Ocultar
Mamografía

Historia en Breve -

  • La mamografía tiene muchas desventajas, como resultados falsos positivos, falsos negativos, el uso de radiación ionizante, el hecho de que puede causar cáncer y que, en realidad, las mamografías no tienen ningún impacto aparente en las tasas de mortalidad.
  • Se dice que las mamografías reducen 20 % el riesgo de morir de cáncer de seno, aunque, en realidad, esto equivale a salvar la vida de una de cada 1000 mujeres que se realizan mamografías regulares durante toda su vida.
  • Un estudio reciente vuelve a refutar el uso de la mamografía como herramienta principal para la prevención del cáncer, ya que no tiene ningún impacto en las tasas de mortalidad y daña a más mujeres de las que ayuda.
 

El Mes de la Mamografía de Este Año Inició con un Reporte Devastador sobre Daños y la Falta de Efectividad

Octubre 25, 2016 | 34,474 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

He escrito muchos artículos sobre los peligros y las desventajas de las mamografías, entre los que encontramos:

El riesgo a los falsos positivos. Además de ocasionar angustia mental y tratamiento médico innecesarios, un diagnóstico de cáncer falso también podría interferir con su elegibilidad para un seguro médico, lo cual podría tener serias ramificaciones financieras.

El riesgo a los falsos negativos, que es un problema particularmente para las mujeres de senos densos.

El hecho de que la radiación ionizante en realidad cause cáncer y que pudiera contribuir al cáncer de seno cuando se utiliza durante toda la vida.

Los resultados publicados en el British Medical Journal (BMJ) muestran que las mujeres que portan una mutación del gen BRCA1/2 son particularmente vulnerables al cáncer inducido por la radiación.1

El hecho de que estudios encuentren repetidamente que las mamografías no tienen ningún impacto en las tasas de mortalidad.

Según el Dr. Andrew Lazris y el científico ambiental, Erik Rifkin, es fácil malinterpretar los beneficios de las mamografías.

Se dice que las mamografías reducen 20 % el riesgo de morir por cáncer de seno, aunque, a menos de que entienda de dónde vienen estas cifras, sobreestimará infinitamente el beneficio potencial de las mamografías regulares.

Además, la mayoría de los doctores no informan a las pacientes sobre el otro lado de la ecuación, que es, que muchas más mujeres han padecido daños debido al procedimiento de las que se han beneficiado de él.

1 de Cada 1000 Mujeres se Salva a Través de las Mamografías Regulares, Mientras que 10 se Someten al Tratamiento Contra el Cáncer sin Razón Alguna

Por increíble que parezca, la reducción del 20 % de la mortalidad que señala la medicina convencional, en realidad, equivale a solo 1 mujer de cada 1 000 que se realizan mamografías regulares. ¿Cómo puede ser esto?

De cada 1 000 mujeres que no se realizan mamografías, 5 morirán de cáncer de seno. Por cada 1 000 mujeres que sí se someten a él, cuatro morirán de todas maneras.

La diferencia entre los dos grupos es de 20 % (la diferencia de esa única persona que se salvó en el grupo de las que se realizan la mamografía). Por otro lado, de cada 1 000 mujeres que se realizan mamografías regulares durante toda su vida:

  • La MITAD recibirá un diagnostico falso positivo. Así que, mientras que NO tienen cáncer, cerca de 500 de cada 1 000 mujeres que se realizan la mamografía enfrentaran el terror relacionado con el diagnóstico del cáncer de seno.
  • 64 de ellas tendrán una biopsia, que puede ser dolorosa y tener riesgos de efectos secundarios.
  • 10 recibirán el tratamiento de cáncer por lo que realmente NO es cáncer, en el cual se encuentra la cirugía desfigurativa, medicamentos tóxicos o radiación. La cirugía, quimioterapia y radiación son riesgosas, y morir debido a que el tratamiento de un cáncer que no se padece es doblemente trágico.

Teniendo todo esto en mente, las evidencias son claras; casi todas las mujeres deberían evitar las mamografías, ya que causan más mal que bien.

Muchos estudios han llegado a esta conclusión y las investigaciones más recientes,2 publicadas justo a tiempo para el Mes de la Concientización sobre el Cáncer de Seno, vuelven a dar en ese punto.

Los Daños de la Mamografía Eclipsan los Beneficios

Para ese estudio, los investigadores analizaron las estadísticas de cáncer en Estados Unidos que recolectó el gobierno para estimar la efectividad de la mamografía.

Al comparar los registros de los cánceres de seno que se diagnosticaron a las mujeres de más de 40 años entre 1975 y 1979 – antes del uso rutinario de las mamografías - y entre 2000 y 2002, emergieron tres descubrimientos fundamentales.3,4,5,6,7,8

  • Ha disminuido la incidencia de los tumores grandes, (2 centímetros o más), de 68 % a 32 %.
  • Ha aumentado el número de mujeres diagnosticadas con tumores chicos, de 36 % a 64 %.
  • Se ha mantenido estable la incidencia de cáncer metastásico, que es el más letal.

Esto podría parecer bueno para las mamografías, aunque, en números absolutos, la disminución de los tumores grandes fue realmente bastante pequeña – tan solo 30 tumores menos por cada 100 000 mujeres.

Mientras tanto, el aumento dramático de los tumores chicos se atribuyó en su mayoría al diagnóstico excesivo - se estima que el 81 % de estos tumores pequeños no necesitaban tratamiento.

El hecho de que los índices de cáncer metastásico permanecieron sugiere incluso que no los estamos encontrando una mayor cantidad de forma temprana. En cambio, en su mayoría, estamos descubriendo y tratando tumores inofensivos.

Los investigadores también encontraron que dos tercios de la reducción de la mortalidad por cáncer de seno se podría atribuir a la mejora del tratamiento, como el uso de tamoxifeno. El examen de cáncer de seno solo equivalió a un tercio de la disminución en la mortalidad.

El investigador principal, el Dr. H. Gilbert Welch, explica los descubrimientos del estudio. Según reportó WebMD:9

"De acuerdo con Welch, el resultado es que la mamografía tiene más probabilidad de "diagnosticar en exceso" el cáncer de seno que de descubrir tumores más agresivos de forma temprana.

Además, los investigadores dijeron que, mientras que las muertes por cáncer de seno han disminuido desde la década de los 70, se debe en su mayoría al mejor tratamiento – no al examen.

Welch notó que los descubrimientos de estudio actual no tienen nada que ver con las mujeres que sienten un bulto en el seno. 'Ellas necesitan realizarse una mamografía', acentuó. Aunque, como sugiere Welch, cuando se trata de realizarse el examen de rutina, las mujeres pueden decidir con base en sus valores personales".

La Mamografía Como Elección Personal

Al hablar con NBC news, Welch afirmó que la "mamografía es una elección. No es un imperativo para la salud pública"10 Actualmente, los especialistas más convencionales en el diagnóstico y tratamiento del cáncer ven las mamografías como un imperativo, aunque las recomendaciones varían dependiendo a quién escuche.

Desde el año pasado, la Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS, por sus siglas en inglés) recomienda que las mujeres con un riesgo promedio de cáncer se realicen su primera mamografía a los 45 años, después de lo cual deberán realizarla cada año hasta los 55. Las mujeres de 55 años o más deberán someterse a ella cada dos años.11

Mientras tanto, el Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF, por sus siglas en inglés) recomienda esperar hasta los 50 años y, a partir de entonces, realizarse una mamografía cada dos años.12 En respuesta al intenso debate sobre las diversas normas, el Congreso de Estados Unidos aprobó una ley que requiere que las compañías de seguros cubran las mamografías sin importar la edad.

Obviamente, la ACS ha criticado con dureza el estudio más reciente. En una declaración, el director de control del cáncer de ACS, el Dr. Richard Wender, dijo: "Estas conclusiones son atrevidas, llamativas y deberían tomarse con reservas – con muchas reservas".

El problema con la actitud de Wender es que este no es de ninguna manera el primer o único estudio que sugiere que la mamografía se ha sobrevendido enormemente. En la actualidad, un número creciente de estudios refutan la validez de la mamografía como herramienta principal contra el cáncer de seno.

Las Evidencias Refutan Abrumadoramente el Uso Rutinario de la Mamografía

Otros estudios que apoyan los descubrimientos del estudio mencionado son los siguientes:

Archives of Internal Medicine, 2007: Un metaanálisis de 117 pruebas de mamografías al azar y con control. Entre sus descubrimientos: los índices de resultados positivos falsos fueron hasta del 56 % después de 10 mamografías.13

Cochrane Database Review, 2009: Este análisis encontró que el examen de cáncer de seno ocasionó una tasa del 30 % de sobrediagnóstico y sobretratamiento, y AUMENTÓ 0.5 % el riesgo absoluto de desarrollar cáncer. El análisis concluyó que, por cada 2000 mujeres invitadas para examen en un periodo de 10 años, solo se prolongó la vida de una mujer, mientras que 10 mujeres saludables recibieron tratamiento innecesario.14

New England Journal of Medicine (NEJM), 2010: Este estudio concluyó que la reducción de la mortalidad a causa de la mamografía fue tan pequeña que casi fue inexistente – tan solo se salvaron 2.4 muertes por cada 100 000 años-persona a causa del examen.15

The Lancet Oncology, 2011: Este estudio describió la historia natural de los cánceres de seno detectados en el programa de mamografías de Suecia entre 1986 y 1990, en el cual participaron 650 000 mujeres.

Ya que las lesiones y tumores de seno se tratan o retiran de forma agresiva antes de que se pueda determinar con certeza que sean una amenaza de muerte clara y presente, ha habido muy pocas investigaciones sobre lo que sucede cuando se dejan sin tratar.

Sin embargo, el estudio demostró por primera vez que las mujeres que recibieron la mayor cantidad de mamografías tuvieron una MAYOR incidencia acumulativa de cáncer de seno invasivo durante los siguientes seis años que el grupo control que se sometió a menos exámenes.16

The Lancet, 2012, demostró que por cada vida que salva la mamografía, tres mujeres son sobrediagnostican y tratadas con cirugía, radiación o quimioterapia, para un cáncer que pudo nunca haberles dado ningún problema a lo largo de su vida.17

Cochrane Database Review, 2013: Un análisis de 10 pruebas que involucraron a más de 600 000 mujeres encontró que la mamografía no tuvo ningún efecto sobre la mortalidad general.18

NEJM, 2014: Los doctores Nikola Biller-Andorno y Peter Jüni publicaron un artículo en el que describen los descubrimientos de una iniciativa independiente para la evaluación tecnológica de la salud para analizar la efectividad de la mamografía, de la que forman parte:19

"Primero, notamos que el debate en curso se basó en una serie de análisis repetidos de las mismas pruebas predominantemente obsoletas… ¿Podría detectar una prueba realizada en la actualidad el mismo beneficio modesto de la mamografía en cuanto a la mortalidad por cáncer que mostraron las pruebas iniciadas entre 1963 y 1991?

Segundo, nos sorprendió lo oculto que quedaba el hecho de que los beneficios de la mamografía sobrepasaban los daños.

La reducción relativa de cerca del 20 % del riesgo en la mortalidad de cáncer de seno relacionada con la mamografía que describe la mayoría de los paneles de expertos se obtuvo con una cascada considerable de diagnóstico, con mamografías repetidas, biopsias subsecuentes y sobrediagnósticos de los cánceres de seno – cánceres que jamás habrían sido aparentes de forma clínica…

Tercero, nos desconcertó la discrepancia pronunciada entre las percepciones de las mujeres sobre los beneficios de la mamografía y los beneficios que se esperaban en realidad.

La figura muestra las cifras de las mujeres de 50 años en Estados Unidos que se espera estén con vida, que mueran de cáncer de seno o que mueran por otras causas si se les invita a que se sometan a una mamografía regular cada 2 años en un periodo de 10, en comparación con aquellas que no se someten a ella…

mammography effects

El 2 de febrero de 2014 se publicó el reporte del Consejo Médico Suizo.20 Éste reconoció que la mamografía sistemática podría prevenir una muerte atribuida al cáncer de seno por cada 1000 mujeres analizadas, incluso cuando no hay evidencias que sugieren que la mortalidad general se vea afectada.

Al mismo tiempo, se enfatiza el daño – en particular, los resultados positivos falsos del examen y el riesgo del diagnóstico excesivo...

Por lo tanto, el consejo recomendó que no se introduzcan nuevos programas sistemáticos de mamografías y que se ponga un tiempo límite a los programas existentes.

Además, se estipuló que debería evaluarse la calidad de todos los tipos de mamografías y que se brinde información clara y equilibrada a las mujeres sobre los beneficios y los daños del examen".

British Medical Journal (BMJ), 2014: un estudio canadiense estableció el índice de sobrediagnóstico y sobretratamiento de la mamografía en casi el 22 %.21

JAMA Internal Medicine, July 2015: Aquí, los investigadores concluyeron que las mamografías ocasionaban tratamientos innecesarios mientras que prácticamente no tenían ningún impacto en el número de muertes por cáncer de seno.

Ciertamente se encontró una correlación positiva entre el escaneo del cáncer de seno y la incidencia de éste, pero no hubo una correlación positiva con la mortalidad.22,23

Journal of the Royal Society of Medicine, September 2015: La conclusión de este estudio está presente en el título mismo, que dice: "Las mamografías son dañinas y no deberían utilizarse".24,25

En resumen, los autores concluyeron que décadas de escaneo rutinario del cáncer de seno con un mamógrafo no han hecho nada para disminuir las muertes, mientras que han causado que más de la mitad (el 52 %) de las mujeres que se someten a este examen sean diagnosticadas y tratadas en exceso.

De acuerdo con el autor principal Peter C Gøtzsche, si la mamografía hubiera sido un medicamento, "habría sido retirada del mercado hace mucho tiempo".

Es Momento de Modificar la Mentalidad que Indica que 'Ante la Duda, Hay que Extirparlo'

De vuelta a donde empezamos, incluso al usar las estadísticas propias de la industria del cáncer, la mamografía se queda corta, siempre y cuando entendamos lo que el 20 % significa realmente. Para repetir, la diferencia entre realizarse las mamografías de rutina y no hacerlo es que se salva la vida de 1 de cada 1000 mujeres.

Cuatro de ellas mueren incluso con las mamografías, en comparación con las cinco muertes que no se someten a ella. Y, de nuevo, 10 de esas 1000 mujeres examinadas recibirán un tratamiento contra el cáncer incluso sin padecerlo. Claramente, la decisión es suya. Si le incomoda pensar que podría ser esa persona que se salve, entonces, no dude en seguir a su corazón o su instinto.

Solo tenga en claro los riesgos, pues hay más posibilidades de que sea una de las 10 personas que terminan sometiéndose a la quimioterapia o a una mastectomía por un tumor que pudo no haberle causado ningún daño. Como afirmó la Dra. Joann Elmore, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Washington:26

"Nos reconocen por curar una enfermedad que nunca hubiera dañado a la paciente. Recibimos retroalimentación positiva de las pacientes que nos agradecen por 'salvar su vida', retroalimentación alarmante de pacientes con 'falta de diagnóstico' y ninguna retroalimentación de las pacientes cuyo cáncer se sobrediagnosticó. Los mantras, 'Todos los cánceres son mortales' y 'Ante la duda, hay que extirparlo' necesitan modificarse".

Evidencias Sólidas Sobre la Vitamina D como Herramienta para la Prevención del Cáncer

Las mamografías se definen como la mejor forma de "prevención" para la mujer. Pero un diagnóstico temprano no es lo mismo que la prevención. Y, cuando el escaneo de cáncer hace más daño que bien, ¿cómo podría calificar como nuestra mejor opción? Creo que las evidencias hablan por sí mismas cuando se trata de la mamografía.

Se puede decir lo mismo de la investigación sobre la vitamina D, que muestra repetidamente que optimizar su nivel de vitamina D dentro de un rango de 40 a 60 nanogramos por mililitro (ng/ml) brinda una protección increíble contra el cáncer.

Creo que analizar su nivel de vitamina D es uno de los exámenes más importantes disponibles para la prevención del cáncer. Lo mejor es analizarlo dos veces al año.

Por supuesto, hay algunas excepciones. Si siente un bulto en su seno, la mamografía podría estar justificada, aunque, incluso en ese caso, hay otras alternativas no-ionizantes, como el ultrasonido, que ha demostrado ser considerablemente superior a la mamografía, en especial para las mujeres de senos densos, quienes corren un riesgo mucho mayor de obtener un diagnostico falso negativo con una mamografía.

Uno de los estudios más recientes27 que observó la vitamina D para el cáncer de seno encontró que la deficiencia de vitamina D está relacionada con la progresión del cáncer y la metástasis. Como afirmó el investigador de la Universidad de Stanford, el Dr. Brian Feldman:28

"Una variedad de estudios grandes han observado una relación entre los niveles de vitamina D y los resultados de cáncer, y los descubrimientos han sido mixtos. Nuestro estudio identifica cómo los niveles bajos de vitamina D que circulan en la sangre podrían representar un papel mecánico en la promoción del crecimiento del cáncer de seno y la metástasis".

Tener niveles mayores de vitamina D también se ha relacionado con una mayor probabilidad de sobrevivir después de recibir el diagnóstico de cáncer de seno.29 En un estudio, los pacientes con cáncer de seno que tuvieron un promedio de 30 ng/ml de vitamina D en la sangre tuvieron 50 % menos índice de mortalidad en comparación con quienes tuvieron un promedio de 17 ng/ml de vitamina D.

Realmente estoy agradecido con la comunidad médica que ha aceptado los beneficios de la vitamina D y la ha comenzado a usar. Sin embargo, es importante entender que la mejor forma de obtener la vitamina D es a través de la exposición sensible al sol y, si realmente está interesado en la salud y curación óptimas hará todo en su poder para obtenerla.

Esta es una de las razones por las que me mudé a Florida. No he tomado suplementos de vitamina D en más de 8 años y, aun así, mi nivel es de más de 60 ng/ml.

La exposición al sol tiene muchos otros beneficios además de la vitamina D. Más del 40 % de la luz solar son rayos de infrarrojo cercano que el cuerpo necesita para estructurar el agua en el cuerpo y estimular la reparación y regeneración de las mitocondrias.

Si simplemente toma un suplemento de vitamina D y evita el sol, se está perdiendo del beneficio principal de la exposición sensible a la luz solar. Si está atrapado en el invierno y tiene un nivel bajo de vitamina D, es probable que lo mejor sea tomar vitamina D oral como medicamento, aunque, tenga en cuenta que esta es una forma MUY inferior a optimizar sus niveles de vitamina D y que, al evitar la exposición al sol se está perdiendo beneficios biológicos importantes.

Puede conocer más sobre la influencia de la vitamina D en el cáncer y otros problemas de salud en mi artículo previo, "El Quién, Cuándo y Porqué de la Prueba de Vitamina D". El punto es que hay muchas estrategias que son mucho más benéficas en cuanto a la prevención del cáncer de seno que la mamografía. Así que, si está dejando su destino en manos de las mamografías, se está haciendo un gran perjuicio.

Para conocer algunas normas alimenticias y estrategias fundamentales del estilo de vida que pueden ayudarle a disminuir su riesgo de cáncer, vea mi artículo previo, "Los Mejores Consejos para Disminuir su Riesgo de Cáncer de Mama".

Otra fuente excelente es el libro de la Dra. Christine Horner, "Waking the Warrior Goddess: Dr. Christine Horner's Program to Protect Against and Fight Breast Cancer" (El Despertar de la Diosa Guerrera: El Programa de la Dra. Christine Horner para la Protección y el Combate del Cáncer de Seno), que contiene estrategias completamente naturales validadas que pueden proteger contra el cáncer de seno y tratarlo.

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.