La Deficiencia de Vitamina D Durante el Embarazo Aumenta el Riesgo de Que Su Hijo Padezca Autismo

Articulo Anterior Siguiente Articulo
Diciembre 28, 2016 | 17,865 vistas

Historia en Breve

  • Las recientes investigaciones muestran que tener una deficiencia de vitamina D durante el embarazo está asociado con un mayor número de rasgos relacionados con el autismo, en niños de 6 años de edad. La deficiencia se definió como un nivel de vitamina D inferior a 25 nmol/L (10 ng/ml)
  • La vitamina D regula a un gen responsable de convertir el triptófano en serotonina. La serotonina es esencial durante el desarrollo del cerebro del feto. Cuando hay deficiencia de vitamina D, tener bajos niveles de serotonina podría causar defectos neurológicos
  • Además, optimizar sus niveles de vitamina D durante el embarazo podría reducir a la mitad el riesgo de tener un parto prematuro, y disminuir el riesgo de que su hijo padezca esclerosis múltiple

Por el Dr. Mercola

Durante los últimos 30 años, las tasas del trastorno del espectro autista (ASD, por sus siglas en inglés) han incrementado dramática y preocupantemente, y los expertos creen que las tasas continuaran aumentando.

Cuando yo estaba en la escuela de medicina, hace más de 35 años, la incidencia de autismo era 1 de cada 10 000.

Según un informe realizado en 2013 por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (DHHS, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), los datos recopilados en la Encuesta Nacional de Salud Infantil de 2007 y de 2011 a 2012, sugirieron que 1 de cada 50 niños, entre las edades de 6 y 17 años, padecían ASD.1,2

En abril de 2016, los CDC reportaron una tasa de ASD de 1 en 68.3 Sin embargo, esa tasa se basa únicamente en la edad de 8 años, en 11 estados (Arkansas, Arizona, Colorado, Georgia, Maryland, Missouri, Nueva Jersey, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Utah y Wisconsin).

A pesar de esta limitación, en el sitio web de los Datos de Autismo y Estadística de los CDC aparece que hay una prevalencia de 1 en 68,4 que es la que se reporta con mayor frecuencia en las noticias. Mientras tanto, una encuesta emitida por el gobierno en 2015 la confirma, ya que la tasa de ASD podría ser tan elevada como 1 en 45 niños, entre las edades de 3 y 17 años.5,6

¿Qué Es lo Causa el Rápido Aumento de las Tasas de Autismo?

De forma preocupante, los CDC también informan que increíblemente 1 por cada 6 niños presenta alguna forma de discapacidad en el desarrollo, que varía desde discapacidades del habla y el lenguaje hasta discapacidades intelectuales más graves, como el autismo y parálisis cerebral.7

De acuerdo con las proyecciones de Stephanie Seneff, Ph.D.--una principal investigadora científica en MIT-- si la tendencia actual continúa sin disminuir, dentro de las próximas dos décadas, la mitad de todos los niños nacidos tendrán algún tipo de trastorno autista.8

Si esta proyección llega a materializarse, es el fin de nuestro país. Sin ningún tipo de inteligencia artificial avanzada, no hay manera de que algún país pueda sobrevivir, y mucho menos prosperar, si la mitad de los adultos son autistas. Entonces, ¿qué factor es el responsable de esta epidemia?

Cada vez son más las investigaciones indican que los trastornos cerebrales son el resultado de una excesiva exposición a toxinas, incluyendo al comúnmente utilizado herbicida Roundup, tanto durante el embarazo como después del nacimiento.

Otros dos factores críticos parecen estar relacionados con tener un microbioma intestinal dañado, y una deficiencia de vitamina D, el último de los cuales es el tema central de este artículo.

La Deficiencia de Vitamina D Durante el Embarazo Aumenta el Riesgo de Autismo

Por un tiempo, la idea de que la deficiencia de vitamina D podría desempeñar un rol en el autismo era algo más que una sospecha lógica, la cual estaba basada en el hecho de que el cerebro humano contiene receptores de vitamina D, lo que sugiere que la vitamina D es importante para tener un desarrollo y función cerebral adecuados.

Cada vez son más las investigaciones que empiezan a validar esta hipótesis. Muy recientemente, un extenso estudio de cohortes en una población multiétnica,9 publicado en Molecular Psychiatry, encontró que la deficiencia de vitamina D durante el embarazo estaba asociada con un mayor número de rasgos relacionados con el autismo, en niños de 6 años de edad.

El estudio--que ha obtenido una amplia atención de los medios internacionales10,11,12,13,14,15,16,17--es el primero que examina la relación entre la deficiencia de vitamina D gestacional y el autismo, o los rasgos relacionados con el autismo en muestras de la población general. De acuerdo con los autores:

"[L]as personas que mostraron una deficiencia en 25OHD [25-hidroxivitamina D], tuvieron puntajes de SRS [Escala de la Capacidad de Respuesta Social] significativamente más altos (más anormales).

Los resultados persistieron (a) cuando restringimos los modelos a descendientes con ancestros Europeos, (b) cuando adecuamos la estructura de la muestra al utilizar los datos genéticos, (c) cuando se utilizó 25OHD como una medida continua en los modelos, y (d) cuando hicimos correcciones para efecto de la temporada de muestreo sanguíneo...

Es factible que un suplemento de vitamina D seguro, económico y accesible comercialmente, suministrado en los grupos de riesgo, posiblemente reduzca la prevalencia de este factor de riesgo.

Así como la suplementación prenatal de folato ha reducido la incidencia de espina bífida, especulamos que la suplementación prenatal de vitamina D podría reducir la incidencia de autismo".

Dos Importantes Cuestiones

Todas las madres que participaron en el estudio dieron a luz entre abril de 2002 y enero de 2006. Posteriormente, se realizó un monitoreo de los niños hasta la edad de 6 años.

A mitad del tiempo de gestación (entre las 18 y 25 semanas) fueron evaluaron los niveles de vitamina D a través de muestras sanguíneas de la madre, y la sangre del cordón umbilical al nacer.

Con respecto a este estudio, hay dos cuestiones que me gustaría destacar.

1. La deficiencia de vitamina D se define como una concentración de 25OHD inferior a 10 nanogramos por mililitro (ng/ml) o 25 nmol por litro (nmol/L).

Se consideró que tener un nivel de vitamina D entre 10 y 19.96 ng/mL (de 25 a 49.9 nmol / L) era insuficiente, mientras que tener un nivel de 20 ng/mL (50 nmol / L) o más, era suficiente.

Otros importantes investigadores de vitamina D han obtenido evidencias convincentes al mostrar que tener niveles inferiores a 40 ng/ml (100 nmol / L) es insuficiente, y los niveles que son superiores a 20 ng / ml (50 nmol/L) representan un estado de deficiencia.

Si aquí se hubieran utilizado estos niveles superiores, posiblemente se habría obtenido una correlación aún mayor entre los síntomas de ASD y el estatus de vitamina D. Para tener un embarazo y bebé saludables, les recomiendo asegurarse de que su nivel de vitamina D se encuentre entre 40 y 60 ng/ml (100 y 150 nmol/L).

2. En este estudio, la concentración de 25OHD se definió como la suma de 25-hidroxivitamina D2 y 25-hidroxivitamina D3, medida en muestras sanguíneas.

Esto significa que esto incluye a todas las fuentes de vitamina D, ya sea por exposición a los rayos del sol, suplementos y/o alimentos. La vitamina D2 podría provenir de fuentes de origen vegetal irradiadas, y la vitamina D3 de fuentes de origen animal.

Sin embargo, cuando se trata de elevar su nivel de vitamina D, hay una razón para sospechar que consumir vitamina D (ya sea D3 o D2--el último de los cuales en realidad ha demostrado tener significativos inconvenientes o efectos secundarios18) no puede proporcionar los mismos beneficios que tener una prudente exposición a los rayos del sol.

Para obtener más información sobre esta diferencia, por favor vea mi previa entrevista con Seneff.

Si durante todo el año, por cualquier razón, no puede tener suficiente exposición a los rayos del sol para aumentar o mantener sus niveles óptimos; entonces, sin duda, lo recomendable es tomar un suplemento de vitamina D3. Eso es mejor que nada, pero para obtener todos los beneficios de la vitamina D, lo ideal es tener el objetivo de exponerse prudentemente a los rayos ultravioleta (UV, por sus siglas en inglés), mientras tenga el cuidado de no sufrir quemaduras solares.

Recuerde que la vitamina D es un indicador biológico indirecto de exposición a los rayos ultravioleta de onda media (UVB, por sus siglas en inglés) y es probable que si engaña a su cuerpo al obtener la vitamina D sin exponerse a los rayos del sol, esto interrumpa muchos importantes mecanismos aún no descubiertos.

Uno de los que conocemos actualmente es que no obtendrá la radiación del infrarrojo cercano a través de los UVB de los rayos del sol, el cual equilibra los UVB y tiene muchas funciones importantes.

La radiación del infrarrojo cercano activa la citocromo C oxidasa en sus mitocondrias, y ayuda a optimizar la producción de ATP, entre muchas otras funciones importante.

Cómo la Vitamina D Influye en el Autismo

La Dra. Rhonda Patrick, bióloga científica, ha publicado dos artículos19,20 los cuales presentan una hipótesis realmente elegante de cómo la vitamina D podría influir en el autismo.

Para entender por qué la vitamina D desempeña un rol tan importante en la función (y la disfunción) cerebral, es importante entender que la vitamina D en realidad se convierte en una hormona esteroidea (otras hormonas esteroideas incluyen al estrógeno y testosterona).

Como hormona esteroidea, esta regula más de 1 000 diferentes procesos fisiológicos, y se piensa que controla al menos el 5 % del genoma humano. Cuando tiene suficiente cantidad de vitamina D en su cuerpo, esta se une a los receptores de vitamina D localizados alrededor de su cuerpo, en donde actúa como una llave que abre la puerta proverbial.

El complejo de receptores de vitamina D podría penetrar profundamente en el interior del ADN, donde reconoce la secuencia reveladora del código que indica al complejo de receptores de vitamina D activar o desactivar el gen.

La investigación de Patrick identificó un gen regulado por la vitamina D que codifica una enzima externa llamada triptófano hidroxilasa (TPH, por sus siglas en inglés). TPH es responsable de convertir el triptófano (que obtiene de la proteína dietética) en serotonina, un neurotransmisor involucrado en la regulación del estado de ánimo y desarrollo cerebral.

El cuerpo tiene dos diferentes genes de TPH --uno en el cerebro y otro en el intestino. El que está en su cerebro produce la serotonina cerebral, y el que está en su intestino convierte el triptófano en serotonina intestinal; y este último, no puede cruzar la barrera hematoencefálica para entrar en su cerebro.

Este es un punto importante, porque aunque muchos entienden que la mayor parte (aproximadamente el 90 %) de la serotonina en su cuerpo es producida en el intestino, y no en el cerebro, el razonamiento ha sido que la serotonina intestinal influye automáticamente en la función cerebral.

Este no es el caso, ya que es incapaz de cruzar la barrera hematoencefálica. Los dos sistemas de producción de serotonina están completamente separados. Su serotonina intestinal desempeña un papel en la coagulación sanguínea, que es un beneficio importante.

Por otro lado, demasiada cantidad de serotonina intestinal activa las células T, lo cual causa que proliferen y promuevan la inflamación.

La Vitamina D Mantiene la Serotonina Intestinal Bajo Control

Lo que Patrick descubrió es que, en el intestino, la vitamina D desactiva el gen responsable de la fabricación de TPH (la enzima que convierte el triptófano en serotonina). De esta manera, la vitamina D ayuda a combatir la inflamación intestinal causada por tener niveles excesivos de serotonina.

Mientras tanto, en el cerebro, el gen de triptófano hidroxilasa tiene una secuencia que causa una reacción opuesta. ¡Aquí, la vitamina D activa el gen, lo que aumenta la producción de serotonina! Es evidente que cuando hay suficiente cantidad de vitamina D, suceden dos cosas simultáneamente:

  1. Disminuye la inflamación intestinal, debido a la desactivación del gen relacionado con la producción de serotonina.
  2. Los niveles de serotonina cerebrales aumentan debido a la activación de los genes, la serotonina cerebral desempeña un importante rol en el estado de ánimo, control de los impulsos, planificación y comportamiento a largo plazo, ansiedad, memoria, así como muchas otras funciones y comportamientos cognitivos, incluyendo la barrera sensorial—que es la habilidad para filtrar estímulos extraños o sin importancia.

Desde la publicación del primer artículo de Patrick21 en 2014, un grupo independiente de la Universidad de Arizona ha validado bioquímicamente sus descubrimientos, lo que confirma que la vitamina D activa el gen de triptófano hidroxilasa 2 (TPH2) en una variedad de tipos de células neuronales.

Antes de la publicación de ese artículo, simplemente esto aún se desconocía, y es un importante descubrimiento que puede ayudar a aclarar significativamente la influencia de la vitamina D en el autismo, ya que la mayoría de los niños autistas no solamente tienen una disfunción cerebral, sino también Inflamación intestinal.

Evidentemente, su investigación demuestra lo importante que es tener suficiente cantidad de vitamina D, para prevenir y atender ambos problemas.

Los Bajos Niveles de Vitamina D Están Relacionados con la Esclerosis Múltiple

Por muchas otras razones, la vitamina D también es esencial durante el embarazo. La investigación ha demostrado que los niños nacidos de mujeres con niveles adecuados de vitamina D tienen un menor riesgo de padecer esclerosis múltiple (MS, por sus siglas en inglés)--así como de otras enfermedades autoinmunológicas, tales como la enfermedad inflamatoria intestinal y diabetes tipo 1--durante la infancia y adultez.

Un reciente estudio danés22,23 mostró que los recién nacidos que tenían niveles de vitamina D superiores a 20 ng/ml (50 nmol/L) tuvieron una probabilidad 47 % menor de desarrollar MS a la edad de 30 años, en comparación con los que tuvieron niveles de vitamina D inferiores a 12 ng/ml (30 nmol / L) al nacer.

MS es una enfermedad neurodegenerativa crónica de los nervios cerebrales y de la columna vertebral, causada por un proceso de desmielinización. Durante mucho tiempo se ha considerado una enfermedad "sin esperanza", con pocas opciones de tratamiento.

Un estudio24,25 presentado en la reunión anual de la Asociación Americana de Medicina Neuromuscular y Electrodiagnostico26 (AANEM, por sus siglas en inglés) en 2014, mostró que la deficiencia de vitamina D es algo sorprendentemente frecuente en las personas diagnosticadas con esclerosis múltiple, así como en personas que padecen otras enfermedades neuromusculares.

En este caso, la deficiencia de vitamina D se definió como un nivel 25OHD3 de 30 ng/ml (75 nmol/l) o menor.

De los pacientes diagnosticados con una enfermedad neuromuscular, el 48 % tuvo deficiencia de vitamina D. Tan solo el 14 % tuvo niveles superiores a lo "normal", que aquí constituyo un nivel de vitamina D de 40 ng/mL (100 nmol/l). De acuerdo con uno de los autores:

"Aunque la conexión entre la deficiencia de vitamina D y la enfermedad neurológica es probablemente compleja y aún no se entiende completamente, este estudio puede llevar a los médicos a considerar hacer análisis de los niveles de vitamina D en los pacientes que padecen enfermedades neurológicas, y suplementar cuando sea necesario".

Además de esto, alrededor de otra docena de estudios27 también han señalado un fuerte vínculo entre MS y la deficiencia de vitamina D. Por ejemplo, una serie de estudios han confirmado que entre más lejos viva del ecuador aumenta su riesgo de MS, lo que sugiere que la falta de exposición a los rayos del sol amplifica su riesgo.

Optimizar sus Niveles de Vitamina D Podría Reducir a la Mitad el Riesgo de Parto Prematuro

Cada año, nace más de medio millón de niños prematuros en los Estados Unidos, y esto es la principal causa de muerte en los recién nacidos.28 La investigación muestra que la mitad de estos nacimientos prematuros podrían prevenirse de forma fácil, simplemente al elevar los niveles de vitamina D en las mujeres embarazadas.29

En las poblaciones afroamericanas e hispanas, podría evitarse hasta un 70 a 75 % del total de los nacimientos prematuros.

En los nacimientos gemelares, se han documentado descubrimientos similares, los cuales son propensos a tener un mayor riesgo de parto prematuro.

Un estudio realizado en 201330 encontró que las mujeres que estaban embarazadas de mellizos y mostraron unos niveles inferiores de vitamina D de 30 ng/ml (75 nmol/L) en su último segundo trimestre, disminuyeron en un 60 % la probabilidad de un nacimiento prematuro.

De acuerdo con un artículo realizado en 201531 por investigadores de GrassrootsHealth y la Universidad Médica de Carolina del Sur, las mujeres que tenían niveles de vitamina D de 40 a 60 ng/ml (100 a 150 nmol/L) tuvieron una tasa de nacimientos prematuros 46 % menor que la población en general.

Las mujeres que mostraron un nivel de vitamina D igual o superior a 40 ng/ml (100 nmol/L) en el tercer trimestre, tuvieron un riesgo 59 % menor de parto prematuro, en comparación con las mujeres que mostraron niveles inferiores a 20 ng/mL (50 nmol/L).

Por otro lado, como se señaló en un comunicado de prensa:32 "Otro importante descubrimiento fue un constante aumento en el tiempo de gestación (el tiempo que el bebé permaneció en la matriz) que se correlaciona con mayores niveles de vitamina D hasta de aproximadamente 40 ng/ml, nivel en el que se estabilizaron".33

En otras palabras, 40 ng/mL o 100 nmol/L es "el nivel mágico" para prevenir el parto prematuro. No obstante, otro estudio realizado en 201534 encontró las siguientes correlaciones entre los niveles de vitamina D y el nacimiento prematuro (antes de las 37 semanas de gestación):

La Vitamina D--Una Manera Sencilla y Económica de Mejorar Su Salud y la de su Hijo

La Dra. Carol Wagner, neonatóloga e investigadora principal encargada de la campaña de salud pública Protect Our Children NOW! , la cual está destinada a aumentar la conciencia mundial sobre la importancia de tener óptimos niveles de vitamina D, para la salud de mujeres y niños.

En esta campaña, Wagner cita las investigaciones realizadas por su equipo al mostrar que al parecer la cantidad ideal diaria de vitamina D3, para las mujeres embarazadas, es 4 000 unidades internacionales (UI).

Dicho lo anterior, sus requerimientos podrían ser mayores o menores, en función de su estado actual, así que asegúrese de realizar un análisis de sus niveles de vitamina D—lo ideal es hacerlo antes de quedar embarazada, y de forma rutinaria durante el embarazo y la lactancia--y tomar la cantidad de vitamina D3 que necesite para alcanzar y mantener un nivel de 40 a 60 ng/ml (de 100 a 150 nmol / L). Ciertamente, no debe ser inferior a 40 ng/ml (100 nmol/L).

Le sugiero encarecidamente tomar en serio esta información, y compartirla con cualquier persona que pueda beneficiarse de ella. Optimizar sus niveles de vitamina D, es una de las maneras más fáciles y menos costosas de reducir su riesgo de complicaciones y nacimiento prematuro. También, puede reducir significativamente el riesgo de que su hijo padezca ASD, MS y otras enfermedades crónicas.

La prueba para analizar los niveles de vitamina D que necesita se llama 25(OH)D o 25-hidroxivitamina D. Este es el indicador reconocido oficialmente para obtener el estatus general de vitamina D, y está más fuertemente relacionado con su salud en general.

La otra prueba para determinar sus niveles de vitamina D que se encuentra disponible, es la llamada 1,25-dihidroxivitamina D [1,25(OH)D], pero esta no es muy útil para determinar los niveles necesarios de vitamina D.

Si bien los rayos del sol son la forma ideal para optimizar sus niveles de vitamina D, tanto el invierno como el trabajo evitan que, más del 90 % de las personas que leen este artículo, obtengan los niveles ideales sin tener que consumir suplementos.

Asimismo, recuerde que debe aumentar su consumo de vitamina K2 y magnesio, ya sea de alimentos o suplementos, e intentar mudarse a vivir o estar de vacaciones por largos períodos de tiempo en áreas subtropicales, para obtener la vitamina D de forma natural al exponerse a los rayos del sol.

[+]Fuentes y Referencias [-]Fuentes y Referencias

  • 1 CDC.gov, National Health Statistics Report, Number 65, March 20, 2013 (PDF)
  • 2 NVIC.org April 10, 2013
  • 3 MMWR April 1, 2016 / 65(3);1–23
  • 4, 7 CDC Autism Data and Statistics
  • 5 Chandramd.com
  • 6 Autism Speaks November 13, 2015
  • 8 Jeffhaysfilms.com Half of All Children Will Be Autistic by 2025, Warns Senior Research Scientist at MIT
  • 9 Molecular Psychiatry November 29, 2016, doi: 10.1038/mp.2016.213
  • 10 The Vitamin D Society December 13, 2016
  • 11 Yahoo News December 14, 2016
  • 12 The Guardian December 13, 2016
  • 13 New York Post December 14, 2016
  • 14 Medicalxpress.com December 14, 2016
  • 15 International Business Times December 14, 2016
  • 16 Sydney Morning Herald December 14, 2016
  • 17 New Atlas December 14, 2016
  • 18 Cochrane Database of Systematic Review
  • 19, 21 FASEB Journal 2014 Jun;28(6):2398-413
  • 20 FASEB Journal 2015 Jun;29(6):2207-22
  • 22 Medicalxpress.com November 30, 2016
  • 23 Neurology Advisor December 9, 2016
  • 24 Aanem.org Abstracts
  • 25 Multiple Sclerosis Today November 3, 2014
  • 26 Aanem.org
  • 27 Greenmedinfo.com Multiple Sclerosis
  • 28 March of Dimes Impact of Premature Birth on Society
  • 29 March of Dimes, Vitamin D to Combat Preterm Birth
  • 30 Obstetrics and Gynecology 2013 Jul;122(1):91-8
  • 31 Journal of Steroid Biochemistry and Molecular Biology November 10, 2015 [Epub ahead of print]
  • 32 PR Web November 20, 2015
  • 33 Grassrootshealth.org Graphic (PDF)
  • 34 Obstetrics and Gynecology 2015 Feb;125(2):439-47