Ocultar
Limpieza de Cocina

Historia en Breve -

  • Las personas que tienen problemas con el desorden, son 77 % más propensas a tener sobrepeso u obesidad
  • Comer en un ambiente caótico puede animarle a comer más alimentos dulces
  • El primer paso para despejar su cocina es visualizar como quiere que sea y escribirlo (por ejemplo, "Quiero una cocina que sea acogedora y atractiva para comidas familiares")
 

Un Sólido Plan Para Acabar con el Desorden En Su Cocina

Octubre 29, 2016 | 13,807 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

¿El desorden le produce pesadillas? Los montones de papeles, pilas de juguetes, estantes cargados de objetos de adorno, cajones repletos hasta el borde--todo esto puede contribuir a los niveles de estrés, y a su vez, fomentar una alimentación deficiente y aumento de peso.

Quizás, esto es lo que realmente sucede en su cocina, donde el desorden podría abarcar un gran espacio en la barra y en sus gabinetes, despensa, refrigerador y congelador. Necesita tener un espacio libre y limpio para preparar alimentos saludables para usted y su familia.

Lo mismo ocurre en su despensa y congelador; un espacio despejado y organizado hace que sea fácil localizar los ingredientes que necesita, fomenta que no haya desperdicio de alimentos y alienta a tomar decisiones determinadas acerca de lo que deben contener sus estantes (alimentos frescos y saludables, en vez de comida chatarra procesada).

Las Personas Que Tienen Problemas Con el Desorden Son 77 % Más Propensas a Tener Sobrepeso U Obesidad

En el libro " Lose the Clutter, Lose the Weight: The Six-Week Total-Life Slim Down" (Si Elimina el Desorden, Elimina Peso: Las Seis Semanas de Adelgazamiento de Por Vida), donde el autor, Peter Walsh, cita una investigación realizada en el 2008 que encontró que las personas que tienen problemas con el desorden eran 77 % más propensas a tener sobrepeso u obesidad.1

Él atribuye este aumento de peso a tener mayores niveles de estrés provocados por una vida desordenada. El estrés altera la forma en que la grasa es depositada, debido a hormonas específicas y otras sustancias químicas que su cuerpo produce cuando está estresado.

Por ejemplo, la reciente investigación muestra que el estrés crónico estimula al cuerpo a producir betatrofina--una proteína que bloquea una enzima que descompone la grasas corporales.2

Además, el aumento de peso inducido por el estrés, usualmente involucra una mayor cantidad de grasa en el vientre, que es la grasa más peligrosa que el cuerpo puede acumular, ya que aumenta su riesgo cardiovascular.

Sin mencionar que la investigación también sugiere que comer en un ambiente caótico puede hacerle comer más alimentos dulces, a reserva de la posibilidad de que su mente supere el caos o la tendencia que produce comer alimentos poco saludables.3

Dicho lo anterior, sin duda puede cambiar esta situación al hacer que su cocina tenga un ambiente tranquilo y sin desorden, en el que pueda preparar sus alimentos y comer. Recientemente, Rodale Wellness presentó un plan para ordenar su cocina en 10 simples pasos.4

10 Pasos Para Ordenar Su Cocina

1. Defina su Espacio

El primer paso, es imaginar su espacio de cocina ideal, y específicamente, que es lo que desea para ese espacio.

Anote sus expectativas, tales como "Quiero un espacio para entretener a los invitados y compartir las comidas con mi familia", "Quiero un espacio tranquilo para disfrutar de mi café en la mañana" o "Quiero un ambiente divertido para cocinar".

2. Identifique los Artículos Malignos y Benignos

Mire alrededor de su cocina e identifique los elementos que son más o menos neutrales y los que son dañinos, es decir, que le socavan tanto física como emocionalmente.

Los elementos dañinos pueden tomar muchas formas, tales como platos de una relación pasada y dispositivos de lujo que no utiliza porque le hacen sentir culpable o incompetente.

Otros artículos perjudiciales incluyen la comida chatarra, alimentos procesados ​​y utensilios de cocina no saludables, como una freidora. Junte todos los elementos negativos que se encuentran en su cocina y dónelos o elimínelos.

3. Limpie su refrigerador y congelador

Incluso su refrigerador y congelador tienen un propósito que es único para cada uno de nosotros. Su refrigerador ideal podría ser aquel que contenga vegetales frescos, casi en la totalidad de su espacio; mientras que otra persona podría dedicar el mismo espacio a productos lácteos sin pasteurizar o carnes de animales alimentados con pastura.

Saque cualquier alimento que no corresponda con su visión, posteriormente limpie a fondo cada estante y bandeja.

El mejor momento para limpiar su refrigerador es cuando casi no tiene alimentos, como justo antes de acudir a la tienda de alimentos o al mercado de productores, pero lo ideal es limpiar y ordenar su refrigerador más o menos una vez a la semana.

Elimine los alimentos echados a perder (en este caso, use el sentido común, pero no base su decisión solo en la fecha de caducidad de un alimento). Enseguida, ordene un estante o gaveta a la vez, elimine todos los artículos, limpie la superficie con un paño suave, jabón natural y agua caliente, y luego séquela completamente.

Aunque es posible que se sienta tentado a utilizar un fuerte desinfectante para matar los gérmenes en su refrigerador, a menudo, dichos limpiadores contienen sustancias químicas tóxicas--y muchas de ellas pueden dañar la superficie de sus estantes.

Consulte el manual de propietario para asegurarse de que el producto de limpieza que utiliza sea seguro para su modelo en particular (pero en la mayoría de ellos, funcionará bien utilizar jabón natural y agua).

Para tener un poco más de poder limpiador, intente preparar esta solución antibacteriana casera: mezcle dos tazas de agua con tres cucharadas de jabón de Castilla y de 20 a 30 gotas de aceite de árbol de té.

Rocíe sobre la superficie, luego limpie. Después de que haya ordenado y hecho la limpieza semanal, asegúrese también de limpiar de forma "específica" cuando sea necesario, especialmente si nota cualquier derrame o goteo.

4. Limpie su Despensa

Al igual que en su refrigerador y congelador, debe decidir qué es lo que quiere tener en el espacio de su despensa. Por ejemplo, podría tener una sección para bolsitas de té, otra para especias, y un estante para el alimento para mascota.

Deshágase de la comida chatarra para dejar un espacio libre para productos secos saludables y otros alimentos que no requieran refrigeración, como papas, cebollas y ajo.

5. Limpie las superficies horizontales

Si sus estantes están desordenados, su hogar parecerá desordenado y no tendrá espacio para utilizarlo como estaba previsto. Como Rodale Wellness explicó:5

"En cualquier espacio, especialmente la cocina, es importante tener presente que las superficies planas no están destinadas a almacenar--son para preparar y servir. Cualquier cosa que se interponga en su camino o involucre tiempo de limpieza adicional, tiene que ser eliminado.

Limpie todo el correo acumulado, manuales de instrucciones, materiales de trabajo, adornos, objetos de colección, computadoras, envases de alimentos, y otros restos que no deban estar allí.

Si los espacios horizontales de la cocina parecen áreas de trabajo limpias y funcionales, su cocina lucirá más grande y atractiva, y esto le invitará más a cocinar, y estará menos tentado a subir a la familia en el coche para comer en otro lugar".

6. Dedique o Cree un Área para Preparación

Su cocina debe tener una zona dedicada a la preparación de alimentos. Decida dónde será y mantenga cerca todos los elementos de cocina necesarios. Esto puede incluir utensilios, cuchillos, ollas y sartenes, hierbas y especias y tablas para cortar.

Limite los artículos a los que utiliza regularmente y elimine los duplicados o elementos rotos que solo ocupan espacio y agregan desorden.

7. Cree el Área de Barra de Comando

Esta es la zona donde se colocan los alimentos en los platos, antes de la hora de comida. Debe estar ordenada y tener solo los elementos funcionales, tales como los platos necesarios y utilizados regularmente, piezas para servir y utensilios.

Si tiene artículos sobre la barra que impidan su capacidad preparar eficientemente los platos para la hora de comer, dónelos o reubíquelos en otro lugar.

8. Lave los Platos

Haga un inventario de todos sus vasos y platos. Si tiene más de lo que usa con regularidad, done el exceso o guárdelos para ocasiones especiales, cuando tenga grandes reuniones.

Deshágase de los platos rotos y decida si desea mantener los juegos parciales y otros artículos que haya acumulado en los últimos años. Designe un espacio en su cocina para la vajilla restante y guarde solo los elementos que pueden caber en ese espacio.

9. Organice los Productos de Limpieza

Muchas personas almacenan productos de limpieza debajo del fregadero de la cocina. Limpie la zona por completo y elimine de forma segura cualquier producto químico de limpieza que sea tóxico.

Convierta este lugar en un espacio para productos de limpieza totalmente naturales, tales como bicarbonato de sodio, vinagre y agua oxigenada, que puedan ayudarle a limpiar su cocina de forma rápida y segura.

10. Deshágase del Maligno Desorden

Una vez que haya reunido todos los elementos que le socavan tanto mental como emocionalmente, es el momento para deshacerse de ellos. Es posible que deba donarlos, venderlos, reciclarlos o tirarlos a la basura.

Establecer el objetivo de eliminar este tipo de artículos de su hogar liberará espacio físico en su cocina mientras que le hará sentirse emocionalmente más ligero. Como Rodale Wellness explicó:6

"Este maligno desorden podría haberle estado atormentado por años. Pero está iniciando de nuevo, y este dañino desorden representa un obstáculo para su éxito y desarrollo.

Ahora es el momento de deshacerse de su primera tanda de este maligno desorden... Si simplemente quiere tener un recordatorio de que esto fue parte de su vida, tome una foto de ello, y luego esconda la foto en un escritorio, o deje la versión digital en lo más profundo de la memoria de su computadora".

Descanse Y Disfrute de Su Espacio Recientemente Ordenado

Después de haber ordenado su cocina, tome tiempo para disfrutarla. Reúna a su familia para preparar una comida especial y compartirla juntos. Descubrirá que se sentirá atraído por pasar más tiempo allí, que es excelente para aquellos que buscan seguir una dieta saludable—y podría sentirse motivado para ordenar otra habitación de la casa.

Desde su cocina hasta su dormitorio, oficina o sótano, es importante visualizar su casa de la manera que la desee. Cuando considere la posibilidad de conservar, donar o desechar un artículo, cuestiónese si este contribuye a su visión ideal de vida.

¿Este artículo le hace sentir bien? ¿Lo utiliza regularmente? Si es así, determine si es adecuado para su "hogar". Si no es así, dónelo o elimínelo. Al principio, podría ser difícil desprenderse de objetos, pero a medida que agarra el ritmo de ordenar, comenzará a sentirse más ligero, y más capaz de concentrarse y estar tranquilo en su hogar.

Por supuesto que ordenar es un proceso continuo, no uno que ocurre durante la noche. Si se siente abrumado, empiece poco a poco con un estante o cajón. Lo ideal es que ordene diariamente y siempre coloque los artículos donde deben estar. Hacer esto último, significa que debe darle "hogar" a cada artículo.

Antes de proporcionarle un espacio permanente a cualquier objeto, documento o archivo, asegúrese de que sea algo realmente útil, importante, valioso o de otro modo digno de conservarlo. Intente ordenar un poco cada día y seguir el mantra, "No lo conserve, elimínelo". Poco a poco, esto le ayudará a lograr una vida libre de basura--y un cuerpo y mente saludable que sea acorde con su vida.

© Copyright 1997-2016 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.