Ocultar
Depresion

Historia en Breve -

  • La depresión es cada vez más reconocida como un problema enraizado en la inflamación crónica. Las citoquinas y los mensajeros inflamatorios, tales como CRP, IL-1, IL-6 y TNF-alfa son predictivos y estan correlacionados con la depresión
  • Aproximadamente un tercio de los pacientes deprimidos tienen altos niveles de inflamación. Los medicamentos antiinflamatorios han demostrado alterar favorablemente los procesos neuroquímicos implicados en la depresión
  • La cetosis nutricional disminuye la inflamación corporal mucho más eficazmente que los medicamentos. Las grasas omega-3 de origen animal y la vitamina D también son importantes estrategias antiinflamatorias
 

El Vínculo Entre la Depresión y la Inflamación Gana Fuerza

Octubre 20, 2016 | 30,485 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

La depresión es cada vez más reconocida como un problema enraizado en la inflamación crónica. Aunque también podrían estar involucrados otros factores, la inflamación puede tener un profundo impacto en su salud mental.

El estudio de estas conexiones se conoce como psiconeuroinmunología; es decir, el impacto de la inflamación en el comportamiento. Como fue señalado en un estudio realizado en el 2012, publicado en la revista Neuropsychopharmacology:1

"Se han encontrado biomarcadores elevados de inflamación en pacientes con depresión, incluyendo citoquinas inflamatorias y proteínas de fase aguda, y se ha asociado la administración de estímulos inflamatorios con el desarrollo de los síntomas depresivos.

Además, los datos han demostrado que las citoquinas inflamatorias pueden interactuar con múltiples procesos conocidos por estar involucrados en el desarrollo de la depresión, incluyendo el metabolismo de la monoamina, la función neuroendocrina, la plasticidad sináptica, y los neurocircuitos relevantes para la regulación del estado de ánimo...

Asimismo, el estrés psicosocial, alimentación, obesidad, un intestino permeable y un desequilibrio entre las células T reguladoras y proinflamatorias, contribuyen a la inflamación y podrían servir como un foco para las estrategias preventivas pertinentes, tanto para el desarrollo de la depresión como para su recurrencia".

Inflamación y Depresión

En este modelo, la depresión es el resultado de los intentos de su cuerpo para protegerse de una respuesta inflamatoria, e involucra a las hormonas y neurotransmisores. Los síntomas depresivos que están más fuertemente asociados con la inflamación crónica incluyen un estado de ánimo indiferente, pensamiento lento, evasión, alteración en la percepción y cambios metabólicos.2

Las citocinas en la sangre, o los mensajeros inflamatorios, como la proteína C reactiva (CRP, por sus siglas en inglés), la interleucina-1 (IL-1), interleucina-6 (IL-6) y TNF-alfa son predictivos3 y están correlacionados4 con la depresión.

Por ejemplo, en la depresión melancólica, trastorno bipolar y depresión posparto, los glóbulos blancos, conocidos como monocitos, expresan genes proinflamatorios que provocan la secreción de citoquinas.5 Al mismo tiempo, disminuyen la sensibilidad al cortisol; este último, es una hormona del estrés que amortigua la inflamación.

En conjunto, estos agentes inflamatorios transfieren información a su sistema nervioso, por lo general al estimular a su nervio vago, el cual conecta al intestino con el cerebro.6

Durante los estados inflamatorios, se activan las células cerebrales llamadas microglí a. Cuando esto sucede, una enzima llamada indoleamina 2 3-dioxigenasa (IDO, por sus siglas en inglés) desvía al triptófano de la producción de serotonina y melatonina, y en vez de ello, le indica producir un agonista NMDA (un derivado de aminoácido) llamado ácido quinolínico, que puede desencadenar la ansiedad y el nerviosismo.7

Un Sistema Inmunológico Inestable Podría Alterar Su Estado de Ánimo

La reciente investigación nuevamente resalta las bases inflamatorias de la depresión. Según informó BBC:8

"El enfoque se centra en un sistema inmunológico inestable que causa inflamación corporal y alteración del estado de ánimo... [El profesor Ed Bullmore, Ph.D., Jefe de psiquiatría en la Universidad de Cambridge y empleado de GlaxoSmithKline] dijo: 'A menudo, la depresión e inflamación ocurren juntas…

[S]i tiene gripe, el sistema inmunológico reacciona a eso, se inflama, y muy frecuentemente, las personas se percatan también que su estado de ánimo cambia. Su [comportamiento] cambia, podrían volverse menos sociables, estar más somnolientas [y] retraídas.

Podrían empezar a pensar de forma negativa, que es característico de la depresión, y todo eso ocurre a consecuencia de una infección...

La inflamación es parte de la respuesta del sistema inmunológico hacia el peligro... Si es demasiado elevada, produce daño. Y por alguna razón, alrededor de un tercio de los pacientes deprimidos tienen consistentes niveles elevados de inflamación".

Cuando los pacientes diagnosticados con artritis reumatoide fueron tratados con medicamentos antiinflamatorios orientados a partes específicas del sistema inmunológico, también informaron una mejoría en el estado de ánimo. Esto fue lo que levantó la curiosidad del profesor Iain McInnes, un reumatólogo consultor. Dijo a BBC:

"Cuando aplicamos estas terapias, observamos que aumenta bastante rápido la sensación de bienestar, mejora el estado de ánimo en gran medida, a menudo de manera desproporcionada, dada la cantidad de inflamación que podemos ver en sus articulaciones y piel".

Los Antiinflamatorios Mejoran el Estado de Ánimo

El equipo de McInnes realizó un escaneo cerebral de los pacientes con artritis reumatoide, antes y después de suministrarles un medicamento dirigido específicamente al sistema inmunológico. El escaneo cerebral parecía confirmar y validar la retroalimentación de los pacientes.

Después de tomar un medicamento antiinflamatorio, hubo cambios significativos en los circuitos neuroquímicos cerebrales. Es importante destacar que, los procesos conocidos por estar involucrados en aliviar la depresión fueron favorablemente alterados.

Curiosamente, el trabajo realizado por Carmine Pariante, una profesora de psiquiatría biológica, muestra que las personas que tienen un sistema inmunológico hiperactivo son menos propensas a responder a los antidepresivos.

También, descubrió que un trauma emocional podría alterar el sistema inmunológico y "prepararlo" de una manera tal que le predispone a la depresión. BBC cita a Pariante, al decir que:

"Creemos que el sistema inmunológico es el mecanismo fundamental por el cual los acontecimientos en los primeros años de vida producen este efecto a largo plazo.

Tenemos algunos datos que muestran que las personas adultas que tienen un antecedente de trauma en los primeros años de vida, incluso si nunca han estado deprimidos, tienen un sistema inmunológico activado para estar en un estado de riesgo".

El Medicamento Para la Artritis es Probado en Pacientes con Depresión

En la actualidad, el medicamento contra la artritis Sirukumab es probado en pacientes que padecen depresión. Asimismo, GlaxoSmithKline y otros trabajan en el desarrollo de medicamentos antiinflamatorios para la depresión.

El problema de este enfoque es que simplemente cambiaría de un tipo de medicamento a otro, y prácticamente todos los medicamentos tienen efectos secundarios. A veces mortales, como las 60 000 personas que murieron debido al medicamento antiinflamatorio Vioxx.

Afortunadamente, no necesita medicamentos para combatir la inflamación. Una de las maneras más eficaces para acabar con la inflamación es seguir una dieta cetogénica, que tenga altos niveles de grasas saludables y bajos niveles de carbohidratos netos (carbohidratos totales sin fibra).

De hecho, uno de los efectos más notables de la cetosis nutricional es que su nivel de proteína C reactiva ([CRP] un marcador inflamatorio) prácticamente desaparece. En realidad, puede disminuir la inflamación hasta sus niveles mínimos.

Consumir Snacks Que Contengan Frutos Secos Disminuye la Inflamación

Los frutos secos que no están procesados son una gran fuente de grasas saludables; y de acuerdo con una reciente investigación, comer menos de una onza (aproximadamente un puñado) de frutos secos cinco veces por semana puede reducir la inflamación.9,10,11 Como informó Reuters:12

"Las investigaciones previas han vinculado el consumo de frutos secos con tasas más bajas de enfermedades cardiacas y diabetes, pero la razón exacta era desconocida; la autora principal del estudio, la Dra. Ying Bao, Profesora asistente de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard, en Boston, dijo para Reuters Health.

'Planteamos la hipótesis de que los frutos secos podrían ejercer estos beneficios para la salud al reducir la inflamación', dijo Bao..."

Al observar los datos de dos estudios a largo plazo—el Estudio de Salud de las Enfermeras (NHS, por sus siglas en inglés) y el Estudio de Seguimiento de los Profesionales de la Salud (HPFS, por sus siglas en inglés)--en el que los participantes documentaron lo que comían y proporcionaron muestras sanguíneas que fueron analizadas para detectar biomarcadores inflamatorios.

Los investigadores encontraron que las personas que comían frutos secos al menos cinco veces a la semana tenían niveles 20 % más bajos de CRP y 16 % menores de IL-6, en comparación con aquellos que rara vez o nunca consumían frutos secos.

Esto continuo sucediendo, incluso cuando se realizaron otras estrategias antiinflamatorias del estilo de vida y alimenticias, tales como hacer ejercicio; se tomaron en consideración el peso corporal y tabaquismo.

Como parte de mi plan de alimentación, consumo nueces de macadamia y pecanas casi todos los días, aproximadamente dos onzas de cada una de ellas, ya que realmente me ayudan a mantener niveles elevados de calorías de forma segura.

Otros Beneficios Para la Salud Relacionados con Consumir Frutos Secos de Forma Regular

Otras investigaciones han asociado consumir frutos secos de forma regular con :

  • Pérdida de peso13
  • Menor presión arterial sistólica
  • Menor número de factores de riesgo para síndrome metabólico14 y menor riesgo de padecer diabetes
  • Mejor salud cardiovascular
  • Menor riesgo de mortalidad y mayor longevidad. En un estudio, las personas que comieron un pequeño puñado (1 onza o 28 gramos) de frutos secos siete veces por semana o más, tuvieron 20 % menos probabilidades de morir por cualquier causa, en comparación con aquellos que evitaron consumir frutos secos.

Comer frutos secos al menos cinco veces por semana estuvo relacionado con un riesgo 29 % menor de mortalidad por enfermedades cardiacas, y un riesgo 11 % menor de mortalidad específicamente por cáncer15,16,17,18

Los ingredientes antiinflamatorios que se encuentran presentes en los frutos secos, incluyen la fibra, magnesio, antioxidantes, el aminoácido L-arginina y los ácidos grasos insaturados, tales como el ácido α-linolénico.

Las mejores opciones son los frutos secos orgánicos, no procesados y sin pelar, ya que el procesamiento puede destruir muchos nutrientes, y la mayoría de los antioxidantes se encuentran realmente en la piel. Cuando los frutos secos son asados y/o pelados, se pierden valiosos antioxidantes.

Las Mejores Opciones: Nueces de Macadamia y Pecanas

La composición nutricional de la mayoría de los frutos secos es muy similar a lo que considero que es la proporción ideal de componentes básicos, donde las grasas son los elementos que constituyen la mayor cantidad de sus calorías diarias, seguido de una cantidad moderada de proteínas de alta calidad y una baja cantidad de carbohidratos que no son de origen vegetal (vea mi Pirámide Alimenticia para Tener una Salud Óptima). Dicho lo anterior, algunos frutos secos tienen proporciones más ideales que otros.

Mis frutos secos favoritos, son las nueces de macadamia y pecanas, que proporcionan la más alta cantidad de grasas saludables, mientras que tienen los niveles más bajos de carbohidratos y proteínas.

De igual manera, las nueces de macadamia no procesadas contienen altas cantidades de vitamina B1, magnesio y manganeso. Además, alrededor del 60 % de ácidos grasos presentes en las nueves de macadamia, está constituido por el ácido oleico, un ácido graso monoinsaturado.

Esto es aproximadamente el nivel encontrado en las aceitunas, que son bien conocidas por sus beneficios saludables. Este pequeño bocadillo es una circunstancia que pocas personas notan cuando comentan acerca de los beneficios de las nueces de Macadamia.

De igual manera, las nueces pecanas cuentan con más de 19 vitaminas y minerales diferentes que según los estudios pueden ayudar a reducir los niveles de colesterol LDL y promover la salud arterial; y de acuerdo con el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés), se encuentran entre los 15 principales alimentos conocidos por su actividad antioxidante.

La vitamina E, es uno de estos antioxidantes, que podrían transmitir protección neurológica y evitar que los lípidos en la sangre se oxiden en su cuerpo. Asimismo, los betacarotenos, luteína y zeaxantina presentes en las nueces pecanas le ayudan a su cuerpo a eliminar los radicales libres, al protegerlo de la inflamación.

Una onza de nueces de macadamia tiene solo cuatro gramos de carbohidratos, pero más de la mitad de ellos son fibra no digerible, por lo que proporciona dos gramos de ultra bajos niveles de azúcar por onza de nueces.

La Importancia de la Grasa Omega-3 DHA de Origen Animal

Las grasas omega-319 de origen animal son un antiinflamatorio poderoso y totalmente natural. Aunque muchas nueces contienen ácidos grasos omega-3 de origen vegetal (con la excepción de las nueces pecanas, que son muy bajas en ácidos grasos omega-3 y omega-6).

Su cuerpo no puede convertir eficientemente el ácido alfa-linolénico (ALA) de origen vegetal, en el ácido docosahexaenoico (DHA) que se encuentra en los animales marinos, tales como los pescados grasos y kril. DHA es particularmente importante para la salud cerebral, ya que más del 90 % de las grasas omega-3 que se encuentra en su tejido cerebral son DHA.20

Por otro lado, DHA de origen marino y el ácido eicosapentaenoico (EPA, por sus siglas en inglés) son realmente elementos estructurales necesarios para cada célula corporal; parte de sus efectos biológicos incluyen la actividad antiinflamatoria y comunicación dentro de las células y entre células.

Al considerar esto, es importante no cometer el error de pensar que puede obtener todas las grasas omega-3 que necesita de fuentes vegetales.

Simplemente, no puede permitirse cometer este error, especialmente si combate la depresión u otras enfermedades que se originan de la inflamación. Para obtener más información acerca de la diferencia entre las grasas omega-3 de origen vegetal y de origen animal, vea mi artículo anterior, "Como las Grasas Buenas Previenen la Enfermedad Cardiaca".

Las fuentes de EPA y DHA de origen animal que son beneficiosas incluyen a los peces grasos de agua fría, como el salmón silvestre de Alaska, sardinas, arenque, hueva de pescado y aceite de kril.

La Vitamina D—Otro Importante Agente Antiinflamatorio

La vitamina D, que es mejor obtenida al exponerse a los rayos del sol de forma segura y regular, también inhibe la inflamación. Produce más de 200 péptidos antimicrobianos y regula ascendentemente a un gran número de genes, incluyendo uno que aumenta su capacidad para combatir las infecciones e inflamación crónica.

En un estudio controlado con placebo, al suplementar con altas dosis de vitamina D, estimuló las moléculas antiinflamatorias, lo que mostró ser prometedor como "medicina" antiinflamatoria para las personas con insuficiencia cardiaca.21

Al suplementar diariamente 50 microgramos (mcg)--equivalente a 2 000 unidades internacionales (UI)--de vitamina D durante nueve meses aumentó en un 43 % la concentración de interleuquina-10 (IL-10) antiinflamatoria en la sangre, mientras que previno simultáneamente que aumentaran los niveles de la citoquina proinflamatoria TNF-alfa en pacientes diagnosticados con insuficiencia cardíaca congestiva (CHF, por sus siglas en inglés).

Además, la deficiencia de vitamina D está vinculada específicamente con la depresión. En un estudio anterior, se encontró que las personas de edad avanzada que mostraron niveles más bajos de vitamina D, fueron once veces más propensos a estar deprimidos, en comparación con aquellas que tenían niveles normales.

Además de sus propiedades antiinflamatorias y de estimulación inmunológica, los receptores de vitamina D aparecen en una amplia variedad de tejidos cerebrales, y los investigadores creen que tener óptimos niveles de vitamina D podría mejorar los niveles de sustancias químicas cerebrales importantes y proteger las células cerebrales al aumentar la eficacia de las células gliales, que ayudan a cuidar a las neuronas dañadas para que vuelvan a estar saludables.

Para obtener más información acerca de cómo optimizar sus niveles de vitamina D, al exponerse a los rayos del sol de manera prudente, vea mi entrevista con el Dr. Michael F. Holick, quien es un reconocido experto en vitamina D.

También puede utilizar un suplemento de vitamina D3, pero tendrá que monitorear sus niveles de forma regular. Para obtener el máximo beneficio, necesita obtener un nivel de vitamina D de al menos 40 a 60 nanogramos por mililitro (ng/ml).

Tener una Óptima Exposición a los Rayos del Sol

Recuerde que existen peligros inherentes al consumir un suplemento oral de vitamina D3. Es una hormona, no una vitamina, y tiene efectos fisiológicos profundamente significativos.

Finalmente, fuimos diseñados para obtener casi toda nuestra vitamina D a través de una adecuada exposición a los rayos del sol y, como tal, la vitamina D es un indicador de la exposición a la luz ultravioleta, que también tiene una amplia serie de beneficios metabólicos.

Si le proporciona a su cuerpo una falsa señal por consumir vitamina D oral, existe la posibilidad de que esto interrumpa algunos ciclos fisiológicos importantes. En lo personal, no he tomado vitamina D en siete años, pero me mudé a Florida para obtener una exposición a los rayos del sol de alta calidad.

Además, la luz ultravioleta de onda media (UVB, por sus siglas en inglés) no es la única longitud de onda presente en los rayos del sol. En realidad necesita todas las frecuencias para tratar eficazmente la depresión.

Por ejemplo, exponerse diariamente a los rayos del sol al aire libre sin lentes de sol o de contacto (lo ideal es que haga contacto con la tierra) durante varios minutos a una hora después de la salida del sol, es un poderoso estímulo para normalizar su ritmo circadiano.

Otro factor es evitar la luz azul que provenga de cualquier fuente artificial. Cuando realiza esto, usualmente duerme mejor, lo cual es un factor sumamente importante para la depresión.

Recupere Su Salud Mental al Calmar la Inflamación

Si sufre de depresión, podría valer la pena esforzarse por tomar acciones para reducir su nivel de inflamación corporal. No necesita tomar medicamentos para esto. De hecho, la mejor estrategia es abordar su alimentación, y asegurarse de obtener suficiente cantidad de grasas omega-3 de origen animal y vitamina D.

Los frutos secos orgánicos no procesados son una gran fuente de grasas saludables, pero no le recomendaría poner todas sus esperanzas solo en los frutos secos.

También, es necesario deshacerse de los alimentos procesados ​​(que estan cargados de ingredientes inflamatorios) y cambiar a consumir alimentos verdaderos, ya que es donde encontrará importantes antioxidantes y nutrientes que le ayudarán a combatir la inflamación. Le insto a que considere seguir una dieta cetogénica—cuya capacidad antiinflamatoria es verdaderamente profunda.

De igual manera, asegúrese de abordar su salud intestinal, ya que una mala flora intestinal también es un factor frecuentemente involucrado en la depresión. Una de las maneras más fáciles de ayudar a repoblar su intestino con bacterias beneficiosas es al comer alimentos tradicionalmente fermentados, tales como el kéfir, natto, kimchi y vegetales fermentados, la mayoría de los cuales también son fáciles y baratos de elaborar en casa.

© Copyright 1997-2016 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.