Ocultar
Bebé

Historia en Breve -

  • Cuando las madres primerizas están muy al pendientes de proteger a sus hijos del sol, los bebés prácticamente no obtienen nada de vitamina D de esa fuente, lo que aumenta el riesgo del niño de deficiencia de vitamina D y problemas de aprendizaje relacionados
  • En todo mundo, el aumento en el número de niños que sufren de deficiencia de vitamina D es cada vez más preocupante
  • Change.org le está pidiendo al Comité de Lactancia de los Estados Unidos que cambie el consumo dietético de referencia (DRI por sus siglas en inglés)
 

¿Podría el Mes en el Que Nace Afectar Que Tan Sano Está?

Septiembre 25, 2016 | 11,285 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Podría decirse que miles de padres no se dan cuenta que obtener los niveles adecuados de vitamina D para ellos mismos y sus hijos, es sumamente importante y es igual de importante para la salud de sus hijos no nacidos.

“Si sabe que la mayoría de las mujeres en edad fértil padecen de deficiencia de vitamina D, comienza a tener sentido que no tenga disponible la vitamina D necesaria para transmitirla a través de su leche materna…

Tan sólo de 2 a 9% de los recién nacidos reciben un suplemento. Esto sugiere que más del 80% de los bebés no están obteniendo la cantidad recomendada de vitamina D”.1

Lo que es peor, Baggerly afirma que aunque las mamás primerizas podrían exponer a sus bebés al sol durante cortos periodos de tiempo a lo largo del día, la mayoría de los médicos les recomiendan mantener a sus hijos alejados del sol durante los primeros seis meses y que se aseguren de cubrirlos con ropa o protector solar a la hora de salir. La respuesta de Baggerly a eso:

“¡Esto es un problema! No tener la suficiente vitamina D en la leche materna, no utilizar suplementos y alejarlos del sol pone a muchos bebés en riesgo de deficiencia de vitamina D, así como en un mayor riesgo de muchas enfermedades futuras que podrían evitarse”.

Los Bebés Lactantes Básicamente No Están Obteniendo Nada de Vitamina D

En el 2008, la Academia Estadounidense de Pediatría recomendó un consumo dietético de referencia (DRI anteriormente RDA) de 400 UI de vitamina D para los bebés, todos los días, desde sus primeros dos meses.2

Sin embargo, las investigaciones demuestran que si una mujer embarazada al día toma la cantidad de vitamina D recomendada por el gobierno (que es insignificante), los niveles del bebé serán deficientes.3 Los estudios también demuestran que tan sólo del 2 al 19% de los padres cumplen con la suplementación infantil.

Aunque actualmente se ha demostrado que los 400 UI recomendados de vitamina D son insuficientes para los 4 millones de bebés que nacen en los Estados Unidos cada año, sólo el 20% de la población está obteniendo al menos esa cantidad.

Si las cosas no cambian, una estadística preocupante revela que 54.4 millones de bebés comenzarán su vida con una deficiencia de vitamina D, lo que significa que probablemente se enfrentarán a problemas de crecimiento, desarrollo e inmunológicos, sin mencionar el dramático aumento de su prevalencia de enfermedades, segúnChange.org,4 que explicó:

“En bebés, la deficiencia vitamina D puede provocar convulsiones, falta de crecimiento, letargo, irritabilidad y una predisposición a la infecciones respiratorias.

Entre los 3 y 18 meses de edad, un bebé con deficiencia de vitamina D podría desarrollar signos de raquitismo, el trastorno esquelético que causa huesos frágiles, una enfermedad que prevaleció a principios de la década de 1990 y que llevó a la fortificación de la leche con vitamina D”.

La investigación realizada por Bruce W. Hollis, PhD. y sus colegas de Pediatría de la Universidad de Medicina de Carolina del Sur, señalaron que la deficiencia de vitamina D en los bebés lactantes también se ve afectada significativamente por la raza.

Las madres de origen afroamericano obtienen un promedio de 28 ng/ml (nanogramos por milímetro) de vitamina D al día, las madres de origen hispano obtienen un promedio de 30 ng/ml y las madres de origen caucásico obtienen un promedio de 40 ng/ml.

Mientras que los bebés de origen afroamericano tienen un promedio de 10 ng/ml, los bebés de origen hispano un promedio de 11 y los bebés de origen caucásico un promedio de 17.5

La conclusión de Hollis fue que las madres que se suplementan con 6,400 UI de vitamina D al día son capaces de transmitir de forma segura la vitamina D a través de su leche materna para cumplir, pero no exceder, con su requerimiento diario de vitamina D y el de su bebé, y está es una alternativa más segura en comparación con suplementar directamente la alimentación del bebé.

¿Cómo Afecta el Mes de Nacimiento en Qué Tan Saludable Sera el Bebé?

Actualmente, los científicos dicen que los bebés que nacen entre octubre y diciembre tienen una mayor probabilidad de ser autísticos o disléxicos. De acuerdo con Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, en los Estados Unidos aproximadamente 1 de cada 68 niños tienen alguna forma de trastorno del espectro autista (ASD).6 Daily Mail de Reino Unido señala:

“Después de estudiar a más de 800,000 niños, los investigadores de las universidades de Cambridge y Glasgow encontraron que el 8.9% de los bebés concebidos en el primer trimestre tuvieron problemas de aprendizaje en comparación con el 7.6% de los bebés concebidos entre julio y septiembre”.7

¿La salud de un bebé podría depender de su mes de nacimiento? ¿Por qué? La Universidad de Glasgow examinó a más de 800,000 niños escoceses y descubrió que los concebidos entre enero y marzo tenían una mayor incidencia de autismo y dislexia en comparación con los concebidos en el verano. De acuerdo con el profesor Jill Pell, autor principal del estudio:

“Los resultados de este estudio muestran que si pudiéramos deshacernos de la variación estacional, podríamos prevenir el 11% de los casos de problemas de aprendizaje.

Es importante que las mujeres embarazadas sigan el consejo de tomar suplementos de vitamina D y que también comiencen con los suplementos en las primeras etapas del embarazo, idealmente cuando están tratando de quedar embarazadas”.8

¿Dosis Altas de Vitamina D para las Mujeres Embarazadas?

Incluso hasta en Nueva Zelanda, los investigadores dividieron a 90 mujeres en dos grupos, el grupo de suplementación con altas dosis de vitamina D también se dividió en dos, una mitad recibió 50,000 UI una vez al mes durante cuatro meses y la otra mitad una dosis de 100,000 UI.9 Las mujeres del otro grupo recibieron un placebo.

Los bebés se evaluaron de acuerdo a los factores pertinentes, que incluían el mes en el que fueron concebidos. De acuerdo con Science Daily:

“En comparación con el grupo de placebo, encontraron un aumento significativo y clínicamente importante en los niveles de vitamina D en la sangre de los bebés cuyas madres tomaron la dosis más alta”.10

Como resultado de todas las estadísticas, los científicos y los profesionales de la salud están aconsejando a las madres a comenzar a tomar dosis altas de suplementos vitamina D, si aún no lo han hecho. El profesor de la Universidad de Cambridge y director del Departamento de Obstetricia y Ginecología, Gordon Smith, PhD., estuvo de acuerdo con esto y dijo para The Scotsman que:

“Seguir este consejo al pie de la letra provocaría la pérdida de esta variación y tendría un efecto descendente en las tasas globales de las necesidades educativas especiales…

Estos resultados resaltan la importancia de que los profesionales de la salud recomienden la vitamina D y la importancia de que las mujeres cumplan con el tratamiento con el fin de aumentar las probabilidades de tener un niño sano”.11

Múltiples Enfermedades Podrían Relacionarse con los Bajos Niveles de Vitamina D

Al igual que el Reino Unido, la mitad superior de los Estados Unidos experimenta una disminución en las horas de luz solar durante los meses de invierno, así que absorber la vitamina D del sol no es tan probable como en el verano.

De hecho, en el 2015 Journal of the American Medical Informatics Association12 publicó un estudio que involucró a 2 millones de personas que encontró una relación entre el mes de nacimiento y 55 enfermedades diferentes. Los bebés que nacieron en mayo tuvieron el riesgo más bajo de enfermedad, mientras que los bebés que nacieron en octubre y noviembre tuvieron el riesgo más alto.

Algunas de las enfermedades más frecuentes incluyen infecciones respiratorias, miopía, amigdalitis y predisposición neurológica para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH).

Hubo varias especulaciones con respecto a las razones de este fenómeno, desde los cambios climáticos, la alimentación de la madre y nivel de actividad física, hasta una incidencia elevada de enfermedades infecciosas en el invierno. Un estudio demostró que los niveles bajos de vitamina D de una madre se relacionan con un mayor riesgo de dermatitis atópica (DA) a muy temprana edad.13

Sin embargo, dado que la deficiencia de vitamina D en las mujeres embarazadas se ha vuelto el foco de atención, uno de los problemas es que reduce la capacidad de absorber el calcio y el fósforo de los alimentos que consumen.

El consumo adecuado es crucial para tener un sistema inmunológico y una función muscular saludables, así como ayudar a reducir el riesgo de desarrollar a futuro algunas de las enfermedades más prevalentes y mortales como enfermedades cardíacas, diabetes e incluso cáncer. Una deficiencia también podría ser un precursor para la artritis reumatoide y la esclerosis múltiple (MS).

Curiosamente, aunque el asma es una de las enfermedades que los estudios han relacionado con los bajos niveles de vitamina D, los científicos del Hospital Pediátrico del Centro Médico de la Universidad de Pittsburg (UPMC) están estudiando la efectividad de la vitamina D como una alternativa accesible al uso de inhaladores asmáticos. Los participantes serán seguidos durante un año, dice CBS New York.14

Aunque se tiene programado que tomará cuatro años determinar si la vitamina D puede reducir el número de ataques de asma que tienen las personas, los pacientes asmáticos tienen la esperanza de que los resultados sean positivos.

El Raquitismo Regresa a la Lista de las Enfermedades que Están Resurgiendo en los Países Desarrollados

El raquitismo es una enfermedad de la que probablemente escuchó en su clase de salud. Esta enfermedad hace que los huesos se reblandezcan y por consecuencia, se rompan, también causa sensibilidad en los huesos grandes, calambres musculares y deformidades esqueléticas.

Esta enfermedad en supuesto estado latente era muy común en la década de 1990 (y posible antes de ese tiempo). De acuerdo con Institutos Nacionales de Salud, se erradicó en gran parte en la década de 1930:

“En la década de 1930, en los Estados Unidos se implementó un programa de fortificación de la leche para combatir el raquitismo, que en aquel entonces era un problema de salud pública. Otros productos lácteos hechos con leche, como el queso y el helado, no están fortificados.

Los cereales para el desayuno muchas veces contienen vitamina D añadida, al igual que algunas marcas de jugos de naranja, yogurt, margarina y otros productos alimenticios”.15

Desafortunadamente, el raquitismo está volviendo a ser algo prevalente. En el 2012, en el Reino Unido hubo un estimado de 833 hospitalizaciones por raquitismo – cuatro veces el número de 10 años antes.16 Aquí en los Estados Unidos, los padres de hijos con múltiples fracturas de huesos que no pueden explicar por qué han sido sospechosos de abuso infantil.

Cabe señalar que aunque enfermedades como el cáncer son más comunes en personas con bajos niveles de vitamina D, el consumo adecuado reduce tanto el riesgo de cáncer como el de muchas otras enfermedades.

Estrategias para “Aumentar” Su Consumo de Vitamina D

Sí, la luz del sol es buena para usted. Si vive en un área en donde la luz del sol no es muy frecuente, especialmente en el invierno (lo que lo convierte en un candidato para el trastorno afectivo estacional, también conocido como síndrome SAD) aquí hay tres formas de recargar sus niveles de vitamina D antes de que se vayan en picada (obtenido NewsMax.com):17

1. Salir cuando esté el sol al máximo en el cielo, de 11 a.m. a 4 p.m. Aunque eso por lo general está mal visto por algunos médicos, esa es la mejor forma de obtener los mayores beneficios, pero debe hacerlo durante períodos de 15 minutos y sin protector solar. Mientras más exponga su piel, mejor.

2. Los alimentos con el mayor contenido de vitamina D incluyen salmón silvestre de Alaska, huevos provenientes de gallinas de pastoreo, leche entera sin pasteurizar proveniente de vacas de pastoreo, hígado orgánico y hongos que hayan estado expuestos a la luz del sol.18

3. Suplementos con vitamina D, pero primero debe averiguar cuánto necesita. Averígüelo dando clic aquí y leyendo mi artículo sobre la suplementación para mantener los niveles de vitamina D.

Firme la Petición para Aumentar la Cantidad Recomendada de Consumo Dietético de Referencia (DRI)

Puede firmar la petición ahora mismo para aumentar la cantidad recomendada de DRI y ayudar de detener la deficiencia de vitamina D en las madres y bebés en lactancia.

© Copyright 1997-2016 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.