Ocultar
Relación social

Historia en Breve -

  • La desigualdad de ingresos sólo representa el 1 % de la variación en los niveles de felicidad en una comunidad, mientras que las diferencias de salud mental representan más del 4 %
  • Tener un compañero de vida desempeña un rol más importante en la satisfacción con la vida que el nivel educativo
  • Las políticas públicas enfocadas en la salud física y mental de las personas, junto con sus relaciones, podrían reducir la depresión y posteriormente reducir la miseria en un 20 %, en comparación con una reducción de sólo un 5 % si el objetivo es eliminar la pobreza
Artículo Anterior Siguiente Artículo
 

Lo Que Hace a las Personas Felices es la Amistad y No el Dinero

Enero 12, 2017 | 7,597 vistas
| Available in English Available in English

Por el Dr. Mercola

En la búsqueda de la felicidad, muchas personas ponen sus esperanzas en el logro de las posesiones materiales cuando lo que importa más que nada, según una nueva investigación, son cosas que el dinero no puede comprar, es decir, buena salud y relaciones fuertes.

En el nuevo estudio Origins of Happiness, cuyos hallazgos fueron presentados en la conferencia de bienestar en la Escuela de Economía en London (LSE, por sus siglas en inglés) en diciembre de 2016, los datos de las encuestas de cuatro países revelaron los factores determinantes clave de la satisfacción de la vida de las personas.

Los Buenos Amigos, el Bienestar Físico y Mental Importan Más que el Dinero

El economista de la LSE, Lord Richard Layard, quien dirigió el informe, dijo que las conclusiones sugieren que los gobiernos no deberían centrarse en el desarrollo de la riqueza, sino en la creación de bienestar.1

Al centrarse en la salud física y mental de las personas, junto con sus relaciones, la correspondiente reducción de la depresión y la ansiedad podría reducir la miseria en 20 %, en comparación con sólo una reducción del 5 % si el enfoque fuera eliminar la pobreza.2

De acuerdo con el informe, combatir la depresión y la ansiedad también debería "realizarse a nivel personal", ya que los costos se recuperarían debido al aumento de las tasas de empleo y una reducción en los costos de salud.

"El factor más sólido que determina una vida adulta feliz no son las calificaciones de los niños, sino su salud emocional", señaló el informe, indicando que los niños no deben ser juzgados únicamente por sus logros académicos.

"También hay una fuerte evidencia de que las escuelas tienen un gran impacto en la salud emocional de los niños, y que la escuela a la que acude un niño afectará su bienestar emocional al igual que su rendimiento en los exámenes", según el informe. Otros hallazgos notables incluyen:3

  • La desigualdad de ingresos representa únicamente el 1 % de la variación en los niveles de felicidad dentro de una comunidad, mientras que las diferencias de salud mental representan más del 4 %.
  • Tener un compañero de vida desempeña un rol más importante en la satisfacción con la vida que en el nivel educativo; esto coincide con las investigaciones anteriores que encontraron que estar casado representa tener un ingreso de más de $ 100 000  anuales tanto en hombres como en mujeres.4
  • En Estados Unidos, Alemania, Gran Bretaña y Australia, los niveles de felicidad promedio no han podido aumentar a pesar de los aumentos masivos en el nivel de vida

"La evidencia demuestra que las cosas más importantes para nuestra felicidad y nuestra miseria son nuestras relaciones sociales y nuestra salud mental y física", dijo Layard.

"En el pasado, el estado había considerado sucesivamente la pobreza, el desempleo, la educación y la salud física, pero hoy en día, la violencia doméstica, el alcoholismo, la depresión y las condiciones de ansiedad, la juventud alienada, los exámenes y mucho más, tienen la misma importancia".5

Los Ingresos Altos No Compran la Felicidad, Pero Ganar Poco Podría Afectar el Bienestar

Las relaciones fuertes y la buena salud son factores incalculables en la ecuación de la felicidad, pero también hay un punto en donde los bajos ingresos se convierten en un obstáculo para ambos.

Las personas que viven en la pobreza--definida como un ingreso anual de $11 770 para una sola persona y $24 250 para una familia de cuatro—son las más afectadas, ya que a menudo padecen de salud física y psicológica.

Por ejemplo, un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) encontró, que casi el 9 % de las personas que viven por debajo de la línea de pobreza sufrieron serias dificultades psicológicas en comparación con sólo el 1.2 % de quienes viven por encima del 400 % de la línea de pobreza.6

A su vez, quienes enfrentan a problemas psicológicos graves eran más propensos a tener enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedad cardíaca y la diabetes que los que no enfrentan este trastorno. Además, a medida que aumentaron los ingresos, disminuía el porcentaje de personas con dificultades psicológicas graves.

La investigación también muestra que la pobreza exacerba el dolor emocional de los eventos adversos, como el divorcio, la mala salud y estar a solas, mientras que hace que sea más difícil disfrutar de los eventos positivos, como los fines de semana.7

Dicho esto, la relación entre la tendencia a aumentar los ingresos con una mejor salud mental y la felicidad parece ser lógica hasta cierto punto.

Los investigadores escribieron, en términos de bienestar emocional, "no hay un mejor nivel de felicidad después de rebasar un ingreso anual de $ 75 000", concluyendo que "los altos ingresos ayudan darnos cosas satisfactorias, pero no nos dan felicidad."8

La Felicidad y la Curva en Forma de U

También hay pruebas que sugieren que la "crisis de la edad mediana”, un período de infelicidad que afecta muchas personas en sus 40 años, de hecho, puede ser real. La investigación realizada en medio millón de personas demostró una curva en forma de U distinta a sus niveles de felicidad.9

En la niñez, los niveles de felicidad tendieron a ser altos, después empiezan a bajar alrededor de  los 18 años y caen completamente a los 40. Un estudio sugirió que entre los años de la adolescencia y la mediana edad, las puntuaciones de satisfacción con la vida pudieran caer hasta en 10 %.10

A la edad de 50 años en adelante, los niveles de felicidad empiezan a elevarse nuevamente hasta que se genera un problema de salud grave en  los últimos años de la vida, en la mayoría de las personas.

La investigación ha sugerido que los adultos mayores tienden a tener un mayor sentido de felicidad que los adultos más jóvenes debido a que regulan mejor las emociones, están expuestos a menos estrés y tienen menos emociones negativas (y tal vez una menor respuesta negativa).

Además, un estudio publicado en el Journal of Consumer Research sugirió que mientras que los jóvenes tienden a valorar las experiencias extraordinarias, a medida que las personas envejecen tienden a darle más valor a los momentos ordinarios, como beber una buena taza de café o "tener una larga y divertida conversación con su hijo".11

Otra teoría plantea que la curva de felicidad en forma de "U" es causada por expectativas insatisfechas que se sienten dolorosamente en la mediana edad, pero que durante la vejez se olvidan o se experimentan de manera beneficiosa con menos remordimiento.12

La Amistad Combate la Depresión

Tener una grande red social de buenos amigos es un indicador clave de la felicidad, por una buena razón. La investigación demuestra que la amistad puede ser un factor importante para recuperarse exitosamente de la depresión, ya que el buen humor y una perspectiva positiva en realidad pueden propagarse como una enfermedad contagiosa través de grupos sociales.13

Esta es una razón por la cual los lazos sociales fuertes son indicativos de la felicidad de las personas; La enfermedad mental, especialmente la depresión y la ansiedad crónica, es "la principal causa de miseria en los países avanzados", según el Centro para el Desempeño Económico (CEP) de LSE.14

Una de las prioridades de la CEP es revisar la política pública con el fin de aumentar el bienestar y la felicidad personal, especialmente debido a que sólo un tercio de las personas que padecen enfermedades mentales reciben tratamiento, como la terapia cognitivo-conductual.

10 Tips para Vivir Más Feliz

Action for Happiness, cuyos miembros se comprometen a tratar de crear más felicidad en el mundo que los rodea, ha creado 10 consejos para una vida más feliz que, con base en las últimas investigaciones, ayudan a llevar una vida más feliz y más satisfactoria.15

Dar: hacer cosas por los demás

Probar: seguir aprendiendo cosas nuevas

Aceptación: estar tranquilo con lo que es

Relacionar: relacionarse con la gente

Dirección: tener metas por terminar

Significado: ser parte de algo más grande

Ejercicio: cuidar de su cuerpo

Resiliencia: encontrar maneras de recuperarse


Apreciar: observar el mundo que le rodea

Emoción: tomar un enfoque positivo


Una de las ventajas de la felicidad es que crea un bucle de retroalimentación positivo, lo que genera beneficios físicos y mentales, por ejemplo, hacen que sea más fácil lograr emociones positivas. La verdadera felicidad abre su mente, amplía su conciencia del mundo y le permite estar más en sintonía con las necesidades de los demás.

Experimentar emociones positivas también aumenta la intuición y la creatividad mientras que al mismo tiempo mejora su actitud. Una mejor mentalidad, a su vez, le ayuda a construir importantes recursos personales como conexiones sociales, estrategias de afrontamiento y conocimientos ambientales que le ayudarán a prosperar y encontrar un mejor bienestar, una situación positiva para todas las personas involucradas.

© Copyright 1997-2017 Dr. Joseph Mercola. Todos los Derechos Reservados.