Ocultar
Vacuna Contra la Gripa

Historia en Breve -

  • La investigación creciente sugiere que ponerse una vacuna anual contra la gripa podría ser mala idea para la salud a largo plazo, y para empezar en realidad no funciona
  • Entre el 2005 y el 2015, un análisis sobre la efectividad de la vacuna contra la gripa mostró que la vacuna tuvo una efectividad 50% menor más de la mitad del tiempo
  • Recientes eestudios muestran que con cada vacuna anual contra la gripa, parece que la protección que proporciona disminuye. También podría aumentar el riesgo de contraer infecciones más serias
 

Se Cuestiona la Efectividad de las Vacunas contra la Gripa

Octubre 11, 2016 | 47,189 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

La temporada de gripa se acerca, y con ella, los recordatorios constantes para vacunarse. Esto a pesar del hecho de que las investigaciones indican cada vez más que esta manera de prevenir la gripe no es una buena idea para la salud a largo plazo, y que en realidad no funciona.

En enero de 2015, los funcionarios del gobierno de los Estados Unidos admitieron que en la mayoría de los años, la efectividad de las vacunas contra la gripa para prevenir la influenza comprobada por laboratorios que requiere cuidado médico, es de un 50 a un 60%.1

Entonces, en diciembre de 2015, un análisis sobre la efectividad de las vacunas contra la gripa realizada2 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) mostró que entre el 2005 y el 2015, la vacuna tuvo una efectividad 50% menor más de la mitad del tiempo.

La Vacuna contra la Gripa Sigue Sin Pegarle al Blanco

En la temporada del 2004/2005, la vacuna contra la gripa fue 10% menos efectiva. Por decirlo de otro modo, falló el 90% de las veces.3 Durante la temporada de gripa del 2012/2013, la vacuna estándar contra la gripa fue 56% efectiva entre todos los grupos de edad, pero solo un 9% efectiva en personas mayores.

La vacuna de 2014/2015 bajó su tasa de efectividad a un 18%; 15% entre los niños de 2 a 8 años de edad, y Fluzone—que proporciona CUATRO VECES la dosis normal de antígeno—redujo modestamente el riesgo de influenza en adultos mayores a un 24% comparado con la dosis estándar de la vacuna.4

Sin desalentarse por los fracasos desastrosos que representan dichas tasas, los CDC expresaron una gran confianza en la vacuna del 2015/2016. En septiembre de 2015 el director de los CDC, Tom Frieden, comentó:5

"Vayan a vacunarse…es la mejor manera de protegerse, proteger a su familia y a la comunidad, contra la gripa."

En la temporada de 2015/2016, la inyección contra la gripa resultó con un porcentaje de efectividad del 63%. Sin embargo, a la vacuna más popular para niños pequeños no le fue tan bien.

Este otoño no se sorprenda si la presión por vacunarse aumenta, ya que las autoridades temen la recomendación de los CDC de evitar el uso del aerosol nasal (FluMist) este año, debido a que falló en proporcionar alguna protección a los niños durante tres años consecutivos.

"Nos preocupa que la tasa de vacunación pueda ser más baja este año debido a que el Mist ya no está disponible," Frieden comentó recientemente en el Washington Post.6

Además, aunque la tasa de vacunación contra la gripa entre los niños ha aumentado de manera estable, la tasa de vacunación entre adultos de más de 50 años va en reducción, lo que quiere decir que lo más probable es que se aplique presión adicional para lograr que más adultos se vacunen.

Lo Que la Reciente Ciencia Dice Sobre la Vacunación Anual Contra la Gripa

Parece ser que sin importar que tan poca sea su efectividad, se sigue alentando a las personas para que se vacunen. Pero, ¿Vacunarse es en realidad "la mejor manera" de protegerse contra la influenza? La investigación a menudo cuenta otra historia muy diferente.

Por ejemplo, estudios recientes han mostrado que:

Con cada aplicación consecutiva anual de la vacuna contra la gripa, la protección que proporciona parece disminuir.7,8 Una investigación publicada en 2014 concluyó que la protección que proporciona la vacuna contra la influenza era mayor entre aquellos que no habían sido vacunados contra la gripa en 5 años.9

La vacuna contra la gripa también podría aumentar el riesgo de contraer infecciones más serias.

Los datos muestran que las personas que recibieron la vacuna de temporada en 2008 tuvieron el doble de riesgo de contraer la "gripe porcina" H1N1 comparado con aquellos que no recibieron la vacuna.10

Comprado con los niños que no reciben la vacuna anual, el riesgo de hospitalizarse debido a la influenza de aquellos que reciben las vacunas es tres veces mayor.11

Las estatinas—que toman 1 de cada 4 personas en los Estados Unidos de más de 45 años de edad-–podrían debilitar la capacidad del sistema inmunológico para responder a la vacuna contra la gripa.12,13

Después de la vacunación, la concentración de anticuerpos fue del 38% al 67% más baja en los usuarios de estatinas de más de 65 años de edad, comparado con las personas de la misma edad que no consumen estatinas.14 La concentración de anticuerpos también se redujo en las personas jóvenes que consumen estatinas.

Las investigaciones científicas independientes también concluyeron que las vacunas no parecen prevenir la influenza ni sus complicaciones.15,16

Y tampoco previenen las enfermedades relacionadas con la influenza (ILI por sus siglas en inglés) y con otro tipo de virus responsables de alrededor del 80% de todas las infecciones respiratorias o gastrointestinales durante cualquier temporada de gripa.17,18,19,20

Necesitamos Estudios Que "No Se Puedan" Realizar en los Estados Unidos

A pesar de que la evidencia CONTRA las vacunas para la gripa es bastante consistente, muchas autoridades de la salud insisten que la evidencia no está "clara". Como por ejemplo Wilbur Chen, un experto en enfermedades infecciosas de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland.

En respuesta a las conclusiones canadienses sobre que la efectividad disminuye con los refuerzos de vacunación, él observó que "esto no se ha replicado por los CDC en los Estados Unidos"21

Lo que le falló en destacar es que los estudios que comparan los resultados de salud de las personas que reciben vacunas anuales contra la gripa comparados con aquellos que permanecen sin vacunarse, no pueden y no se harán en los Estados Unidos, por el simple hecho de que los Estados Unidos recomienda a todos vacunarse cada año. Como señaló STAT News:22

"Dada la política, no sería ético que los investigadores asignaran a personas al azar para que eviten vacunarse en algunos años. Pero los expertos en otras partes, como Hong Kong, donde la influenza permanece durante todo el año, tratan de juntar los fundamentos de lo que tendría que ser un estudio grande de muchos años."

FluMist No Logró Proteger Durante Tres Años Consecutivos

Alrededor de un tercio de las vacunas contra la gripa que se proporciona a los niños en los Estados Unidos son aerosoles nasales, algo que con frecuencia es más preferidos por los pediatras debido a que el aerosol no necesita aguja.

En años recientes, tanto los CDC como la academia americana de pediatría (AAP por sus siglas en inglés) llegaron a decir que la versión de aerosol nasal de virus vivo era la vacuna preferida en los niños saludables de 2 a 8 años de edad, debido a que datos recientes indicaban que funcionaba un poco mejor para ellos que las vacunas de inyección inactiva.

Inicialmente se proporcionó a los niños dos dosis para que inhalaran, para que teóricamente, pudieran desarrollar inmunidad de manera rápida.23 Pero ahora la vacuna contra la gripa en aerosol nasal se volvió un fracaso de proporciones épicas. Durante la temporada de gripa de 2015/2016, tuvo una tasa de fracaso del 97%.

Como informó recientemente por STAT News:24

"A finales de junio, un comité de expertos que aconseja al gobierno de los Estados Unidos sobre las políticas de vacunación recomendó que la vacuna en aerosol nasal FluMist, que muchos han utilizado, no se use esta temporada.

El motivo: Los estudios que los CDC llevaron a cabo mostraron que durante las últimas tres temporadas de gripa la vacuna no protegió a la gente que se la puso.

No queda claro por qué…tanto los CDC como la Administración de Alimentos y Medicamentos trabajan junto con la compañía para tratar de descubrir qué es lo que sucede…En Canadá…los datos que se obtuvieron mostraron que la vacuna funcionaba--aunque no tan bien como las vacunas inyectables..."

Las Vacunas de Virus Vivos Podrían Potencialmente Transmitir Influenza

Aunque la decisión de los CDC de sacar a FluMist del mercado estadounidense se basa en la falta de efectividad, hay otras consideraciones importantes a tomar en cuenta cuando se piensa en utilizar una vacuna de virus vivos.

La vacuna inyectable contra la gripa  es una vacuna inactivada mientras que el aerosol nasal contiene el virus vivo, aunque débil (atenuado). Se pretende que el virus atenuado estimule el sistema inmunológico para combatir la enfermedad sin provocar síntomas de la enfermedad.

Sin embargo, cuando recibe una vacuna con un virus vivo atenuado, comparte cepa del virus de la vacuna en sus fluidos corporales--así como cuando tiene una infección viral y comparte el virus en sus fluidos corporales. Por lo que después de obtener una vacuna de virus vivo, puede compartir y transmitir la cepa a otra persona, en la cual podría provocarle complicaciones graves.

Las vacunas de virus vivos atenuados también tienen el potencial de afectar la evolución de los virus, los cuales constantemente se mezclan con otros, dado a que la cepa de virus vivos de las vacunas se libera en el ambiente donde pueden ocurrir otras mutaciones.25

Las Vacunas Contra la Gripa Están Relacionadas con Discapacidades Graves

El riesgo de contraer una discapacidad permanente como el Síndrome de Guillain-Barre (GBS por sus siglas en inglés) es mucho peor que contraer influenza, y este es un riesgo que debe tomar en cuenta cada vez que recibe la vacuna contra la gripa.

Mientras que morir y obtener una discapacidad debido a una vacuna contra la gripa es raro, morir debido a la gripa también lo es. Por lo que sería sabio sopesar el riesgo de padecer un efecto secundario debilitante por una vacuna con la probabilidad de pasar una semana en cama con gripa.

Hoy en día, muchas de las muertes que se atribuyen a la influenza en realidad se deben a la neumonía por bacterias, la cual puede tratarse efectivamente con cuidados médicos avanzados.

Como ha señalado previamente el Dr. Mark Geier, quien también tiene un PhD en genética y pasó 10 años de su carrera en los National Institutes of Health (NIH por sus siglas en inglés), GBS es un efecto secundario muy conocido de la vacuna contra la influenza. Incluso ya en 2003, los CDC reconocieron que la vacuna contra la gripa provocaba un exceso de 1.7 casos de GBD por cada millón de personas vacunadas.26

Cuando la vacuna tiene una efectividad del 10 al 20% en el mejor de los casos, este riesgo es uno significativo, incluso si es raro, ya que la probabilidad de beneficiarse de la vacuna también es poca.

Los datos del departamento de salud y servicios humanos de los Estados Unidos (DHHS por sus siglas en inglés) muestran que el GBS es la causa mayor por la cual la gente recibe remuneración por daños de la vacuna, y la vacuna contra la gripa es la vacuna más comúnmente mencionada en los documentos que se presentan para indemnización por lesiones por vacunas.27

Geier también señala que a) el número de muertes debido a la influenza llegan a los cienes, no a los miles, cada año (y definitivamente no se acercan al 36 000 como se dice), lo que la hace una enfermedad de bajo riesgo como para vacunarse contra ella, y b) las vacunas contra la gripa deberían comercializarse como vacunas experimentales, ya que por su naturaleza cambiante no pueden cumplir eficazmente con los requisitos legales y de seguridad.

Las Vacunas Causan Estragos en el Sistema Inmunológico

Es importante entender que las vacunas (todas las vacunas, no solamente las vacunas contra la gripa) son inmunosupresoras, es decir que suprimen el sistema inmune, el cual puede que no regrese a la normalidad por semanas, tal vez meses. Aquí hay algunas maneras en las que las vacunas perjudican y alteran la respuesta inmune:

Algunos componentes en las vacunas, tales como el timerosal (conservador de mercurio) y los adyuvantes del aluminio podrían debilitar el sistema inmune y la función cerebral

Las vacunas pueden desencadenar reacciones alérgicas al introducir moléculas grandes de proteínas extrañas al cuerpo que no se descompusieron adecuadamente por el tracto digestivo (ya que fueron inyectadas)

Los virus de vacunas modificados en laboratorio podrían afectar la respuesta inmune

Las vacunas podrían alterar la función de las células T, de manera que desencadenarían una enfermedad crónica

El ADN y el ARN de tejidos extraños de animales pueden causar estragos en el cuerpo y provocar autoinmunidad en algunas personas

La vacuna contra la gripa podría suponer un riesgo inmediato para el sistema cardiovascular, provocar anormalidades en la función arterial y en la oxidación del LDL que podrían permanecer por al menos 2 semanas28

Cómo Protegerse Contra la Gripa Sin Vacunarse

Las autoridades de salud ahora recomiendan que cada persona de más de 6 meses de edad reciba una vacunación anual contra la gripa, sin importar si se está saludable o no, si el riesgo es bajo o alto. Pero, ¿qué es lo que le ocasionaría al cuerpo recibir vacunas anuales contra la gripa durante décadas? Nadie puede contestar esa pregunta ya que nunca se ha estudiado.

Afortunadamente, evitar un caso grave de gripa no requiere de una vacuna contra ella. Al seguir estas pautas sencillas, puede mantener a su sistema inmune en condiciones óptimas por lo que es mucho menos probable que adquiera una infección o, si se enferma de gripa, esté mejor preparado para combatirla sin complicaciones.

Optimice sus niveles de vitamina D. Esta es definitivamente una de las mejores estrategias para evitar infecciones de todo tipo, y la investigación sugiere que la deficiencia de vitamina D en realidad puede ser el verdadero culpable detrás de la gripe estacional--no el propio virus de la gripe. Aumentar su nivele terapéutico de vitamina D a 40 a 60 nanogramos por mililitro (ng/ml) probablemente es la cosa más importante y la más barata que puede tomar para evitar la gripa

Evite el azúcar y los alimentos procesados. El azúcar deteriora la calidad de su respuesta inmune casi inmediatamente y un sistema inmunológico saludable es una de las claves más importantes para combatir los virus y otros invasores patogénicos

Descanse lo suficiente. Si su cuerpo está demasiado cansado será más difícil que realice sus actividades y que combata la gripe. Asegúrese de revisar mi artículo Guía para Dormir Bien Durante la Noche para obtener consejos que le ayudaran a obtener un descanso de calidad

Aborde su nivel de estrés. Si siente que el estrés está afectando, su cuerpo no estará preparado para combatir la gripe y otras enfermedades. Si considera que el estrés se está apoderando de su salud considere el uso de una herramienta de  psicología energética, como la Técnica de Liberación Emocional (EFT), que es muy eficaz para aliviar el estrés asociado con todo tipo de eventos, desde traumas laborales hasta familiares

Haga ejercicio con regularidad. Cuando hace ejercicio, aumenta la circulación y el flujo de sangre por todo el cuerpo. Los componentes de su sistema inmunológico también circulan mejor, lo que significa que su sistema inmunológico tiene una mejor probabilidad de encontrar una enfermedad antes de que se propague

Tome grasas de omega-3 de origen animal de alta calidad. Aumente el consumo de grasas saludables y esenciales como el omega-3 que se encuentra en el aceite de kril, que es crucial para mantener la salud. También es de vital importancia evitar aceites omega-6 dañados que son las grasas trans en los alimentos procesados y podrían dañar seriamente su respuesta inmune

Lávese las manos. Lavarse las manos disminuirá su probabilidad de que un virus se propague en la nariz, boca o a otras personas. Los jabones antibacteriales son completamente innecesarios y causan mucho más daño que bien. En cambio, identifique un jabón libre de químicos con agua de la llave

Utilice productos naturales que mejoren su sistema inmunológico. Los ejemplos incluyen la plata coloidal, el aceite de orégano y el ajo.  Estos tienen una potente actividad antibiótica, lo que aumenta sus defensas para protegerse de las bacterias dañinas, virus y  protozoarios. A diferencia de los antibióticos farmacéuticos, éstos no parecen causar resistencia

Evite los hospitales. Por último pero no por ello menos importante, le recomiendo evitar hospitales a menos que tenga una emergencia y necesite atención médica especializada, ya que los hospitales son lugares principales donde se originan las infecciones de todo tipo, incluyendo las enfermedades resistentes a los antibióticos. El mejor lugar para obtener un buen descanso y recuperarse de una enfermedad que no es peligrosa es en la comodidad de propio hogar

© Copyright 1997-2016 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.