esto no resalta la profundidad a la que los interruptores endócrinos pueden influir en la biología de su cuerpo, ¡no sé qué lo hará!

En 2011, las Sustancias Químicas Obtuvieron $673 Billones de Ganancias para los Fabricantes

Las sustancias químicas facilitaron las cosas, aunque el costo de esta ventaja es bastante considerable. Las sustancias químicas que combaten las enfermedades y levantan la producción de alimentos son un gran negocio. Casi todos los aspectos de la vida moderna dependen de la industria química. Considere las siguientes estadísticas:

  • La producción química en Estados Unidos ha crecido 25 veces desde la Segunda Guerra Mundial; en 2011, las sustancias químicas representaron más de $763 mil millones.
  • 84 000 sustancias químicas son legales en Estados Unidos y, básicamente, no están bien reguladas; cada año se introducen nuevas sustancias que no se han analizado por completo.
  • Se utilizan casi 13 000 sustancias químicas en los cosméticos y solo se ha evaluado la seguridad de cerca del 10 %.
  • Anualmente, se producen aproximadamente 6 mil millones de libras de BPA, cuyo beneficio es de $8 mil millones en ganancia.
  • Cada año se utilizan más de 1.5 millones de toneladas de retardantes de llama en todo el mundo; se añaden a los productos para cumplir con los requerimientos de inflamabilidad, aunque la terrible ironía es que no hay prácticamente ninguna evidencia que sugiera que estas sustancias químicas realmente funcionan cuando se trata de salvar su vida en caso de un incendio.

Lista de los 12 Peores Disruptores Endócrinos

Las sustancias químicas disruptoras endócrinas han demostrado bioacumularse con el tiempo debido a que el cuerpo de muchas personas no tiene la capacidad de eliminarlas tan rápido como llegan. Se han identificado novecientas ochenta sustancias disruptoras endócrinas, entre las cuales, las más ubicuas son los ftalatos, bisfenol-A (BPA), dioxina, atrazina y retardantes de llama.

En 2013, el EWG nominó las 12 peores sustancias químicas destructoras hormonales – lo llamó "la Lista de la Docena Sucia de Disruptores Endócrinos".8

Bisfenol-A (BPA)

Dioxina

Atrazina

Ftalatos

Perclorato

Retardantes de llama

Plomo

Mercurio

Arsénico

Sustancias químicas perfluoradas (PFC, por sus siglas en inglés)

Pesticidas organofosforados

Éteres de glicol

Nuestro Sistema que Regula las Sustancias Químicas es Bastante Inservible

Diariamente se usan decenas de miles de sustancias químicas en los productos de consumo cuyo análisis de seguridad es bastante inadecuado – si es que se realiza ALGÚN análisis. De acuerdo con GAO, el 85 % de las nuevas aplicaciones de sustancias químicas no se analizan en lo absoluto.

Incluso bajo las mejores circunstancias, el sistema actual de Estados Unidos no ve cómo las dosis bajas crónicas en las sustancias químicas pueden afectarlo a usted, ni cómo la exposición total lo afecta con el tiempo.

En 1976, la Ley de Control de Sustancias Tóxicas (TSCA, por sus siglas en inglés) eximió cerca de 62 000 sustancias químicas y las llamó "seguras" porque ya estaban en uso. No hace falta decir que, algunas de ellas están resultando ser bastante problemáticas para su salud. De acuerdo con la TSCA, la carga de mostrar que una sustancia química es peligrosa recae sobre la EPA.

Las compañías solo brindarán información o análisis a la EPA si ésta puede probar un riesgo considerable, aunque es difícil hacer esto sin la información de la industria. La carga de la prueba debe pasar de la EPA, que está corta financieramente, a la industria, que hace enormes ganancias con estas sustancias químicas y debería tener la responsabilidad de mejorar su seguridad.

Obviamente, la industria química ha boicoteado vehementemente los esfuerzos de reformar las leyes federales, así que los estados han tomado la iniciativa. En 2013, 29 estados presentaron una ley para reducir la exposición a las sustancias químicas.

El poder del consumidor será la fuerza que eventualmente lleve a un cambio a largo plazo. Por ejemplo, en 2012, Johnson and Johnson aceptó eliminar algunas de las sustancias químicas tóxicas de sus productos para hacerlos más seguros, a causa de la presión del consumidor.9

Consejos para Ayudarle a Evitar las Sustancias Química Toxicas

Con un sistema tan disfuncional, lo mejor sería mantener a salvo a su familia. Aunque no hay manera que puede evitar TODAS las sustancias químicas y contaminantes, claramente puede minimizar su exposición al implementar algunos de los siguientes principios.

1. Tanto como sea posible, compre y consuma productos orgánicos y de animales alimentados con pastura para reducir su exposición a las hormonas, pesticidas y fertilizantes. También evite la leche y otros productos lácteos que contengan hormonas recombinantes de crecimiento bovino (BGH o BST, por sus siglas en inglés).

2. Coma principalmente alimentos frescos y enteros. Los alimentos procesados y pre empacados son una fuente común de sustancias químicas como BPA y ftalatos.

3. En vez de consumir pescado convencional o de piscicultora, el cual a menudo está altamente contaminado con PCB y mercurio, tome suplementos con aceite de kril purificado de alta calidad, o consuma peces más pequeños o salvajes y que su pureza haya sido probada en laboratorio, como el salmón silvestre de Alaska.

4. Compre productos que vengan en botellas o frascos de vidrio en vez de envases de plástico o latas, ya que los químicos se filtran de los plásticos hacia su contenido; tenga en mente que incluso los plásticos libres de BPA por lo general se pueden introducir otras sustancias químicas disruptoras endocrinas que son igual de dañinas que los BPAs.

5. Almacene sus alimentos y bebidas en vidrio en vez de plástico y evite utilizar envolturas de plástico.

6. Use biberones de vidrio y evite los vasitos de plástico para sus niños.

7. Reemplace sus ollas y sartenes antiadherentes con utensilios de cerámica o vidrio.

8. Filtre su agua - tanto para beber como para bañarse. Si sólo puede permitirse uno de los dos, podría ser más importante filtrar el agua para bañarse, ya que la piel absorbe contaminantes.

Para eliminar el herbicida interruptor endócrino Atrazine, asegúrese de que su filtro esté certificado para eliminarlo. De acuerdo con el Environmental Working Group (EWG), el perclorato puede eliminarse a través de un filtro de ósmosis inversa.

9. Busque productos fabricados por compañías respetuosas con el medio ambiente, que no experimenten con animales, ecológicas, no tóxicas o 100% orgánicas. Esto aplica para todo, desde alimentos y productos de cuidado personal hasta materiales de construcción, alfombras, pintura, artículos de bebé, colchones, muebles y más.

10. Utilice una aspiradora con filtro HEPA para eliminar el polvo contaminado de su hogar.

11. Cuando compre productos nuevos, como muebles, colchones o relleno de alfombra, pregunte sobre qué tipo de químico resistente al fuego contiene. Evite o esté al tanto de los artículos que contienen PBDE, antimonio, formaldehido, ácido bórico y otros químicos bromados.

Al reemplazar estos artículos tóxicos de su hogar, seleccione aquellos que naturalmente contienen menos materiales inflamables, como cuero, lana y algodón.

12. Evite la ropa, muebles y alfombras resistentes al agua y a las manchas, para evitar los químicos perfluorados (PFCs).

13. Asegúrese que los juguetes de su bebé sean libres de BPA, como los chupones, mordederas y cualquier otra cosa que su pequeño podría meterse a la boca. Mejor aún, evite los plásticos, especialmente los frágiles, ya que incluso los productos libres de BPA están cargados con otros plastificantes que son igual de dañinos que o peores que el BPA.

14. Sólo utilice productos naturales de limpieza en su hogar o haga los propios. Evite los productos que contengan 2-butoxyetanol (EGBE) y metoxidiglicol (DEGME) – dos éteres de glicol tóxicos que pueden perjudicar la fertilidad y ocasionar daños fetales.10

15. Utilice marcas orgánicas de productos para el baño, como shampoo, pasta dental, antitranspirantes y cosméticos. La base de datos11 Skin Deep del EWG puede ayudarle a encontrar productos de cuidado personal sin ftalatos y otros químicos potencialmente peligrosos.

16. Reemplace su cortina de baño de vinil con una de tela.

17. Reemplace los productos de higiene femenina, como tampones y toallas sanitarias con alternativas más seguras.

18. Busque productos sin fragancia. Una fragancia artificial podría contener cientos - incluso miles—de químicos potencialmente tóxicos. Evite el suavitel y las toallitas de secadora, ya que contienen una mezcla de sustancias químicas y fragancias.

© Copyright 1997-2016 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.