Ocultar
Pescado y Mujeres Embarazadas

Historia en Breve -

  • La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) ha anunciado que actualizará su recomendación anticuada sobre el consumo de pescado entre las mujeres embarazadas y otros grupos de alto riesgo, aunque todavía no revela cuándo se hará pública la nueva recomendación
  • La industria de los mariscos busca la publicidad favorable para presionar a la FDA para que relaje las advertencias sobre los riesgos de la exposición al mercurio ocasionados por consumir ciertos pescados
  • En el Convenio Minamata sobre el Mercurio se reconoció al mercurio como uno de los mayores contaminantes globales y prometió tomar medidas para reducir la exposición a este metal
  • Estados Unidos podría avergonzarse internacionalmente a sí mismo si no toma en cuenta las investigaciones más recientes y les brinda a las mujeres embarazadas la información que necesitan para proteger a sus bebés en desarrollo de la exposición a los mariscos con una mayor cantidad de mercurio
  • Dos grupos de defensa del consumidor han presentado una demanda contra la FDA, que pide etiquetas de advertencia sobre los peligros para la salud del pescado con una cantidad alta de mercurio
 

¿La FDA Volverá Peligrosamente Altas las Recomendaciones para las Mujeres Embarazadas?

Septiembre 13, 2016 | 30,908 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

El pescado siempre ha sido la mejor fuente de los ácidos grasos omega-3 EPA y DHA de origen animal.

Sin embargo, conforme ha aumentado el conocimiento sobre los efectos tóxicos del mercurio, se ha vuelto incluso más fundamental asegurarse de elegir el pescado correcto, para que pueda obtener los beneficios de las grasas saludables que le brindan muchos pescados bajos en mercurio, según explicó recientemente un experto destacado de la Escuela Médica Harvard.1

Se ha renovado el interés acerca de cuáles peces deberían consumirse y cuáles evitarse, conforme la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) se preparan para actualizar la recomendación nacional para el consumo de pescado en las mujeres embarazadas, madres lactantes, mujeres en edad fértil y los infantes.2

Mientras que las agencias todavía deben anunciar lo que indicará la nueva recomendación o cuándo podría publicarse la versión actualizada, la expectativa de las nuevas recomendaciones ya ha desatado una lucha de relaciones públicas.

Cada Año Se Liberan en el Aire 40 Toneladas de Mercurio en Estados Unidos

Primero hay que comprender cómo termina el mercurio en los peces y mariscos. Todo vuelve principalmente a la forma en la que se genera la mayor parte de la energía en el mundo. Tristemente, incluso en el siglo XXI, en Estados Unidos la mayoría de las emisiones provocadas por el hombre se liberan debido a la quema de carbón con trazas de mercurio.

La combustión de carbón con mercurio en las plantas generadoras es una gran fuente de contaminación ambiental.  La contaminación con mercurio ocasionada por las plantas generadoras alimentadas con carbón y otras fuentes se mueve por el aire, se deposita en el agua y llega a los peces, y se acumula especialmente en los peces que están más arriba en la cadena alimenticia.

La buena noticia es que cerca del 70 % del pescado silvestre analizado que se consume en Estados Unidos contiene niveles relativamente bajos de mercurio.3 Sin embargo, los peces como el atún, marlín, tiburón, barracuda y pez espada tienen algunos de los niveles más altos de contaminación.

Esto se debe a que los océanos y miles de cuerpos de agua están contaminados gravemente. Como resultado, las mujeres embarazadas deberían tener especial cuidado de consumir los tipos correctos de peces.  

Es bastante seguro que consumir pescado es una parte fundamental de su alimentación, pero debería asegurarse de optimizarse con los tipos correctos de peces, para recibir el máximo de los beneficios con una exposición mínima al mercurio.

Esto se debe a que el metal pesado tóxico puede atravesar la placenta y dañar rápidamente el sistema nervioso en desarrollo, incluso el cerebro. Algunos estudios han relacionado la exposición prenatal al metilmercurio con un deficiente desarrollo de las funciones sensoriales, motoras y cognitivas, lo cual ocasiona dificultades del aprendizaje, mala coordinación e incapacidad para concentrarse.

Cerca del 10 % de la población en Estados Unidos, como muchos niños, mujeres embarazadas y mujeres en edad fértil, en particular, tienen niveles de mercurio por encima de la recomendación actual para la salud fetal e infantil.

La Industria de los Mariscos Presiona a la FDA

La industria de los mariscos sugiere que la recomendación actualizada relajará las advertencias contra consumir ciertos pescados que contienen niveles altos de mercurio.

Los ejecutivos de la industria, que hablaron el mes pasado en una feria comercial en Boston, dijeron que esperaban que la FDA cambiara la advertencia de forma que las personas consumieran más atún y otros mariscos. Por ejemplo, John Connelly, presidente de la organización comercial National Fisheries Institute dijo:4

"Ya sean mujeres embarazadas, madres lactantes u hombres [de cincuenta a 60 años], les irá mejor al consumir mariscos, el riesgo es no consumir suficientes mariscos. Creo que el gobierno entiende esto ahora".

Christopher Lischewski, director ejecutivo de Bumble Bee Foods LLC, una de las compañías más grandes de atún enlatado en Norte América, hizo recientemente una afirmación similar:5

"Con base en las investigaciones certeras que han observado desde [2004], la FDA reconoce que cometió un error en 2004 al presentar una advertencia sobre el mercurio que no tenía mérito científico".

¿Ningún mérito científico? Esta podría ser una exageración, ya que la industria parece ignorar más de una docena de estudios epidemiológicos de la última década que han reportado los efectos adversos del mercurio en el desarrollo cerebral a niveles tan bajos como un décimo de lo que se creía dañino hace diez años, cuando se escribió la advertencia.6

Estos estudios no encontraron un nivel mínimo bajo el cual la exposición prenatal al metilmercurio no tuviera efectos dañinos.

El nuevo Convenio Minamata sobre el Mercurio,7 que lleva el nombre de la aldea pesquera en Japón donde ocurrió un incidente grave de envenenamiento, tiene como símbolo un pescado.

Esto se debe a que el objetivo principal del tratado es reducir la exposición humana al mercurio a través de una variedad de estipulaciones diseñadas para reducir los usos y emisiones del mercurio de las fuentes principales, como las plantas generadoras alimentadas con carbón.

Cada segundo cuenta cuando se trata de reducir las emisiones de mercurio. Esto se debe a que el mercurio puede circular durante décadas en el ambiente global, lo que hace que sea "…probable que pasen varios años o décadas antes de que la reducción de las emisiones de mercurio tenga un efecto demostrable en los niveles de mercurio en la naturaleza y la cadena alimenticia", de acuerdo con el Programa Ambiental de las Naciones Unidas.

Mientras tanto, se necesitan advertencias contra el mercurio, que protejan la salud lo suficiente, para informar a las mujeres en edad fértil sobre el consumo del pescado, antes y durante el embarazo. Tales advertencias deberían intentar equilibrar dos objetivos: 

  1. Promover el consumo del pescado por sus beneficios nutricionales (como los beneficios importantes para el feto en desarrollo)
  2. Proteger el sistema nervioso fetal sumamente sensible de los efectos tóxicos de la exposición al metilmercurio.

Inmerso en la 'Ilusión'

La guía de la EPA/FDA creada en 2004 indica a las mujeres en edad reproductiva, mujeres embarazadas, niños pequeños y madres lactantes que limiten su consumo de atún blanco a un máximo de seis onzas por semana y que se abstengan completamente de consumir pez espada, pez blanquillo, tiburón y sierra.

Esto se debe a los niveles altos de mercurio que tienen estos peces grandes. De acuerdo con la recomendación de EPA/FDA, algunos peces y moluscos "contienen niveles más altos de mercurio que podrían dañar el sistema nervioso en desarrollo de los bebés nonatos o recién nacidos".

Desafortunadamente, mientras que la mayoría de los consumidores entienden que (a) los peces brindan beneficios significativos para la salud y (b) los peces contienen mercurio, la mayoría no sabe cuáles peces son altos o bajos en mercurio.

En vez de animar a las mujeres embarazadas a comer, digamos menos atún y más salmón, la industria insiste (contra el peso de las evidencias científicas) en que todos los peces son beneficiosos, sin importar su contenido de mercurio, incluso a pesar de que un porcentaje relativamente bajo de especies tienen niveles altos de mercurio.8

Es por esto que una parte de la industria intenta actualmente "disuadir" a la FDA al predecir que la nueva recomendación de la agencia acerca del pescado estará a su favor. Esto, sin embargo, podría ser un poco más que una ilusión, según sugirió el Wall Street Journal:9,10

"Es una 'ilusión' de parte de la industria de los mariscos creer que la recomendación actualizada indicará a los grupos en riesgo que coman más atún', dijo Carl Safina, presidente y fundador del grupo ambiental Blue Ocean Institute.

'La FDA está considerando cambios en su recomendación', dijo. 'Aparentemente, nadie sabe qué está considerando… así que es una fantasía que los pescadores crean que la recomendación sobre el atún será relajada'".

He tratado con anterioridad el tema sobre qué pescado comer de forma segura durante y antes del embarazo, con la afirmación de que, mientras que consumir pescado ciertamente brinda beneficios importantes para la salud, es realmente fundamental usar el criterio. 

El desafío es encontrar y elegir las 25 variedades de pescado y mariscos que califican como bajos o muy bajos en mercurio.11 Varios de ellos son bastante altos en omega-3. Por ejemplo, el salmón silvestre de Alaska es uno de peces con los niveles muy bajos en mercurio.

El atún es, por mucho, la fuente más grande de exposición al mercurio en nuestra alimentación y cualquier persona que desee reducir su ingesta de mercurio necesita disminuir su consumo de atún.  La población de atún también se ha diezmado debido a la pesca excesiva, yo creo que lo mejor es evitar el atún y tomar mejores decisiones al consumir mariscos.

Grupos de Defensa Demandan a la FDA por la Falta de Advertencia sobre los Niveles de Mercurio

El mes pasado, en nombre del Mercury Policy Project (MPP) y el Centro para la Ciencia en el Interés Público (CSPI, por sus siglas en inglés), Earth Justice presentó una demanda12,13 contra la FDA.

Los grupos demandan a la FDA por no responder a la petición de julio 2011, en la que los grupos pidieron a la agencia que brindara información clara, precisa y accesible a los consumidores acerca del mercurio tóxico en los mariscos que consumen.

De acuerdo con Michael Bender, director de MPP, las recomendaciones de la FDA son anticuadas y no llegan a las personas que más las necesitan: las mujeres embarazadas, padres de infantes y personas que consumen mucho pescado. Una etiqueta en el empaquetado corregiría ese problema. Como reportó Bloomberg Business Week:14

"El Centro para la Ciencia en el Interés Público y el Mercury Policy Project presentaron una demanda… contra la Administración de Alimentos y Medicamentos que solicita regulaciones para etiquetar los pescados con niveles altos de mercurio e incluir información sobre cuáles niveles de consumo son seguros.

También desean que el gobierno solicite a los supermercados que muestren esta información en anuncios sobre el mostrador del pescado…

De acuerdo con la demanda, cada año nacen cientos de miles de niños en Estados Unidos con niveles altos de mercurio en la sangre debido al consumo de su madre de pescado y moluscos contaminados con metilmercurio, una neurotoxina ha se ha relacionado con las incapacidades del aprendizaje, menor IQ y daños en el funcionamiento del sistema nervioso y cognitivo". 

A pesar de que la FDA se encarga de la seguridad del consumidor y de proteger al público de los contaminantes dañinos, a menudo no satisface su tarea.

Hace trece años, la CSPI presentó una petición con la FDA que solicitaba etiquetas de advertencia en los peces altos en mercurio,15 pero la agencia nunca respondió. Se le pidió de manera legal que lo hiciera en 180 días. La demanda actual busca una fecha límite impuesta por la corte para que la FDA tome una decisión final sobre el tema. 

Niveles de Mercurio en el Pescado

Su exposición total al mercurio depende de dos factores: cuáles peces consume y la cantidad de pescado que come. Como afirmó Bender, "este hecho fundamental a menudo queda oculto debido a las exhortaciones de la industria a 'comer más pescado' sin importar su contenido de mercurio".  

El contenido de mercurio puede variar 100 veces de una especie a otra, así que, ciertamente, tiene sentido poner mucha atención a los tipos de pescado que son altos y bajos en este metal. Por ejemplo, las investigaciones16 publicadas en 2010, que cuantificaron las contribuciones a la cantidad total de mercurio en el suministro de mariscos de Estados Unidos de 51 variedades diferentes de pescados y moluscos, encontraron que el atún era el responsable de más de un tercio de la exposición total al mercurio en el país.17 De acuerdo con el autor:

"El análisis realizado aquí identifica la importancia relativa de diferentes pescados y moluscos como fuentes de mercurio en el suministro de mariscos de Estados Unidos y presenta una mejor recomendación al consumidor para que el público pueda beneficiarse del consumo de pescado mientras minimiza su exposición al mercurio.

Con la excepción del pez espada, la mayoría de los pescados con los niveles más altos de mercurio son contribuidores relativamente menores a la aportación total.

El atún (light enlatado, atún blanco enlatado y las variedades frescas y congeladas) representan el 37.4 % del aporte total del mercurio, mientras que dos tercios del suministro de mariscos y nueve de los 11 peces y moluscos más consumidos son bajos o muy bajos en mercurio.

Se necesita una mejora substancial en la información sobre el riesgo del mercurio en el pescado y los mariscos; en particular, varios subgrupos de la población necesitan una mejor guía para basar de forma más explícita sus elecciones sobre los mariscos en el contenido de mercurio".

Para obtener una lista útil que puede imprimir para referencia, vea la guía sobre los niveles de mercurio en las diferentes variedades de peces y moluscos del Mercury Policy Project.18

Entre los más seguros están el camarón y el salmón. El atún en lata, caballa, pez espada, marlín y reloj anaranjado tienen unos de los niveles más altos de mercurio. Para obtener más información sobre el mercurio en el pescado, le recomiendo ver la página de internet de MPP, Mercury and Fish: The Facts.

Padres: Tengan Cuidado de No Alimentar a Sus Hijos con Demasiado Atún en Lata

Un reporte de 201219 realizado por el Mercury Policy Project ofrece asesoría sobre el manejo de riesgos para las escuelas y padres, y advierte que el atún en lata es la fuente principal de exposición de mercurio en los niños.

Con base en los niveles promedio de contaminación en las muestras analizadas, los niños pequeños no deberían comer atún light más de dos veces al mes y debe evitarse completamente el atún blanco.

El reporte también recomienda que, si su hijo come atún una vez o más por semana, debería analizar el contenido de mercurio en su sangre. Si el resultado es mayor a 5 microgramos por litro (ug/L), debería limitar su consumo.

Tenga en cuenta que el metilmercurio daña el sistema nervioso de las personas a un grado diferente, dependiendo de la cantidad de mercurio que se ha acumulado. En dosis mayores al promedio, pueden dañarse las funciones cerebrales, como el tiempo de reacción, juicio y lenguaje.

A exposiciones muy altas, el mercurio puede afectar su capacidad de caminar, hablar, pensar y ver con claridad. Otro estudio de 201220 que evaluó los efectos del mercurio en el conocimiento de adultos quienes que de otra manera fueran saludables, encontró que aquellos con niveles de mercurio en la sangre de menos de 5 µg/L tuvieron las mejores funciones cognitivas.

Un daño leve fue evidente en los niveles de mercurio en la sangre de 5 a 15 µg/L y con más de 15 µg/L, la función cognitiva presentaba un daño significativo.

Por Favor, Coma Pescado, Solo Asegúrese de Que Sea Bajo en Mercurio

Recuerde, no tiene que dejar de comer pescado por completo. Pero SÍ necesita estar al tanto de cuáles pescados son más seguros y cuáles es mejor disfrutar pocas veces, o nunca.

Como afirmó Edward Groth,21 consultor independiente de la seguridad de los alimentos y autor del reporte titulado: "An Overview of Epidemiological Evidence on the Effects of Methylmercury on Brain Development, and a Rationale for a Lower Definition of Tolerable Exposure" (Un panorama sobre las evidencias epidemiológicas sobre los efectos del metilmercurio en el desarrollo cerebral y razones fundamentales para una menor definición de la exposición tolerable):22

"Si las mujeres consumen menos pescado porque están confundidas, y hay algunas evidencias de que este es el caso, entonces no estamos obteniendo el resultado que buscamos. El secreto es hacer que las mujeres consuman más pescado bajo en mercurio".

Para aprovechar los beneficios del pescado para la salud, evite consumir pescados depredadores grandes que tengan un lugar alto en la cadena alimenticia. Una excelente elección es el salmón silvestre de Alaska. Esto se debe a que su contenido de grasas benéficas omega-3 es de los más altos, además de ser uno de los menos contaminados. Sin embargo, también hay muchas otras buenas opciones que puede encontrar en la página de internet de la FDA23 y MPP.24

© Copyright 1997-2016 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.