Ocultar
Negociaciones

Historia en Breve -

  • Se han identificado las bebidas endulzadas como el principal contribuidor a las epidemias de obesidad y diabetes en el mundo entero. Para poner freno a las ventas de las bebidas azucaradas, OMS insta actualmente a los países a que les impongan impuestos fuertes.
  • Durante décadas se ha escondido la relación entre el azúcar y la mala salud, y se ha desviado a propósito la ciencia nutricional – para proteger los intereses de la industria, sin ninguna consideración hacia la salud pública
  • DC Leaks divulgó recientemente correspondencia hackeada que revelaba la íntima relación entre Coca-Cola y la campaña presidencial de la candidata Hillary Clinton
 

Cómo Influyen en la Ley las Compañías de Soda a Través de sus Vínculos con las Organizaciones de Salud Pública

Octubre 26, 2016 | 31,239 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

Las bebidas endulzadas se han identificado como el principal contribuidor a las epidemias de la obesidad y la diabetes en el mundo entero y, a la luz de las evidencias científicas, en la actualidad, muchas organizaciones de salud pública han comenzado a oponerse a los azúcares añadidos.

La industria de la soda reconoce el poder detrás de las recomendaciones de la Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés), la Asociación Americana de la Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés), la Organización Mundial de la Salud y otras, y ha estado donando de forma secreta millones de dólares a organizaciones de salud pública con la intención de influir en sus recomendaciones.

Los correos electrónicos hackeados también revelan el increíble poder que ha alcanzado industria de la soda en Estados Unidos. Resulta que su influencia llega hasta la cima de la jerarquía política.

La Soda – Un Gran Contribuidor del Deterioro de la Salud Pública

Una lata de soda regular tiene cerca de 33 gramos de azúcar y 36 gramos de carbohidratos netos. Esta es una cantidad mucho más alta de azúcar de lo que el cuerpo puede tolerar de forma segura y, ya que la mayoría de las personas engulle soda como bebida principal en vez de agua, no es de sorprenderse que la obesidad se haya convertido en una crisis de salud de proporciones épicas.

Durante las últimas décadas, la cantidad de sodas y de azúcar añadido que consumen las personas en losEstados Unidos ha aumentado vertiginosamente, lo que contribuye a la epidemia de obesidad,1,2 que actualmente le cuesta $1 billón de dólares al año al sistema de salud.3

Desde mi punto de vista, el azúcar (particularmente la fructosa procesada) es una de los agentes calóricos más dañinos que puede consumir y abunda en la mayoría de los alimentos procesados, ¡entre los que se encuentra la fórmula para bebé!

Tomando en cuenta que el azúcar es tan adictivo como la cocaína4 y que tiene efectos tóxicos reales en el cuerpo cuando se consume en exceso,5 no es extraño que haya tantos niños que padecen obesidad y enfermedades relacionadas a ella, como diabetes tipo 2 y la enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHGNA).

¿Qué más podríamos esperar cuando nos alimentan principalmenete de azúcar desde el primer día?

>>>>> Clic aquí <<<<<

Reducir el número de bebidas azucaradas y la cantidad de comida chatarra que consume al día podría ayudar a reducir el riesgo potencial de enfermedad metabólica, enfermedad cardiovascular, diabetes, derrame cerebral y obesidad. Sin embargo, las industrias del azúcar y la soda están mucho más preocupadas por sus ganancias que por la salud de sus consumidores.

Casi Seis Décadas de Corrupción Científica Salen a la Luz

Durante décadas se ha escondido la relación entre el azúcar y la mala salud, y se ha desviado a propósito la ciencia nutricional – para proteger los intereses de la industria, sin ninguna consideración hacia la salud pública.

Por ejemplo, de acuerdo con un análisis histórico6 de los documentos internos de la industria, la relación entre el azúcar y la enfermedad coronaria emergió en la década de los 50, pero la industria del azúcar la ocultó e inició sus propias investigaciones con el objetivo de transferir la culpa a las grasas alimenticias.

Según afirmaron los autores:

"En los años 50 emergieron las primeras señales del riesgo de desarrollar enfermedad coronaria (EC) a causa del azúcar (sacarosa).

Examinamos los documentos internos, reportes históricos y afirmaciones de Sugar Research Foundation (SRF) relevantes a los primeros debates sobre las causas de la EC y reunimos los descubrimientos de forma cronológica en un estudio de caso narrativo…

[N]uestros descubrimientos sugieren que, en las décadas de los 60 y 70, la industria financió un programa de investigación que logró sembrar dudas sobre los peligros de la sacarosa, mientras que promovía a la grasa como la culpable alimenticia de las EC.

Los comités que crean las normas deberían considerar darles menos peso a los estudios financiados por la industria alimenticia e incluir estudios mecánicos y animales, así como los estudios que evalúan el efecto de los azúcares añadidos en los múltiples biomarcadores de las EC y el desarrollo de la enfermedad".

El año pasado, también se exhibió a Coca-Cola Company por financiar y apoyar de manera secreta al Global Energy Balance Network, un grupo de fachada sin fines de lucro que promovía el ejercicio como la solución a la obesidad, mientras que minimizaba el papel de las bebidas endulzadas y de dieta en la fórmula para perder peso.7

OMS Recomienda Añadir un Impuesto a las Bebidas Endulzadas para Frenar la Epidemia Global de Obesidad

Actualmente, la OMS reconoce que la obesidad es una epidemia mundial. También reconoce la contribución de las bebidas endulzadas al crecimiento de este problema. En todo el mundo:8,9

  • Más del 39 % de los adultos tiene sobrepeso.
  • 11 % de los hombres y 15 % de las mujeres padecen obesidad.
  • 42 millones de niños menores de 5 años tienen sobrepeso u obesidad10 (un aumento de 11 millones en los últimos 15 años).
  • Los índices de diabetes han aumentado 400 %, de 108 millones, en 1980, a 422 millones, en 2014, lo que ocasionó 1.5 millones de muertes tan solo en 2012.
  • Las investigaciones sugieren que las bebidas endulzadas por sí mismas tienen sin responsables de cerca de 183 000 muertes en el mundo entero cada año, entre las que se encuentran 133 000 muertes por diabetes y 44 000 muertes por enfermedades cardiacas.

En un intento por frenar la venta de sodas y otras bebidas cargadas de azúcar, actualmente la OMS insta a los países a que impongan un impuesto a estas bebidas. 11 El propósito del impuesto es elevar 20 % el precio de las bebidas azucaradas y, con suerte, limitar las ventas en ese mismo porcentaje.

En respuesta al reporte de la OMS, el Consejo Internacional de Asociaciones de Bebidas (ICBA, por sus siglas en inglés) dijo que poner un impuesto a las bebidas endulzadas era "discriminatorio", y añadió que nunca se ha demostrado la idea de que poner un impuesto a tales bebidas pudiera mejorar la salud pública. 12

Sin embargo, en México, donde el 1 de enero de 2014 se promulgó un impuesto de 10 % en las bebidas endulzadas, las ventas disminuyeron 12 % en un año.13

En 2014, Berkley, California aprobó el primer impuesto a las sodas en Estados Unidos y, en algunos de los vecindarios, el consumo disminuyó hasta 21 % en menos de dos años.14,15 Mientras tanto, San Francisco, donde se votó en contra del impuesto a la soda, vio un aumento de 4 % en el consumo en ese mismo periodo.16

La Industria de la Soda Recibe Subsidios para Llegar a las Naciones en Desarrollo

Aunque algunas décadas atrás los índices de obesidad comenzaron a elevarse en los países ricos, la cantidad de personas obesas en los países de ingresos medios está siguiendo su ejemplo, gracias a la infiltración de alimentos procesados y sodas.

Para compensar la disminución de las ventas en las naciones más ricas, donde las personas lentamente van entendiendo los peligros de la soda, algunas compañías como Coca-Cola y Pepsi han cambiado su enfoque a los países en desarrollo.

Por ejemplo, la inversión de Coca-Cola prevista para México entre 2010 y 2020 es de $12.4 mil millones. Durante ese mismo periodo, invierte además $17 mil millones para aumentar las ventas de soda en el continente africano. Por insólito que parezca, ¡Coca-Cola incluso recibe subsidios para facilitar su alcance en África y Asia!17

Con razón Coca-Cola está tan preocupada por la aplicación de impuesto global a la soda. Podría contrariar sus esfuerzos por asegurar estos mercados nuevos, sin mencionar el efecto negativo sobre los mercados ya establecidos, como Estados Unidos y Europa.

Cómo Socavan Coca-Cola y Pepsi las Medidas de Salud Pública

Obviamente, ya que la imposición de un impuesto contra su producto reduciría las ventas - y de manera significativa si los países de todo el mundo adoptan esta estrategia – la industria de la soda y la Asociación Americana de Bebidas luchan con uñas y dientes para evitar esta medida.

Al trabajar en una estrategia doble para proteger las ganancias, las compañías de soda también intentan manipular e influir en la percepción pública de su producto. Lo que es realmente alarmante es el nivel de apoyo político que reciben estas compañías.

Para contrarrestar esta influencia injustificada, es imperativo que las personas entiendan quiénes son los actores y las reglas de su juego estratégico.

Para empezar, los investigadores de la salud pública advierten que, durante los últimos cinco años, la industria de las bebidas ha creado una relación financiera profunda con la comunidad de la salud pública y que esto se realizó de forma estratégica para silenciar a los críticos y ganar aliados en la lucha contra las regulaciones.18,19,20,21

Un estudio reciente que observó las actividades de patrocinio de las compañías de soda sugiere que la razón del interés filantrópico de las compañías de soda en las organizaciones de salud tiene poco que ver con el apoyo real a las medidas que mejorarían la salud pública y mucho que ver con la influencia sobre las organizaciones para continuar con el propio plan de la industria: 22

"Desde 2011 hasta 2015, se encontró que Coca-Cola Company y PepsiCo financiaron un total de 96 organizaciones nacionales de salud, como muchas instituciones médicas y de salud pública, cuya misión específica era combatir la epidemia de obesidad.

Durante el periodo del estudio, estas dos compañías de soda buscaron el rechazo de 29 leyes de salud pública para reducir el consumo de soda y mejorar la nutrición…

Estas compañías hicieron presión contra la intervención de la salud pública en 97 % de los casos, lo que pone en duda su compromiso sincero en mejorar la salud pública. Al aceptar el financiamiento de estas compañías, las organizaciones de salud participan involuntariamente en sus planes de mercado".

¿Qué Representan Realmente Coca-Cola y Pepsi?

De acuerdo con el coautor del estudio, Daniel Aaron, estudiante de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, no cabe duda que Coca-Cola Company y PepsiCo intentan socavar a propósito las medidas de salud pública para proteger las ganancias.

"Queríamos ver lo que estas compañías realmente representaban. Y parece que no están ayudando en lo absoluto a la salud pública – de hecho, están en contra de ella de forma casi general, lo que pone en duda sus patrocinios", dijo Aaron para The New York Times.23

Muchas Organizaciones de Salud Comprometen la Salud Pública para Satisfacer a sus Inversionistas

Ciertamente, los investigadores descubrieron una variedad de ocasiones en las que organizaciones influyentes de la salud pública rechazaron la iniciativa del impuesto para la soda o se mantuvieron en silencio al respecto, después de recibir una donación de la industria. Estos son algunos ejemplos:

Save the Children, un grupo sin fines de lucro que brinda programas de educación sanitaria para los niños, había apoyado con anterioridad las campañas del impuesto de la soda en varios estados, aunque, de pronto dejó de hacerlo en 2010 después de recibir $5 millones de dólares de Pepsi.

En 2012, cuando Nueva York propuso la prohibición de las sodas de tamaños extra grandes, la Academia de Nutrición y Dieta citó "investigaciones conflictivas" como su razón para no apoyar la medida. En ese mismo año, la Academia había recibido $525 000 de Coca-Cola. El año siguiente, Coca le dio otros $350 000.

Tan solo en este mes, algunos nutriólogos, que habían recibido honorarios por consulta de parte de Coca-Cola, participaron en una campaña en Twitter con el objetivo de rechazar el impuesto a la soda en Oakland, California.24

La Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP, por sus siglas en inglés), cuya misión es luchar por la igualdad de las minorías, tomó la sorprendente decisión de oponerse a las iniciativas del impuesto a la soda, a pesar de que las comunidades afroamericanas e hispanas tienen índices desproporcionalmente altos de obesidad y problemas de salud relacionados.

La Federación Hispana también eligió no apoyar las iniciativas para el impuesto a la soda. La razón de su indulgencia se vuelve más clara a la luz de que ambas organizaciones recibieron grandes donaciones de Coca-Cola. NAACP recibió más de $1 millón entre 2010 y 2015, y la Federación Hispana recibió $600 000 entre 2012 y 2015.

El Patrocinio es una Herramienta Poderosa de Mercadotecnia

Mientras que muchas compañías tratan de restar importancia a los patrocinios que han otorgado a cualquier organización, seamos claros. La Comisión de Comercio Federal (FTC, por sus siglas en inglés) considera al patrocinio como una herramienta de mercadotecnia y la publicidad de las corporaciones privadas tiene un objetivo principal, aumentar las ganancias. Según afirmó Aaron:25

"Quiero que las personas sepan que muchas de las organizaciones de salud importantes que conforman la salud en Estados Unidos reciben dinero de Coca-Cola y Pepsi. Ese dinero, mientras que pudiera parecer benéfico, está enfocado en la mercadotecnia.

Quiero que las personas entiendan lo problemático que es esto. Las organizaciones de salud se están convirtiendo en una herramienta de mercadotecnia".

PepsiCo Abandona la Imagen de Marca de Soda que Conquistó con Esfuerzo

Para evitar las críticas, PepsiCo intenta una táctica diferente, al decir para CBS News:26

"Lo que se ha confundido por completo, o se ha ignorado convenientemente, en este estudio es que PepsiCo tiene la imagen incorrecta de una 'compañía de soda', cuando solo un cuarto de nuestras ganancias totales proviene de las bebidas gaseosas.

Como una de las compañías de alimentos y bebidas más grandes del mundo, le brindamos a los consumidores en todo mundo alimentos y bebidas nutritivas y bocadillos deliciosos, económicos, convenientes y complementarios.

Creemos que la obesidad es un problema complejo y multifacético, y que nuestra compañía tiene un papel importante que jugar en su solución - lo que implica involucrarse con las organizaciones de salud pública y responder a la demanda de los consumidores de productos más saludables".

El problema con esta "defensa" es que, ya sea que estemos hablando de las bebidas endulzadas o los alimentos o bocadillos a base de granos procesados que vende Pepsi,27 todos (con muy pocas excepciones) contribuyen a la obesidad, incluso las bebidas y bocadillos con pocas o cero calorías.

De hecho, las investigaciones han establecido claramente que los endulzantes artificiales contribuyen al aumento de peso y empeoran la diabetes a un mayor grado que el azúcar regular.28

Son las PROPIAS investigaciones de la industria las que afirman que los alimentos procesados, las bebidas endulzadas y los endulzantes artificiales son benignos. Además, es falso afirmar que la marca conocida como Pepsi no debería "conocerse como una compañía de soda".

Es una de las marcas de soda más reconocidas en el mundo y ha gastado grandes cantidades de dinero para generar el reconocimiento de marca.

Disney Contrata a Científicos Leales a Coca-Cola para Investigar sus Comidas Infantiles

Walt Disney World intentó copiar recientemente el patrón de las industrias de la soda y el azúcar, pero terminó huyendo cuando, el año pasado, se reveló que Global Energy Balance Network era un grupo de fachada financiado por Coca-Cola que tenía el objetivo de engañar al público sobre la nutrición.29

Resulta que Disney contrató a James Hill, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad de Colorado y presidente de Global Energy Balance Network, para realizar un estudio de las comidas infantiles que se sirven en Disney World.30 Según reportó STAT News el pasado abril:

"El otoño pasado, Walt Disney Company instó a una revista académica a que retirara un estudio nutricional de las comidas infantiles de Disney World – un estudio que había financiado – en medio de una respuesta negativa pública sobre la participación corporativa en las investigaciones científicas...

Disney… temía que lo relacionaran públicamente con uno de sus autores principales, James Hill… [cuyo] trabajo del verano pasado atrajo la manifestación de los científicos que creían que su proyecto, financiado por Coca-Cola, restaba importancia al impacto de las bebidas endulzadas en la obesidad…

Los correos electrónicos que obtuvo STAT muestran que Disney le solicito a Hill y al coautor que retiraran la comida del estudio – un paso que muchos investigadores considerarían una violación ética.

En un correo electrónico, Hill informó a Disney que un editor de la revista le había sugerido que 'se arriesgaban a tener muy mala publicidad si alguien descubría que Disney incluso intentaba influir en la publicación'.

La compañía cedió, aunque más adelante los autores le dieron la oportunidad de modificar el comunicado de prensa sobre los descubrimientos del estudio.

Esto, también era inusual. Los correos electrónicos… son una forma inusual de comunicación entre los investigadores y el patrocinador de la corporación. También marcan lo que los expertos describieron como un grado inusual de participación corporativa en un estudio académico.

'Los autores deberían seguir la ciencia y Disney no debería influir en cómo hacen su estudio, cómo lo reportan, o si lo hacen', dijo George Annas, profesor de leyes y medicina en la Universidad de Boston…".

La Relación Privada de Coca-Cola y Hillary Clinton

DC Leaks divulgó recientemente una gran cantidad de correspondencia hackeada, que incluía evidencias de lo íntima relación entre Coca-Cola y la campaña de la candidata a la presidencia Hillary Clinton.

Según reportó Politico,31 a principios de este año Clinton respaldó la propuesta del Alcalde de Philadelphia, Jim Kenney, de un impuesto a la soda para ayudar a financiar el programa prescolar de todo el país.

Su apoyo público hizo que Coca-Cola entrara en plan de control de daños y, por lo tanto, voltearon hacia dos de los representantes clave de Clinton:

"El ejecutivo de Coca-Cola, Clyde Tuggle, envió un correo a dos de los socios de Clinton, Capricia Marshall y Sara Latham… en el que escribía: '¿De verdad? Después de todo lo que he hecho.

Espero que esta noticia haya sido falsa'... La correspondencia electrónica subsiguiente entre la administración de Coca-Cola y los integrantes de la campaña revela las conexiones profundas que disfruta esta gran empresa de soda en el terreno de Hillary en niveles múltiples, de lo cual hizo uso la compañía para instar a Clinton a que retirara su apoyo a los impuestos a la soda el pasado abril".

Según afirmó The Russels:32 "Si cabe alguna duda de que las donaciones generosas de Coca-Cola son interesadas, el correo electrónico de Tuggle puede eliminarla. Cuando Coca abre sus arcas, espera reciprocidad".

Al final, los integrantes de Coca-Cola se libraron de otra amenaza, y aseguraron a la compañía que el impuesto a la soda no era parte real del plan político de Clinton, y que no llevaría adelante el tema. Ciertamente, desde entonces, Clinton se ha mantenido en silencio acerca del impuesto a la soda.

Recientemente escribí cómo la campaña de alimentos orgánicos de la primera dama, Michelle Obama, se había debilitado y se había convertido en una campaña contra la obesidad enfocada en el ejercicio, poniendo poca atención en la alimentación y aquí encontramos evidencias que sugieren que la industria de comida chatarra dirige a Clinton de forma muy similar.

Podemos dar por hecho que Clinton tiene un gran vinculo con Coca-Cola, ya que la Fundación Clinton recibió más de $10 millones de la compañía.

La ejecutiva de mercadotecnia de Coca-Cola, Wendy Clark, también tomó un periodo sabático de cuatro meses de su posición corporativa para auxiliar en la campaña de la Sra. Clinton. Sin embargo, los correos electrónicos filtrados revelan los vínculos secretos y la coordinación discreta que sucede entre los dos grupos.

Marshall y Latham

Los correos electrónicos filtrados muestran que Marshall, quien tiene un puesto de alto nivel en la campaña presidencial de Clinton, también ha trabajado simultáneamente en el equipo de comunicación de Coca-Cola, y cobra $7 000 al mes por su "trabajo de mercadotecnia y consultoría estratégica".33

La relación entre Marshall, la Sra. Clinton y la Casa Blanca es muy antigua. Entre 1993 y 1997, ella fungió como asistente especial de la Sra. Clinton, posteriormente se convirtió en la Secretaria Social de la Casa Blanca, puesto que ocupó hasta 2001. Marshall también ha fungido como Jefa de Protocolo en el Departamento de Estado.

Como secretaria general de la presidencia de Hillary for America, Sara Latham también tiene una conexión cercana con Coca-Cola, al haber trabajado con la compañía a través de su empresa Latham Group (que fundó en 2006) hasta agosto de 2015.

Ella también ha tenido una variedad de posiciones políticas de alto nivel a lo largo de su carrera, como asistente especial del secretario general de la Casa Blanca, John Podesta, asistente auxiliar del presidente y director auxiliar de la planificación presidencial. Curiosamente, Latham también trabajó en la campaña de reelección del Primer Ministro Británico Tony Blair.34

Un tercer sospechoso que no se menciona en Politico es Robert C. Fisher. En julio 2015 se enviaron correos electrónicos a una larga lista de ejecutivos y empleados de Coca-Cola – y a dos "externos". Latham y Fisher.

Los correos en cuestión eran en referencia a la petición ciudadana creada por el grupo del consumidor U.S. Right to Know (US RTK), que le solicitaba a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), que enviara cartas de advertencia a Coca-Cola y Pepsi, y concluyera que las bebidas estaban etiquetadas erróneamente, ya que el uso del término "dietético" es falso y confuso. El vínculo de Latham con Coca-Cola ya se ha explicado, pero ¿quién es Fisher y por qué es importante?

¿Quién Es Robert Fisher?

Fisher es director ejecutivo de Hills & Company,35 empresa consultora internacional establecida en 1993 por Carla A. Hills.36 Cuatro años antes, en 1989, Hills fue nomidada para ser el nuevo representante comercial de Estados Unidos.

Su nominación fue criticada inicialmente al generar un conflicto de interés potencial para la administración de Bush, ya que su esposo, Roderick Hills, era un consultor comercial internacional.37 Como afirmó Bloomberg en un artículo de 1994 sobre las parejas en el poder y los conflictos de interés que pueden generar los matrimonios en la carrera de ambos integrantes:38

"Dado el potencial para los conflictos, ella prometió en su audiencia de ratificación del Senado que el consejo general de USTR monitorearía las actividades comerciales de su esposo. Roderick también renunció del banco y los consejos, y la pareja tuvo un gran problema al tener que vender una gran cartera de acciones. 'Las reglas eran demasiado duras', dice Carla Hills".

Mientras trabajaba como representante comercial de Estados Unidos, Hills fue la negociadora principal de Estados Unidos durante el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés).39 Actualmente, tiene un puesto en la junta internacional de J.P. Morgan Chase.

El Sr. Hill también es antiguo presidente de la Comisión de Bolsa de Valores (CBV). Esta es la poderosa pareja que representa Fisher como director ejecutivo de Hill & Company, y que Fisher esté involucrado en estos correos electrónicos de Coca-Cola muestra el nivel de influencia política que la compañía tiene a su disposición.

Política de la Soda – Lo Desconocido lo Dañara

Cada vez es más evidente que la industria de comida y bebidas chatarra es tan poderosa y perversa como la industria farmacéutica cuando se trata de influir en los marcadores políticos. Y, si Clinton logra la nominación presidencial, sabemos lo que habrá que esperar en cuanto a su postura sobre la comida chatarra y las bebidas endulzadas.

Marshall y Latham son parte integral del equipo estratégico de mercadotecnia de Coca-Cola, y Fisher les dara a la empresa el acceso a integrantes poderosos de la política. Hills podría haber dejado su puesto como representante de comercio de Estados Unidos, pero es posible que no haya perdido sus viejos contactos, ni su respeto.

La conclusión es simple: Tenga cuidado con las investigaciones financiadas por la industria y tenga en cuenta el poder de los conflictos de interés. El daño que puede provenir de las alianzas infames, como las que hemos mostrado, es muy real. Hay vidas reales en riesgo. La salud y el futuro de los niños penden de un hilo.

Tristemente, a las compañías cuyas ganancias dependen de vender productos dañinos para la salud simplemente no les importa. Afirman que sí, pero no toman ninguna acción.

Como mencioné anteriormente, donan millones de dólares a las organizaciones de salud aparentando apoyar las medidas de salud y la educación sanitaria, pero luego se dan la vuelta y gastan más millones para socavar los esfuerzos legislativos para implementar de forma general los esfuerzos para reforzar la salud.

El punto es que, las palabras se las lleva el viento y, a menudo, las acciones son más fuertes que las palabras. En el caso de Coca-Cola y PepsiCo, sus acciones demuestran claramente que no les importa la salud de los niños.

No les importa que sus productos hayan generado una crisis global de salud de proporciones impactantes. Ya que se rehúsan a tomar responsabilidad o a permitir que se tomen medidas para evitar el consumo excesivo, lo mejor que puede hacer es hacer cambios en su estilo de vida.

Eduque a sus hijos sobre los daños del exceso de azúcar y sea un modelo a seguir. Esta podría ser una de las intervenciones más poderosas que tiene a su disposición por el momento. Además, reconozca que, si padece sobrepeso u obesidad, cambiar las bebidas endulzadas por agua pura podría ser el primer paso que puede dar para retomar el control de su salud.

© Copyright 1997-2016 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.