¿Existen Beneficios en los Baños de Asiento?

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Agosto 22, 2016 | 14,802 vistas

Historia en Breve

  • Rara vez se habla sobre los problemas con nuestro trasero, pero cuando los tenemos, un baño de asiento puede ser la solución a los problemas como las hemorroides o la hipersensibilidad tras el embarazo
  • La sal de Epsom, también conocida como sulfato de magnesio, puede añadir beneficios a su baño de asiento por su contenido de magnesio y sulfato, minerales que el cuerpo necesita y que puede absorber a través de la piel
  • Las ventajas adicionales de un baño de asiento con sales de Epsom van desde aliviar las quemaduras por el sol, la psoriasis, inflamación, calambres, migrañas y mucho más

Por el Dr. Mercola

Todos necesitamos un poco de amor y cuidado de vez en cuando. A veces algunas partes de nuestro cuerpo podrían necesitarlo un poquito más, como la parte posterior.

En estos casos es cuando un baño de asiento puede ser muy útil. Otro término para el baño de asiento es el baño de cadera, para describir la parte anatómica que tiene dificultades (en muchos libros de anatomía se refiere a ella como zona perineal).

En lugar de un baño completo en una tina, un tibio y relajante baño de asiento puede limpiar y aliviar zonas delicadas con mínima presión. Una parte de la belleza de tener esta opción para bañarse la parte inferior, ¡es que ni siquiera es necesario quitarse toda la ropa!

Es claro que este es un tema delicado, porque es una zona delicada y las personas a veces se sienten incómodas hablando de ella. Pero si nunca ha tenido problemas con tu trasero, es bueno saber cómo lidiar con ellos de antemano.

Probablemente por miles de años, los baños de asiento se han usado para muchos problemas relacionados a la región inferior. Y por unos cientos de años, por los valiosos minerales que contiene, se les ha añadido sal de Epsom para contribuir a su naturaleza curativa.

Las Sales Epsom: Una Breve Historia

La sal de Epsom no es para los alimentos. Su nombre proviene de un compuesto minera descubierto a principios del siglo 17 en un manantial de sal en el pequeño pueblo de Epsom, justo al sur de Londres.

Al percatarse de que el agua de Epsom tenía poderes curativos, la gente comenzó a acudir a tomarla por su propiedad laxante. Bañarse en ella lograba incluso mayores efectos terapéuticos, desde detener calambres hasta disminuir el dolor de cabeza o reducir la inflamación.

Por un tiempo, Epsom se convirtió en un pueblo de Spas. La sal se conseguía al hervir el agua del manantial, la cual el químico Nehemiah Grew descubrió que era rica en sulfato de magnesio (por ello su nombre científico de sulfato de magnesio), primero se le llamó "amargas sales purgantes" y después, sal de Epsom. (El sulfato también tiene sus beneficios. )

Con la suficiente iniciativa para obtener una patente real de los derechos exclusivos del mineral y sus propiedades curativas, la Sal de Epsom de Grew se convirtió rápidamente en un producto al alcance de todos, lo que eliminaba la necesidad de tener que viajar al pozo. Hoy en día, una bomba de agua es el único vestigio de la fama que tuvo el área.

La Eficacia de los Baños de Asiento con Sal de Epsom

Pocos se percataron de la importancia del magnesio en los 1700s. Según Care 2,1 es el segundo elemento más abundante en nuestras células y el cuarto ion con carga positiva más importante en nuestro cuerpo, y tener niveles óptimos de magnesio es importante.

Las investigaciones indican que las personas en Estados Unidos podrían tener 5 veces más calcio que magnesio en el cuerpo, mientras que el índice debería ser 2 a 1. Además, se resalta que el magnesio:

"Ayuda al cuerpo a regular más de 325 enzimas y desempeña un papel importante en organizar muchas funciones del cuerpo, como el control muscular, impulsos eléctricos, producción de energía y eliminación de las toxinas dañinas.

Según la Academia Nacional de Ciencias, la deficiencia de magnesio de las personas en Estados Unidos forma parte de las causas de enfermedades del corazón, infartos, osteoporosis, artritis y dolor de las articulaciones, malestares digestivos, enfermedades relacionadas al estrés, fatiga crónica, entre otros padecimientos.

Nuestros niveles de magnesio han bajado a la mitad en el último siglo debido a los cambios en la agricultura y la alimentación. La agricultura industrial ha agotado el magnesio de la tierra, y la alimentación de las personas en Estados Unidos actualmente contiene mucho menos magnesio que la de nuestros antepasados.

De hecho, la alimentación moderna de las personas en Estados Unidos, con su grasa, azúcar, sal y proteína acelera el agotamiento del magnesio de nuestros cuerpos."

Mientras que el magnesio y el sulfato no se absorben fácilmente por el sistema digestivo, se absorben por la piel. Es por ello que bañarse en sulfato de magnesio (sal de Epsom) es tan benéfico para mantener niveles óptimos de estos importantes minerales.

Los "Mecanismos Farmacológicos Intrínsecos" de la Sal de Epsom

Se ha reconocido al sulfato de magnesio por su capacidad para aliviar de la estreñimiento así como para mejorar:

Salud cardiaca y circulatoria, latidos irregulares

Incidencia y gravedad de la diabetes

Formación de tejido cerebral y proteínas del tracto digestivo

Funciones nerviosas por medio de la regulación electrolítica

Formación de proteínas en las articulaciones

Coágulos de sangre y presión sanguínea

Inflamación, dolor y calambres

Exceso de adrenalina y estrés

La habilidad de eliminar toxinas

Migraña

Estimulación del páncreas para los enzimas digestivos

Absorción de nutrientes

El Consejo de la Sal de Epsom es una de las fuente de información más proliferas acerca de las increíbles ventajas de tomar un baño con sales de Epsom.

Muchos de los beneficios anteriores son expuestos en su página en el apartado de Usos y Beneficios para la Salud,2 desde apoyar al sistema inmune a combatir los gérmenes hasta el sulfato en la sal de Epsom que mata los hongos y bacterias.

Algunos beneficios adicionales de la sal de Epsom que enlista la Web MD3 son el alivio de dolor en los pies, incluyendo uñas enterradas, quemaduras por el sol, psoriasis, fibromialgia y dolor por artritis (debido a la inflamación) e incluso insomnio.

Un largo análisis de pruebas controlada aleatoria, análisis en retrospectiva y estudios observacionales sobre la terapia con sulfato de magnesio en preeclampsia o eclampsia llegaron a la conclusión de que: "La evidencia hasta la fecha confirma la eficacia de la terapia con sulfato de magnesio en las mujeres con eclampsia y preeclampsia grave.4 Enzyme Stuff5 reportó:

"Las sales de Epsom son sulfato de magnesio. Las sales simplemente son moléculas que se forman porque las partes tienen cargas eléctricas opuestas que las unen. El magnesio tiene un carga positiva.

El sulfato tiene una carga negativa, y realiza todo tipo de funciones biológicas únicas. Los dos elementos… se descomponen y se separan en líquido."

El artículo reiteraba que el magnesio y el sulfato se absorben por el cuerpo a través de la piel, incluso después de secarse.

"Muchas personas que llevan una típica alimentación "moderna" de comidas procesadas también tienen una gran deficiencia de magnesio, la cual pueden proveer las sales de Epsom de manera muy accesible."

Certificación de la Sal de Epsom

La Biblioteca en Línea sobre el magnesio con sede en el Reino Unido6 dice que "Bañarse con sales de Epsom es una forma segura y sencilla de aumentar los niveles de sulfato y magnesio en el cuerpo."

Sin embargo, estudios médicos de Estados Unidos que apoyen ésta declaración son pocos y no totalmente convincentes, y lo que aprueba la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA por sus siglas en inglés) puede ser poco confiable. En un artículo titulado "Certera Investigación de la Sal de Epsom?"7 alguien comentó:

"Yo creo que la teoría de la sal de Epsom se practica más en la curación naturopática. Por que ya que no está "Aprobada por la FDA", no tendrá mucho sustento médico. Si las compañías farmacéuticas no pueden ganar dinero, no se harán muchos estudios."

Artículos como uno de ABC News que dice, "La Verdad Sobre la Sal de Epsom,"8 hacen un muy buen trabajo en "desbancar" cualquier mínimo beneficio de las sales de Epsom, a pesar de todas las anécdotas y evidencias durante varias décadas, si no es que siglos, y afirmaciones de personas que no obtienen ningún beneficio por hacerlas.

¿Quién Necesita un Baño de Asiento?

Un baño de asiento puede ser la solución para muchos casos delicados, como el dolor y comezón después de una cirugía, sensibilidad post-parto, hemorroides,9 movimientos intestinales dolorosos, infecciones vaginales y fisuras anales, las cuales son pequeñas cortadas en el delicado tejido alrededor del área que Medical News Today llama "el anillo de salida."

Las hemorroides (también conocidas como "almorranas") son venas en el ano que se inflaman e hinchan, causando dolor y molestias, una dificultad común:

"Un problema peor pueden ser las hemorroides grandes o las que salen fuera del ano. Un baño de asiento puede ser útil por varias razones, incluyendo después de una cirugía en cualquier parte de nuestra parte trasera. Por ejemplo, un baño de asiento podría ayudar a sanar y brindar alivio después de una operación ano rectal o vaginal."10

Más allá de eso, sin la higiene adecuada, la irritación en esa área es muy probable. Cuando se tiene comezón o irritación, inevitablemente sigue la necesidad rascarse. Medica News Today aconseja:

"La comezón como resultado de la falta de higiene puede llevar a rascarse. Rascarse hace cualquier comezón peor y puede dañar a su piel. Un suave baño es mejor para la salud que rascarse. También es mejor para aliviar y reducir lo que ya ha empezado a producir comezón."11

Un baño de asiento es una forma relajante de limpiar el área sin frotarse o tallarse, lo que podría empeorar el problema. También mejora el flujo sanguíneo en esa parte de su anatomía, lo que ayuda a sanar. Los baños de asiento pueden tomarse hasta 3 veces al día, de 10 a 15 minutos cada vez, dependiendo de lo que necesite.

Baños de Asiento para Molestias Vaginales e Infecciones

Las mujeres tienen partes complicadas que están sujetas a problemas únicos, por ello es necesario tener hábitos de limpieza cuidadosos, completos y consistentes. Sin embargo, la candidiasis, infecciones de la vejiga, entre otros problemas, requieren de cuidados especiales y consideración, como lo dice Medical News Today:

"Bañarse podría ayudar con los problemas de secreción que suceden en las glándulas de Bartolino o vestibulares. Estas glándulas producen líquido para lubricar durante el sexo. Usualmente son glándulas del tamaño de un chícharo que no son perceptibles y no se sienten.

Es posible que las glándulas Bartolino, sin ser cancerígenas, crezcan y le causen problemas a las mujeres. Pueden crecer y volverse dolorosas e infectarse. Además del diagnóstico médico y el cuidado necesario para quistes e infecciones, los baños de asiento pueden ayudar."12

Mientras que algunos estudios dicen que no existe evidencia alguna contra añadirle sustancias para hacer espuma, gel para baño o champú al agua al tomar un baño de asiento, otros aconsejan no hacerlo ya que pueden causar mayor irritación en las infecciones del tracto urinario (UTIs por sus siglas en inglés), sobre todo en los niños.

También pueden causar más irritación de los problemas anteriores y podrían afectar el balance de pH de la vagina, causando irritación o incluso peor, una infección.

Dicho esto, un estudio menciona, "Creemos que el disfrutar los baños de espuma tiene un peso mayor que la limitada evidencia en su contra."13 Aunque no es necesario, si decide añadir jabón, asegúrese de que no contenga químicos y sea natural.

Instrucciones de los Baños de Asiento y Opciones

Una sencilla forma de bañarse completamente y también tomar un baño de asiento es poner un contenedor vacío en su regadera para sentarse dentro de él y disfrutar ambos al mismo tiempo. O puede tomar el baño de asiento primero y luego meterse a la regadera.

Lo primero que necesita es una bañera limpia (ya sea la bañera completa o su baño de asiento) sin químicos dañinos. Un método de limpieza muy efectivo es rociar completamente su bañera con vinagre blanco, esperar unos minutos y luego espolvorear bicarbonato, ya que es lo suficientemente abrasivo para eliminar los residuos de jabón. Talle y luego enjuague bien la bañera.

Tome un baño de asiento en la bañera al dejar 4 o 5 pulgadas de agua tibia en ella, asegurándose de que no sea demasiado caliente, pero lo suficiente para disolver alrededor de 2 tazas de sal de Epsom. Métase y báñese de 15 a 20 minutos. Añada un aceite esencial como el aceite de bergamota si así lo desea. Relájese! Enjuáguese bien y lave la bañera, posteriormente.

Puede encontrar paquetes para baños de asiento en la mayoría de las farmacias por tan poco como $10 a $20 dólares, diseñados para distintas necesidades. Consisten en una bacinica redonda y vacía que se puede poner en una taza de inodoro estándar y con frecuencia incluyen una bolsa de plástico resistente con un tubo pegado a un lado para que pueda poner la bacinica en su lugar y llenarla con agua de la bañera.

Un método similar es el bidet, que es como una mini regadera para la parte posterior y que se usa exclusivamente para limpiarse, ya sea por si misma o como una alternativa al papel higiénico. Utilizado comúnmente en Europa, un bidet puede estar separado del inodoro o ser parte de él, como se encuentra con frecuencia en los hoteles.

Es importante entender que un bidet no es un inodoro. Se usa después de utilizar el inodoro para limpiar los genitales y el trasero, no para los desechos.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 Care2 2016
  • 2 Epsom Salt Council Health Uses and Benefits 2015
  • 3 WebMD 2005-2016
  • 4 Science Direct Nov. 1998
  • 5 Enzyme Stuff Aug. 25, 2005
  • 6 Magnesium Online Library Jan. 10, 2004
  • 7 MD Junction 2006-2016
  • 8 ABC News March 17, 2015
  • 9 Hemorrhoids Cured Nov. 13, 2013
  • 10, 11, 12 Medical News Today Aug. 1, 2016
  • 13 Arch Dis Child. 2006 Oct.;91(10):863-865